La enseñanza de Argentina

Un analista político televisivo de Argentina dijo, una vez abiertas las urnas y conocida la tendencia del resultado electoral, que por primera vez en ese país no se había votado contra un modelo económico, sino que se había votado contra una estructura de poder: el kirchnerismo. Afirmación muy discutible, pero no por ello absolutamente desechable.

Esa afirmación puede y debe ser discutida, pero también considerada, debido a que los programas de gobierno que expresan a las derechas y a las izquierdas no son en ésta época, muchas veces, claramente identificables.

Por eso no nos puede sorprender que ante una consulta a la ciudadanía, la gente vote sin analizar la evolución del salario y del empleo, por ejemplo, pero en cambio rechace con su sufragio al continuismo en el Poder Ejecutivo, como acaba de ocurrir este domingo en la Argentina.

Esta realidad y esta conducta del electorado muchas veces sorprende a los observadores de la política, quienes no comprendemos algunos resultados electorales. Algo de esto, por cierto, pasó el domingo, al no consolidarse el kirchnerismo en el gobierno.

¿UN NUEVO CICLO?

El día después del acto electoral, el sociólogo portugués Boaventura de Souza Santos manifestó que el ciclo de gobiernos progresistas que impulsaron un profundo cambio en Sudamérica, entró en crisis. En este sentido consideró que hay signos de agotamiento del modelo, en la medida que “Argentina y Brasil lo demuestran claramente y según su análisis Venezuela, Ecuador y Bolivia están en la misma curva de retroceso” (sobre Uruguay no hay referencias).

En esos países, según sus declaraciones en La Jornada, “no hubo una política de ciudadanía, sino una integración para el consumo”. Esto llevó a que las nuevas clases medias “quieran más” y “no hay más”.

“Hubo más universidades públicas, pero los servicios universitarios no crecieron. Hubo más unidades habitacionales, pero los servicios públicos no mejoraron. De este modo los gobiernos progresistas fueron perdiendo su base social de apoyo”, enfatizó.

“NO HAY MAS”

Para Mauricio Macri, el nuevo presidente de Argentina, no es un desafío sencillo la posibilidad de gobernar con éxito. En materia programática recibirá fuertes presiones de los sectores económicamente poderosos, pero también del fuerte aparato político del kirchnerismo.

Seguramente este romance con la sociedad civil no va a durar mucho y no solo porque “no hay más”, sino porque habrán momentos de tensiones propios de una sociedad que votó por el cambio, aunque esta palabra contenga múltiples lecturas.



agosto 2017
D L M X J V S
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

A %d blogueros les gusta esto: