Archivos para 30 septiembre 2009

30
Sep
09

pepetalcuales.com (última nota)

Hablemos sólo del futuro:

Dado que no está bien visto hablar del pasado, hablemos del futuro.
En el futuro la honestidad de la clase política va a ser un elemento decisivo en el desempeño del país. Más importante que el desarrollo de la productividad, más importante que la llegada de inversiones, más importante que equilibrio de las cuentas públicas, más importante, aunque cueste creerlo, que la extensión del Plan Ceibal a la enseñanza secundaria.
Porque las cosas buenas no ocurren de manera pareja a lo largo de 5 años, sin toneladas de buena fe distribuidas de una punta a otra del gobierno.
Cuando se está en posiciones de poder no hay casi ninguna cosa que uno quiera hacer que no vaya a generar un montón de broncas. Cada vez que se está decidiendo gastar en algo nuevo se está a la vez decidiendo reducir el gasto en otra cosa. Y ahí van a aparecer resistencias de todo tipo y presiones de todos los colores. Si los afectados por el recorte de gastos tienen sindicato, uno se transforma en traidor. Si es un grupo con influencia, van a conseguir que te llamen para interceder 4 diputados y 5 amigos de la infancia, todos con excelente argumentos de porque no deberías decidir así sino asá. Si los afectados tienen un grado más de influencia, harán que salga una nota en un diario, donde se insinúa que la iniciativa que estás por llevar adelante no tienen otro propósito que beneficiar a tu cuñado. No es fácil aguantar el griterío: uno se pregunta que gana con meterse en tanto lío y por que no deja las cosas como estaban, total nadie te va a agradecer nada. Sólo la buena fe te saca del paso y te mantiene en el rumbo.
Si no hay una fuerte vocación de servicio, sonaste, la realidad te va a doblar el brazo y vas a transitar por el camino que tenga menos amenazas.

Todo esto lo hemos sintetizado en una simple expresión: para seguir construyendo el país de primera que todos queremos, se necesita un gobierno honrado.
Porque los que gobiernan para su bolsillo no gobiernan para los demás.
¡Y pretenden que no hablemos de esto!
¡Y pretenden borrar el tema de la campaña, diciendo que la honestidad es un tema del pasado!
No estamos ensuciando la campaña, la estamos limpiando.

30
Sep
09

opinión: anular ley infame

EL URUGUAY QUE QUEREMOS

 

El 25 de octubre, junto con la elección de autoridades nacionales el electorado deberá pronunciarse sobre dos asuntos particularmente importantes, dos plebiscitos sobre dos temas de enorme significación que trascienden la adhesión partidaria o la mera opción sobre qué partido habrá de conducir los destinos del país en los próximos cinco años.

Uno de ellos refiere a la posibilidad de que la patria peregrina, los compatriotas que por diversas razones debieron emigrar y viven en el extranjero, ejerzan su derecho al voto sin necesidad de viajar miles de kilómetros para hacerlo en su circuito. Con esta enmienda constitucional se propone ponerle fin a una flagrante injusticia, ya que el derecho al voto consagrado en la Constitución para todos los ciudadanos se ha visto restringido a aquellos que tienen los recursos necesarios para pagarse un viaje al país. Esto parece haber sido percibido por una considerable mayoría de los electores que residen en Uruguay, quienes ­según las últimas encuestas­ manifiestan su intención de votar favorablemente la propuesta de enmienda constitucional.

En cuanto al otro plebiscito, impulsado por un alto porcentaje del electorado a través del recurso de recolección de firmas, que propone anular la Ley de Caducidad, las encuestas de opinión muestran, hasta ahora, un porcentaje insuficiente de adhesión a la iniciativa.

Este dato de la realidad debe movernos a reflexión. Han pasado más de veinte años desde que la Ley de Caducidad fue aprobada por el Parlamento y veinte exactos desde que fue ratificada en un plebiscito. La coyuntura es otra; la realidad ha cambiado, las circunstancias no son las mismas. Los argumentos más convincentes para apoyar la impunidad ya no tienen la fuerza de entonces: la perspectiva de un desacato militar ha quedado sepultada cuando la Justicia, actuando con un total apego a la Constitución y la Ley, y en particular a la Ley de Caducidad, resolvió procesar a las figuras más connotadas del terrorismo de Estado. Felizmente, las Fuerzas Armadas están definitivamente subordinadas al poder civil, de modo que el riesgo de una desobediencia militar está absolutamente descartado.

¿Qué argumento válido subsiste, entonces, para rechazar la propuesta de anular la malhadada ley? Desde luego que muchos sostienen la peregrina tesis sanguinettista de que no hay que tener ojos en la nuca. Tal postura es de una inmoralidad definitiva ya que pretende directamente el olvido del horror de los años de plomo y, lo que es peor, sugiere el más vergonzoso de los argumentos: que así como se votó una Ley de Amnistía para los guerrilleros, la justicia impone otro tanto para quienes los combatieron. Es, ni más ni menos, que la teoría de los dos demonios según la cual es preciso equiparar la acción de la guerrilla urbana con las atrocidades, crímenes, torturas y desapariciones cometidos por las Fuerzas Armadas antes y después del golpe de Estado de junio de 1973.

En definitiva, la Ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado es una ley inmoral, además de ser contraria a los principios del derecho y violentar concretamente el principio de la separación de poderes.

Pero más allá de estas consideraciones nada despreciables, bueno es tener en cuenta que la anulación de la impunidad tendrá un significado, más allá de sus consecuencias jurídicas, de enorme valor: al anularla, Uruguay se quitará de encima un lastre ominoso y podrá mirar de frente a la comunidad internacional, que tanto ha reclamado la eliminación de esa mácula en la integridad democrática del país.

29
Sep
09

Ultima Encuesta. Equipos Mori reveló los resultados de la compulsa realizada entre el 18 y el 24 de setiembre: el FA le sacó 14 puntos al PN; 44% a 30%.

Desde el abrazo en el balcón, Lacalle cayó 7 puntos y el FA le gana a toda la oposición junta

Frente Amplio supera a toda la oposición y el Partido Nacional profundiza su caída

29
Sep
09

Constanza Moreira |*|mujica en palabras

 POLITICA Y  PALABRAS

 

Los griegos decían que los hombres eran capaces de política porque tenían el logos. El logos era la razón, pero también eran las palabras. Esas que sirven para diferenciar lo que está bien de lo que está mal. Y también las que sirven para comunicarnos entre nosotros. El reino de la política, entonces, es el de las palabras, y la política existe porque existen las palabras.

Los griegos eran conscientes de que existe un mundo de poder que no reside en las palabras sino en la fuerza, en la violencia, en la obediencia al más fuerte. Pero para ellos, esto no constituía política. La violencia no era política. Era pre política. La política era lo que venía después, cuando la violencia se había superado.

El poder político no se ejerce con el garrote ni la espada, sino con las palabras. Para ser ejercido, precisa convencer. Y es por eso por lo que los griegos creían que los políticos debían dominar el arte de la retórica, antes que el arte de la guerra.

En estos días de campaña, las palabras lo son todo. Palabras para convencer, para seducir, pero también palabras para descalificar. El spot publicitario que se autodenomina “Mentiras verdaderas” y se ha lanzado repetidamente en la televisión desde que comenzó la campaña mediática este viernes, es el ejemplo de una política de las palabras puramente negativa. No convence, no seduce, sino que intenta descalificar. El Frente Amplio habría mentido, y el spot publicitario sirve para denunciarlo. Pero, ¿se convence a alguien de algo con esto? No, difícilmente un mensaje negativo convenza o seduzca. Está destinado a fomentar la imagen negativa del otro. Del Frente Amplio, del gobierno, o del propio Mujica.

En algunos países, la propaganda negativa del adversario está severamente limitada y existen tribunales electorales que juzgan al respecto e imponen normas de “buena conducta” para los contendores. Así, obliga a hacer propaganda positiva y elimina las referencias cruzadas entre candidatos y partidos. Cada uno hace campaña de sí mismo, y no por oposición al otro.

Pero no es éste el caso en nuestro país, y la campaña negativa campea, aprovechando algunos flancos débiles en las filas de la propia izquierda uruguaya. El libro “Pepe Coloquios” ha estado en el centro de la tormenta mediática de esta semana, y de lo que se trata, justamente, es de las palabras. Las palabras dichas, y las palabras escritas, las opiniones, discutibles, de nuestros candidatos. También el presidente Vázquez se ha referido a los dichos de Mujica, y sus palabras, duras, han evidenciado las propias dificultades de la izquierda para con sus propias contradicciones.

Decir, como solía decir Seregni, “los hermanos sean unidos, en cualquier tiempo que fuera, porque si entre ellos pelean, los devoran los de afuera”, es recordar lo más elemental de una política de la izquierda: porque a la izquierda la unen las convicciones, las ideas, el sentido de pertenencia, y la solidaridad y la simpatía recíproca. No la unen los intereses, sino algo bastante más inmaterial y afectivo. Y por ello tanto más frágil, y necesario de cuidar.

Las tradiciones de la izquierda, de todas las izquierdas, han sido las del debate, la discusión permanente, los congresos litigiosos, las asambleas interminables. Si algo caracteriza a la política de la izquierda, son las palabras.

Palabras que no significan nada para otros, como “revolución”, “socialismo”, “unidad”, “solidaridad”, son caras a la izquierda, y representan símbolos, ideales ­vigentes o perdidos­, imágenes convocantes de un mundo al que se aspira. La izquierda ha dado siempre una lucha por los conceptos, una batalla comunicacional y simbólica por construir una identidad propia, diferente al statu quo, y por ello ha vivido en pelea discursiva permanente con el discurso dominante. El propio sentir que se “es de izquierda” nombra una identidad, una pertenencia, un sentido positivo de la ideología. Nadie en la derecha se siente orgulloso de ser “de derecha” (con excepciones, claro). Más aún, la propia derecha se caracteriza por negar la diferencia entre izquierda y derecha. El llamado “fin de las ideologías”; es decir, un tiempo histórico en el que todas las ideologías hayan muerto, es una proposición clásica del pensamiento conservador.

Es la importancia de las palabras lo que hace que la propia izquierda, hoy, también enfrente las dificultades que enfrenta. En primer lugar, porque tiene un candidato que habla, que opina y que dice cosas permanentemente. Discutibles, sin duda, pero lo cierto es que él representa, más que ningún otro, a la política de las palabras. Y ha sido esa permanente conversación que ha sostenido con los uruguayos y consigo mismo a lo largo de este último cuarto de siglo, la que le ha valido el lugar en el que está. O sea que, controversial y discutible, no cabe duda que Mujica es un auténtico ejemplar de la política desde la palabra.

Y eso no está mal, porque Uruguay hereda desde la dictadura una política del silencio. De eso no se habla, eso no se dice. La discusión sobre la “historia reciente” que se ha dado en este país con el advenimiento del gobierno del Frente Amplio (aunque comenzara antes) muestra la difícil emergencia de interpretaciones distintas al discurso “oficial” sobre los años oscuros. Y quizás ahora pocos lo recuerden, pero a la dictadura, antes, no podíamos nombrarla. Le llamábamos el “régimen de facto”, o simplemente, “el régimen”. Nos costó mucho usar la palabra “dictadura”, e incorporarla al lenguaje; en parte porque había sido expresamente prohibida y erradicada del uso público. Sí, la dictadura también fue eso: la prohibición de las palabras.

Mujica continuará hablando, y no sólo porque ésa es su principal virtud sino también porque hablará a través de todos los libros que se escriben sobre él, de los documentales que se filman, de las entrevistas que se le realizan. Por muchas razones, es él, al igual que Evo Morales, Lula, u Obama, el que concita una atención que trasciende, con mucho, su rol político específico. Pero habrá otras formas más amigables de escucharlo, como se lee en el reciente “Sueños del Pepe” de Blixen, donde otra vez aparecen las palabras. Dice Blixen, refiriéndose a la forma de hablar de Mujica: “Serán largos monólogos, con idas y vueltas, repitiendo, reforzando conceptos, en un movimiento en espiral, que bosqueja lo general, aterriza en lo particular y vuelve a subir para tocar utopías; golpeando la mesa para acentuar las afirmaciones, levantando la voz, cayendo en silencios que escogen las palabras, caminando agitado por la cocina, susurrando frases que no termina porque lo asaltan nuevas ideas, saltando de un tema a otro, en una dispersión que al final exhibe una coherencia robusta”.

|*| Politóloga. Universidad de la República

29
Sep
09

Mark Weisbrot: honduras y hilary…

Destruyendo el regreso a casa de Manuel Zelaya
¿Cuánta represión apoyará Hillary Clinton en Honduras?
por Mark Weisbrot *

Estados Unidos no debería permanecer impasible mientras el gobierno golpista de Honduras ataca brutalmente a los partidarios de Manuel Zelaya Ahora que el Presidente Zelaya ha regresado a Honduras, el gobierno golpista -después de negar que estuviera allí- ha desatado una ola de represión para evitar que la gente muestre su apoyo a su presidente legítimo.


 

 

 

______________________________

Estados Unidos no debería permanecer impasible mientras el gobierno golpista de Honduras ataca brutalmente a los partidarios de Manuel Zelaya Ahora que el Presidente Zelaya ha regresado a Honduras, el gobierno golpista -después de negar que estuviera allí- ha desatado una ola de represión para evitar que la gente muestre su apoyo a su presidente legítimo. Así es como la secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, describió la primera fase de esta nueva represión de anoche en una conferencia de prensa:

“Creo que el gobierno impuso un toque de queda, para que la gente no esté en las calles y que no ocurran sucesos imprevistos”.

Sin embargo, los sucesos que esta dictadura está tratando de reprimir son muy previsibles. Una multitud completamente pacífica rodea la embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde Zelaya se ha refugiado, para saludar a su presidente. Los militares utilizaron el toque de queda como una excusa para lanzar gas lacrimógeno, golpear y detener a la multitud hasta no dejar nada. Hay informes de decenas de heridos y tres muertos. La dictadura ha cortado la electricidad y el agua a la embajada y ha dejado sin luz a los pocos medios de comunicación independientes que quedan, así como a algunos barrios vecinos. Esta es la forma en que la dictadura está operando. Utilizan una estrategia muy brutal y muy simple.

La estrategia es la siguiente: controlan los medios de comunicación nacionales, que se han desplegado para convencer a casi el 30 ó 40 por ciento de la población de que el presidente que eligieron es un agente de un gobierno extranjero y pretende convertir el país en una prisión socialista. Sin embargo, la mayoría ha logrado encontrar el acceso a otra información.

 
_________________________________________________

La estrategia utilizada ha sido quitarles el poder por medio de miles de detenciones, palizas, e incluso algunos asesinatos selectivos. Esto ha sido documentado, informado y denunciado por las principales organizaciones de derechos humanos en todo el mundo: Amnistía Internacional, el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional, Human Rights Watch, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y otros.

Un actor importante, el único país importante para mantener un embajador en Honduras durante la dictadura, ha mantenido un silencio atronador sobre la represión: el gobierno de Estados Unidos. La administración de Obama no ha pronunciado una palabra sobre las violaciones masivas de los derechos en Honduras. Este silencio, por sí mismo, dice todo lo que hay que saber sobre lo que esta administración ha estado realmente tratando de lograr en los 87 días desde que la democracia de Honduras fue aplastada militarmente. El equipo de Obama entiende exactamente cómo el gobierno del golpe de Estado mantiene su control sobre el poder, mediante la violencia y la represión. Y el presidente Obama, junto con su secretaria de Estado, no ha mostrado ninguna intención de socavar esta estrategia.

De hecho, el presidente Zelaya ha estado en Washington en seis ocasiones desde que fue derrocado, pero ni una sola vez consiguió una reunión con el presidente Obama. ¿Por qué ocurre esto? Lo más probable es que Obama no desee enviar una señal “errónea” a la dictadura, es decir, que el servicio pagado por la restauración de Zelaya debería tomarse en serio.

Estas señales son importantes porque la dictadura de Honduras está cavando en sus talones la apuesta de no tener ningún tipo de presión seria desde Washington. Ellos tienen miles de millones de dólares de activos en Estados Unidos que podrían ser congelados o incautados. Pero la dictadura, por ahora, confía en que el equipo de Obama no va a hacer nada que dañe a sus aliados.

Luz Patricia Mejía, jefa de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), tiene una visión diferente de la de Hillary Clinton con respecto al toque de queda de la dictadura. Mejía lo calificó como “una clara violación de los derechos humanos y las normas jurídicas”, y dijo que quienes ordenaron estas medidas deben ser acusados en virtud de la legislación penal internacional.

¿Qué excusa pueden tener los militares para romper este apoyo pacífico, o la señora Clinton para apoyar la violencia del ejército? No había manera de justificar que la gente fuese una amenaza para la embajada de Brasil –todo lo contrario-, si algo hacían era proteger embajada. Esta es una razón para que los militares atacasen a la multitud.

El 11 de agosto, dieciséis miembros del Congreso de EEUU enviaron una carta al Presidente Obama instándole a “denunciar públicamente el uso de la violencia y la represión de manifestantes pacíficos, el asesinato de pacíficos organizadores políticos y todas las formas de censura e intimidación contra los medios de comunicación”.

Todavía están esperando una respuesta.

Algunos pueden recordar lo que sucedió con el presidente Bill Clinton cuando su gobierno envió señales mixtas a la dictadura de Haití en 1994. El residente Clinton había pedido al dictador Raúl Cedrás que dimitiese, por lo que el presidente elegido democráticamente, Jean-Bertrand Aristide, podría ser restaurado. Pero Cedrás estaba convencido -en parte debido a las declaraciones contradictorias de funcionarios de la administración como Brian Latell, de la CIA- de que Clinton no era un problema grave.

Incluso después de que Jimmy Carter, Colin Powell, y el entonces senador Sam Nunn fueran enviados a Haití para tratar de persuadir a Cedrás de que saliera antes de la invasión de EEUU, el dictador juraba que aún no se lo creía. En septiembre de 1994, el presidente Clinton envió 20.000 soldados para derrocar la dictadura y restaurar al presidente legítimo (que, irónicamente, fue derrocado de nuevo en 2004, por un golpe de Estado instigado por Estados Unidos).

Por ahora, el gobierno golpista de Honduras tiene menos razones que la dictadura haitiana de 1994 para creer que el equipo de Obama hará algo serio para quitarle el poder.

Qué horrible mensaje el que la administración de Obama está enviando a las democracias de América Latina, y a todas las personas que aspiran a la democracia en todas partes.

Mark Weisbrot es codirector del Centro para la Investigación Económica y Política en Washington, DC. Obtuvo su doctorado en Economía en la Universidad de Michigan. Es coautor, con Dean Baker, de: Social Security: The Phony Crisis (University of Chicago Press, 2000), y ha escrito numerosos trabajos de investigación sobre política económica. También es presidente de Just Foreign Policy.

 Mark Weisbrot
Codirector del Centro para la Investigación de Economía y Política (Center for Economic and Policy Research) en Washington D.C. USA (www.cepr.net).

29
Sep
09

declaración de ASA-II en isla margarita (américa del sur/áfrica)

 

NOSOTROS las Jefas y los Jefes de Estado y de Gobierno de América del Sur y África, reunidos en la Segunda Cumbre América del Sur–África (ASA II) en la Isla de Margarita, estado de Nueva Esparta, Venezuela, los días 26 y 27 de septiembre de 2009;

1. EXPRESANDO nuestro agradecimiento a Su Excelencia Comandante Hugo Chávez Frías, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, al Gobierno y al Pueblo de Venezuela por su cálida acogida y generosa hospitalidad, así como por hospedar, realizar y organizar la Segunda Cumbre América del Sur–África con tan alto nivel de excelencia;

2. TOMANDO EN CUENTA la Declaración de Abuja de la Primera Cumbre América del Sur–África, que tuvo lugar en Abuja, Nigeria, el 30 de noviembre de 2006, así como los esfuerzos realizados desde entonces para consolidar el proceso de cooperación y asociación estratégica entre nuestras regiones;

3. AFIRMANDO el compromiso, estipulado en la Declaración de Abuja, de continuar fortaleciendo los vínculos existentes entre las dos regiones y de fomentar y aumentar la cooperación en diversas áreas de mutuo interés;

4. TENIENDO PRESENTE también los fuertes lazos históricos y culturales que han inspirado esta relación;

5. RECONOCIENDO la activa participación de la población afrodescendiente en el desarrollo de América del Sur, así como el aporte de los países de América del Sur a la consolidación de la independencia política y al desarrollo del continente africano como parte de este proceso;

6. REAFIRMANDO nuestro compromiso de fomentar la Cooperación Sur- Sur como principal objetivo de ambas regiones, con el fin de complementar la tradicional Cooperación Norte-Sur y promover, entre otros, un crecimiento económico sostenido y la provisión de trabajos dignos, permitir la justicia social, fomentar políticas de inclusión social por medio de la transversalización de la participación efectiva de jóvenes, la sociedad civil y los grupos de género, así como de personas con necesidades especiales, garantizar la igualdad, el respeto y la consideración mutua entre los Estados en el sistema global, promover la cooperación económica y facilitar la distribución de los beneficios derivados del intercambio de bienes y servicios, así como la generación y transferencia de conocimiento técnico, con el fin de lograr las Metas de Desarrollo del Milenio;

7. ACORDANDO intercambiar experiencias y fomentar una cooperación estrecha y efectiva entre nuestras regiones, con el fuerte apoyo de la Unión Africana (UA) y de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), como pilares importantes de la cooperación entre nuestros pueblos, ya establecida gracias a la contribución y al papel desempeñado por ambas Organizaciones en las reuniones de preparación para la Segunda Cumbre;

8. ALABANDO los esfuerzos realizados hasta ahora por el Comité de Coordinación y Seguimiento de ASA para intensificar la cooperación entre América del Sur y África, así como para promover un multilateralismo efectivo para el mutuo beneficio de los Estados y pueblos de las dos regiones;

9. RECONOCIENDO los resultados del Seminario Internacional sobre los Polos del Sur, que se llevó a cabo en Caracas, los días 20 y 21 de mayo de 2008, así como de las Conferencias Ministeriales y de Altos Funcionarios/Expertos realizadas en el período intermedio entre las dos Cumbres;

10. REITERANDO nuestra voluntad de promover la paz, la seguridad y la cooperación internacional, basados en la adherencia al multilateralismo, la observancia del Derecho Internacional, el Estado de Derecho, la Democracia, y el respeto a los derechos humanos y al Derecho Humanitario Internacional;

11. REAFIRMANDO también nuestro compromiso con el desarme, la no proliferación de armas nucleares y otras armas de destrucción masiva, y la lucha contra el tráfico de armas pequeñas y ligeras en todos sus aspectos. Tomando en cuenta la decisión de luchar contra el problema mundial de las drogas, en el marco de las responsabilidades comunes y compartidas, el terrorismo en todas sus formas, la piratería, el mercenarismo, la delincuencia transnacional organizada, especialmente el tráfico de personas e inmigrantes.

DECLARAMOS QUE:

12. Con el fin de llevar este amplio compromiso a la práctica, afirmamos la necesidad de desarrollar, consolidar y construir sobre nuestros ejes de cooperación en las áreas específicas siguientes:

I. COOPERACIÓN EN EL ÁMBITO MULTILATERAL

13. RENOVAMOS nuestro compromiso con el multilateralismo en el marco del respeto irrestricto por las normas y principios del Derecho Internacional y la Carta de Naciones Unidas.

14. AFIRMAMOS nuestro total apoyo a la reforma del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas como proceso sobre todo que garantice una mayor participación de los países en desarrollo de las regiones suramericana y africana y el mejoramiento de sus métodos de trabajo, con el fin de corregir los actuales desequilibrios y hacer de este Consejo un órgano más democrático, transparente, representativo, efectivo y legítimo, que responda a las nuevas realidades políticas. En este sentido, elogiamos los esfuerzos realizados en las negociaciones intergubernamentales sobre este asunto, de conformidad con la Decisión 62/557 de la Asamblea General de la ONU. Esperamos que esta nueva etapa de negociaciones sea inclusiva y fructífera en la 64ta Sesión de la Asamblea General.

15. TOMAMOS NOTA de que África mantiene su posición común sobre la Reforma de Naciones Unidas, como está estipulado en el Consenso de Ezulwini y en la Declaración de Sirte de la Asamblea de Jefes de Estado y Gobierno de la Unión Africana de julio de 2005, y reafirmamos nuestro compromiso con la conclusión de los procesos globales de la Reforma de la Organización de Naciones Unidas.

II. COOPERACIÓN PARA LA LUCHA CONTRA EL DELITO Y OTROS ASUNTOS CONEXOS

16. REITERAMOS nuestra decisión de fortalecer iniciativas de cooperación para la lucha contra todas las formas de delincuencia transnacional organizada, tales como el tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras y municiones, la lucha contra el tráfico de personas y la proliferación de armas nucleares y otras armas de destrucción masiva, tanto en el ámbito bilateral como en el multilateral, así como nuestra determinación de implementar mecanismos de seguimiento y planes de acción para el desarrollo institucional y el intercambio de información con miras a desarrollar trabajo conjunto y cooperación en esta área.

17. RECONOCEMOS los efectos adversos que todos los aspectos del problema mundial de la droga, incluyendo el tráfico ilegal de narcóticos y sustancias psicotrópicas y sus delitos conexos, tienen sobre la seguridad, la paz, la gobernabilidad y el desarrollo económico y la salud pública de nuestros pueblos, ya que plantean un serio desafío a las instituciones sociales y políticas, contribuyen a degradar el ambiente y a producir pobreza, y debilitan los esfuerzos de integración social. A este respecto, nos comprometemos a fomentar iniciativas, propuestas, acciones y actividades para combatir este fenómeno, tanto en el ámbito birregional como en el bilateral, siempre actuando con base en los principios de responsabilidad común y compartida, lo que amerita un enfoque integral y equilibrado, respeto por la soberanía de los Estados y su integridad territorial, la no injerencia en asuntos internos, y el respeto por los derechos humanos, como lo establece la Carta de Naciones Unidas.

III. PAZ Y SEGURIDAD

18. EXPRESAMOS nuestro compromiso con el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales, así como con la resolución pacífica de disputas, el cumplimiento del principio contra la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales, y con el apoyo a los procesos de paz en África, así como con el fortalecimiento de los mecanismos existentes de prevención y resolución de conflictos.

19. DESTACAMOS la importancia de promover la paz en ambas regiones, por medio del reforzamiento de medidas que impulsen la confianza y cooperación en los campos de defensa y seguridad, como los mejores medios para garantizar estabilidad, seguridad, democracia, derechos humanos y el desarrollo integral de nuestros pueblos.

20. RECORDAMOS la necesidad de solucionar de manera pacífica, en concordancia con la Carta de Naciones Unidas, cualquier problema o disputa que pueda poner en peligro la estabilidad regional o mundial, así como la determinación de tomar medidas apropiadas y efectivas contra cualquier amenaza a la paz y seguridad ocasionada por la proliferación de armas químicas, biológicas y nucleares, así como el tráfico ilícito de armas, municiones y explosivos, de conformidad con las disposiciones pertinentes de Naciones Unidas.

21. NOS COMPROMETEMOS a continuar fortaleciendo el diálogo y la cooperación para la promoción de paz y seguridad entre las organizaciones y mecanismos de los que seamos parte, tales como el Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana, el Consejo Suramericano de Defensa de UNASUR y la Zona de Paz y Cooperación del Atlántico Sur (ZPCSA).

22. DESTACAMOS la importancia de cooperar en el área de consolidación de la paz, tanto por medio de la actuación dentro de la Comisión de Construcción de la Paz (PBC) de Naciones Unidas como por la Política de Reconstrucción y Desarrollo post Conflicto de la Unión Africana. Elogiamos el trabajo realizado por la PBC en Burundi, Sierra Leona, República Centroafricana y Guinea Bissau, e instamos a apoyar tanto la Política de Reconstrucción y Desarrollo post Conflicto de la Unión Africana como el PBC.

23. DESTACAMOS la importancia de lo contemplado en el Programa de Acción de Naciones Unidas para la Prevención, el Combate y la Erradicación del Comercio Ilícito de Armas Pequeñas y Ligeras en Todos Sus Aspectos, y exhortamos a todos los Estados a participar y contribuir con la continua implementación de dicho Programa.

24. CONDENAMOS la producción y el uso de minas antipersonales, por cualquier país ya que ponen en peligro las vidas de nuestros pueblos, afectan su integridad física y emocional y tienen un impacto negativo en el bienestar y desarrollo de las comunidades. También los estados miembros reafirman su compromiso con la Convención sobre la Prohibición del uso, Almacenamiento, Producción y Transferencia de Minas Antipersonal y su Destrucción, e invitan a todos los Estados que todavía no lo han hecho a adherir o ratificar esta convención.

25. EXPRESAMOS preocupación respecto a la existencia de explosivos dejados atrás al término de la Segunda Guerra Mundial, especialmente en forma de minas terrestres y otros remanentes de guerra, que continúan causando daño a los seres humanos y afectaciones materiales y además obstaculizan los procesos de desarrollo. En este sentido, EXHORTAMOS a los países responsables de la colocación de estas minas terrestres y explosivos a cooperar con los países afectados mediante, entre otros, el suministro de mapas que muestren las ubicaciones de las minas terrestres y los explosivos y la prestación de la asistencia técnica necesaria para su eliminación total.

26. CONDENAMOS el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones y rechazamos cualquier relación entre el terrorismo y una cultura, etnia, religión o pueblos en específico. Hacemos énfasis en la importancia de combatir el terrorismo por medio de la cooperación internacional activa y eficiente en el marco de las organizaciones regionales pertinentes y las Naciones Unidas, basados en el respeto de los objetivos y principios de la Carta de las Naciones Unidas y de conformidad estricta con los principios del Derecho Internacional y los derechos humanos. TAMBIÉN COMPARTIMOS la convicción de que recurrir al pago de rescate por terrorismo deberá ser condenado y tipificado como delito.

27. RECONOCIENDO los peligros y consecuencias negativas provocadas por la piratería, que ha interrumpido en gran medida la seguridad internacional y marítima, SUBRAYAMOS la necesidad de que la comunidad internacional analice las causas originarias del problema de la piratería en aguas territoriales e internacionales y condene firmemente y desaliente el pago a todas las formas de rescate en la piratería.

28. APOYAMOS las negociaciones que se desarrollan en el marco de la “Convención sobre Ciertas Armas Convencionales” de las Naciones Unidas, referente a la prohibición de la producción y el uso de municiones de racimo, en razón del daño que causan a las poblaciones civiles.

29. REITERAMOS nuestra profunda preocupación por el uso, reclutamiento, financiamiento, capacitación y transporte de mercenarios o cualquier otra forma de apoyo a mercenarios, en violación a los propósitos y principios establecidos en la Carta de Naciones Unidas.

IV. DEMOCRACIA, GOBERNABILIDAD, DERECHOS HUMANOS Y ASUNTOS POLÍTICOS

30. REITERAMOS que los derechos humanos son universales, indivisibles e interdependientes, y que la comunidad internacional debe abocarse a su completa defensa. Promovemos la creación de mecanismos de cooperación entre los países de América del Sur y África con el fin de garantizar y fomentar los derechos inherentes al individuo, protegidos por el Derecho Internacional, incluyendo el derecho al desarrollo.

31. CONDENAMOS el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y las formas relacionadas de intolerancia, ya que niegan los propósitos y principios de la Carta de Naciones Unidas. Nuestros principios están basados en el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos, sin distinción de origen étnico, color, género, religión, opiniones políticas y otros. Nos comprometemos a ahondar en la cooperación birregional y a intercambiar prácticas para la lucha contra todas las formas de intolerancia, en concordancia con los compromisos asumidos en la Declaración y Plan de Acción de Durban.

32. REITERAMOS la importancia de promover, en los foros multilaterales pertinentes, el respeto a la diversidad cultural, étnica, religiosa y lingüística, así como el entendimiento de las diferentes culturas entre los pueblos y naciones del mundo. Reconocemos la importancia de las peculiaridades nacionales y regionales, y de los diferentes patrimonios históricos y religiosos, en el marco del desarrollo progresivo del Derecho Internacional de los Derechos Humanos.

33. HACEMOS un llamado al fortalecimiento de aquellas instituciones nacionales encargadas de implementar, según corresponda, la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas adoptada por la Asamblea General, en su Resolución AG/61/295 del 13 de septiembre de 2007.

34. SUBRAYAMOS la importancia de promover el intercambio de experiencias en el área de los derechos de la mujer, niños, niñas, y adolescentes, así como de la promoción de los derechos de los adultos mayores y personas con discapacidad.

35. REAFIRMAMOS el compromiso de los Estados con la plena observancia de los derechos de la niñez y la adolescencia, como eje prioritario en las políticas publicas de lucha contra la pobreza, salud, la educación, la promoción de la cultura y la protección contra todas las formas de explotación laboral y sexual, enmarcado en los principios del interés superior de los niños y de las niñas, en donde el Estado, la sociedad y la familia asumen su responsabilidad de garantizar el máximo goce de sus derechos fundamentales.

36. DEFENDEMOS, igualmente, el derecho al desarrollo y la democracia, el respeto y la protección de los derechos de los pueblos originarios, incluyendo a los pueblos aborígenes aislados.

37. REALZAMOS la importancia de impulsar una agenda, en el marco de la OMPI, con miras a promoción de la transferencia y diseminación de tecnología y el acceso al conocimiento y a la educación en beneficio de los países en desarrollo y de menor desarrollo relativo, así como, de los grupos sociales más vulnerables.

38. EXHORTAMOS a la comunidad internacional a condenar toda medida ilegal unilateral y coercitiva, como medio para ejercer presión política, militar o económica contra un Estado, y en particular contra los países en desarrollo, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

39. URGIMOS al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte y a la República Argentina continuar las negociaciones con el propósito de encontrar, con carácter de urgencia, una solución justa, pacífica y definitiva a la disputa respecto de la soberanía de las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos a su alrededor, de conformidad con las resoluciones de Naciones Unidas y de otras organizaciones regionales e internacionales pertinentes.

40. URGIMOS al Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, Francia y a la República de Mauricio, a continuar las negociaciones con el propósito de encontrar, con carácter de urgencia, una solución justa, pacífica y definitiva a la disputa en relación con la soberanía del Archipiélago Chagos, incluidas las Islas Diego García y Tromelin, y los espacios marítimos a su alrededor, de conformidad con las resoluciones de Naciones Unidas y de otras organizaciones regionales e internacionales pertinentes.

41. URGIMOS a la República Francesa y a la Unión de Comoras a retomar las negociaciones con el propósito de encontrar, con carácter de urgencia, una solución justa, pacífica y definitiva a la disputa en relación con la soberanía de las Islas Mayotte, y los espacios marítimos a su alrededor, de conformidad con las resoluciones de Naciones Unidas y de otras organizaciones regionales e internacionales sobre la materia.

V. AGRICULTURA, AGRONEGOCIOS, DESARROLLO RURAL Y RECURSOS HÍDRICOS

42. RECONOCEMOS la necesidad apremiante de articular políticas para el logro de la seguridad alimentaria, incluyendo el acceso a los alimentos, y por ello subrayamos nuestra determinación y fuerte voluntad de realizar estudios conjuntos e intercambiar experiencias en el campo de seguridad alimentaria, con miras a facilitar el logro de las Metas de Desarrollo del Milenio. En este contexto, rechazamos las políticas distorsionantes adoptadas por los países desarrollados, debido al impacto negativo que tienen en la producción agrícola y la inversión en los países en desarrollo, y en el ejercicio del derecho a la alimentación.

43. RECONOCEMOS la importancia del agua como recurso natural de los Estados y como elemento esencial e insustituible para la vida, con funciones socioeconómicas y ambientales. Promoveremos el derecho de nuestros ciudadanos a tener acceso a agua limpia y segura y a sanidad dentro de nuestras respectivas jurisdicciones.

44. RECONOCEMOS la necesidad de promover el uso sustentable del agua y, a este respecto, promoveremos el intercambio de información y mejores prácticas entre las dos regiones con miras a alcanzar las Metas de Desarrollo del Milenio.

45. REAFIRMAMOS nuestro compromiso con el sistema multilateral como herramienta válida para ayudar a solucionar los problemas del hambre y la pobreza. A este respecto, exhortamos a los países desarrollados a cumplir con sus compromisos de financiamiento, asumidos en la Conferencia de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria, realizada en la FAO en junio de 2008. Además, resaltamos nuestro compromiso con el reforzamiento del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CFS), como foro multilateral en el que todos los Estados pueden encontrar alternativas para solucionar la inseguridad alimentaria mundial.

VI. ECONOMÍA, COMERCIO, INVERSIÓN Y TURISMO

46. TOMAMOS EN CUENTA el resultado de la primera Conferencia de Ministros de Comercio de América del Sur y África, realizada el 19 de junio de 2008 en Marrakech, Marruecos.

47. RECONOCEMOS que los principios de complementariedad, cooperación y solidaridad contribuyen al desarrollo social y económico así como al comercio transparente, no discriminatorio, justo e inclusivo, en concordancia con las reglas del comercio multilateral, sin menoscabo de los mecanismos de integración, reiterando la necesidad de prácticas éticas y responsables, tomando en cuenta las asimetrías, diferencias de desarrollo y peculiaridades estratégicas de cada país. A este respecto, reconocemos que el comercio e intercambio comercial, científico, tecnológico e innovador internacionales deben ser factores que contribuyan al crecimiento, desarrollo sustentable, reducción de la pobreza y, en algunas instancias, a la protección y defensa del conocimiento tradicional cultural, las prácticas de conservación y el uso sustentable de la biodiversidad, así como al fortalecimiento del diálogo fraternal entre los pueblos y al derecho soberano de los pueblos al uso de sus recursos.

48. CONCORDAMOS en que el fomento del comercio y de la inversión Sur- Sur contribuye con las complementariedades de las economías en desarrollo y con la identificación de nuevas oportunidades de intercambio económico y comercial. A este respecto, creemos que el Sistema Mundial de Preferencias Comerciales entre Países en Desarrollo (SGPC) es una herramienta para la consecución de estos objetivos y, por ende, hacemos un llamado a que se logre una pronta conclusión de la 3ra Ronda de Negociaciones del Sistema Generalizado de Preferencias Comerciales que permita la diversificación de las relaciones de producción, en concordancia con los intereses estratégicos que sean identificadas por ambas regiones.

49. REAFIRMAMOS el papel fundamental del Estado en la definición de las políticas económicas y sociales y como actor económico, de acuerdo a las particularidades de cada país.

50. RECONOCEMOS el papel del sector privado, y demás actores sociales organizados y la importancia de la inversión productiva y su compromiso con el desarrollo económico de nuestros países, y reiteramos la voluntad de fomentar la cooperación para la promoción de dicho sector en nuestra agenda de desarrollo, conforme a los intereses, prioridades y necesidades de cada Estado.

51. REAFIRMAMOS nuestro compromiso con el logro de una conclusión exitosa de la Ronda de Desarrollo de Doha de la Organización Mundial de Comercio (OMC) de manera justa y equilibrada para los países en desarrollo. Igualmente, reiteramos la necesidad de que exista un proceso transparente que involucre a todos los miembros de la OMC, tomando en cuenta las necesidades de los países en desarrollo. Asimismo, se debe considerar especialmente la necesidad de coordinar las posiciones de las dos regiones en el marco de la OMC para promover el interés de los países en desarrollo, prestando particular atención a los retos que enfrentan los países de menor desarrollo relativo.

52. NOS COMPROMETEMOS a promocionar el turismo como factor de integración. También nos comprometemos a promocionar el turismo basado en el desarrollo comunitario y el absoluto respeto por nuestro patrimonio cultural, y por nuestras costumbres y tradiciones.

53. RECONOCEMOS que la crisis financiera y económica actual es estructural. Por ende, nos comprometemos a fomentar los cambios que sean necesarios con el fin de permitir el establecimiento de una nueva arquitectura financiera internacional, que se base en un proceso democrático de toma de decisiones, incluyendo una participación equilibrada de todas las partes concernientes y tomando en cuenta los puntos de vista y las perspectivas de los países en desarrollo. Además destacamos la necesidad de evitar que las pérdidas producto de dichas crisis sean transferidas a los países en desarrollo, por medio de la implementación de diversos mecanismos de protección financiera. Concordamos en que, con el propósito de acelerar la creación de la nueva arquitectura financiera internacional propuesta, es necesario fortalecer los sistemas regionales, a través de la promoción de instituciones financieras y monetarias favorecedoras desde una visión de solidaridad, cooperación, desarrollo regional endógeno y de la formación de sociedades más democráticas, justas e igualitarias en el marco del respeto a la independencia y soberanía nacionales.

54. RECONOCEMOS la necesidad de avanzar en la adopción de medidas de protección financiera necesarias para prevenir los costos de la crisis financiera internacional, tomando en cuenta especialmente las condiciones y circunstancias de las economías más vulnerables. Concordamos en la necesidad de fomentar el diseño de una nueva arquitectura financiera internacional y regional, con el fin de alcanzar el desarrollo integral de nuestros pueblos.

VII. LUCHA CONTRA LA POBREZA Y EL HAMBRE

55. REAFIRMAMOS nuestro compromiso de intensificar nuestros esfuerzos para erradicar la pobreza y el hambre, tanto en las áreas rurales como urbanas, con atención especial a las poblaciones mas vulnerables, por medio del abordaje de las causas de origen que las generan, con miras a fomentar sociedades basadas en los valores de justicia social, solidaridad, complementariedad, igualdad, inclusión social, participación ciudadana y respeto por los derechos humanos y respeto a la Madre Tierra, de conformidad con las disposiciones de la resolución 63/278 de la Asamblea General de las Naciones Unidas. A este respecto, RECONOCEMOS la necesidad de desarrollar las áreas rurales y urbanas en situación de pobreza por medio de su inclusión en proyectos nacionales.

56. REITERAMOS la importancia del logro de los Objetivos de Desarrollo contenidos en la Declaración del Milenio, y acordamos desarrollar y unir esfuerzos en la lucha por la erradicación de la pobreza y el hambre a escala mundial, así como para la promoción de la inclusión social. Además, subrayamos la necesidad de mantener el compromiso ratificado en el Consenso de Monterrey de 2002 (Conferencia de Naciones Unidas sobre Financiamiento y Desarrollo), según el cual los países industrializados deben reservar 0,7% de sus PIB para ayuda oficial al desarrollo (AOD) a favor de los países en desarrollo, y 0,2% a favor de los Países Menos Desarrollados (PMD).

VIII. DESARROLLO DE INFRAESTRUCTURA

57. NOS COMPROMETEMOS a identificar iniciativas conjuntas, con base en las necesidades de cada bloque, para el financiamiento y desarrollo de proyectos.

58. RECONOCEMOS la Iniciativa para la Integración de Infraestructura Regional de América del Sur (IIRSA), el Consejo de Infraestructura y Planificación de América del Sur de UNASUR, la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD), y el Plan de Acción a Corto Plazo (STAP) de la Unión Africana, como bases para el mutuo intercambio y apoyo en el campo de infraestructura.

59. RENOVAMOS nuestro compromiso de facilitar el tránsito, por el territorio de los países de tránsito y por cualquier medio de transporte, de conformidad con las reglas aplicables del derecho internacional, a los países en desarrollo sin litoral, y reconocemos que sus características especiales merecen un enfoque apropiado con el fin de abordar sus problemas específicos.

IX. ENERGÍA Y MINERALES SÓLIDOS

60. ACORDAMOS consolidar nuestros esfuerzos para el intercambio de experiencias en lo referente al desarrollo y uso universal de fuentes de energía y ahorro de energía por parte de los gobiernos y los pueblos de ambas regiones, en particular, fuentes de energía limpias, renovables y alternativas, con miras a extender su difusión y utilización sustentable, así como a alcanzar la máxima eficiencia en sus usos, de conformidad con los aspectos económicos, sociales y ambientales pertinentes, lo que contribuiría a la transformación económica y social de los países de América del Sur y África. Considerando la posibilidad del uso de combustibles fósiles en el futuro, ambas regiones cooperarán en temas relacionados con la producción y uso sostenible de combustibles fósiles en especial petróleo y gas.

61. NOS COMPROMETEMOS a aumentar la cooperación energética entre América del Sur y África con el fin de contribuir con el crecimiento industrial, el desarrollo de infraestructura de energía, el intercambio y la transferencia de tecnologías, la reducción de los costos de transacción y la capacitación de recursos humanos, con el propósito de lograr la meta estratégica de seguridad e integración energética.

62. RECONOCEMOS la importancia de crear condiciones para el aumento de la presencia de compañías suramericanas y africanas, incluyendo los sectores energético y minero en ambas regiones, lo que contribuiría con el fortalecimiento de la inversión y el comercio Sur-Sur. Renovamos nuestro mandato previo a AFREC y UNASUR de elaborar una estrategia energética para promover el desarrollo sustentable, con respeto a los derechos soberanos de manejo y regulación de los recursos naturales.

63. REAFIRMAMOS la importancia de continuar los estudios con miras a diversificar la matriz energética en América del Sur y África, así como el estudio del potencial de otras fuentes alternativas de energía.

64. NOS COMPROMETEMOS a aunar esfuerzos, con el objetivo de garantizar el intercambio de experiencias en las áreas de Prospección, Explotación y Tratamiento de los Recursos Minerales, priorizando la transformación local, de manera diversificada, empleando tecnologías limpias que preserven el ambiente.

65. NOS COMPROMETEMOS a implementar proyectos conjuntos, que serán identificados, en el área de tecnologías energéticas y minerales.

X. ASUNTOS SOCIALES Y DEPORTES

66. REAFIRMAMOS el deporte, la educación física y la recreación como elementos fundamentales de transformación en el mejoramiento de las condiciones de vida de los ciudadanos y de su salud física y mental, así como en los procesos de inclusión social y de fortalecimiento de la autoestima individual y colectiva y la identidad nacional.

67. APOYAMOS la iniciativa de Túnez relativa a la Proclamación del año 2010 como el Año Internacional de la Juventud, así como también a la realización del Congreso Mundial de la Juventud bajo los auspicios de Naciones Unidas y demás Organizaciones Internacionales pertinentes.

68. NOS COMPROMETEMOS a brindar todo el apoyo necesario para asegurar el éxito de la Copa Africana de Naciones, que se realizará en Angola, en enero de 2010, el éxito de la Copa Mundial de la FIFA 2010, que se llevará a cabo en Sudáfrica y de la Copa Mundial de la FIFA 2014, que se realizará en Brasil, y acogemos la candidatura de Río de Janeiro para albergar la realización de los Juegos Olímpicos en el año 2016.

69. DECIDIMOS crear competencias deportivas entre América del Sur y África, y exhortamos a las Federaciones especializadas de los dos continentes trabajar de conjunto en colaboración con todos los actores para la organización de diferentes torneos.

70. NOS COMPROMETEMOS a implementar políticas activas orientadas a generar empleo decente y a implementar las convenciones fundamentales de la Organización Internacional del Trabajo, con el propósito de crear condiciones de empleo de calidad para el desarrollo de nuestros recursos humanos, y a formular políticas económicas que den a la globalización una dimensión ética, al ubicar al individuo en el centro de las políticas públicas.

71. ACOGEMOS los programas, que han sido aprobados por muchos países, para el logro de una integración plena de los migrantes a sus sociedades, así como el reencuentro con sus familiares. En este sentido, reconocemos el importante trabajo realizado en el marco de Naciones Unidas.

72. AUNAREMOS esfuerzos para abordar y fortalecer las áreas de cooperación e integración en el campo de la salud con miras a identificar fragilidades estructurales y otros determinantes sociales de enfermedades y prevenir los altos índices de muerte infantil, materna y la desnutrición, así como a mejorar las condiciones de acceso al agua potable, a combatir la transmisión del VIH/SIDA y las ETS y sus impactos en la población, así como de otras enfermedades relacionadas con la pobreza como la tuberculosis, malaria y demás epidemias que coexisten con enfermedades no transmisibles, a través de la promoción de iniciativas nacionales e internacionales dirigidas a producir y distribuir equitativamente nuevas vacunas y a ampliar el acceso a las medicinas esenciales, con miras a garantizar la salud como derecho inalienable de nuestros pueblos y a alcanzar las Metas de Desarrollo del Milenio.

73. REALIZAREMOS acciones con el fin de intercambiar información y buenas prácticas en la lucha contra los riesgos de la Influenza A (H1N1) para los pueblos de ambas regiones, particularmente para los más pobres y para aquellos que no tienen pronto acceso a servicios de salud. Abogamos, conjuntamente, por la distribución de cepas virales con potencial pandémico, por medio del uso del sistema de la Organización Mundial de la Salud y la construcción de un sistema justo y equitativo, para compartir los beneficios producto del uso de este material genético.

XI. CIENCIA, TECNOLOGÍA Y TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN Y LA COMUNICACIÓN (TIC’s)

74. AUNAREMOS esfuerzos para emprender iniciativas de cooperación e intercambio de experiencias orientadas a la construcción de las capacidades científicas, tecnológicas e institucionales de los sistemas nacionales de CTI (ciencia, tecnología e innovación) y a la formulación e implementación de políticas para el desarrollo sustentable y el progreso social de ambas regiones, con miras a fomentar la integración y el acercamiento de las comunidades científicas suramericanas y africanas que promuevan la generación, transferencia y apropiación social del conocimiento científico y técnico. A este respecto, y con el fin de promover la inclusión social, nos comprometemos a fomentar el uso de tecnologías de la información y la comunicación (TIC), así como otras tecnologías, con miras a facilitar oportunidades de educación, salud y mejores condiciones de vida para la población.

75. AFIRMAMOS la importancia de unir esfuerzos para la difusión de nuestra historia y realidad actual, así como nuestra diversidad cultural y temas y problemas comunes, a través del intercambio de contenidos de radio y televisión que permitan el inicio de la cooperación en las áreas de comunicación e información, y de contribuir con la creación progresiva de estaciones birregionales de radio y televisión.

76. ENFATIZAMOS la necesidad de consolidar la cooperación entre América del Sur y África en el campo de la Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC), así como la acción conjunta para reducir la brecha digital, tal como está estipulado en la Declaración de Túnez, adoptada por la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información realizada en 2005, así como fomentar la alfabetización tecnológica, el desarrollo y uso del software libre.

XII. ASUNTOS EDUCATIVOS Y CULTURALES

77. CONSIDERAMOS de fundamental importancia la creación de proyectos conjuntos de investigación en áreas estratégicas y prioritarias para ambas regiones a través de programas de intercambio de estudiantes, investigadores y profesores, así como fomentar la creación de redes de docentes, investigadores y estudiantes entre instituciones académicas, así como mecanismos de cooperación triangular y programas de becas para proyectos en el espíritu de solidaridad y complementariedad.

78. TAMBIÉN CONSIDERAMOS importante el reforzamiento de los vínculos existentes entre las Academias Diplomáticas de América del Sur y África, con miras a promover el conocimiento mutuo entre las nuevas generaciones de diplomáticos y la consolidación de formación profesional nueva y multidisciplinaria.

79. NOS COMPROMETEMOS a fortalecer y profundizar las relaciones de cooperación solidaria entre los pueblos de América del Sur y África en reconocimiento de nuestro acervo cultural e histórico con miras a coordinar acciones para garantizar la educación como un bien publico y de derecho humano y universal, basado en los principios de igualdad, inclusión y pertinencia social de acuerdo con las Metas de Desarrollo del Milenio en el área de la educación.

80. RECONOCEMOS la incidencia del analfabetismo como factor de exclusión social en el desarrollo de nuestros países. Por ende, acordamos consolidar esfuerzos, desde una perspectiva de igualdad social y de género, para contribuir con la erradicación de este flagelo, a través del intercambio y la promoción de prácticas exitosas en el campo de la enseñanza de la lectura y escritura con miras a alcanzar las Metas de Desarrollo del Milenio.

81. POR OTRA PARTE tomamos nota de que el masticado de las hojas de coca es una manifestación cultural ancestral del pueblo boliviano, que debe ser respetada por la Comunidad Internacional.

82. MANTENEMOS el compromiso de intercambiar expertos y desarrollar proyectos conjuntos de investigación sobre la contribución de la Diáspora Africana a la cultura de los pueblos de América del Sur, y apoyamos el avance en los arreglos para la 2ª Cumbre de la Diáspora de la Unión Africana, que se realizará en el futuro próximo.

83. INSTAMOS a realizar festivales, encuentros y otros tipos de intercambio que permitan el conocimiento mutuo y el enriquecimiento cultural y humano. Felicitamos a los países que han ejecutado iniciativas en ese sentido.

84. REAFIRMAMOS nuestro compromiso de avanzar en la adquisición y transferencia de conocimiento en el ámbito del patrimonio cultural. TAMBIÉN EXPRESAMOS nuestra preocupación por las importaciones y exportaciones de bienes culturales provenientes de nuestros países. FINALMENTE ENFATIZAMOS la necesidad de implementar en su totalidad las convenciones de la UNESCO de 1970 y 1995 sobre la devolución de bienes culturales a sus países de origen.

XIII. AMBIENTE

85. DESTACAMOS la necesidad de abordar el asunto del cambio climático en el contexto de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) y el Protocolo de Kioto, en concordancia con los principios, las normas y los compromisos establecidos en dicho marco jurídico internacional. Resaltamos la relación entre la responsabilidad histórica de los países desarrollados en el calentamiento global y la obligación de esos países, como Partes de la Convención, a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Subrayamos la necesidad de definir, en 2009, objetivos más ambiciosos de reducción para los países desarrollados, durante el segundo período de compromiso del Protocolo de Kioto y, también, de compromisos y acciones comparables de mitigación para todos los países desarrollados. Además, concordamos en la necesidad de continuar fomentando posiciones de consenso en el Grupo de los 77 y China en el proceso de negociación del Grupo de Trabajo ad hoc sobre Acción Cooperativa a Largo Plazo, creado por el Plan de Acción de Bali.

86. REAFIRMAMOS la necesidad de un compromiso político firme de los países desarrollados, de acuerdo a su responsabilidad histórica, incluyendo aquellos países que no se han adherido al Protocolo de Kioto, a adoptar y cumplir con sus compromisos de reducción de emisiones. NOS OPONEMOS a cualquier intención de modificar el equilibrio de derechos y obligaciones establecidas en el Protocolo de Kioto en relación a los compromisos de mitigación.

87. REITERAMOS nuestro apoyo al Fondo Especial para el Cambio Climático dirigido a los países en desarrollo, que permite fortalecer las capacidades internas frente a los desequilibrios y desastres climáticos. Por ende, exhortamos a los países desarrollados a realizar contribuciones urgentes y sustanciales que permitan a los países en desarrollo hacer uso de los recursos financieros necesarios para emprender acciones tempranas de adaptación. Nos comprometemos a trabajar en favor del logro de un resultado acordado en el marco del Plan de Acción de Bali de 2007, en la 15ª Conferencia de las Partes, que tendrá lugar en Copenhague, Dinamarca, en 2009, y que esperamos, permitirá una plena, efectiva y sostenida implementación de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC). A este respecto, nos comprometemos a promover nuestras posiciones en dicha conferencia.

88. REITERAMOS nuestro compromiso político con respecto a la implementación del Plan y el Marco Estratégico de 10 años para impulsar la implementación de la Convención de Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD), aprobado por la 8va Conferencia de las Partes, a todos los niveles.

89. TOMAMOS NOTA de la iniciativa nacional emprendida por Ecuador, denominada “Yasuní-ITT”, que busca, entre otros aspectos, la exploración y desarrollo de fuentes alternativas de obtención de ingresos, reducir la explotación no sostenible de recursos naturales y optimizar la conservación de la diversidad biológica.

90. IGUALMENTE, TOMAMOS NOTA del proyecto de la Gran Muralla Verde de África con vistas a frenar el avance del desierto en la zona saharo-saheliana.

XIV. DESARROLLO INSTITUCIONAL, INTERCAMBIO DE INFORMACIÓN Y VISIÓN COMPARTIDA DE PRÁCTICAS ADECUADAS

91. CREEMOS en una nueva concepción de las relaciones económicas internacionales, que fomente activamente el intercambio Sur-Sur y que se base en los principios de transparencia, complementariedades, cooperación y solidaridad, y que permita una distribución adecuada de los beneficios derivados del intercambio de bienes y servicios, de conformidad con las normas del sistema comercial multilateral, apoyada por nuevos instrumentos e instituciones financieras regionales y que fortalezca el desarrollo integral de los pueblos por medio de la utilización de los potenciales existentes en sus territorios nacionales.

92. RECONOCEMOS y nos comprometemos a emprender esfuerzos para la promoción del desarrollo sustentable y productivo, con el intercambio de mejores prácticas para el fomento del desarrollo de micro y pequeñas empresas y otras formas alternativas de producción, la promoción de las microfinanzas y la formación y educación de recursos humanos para el trabajo, lo que permita contribuir con el bienestar de nuestros pueblos y con el desarrollo sustentable como motor de transformación en la lucha contra la pobreza y la exclusión social.

XV. MECANISMO DE SEGUIMIENTO

93. TOMAMOS EN CUENTA el Mecanismo de Seguimiento América del Sur-África, que fue establecido conforme a la Declaración de Abuja, y exhortamos a los Estados Miembros a darle el apoyo necesario en el cumplimiento de su mandato. El Comité de Seguimiento, formado por Funcionarios de Alto Nivel, será responsable de proponer nuevas iniciativas y emprender acciones sobre programas y proyectos previamente acordados, revisar el progreso de su implementación y difundir información sobre arreglos de cooperación. También hará seguimiento a las decisiones Ministeriales y de Cumbre, y entregará recomendaciones a las Cumbres.

94. TOMAMOS NOTA de las propuestas contenidas en el “Plan de Implementación de Nueva Esparta” así como del “Programa de Implementación” de la Declaración y Plan de Acción de ASA presentados por las partes Sudamericana y Africana, respectivamente. Ambos documentos son anexos de la presente Declaración. Expresando nuestra satisfacción por las reuniones inaugurales de todos los ocho Grupos de Trabajo de ASA, ACORDAMOS que los Estados Miembros de ASA se reúnan dentro de seis meses al nivel de Altos Funcionarios con el propósito de producir un Programa armonizado de Implementación el cual definirá los proyectos prioritarios, cronogramas para su ejecución y mecanismos de financiamiento que serán sometidos para su aprobación en la próxima Reunión Ministerial.

95. Con el fin de garantizar una implementación efectiva de esta Declaración y del Plan de Implementación de Nueva Esparta, ACORDAMOS REFORZAR el Mecanismo de Seguimiento de la manera siguiente:
i. Se realizará una reunión de Ministros de Relaciones Exteriores para la toma de acciones, de forma paralela a la 65ta Asamblea General de Naciones Unidas;
ii. Los varios Grupos de Trabajo realizarán reuniones regulares, al menos una vez al año, con el fin de garantizar la completa implementación de los proyectos previstos;
iii. Se realizará una reunión en la que participará el Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, como país anfitrión de la Segunda Cumbre ASA; el Ministro de Relaciones Exteriores del país sede de la Tercera Cumbre ASA; Brasil y Nigeria como Coordinadores Regionales; el Presidente de la Comisión de la Unión Africana; y Ecuador como Presidente Pro Tempore de UNASUR, con el fin de evaluar este Mecanismo Birregional, así como la ejecución del “Plan de Implementación de Nueva Esparta y Programa de Implementación de Nueva Esparta”.

96. ACEPTAMOS GUSTOSAMENTE el ofrecimiento de la Gran Jamahiriya Árabe Libia Popular Socialista de albergar la 3ra Cumbre América del Sur-África (ASA) en el año 2011.

28
Sep
09

Dari Mendiondo Bidart: ver a ese criollo rodea´o…

sucuchos, cuevas, ranchos, chozas…

Presidente de la Junta Departamental de Montevideo

Todos ellos sinónimos de amparo ante la naturaleza donde, históricamente, el hombre se ha ingeniado para sobrevivir o simplemente vivir. De las novelas de Acevedo Díaz, una que es cortita, es personalmente la que más me ha seducido: “El combate de la tapera”; el heroísmo del sargento Sanabria, incorporado a la memoria histórica de Montevideo, con una calle que lleva su nombre en el Cerrito de la Victoria. Esa humilde vivienda, un puntito en el vasto mapa de una larga geografía de mucha tierra, pocos propietarios, con algo de gente, sirvió de referencia para exaltar la valentía de nuestros antepasados, quienes se degollaban en las cuchillas ante una imperativa orden dirigida al hombre del clarín, “el corneta”: “¡Tocar a degüello!”.

Así William Hudson, hacendado argentino con sangre y lógica sajona, nos visitó y escribió “La tierra purpúrea”, una de las obras más realistas sobre la situación reinante en Uruguay luego de su independencia. Sangre, dolor y lágrimas; lágrimas, dolor y sangre, y canciones como “Jardín de mi país”, nos emocionan a la vez que un acceso de rabia e impotencia nos lleva a la iracundia con quienes levantaron las más bajas pasiones del alma de los orientales y las sacaron a relucir en un duelo de lanzas, sables, pólvora y cuchillo que nos ha inundado la historia de héroes, pero también de mártires inocentes, de víctimas, de cementerios espontáneos en una campaña llena de desolación y muerte. Todo porque dividieron el país en dos bandos, y, lo más cruel, fabricaron una historia, alejaron a Artigas del reglamento de tierras, ignoraron a Bartolomé Hidalgo el cantor de la patria, compañero, amigo de Artigas, que murió en la más aborrecible de las pobrezas y, probablemente, en un sucucho o rancho, de esos que tanto desprecia el Dr. Lacalle.

Hacemos un gran esfuerzo por no radicalizar la campaña política, pero el ansia de poder, los sueños del irracionalismo restaurador de “tufo” oligárquico, “cajetilla”, “requete”, del susodicho doctor nos lleva a recordar la famosa pregunta que le realiza Luis XVI (cuando el pueblo francés, los miserables campesinos que vivían en chozas, los “sans culotte”, marchaban hacia La Bastilla inspirados en la bella y eterna consigna: “Liberté, égalité, fraternité”) a su ministro de Hacienda, Monsieur Dupont: “quai c’est une motin”; “no, Monsieur, c’est une révolution”. Proféticas palabras de uno que tenía los pies en la tierra.

Sí, Uruguay vive cambios serios, profundos, en paz, construyendo con la mayoría que el pueblo ha dado y dará en las urnas (confío en la victoria en primera vuelta). Un Uruguay hacia adelante, sin los traumas que los agoreros de las vacas flacas con bombos y platillos preconizaron.

El otro día participé en un homenaje que la familia de María del Carmen Díaz le realizó, a los 54 años de su asesinato en La Teja, durante una huelga de la Fábrica Ferrosmalt. ¿Cuántos trabajadores más fueron muertos por rompe huelgas armados por las patronales de la época, protegidos por la policía cuando ésta era un brazo armado para reprimir luchas sociales, huelgas, paros? Eran capaces de una violencia sistemática contra los trabajadores, sostenidos por gobiernos colorados y blancos, o de los dos, con tal de sostener y defender patronales arbitrarias y reaccionarias.

Ahora hay otro Uruguay, donde la Constitución se ejerce para todos, no para un sector que desprecia las chozas porque vive en aristocráticos bungalows. No discutimos el derecho a vivir plácidamente, criticamos el desprecio aristocrático por los que están más abajo.

Siempre reivindicamos a los obreros de la construcción, que construyeron enormes castillos y palacios, y viven en la periferia de las ciudades, los más en condiciones muy modestas.

Siempre reivindicamos el trabajo, la salud y la educación. Ahora, desde el gobierno, tratamos de que esos sueños se hagan realidad. Claro, las cifras, los hechos económicos, las obras sociales son de tal magnitud que han roto varios dientes de la soñada motosierra, de ahí que la desprecian, los llena de angustia; no es para menos: Tabaré Vázquez llegó a un 64% de aceptación. El Plan Ceibal hace furor en los hogares uruguayos y el Pepe Mujica vivirá en una chacrita modesta, pero vive en la alejada zona rural que eligió para vivir un ex presidente de la República, cuyo nombre lleva el ayer camino Simón Martínez, hoy Luis Batlle Berres. “Tomá pa’ vos”.




septiembre 2009
D L M X J V S
« Ago   Oct »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930