La intervención de EEUU en la elección venezolana

escribe: Niko Schvarz  (*) periodista

Sucesivos gobiernos de los Estados Unidos han estado interviniendo sistemáticamente en la vida política de Venezuela, particularmente desde fines del siglo pasado, cuando se produjo el acceso al gobierno de Hugo Chávez y el PSUV. Siempre en contra de este gobierno y a favor de las fuerzas opositoras.

Así ocurrió en el golpe de Estado del año 2002, como ha sido ampliamente documentado. Ahora esta intervención se vuelve patente en vísperas de las elecciones parlamentarias del próximo 6 de diciembre. Éstas revisten una gran importancia para el país y para todo el continente, que está en una etapa de transición y atraviesa por una intensa contraofensiva de las fuerzas reaccionarias contra los gobiernos de izquierda y de las fuerzas progresistas que están al frente de la mayoría de los países de la región. Hoy, el gobierno de Estados Unidos es el principal apoyo de las fuerzas opositoras al gobierno bolivariano de Nicolás Maduro, y lo hace por múltiples vías.

Operaciones clandestinas, investigaciones secretas, acusaciones criminales, financiamiento multimillonario, guerra psicológica y provocaciones militares, tal es la emboscada desde Estados Unidos contra Venezuela. Esta incisiva caracterización de la analista Eva Golinger lleva por título, precisamente, ”La emboscada desde Estados Unidos contra Venezuela”. La documentación anexa es concluyente. Durante el último año, el gobierno de EEUU gastó más de 18 millones de dólares en financiamiento para grupos antigubernamentales. Desde la Fundación Nacional para la Democracia (National Endowment for Democracy, NED) se entregaron en 2014-2015 la suma de 3 millones de dólares a las organizaciones opositoras.

Una parte sustancial fue a manos dal grupo opositor Súmate, creado por la propia NED en 2003 para impulsar un referéndum revocatorio contra el presidente Hugo Chávez (maniobra que fracasó rotundamente, dicho sea de paso). Otras sumas han sido entregadas a un programa de apoyo a los miembros opositores de la Asamblea Nacional. Otras fueron destinadas a ”mejorar las capacidades estratégicas comunicacionales de organizaciones políticas a través de medios alternativos”, o sea, a financiar el uso de redes sociales para proyectar la visión antigubernamental en medios nacionales y a nutrir la campaña internacional. Otras sumas aportadas por la NED están destinadas a ”fortalecer la capacidad técnica y promover la libertad de expresión y derechos humanos a través de Twitter”. Otras están dedicadas a financiar grupos opositores que ”documentan y diseminan información sobre derechos humanos, incluyendo la preparación de denuncias contra el gobierno venezolano en instancias internacionales.

Además de la NED, participa en este operativo un organismo dependiente del Departamento de Estado, la Agencia Internacional de Desarrollo de Estados Unidos (USAID) que ha dedicado millones de dólares a la oposición venezolana en el período 2014-2015. En el presupuesto de Operaciones Exteriores del State Department para el año fiscal 2016, que comenzó en octubre 2015, están apartadas sumas millonarias de dólares para ”defender y fortalecer prácticas democráticas, instituciones y valores que apoyan los derechos humanos en Venezuela” y para ”ayudar a la sociedad civil a promover la transparencia institucional, el proceso democrático y la defensa de los derechos humanos”.

Se ha hecho notar que estas mismas agencias estadounidenses son las que apoyaron a la llamada ”sociedad civil” en Venezuela en el golpe de Estado contra el gobierno de Hugo Chávez en abril de 2002; y que esta presunta ”sociedad civil” fue la que utilizó francotiradores para matar personas inocentes, para derrocar a un presidente democráticamente electo e imponer luego una dictadura (lo que fue desbaratado por la acción enérgica y consciente del pueblo unido, que restableció rápidamente la legalidad democrática).

En las últimas semanas, y ante las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, se han intensificado los ataques contra el gobierno de Venezuela en la ”gran prensa” mundial y en las cadenas internacionales de TV. Medios como The New York Times, The Washington Post, The Wall Street Journal han emprendido campañas sistemáticas sobre el tema. Se acusa a figuras e instituciones claves del gobierno venezolano de corrupción, actividades ilícitas, lavado de dinero, narcotráfico, violación de derechos humanos. No se presenta ninguna prueba, pero el impacto mediático es considerable.

Eva Golinger concluye su análisis con el siguiente concepto fundamental: ”No hay que olvidar nunca que Venezuela tiene las más grandes reservas de petróleo en el planeta y siempre será blanco de los más poderosos intereses de nuestro mundo. Es hora de cerrar filas, de no dejarse distraer por intrigas, egoísmos, avaricias y trampas. El objetivo detrás de esas emboscadas no es la persona que caiga, el objetivo final es Venezuela”.

Las revelaciones de Edward Snowden
En plena coincidencia con lo que antecede, se reflotaron estos días las revelaciones proporcionadas por el ex agente de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA), Edward Snowden (que si no me equivoco sigue refugiado en la embajada de Ecuador en Londres), según las cuales dicha agencia de seguridad, con la ayuda de la embajada norteamericana en Venezuela, espió las comunicaciones internas, correos electrónicos, perfiles de empleados y otros datos de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVsa).

Los documentos proporcionados por Snowden revelaron la ejecución de una operación conjunta entre la NSA y la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA) para infiltrar a Petróleos de Venezuela. La agencia informativa Telesur difundió días pasados documentos que demuestran el espionaje masivo que aplicó la NSA, de modo tal que más de 10 mil empleados fueron espiados por dicha agencia. El documento detalla que la red interna de PDVsa fue penetrada a finales del año 2010. Al mismo tiempo se supo que la embajada norteamericana en Caracas fue sede de la red de espionaje. La agencia norteamericana utilizó equipos de vigilancia de alta tecnología desde su sede en Caracas, ubicada a pocos kilómetros de la sede de PDVsa. Se supo también que para esta labor de espionaje, Estados unidos utilizó una metodología similar a la aplicada en Berlín para espiar a la canciller alemana Angela Merkel. Esto último fue revelado por el periódico Der Spiegel, de Berlín.

Sobre este tema, el vocero del Departamento de Estado norteamericano, John Kirby, declaró que el organismo explicará al gobierno de Caracas, ”por canales diplomáticos”, las condiciones en que espió a más de 10 mil trabajadores de PDVsa (todo ello según los documentos desclasificados por Edward Snowden, que luego difundió Telesur), Se llegó al extremo de que la NSA espió incluso al entonces presidente de PDVsa, que no es otro que Rafael Ramírez, actualmente embajador de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas. ”Vigilancia electrónica” es ”la política del gobierno de EEUU” y eso no ha cambiado, dijo Kirby.

Al mismo tiempo, el gobierno de Washington admitió que violó el espacio aéreo venezolano y se vio obligado a ofrecer disculpas al gobierno de Venezuela. Esto lo informó hace unos días la agencia AFP, señalando que el general John Kelly, jefe del Comando Sur, admitió que la aeronave estadounidense voló durante 3 minutos y medio dentro del territorio venezolano.

Por añadidura, el presidente de PDVsa, Eulogio del Pino, señaló que los ejecutivos del ente estatal, cuando van a solicitar visa para viajar a los Estados Unidos, son sometidos a un cuestionario sobre las realidades comerciales y las estrategias de la empresa, lo que calificó, como ”un espionaje industrial declarado”. Esto ocurría desde antes que se develara el espionaje masivo.

Protesta de la cancillería venezolana
Frente a todos estos hechos, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó una revisión integral de las relaciones con Estados Unidos, y la cancillería venezolana declaró que el espionaje masivo contra PDVsa es ”una agresión inaceptable”. El gobierno de Caracas exigió a la embajada de Estados Unidos una explicación inmediata y solicitó conocer la identidad de los espías. En esencia, el gobierno venezolano protestó enérgicamente por las actividades de espionaje realizadas desde la embajada de Estados Unidos en Caracas, sede central del operativo, en el cual trabajaron también la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y la Agencia Central de Inteligencia (CIA), de acuerdo con los documentos difundidos.

El comunicado oficial de la cancillería venezolana tildó de ”inaceptable” que desde la embajada norteamericana se haya espiado masivamente las actividades y comunicaciones de los funcionarios de la empresa estatal petrolera. El espionaje masivo constituye ”un grave atentado” y Venezuela exige un pronunciamiento ”expreso e inmediato” que explique en forma y legalmente satisfactoria la gravísima agresión cometida por Estados Unidos. El gobierno venezolano solicitó asimismo conocer la identidad de los agentes involucrados, independientemente de su condición de funcionarios diplomáticos o de otra naturaleza.

Misión de UNASUR para las elecciones
Ya está en Caracas desde el día 17 la misión de UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas) que acompañará los comicios parlamentarios del 6 de diciembre. Está conformada por 50 especialistas, y observará con plenos poderes y la más absoluta libertad de acción todas las etapas del proceso electoral. La misión está presidida por el ex presidente de la República Dominicana, Leonel Fernández, y la integra también el presidente de UNASUR, que es el ex presidente colombiano Ernesto Samper. La Comisión fue recibida por el presidente Nicolás Maduro en el Palacio de Miraflores y suscribió un acuerdo con la Comisión Nacional Electoral venezolana, presidida por Tibisay Lucena.

El mismo otorga a sus miembros total inmunidad, el libre tránsito por todo el territorio y la posibilidad de observar todas las etapas del acto electoral. También integra la misión el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño. Se efectuarán 23 auditorías, perfectamente identificadas, que se sucederán en los días previos y en la propia instancia electoral. Todas ellas están sujetas a control y verificación. Leonel Fernández afirmó que la misión velará plenamente por el respeto al voto de los venezolanos y ratificó su compromiso con el principio de imparcialidad. Se cumplirá sin duda en esta instancia lo que ya certificó en oportunidad el Centro Carter (ex presidente de Estados Unidos) de que el sistema electoral venezolano es ”el más perfecto del mundo”.

Sobre estas sólidas bases, veremos el 6 de diciembre cuál es la opinión auténtica del pueblo venezolano.

 


0 Responses to “venezuela”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




abril 2017
D L M X J V S
« Mar    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

A %d blogueros les gusta esto: