Archivos para 30 abril 2010

30
Abr
10

semanario el popular / uruguay

 

Hace 30 años la dictadura creyó que tenía la fuerza suficiente, -y este razonamiento se respaldaba en los miles de exiliados y presos que nuestro país tenía-, para poder dar un golpe moral en la conciencia de la clase obrera. Así fue como se les ocurrió trasladar el 1º de Mayo para otra fecha, esperando que nada pasaría o que la acción popular fuera tan minúscula que permitiera reforzar la represión selectiva. La respuesta del pueblo organizado, aun en la clandestinidad, hizo fracasar la iniciativa y el 1º de Mayo se conmemoró de miles de formas diferentes durante el fascismo institucionalizado. La reacción -de resistencia activa- fue tan masiva que permitió tensar las fuerzas para la lucha que en 1980 culminaría en la victoria del NO en el plebiscito. Más allá de la propaganda masiva a favor del SI, el pueblo uruguayo se opuso a la aprobación de una Constitución de contenido fascista. La victoria del No marcó un hecho inédito a nivel mundial, al ser derrotada una dictadura que pretendió fijar las reglas y los tiempos. Enfrentaba así a una dictadura que venía aplicando, en medio de la más feroz represión, las recetas de los “chicago boys”. La estrategia neoliberal que se desarrollaba en ese momento, había comenzado bajo el gobierno de Bordaberry, se implantó en la dictadura y luego de ella, la profundizaron los gobiernos de Sanguinetti, Lacalle y Batlle. Los trabajadores y el pueblo organizado la enfrentaron con amplia movilización que logró detener los aspectos más devastadores del impulso privatista de los años 90. Algo que nos convirtió nuevamente en un país que era orgullo en el plano regional por el grado de organización y conciencia de los trabajadores y el pueblo. En el centro de todas estas luchas estuvo el movimiento obrero organizado. Los frenteamplistas no podemos olvidar que estos hechos forman parte del rico proceso de acumulación que permitió el triunfo electoral en 2004 y 2009. Saludamos desde aquí a esta nueva conmemoración de la lucha de los trabajadores por una sociedad más justa, sin explotados ni explotadores. Un 1º de Mayo enmarcado en una crisis de superproducción del sistema capitalista expresada en forma financiera. Para comprenderlo, alcanza lo que sucede en Grecia, donde ya se adoptaron medidas como el alza del IVA y recortes salariales, y los organismos financieros buscan que se recorten aún más los gastos fiscales. La obvia finalidad es trasladar los costes de la crisis a los sectores menos privilegiados. Por tanto no sorprende que los empresarios uruguayos quieran modificar las relaciones salariales para fijarlas en función de la productividad y no del aumento de los precios al consumo. Quieren hacer recaer sobre nuestro pueblo los costos, para mantener su cuota de ganancia. La campaña nacional pasada mostró claramente que la victoria de Lacalle significaba la interrupción y el retroceso de los logros sociales, económicos y políticos alcanzados en este período. Como los llamados partidos tradicionales representan los intereses de las clases dominantes, la actual campaña departamental repite los mismos esquemas conservadores, en el peor sentido de la palabra. Los spot de los candidatos de la oposición en Montevideo trabajan sobre los prejuicios y los temores. Tratan de cosechar lo sembrado en décadas de neoliberalismo. Si siguiéramos sus propuestas el resultado sería una sociedad policial. La solución que plantean para los problemas es el aumento de la represión. Idea que repite la noción de “estado juez y gendarme” del liberalismo clásico. Sin embargo, a veces una mala costumbre puede llevar a no enfrentarla e incluso, en el peor de los casos, aceptarla como viable. Nadie niega que la pasta base sea un flagelo en nuestra sociedad o que hay que combatir el crimen en sus diferentes formas; pero ello no se hace a través de la estigmatización de la pobreza o los jóvenes. Lo que los candidatos de los llamados partidos tradicionales no dicen es que el grado de exclusión en que vivieron muchos de los jóvenes que hoy delinquen es fruto de la estrategia neoliberal llevada a cabo por ellos. Fue con nuestro gobierno del FA que empezamos a atacar la indigencia y la pobreza con políticas que reivindicaron el carácter de sujetos activos de su propia transformación, a través de la inserción de uruguayos primero en el Plan de Emergencia y luego en el Plan de Equidad. La insistencia sobre el país productivo con justicia social y profundización democrática, tiene que ver también con la inclusión de cientos y miles de uruguayos en el mundo del trabajo digno. Es indudable que algunas de estas medidas, más allá de la mejoras inmediatas de la situación de vida, tendrán efecto en el mediano y largo plazo en la reestructura del entretejido social. En tal sentido el programa del FA aprobado en el V Congreso Extraordinario “Zelmar Michelini” se plantea el “Fortalecimiento del INAU como Organismo Rector de la Política de Infancia y Adolescencia”, con mayores capacidades institucionales en la orientación, diseño, seguimiento, control de la gestión de las instituciones privadas y organizaciones sociales, “así como la articulación con las instituciones públicas del Sistema de Protección Social, Educación, Salud y Justicia entre otras”. “Profundizar el cambio interno, en consonancia con el proceso de transformación del Estado, revisando las políticas de recursos humanos, los cargos de confianza (incluir los Jefes Departamentales); sistema de remuneraciones, mejoramiento de los niveles técnicos y profesionales. Desarrollar una consistente política comunicacional orientada a la promoción y protección de una cultura de derechos que cuestione los estereotipos asociados a la infancia y adolescencia”. Por otra parte, el Congreso que es norma del programa de gobierno, resolvió el fortalecimiento de la política de diálogo con las organizaciones sociales y populares (movimiento sindical, cooperativo, entre otros) “a través de mesas de debate y la política de convenios que mejore los mecanismos de transferencia de fondos, supervisión, control y evaluación de los proyectos, consolidando el papel del estado como contralor de la calidad de los servicios mercerizados”. Se propone a su vez dar solidez a las redes de promoción y protección a niños, adolescentes y familias, “con énfasis en el trabajo territorial”. Una atención integral a los niños en su primera infancia “a través del fortalecimiento de una red de servicios público – privados”. Y por tanto, avanzar en los mecanismos vinculados a la adopción, agilitando trámites en el marco del respeto de los derechos de los niños. Establece también el Congreso la necesidad de “multiplicar los equipos de trabajo y los centros de atención en todo el país, priorizando, desde el punto de vista temático: adolescencia, adicciones, maltrato y abuso, situaciones de calle, atención en situaciones de crisis o abandono familiar”. Y se establecen prioridades geográficas: “Montevideo, Canelones y ciudades que no son capitales departamentales”. Se destacan los apoyos para la “inserción autónoma de los adolescentes que egresan del ‘Sistema INAU´: educación, trabajo, vivienda, vínculos familiares. Promover el trabajo con medidas socio-educativas para adolescentes que presenten problemas en relación a la observancia de la ley, y definir la inserción institucional del sistema de ejecución de medidas para adolescentes que cometieron infracciones a la ley, fundamentalmente en las situaciones que requieren privación de libertad”. Se resalta que la ejecución de medidas privativas de libertad de los adolescentes “son una responsabilidad indelegable del Estado, manteniéndose en la actualidad la edad de imputabilidad” de los mismos. Asimismo, “desarrollar una política articulada con el Sistema Judicial y el Ministerio del Interior para las situaciones de adolescentes con privación de libertad, fortaleciendo los dispositivos institucionales con medidas de atención integral a la salud, socioeducativa y recreativa en ámbitos de pequeño porte”. Estas son medidas primarias que debemos tomar y que la derecha siga ladrando. Nuestro interés es mejorar la calidad de vida del pueblo, su bienestar. Sin recortes democráticos, sino por el contrario con más democracia, justicia social, participación popular.

Por Juan Canessa
 
El jueves 22, mientras en nuestro país, la Comisión de Internacionales del PCU recibía la visita de las delegaciones de los hermanos Partidos Comunistas de Argentina, de Brasil (PCdoB) y Paraguay, en Asunción se anunciaba la intención del Presidente Lugo de declarar el Estado de Excepción (similar al estado de sitio, o las Medidas Prontas de Seguridad), en cinco departamentos de su país, con el pretexto de enfrentar las acciones del supuesto grupo guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). Esta situación se inscribe en el marco más amplio del desarrollo de la lucha de clases en Paraguay y las condiciones abiertas a partir del triunfo de Lugo, cuando aún no se cumplen 2 años de gobierno. El gobierno paraguayo, de corte democrático y progresista, enfrentado a la oligarquía y sus personeros políticos (Partido Colorado, ex colorados del General golpista Lino Oviedo y el sector del Partido Liberal encabezado por el vicepresidente Franco), los grandes medios y con la activa injerencia de los EE.UU a través de su Embajadora, ha venido apoyándose cada vez más en los sectores democráticos, avanzados y de izquierda, tanto en lo social (movimiento campesino), como político, expresados en el Espacio Unitario- Congreso Popular (izquierda) y más recientemente en el Frente Guazú (grande), que incluye también a partidos y movimientos progresistas. En este marco, las acciones del EPP contribuyen a generar un clima de inestabilidad y alientan los permanentes llamados al golpe “republicano” al estilo de Honduras del Vicepresidente Franco y otros sectores de la oposición. En los 20 meses de gobierno aumentó la represión a los campesinos sin tierra y por todas las vías se trata de impedir la concreción de la reforma agraria (bandera política del Presidente). La embajadora yanki recorre el país dando cátedra de democracia y los parlamentarios opositores reclaman la intervención de Colombia y Estados Unidos para evitar que Paraguay se transforme bien en un “estado narcoterrorista“, bien en un “refugio de las Farc“, o simplemente un “títere del chavismo”. El análisis del atentado en el que murieron 3 civiles y un policía y que sirvió como excusa para la declaratoria de excepción y el más reciente contra un diputado liberal oficialista en Pedro Juan Caballero, difícilmente pueda separarse de este contexto. Para el Partido Comunista Paraguayo, la intención parece ser forzar a Lugo a abandonar a su base social, renunciar a sus promesas de campaña y tanto por la presión como por la cooptación de cuadros de gobierno, generar las condiciones para la sustitución del Presidente. El lunes pasado, el Espacio Unitario- Congreso Popular que integran el PCP, Convergencia Popular Socialista, Tekojoja, P-MAS y otros partidos de izquierda emitió la declaración que transcribimos ahora.
Cuando el pánico genera peligrosas alucinaciones.
 
Ante los últimos hechos acontecidos en el departamento de Concepción1, las organizaciones parte del Espacio Unitario – Congreso Popular (EU-CP) nos dirigimos a la opinión pública para manifestar cuanto sigue: 1- Expresamos nuestro profundo pesar por la pérdida de vidas humanas y nos solidarizamos con las familias afectadas por tamaña injusticia. 2- Una vez más condenamos rotundamente este tipo de actos y nos reafirmamos en que los grupos de terroristas y narcotraficantes que operan en nuestro país son repudiados por nuestro pueblo y deben ser combatidos, apresados y sometidos a la justicia. En este sentido, insistimos nuevamente en que el grupo autodenominado EPP, con sus acciones al margen y a espaldas del movimiento popular, da pretexto y colabora objetivamente con los sectores más retardatarios y nostálgicos del terrorismo de estado resultando así, este grupo, funcional a los propósitos de los mismos. 3- Denunciamos así mismo la instalación de un alucinado y peligroso microclima -promovido desde las oficinas de la embajada norteamericana y expresado a través de dos de sus elementos locales, Federico Franco y Miguel Carrizosa2- que busca exacerbar una situación conflictiva y provocativa, luego de las grandes movilizaciones populares que reafirmaron nuestro apoyo, como pueblo, al proceso de cambio, con el fin de conseguir retomar la ofensiva desestabilizadora y golpista. 4- En dicho sentido y atendiendo a que ninguno de los elementos mencionados en el artículo 288 de la Constitución Nacional existen en la actualidad, entendemos que las condiciones presentes no ameritan la adopción de tal medida, por lo que manifestamos nuestro desacuerdo con la adopción esta declaración. Las organizaciones populares y de izquierda, por principio, salvo situaciones extremas, rechazamos la figura del Estado de Excepción, porque defendemos el respeto de las libertades públicas conquistadas gracias a la lucha activa del pueblo paraguayo. 5- Exigimos el más absoluto respeto al estado de derecho. La declaración del Estado de excepción no justifica ningún tipo de abuso o excesos por parte de las fuerzas públicas y los organismos del estado. La vigencia de la Constitución Nacional y el respeto a los Derechos Humanos son condiciones irrenunciables de un Paraguay democrático, y por ende la organización social y la lucha gremial legítima no son sinónimos de delincuencia ni terrorismo. 6- Alertamos al pueblo paraguayo que el objetivo de fondo de la promoción de este tipo de medidas es buscar un alejamiento entre Fernando Lugo y la base social que apoya decididamente el proceso de cambio, así como una ruptura con el proceso de cooperación civil-militar y por último la destitución del Ministro de Defensa Luis Bareiro Spaini3. Desde luego que los objetivos mencionados tienen sentido cuando evidenciamos los intereses de dominación del imperialismo norteamericano y sus colaboradores oligárquicos locales. 7- Por último, llamamos a toda la ciudadanía a estar atenta al desarrollo de esta trama puesto que se vuelve a instalar en nuestro país un clima de desestabilización. En este sentido, desde el EU-CP estaremos atentos a todas las denuncias sobre eventuales abusos de las fuerzas conjuntas y confiamos en que el Presidente Fernando Lugo también asumirá similar postura. ¡Por un efectivo combate al terrorismo! ¡Defenderemos el proceso de cambio porque es nuestro! Espacio Unitario-Congreso Popular.
(notas) 1 En Concepción se produjo el atentado atribuido al EPP que costó la vida del policía y los tres civiles. 2 Federico Franco, vicepresidente de la república. Miguel Carrizosa, Presidente del Parlamento. 3 L. Bareiro Spaini, Ministro de Defensa, que se enfrentó públicamente con la Embajadora de EE.UU. a causa de su injerencia permanente en los asuntos internos de Paraguay

 
Por Óscar Ugarteche
 
Como hemos podido ver, la crisis estadounidense contagiada mundialmente tiene cuatro etapas. Primero fue la crisis financiera que se inició en agosto de 2007 cuando Paribas y dos bancos alemanes anunciaron que ellos también tenían problemas con inversiones en bonos estadounidenses. Este fue el prolegómeno a lo que sería la brutal caída de las bolsas entre octubre del 2007 y septiembre del 2008, cuando se hizo público que las acciones bancarias no valían nada porque, entre otras cosas, habían invertido en instrumentos basura emitidos por los propios bancos de inversión. Esto fue posible porque los bancos comerciales prestaron a personas sin calificación de riesgo y luego vendieron esos instrumentos a los bancos de inversión. Las empresas calificadoras de riesgo les dieron la luz vede para hacerlo porque son de propiedad de empresas que dan servicios a la banca. Esa etapa está hoy bajo investigación en el congreso de los Estados Unidos y no es muy distinta a otras crisis financieras en el mundo. Acabará con algunos banqueros en la cárcel y algunas nuevas regulaciones.La segunda etapa se inició cuando los bancos comerciales tomaron nota de que los otros bancos comerciales estaban en mala posición y que su exposición en las bolsas de valores podía ponerlas en riesgo. Esta es la etapa del credit crunch. El crédito se cerró y los mercados financieros de toda la noche se vieron devastados. Ningún banco estadounidense depositaba seriamente dinero de toda la noche en otro banco estadounidense o europeo. El efecto fue que el financiamiento del comercio se secó y se tropezó el comercio internacional hasta con un 30% de caída. Afectó inclusive el comercio intrarregional suramericano, porque se efectúa mediante cartas de crédito confirmadas en dólares en Miami. De acá surgieron los pagos en moneda nacional de algunos países y las ideas sobre integración financiera avanzaron en distintas regiones del mundo.La tercera fue en el 2009, cuando la recesión pegó como consecuencia de la caída del comercio. Para países donde hay relación entre el comercio y el crecimiento, que son los más industrializados, el golpe fue evidente. En ese momento, marzo del 2009, estuvo claro que los países ricos estaban altamente endeudados y que estaban poniendo en marcha políticas contracíclicas para salir adelante, pero su espacio fiscal era mínimo. También se hizo evidente que los acreedores internacionales globales son las economías en desarrollo y que los grandes deudores son las economías maduras. El modelo económico global vigente llegó a su tope y las interrogantes de “¿y ahora cómo seguimos?” se abrieron. Las monedas de las economías emergentes se fortalecieron como efecto de sus reservas crecientes y las monedas de economías de las economías más maduras se devaluaron fruto de sus déficits. El gran deficitario global es Estados Unidos, lo que puso el papel del dólar en cuestión. Mas, tras el salvamento bancario de 700.000 millones de dólares sin respaldo, el presidente del Banco Central estadounidense Ben Bernanke se ganó el apodo de “Helicóptero” porque tiraba dólares desde el cielo, decían los analistas.La cuarta etapa, iniciada con la crisis griega hace algunos meses, refleja el impacto diferido sobre los ingresos fiscales: llega la recesión. Es decir, un año se decelera la tasa de crecimiento de la economía y al año siguiente, cuando se recuperan los impuestos directos, estos son menos de lo requerido para mantener el ritmo de gasto público. En la fase de crecimiento las economías tomaron prestado para acelerar el consumo interno –es el modelo económico vigente– y el sobreconsumo llega al punto de tener que devolver lo que se tomó prestado. La urgencia de políticas contracíclicas acompaña a la escasez fiscal, acentuándose la recesión. Terminada la cuarta etapa recién se entra en el inicio de la salida de la crisis.Todos los pronósticos son que las economías más maduras crecerán muy poquito en la década que se abre, porque los consumidores sobreendeudados comenzarán a pagar lo que tomaron prestado para ese sobreconsumo. Esto es más cierto para Estados Unidos que para Europa, pero es cierto para ambos. En la lista de los sobreendeudados están, además de Grecia, Portugal, España e Irlanda, Gran Bretaña, Estados Unidos y otros europeos.La interesante y novedoso es que hay una especulación contra el euro desde la libra y desde el dólar. Si ganan, desaparece el euro; si pierden, se debatirá una nueva moneda de reserva con mas ahínco. La discusión ya está sobre la mesa. La L del PIB está en curso, parece que la W de las bolsas de valores también. Lo dicho, no hay auge de bolsas sin crecimiento económico. Vale la pena seguir el índice de la bolsa de Shangai para ver si los chinos también son arrastrados por el movimiento global de capitales o si sus controles de capital de corto plazo les llegan a proteger de estos vaivenes.
Óscar Ugarteche, economista peruano, trabaja en el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, México. Es presidente de ALAI e integrante del Observatorio Económico de América Latina (OBELA)

miércoles 28 de abril de 2010

El próximo año se celebrará el 125 aniversario de las manifestaciones y condenas de sindicalistas en Chicago, en lucha contra la explotación capitalista, en concreto por reducir la jornada a 8 horas diarias de trabajo, frente a las 14 que la mayoría de sectores estaban obligados a realizar.Aquellas jornadas de lucha fueron la base histórica e ideológica para que en 1930 se decretara el uno de Mayo como Fiesta internacional de los trabajadores/as.La mayoría de nuestra sociedad contemporánea mira aquellas fechas con aprecio y muchos, como una página del pasado superada. Nada más lejos de la realidad, a pesar que las continuas luchas sindicales han conseguido suavizar la agresividad del capitalismo respecto a la Clase Obrera en parte del llamado “mundo desarrollado”, la obsesión por el beneficio fácil se instaura en nuestros días en una minusvaloración permanente de la aportación de los trabajadores/as al verdadero desarrollo económico del mundo, sin olvidar lógicamente que con la llamada “economía globalizada” en los países denominados “emergentes”, la situación de los trabajadores/as es, en muchos casos, terroríficamente similar a la de 1886.Un año antes de ese 125 aniversario el capitalismo vuelve a sufrir una nueva crisis y las ideologías que lo soportan necesitan estructurar su continuidad con nuevo ajustes, que se traducen en recorte de derechos sociales que nos acercan más al pasado que al desarrollo de mejoría social para todos/as.Los ideólogos del capitalismo vuelven a utilizar la estrategia de recortar derechos en plena crisis económica, para alcanzar mayores beneficios cuando esta pase.A pesar de estas situaciones repetidas a los largo de la historia, se da en la actual crisis una interesante novedad, la contradicción más cínica de los grandes sectores empresariales, por un lado llevan años exigiendo la disminución del papel del Estado, ya sea con la reducción de impuestos, ya con las privatizaciones de las empresas públicas (el último ejemplo del fracaso de esas privatizaciones lo tenemos en Viajes Marsans, que pasa de una buena gestión pública a la posible perdida de más de 4000 puestos de trabajo tras ser privatizada), y cuando ha llegado la crisis exigen subvenciones públicas para seguir manteniendo sus negocios privados, olvidando inclusive los años de beneficios desmesurados a costa de trabajadores/as y consumidores.En nuestro país, la debilidad política de la Izquierda real en los últimos años, hace que los intentos de recortes de derechos, teorizados por la derecha y sus voceros institucionales, se establezcan en todos los bloques que estructuran el Estado Social: Pensiones, abaratamiento del despido, flexibilidad laboral y eliminación de leyes laborales de protección social.Es decir, una autentica avalancha de recortes que si no logramos frenarla va a desdibujar el marco de derechos laborales conocidos.Pero esta crisis del capitalismo ha tenido también un terrible record más, la celeridad con la que se ha destruido empleo (Los más de 4,5 millones de desempleados/as, según EPA, son las victimas directas de este desaguisado). Desde las políticas liberales de los sucesivos Gobiernos tanto del PP, como del PSOE, no se ha puesto base para que el crecimiento de la economía en España fuera sostenible, apoyándose solo en las socialmente desequilibradas estadísticas, a pesar que desde la Izquierda y los Sindicatos se ha estado avisando que ese crecimiento nos iba a llevar a la actual situación.Desde el PCE vamos a reafirmar nuestro compromiso en el apoyo a las luchas sindicales contra los recortes de derechos, nuestra organicidad tanto interna en las secretarías del Mundo del Trabajo, como con nuestra participación en los Comités de Empresas y Secciones Sindicales y nuestras propuestas, sabemos que hay una salida de la crisis por la Izquierda y que el verdadero culpable de la misma es el Capitalismo.Nuestra principal lucha es por el EMPLEO.EMPLEO, EMPLEO, EMPLEO, EMPLEO, EMPLEO, EMPLEO, EMPLEO CON DERECHOS
¡VIVA EL PRIMERO DE MAYO!
 

El 23 de abril una delegación de la resistencia hondureña contra el golpe de Estado, encabezada por Carlos H.Reyes, fue recibida oficialmente en una reunión de alto nivel en el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación español. El jefe de gabinete del ministro Miguel Ángel Moratinos expresó el reconocimiento del Gobierno español al FNRP de Honduras como fuerza política y la preocupación por la vulneración de derechos humanos que se sigue constatando en Honduras, cuya situación calificó de “excepcionalidad institucional”. El representante del Gobierno español manifestó que la UE no invitará a Porfirio Lobo a la cumbre de presidentes UE-AL del 17 y 18 de mayo, si no existe consenso entre los países latinoamericanos sobre dicha invitación. Una delegación del Frente Nacional de Resistencia Popular de Honduras (FNRP) encabezada por Carlos H. Reyes, fue recibida el 23 de abril en el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC) de España por el Sr. Agustín Santos, Jefe de Gabinete del Ministro Miguel Ángel Moratinos..El representante del MAEC manifestó el reconocimiento claro del Gobierno español al Frente Nacional de Resistencia Popular de Honduras como fuerza política, tal y como demuestra el hecho de haber sido recibidos por el MAEC. El representante del MAEC manifestó la preocupación del gobierno español por la situación de vulneración de los derechos humanos que se constata en Honduras, desde el golpe de Estado de junio de 2009 hasta la fecha de hoy, sin que dicha vulneración de los derechos humanos haya cesado.El representante del MAEC manifestó que la Unión Europea no invitará al Sr. Porfirio Lobo a la cumbre de Presidentes de la Unión Europea-América Latina, que se celebrará en Madrid los próximos días 17 y 18 de mayo, si no existe consenso entre los países latinoamericanos sobre dicha invitación.El representante del MAEC manifestó que el gobierno español sigue considerando la situación en Honduras como de excepcionalidad institucional.El representante del MAEC pidió a los representantes del FNRP que mantuvieran constante contacto y remitieran información sobre la situación en Honduras al MAEC, a través de la Embajada española en Tegucigalpa.
RED BIRREGIONAL EUROPA-AMÉRICA LATINA Y CARIBE, “ENLAZANDO ALTERNATIVAS”: http://www.enlanzandoalternativas.org/
CONTRA LA EUROPA DEL CAPITAL, LA GUERRA Y SUS CRISIS. POR LA SOLIDARIDAD DE LOS PUEBLOS. http://www.hablamosdeeuropa.org/
 

Por Lydia Molina
 
El candidato del PP a alcalde de Badalona hace campaña electoral arremetiendo contra los rumanos Varias organizaciones sociales piden su dimisión Discursos como el de Badalona preocupan ante el crecimiento de los partidos de ultraderecha en Europa.
nivel nacional y regional se ha desmarcado del tríptico pero las organizaciones sociales quieren más, piden su dimisión. “Nos parece insuficiente el perdón que ha pedido el PP en Cataluña. Un responsable institucional debería dimitir y si no es así hacerlo dimitir pero tiene que apostar por la convivencia” recuerda Esteban Ibarra, presidente de Movimiento Contra la Intolerancia (MCI) para quien tolerar este tipo de declaraciones por parte de un político no hace sino engrosar “esa posición que empieza a extenderse en muchos otros lugares y que ya está consolidada en Europa de rechazo xenófobo hacia la inmigración y de intolerancia a colectivos como el gitano”. Contra García Albiol que hace unos días llamaba plaga y lacra social a los rumanos de etnia gitana que viven en Badalona van a presentar dos querellas. Una Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), a la que ha respondido asegurando que se trata de “un chiste” con el que ICV quiere evitar que los populares ganen las elecciones de 2011, y la de la Unión Romaní. “Le denunciamos a él porque el delito que ha cometido tiene autor con nombre y apellidos. El artículo 510 del Código Penal fue escrito precisamente para castigar a quienes como el señor García Albiol provocan discriminación, odio o violencia contra grupos o asociaciones, por motivos racistas u otros referentes a la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza o su origen nacional” asegura su presidente Juan de Dios Ramírez Heredia.
Sos Racismo Cataluña y Movimiento contra la Intolerancia estudian adherirse a esta querella.”No es la primera vez que el PP de Badalona promueve el odio y el racismo y este folleto es una muestra más. Estamos en una campaña constante buscando el rédito electoral a costa de los inmigrantes”afirma Alba Cuevas, portavoz SOS Racismo. “Si hay estos problemas tienen que solucionarlos con servicios de mediación o en el caso de que sea un delito que se aplique la ley como a cualquier otro ciudadano. La delincuencia no está vinculada a ninguna nacionalidad. No puede pagar la comunidad entera” recuerda Florin Gaiseanu, presidente de la comunidad rumana en Cataluña. Esa expansión europea de la ultraderecha de la que hablan las organizaciones es evidente en casos como el de Hungría donde el partido xenófobo Jobbik (Los Mejores) se ha convertido en la tercera fuerza en las elecciones del domingo y cuyo discurso político tiene un fuerte carácter racista y antisemita. O en Italia, donde la Liga Norte, un partido de ultraderecha y anti-inmigrantes, ha aumentado sus votantes en un 50 por ciento en los últimos cinco años y ha sido uno de los grandes triunfadores en las elecciones regionales de marzo. En Francia el Frente Nacional (FN), el partido del ultraderechista Jean-Marie Le Pen, obtuvo un inesperado 11% de los votos a nivel nacional. Son algunos ejemplos, pero hay más. Este auge es considerado una amenaza que podría llegar a España. “Aquí todavía no ha tomado cuerpo político e institucional pero con este tipo de declaraciones nos preocupa mucho que vaya en ascenso. Aquí está creciendo la xenofobia y los grupos integristas y ultras. No estamos al margen de la ola xenófoba que recorre Europa y esto son señales que deberían hacernos reaccionar a las instituciones para frenarla. De momento, lo que domina está fuera de las instituciones pero no es inexistente porque hay varias organizaciones sociales y políticas abiertamente xenófobas y contrarias a la Constitución” asegura el Movimiento Contra la Intolerancia. La Unión Romaní considera que el mensaje que subyace en este argumento “tiene los mismos tintes racistas y xenófobos de los discursos de otros políticos, de España y de fuera de España, que aprovechan el natural descontento de la ciudadanía para arremeter contra quienes son las víctimas más propiciatorias de su incalificable comportamiento. El señor García Albiol sabe muy bien que su discurso tiene clientela”.
La polémica que se está generando a raíz de casos como el de Vic, donde el ayuntamiento intentó prohibir el empadrinamiento de los inmigrantes, y ahora Badalona “alimentan esa ecuación que puso de moda Le Pen, identificar la inmigración con la delincuencia, con la inseguridad ciudadana y el paro. Eso hace mucho daño a la cohesión social y a la convivencia” asegura Ibarra. También lo cree la Federación de Asociaciones de Rumanos en España.”En Hungría ha quedado el tercero un partido que dice que hay que quemar a los gitanos”, afirma asegura su presidente Miguel Fonda Ştefănesc. “No es una entelequia, hay una situación de progresiva ‘fascitización’ de las realidades. No se trata de un plantemiento conservador, sino que va en contra de los derechos humanos. Creo que España no es ajena a lo que ocurre en su entorno inmediato aunque todavía estamos a tiempo de contener la situación y de tratar de entrar en razón y acabar con estos planteamientos inasumibles”.
30
Abr
10

diputado ibarra: elecciones departamentales

 

Por coherencia los frenteamplistas votan Frente Amplio

escribe: Doreen Javier Ibarra – Diputado, Secretario general del Frente Izquierda de Liberación

En momentos en que se define quienes son los que van a dirigir los destinos de los diecinueve departamentos del país y, quienes van a ocupar los consejos municipales y las alcaldías, es necesario reflexionar y analizar qué hacer, sobre todo, no olvidar lo que ha representado y representa el proyecto Frente Amplio. La fragilidad de la memoria no es permitida en estas instancias decisivas. No debemos dejar de considerar el significado que ha tenido para el país el gobierno nacional del Frente Amplio en la administración anterior, que en forma brillante dirigiera el ex presidente de la República, Dr. Tabaré Vázquez. No debemos ser omisos en tener en cuenta que el Frente Amplio gobernó en ocho Intendencias Municipales, cumpliendo también excelentes gestiones y brindándoles la oportunidad a los vecinos, de opinar y decidir, como lo fue a través del “presupuesto participativo”, que realmente fue revolucionario. También debemos tener presente y recordar, con orgullo frenteamplista, que en las últimas elecciones nacionales con la fórmula Mujica- Astori, el Frente Amplio obtuvo una votación superior al 10% de los sufragios, con referencia al conjunto de la oposición representada por la fórmula Lacalle­Larrañaga ­55% para el Frente Amplio y 45% para el Partido Nacional-. Asimismo, se obtuvo la mayoría en once departamentos, en contraposición a los ocho que habíamos logrado en las elecciones municipales de 2005.

Los candidatos del Frente Amplio cuentan con el absoluto respaldo de nuestra fuerza política, pero en especial el ex presidente, compañero Tabaré Vázquez y del actual presidente de la República, compañero José Mujica, que en el multitudinario acto realizado en la explanada Municipal de Montevideo, conmemorando el 26 de Marzo, apoyaron fervientemente a cada uno de los compañeros y compañeras que se postulan a los gobiernos departamentales.

Habrá frenteamplistas que estén molestos por la forma en que se designaron los distintos candidatos, pero según mi opinión no es admisible abstenerse de la responsabilidad política, cuando nadie infligió la violación de las normas estatuarias que rigen al Frente Amplio. Ya habrá tiempo para analizarlas y perfeccionarlas, pero hoy el compromiso de todos nosotros es votar, superando los informes de las encuestas que nos dicen que un porcentaje importante tiene el propósito de votar en blanco o anulado. Esta situación se da sobre todo en el departamento de Montevideo, más allá de que también existe un alto porcentaje de indecisos en todos los departamentos.

Nadie puede dudar, y menos los frenteamplistas, que existe un único proyecto de país en la fuerza política, tanto a nivel nacional como a nivel de la totalidad de los departamentos. Ninguno de los candidatos o candidatas presenta propuestas distintas, en las grandes líneas todos se ciñen estrictamente a los programas y a las pautas principistas que nos permitieron fundar el Frente Amplio, trabajar en unidad, crecer y gobernar en forma ejemplar, con honestidad, transparencia y volcando todas nuestras energías para el logro del bien común.

Estoy seguro que en estos escasos días que restan para la votación del 9 de mayo, por coherencia, los frenteamplistas decidirán votar al Frente Amplio en toda la República.

Superando la contradicción de que a los uruguayos nos gusta votar, pero al mismo tiempo estamos agotados por la extensa campaña electoral, nosotros, como integrantes del Frente Amplio, tendremos que hacer todos nuestros esfuerzos para asegurar ganar en el mayor número de departamentos posibles, para lograr una mejor calidad de vida para nuestros vecinos, empleando lo que es esencial para la izquierda uruguaya, como lo son el humanismo y la justicia social. Ir a más y perfeccionarnos es nuestro objetivo.

Estamos trabajando en las distintas campañas electorales, que se desarrollan en cada rincón del país, con una gran responsabilidad política y en particular con una insuperable fraternidad entre nosotros, que nos permite una vez más presentarnos ante la ciudadanía como ejemplo de convivencia. No amenazamos a nadie de que serán sancionados, como está sucediendo en filas del Partido Colorado, concretamente en el departamento de San José. Tampoco tenemos necesidad de actuar con desesperación, llamando a adherentes de otros partidos políticos para que nos voten, como está sucediendo en el Partido Nacional.

Compañeros y compañeras, tenemos los mejores candidatos y candidatas; tenemos el mejor proyecto de país; los mejores proyectos departamentales y lo que es inconmensurable, contamos con la bandera tricolor de Otorgués que nos cobija y nos une en los momentos en que hay que decidir lo mejor para nuestra patria. ¡No le fallemos!.

30
Abr
10

N. CHOMSKY

   

 

Artículo basado en una intervención de Noam Chomsky en el Left Forum el 21 de marzo de 2010
El centro no aguanta: Reavivando la imaginación radical
Revista Amauta
 
Hace un mes Joseph Andrew Stack estrelló su avioneta contra un edificio de oficinas en Austin, Texas, dándole a una oficina de la IRS (3) para suicidarse. Dejó un manifiesto explicándolo. Por lo general fue ridiculizado pero creo que se merece algo mejor. El manifiesto de Stack rastrea la historia de una vida que le condujo a este acto final desesperado. La historia empieza cuando era un estudiante adolescente que vivía en la miseria en Harrisburg, Pensilvania, cerca del corazón de lo que una vez fuera un gran centro industrial. Su vecina era una mujer que pasaba de los 80 y sobrevivía a base de comida de gato, la “viuda de un trabajador del acero retirado. Su marido había trabajado toda su vida en las fábricas de acero del centro de Pensilvania con la promesa por parte de las grandes empresas y el sindicato de que, por sus 30 años de servicio, tendría derecho a una pensión y a cuidados médicos por los que sentirse contento en su jubilación. Sin embargo fue una de las miles de personas que no obtuvo nada porque los incompetentes administradores de la fábrica y el corrupto sindicato (por no mencionar también al Gobierno) saquearon sus fondos de pensiones y les robaron sus jubilaciones. Todo lo que ella tenía para vivir era lo que le daba la Seguridad Social”; y Stack podría haber añadido que se han concertado continuos esfuerzos por parte de los super ricos y sus aliados políticos para quitarles incluso eso atendiendo a razones espurias. Stack decidió entonces que no podía confiar en las grandes empresas y que haría las cosas a su manera sólo para descubrir que no tampoco podía confiar en un gobierno que no se preocupaba para nada de personas como él, y que solamente lo hacía con los ricos y privilegiados, ni en un sistema jurídico en el que, usando sus palabras, “hay dos ‘interpretaciones’ para cada ley, una para los muy ricos y otra para el resto de nosotros.” Un gobierno que nos deja con “la broma que llamamos sistema médico americano, incluyendo a las compañías de seguros y las de fármacos [que] están asesinando a decenas de miles de personas cada año,” con cuidados racionados en gran parte en base a la riqueza y no a la necesidad. Todo en un orden social en el que “un puñado de matones y saqueadores pueden cometer atrocidades impensables… y cuando le llega la hora a su tren de la cultura del pelotazo de ser aplastado por el peso de su glotonería y abrumadora estupidez, el cuerpo del Gobierno federal al completo no encuentra dificultad alguna para acudir en su ayuda en unos días, si no horas.” Y mucho más.

Stack nos cuenta que su desesperado acto final fue un esfuerzo para unirse a aquéllos que están dis puestos a morir por su libertad con la esperanza de despertar a otros de su letargo. No me sorprendería que tuviera en mente la prematura muerte de aquel trabajador del acero que le enseñó lo que era el mundo real cuando era un adolescente. Ese trabajador del acero no cometió suicidio de una manera literal, después de haber sido descartado para el montón de basura, pero el suyo está lejos de ser un caso aislado; podemos añadir éste y muchos casos similares a la colosal cifra de víctimas de los crímenes institucionales del capitalismo de Estado. Existen estudios conmovedores sobre la indignación y la ira de aquéllos que han sido desechados cuando los programas de financiarización y desindustrialización estatal corporativos han cerrado plantas y destruído familias y comunidades enteras. Revelan el sentimiento agudo de traición por parte de los trabajadores que creyeron que tenían cumplido su deber con la sociedad en un pacto moral con las empresas y el Gobierno y que descubrieron que habían servido sólo como instrumentos para el beneficio y el poder, perogrulladas éstas de las que habían sido cuidadosamente protegidos por instituciones doctrinales.

Hay chocantes similitudes en la segunda mayor economía del mundo, estudiadas por Ching Kwan Lee en su penetrante investigación sobre el trabajo en China. Lee traza una comparación limítrofe entre la indignación y desesperación de la clase trabajadora de los sectores industriales descartados en los EE.UU. y la furia entre los obreros de lo que ella llama el rustbelt (4) de China –el centro industrial del Estado socialista en el Noreste, abandonado ahora por el Estado en favor de un desarrollo capitalista estatal del sunbelt (5) en el Sudeste. En ambas regiones Lee encuentra protestas obreras masivas pero diferentes en su carácter. En el rustbelt los trabajadores tienen el mismo sentimiento de traición que aquí tienen sus homólogos pero en su caso se traicionan los principios maoístas de solidaridad y dedicación al desarrollo de la sociedad que ellos pensaban que se había construído sobre un pacto moral y que finalmente descubren que, fuera lo que fuese, ahora es simplemente un amargo fraude. En el sunbelt los trabajadores adolecen de la falta de esa tradición cultural y todavía confían en sus pueblos de origen para el apoyo y la vida familiar. Denuncian el fracaso de las autoridades para ajustarse incluso a los mínimos requerimientos legales de las condiciones mínimamente óptimas en el lugar de trabajo y del pago de esa miseria llamada salario. De acuerdo con las estadísticas oficiales hubo 58.000 “incidentes masivos” de protesta en 2003 en una provincia del rustbelt con una participación de 3 millones de personas. Alrededor de 30 a 40 millones de trabajadores, que fueron retirados de sus unidades de trabajo, “están contagiados de un profundo sentimiento de inseguridad,” despertándose “la ira y la desesperación” a través del país, en palabras de Lee. Ella espera que lo peor esté por llegar cuando una inminente crisis de falta de tierras en el campo socave la base de la supervivencia para los trabajadores del sunbelt, que carecen incluso de la imagen de lo que son unos sindicatos independientes, mientras que en el rustbelt , los trabajadores no tienen nada comparable a los programas de apoyo social civil que a menudo existen aquí. Tanto el trabajo de Lee como los estudios sobre el rustblet de los EE.UU. dejan claro que no deberíamos subestimar la profundidad de la indignación moral que subyace bajo la amargura furiosa, y a menudo autodestructiva, con respecto al Gobierno y al poder empresarial.

Encontramos algo parecido en la India rural donde el consumo de comida se ha visto fuertemente reducido para la gran mayoría desde que se implementaran parcialmente las reformas neoliberales, a la vez que los suicidios de campesinos están aumentando al mismo ritmo que el número de multimillonarios, en medio de reconocimientos por el fabuloso crecimiento de la India. Fabuloso crecimiento para algunos, pero no tan atractivo para los trabajadores trasladados a la India para reducir costes laborales por parte de IBM, que tiene tres cuartas partes de su fuerza de trabajo en el extranjero. Business Week llama a IBM la “quintaesencia de la compañía americana” sin equivocarse: se consolidó como gigante global de las computadoras gracias, en gran parte, a la inconsciente munificencia del contribuyente estadounidense, que también financió sustancialmente la revolución tecnológica de la información, en la cual IBM confía, además de la mayoría del resto de la economía de la alta tecnología –debido sobre todo al uso del pretexto de que los rusos se estaban acercando.

Hay mucha charla movida hoy día sobre un gran cambio global de poder, especulándose acerca de si (o cuándo) China podrá desplazar a los EE.UU. como potencia global dominante, junto con la India –que, de suceder, signifi caría que el sistema global estaría volviendo a algo parecido a lo que era antes de las conquistas europeas. Sus recientes crecimientos del PIB han sido, de hecho, espectaculares. Pero hay algo más que añadir. En el índice de desarrollo humano de la ONU, la India mantiene su puesto cerca del final, ahora en el 134, ligeramente por encima de Camboya y por debajo de Laos y Tayikistán. China ocupa el lugar 92, un poco por encima de Jordania y por debajo de la República Dominicana e Irán. En comparación, Cuba, bajo un severo ataque de los EE.UU, que dura 50 años, ocupa el puesto número 52, el más alto de América Central y el Caribe, y por debajo de Argentina y Uruguay por muy poco. La India y China también se ven aquejadas de desigualdades extremadamente altas, cayendo por ello, aún más abajo en el índice, más de mil millones de sus habitantes. Además, un recuento exacto iría más allá de las medidas convencionales para incluir costes serios, que China e India no pueden ignorar durante más tiempo, tales como son los ecológicos, la merma de recursos y otros.

La especulaciones sobre un cambio global de poder pasan por alto algo que todos sabemos: los países que están divorciados de la distribución interna del poder no son actores reales en los asuntos internacionales, una perogrullada que ese radical incorregible de Adam Smith trajo a nuestra atención. Él reconocía que los principales arquitectos del poder en Inglaterra eran los dueños de la sociedad, en su día comerciantes y manufactureros, que se aseguraban de que la política atendiera escrupulosamente a sus intereses, sin importar lo “severo” que fuera el impacto sobre el pueblo de Inglaterra y, peor aún, sobre las víctimas de “la salvaje injusticia de los europeos” en el extranjero: los crímenes británicos en la India eran la máxima preocupación para un conservador a la antigua usanza con valores morales.

Para sus adoradores actuales las perogrulladas de Smith son ridiculizadas como “elaboradas teorías de cómo la historia del mundo era manipulada por redes corporativistas e imperialistas en la sombra”, uno de los trágicos legados de los años 60, para citar al pensador del New York Times , David Brooks; de hecho son los años 70, 1776 para ser exactos. Uno de los muchos ejemplos de cómo el nivel moral e intelectual del “conservadurismo” de hoy se relaciona con lo que sus héroes entendían perfectamente bien.

En aras de una total claridad, debería decir que me identifico como el villano que acepta esa herejía de Adam Smith.

Teniendo en cuenta la radical perogrullada de Smith, podemos ver que hay, en efecto, un cambio global de poder aunque no el que ocupa el centro de nuestra atención: un cambio desde la fuerza global de trabajo al capital transnacional, incrementado de manera pronunciada durante los años neoliberales. El precio es sustancial e incluye tanto a los Joe Stack de los EE.UU. como a los campesinos hambrientos de la India y a los millones de trabajadores manifestándose en China, donde la contribución del trabajo a los ingresos nacionales está declinando incluso más rápidamente que en el resto del mundo.

En su muy aclarativa obra, Martin Hart-Landsberg observa que China juega un papel principal en el cambio real de poder global al haberse convertido, en gran parte, en una planta de ensamblaje para un sistema de producción regional. Japón, Taiwán y otras economías asiáticas exportan partes y componentes a China y la proveen de la mayoría de la tecnología avanzada. El creciente déficit comercial de los EE.UU. con China ha levantado mucho revuelo pero ha pasado desapercibido el hecho de que el déficit con Japón y con el resto de Asia ha disminuído drásticamente según el nuevo sistema de producción regional va tomando forma. Los fabricantes estadounidenses han seguido el mismo camino suministrando a China partes y componentes para que los ensamble y los exporte, la mayor parte de vuelta a los EE.UU. Para las instituciones financieras, los gigantes de la venta al por menor, los dueños y administradores de las industrias manufactureras y sectores cercanamente relacionados con este nexo de poder, todo esto es celestial. No lo es para Joe Stack y muchos otros como él.

Para entender el ánimo público es preciso recordar, a nivel mundial, que el uso convencional del PIB para medir el crecimiento económico es altamente engañoso. Se han realizado esfuerzos por idear unos índices de medida más realistas, tales como el Indicador General de Progreso (GPI en sus siglas en inglés), que sustrae del PIB los costes que dañan al público (crimen, polución, etc…) y añade el valor estimado de beneficios auténticos (trabajo voluntario, ocio, etc…) En los EE.UU. el GPI se ha estancado desde lo años 70 aunque el PIB ha aumentado, yendo a parar este crecimiento a los bolsillos de muy pocos. Este resultado tiene correlación con estudios sobre los indicadores sociales, la medida estándar de la salud de una sociedad. Estos han rastreado el crecimiento económico hasta la mitad de la década de los 70, empezando a declinar entonces y llegando al nivel de 1960 en el año 2000 (del cual son las últimas cifras disponibles). La correlación con la financiarización de la economía y las medidas neoliberales socioeconómicas resulta difícil de obviar y para nada es exclusiva de los EE.UU.

Es verdad que no existe nada esencialmente nuevo en el proceso de desindustrialización. Dueños y administradores buscan de forma natural los costes más bajos. Esfuerzos por llevarlo de otra manera, célebremente adoptados por Henry Ford, fueron desestimados por los tribunales, así que ahora es imperativo legal. Un medio es desplazar la producción. En los primeros días, el desplazamiento se hacía sobre todo internamente, especialmente hacia los Estados del Sur, donde los trabajadores podían ser reprimidos más duramente. Las grandes corporaciones, como la corporación estadounidense del acero del santificado filántropo Andrew Carnegie, pudieron también beneficiarse de la nueva mano de obra esclava creada tras la criminalización de la vida de los negros, después del final de la Reconstrucción en 1877, parte central de la revolución industrial estadounidense, que continuó hasta la segunda guerra mundial. Se está reproduciendo otra vez, en parte, durante el reciente periodo neoliberal, con la guerra contra la droga, usada como pretexto para volver a mandar a la población supérflua de vuelta a las cárceles, proporcionando también de esta manera un nuevo suministro de mano de obra carcelaria en prisiones estatales o privadas, mucho de lo cual entra en violación de las convenciones internacionales sobre el trabajo. Para muchos afroamericanos, desde que fueron exportados a las colonias, la vida escasamente ha conseguido escaparse de sus vínculos con la esclavitud o, a veces, incluso algo peor.

En el ultra respetable Bulletin of the American Academy of Arts and Sciences, podemos leer que “El sistema de prisiones en Estados Unidos ha crecido hasta convertirse en un Leviatán de imposible comparación en la historia de la humanidad,” haciendo de los EE.UU. “el hogar de la más grande infraestructura penal para la depredación masiva de la libertad que haya en el mundo,” y que afecta sobre todo a la población negra, producto de los pasados 30 años, pues es un hecho que los EE.UU. “son los líderes mundiales no sólo en índices de encarcelamiento sino también en compensación por parte del ejecutivo,” hechos que son “reconocidos de manera creciente como entrelazados, como señala un profesor de la Harvard Business School , así como es un hecho que los EE.UU. están progresando mucho más lentamente que la mayoría del planeta, especialmente que China, pero también que Europa, a la hora de implementar tecnologías verdes.

Es fácil ridiculizar algunas de las formas en las que Joe Stack y otros como él expresan sus muy genuinas y justas preocupaciones, pero resulta mucho más apropiado entender qué es lo que subyace bajo su percepciones y acciones, y particularmente, preguntarnos por qué la imaginación radical está fracasando al ofrecerles un camino constructivo mientras el centro está visiblemente viniéndose abajo y aquellos que sufren agravios de verdad se están movilizando de diversas formas que no suponen el más mínimo peligro para ellos mismos o para otros.

El manifiesto de Stack termina con dos frases evocadoras: “El credo comunista: desde aquél de acuerdo con su habilidad hasta aquél de acuerdo con su necesidad. El credo capitalista: desde aquél de acuerdo con su candidez hasta aquél de acuerdo con su avaricia.”

Stack no se corta un pelo cuando habla del credo capitalista. Sólo nos queda especular sobre lo que quiso decir con el credo comunista que contrapuso a éste. No es imposible que se refiriese a él como a un ideal con genuina fuerza moral. Si así fuera, no sería tan sorprendente. Algunos de vosotros puede que recordéis un a encuesta en 1976, en el bicentenario, en la que se dio a la gente una lista de enunciados y se la preguntó acerca de cuáles de ellos estaban en la Constitución. Por aquel entonces nadie tenía ni idea de lo que aparecía en la Costitución, así que la respuesta “en la Constitución” presumiblemente significaba: “tan obviamente correcto que debe encontrarse en la Constitución.” Un enunciado que recibió una sólida mayoría afirmativa fue el “credo comunista” de Joe Stack.

He matizado el comentario con la frase “por aquel entonces”. Hoy, una parte de la población memoriza y venera la Constitución, sus palabras al menos. La reciente convención del Partido del Té proporcionó su catecismo para candidatos: un requerimiento es que deben estar de acuerdo con desechar el código fiscal y reemplazarlo con otro que no contenga más de 4.543 palabras en su extensión –y así clavar la extensión de la Constitución, sin enmiendas. Tan sólo algunas enmiendas comparten este estatus sagrado, especialmente la Segunda, bajo la reciente interpretación de los reaccionarios de la Corte Suprema, pero la Primera Enmienda es más discutible debido a lo que podría llegar a implicar eso de la separación entre Iglesia y Estado. El mismo día Texas anunció los nuevos requisitos para sus libros de texto, que se aplicarán en todo el país debido al tamaño del mercado tejano. Se suprimió a Jefferson de la lista de aquellos que inspiraron las revoluciones de los siglos XVIII y XIX, siendo sustituido por Tomas de Aquino, Calvino y Blackstone. La decisión refleja el rechazo hacia Jefferson porque, entre otras herejías, acuñó la frase “separación entre Iglesia y Estado.” Para la versión actual del conservadurismo los EE.UU. son un país cristiano, algo así como la República Islámica de Irán o el Estado judío de Israel. En conexión a este último, Golda Meir (6) es materia obligada para los niños, pero nada de hispánicas. Junto con un racismo normal, ello refleja la curiosa amalgama de antisemitismo extremo y apoyo a Israel entre los sectores religiosos de la derecha. Tales asuntos no tienen importancia alguna cuando tratamos de mirar hacia el futuro.

El extremismo anti impuestos del movimiento del Partido del Té no es tan directamente suicida como la acción desesperada de Joe Stack pero es, en cualquier caso, suicida por razones que no precisan de elaboración alguna. Hoy California representa un ejemplo dramático. El mayor sistema público de educación superior está siendo desmantelado. El Gobernador Schwarzenegger dice que tendrá que eliminar programas estatales de salud y bienestar a no ser que el Gobierno federal apoquine unos 7000 millones aproximadamente. Y otros gobernadores se le están sumando. Al mismo tiempo se está constituyendo un poderoso movimiento sobre los derechos de los estados miembros, que exige que el Gobierno federal no se inmiscuya en nuestros asuntos –un buen ejemplo de lo que Orwell llamó “doblepensar”: la habilidad para mantener dos ideas contradictorias en la mente mientras se cree en ambas a la vez, prácticamente un lema para los tiempos que corren. La desventura californiana proviene, en gran medida, del fanatismo anti impuestos. Más de lo mismo sucede en cualquier otra parte, incluso en los barrios ricos.

El aliento del sentimiento anti impuestos ha sido desde hace tiempo la materia prima de la propaganda empresarial que domina el sistema doctrinal. La gente debe ser adoctrinada para odiar y temer al Gobierno por buenas razones: de los poderes existentes, el Gobierno es el único que, en principio, y a veces de hecho, es responsable ante el público y puede imponer algunas restricciones a la depredación del poder privado; la consecuencia de “quitarse al Gobierno de encima” es quejarse bajo el peso incluso mayor de la tiranía privada que no tiene que dar explicaciones. Pero la propaganda antigubernamental de los negocios ha de matizarse: por supuesto que las empresas favorecen a un poderoso Estado que trabaja para los principales arquitectos de Adam Smith, hoy ni mercaderes ni manufactureros sino multinacionales e instituciones financieras. Construir este mensaje propagandístico, contradictorio en su esencia, no es tarea fácil. Así que la gente tiene que ser entrenada para odiar y temer el déficit, un medio necesario para estimular la economía después de su destrucción a manos de las instituciones financieras dominantes y sus cohortes en Washington. Pero al mismo tiempo la población debe estar en favor del déficit, casi la mitad atribuible al creciente presupuesto militar, que rompe records, y el resto, en previsión de que sature el presupuesto gracias al cruel y desesperantemente ineficiente sistema privatizado de salud, un regalo para las compañías de seguros y la farmaindustria.

A pesar de estas dificultades, las tareas a realizar por la propaganda se han llevado a cabo con impresionante éxito. Un ejemplo es la actitud del público hacia el 15 de Abril, fecha límite para entregar la declaración de la renta. Vamos a olvidar por un momento la idea de una sociedad mucho más libre y justa. En una democracia en marcha de la clase de las que formalmente existen, el 15 de Abril sería un día de celebración: nos juntamos para implementar los programas que hemos escogido. Aquí es un día de luto: una fuerza alienígena desciende sobre nosostros para robar nuestro dinero tan duramente ganado. Éste es un ejemplo gráfico del éxito de los intensos esfuerzos de la comunidad empresarial, con alta conciencia de clase, para ganar lo que sus publicaciones denominan “la batalla interminable por las mentes de los hombres,” que, como incluso la más vulgar de las propagandas, contiene trazas de verdad que los Joe Stack perciven.

Otro ejemplo pasmoso del éxito de la propaganda, de un considerable significado para el futuro, es el culto al asesino y torturador Ronald Reagan, uno de los grandes criminales de la era moderna, que también atesoraba un instinto infalible para favorecer a los más brutales terroristas y asesinos a lo largo del mundo, desde Zia ul-Haq y Gulbuddin Hekmatyar (7) en lo que hoy es Afpak, pasando por los más dedicados asesinos en Centroamérica, hasta los racistas sudafricanos que mataron a millón y medio de personas (cifra estimada) y que tenían que ser apoyados porque se encontraban bajo el ataque del Congreso Nacional Africano de Nelson Mandela, uno de los “grupos terroristas más conocidos” en el mundo, resolvieron los reaganitas en 1988. Y una vez tras otra con una consistencia remarcable. Su espeluznante expediente fue rápidamente purificado en favor de construcciones míticas que habrían impresionado a Kim Il Sung (8). Entre otras hazañas, fue el elegido como apostol de los mercados libres a la vez que incrementaba las barreras proteccionistas más que cualquier presidente de posguerra –probablemente más que todos los otros juntos– e implementaba una masiva intervención gubernamental sobre la economía. Es aclamado como el gran exponente del gobierno pequeño y de la ley y el orden. El Gobierno creció a la par que el PIB durante sus años de mandato mientra informaba al mundo de los negocios de que las leyes laborales no tendrían que ser cumplidas, así que el despido ilegal de líderes sindicales se triplicó bajo su supervisión. Su odio a la clase trabajadora solo era superado, quizás, por el asco que le daba ver a las mujeres negras ricas conducir su limusina para recolectar sus cheques sociales.

No sería necesario continuar con su historial pero su desenlace nos dice mucho sobre la cultura moral e intelectual. Para el Presidente Obama, esta monstruosa criatura fue una “figura transformadora.” En la prestigiosa institución Hoover de la Universidad de Stanford se le reverencia como una colosal figura cuyo “espíritu parece sobrevolar el país, observándonos como un cálido y amigable fantasma.” Solemos aterrizar en Washington en el Aeropuerto Internacional Reagan –o si lo prefieren, en el Aeropuerto Internacional John Foster Dulles, en honor a otro destacado comandante terrorista. Sus logros incluyen el establecimiento del régimen torturador del Sah y el reinado de los más viciosos de los terroristas en Centroamérica, cuyas ocurrencias llegaron hasta el genocidio real en las tierras altas mientras Reagan elogiaba al peor de los asesinos de masas, Rioss Montt, como “un hombre de gran integridad personal” que estaba “totalmente dedicado a la democracia” y que era objeto de “malas críticas” por parte de las organizaciones de derechos humanos.

Es doloroso constatar que muchos de los Joe Stack, cuyas vidas estaba arruinando el “cálido y amigable fantasma”, se unen en la adulación y se apresuran a cobijarse bajo el paraguas del poder y la violencia que simbolizaba.

Todo esto trae recuerdos de otros tiempos cuando el centro no aguantaba. Un ejemplo que no debería olvidarse es la República de Weimar: la cima de la civilización occidental en artes y ciencias, también considerada como un modelo de democracia. Durante los años 20 los partidos tradicionales liberal y conservador , que siempre habían gobernado el Reich, entraron en un inexorable declive, mucho antes de que el proceso se viera intensificado por la Gran Depresión. La coalición que eligió al General Hindenburg en 1925 no era muy diferente de la base de masas que introdujo a Hitler en el poder 8 años más tarde, obligando al aristocrático Hindenburg a elegir como Canciller al “pequeño cabo” al que despreciaba. En 1928 los nazis tenían menos del 3% del voto. Dos años después la prensa más respetable de Berlín se lamentaba de ver los muchos millones que, en este “altamente civilizado país,” habían “entregado su voto a la más común, más vacía y más cruda charlatanería.” El centro se derrumbaba. El público empezaba a despreciar las incesantes disputas de la política de Weimar, la sumisión de los partidos tradicionales a poderosos intereses y su fracaso al tratar con las quejas del pueblo. Estos partidos fueron atraídos hacia las fuerzas dedicadas a mantener la grandeza de la nación y a defenderla de percibidas amenazas mediante un Estado unificado, armado y revitalizado, marchando hacia un futuro glorioso, guiados por la figura carismática que portaba “la voluntad de la eterna Providencia, el Creador del universo,” como él oraba ante las hipnotizadas masas. En mayo de 1933 los nazis habían acabado, en gran parte, no sólo con los tradicionales partidos en el poder sino incluso también con los enormes partidos de la clase trabajadora, los socialdemócratas y los comunistas, además de con sus muy poderosas asociaciones. Los nazis declararon el 1 de mayo como día del trabajador, algo que los partidos de izquierda no habían podido conseguir nunca. Muchos obreros participaron en las enormes manifestaciones patrióticas, con más de un millón de personas en el corazón de la Berlín roja, a las que se unieron granjeros, artesanos, dependientes, fuerzas paramilitares, organizaciones cristianas, clubs de atletismo y del rifle y el resto de la coalición que estaba tomando forma mientras el centro se derrumbaba. Al comienzo de la guerra puede que el 90% de los alemanes marcharan con las camisas pardas.

El mundo es demasiado complejo para que se repita la historia pero hay, sin embargo, lecciones que guardar en la memoria, incluso recuerdos. Soy lo suficientemente viejo para recordar aquellos días escalofriantes y ominosos que fueron testigos del descenso de Alemania, de la decencia a la barbarie nazi, en palabras del distinguido académico de Historia alemana, Fritz Stern, que nos cuenta que tiene el futuro de los EE.UU. en mente cuando revisa “un proceso histórico en el que el resentimiento contra un mundo secular desencantado encontró la liberación en el extático escape de lo irracional.”

Es éste un posible resultado del colapso del centro cuando la imaginación radical, aunque poderosa en aquel momento, se quedó corta sin embargo.

El ánimo de la gente, hoy, es complejo, de una manera que es, a la vez, esperanzadora y preocupante. Un ejemplo son las actitudes hacia el gasto social por parte de aquellos que se identifican a sí mismos en las encuestas como “antigubernamentales”. Un estudio académico reciente descubre que, por amplia mayoría, apoyan “mantener y expandir el gasto en Seguridad Social, cuidado infantil, ayuda a los pobres” y otras medidas del bienestar. Aunque el apoyo cae de manera significativa “cuando se trata de ayudar a los negros y beneficiarios de ayudas sociales.” La mitad de estos partidarios de reducir el papel del Gobierno cree “que es muy poco el gasto en asistencia a los pobres.” Tomando a la población como un todo, hay mayorías, en algunos casos sustanciales, que sienten que el Gobierno no gasta lo suficiente para mejorar y proteger la salud nacional, ni en programas de Seguridad Social, lucha contra la drogadicción o cuidado infantil –aunque, de nuevo, se hace una excepción con la ayuda para los negros y otros beneficiarios de ayudas sociales, en parte un tributo al vandalismo reaganita, me temo.

Los resultados dan alguna indicación de lo que se puede lograr con compromisos incluso muy por debajo de la imaginación radical, y de algunos de los obstaculos que habrán de superarse por estos y otros propósitos de mayor alcance.

La elecciones de enero en Massachusetts, que minaron el dominio de la mayoría en el Senado, ofrecen algo más de perspectiva para lo que puede suceder cuando el centro no aguanta y aquellos que creen en medidas reformistas, incluso las más limitadas de ellas, fracasan a la hora de llegar a la ciudadanía. En las elecciones para llenar el escaño vacío del “león liberal” del Senado, Ted Kennedy, Scott Brown acudió como el voto número 41 contra la salud pública, por la cual Kennedy había luchado durante toda su vida política. Una mayoría se opuso a las propuestas de Obama, pero lo hizo principalmente porque les relagalan mucho a las compañías de seguros. A nivel nacional sucede prácticamente lo mismo.

Una característica interesante fue el patrón a seguir , a la hora de votar, aplicado por los miembros de los sindicatos, electorado por naturaleza de Obama. De aquellos que se molestaron en votar, la mayoría eligió a Brown. Los líderes sindicales y activistas informaron de que los trabajadores estaban furiosos con el expediente, en general, como presidente de Obama pero encolerizados, en particular, por su posición ante el asunto de la salud pública. Como uno declaró “No insistió en una opción pública ni en un mandato firme para el empresario que le exija proveer de un seguro al trabajador. Era difícil no fijarse en que el único asunto en el que insistió fue el de las desgravaciones fiscales” por la salud, conseguidas por las luchas sindicalistas, retractándose de sus compromisos electorales.

Hubo una inyección masiva de financiación proveniente de ejecutivos financieros en los últimos días de la campaña. Aquello era sólo una parte de un fenómeno mayor que revela dramáticamente por qué Joe Stack y otros tienen toda la razón para sentirse asqueados ante la farsa que les enseñaron a honrar como democracia.

El principal electorado de Obama fueron las instituciones financieras, que han ganado tal dominio en la economía que su participación de los beneficios corpora tivos se elevó de un pequeño porcentaje en los años 70 hasta casi un tercio hoy en día. Preferían Obama a McCain, compraron las elecciones para él casi completamente. Esperaban ser recompensados, y lo fueron. Pero hace unos meses, en respuesta a la cólera creciente de los Joe Stack, Obama empezó a criticar a los “banqueros avariciosos,” que fueron rescatados con el dinero público, e incluso propuso algunas medidas para restringir sus excesos. El castigo por esta desviación no se hizo esperar. Los grandes bancos anunciaron ostensiblemente que cambiarían el destino de su financiación hacia los republicanos si Obama persistía en su ofensiva retórica.

Obama captó el mensaje. En tan sólo unos días declaró a la prensa económica que los banqueros eran unos buenos “tipos.” Escogió para alabarlos , en especial, los asientos de los dos principales beneficiarios de la generosidad pública: JP Morgan Chase y Goldman Sachs, y aseguró al mundo empresarial que “Yo, como la mayoría de los estadounidenses, no envidio el éxito o la riqueza de la gente”, tales como las enormes bonificaciones y beneficios que están encolerizando al público. “Eso forma parte del sistema de libre mercado,” continuó Obama; acertadamente, en esa forma en la que los “mercados libres” son interpretados en la doctrina del capitalismo de Estado. Sin embargo, su retirada no estuvo a tiempo de frenar el flujo de dinero para ayudar a ganar el escaño 41.

Para hacer justicia, debemos asumir que los banqueros avariciosos tienen parte de razón. Su tarea es maximizar los beneficios y su participación en el mercado. De hecho es su obligación por ley. Si no lo hacen, serán sustituidos por alguien que lo haga. Estos son hechos institucionales, como lo es también la inherente ineficacia del mercado que les obliga a ignorar el riesgo sistémico. Ellos saben perfectamente que este descuido supone un potencial varapalo para la economía pero tales externalidades nos son asunto suyo, y no pueden serlo, por motivos institucionales. También es injusto acusarles de “exuberancia irracional,” por emplear el breve reconocimiento de la realidad que hizo Alan Greenspan durante el boom tecnológico al final de los años 90. Su exuberancia fue difícilmente irracional: fue muy racional, sabiendo que cuando todo colapsara, podían escapar al refugio del Estado niñera, agarrando sus copias de Hayek, Friedman y Rand. Lo mismo es aplicable para la Cámara de Comercio, el Instituto Americano del Petróleo y el resto de líderes en los negocios que están desplegando una campaña de propaganda masiva para convencer al público de que deje de preocuparse sobre que el cambio climático sea inducido por el hombre –con gran éxito: aquellos que todavía se creen esta engañifa liberal no son ya ni tan siquiera un tercio de la población. Los ejecutivos dedicados a esta tarea saben, igual que el resto de nosotros, que la engañifa liberal es real y las espectativas, siniestras. Pero ellos desarrollan su papel institucional. El destino de las especies es una externalidad que deben ignorar hasta el punto de que los sistemas de mercado prevalezcan.

Volviendo a las muy instructivas elecciones de Massachusetts, los patrones seguidos en la votación fueron el factor principal. En los barrios ricos la afluencia de gente era alta y el voto entusiasta. En las zonas urbanas, fuertemente democráticas, la afluencia era baja y el voto apático. Los titulares tenían razón al informar de que los votantes habían mandado un mensaje a Obama: el mensaje por parte de los ricos fue que querían incluso más de lo que Obama estaba haciendo por ellos. Y por parte de los demás, el mensaje fue el de Joe Stack: utilizando sus palabras, los políticos no están “interesados lo más mínimo en mí o en lo que tenga que decir,” aunque están muy interesados en las voces de los amos. Sin duda, la imagen populista, fabricada por la gran máquina de las relaciones públicas, tuvo su impacto (“Soy Scott Brown y éste es mi camión,” “un tipo normal,” modelo para desnudos, etc…). Pero esto parece haber jugado tan sólo un papel secundario. La ira popular es real y totalmente comprensible, con los bancos prosperando gracias a los rescates y a muchos otros regalos por parte del Estado niñera mientras la población continúa en una profunda recesión. Incluso oficialmente, el desempleo se sitúa en una tasa del 10% y la industria manufacturera está al nivel de la Gran Depresión, con uno de cada seis trabajadores en el paro y muy pocas espectativas de recuperar las diferentes clases de trabajos que se han perdido mientras la economía se reconstituye.

Las encuestas a nivel nacional revelan, en gran medida, el mismo fenómeno. La última, hace unos días, muestra una brecha de entusiasmo de 21 puntos entre los partidos, con un 67% de republicanos que dicen que están muy interesados en las elecciones de noviembre, comparado con un 46% de demócratas. En un enorme giro que se sale de la norma y con un margen de 10 puntos, votantes censados con un alto interés en las elecciones de noviembre, una combinación de sólidos republicanos (la mayoría adinerados) y demócratas desilusionados, dijeron que creían que los republicanos eran mejores llevando los asuntos de la economía. La mitad de los estadounidenses quería ver perder las elecciones a todos los miembros del Congreso, inclusive sus propios representantes. La concepción pública de la democracia es casi tan negativa como la que se tiene del mundo de los negocios, que está ahora metiendo presión ferozmente para asegurarse de que incluso los accionistas no tengan nada que decir a la hora de elegir a los administradores, menos aún las partes interesadas, la mano de obra y las comunidades; aunque algunos liberales buscan encontrar “¨una postura equitativa¨ que caiga tanto del lado de las empresas como del lado de los accionistas,” como The Wall Street Journal lo explica, reconociendo implícitamente aquella decisión que los tribunales dictaron hace un siglo identificando corporación y gerencia como una misma cosa.

Es verdad que se produjo un estímulo, demasiado pequeño pero que tuvo su efecto –salvó más de 2 millones de empleos de acuerdo con la Oficina Presupuestaria del Congreso. Pero la percepción que tienen los Joe Stacks de que fue un fracaso no carece de base. Más de la tercera parte del gasto del Gobierno es para los Estados y la disminución del gasto por Estado se aproximó al estímulo federal, lo que concluyó en que el gasto fiscal total del estímulo resultase plano, de acuerdo con un estudio de la prestigiosa Oficina Nacional de Estudios Económicos (NBER en sus siglas en inglés).

Es obvio que el centro no aguanta, y aquellos que han sido perjudicados están otra vez tirando piedras sobre su propio tejado. La consecuencia inmediata en Massachusetts fue el voto de bloqueo para la designación de una voz pro sindicatos en la Mesa Nacional para las Relaciones Laborales (NLRB en sus siglas en inglés), virtualmente difunta desde la éxitosa guerra de Reagan contra la clase obrera. Esto es lo que se puede esperar en ausencia de alternativas constructivas.

¿Existen? Echemos un vistazo al corazón de la industria, en Ohio, donde GM continúa cerrando plantas. Hace unas semanas Louis Uchitelle del New York Times, uno de los pocos periodistas que presta atención a la actualidad laboral, informó desde la escena de una fábrica recientemente cerrada. Escribe que el Presidente Obama “no tuvo nunca la intención de que la fábrica volviese a abrir, incluso después de que el Gobierno federal se convirtiera en accionista mayoritario de GM durante el rescate al sector. En vez de eso, lo que ha hecho es intentar calmar algo el dolor enviando un embajador, a modo de bálsamo para las heridas de la comunidad, que ofreciera esperanza y ayuda” –la ayuda en su mayoría sugerencias. Mientrastanto, otro embajador, el Secretario de Transporte Roy Lahood, estaba en España ofreciendo estímulos económicos federales a las firmas españolas para producir los materiales y equipos de railes de alta velocidad que los EE.UU. necesitan desesperadamente, y que seguramente podrían ser producidos por la mano de obra altamente cualificada que está siendo reducida a la miseria en Ohio. De nuevo la experiencia de Joe Stack en Harrisburg.

En 1999, como congresista republicano, Lahood presentó un proyecto de ley que habría proporcionado financiación federal para infraestuctura en transportes. Habría autorizado a la Tesorería a aportar 72.000 millones de dólares al año en préstamos libres de intereses a gobiernos locales y estatales para inversiones de capital, incluyendo la inversión en infraestructura para transportes, sin tomar el dinero prestado (9) sino emitiendo moneda estadounidense en papel, muy en la línea de lo que hizo Lincoln para financiar la Guerra Civil

y lo que hizo Roosevelt durante la Gran Depresión. El Lahood de hoy está utilizando estímulos económicos federales para conseguir contratos en España con el mismo propósito.

Otra señal de cómo el centro se ha ido desviando hacia la derecha en los últimos 40 años.

La imaginación radical debiera sugerir alguna respuesta. La fábrica podría haber sido ocupada por la mano de obra, con el apoyo de las comunidades que han quedado en la desolación, y transformada para la producción de materiales y equipos de railes de alta velocidad y otros bienes urgentemente necesarios. La idea no es particularmente radical. En el siglo XIX era intuitivamente obvio para los trabajadores de Nueva Inglaterra que “aquellos que trabajan en las fábricas deberían ser dueños de ellas,” y la idea de que el trabajo asalariado se diferenciaba de la esclavitud sólo en que era temporal, era tan común que fue incluso un eslogan para el partido republicano de Lincoln. Durante los recientes años de financiarización y desindustrialización se han producido repetidos esfuerzos para implementar el traspaso de las fábricas cerradas a los trabajadores y las comunidades. Las ideas no tienen sólo un atractivo moral inmediato para los trabajadores y comunidades afectados sino que serían bastante factibles con el suficiente apoyo público. Y sus implicaciones tendrían un gran alcance.

Para que la imaginación radical sea reavivada y nos conduzca a la salida de este desierto, lo que se necesita es gente que trabaje para despejar la niebla de las ilusiones cuidadosamente artificiales y revele la cruda realidad, y participar directamente en las luchas populares que ellos, algunas veces, ayuden a galvanizar. Lo que necesitamos, en pocas palabras, es al difunto Howard Zinn (10), una terrible pérdida. No habrá otro Howard Zinn pero podemos hacer nuestra su alabanza a “las incontables pequeñas acciones de la gente anónima” que se esconden en los cimientos de los grandes momentos de la historia, los incontables Joe Stack que se destruyen a sí mismos, y quizá también al mundo, cuando podrían estar liderando el camino a un futuro mejor.

Notas del traductor:

El título del artículo “El centro no aguanta (1): Reavivando la imaginación radical (2)” está basado en:

(1) Del poema de W.B.Yeats “The Second Coming” y

(2) La imaginación radical, tal y como la planteó Cornelius Castoriadis, es la semilla que da lugar tanto a la psique individual como a la cultura humana colectiva, en el sentido que creamos y co-creamos nuestra realidad. Como tal representa una función esencial de nuestra humanidad de la que sin embargo nos olvidamos porque conferimos a esta realidad co-creada una condición de normalidad y de naturalidad, gobernadas por ‘leyes’, sean divinas, sociales, económicas, o de cualquier tipo, que constituyen de cierto modo una especie de chaqueta de fuerza cognitiva, el fruto de la imaginación vicaria, ese recrear inconsciente, instante tras instante, del acto creativo originario.(3) Internal Revenue Service: Hacienda estadounidense.

(4) Literalmente: cinturón de óxido

(5) Literalmente: cinturón de sol

(6) Primera Ministra israelí entre 1969 y 1974

(7) Dictador pakistaní, el primero y líder muyahaidín, el segundo.

(8) Jefe de Estado de Corea del Norte desde 1948 hasta 1994.

(9) El Banco de la Reserva Federal es quien normal mente presta dinero a los EE.UU, los dólares que imprime son un préstamo que el Gobierno ha de devolver.

(10) Historiador, politólogo y activista estadounidense que ha muerto este año.

Fuente: http://revista-amauta.org/2010/04/the-center-cannot-hold-rekindling-the-radical-imagination/

29
Abr
10

evo morales y los pollos

EVO, LOS POLLOS Y LA  GRAN PREGUNTA

escribe: Gonzalo Perera |*|

“Pero ¿cuáles son las bases? Yo diría sobre todo que la causa principal de la destrucción del planeta Tierra, es el capitalismo, y como pueblos que habitamos y respetamos esta madre Tierra, tenemos todo el derecho, la ética y la moral para decir que aquí el enemigo central de la madre Tierra es el capitalismo.

El sistema capitalista busca la obtención de la máxima ganancia posible, promoviendo un crecimiento sin límites y un planeta finito. El capitalismo es la fuente de asimetrías y desequilibrio en el mundo”.

Esta frase fue pronunciada por el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, el 20 de abril pasado en Cochabamba, en la apertura de “La Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático”. Es la que yo usaría para resumir el fondo, lo esencial de su intervención. Pues sobre este punto se extendió largamente y, creo que para cualquier lectura de todas sus palabras, es éste el mensaje. Por las dudas, el mismo Evo hacia el final de su intervención lo enfatiza aún más, diciendo que la disyuntiva de la época, para toda la humanidad, es capitalismo o madre Tierra.

Sin embargo, buena parte de los grandes medios de comunicación desplegaron una súbita pasión por los temas avícolas, pues una anécdota de su intervención, una referencia a la alimentación de los pollos, expuesta a mero título de ejemplo, se transformó en la manifestación de Evo en dicha cumbre. Y, la alusión hecha por Evo al efecto de la administración de hormonas femeninas a los pollos bajo ciertos regímenes de crianza, dio lugar a encendidas acusaciones de homofobia. Yo escuché y leí sus palabras, de forma completa.

Si alguien entiende que la referencia a los pollos es el mensaje que pretendió transmitir Evo Morales, muy poco y mal le ha escuchado o leído. O está haciendo una interpretación voluntariamente sesgada y despectiva de sus dichos. En muchos medios, juego mis fichas a la segunda opción.

Es poco o nada lo que yo sé de crianza de pollos y hormonas. Pero a fines de los 90′, en un muy prestigioso programa periodístico francés, se presentó un documental investigando efectos sobre la salud de la alimentación de los pollos en algunas regiones europeas. Se exponen diversos modos de alimentación y posibles trastornos de la salud humana inducidos por el consumo prolongado, desde efectos cancerígenos hasta disminución de la libido. Esto último incluye, en el varón, mayor incidencia de impotencia sexual. Yo no sé si ese documental es fidedigno, pero sí sé que dicha información provocó una enorme repercusión, pero nadie denunció a sus autores como ignorantes, paranoides u homófobos. Y sobran razones para que Europa y la civilización occidental y cristiana tomara con mucha cautela las afirmaciones del documental. Porque el mundo, particularmente Europa, estaba aún en plena explosión de “la vaca loca”, cuyo origen residió en la alimentación del ganado vacuno y cuyos efectos causaron verdadero pánico en el viejo continente a mediados de los 90′. Ergo, ningún europeo estaba muy dispuesto a poner las manos en el fuego por la alimentación suya y de los animales de cuya carne se nutre.

3. La lengua materna de Evo es el aymará. Se hace entender perfectamente en castellano, pero de tanto en tanto sus dichos le requieren reiteración y aclaración para ser bien comprendidos por quienes ignoramos su cultura madre. Mi primera interpretación sobre la tan mentada frase sobre los pollos y los hombres, fue en el sentido de la mayor incidencia de impotencia sexual. No sobre la homosexualidad. Pues además, en varios discursos previos de Evo, donde entre las diferencias que enriquecen el Estado que preside, amén de la pluralidad de culturas y naciones, también ha aludido a la diversidad de orientaciones sexuales. Si aludió a la reducción de la libido, más allá de que las sustancias aludidas en el documental francés no eran “hormonas femeninas”, no veo ningún motivo para que su frase haya originado semejante escándalo y el documental de marras no. Salvo el pequeño detalle de que Evo es aymará, dirigente sindical cocalero, promotor de cambios revolucionarios en Bolivia, anticapitalista, nacionalizador de riquísimos recursos minerales, aliado y amigo de Chávez, Correa, Cuba, etc, mientras que en el otro caso, los autores son muy respetables y occidentales periodistas europeos. A lo mejor eso explica la diferencia de sensibilidad en algunos medios frente a un caso y otro.

4. Creo no estar bajo sospecha de homofobia. Más de siete veces he escrito y/o debatido por el respeto a la diversidad sexual. Bajo “el supuesto negado” de que los pollos de Evo refirieran a la homosexualidad, no dudaría en decir que utilizó una frase muy infeliz. ¿Pero era ése el centro de su mensaje? ¿Más aún, tan siquiera era ése el centro de su ejemplo avícola? El centro de su mensaje era la insustentabilidad del capitalismo y de la noción habitual de progreso a la que estamos habituados. O asumimos como tema urgente de la agenda de todos los pueblos el buscar una noción de progreso diferente y sustentable, y un sistema socio-económico acorde, que no pretenda aumentar constantemente su velocidad de vida y capacidad de consumo, o estaremos en gravísimos problemas. Muchos tememos que si no nuestros hijos, al menos nuestros nietos no tendrán mucho de qué preocuparse. Solamente de quedarse sin planeta para habitar, nada más ni nada menos. Ese era el punto en el discurso de Evo y en la Cumbre, no los pollos. Pero incluso restringiéndose a ese ejemplo, el mensaje no era la potencia sexual masculina o la homosexualidad, sino algo comprobado ­lamentablemente­ por la humanidad: la inapropiada alimentación de animales, cuya carne consumimos, puede ocasionar serios trastornos a nuestra salud individual y colectiva.

5. La base de la ciencia es su método, y en él, dos virtudes fundamentales: por un lado la audacia de atreverse a pensar todo de nuevo si es necesario y crear o inventar lo que antes parecía imposible. Y por otro, la humildad más profunda y verdadera, la conciencia de lo provisorio de todas nuestra verdades y lo limitadísimo de todos nuestros saberes. Evo y la cumbre de Cochabamba nos convidaron a repensar los caminos hacia la sustentabilidad. Desde su cultura, con sus metáforas, desde sus vivencias. Nada menos científico que el desprecio y la altanería. A veces me cuesta entenderlo a Evo. Pero me hace pensar mucho escucharlo. Y así se puede aprender mucho y ser un poquito menos ignorante y soberbio. Evo no es de bronce, ni un Demóstenes contemporáneo. Naturalmente, como todo ser humano, puede deslizar una frase poco feliz o no suficientemente precisa en una larga exposición sobre los mayores desafíos de la época. Dejemos en paz a los pollos y leamos a fondo todo lo que dijo en la Cumbre y ha dicho antes. A lo mejor, entre todos, gente de todos los colores, idiomas, culturas y creencias, con respeto mutuo, creatividad y humildad, logramos encontrar alguna pista para la gran pregunta del discurso de Evo:

“¿Capitalismo o madre Tierra?”.

|*| Analista y matemático.

29
Abr
10

samaranch, un fascista catalán

Juan Antonio Samaranch y la dictadura de Franco
La muerte de un fascista catalán

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Aunque la mayoría de catalanes gustan de pensar de sí mismos que son de centro-izquierda, como cualquier analista sobre las clases sociales sabe, la burguesía catalana fue cómplice del fascismo de Franco.

Uno de los fascistas catalanes más infame ha sido el recientemente fallecido Juan Antonio Samaranch, nombrado Marqués por el rey Juan Carlos, otro de los protegidos de Franco. Cuando yo era un niño en los años sesenta en las grises calles del Eixample en Barcelona, nos reíamos de sus carteles que a menudo aparecían durante las “elecciones”. Obviamente, subestimábamos el privilegio de clase permanente, la obsesión de poder y la pura adulación que llevaría a Samaranch a la notoriedad internacional.

Samaranch no estaba en absoluto sólo. De hecho, la mayoría de los burgueses catalanes apoyaron a Franco explicita o implícitamente y se movieron rápidamente hacia posiciones nacionalistas cuando la ola se volvió en contra del fascismo hacia una democracia liberal. Pero el apoyo sin miramientos de Samaranch al dictador y su régimen fascista, junto con su proyección internacional al frente del Comité Olímpico Internacional (COI) en los años 80, lo hace particularmente ofensivo.

Samaranch nació en una familia burguesa de la industria textil, mostrando desde el principio su inclinación en contra de los trabajadores. El golpe de Estado de 1936 de Franco con el apoyo de los militares, los bancos, la iglesia y los grandes terratenientes le sorprendió en la zona republicana. Como debía ser, desertó hacia el lado fascista y se unió a la Falange (el partido fascista que hasta nuestros días acosa a españoles mediante la persecución del juez Baltasar Garzón, fiscal de los delitos cometidos durante el régimen de Franco desde 1936 hasta 1977).

Samaranch estudió en la Escuela de Negocios IESE conocida por sus vínculos con el Opus Dei, una organización católica ultraconservadora, y fue un miembro de alto rango del gobierno de la ciudad y la provincia de Barcelona, de las Cortes Españolas, y mantuvo un cargo equivalente a Ministro de Deportes, todo ello bajo el régimen de Franco. También se convirtió en embajador en Rusia, cargo que utilizó para ser elegido como presidente del COI. En sus últimos años se convirtió en presidente de “La Caixa”, la mayor de las instituciones de ahorros españolas.

 

La foto muestra como, todavía en 1974, Samaranch exhibía con orgullo su alianza a un régimen que envió más de un millón al exilio y asesinó a cientos de miles de civiles durante y después de la guerra. La foto muestra a Samaranch con el brazo derecho fascista al aire, rindiendo homenaje al 38 aniversario del golpe de estado fascista de Franco. A la muerte del dictador, fue entrevistado sobre el fascismo de Franco señalando que fue “… uno de los períodos más brillantes de la historia de España”.

Las fechorías de Samaranch como miembro del COI han sido bien documentadas (ver “El Señor de los Anillos” por Andrew Jennings, quien terminó en la cárcel por exasperar a Samaranch y sus compinches). Samaranch pidió de forma enfermiza el derecho a ser tratado como Marqués, a ser llamado “excelencia”, y tenía una forma totalitaria de dirigir el COI (obsesionado con la necesidad de una “sagrada unidad”, una cultura de obediencia que él aprendió de la visión totalitaria del fascismo del mundo militar, la iglesia, el gobierno, las relaciones laborales y la monarquía). Adulador sin límites desde sus días de amistad con la hija de Franco, insistió en elogiar a su predecesor en el COI (Avery Brundage) con múltiples cartas no solicitadas como medio para promover su propio nombramiento. Transformó los Juegos Olímpicos en una gigantesca franquicia socavando ciudad tras ciudad lo que ha resultado en enormes deudas (Grecia 2004), un mercado laboral contrario a los trabajadores e inmigrantes (Barcelona 1992), un desplazamiento masivo de residentes (Beijing 2008), y la destrucción del medio ambiente (Vancouver 2010). Lejos quedan los días del espíritu olímpico cuando dio la bienvenida a la profesionalización de los deportes y la venta obligatoria de ciudades enteras en beneficio de las corporaciones globales. Esto dio lugar a la postergación y el abandono de las necesidades más urgentes de las ciudades (vivienda asequible, empleos dignos, espacios verdes, atención sanitaria, para nombrar sólo unos pocos). La cultura de la componenda y amiguismo que promovió en el COI le pilló en Salt Lake City con denuncias de corrupción que comportaron investigaciones internas. Aunque quedó absuelto de toda culpa, fue él quién había elegido a la mayoría de miembros del COI.

Desafortunada, pero previsiblemente, los medios de comunicación de la prensa oficial española, así como la mayoría de América del Norte y Europa han decidido ignorar el pasado de Samaranch y los hechos. Desde la incongruente alabanza de Carod-Rovira, uno de los líderes de Izquierda Republicana (un partido nacionalista liberal que detentó el poder en Cataluña antes del golpe de Franco): “El catalán más importante en el mundo del deporte …”, a la predecible desinformación de El País que reproduce el elogio del arzobispo de Barcelona: ” … hoy decimos adiós a un verdadero catalán … que trabajó para la mejora de la comunidad internacional … “.

Incluso nuestro apocado presidente del gobierno (Zapatero) cuyo abuelo fue victima de Franco, dignifico a Samaranch con un acto oficial. Y no nos vayamos a olvidar de los honores al fascista recibidos por el President Montilla cuya Generalitat fue otra victima institucional del Franquismo, o del silencio humillante de la Izquierda dentro del tripartido. El funeral, al que sólo asistieron 4.000 personas en un área urbana de más de 3 millones, mostró el “quien es quien” de los partidarios del régimen (el Rey Juan Carlos, el príncipe de Asturias Don Felipe de Borbón, la Iglesia católica), la cínica burguesía catalana que tan bien le fue tanto con Franco como con la democracia (Pasqual Maragall), y las celebridades modernas de derechas del mundo del deporte (Rafael Nadal, Emilio Sánchez Vicario, Joan Laporta, el presidente del FC Barcelona).

Las referencias al pasado fascista de Samaranch durante el asesino régimen de Franco han quedado vergonzosamente ausentes. Ese silencio es una prueba más del “pacto de silencio” de como se llevó a cabo la transición del fascismo a la democracia en España, y el precio que España sigue pagando por ella (económico, político y cultural, como Vicente Navarro ha mostrado en repetidas ocasiones en CounterPunch y en otros medios). Una vez más, un fascista español muere en paz en un cómodo hospital privado, tratado con honor, y elogiado por los medios de comunicación locales e internacionales.

Carles Muntaner es un epidemiólogo social de Barcelona. Trabaja en Toronto, Canadá. Joan Benach es un epidemiólogo social que vive y trabaja en Barcelona.

Fuente: http://www.counterpunch.org/muntaner04232010.html

28
Abr
10

rector r. arocena

El rector de la Universidad de la República, Rodrigo Arocena, dio su propuesta para la educación del país.

NOTAS DEL BLOG DEL RECTOR(Informativo del Rectorado No. 114 )

Informaciones del año 2020

La Universidad de la República avanza en la elaboración de su proyecto de presupuesto para el quinquenio 2011-2015. Intenta hacerlo en el marco de un Plan a diez años plazo. Para colaborar a ello el equipo rectoral difundió un documento de trabajo. Estamos solicitando contribuciones que permitan corregir y mejorar ese documento. Con tal propósito transcribimos los primeros párrafos del capítulo titulado Escudriñando el futuro posible. Creemos que, si trabajamos con energía, generosidad y visión de largo plazo, un informe fechado en 2020 podrá decir cosas como las siguientes. “Durante los últimos diez años el país construyó un Sistema Nacional de Enseñanza Terciaria Pública (SNETP), compuesto por varias instituciones bien coordinadas entre sí. El proceso tuvo como uno de sus pilares la colaboración -más allá de ciertas dificultades iniciales- entre la ANEP y la UDELAR para proyectar el Instituto Universitario de Educación y el Instituto Terciario Superior. La formación de los docentes de todos los “subsistemas” de la educación pública pasó a realizarse en un marco propiamente universitario -combinando enseñanza, investigación y extensión- y a tener el consiguiente reconocimiento. Se multiplicaron las ofertas educativas flexibles de nivel terciario que permiten conjugar la pronta incorporación al mundo del trabajo con la posibilidad de avanzar a niveles superiores de formación. El SNETP ha llegado a brindar enseñanza de buen nivel a unos ciento cincuenta mil estudiantes. Una de las causas de ello es que los fluidos tránsitos de estudiantes entre las instituciones que componen el Sistema permiten canalizar vocaciones cambiantes y disminuir el abandono en los estudios. Otra causa radica en que dichas instituciones colaboran estrechamente entre sí, compartiendo cursos y recursos, en particular en “campus” conjuntos. Ambos factores se han visto potenciados por la creación de Programas Nacionales de enseñanza en distintas áreas del conocimiento y la cultura, y también de formación de docentes, que involucran a varias instituciones del Sistema. El primer ejemplo de ello lo constituyó el SiNETSA (Sistema Nacional de Enseñanza Terciaria y Superior Agraria), creado por UTU-ANEP y las Facultades de Agronomía y Veterinaria de la UDELAR. No menos de cincuenta mil estudiantes del SNETP siguen sus cursos en el Interior del país. Ello ha sido posible sin mengua de la calidad de la educación en buena medida debido a la cooperación -organizada establemente en cada región del país- entre instituciones educativas, intendencias, organismos estatales, actores sociales, sectores de la producción. Esa regionalización conectada con la sociedad del SNETP ha permitido que, en cada caso, la oferta educativa tenga en cuenta las necesidades y posibilidades específicas de la región; ha vinculado dicha oferta con la investigación y la extensión ligadas a prioridades regionales; ha fomentado el protagonismo de variados actores colectivos; ha convertido al SNETP en una poderosa herramienta para el desarrollo de cada región. Durante la última década, la UDELAR ha impulsado en paralelo la construcción del SNETP y su propia Reforma, proceso que llegó a despegar a partir de la elaboración de la nueva Ley Orgánica y, más aún, de las energías y optimismos que esa elaboración suscitó. Más gente empezó a participar en el cogobierno, con modalidades y estilos renovados, que alimentaron los avances concretos que se reseñan a continuación: Tuvo lugar una significativa renovación de la enseñanza en la UDELAR, basada en los esfuerzos interconectados de los servicios universitarios para actualizar y ampliar su oferta educativa, para respaldar más el aprendizaje de los estudiantes, para diversificar las modalidades de enseñanza y hacerla más activa, en particular conectándola mejor con la investigación y la extensión. El número de estudiantes que culminan anualmente una carrera de grado en la UDELAR pasó de unos 4.500 a fines de la década anterior a más de 8.000 al presente”.

28
Abr
10

DDHH en el uruguay

Mujica inaugura la “cruz de piedra” armenia
 

DOS PUEBLOS QUE NO OLVIDAN

BRAZO ORIENTAL; ABRIL DE 1974

El Presidente de la República asistió este sábado al acto en conmemoración de los 95 años del genocidio en el que perecieron un millón y medio de armenios recordando que nuestro país fue el primero en reconocer públicamente ­el 24 de abril de 1965­ este deleznable acontecimiento. Tres días antes, familiares, compañeros y amigos de tres jóvenes asesinadas en 1974 por militares de alto rango de nuestro país, identificados, también se reunieron pero para solicitar al gobierno que el “operativo” sea aclarado fehacientemente, y que los culpables sean condenados por la desenfrenada y cruenta matanza ya que este hecho fue declarado por fuera de la vigente Ley de Caducidad . El 21 de abril de 1974 en el barrio Brazo Oriental, en un pequeño apartamento de la calle Mariano Soler, tres muchachas: Laura Raggio, Diana Maidanic y Silvia Reyes (embarazada), habían preparado la cena y compartido charlas hasta que comenzó el infierno con gritos y golpes terribles en las ventanas y puerta de entrada. “Abran, abran que tiramos”, es el recuerdo que aún guardan los vecinos de aquella noche. Le siguió una terrible balacera con ametralladoras, sobrevino el silencio y los vecinos presenciaron cómo “sacaron los tres cuerpos en parihuelas”. Según consta en el libro “Ovillos de la Memoria”, “el operativo de guerra” estuvo a cargo del general Juan Rebollo, y participaron también los generales Julio César Rapella y Esteban Cristi, los Mayores Armando Méndez y José Nino Gavazzo, el Coronel Manuel Cordero y los entonces Capitanes Mauro Mariño, Julio César Gutiérrez y Jorge Silveira”. A 36 años de aquellos hechos, familiares y amigos de aquellas chicas de 19 y 23 años las recuerdan y buscan desentrañar la verdad de lo sucedido. Hasta ahora no se ha podido investigar esta matanza, ya que ninguno de los militares involucrados se ha hecho responsable de esta acción Este silencio acordado entre la mafia golpista lo que ha logrado es trasladar una pesada mochila de torturas, secuestros, desapariciones, asesinatos, apropiaciones de bienes, tráfico de niños, etc. a colegas mucho más jóvenes que hoy no saben lo que sucedió, no lo entienden y tal vez, la gran mayoría no esté de acuerdo. Pero, deben asumirlo porque estos militares retirados y otros que aún no lo están, han decidido escudarse cobardemente en una ley condenada internacionalmente. Aún hoy a los que no están presos se les escucha fundamentar lo realizado, lo curioso es que ninguno ­tan seguro de lo heroico que fue su pasaje por las Fuerzas Armadas­ acepta lo que hizo. Pensamos que este gobierno debe rápidamente comenzar a revisar la instrucción “ideológica” que reciben hoy los futuros oficiales de nuestro país de manera de dar otro paso, tal como lo plantea en Resolución de Asamblea General las Naciones Unidas para ir construyendo un país en el que este tipo de delitos no se vuelvan a cometer. Como señalara recientemente el presidente Mujica el pasado es imborrable, existió, no se puede sortear y, para poder construir un futuro mejor hay que asumir lo sucedido y llevar a la práctica todas las recomendaciones de la Organización de las Naciones Unidas que Uruguay apoyó. Ellas involucran entre otras, la firme determinación a educar a las jóvenes generaciones en los hechos sucedidos, para que no vuelvan a suceder, a generar un ambiente jurídico, institucional y social que rechace todo tipo de violación a los derechos humanos y, sobre todo, a no perder la memoria. Así como los armenios (y otras colectividades que han pasado por situaciones similares), no lo han hecho, nosotros debemos mantener en alto las banderas del recuerdo, que no son las mismas de la venganza, y las del respeto hacia las víctimas de un odio desenfrenado que aún hoy se manifiesta claramente por parte de los actores directos que no se arrepienten de nada de lo que han hecho. “Las chicas de abril”, como se ha denominado a Laura, Diana y Silvia, se merecen todo el respeto y el recuerdo nuestro y de nuestros hijos y descendientes, un ingrediente que aportará su granito de arena al “nunca más”. Por otra parte, la presencia del Presidente de la República en la conmemoración del genocidio armenio nos confirma su total apoyo a este tipo de actos y movimientos sociales que fortalecen la búsqueda de la verdad y de la justicia y restablecen la confianza en nuestra capacidad de crear un mundo nuevo, más justo, más libre, más humano, apelando ­entre otras cosas­ al homenaje y al recuerdo de lo sucedido.