Archivo para 10/04/10

10
Abr
10

semanario el popular / uruguay

 

“Ya no podemos ser el pueblo de hojas, que vive en el aire, con la copa cargada de flor, restallando o zumbando, según la acaricie el capricho de la luz, o la tundan y talen las tempestades; ¡los árboles se han de poner en fila para que no pase el gigante de las siete leguas! Es la hora del recuento, y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata en las raíces de los Andes” José Martí “Nuestra América”
El ritmo de trabajo que se ha impuesto a la gestión del gobierno en estas primeras semanas, desde el Ejecutivo es plenamente compartible. En particular es saludable el conjunto de visitas que nuestro Presidente viene realizado a los distintos países de la región (Chile, Bolivia, Argentina, Brasil, Venezuela). Este accionar, que sin dudas aporta a seguir estrechando los lazos dentro de nuestra América, es coincidente con la idea de integración latinoamericana, concepción inserta desde sus inicios en el programa del Frente Amplio. La unidad latinoamericana a nivel gubernamental se forja en acciones concretas (acuerdos de cooperación y/o acciones recíprocas o búsqueda de soluciones a conflictos) que en este caso se refuerzan con la presencia de los primeros mandatarios. Unidad y solidaridad entre los países de nuestra América que es imprescindible para buscar caminos comunes que permitan ir rompiendo con la dependencia económica. Los ocho acuerdos con Venezuela en materia de energía, seguridad alimentaria y comercial, muestran cómo son posibles los intercambios económicos favorables entre dos países. Acuerdos solidarios, que debemos recordar también tenemos con la hermana República de Cuba y que se pueden constatar en procesos tales como el Hospital de Ojos, el “Yo sí puedo” o en las decenas de estudiantes de bajos recursos que hoy se encuentran en la Isla, becados solidariamente para lograr el máximo de su formación para el servicio de la sociedad a la que pertenecen. Estos avances son lo que les molestan al imperialismo que no va escatimar recursos en tratar de detenerlos o deformarlos. Para comprobarlo alcanza conocer el apoyo que se ha brindado, desde esas tiendas, a los diferentes sectores que se oponen –activamente- a los gobiernos avanzados del continente. Veamos lo que sucede en nuestro país. El objetivo a corto plazo de la oposición es mantener bajo su control la mayoría de las intendencias y la mayor cantidad de alcaldías posibles. Desde que empezó este período de gobierno vemos, sin sorpresas de nuestra parte, cómo algunos medios de comunicación buscan enfrentar nuestras posiciones con la actuación del presidente Mujica, y últimamente, yendo más allá, con el MPP. Es notorio cómo nuestro editorial se cita cuando hemos marcado alguna diferencia o matiz político con el compañero Mujica. Sería justo que lo mismo se haga cuando nuestras opiniones sean coincidentes. En las últimas semanas la noticia en que se hace hincapié es en la supuesta “ruptura de la alianza que existía en octubre entre el PCU y el MPP y que ahora de cara a mayo ha caducado”. En primer lugar nuestra alianza estratégica es el FA, nuestro compromiso es con su programa y la unidad de las fuerzas de izquierda. Razón por la cual nos hemos opuesto siempre a la política de bloques dentro del FA. Sabemos que ha existido una tendencia en la interna del FA a tratar de conformar bloques, producto de discusiones coyunturales u objetivos particulares, situación que entendemos pero no compartimos. La propia conformación de nuestra fuerza política, que incluye la participación de los comités de base y a través de ellos la del conjunto de los frenteamplistas, ha impedido la consolidación de los mencionados bloques. En segundo lugar hay que saber diferenciar entre los acuerdos programáticos que tienen diferentes plazos en función de su concreción, de los acuerdos técnicos electorales que en la mayoría de los casos son sólo puntuales. Observando el panorama general de los acuerdos electorales de las distintas fuerzas políticas integrantes del FA en estas elecciones municipales se puede ver cómo los mismos son variopintos. Se favorece tal observación, aunque no esté determinada por ello, en tanto existen múltiples candidaturas a las intendencias de grupos que van juntos en un departamento y se enfrentan a la interna en otro. Es también un dato de la realidad que la existencia de variados acuerdos electorales ayuda a evitar la conformación de bloques. Por eso hay que quitarle el dramatismo a este tema que algunos le dan, aunque desde luego no atribuimos intenciones. Los frenteamplistas deberíamos preocuparnos en estos días que nos quedan en tratar de convencer a nuestros compañeros de trabajo o estudio, a nuestros vecinos de acompañarnos a mantener, consolidar y profundizar el gobierno en las ocho intendencias que hoy tenemos y además a conquistarlo para los intereses populares en los restantes departamentos del país. En tal sentido no es bueno para la profundización de los cambios el pensar que las elecciones municipales estén ganadas de antemano. No porque temamos perder la elección como sugieren algunos candidatos de los llamados partidos tradicionales sino porque ganarlas por un margen mayor vigoriza la notoria intención de profundización de los cambios que ha manifestado la votación popular a nivel nacional. En algunos departamentos el objetivo de ellos es evitar que consigamos una votación que nos garantice mayorías especiales en las respectivas Juntas Departamentales, lo que nos permitiría seguir avanzado. Ilustremos con un ejemplo. Si en Montevideo mantenemos la votación de la elección pasada obtendríamos 20 ediles pero para algunos resortes fundamentales del funcionamiento de la IMM se necesitan 21 votos. Por eso y por todo lo que significa el avance y profundización democrática, de lo que se tata es de no bajar los brazos y no dar nunca por ganada ninguna batalla si no se está peleando para ganarla. Y estamos hablando de batallas, del cuerpo a cuerpo, del cara a cara, del argumento y la información de todos y cada uno de esos integrantes de nuestro pueblo que tenemos alrededor: en el barrio, en la cooperativa, en el trabajo… en el viaje de ómnibus. Siempre estas cuestiones dependen de cada uno de nosotros, de los planes orgánicos a los que estemos integrados. De redoblar el esfuerzo en esto pocos días que nos separan del 9 de mayo.
 

 
Por José Luis Morales
 
 
Emigración clandestina
 
 
Parece que la sociedad española carece de memoria, olvidando etapas muy cercanas cuando emigrar era la única salida para huir del hambre, la muerte, persecuciones de terratenientes y caciques, y de la sangrienta represión franquista. Conclusiones de encuestas recientes ponen los pelos de punta al más insesible de los mortales. Ahora que las pateras continúan llegando a las costas canarias o al litoral andaluz procedentes del llamado ‘cuerno’ de África, sobre todo, será conveniente recordar que más de tres millones de españoles, datos estadísticos oficiales, habían emigrado clandestinamente en patera buscando ‘el paraíso’ que no verían nunca, en especial a países latinoamericanos, como bien sabe mi fraternal Juan Martín Guerra, al que su familia y amigos llamamos cariñosamente Juanele. La historia oficial afirma que “eran nuevos aventureros e, incluso, reencarnados colonizadores”. La historia miente siempre; pues los emigrantes clandestinos españoles (‘ilegales’ o ‘sin papeles’, infames e intolerables términos que han acuñado ahora) eran campesinos que huían del hambre, gente sin “posibles” o personas sin perspectivas para “sacar adelante” a su familia, siervos, braceros o aparceros pobres nacidos en comarcas y pueblos españoles donde habían nacido. También perseguidos políticos que, desde las costas gallegas, andaluzas o canarias iniciaban el viaje ‘ilegal’ huyendo del terrible acoso al ‘rojo’ antes, durante o después de la Guerra Civil española y de la represión implacable contra quienes no mostraran y demostraran su adhesión al ‘nuevo régimen’ surgido del golpe de Estado militar del 18 de julio de 1936. Aunque el republicano que puede, va a Francia en la mayoría de casos, también es notable la cifra de este colectivo que arribó a México, Argentina y Uruguay. Todos al fin, intentando ahuyentar la muerte y la persecución, ya fuese de la maquinaria dictadura asesina, ya el látigo de terratenientes y señoritos que explotan secularmente a su familia, aunque los que escapaban por motivos económicos integran el grupo más notable y numeroso. Otros huían por sinrazones propias para escapar de jueces encarnizados por ‘ajustar sus cuentas’ con amos, capataces y caciques. Algunos para ‘perder de vista’ al marido o la esposa (hubo de todo) o para despejar de sus existencias el miedo social que imponían ricos y poderosos. Quizá por razones que ni ellos saben explicar a sus familias y allegados, quizás aventurándose para salir de sus crueles rutinas infernales que padecen sus parientes, soportadas porque ‘así ha sido siempre y ésta es la voluntad del cielo’. Todos tratando de ‘mejorar sus condiciones de vida’ en tareas que puedan redimirlos con toda su familia. Venezuela, Cuba, Argentina, México y Uruguay, sobre todo, eran sus paradisíacos destinos. En la larga travesía perecen muchos ‘ilegales’ españoles, gente ‘sin papeles’. Miles, ahogados, otros, perdidos en alta mar mientras su chalupa, balsa o patera en la que estaban hacinados iba hundiéndose por embates terribles y acometidas impetuosas del faraónico oleaje, o sencillamente porque morían de sed o de hambre. A bordo de barcos para el desguace, veleros, barquitos de mala muerte o balsas, en pateras españolas vivían meses de angustia y demasiadas jornadas de tragedia. Motines en mitad del Atlántico, tormentas, naufragios, asesinatos, canibalismo y hasta trata de blancas. Muchos de los que lograron llegar a tierra, acabaron en la cárcel. Otros, en trabajos forzados de la selva. Algunos fueron repatriados por motivos políticos, acabando su vida en las excavaciones de los túneles del tristemente famoso Valle de los Caídos, el túnel del Guadarrama, etcétera. Detrás de esta tragedia había intermediarios de los grandes traficantes, encargados de vender barquichuelos, barcos pesqueros y veleritos para desguazar. Luego, aquellos intermediarios denunciaban a los “emigrantes clandestinos” como “personas desaparecidas”. Los grandes beneficiados de la emigración clandestina española eran altos prebostes del franquismo, destacando de manera especial Blas Pérez, ministro de Gobernación del tercer Ejecutivo franquista después de la Guerra Civil española. Como en los tiempos de la esclavitud. Uno de los capítulos más desconocidos, e intencionadamente mutilado por los comisarios de la historia contemporánea de nuestro país, es el relacionado con la emigración clandestina. Esta movilidad demográfica y social tuvo diferentes momentos y características en los casi cien años que van de 1865 a 1960. Pero a pesar de su gigantesca importancia, la historia oficial aún sigue ignorándolo. Esa migración clandestina ha sido, en algún momento, más importante que la migración legal auspiciada por la dictadura franquista, que trató así de enjugar sus propias crisis.
“Yo trabajaba trayendo cachelos y grelos de estraperlo, desde Portugal a Pontevedra”, nos decía Juan Fariñas, pasajero de un ‘barco fantasma’ como llamaban a cualquier navío clandestino que cruzara el Atlántico con destino a Cuba, Venezuela o cualquier país caribeño o latinoamericano. Fariñas tiene ya noventa y dos años y reside en Venezuela, donde nos habla de sus pericipecias para alcanzar sus costas. “Hasta que me detuvo la Guardia Civil. Cuando salí de la cárcel, un amigo de mi pueblo, al que llamábamos ‘el Gago’, me dijo que si quería irme a Venezuela. Lo intenté dos veces, sin cuartos, metiéndome de polizón, y dos veces más me volvió a detener la Guardia Civil. Me dieron palizas para matarme. Hasta que llegó la hora. Tuvimos que pagar diez mil pesetas cada uno para comprar un barquito de nada. Era mucho dinero hace más de sesenta años”.
La derrota republicana trajo consigo un buen volumen de la forzada emigración. Incluso así, fueron siempre más importantes los desplazamientos masivos por motivos económicos que por razones políticas. “En aquel tiempo de racionamiento, lo único que se conseguía gratis era la información sobre barcos clandestinos. Había un hambre terrible. Toda España era pobre, pero más pobres eran, y siguen siendo, gallegos, asturianos, canarios, extremeños y andaluces”, manifestaba con vehemencia Alfonso Rivas en su casa de Caracas. “Como en aquellos momentos se hablaba de los veleros que iban a Venezuela, para vivir tan amargado y con la muerte en vida, decidí que me venía para estas tierras. Un prestamista me dejó cinco mil pesetas con la condición de devolverle diez mil en un año”. Todo lo que sabíamos algunos, dice Juan Fariñas, es que el agua era salada. Salimos camino de África y, cuando llegamos a Dakar, nos enfilaron hacia América. Las velas eran lonas que compramos y que llegaron deshechas. Tardamos ciento diez días justos en llegar. “Yo vine clandestinamente en el velero Elcira con muchos canarios y con varios gallegos. Tres veces me habían cogido por chivatazo”, nos comentaba Juan Fariñas, residente en la localidad venezolana de Guarena, “pero al fin pude burlarlos. Nos paseábamos por los muelles, disimulando, a través de unos astilleros que había cerca; cuando nadie nos veía, saltábamos a una falúa, en la que nos esperaban los traficantes, tapándonos con la lona que tenían. Nos llevan hasta alta mar, donde nos esperaba el barco”. El primer período de las emigraciones clandestinas llega hasta los años cincuenta aproximadamente. Es el período de viajes al exilio de perseguidos políticos. En paralelo a esos viajes, se produce otra modalidad de migración ilegal hacia Latinoamérica. La de los polizones en barcos trasatlánticos, y especialmente italianos. En ese período confluyeron también, además de los perseguidos políticos, personas que emigraban por su precaria situación económica, por problemas familiares o para evitar el servicio militar obligatorio en el Ejército franquista.
Desde 1950, la emigración clandestina, en vez de disminuir, supera en mucho la de la etapa anterior. El principal motivo es el elevado coste de la emigración legal. “Un tal Mauro Llinares, dedicado a organizar viajes piratas”, dijo Alfonso Rivas, “porque alguno que quiso salir legalmente, nunca lograba los cuartos suficientes. Mauro Llinares nos engañó y se escapó con el dinero. Pero lo trincamos. Entonces él pudo robar un barco. Aquel velerillo era un desastre y, allí, en el cascarón, viajamos ciento y pico personas, entre hombres y mujeres. ¡Para qué contárselo!”. “Las mafias de los traficantes eran las que más se beneficiaban de la situación”, asegura el prestigioso historiador José Trujillo Trancado. “Ésta es parte de la Memoria Histórica, ahora que tanto hablan de ella, que debemos recomponer. Aquellos mafiosos contaban con la complicidad de aduaneros, guardias civiles, funcionarios y policías que ontendrían buenas comisiones. La corrupción no es exclusiva de la etapa franquista. Los que están son iguales que aquéllos. Tenga usted en cuenta que uno de los mayores beneficiarios de aquellas mafias sería Blas Pérez, nacido en Canarias, quien reclamó la extradición de los que no pagaban; a Juan Santana, uno de esos, lo fusilaron a los tres días de que el Gobierno de Marcos Pérez Jiménez, el dictador venezolano, lo devolviera. Otros, como Perfecto Froufe, Marino Olivares y José Uría, asturiano éste, estuvieron trabajando en el Valle de los Caídos y allí mueres; según tengo entendido, en uno de tantos derrumbamientos que hubo en esa monstruosidad franquista”.
Dos protegidos intermediarios de Blas Pérez, ministro de Gobernación franquista, eran Blas Mendoza y Matías Aguiar, falangistas, somatenes y destacados dirigentes de la Guardia de Franco. Cerca del cincuenta, organizaban en Galicia, vía Canarias, viajes piratas a Venezuela. Los organizaban dos gallegos, hermanos Faudre Rouco, que luego se casaron con dos hermanas ricas de los consignatarios de la empresa italiana Sorrento, un tal Blas Mendoza, más conocido como Barrabás, zapatero, y Matías Aguiar, isleños los últimos. Cobraban buena cantidad de dinero antes del embarque. Citaban a los que iban a embarcar, una noche determinada, los metían en una lancha y, cuando estaban un poco alejados de la costa, los mataban a hachazos. Los amarraban con una piedra y los tiraban al mar. Hasta que uno flotó. El que apareció muerto era el hijo del alcalde Juan García Mateo, que estaba haciendo el servicio militar. Es cuando descubren los asesinatos. A Blas Mendoza lo condenaron a muerte y lo ejecutaron. Matías Aguiar murió en la cárcel, porque cuando le dieron la libertad no se atrevió a salir y allí se quedó trabajando. Blas Pérez no hizo nada, aunque él se llevó buenos réditos del negocio que amparaba y encubría. “Los dos hermanos gallegos lograron escapar, y después reaparecen en A Coruña, donde vivían hasta hace poco años como unas personas honorables”. Algunos campesinos emigran sin entregar dinero, pero tenían que llevar papas (patatas), cochinos (cerdos) o cabras. Cuando estaba todo dispuesto, el dueño del barco despachaba una ruta y, en alta mar ya, fuera de control, el barquillo cambiaba el rumbo y se acercaba de noche al lugar de la costa convenido de antemano, donde embarcan víveres y pasajeros. Las desgracias de la emigración clandestina son incontables. A los barcos que desaparecieron, hay que sumar todos los muertos por el camino, los que se mataron en peleas en mitad del Océano, y los que se tiraron al agua al volverse locos, explicó Juan Fariñas, “nunca puedes quitarlo de tu cabeza”. Unos ovetenses estuvieron tres meses navegando con una barquilla de mala muerte que robaron. Tienen que tirar tres muertos al mar y, cuando encuentran tierra, creen que es América, pero los estaba esperando la Guardia Civil. Habían estado tres meses dando vueltas al mismo sitio sin enterarse, pues no sabían absolutamente nada de los barcos ni de navegación. Los preparativos para viajar solían durar varios meses. Cuando lo tenían todo listo y dispuesto, llegaba el momento más temido. Es decir, la hora de embarcar. Lo que pasara después, nadie lo podía saber. A pesar de las precauciones que tomaban, podría aparecer la Guardia Civil y suspender las tareas del viaje. “Aquello es peor que el infierno, pero detrás quedaban el hambre y los sufrimientos”, escribía Juan Fariñas en sus Memorias, publicada por él mismo; “y así un día y otro día, y otro y otro, y todos desesperados. El problema que teníamos era el agua. A mí me sorprendieron una noche, durante la travesía, cogiendo agua para mi cuñado, que se moría de sed, y me dejaron dos días sin beber. Por la noche, apresábamos peces voladores en bandadas y nos los comíamos”.
Emigrar o morir
 
 
Los tripulantes clandestinos del velero ‘América’ son sorprendidos en el momento en que embarcan a la altura de Eras de Fasnia, en Tenerife, por la pareja de la Guardia Civil que le da el alto, delatados por un chivato. Bajo el fuego de fusilería, aquellos ‘sin papeles’ españoles tienen que abandonar buena parte de lo que estaban embarcando. Llegaron a nado al barco, para alejarse de la costa a toda vela. Otro tropiezo con la Guardia Civil, uno de los más pintorescos, tuvo lugar con emigrantes clandestinos procedentes de varias regiones (seis gallegos, dos asturianos, tres canarios y un leonés) en el motovelero Arroyo. A punto de zarpar, se presentan dos guardias civiles a bordo. Sospechan que no se dirigen a faenar al banco pesquero, como alegaban y ya disponen a registrar el barquito; entonces, de pronto, se ven encañonados de inmediato por los tripulantes. Les quitan los uniformes y los atan a unas pesas para arrojarlos al mar. Con los guardias civiles a bordo, partieron a Venezuela. Los dos emigrantes forzados se quedan en el país caribeño. Uno de éstos, ya enriquecido, murió hace treinta años. El otro, Juan Manuel Sousa, es un poderoso industrial caraqueño. En el ‘Cumbre II’, cuando llevaban treinta días navegando, sin agua ni alimentos, se produjo el estallido infernal. Como dice un superviviente, Juan Cruz Ramírez, pelean todos contra todos. De los dieciocho que son, tres mueren y todos salen heridos. Los tres cadáveres los arrojan al mar, menos el de Santiago Romero, al que se van comiendo los días del tiempo que tardan en llegar al delta del Orinoco. En el mar pasan días, semanas y meses como encarcelados entre murallas de agua, viendo cada jornada aquellos mismos rostros angustiados, llegando en ocasiones a la desesperación más dolorosa que no puede nadie imaginar. Los entretenimientos durante la travesía son pocos. En el ‘Nuevo Adán’ sobraban piojos. Contando con eso, los ‘clandestinos’ convierten parte de cubierta en auténtico hipódromo, haciendo apuestas en sus insólitas carreras de parásitos. La mayoría de ‘barcos fantasmas’ tendrían como meta el puerto de La Guaira, en Venezuela. Pero muchos de aquellos barquichuelos arriban a las costas de Brasil, Panamá, México o Cuba. Otros acaban en La Guayana, y alguno dan con la quilla en tierras argentinas. La mayoría de emigrantes ilegales que llegaba a Venezuela, conocerá muchas de sus cárceles y campos de concentración. Unos van a parar a las islas Orchilla y Guasina; otros al establecimiento penitenciario que irónicamente se llama Eldorado, así como a Puerto Cabello. En alguna ocasión, la policía del país impide que entren barcos clandestinos, remolcándolos mar adentro, condenando a muerte a sus desesperados pasajeros. Huir de las ‘Colonias Móviles de Eldorado’ era prácticamente imposible. Se trata de una isla situada en medio del cauce del Orinoco, a la que cierra una espesa selva, casi imposible de atravesar por el interior.
Fugas y supervivencia
 
 
 
Se conocieron varias fugas. En una, de los tres escapados, solamente sobrevive uno. El primero que murió, es asesinado por sus compañeros para ‘alimentarse’. Al segundo lo mató un tigre. Juan Andrés Romero, el tercero, vive en Maracaibo a sus ochenta y siete años, aunque sin olvidar un solo detalle de esa etapa de su vida. “Nos detuvo un barco de la Fuerza Naval”, dice Francisco Azcona, “en la misma entrada del Orinoco. Nos llevan primero al Centro Penitenciario que hay Carupano y, desde allí, a Curacoa, cerca de Eldorado. Era un infierno. Algunos mueren por las picaduras de insectos o por agotamiento. Un asturiano que vio emigrado, era el capataz. Nos explotó más que nadie, siempre con consentimiento del Gobierno venezolano. Eran peores los empresarios españoles, muchos de los cuales llegaron clandestinamente, como nosotros, y se hicieron ricos aquí”. Ya en tierra, empezaba una nueva etapa de la aventura. El oro no estaba en el suelo y los trabajos no eran precisamente maravillosos. Los que tenían la promesa de algún paisano, se llevaban el chasco cuando éste los enviaba a colonizar en medio de la selva. “Los que tenían suerte, podían trabajar en la construcción o acarreando sacos en el Mercado de Coches, en Caracas, o haciendo lo que los demás no querían hacer. Algunos se enriquecieron, explotando a sus propios compatriotas, como la mayoría de los socios de la Casa de España en Venezuela, que habiendo emigrado o eran contrabandistas, continúan siendo auténticos negreros hasta para sus propios compañeros”.
Ahora que las pautas están invertidas y España en lugar de ser ‘país emisor’ de emigrantes, es ya ‘receptor de oleadas inmigratorias’ de personas que huyen del hambre y las persecuciones en sus deprimidos países africanos, es necesario recordarle con insistencia a nuestra gente aquellos difíciles, duros y sangrientos tiempos en los que para salir de la miseria, escapar del miedo y lograr las perspectivas que, aunque no fueran ideales, señalan horizontes de futuro para sus familias y sus descendientes. Pero el olvido parece que se ha instalado en nuestros cerebros y en nuestras actitudes y, ahora, obviando aquellas etapas de nuestros túneles históricos, optamos por rechazar a los que, cual nuestros ascendientes en las periodos en que no había más ‘salida’ que emigrar, “para que ahora estemos un ‘poco mejor’ y no tengamos que recorrer el calvario de padecimientos que atravesaron ellos y ellas durante todas sus existencias”.

Los gobiernos de la República Bolivariana de Venezuela y la República Oriental del Uruguay suscribieron ocho acuerdos en materia de energía, seguridad alimentaria y comercial, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de ambos pueblos. La firma de los convenios se realizó este miércoles en el Teatro Municipal de Caracas, y contó con la participación del jefe de Estado venezolano, Hugo Chávez Frías y su homólogo uruguayo, José Mujica. Ambos Mandatarios dejaron plasmada su voluntad para reimpulsar y definir los ejes estratégicos para la proyección de las relaciones políticas y de cooperación bilateral. Asimismo, Chávez y Mujica reafirmaron el acuerdo de Cooperación Energética de Caracas, mediante el cual Uruguay garantiza su seguridad energética, y Venezuela recibe como compensación bienes y servicios uruguayos de la más alta calidad, esenciales para su proceso de desarrollo. El ministro del Poder Popular para las Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro y el canciller uruguayo, Luis Almagro suscribieron un acuerdo de cooperación en materia de seguridad y soberanía alimentaria. Con este convenio se establece el marco institucional para desarrollar en condiciones de máxima eficiencia, programas de cooperación científica, técnica y financiera entre Uruguay y Venezuela, orientados a alcanzar seguridad y soberanía alimentaria, mediante el intercambio solidario. El Ministerio del Poder Popular para Alimentación y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de Uruguay firmaron un acta de compromiso para estudiar la posibilidad de desarrollar mecanismos de cooperación que permitan fortalecer el intercambio de alimentos, con especial énfasis en el sector público venezolano, en el rubro pollo entero congelado, a través de provisión de 120 toneladas métricas mensuales para un total por año de 1.440 toneladas del producto. Igualmente, se suscribió un acta de compromiso entre ambas naciones para la creación de una empresa binacional de carácter comercial que permita la importación, exportación, representación, intercambio, distribución, comercialización compra y venta de bienes y servicios asociados, para atender los requerimientos de los diversos ente públicos y privados de las partes. Otro de los convenios, se estableció entre el Ministerio del Poder Popular para el Comercio y el Ministerio de Economía y Finanzas de Uruguay para la aprobación de las licencias de importación de vehículos. En materia energética, se firmó un memorando de entendimiento entre Petróleo de Venezuela (Pdvsa) y estatal uruguaya Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (Ancap), para el procesamiento de crudo venezolano en la refinería de La Teja en Uruguay. El ministro del Poder Popular para la Energía y Petróleo y presidente de Petróleos de Venezuela , Rafael Ramírez y el titular de Ancap suscribieron un Memorando de entendimiento para adquisición y construcción de activos de almacenamiento y logística de hidrocarburos y derivados.

Manifiesto republicano del Partido Comunista de España para el 14 de abril de 2010
 
 
La Segunda República Española supuso un grito de libertad y la consecución de un anhelo de justicia que trataba de romper con siglos de sumisión y cadenas. Fue conquistada por el Pueblo Español de forma pacífica tras las victoria de las candidaturas republicanas en las elecciones municipales y el 14 de Abril de 1931 una marea humana llenó las calles y plazas de los pueblos y ciudades de España generando ilusión y esperanza. El Pueblo español se sintió dueño de su destino y fue tanta la contundencia de esta determinación que la monarquía se desmoronó sin encontrar quien la defendiera. El Borbón tuvo que salir del país sin que nadie lamentara su caída. Hoy, 79 años después, sufrimos una profunda crisis económica, financiera energética, medioambiental, de valores, de civilización que muestra la incapacidad del capitalismo a nivel internacional para resolver los problemas de la humanidad. Las fuerzas del sistema y los organismos internacionales trabajan para que la salida de la crisis sea beneficiosa para los mismos agentes que la han provocando cargando sobre las espaldas de los trabajadores y trabajadoras las consecuencias de la misma. En España caminamos hacia los 5 millones de parados y paradas, lo que constituye el principal problema de la sociedad española y la cifra dramática en el campo social de la crisis. Las propuestas del Gobierno, de la derecha y de la patronal se circunscriben a recortar derechos de los trabajadores y a subvencionar a la gran banca con dinero público. Para ayudar a la salida conservadora de la crisis se recortan libertades democráticas blindando un modelo de Estado monárquico y bipartidista que carece de legitimidad por lo que el PCE denuncia la censura y el blindaje de los grandes medios de comunicación sobre el debate Monarquía – República, que se secuestra los españoles y españolas. Por lo tanto cuando desde el PCE nos marcamos el objetivo de conquistar la III República lo hacemos con la intención de dar una alternativa global al actual sistema que nos ha llevado a la mayor crisis de la historia reciente de España. En función de este ideal emancipador hacemos una serie de precisiones para empezar a concretarlo:
1- La Primera y la Segunda República son para nosotros una referencia histórica indispensable para marcar el hilo conductor del pensamiento republicano así como para recoger y actualizar aquellas aportaciones y propuestas que sirvan para este siglo XXI. Queremos decir que la mayor parte de nuestro esfuerzo debe dedicarse al hoy y al mañana.
2- En consecuencia, la República no es otra cosa que el marco económico, social, político, cultural e institucional que los ciudadanos y ciudadanas de la República se dotan libremente y por el que se consienten para afrontar los problemas y sus soluciones. Es la respuesta a sus problemas.
3- Por lo tanto el proyecto republicano no debe ser encasillado en función de la terminología referida a espacios en el espectro político. Tenemos que darle a la palabra República una entidad de propuesta que la haga más accesible y llamativa; La República es libertad, igualdad y solidaridad, así como la reforma económica, social, política, ideológica y de nuevos valores a la situación real.
4- En el campo de la memoria histórica, el PCE se pronuncia por una ley que anule los juicios del franquismo y que garantice un entierro digno a todos los defensores de la legalidad republicana, que se encuentran hoy en las foses comunes a lo largo y ancho de nuestro país.
5- El PCE, llama a incrementar el número de Ayuntamientos integrados en la Rede de Municipios por la Tercera República. El municipalismo en España tiene una tradición histórica de lucha por la República en España.
En este contexto, El PCE se manifiesta a favor de la unidad de un movimiento republicano, que cada día cobra más fuerza entre los ciudadanos y ciudadanas y especialmente entre la juventud y llama a la movilización ciudadana para exigir transparencia en el manejo de los fondos públicos de la Casa Real, que actúa como un verdadero paraíso fiscal sin dar cuenta del destino del dinero procedente de los impuestos de todos los españoles, por lo que seguirá impulsando iniciativas que sirvan de continuidad a la campaña de recogida de firmas por la transparencia de las cuentas de la Casa Real recientemente finalizada.En definitiva la Propuesta Republicana del PCE, es una iniciativa que se hace a la ciudadanía, a los colectivos sociales a fin de que se incorporen para construirla. Estamos pues ante una propuesta política que recaba la participación activa de los ciudadanos y ciudadanas porque la República no viene, se trae construyéndola, esta es la tarea a la que el PCE convoca este 14 de Abril.
Concentración y despliegue de banderas republicanas
 
 
La concentración tendrá lugar en la Puerta del Sol de Madrid el 14 de abril a las 19:00 h¡¡¡¡ACUDE CON TU BANDERA!!!!!

 
Le Monde Diplomatique
 
 
Bajo el lema “¡Alto a la miseria!”, la Unión Europea (UE) ha declarado 2010 “Año de la pobreza y de la exclusión social”. Y es que ya hay, en la Europa de los Veintisiete, unos 85 millones de pobres (1)… Un europeo de cada seis sobrevive en la penuria (2). Y la situación se sigue degradando a medida que se extiende la onda expansiva de la crisis. La cuestión social vuelve a colocarse en el corazón del debate. La ira popular se manifiesta contra los Planes de austeridad en Grecia, Portugal, España, Irlanda, etc. Las huelgas y las protestas violentas se multiplican. Muchos ciudadanos expresan también un rechazo a la oferta política (crece la abstención y el voto en blanco) o una adhesión a diversos fanatismos (sube la extrema derecha y la xenofobia). Porque la pobreza y la desesperación social ponen en crisis al propio sistema democrático. ¿Asisteremos a una explosiva primavera del descontento europeo? En España, el 20% de la población, o sea unos diez millones de personas, se hallan ya en la pobreza (3). Con casos particularmente indignantes como el de los hijos de extracomunitarios (más de la mitad de ellos viven en la indigencia), y el de las “personas sin hogar”, nivel máximo de exclusión social (4). Hay más de 30.000 personas sin hogar (en Europa, cerca de medio millón). Centenares de ellas, cada invierno, mueren en la calle… ¿Quiénes son esos pobres de hoy? Campesinos explotados por las grandes distribuidoras, jubilados aislados, mujeres solas con hijos, jóvenes con empleos basura, parejas con hijos viviendo con un único sueldo, y obviamente la gran cohorte de activos que la crisis acaba de dejar sin empleo. Jamás hubo en la UE tantos parados: 23 millones (cinco más que hace un año). Lo peor es que la violencia del desempleo golpea sobre todo a los menores de 25 años. En materia de paro juvenil, España ostenta la tasa más catastrófica de Europa: 44,5% (la media europea: 20%). Si la cuestión social se plantea hoy de modo tan espinoso es porque coincide con la crisis del Estado de bienestar. Desde los años 1970, con el auge de la globalización económica, salimos del capitalismo industrial para adentrarnos en una era de capitalismo salvaje cuya dinámica profunda es la desocialización, la destrucción del contrato social. Por eso se están respetando tan poco los conceptos de solidaridad y de justicia social. La transformación principal se ha producido en el ámbito de la organización del trabajo. El estatuto profesional de los asalariados se ha degradado. En un contexto caracterizado por el desempleo masivo, la precariedad deja de ser un “mal momento transitorio” mientras se encuentra un empleo fijo, y se convierte en un estado permanente. Lo que el sociólogo francés Robert Castel llama: el “precariado” (5), una nueva condición infrasalarial que se ha extendido por toda Europa. En Portugal, por ejemplo, un asalariado de cada cinco tiene ya un contrato llamado “recibo verde”. Aunque trabaje desde hace años en la misma oficina o la misma fábrica, con horarios fijos, su patrón es un simple cliente al que factura un servicio y quien puede, de la noche a la mañana, sin ninguna indemnización, romper el contrato. Semejante degradación del estatuto de asalariado agrava las desigualdades porque excluye de hecho a un número cada vez mayor de personas (sobre todo jóvenes) del sistema de proteccion del Estado de bienestar. Las aísla, las margina, las rompe. ¿Cuántos suicidios de trabajadores en su lugar mismo de trabajo? Abandonados a sí mismos, en feroz competencia de todos contra todos, los individuos viven en una especie de jungla. Lo cual desconcierta a muchos sindicatos, otrora poderosos, y tentados hoy de colaborar con las patronales. La eficacia económica se ha convertido en la preocupación central de las empresas, que descargan sobre el Estado sus obligaciones de solidaridad. A su vez, el Estado desvía estos imperativos hacia las Organizaciones no gubernamentales (ONG) o las redes humanitarias privadas. De ese modo, lo económico y lo social se van alejando permanentemente el uno del otro. Y el contraste entre los dos resulta cada vez más escandaloso. Por ejemplo, en España, mientras el número de parados alcanzaba en 2009 la cifra de 4,5 millones (3,1 millones en 2008), las empresas cotizadas en Bolsa repartían 32.300 millones de euros a sus accionistas (19% más que en 2008). El año pasado, los beneficios de los diez principales bancos europeos superaron los 50.000 millones de euros… En un continente castigado por la peor recesión desde 1929… ¿Cómo es posible? Porque a partir de la crisis del otoño de 2008, los Bancos centrales prestaron masivamente, con tipos de interés minimos, a la banca privada. Ésta utilizó ese dinero barato para prestar a su vez, con tipos más elevados, a las famlias, a las empresas… y a los propios Estados. Así ganó esas millonadas. Ahora, la deuda soberana alcanza niveles excepcionales en varios países -Grecia, Irlanda, Portugal, España…- cuyos gobiernos han tenido que imponer drásticos Planes de austeridad a sus ciudadanos para satisfacer las exigencias de los actores financieros… causantes de la crisis del 2008. Una desvergüenza que exaspera y enfurece a millones de asalariados europeos.Los ricos siguen enriqueciéndose mientras crece el número de personas sin empleo o en la precaridad, con un poder adquisitivo más reducido, en condiciones de trabajo degradadas, soportando la violencia física y simbólica de unas relaciones sociales endurecidas en una sociedad cada vez menos cohesionada. ¿Cuánto aguantará el hastío popular? ¿Acaso no advirtió el propio Fondo Monetario Internacional (FMI), el pasado 17 de marzo, que si no se reforma el sistema financiero “habrá revuelta social”?
Notas:(1) Es “pobre” la personas que vive con menos del 50% de la Renta media disponible neta (Rdn) del país correspondiente. En España, el ingreso medio mensual se sitúa en torno a los mil euros.(2) Cf. The Social Situation in the European Union 2007, Bruselas, 2008 (http://ec.europa.eu/ employment_social/spsi/reports_social_situation_fr.htm).(3) Léase Informe de la Inclusion social en España, Fundació Un sol mon, Caixa Catalunya, Barcelona, 2008.(4) Consúltese: http://www.enredpsh.org(5) Robert Castel, La Metamorfosis de la cuestión social, Paidós, Barcelona, 1997.

 
Por Karina Micheletto
 
 
El cantautor cubano se refiere a quienes controlan la información mediática globalizada y satanizan a Cuba. Silvio plantea una encendida defensa de la Revolución, con una mirada crítica hacia temas concretos. “Hay que superar la lógica de la Guerra Fría”, señala.
No parece precisamente cómodo el lugar de Silvio Rodríguez: si lleva consigo el peso de los símbolos, si su solo nombre remite a una época y a una forma posible de canción -que fue posible también por una época-, el paso del tiempo lo ha enfrentado al reto de seguir perfeccionando el oficio de trovador. La forma en que ha salido airoso de tamaño desafío se escucha en Segunda cita, el trabajo que acaba de presentar. Un disco hecho de canciones bellas, potentes, que ganan musicalmente en el despojo acústico del trío jazzero que el cubano propone esta vez para acompañarlo. “No podemos ser prisioneros eternos de nuestro pasado, porque hay más mañana que ayer esperándonos”, dice Silvio Rodríguez en la entrevista que concede a Página/12 a través del mail, la forma que ha elegido en los últimos años -en los que también son contados sus conciertos- para hablar de sus nuevos discos, de sí mismo y, sobre todo, de su país. Lo que dice con poesía, pero también con claridad, lo dice justamente por Cuba, y su posición tampoco es cómoda: su amorosa y encendida defensa implica a la vez una mirada crítica hacia temas concretos. En su nuevo disco también sienta postura en temas como “Sea señora”, “un voto a la evolución política de Cuba”, según define: “A desencanto, opóngase deseo. Superen la erre de revolución, restauren lo decrépito que veo, pero déjenme el brazo de Maceo y, para conducirlo, su razón”, pide allí. Otro tema del disco, “Tonada del albedrío”, resuena en especial por estos días, en estas tierras. “Dijo Guevara el humano que ningún intelectual debe ser asalariado del pensamiento oficial. Debe dar tristeza y frío ser un hombre artificial, cabeza sin albedrío, corazón condicional”, canta allí el trovador, y en el booklet explica que los versos fueron inspirados por el pensamiento oficial que imponen diariamente, de múltiples maneras, las empresas de comunicación. De esos “dueños de la llamada Gran Prensa” habla también el cubano en la entrevista, “los mismos sinvergüenzas que hace 50 años nos tienen bloqueados de todo, menos de su sacrosanta información”. Entre la balada, el bolero, el danzón, el son y el jazz -entre esas potentes marcas musicales de Cuba-, Silvio avanza en las historias y tomas de postura de esta Segunda cita. “Pero déjeme comenzar nombrando a los buenos músicos que me acompañan: Roberto Carcassés al piano, Oliver Valdés en la batería y Feliciano Arango en el contrabajo”, arranca el cubano la entrevista, consultado sobre ese abordaje musical, marcando la importancia del sonido logrado por ese trío de jazz que se luce en el disco.
-En este disco se escucha una influencia general más jazzera, desde la participación de músicos de este género hasta los arreglos de los temas presentados en formato de trío acústico. ¿Por qué buscó este sonido?
-El trío de jazz, por su intimidad acústica, me parecía el escalón superior inmediato a la soledad trovadoresca. Es un formato idóneo para presentar las canciones casi como vinieron al mundo, sólo arropadas por vaporosos tules. Siempre me he sentido muy atraído por la voluptuosidad de ese sonido. Y creo que Segunda cita demuestra que es un sonido que se puede expresar con lo que hago.
-Esta Segunda cita aparece después de Cita con ángeles (el disco que grabó en 2003), y esta vez invita a todos los seres humanos a pensarse ellos mismos como querubines, no necesariamente todopoderosos. Desde los nombres de los discos, también desde el arte de tapa, plantea una continuidad. ¿Por qué apareció esto?
-Cuando estaba lanzando Cita con ángeles, que fue un disco motivado por la agresión a Iraq, sabía que era muy probable que una Segunda cita estuviera en camino. Era hasta cierto punto lógico que, después de aquella aventura universal, regresara al terruño en los mismos términos de indagación. O al menos por ahí se me fue la inspiración y una vez más he tratado de cumplir con ella.
-En el disco usted dice que la canción “Tonada del albedrío” tomó forma a partir de tergiversaciones mediáticas alrededor de la figura del Che. ¿Podría contar más sobre esas “noticias” que dispararon esta canción?
-No fueron noticias. En los últimos años hay más bien un empeño sistemático en descalificar los símbolos revolucionarios, entre ellos el ejemplo de altruismo del Che. Les molesta que ese hombre haya llegado a ser un icono de los jóvenes del mundo. Empezaron a decir que su imagen se comercializaba, siendo, como fue, un anticapitalista. Precisamente porque lo mató el capitalismo es por lo que ha surgido la leyenda y la contradicción de que su imagen sea vendida. Si el Che hubiera ganado su lucha, no habría tenido sentido usarlo así, él tampoco lo habría permitido. Hoy algunos se dedican a tratar de minar su memoria con mentiras grotescas. Me fui dando cuenta de que no era casual y me dije: aquí les va una más. Tomé frases textuales y las reuní en un contexto diáfano. Por yo vivir en un país socialista subrayé su idea de que el socialismo no necesitaba intelectuales asalariados al pensamiento oficial. Yo había jugueteado con algo parecido hacía tiempo, cuando canté “Yo te quiero libre / como te viví / libre de otras penas / y libre de mí”.
-”Los que gobiernan la información mediática trazan paisajes ideológicos”, dice usted en las notas del disco. La sanción de una nueva ley de medios, a lo que se agregó la investigación sobre las adopciones realizadas durante la dictadura por Ernestina Herrera de Noble, abrió el debate sobre el tema en la Argentina. ¿Está al tanto de esta situación?
-No conozco lo de la ley de medios, pero sí la larga y dolorosa lucha de las Abuelas de la Plaza de Mayo, reclamando saber la suerte de sus seres queridos. Supongo que para algunos enfrentar lo que pasó debe ser angustioso; pero muchos otros llevan décadas viviendo en una pesadilla de ausencias y preguntas. Me parece que todas esas interrogaciones merecen sin falta su respuesta.
-Recientemente un cable de noticias informó que Pablo Milanés, consultado sobre la huelga de hambre de Guillermo Fariñas Hernández, ha expresado su de-sacuerdo con la actitud del gobierno de Cuba hacia los disidentes. ¿Cuál es su posición?
-Si estuviera en mis manos, yo habría amnistiado a esos cien presos que algunos llaman “de conciencia”. Creo que hay que superar la lógica de la Guerra Fría y que nuestra política no debería articularse con la política de nadie. No me importaría que dijeran que los liberé por presión. Yo sabría que lo hice porque hay que cambiar la vieja lógica, porque no podemos ser prisioneros eternos de nuestro pasado, porque hay más mañana que ayer esperándonos. Por otro lado, nuestra prensa -inicialmente por causas de defensa- se acostumbró a ser muy recatada y triunfalista. Hemos criticado mucho eso, pero hasta ahora no ha aparecido la voluntad de superarlo. Mi posición es que todos tengamos derecho a la información, a crearnos una opinión personal de cada cosa y a comentar lo que sea, sin limitaciones. Como usted comprenderá, soy bastante idealista, porque lo que uno lee, aunque lo haga críticamente, tiende a influir. Y en la información no sólo pesa la calidad, sino también la cantidad.
-Volvemos entonces a la pregunta anterior, y a su “Tonada del albedrío”…
-Si, como dice Chomsky, la mayoría de la información que circula en el mundo la maneja la derecha, ya podrá usted imaginar lo que constantemente cae sobre Cuba. O sea que la isla lo tiene difícil porque, a pesar de sufrir la satanización, tiene el sagrado deber de no negarle su derecho a nadie. Ante este dilema, ¿hay que racionalizar la información? ¿Hay que dosificarla? ¿Censurarla? Australia acaba de decirle a Google que ella tiene derecho a escoger lo que se lea en su territorio. Creo que sólo Google protestó; el resto del mundo no le hizo el más mínimo caso a la noticia. Sin embargo, si China dice lo mismo que Australia, se dedican semanas a despedazar el antidemocrático Partido Comunista Chino. No me estoy posicionando: estoy expresando una verdad elemental de nuestros días. Y además quiero decir que a cada instante se habla peor de Cuba, la mayoría de las veces sin fundamentos, sólo porque lo desean los que pagan, los dueños de la llamada Gran Prensa y del 90 por ciento de Internet; los mismos sinvergüenzas que hace 50 años nos tienen bloqueados de todo, menos de su sacrosanta información. Usted no me lo ha preguntado, pero deseo que sepa que en el reciente curso escolar sólo se han podido admitir dos estudiantes de piano en cada conservatorio cubano. No hace muchos años podía entrar una docena de niños. He aquí una “gloriosa hazaña” de ese bloqueo que muchos aplauden.
-¿Cómo hizo todos estos años para conjugar su trabajo de músico y el de diputado? Disculpe si caigo en una pregunta repetida, es que desde aquí su doble profesión se ve como una conjunción extraña, casi un oxímoron…
-Hace ya dos años que no soy diputado. Lo fui durante quince años por votación popular, no porque me haya postulado. En Cuba hay pocos diputados profesionales. La mayoría de la Asamblea está compuesta por trabajadores de los diferentes sectores y se concurre a las reuniones ordinarias dos veces al año. En cualquier caso, mientras lo fui, no hubo contradicción profesional entre el diputado y el músico, porque se entendía que mi trabajo me llevaba constantemente de un lugar a otro.
-”Cuando tenía veinte años estaba seguro de que la poesía podía salvar el mundo”, recuerda usted en el prólogo del Cancionero editado el año pasado. A los 63 años, ¿cuál es el poder que le asigna a la poesía?
-La poesía es revelación; contribuye al saber, al mejoramiento espiritual y por ende incluso al bie-nestar físico. Es lo que creo.
-Su proyecto “Expedición al centro del hombre” lo llevó por las cárceles de Cuba. ¿En qué medida lo enriqueció a usted mismo? ¿Piensa repetir la experiencia?
-En el 2008 participamos pintores, cineastas, escritores, poetas y músicos de varias especialidades. Una de las cosas más lindas era la participación artística de los presos; ellos tienen un fuerte movimiento de aficionados. Siempre terminábamos cantando juntos porque en muchas cárceles hay muy buenos grupos musicales. Estuvimos en 16 prisiones, ante unos 40 mil reclusos. Después vi que en España estaban haciéndolo con la ópera y me pareció tan hermoso que pensé en algo parecido en Cuba, quizá con música de cámara y -¿por qué no?- también sinfónica. Pero ese sueño tendrá que esperar. En las condiciones económicas actuales, lo veo difícil.
-Ha dicho que no piensa cantar durante mucho tiempo más, pero también ha hecho público su deseo de actuar en el Colón. ¿Sigue en pie?
-Lo del Colón fue postergado porque lo estaban reparando, ahora no sé cómo andará…
-Si pudiera saber cuáles van a ser los últimos años de su vida, ¿cómo los planearía?
-Haría cosas, por supuesto; trataría de realizar algunos sueños. Pero creo que la mayor parte del tiempo lo pasaría con mi familia.
 

Internacional
 
Combatir terremotos
La mitificación de las redes sociales llega a su punto cumbre en este titular de la Cadena Ser el 1 de marzo: Google y Twitter ayudan a combatir los terremotos”. Ni siquiera tienen la modestia de afirmar que pueden ayudar a paliar los efectos o ayudar a localizar personas. Podrá ser muy sugerente para lograr que los lectores pinchen en la noticia, pero resulta poco serio creer que colgar frases en twitter o cualquier cosa en una página de Facebook puede enfrentar a un terremoto.
Diccionarios
Así comienza un artículo de opinión del columnista de The Miami Herald en El País el 4 de marzo: “La dictadura militar de Cuba -es lo que es, según la definición del cualquier diccionario-… “. Pues he mirado en varios la definición de “Dictadura” y no dicen que “sistema político en vigor en Cuba”. Así que ya se le acabó el principal argumento con el que nos pretendía convencer de que Cuba era una dictadura.
Debate político USA
Una noticia del 5 de marzo en El País me sirvió para comprender la profundidad intelectual del debate político en Estados Unidos. El Partido Republicano ha elaborado un dosier de 72 páginas presentado por el máximo órgano del partido, el Comité Nacional Republicano. En él aluden a la forma en que debe calificarse al actual Gobierno norteamericano. La portada la titulan “El imperio del mal” y en ella aparecen los rostros de Obama, la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, y el líder demócrata en el Senado, Harry Reid, caracterizados, respectivamente, como el Joker de Batman, Cruella deVille, la malvada de los 101 Dálmatas y Scooby Doo, el perro tonto de los dibujos animados. Así es el nivel del debate político en la democracia norteamericana.
Mejor sin cambios
El mes pasado, en una de mis perlas yo criticaba al presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, por limitase a pedirle a la banca comercial: “Que hagan su trabajo para financiar la economía real, de tal forma que permita la recuperación” (Público, 29-1-2010). Al leer una noticia de Público el 5 de marzo comprendí por qué ese hombre no pretende cambiar mucho el sistema. Gana 360.612, y el año pasado su sueldo aumentó un 2’5 %, mientras que los precios aumentaron el 0’9 %. Ese ya tiene resuelta la crisis.
Nuestros pesqueros
Son curiosas las características de los pesqueros que faenan en Mauritania y que no están costando tantos desvelos y dinero. El 6 de marzo leo en Público, que uno de ellos, el Intertuna 2, aunque tiene su base en Bermeo (Vizcaya), su bandera es del paraíso fiscal de Saychelles. Pero tres días después, según leo de nuevo en Público, el Ministerio de Defensa confirma el secuestro del Sakoba, cuyo capitán es español. Eso sí, el pesquero es de bandera keniata y a nombre de una empresa de Ghana. Como tuviéramos que pagar la protección con los impuestos de estos barcos íbamos arreglados.
Vacunas que sobran
Parece que ya se va aclarando la trascendencia de la gripe A. Tras el multimillonario negocio de las farmacéuticas, leemos un teletipo de Europa Press del 6 de marzo que afirma que “el Gobierno holandés pretende devolver un total de 21 millones de vacunas contra la gripe A (H1N1) a las farmacéuticas tras quedar demostrado que no son necesarias y ante la ausencia de ningún otro país que quiera comprarlas”. Mientras tanto, en España aprovechamos para mostrar nuestra generosidad: “España dona a Latinoamérica cuatro millones de vacunas de la gripe A”, titulaba El País el 5 de marzo. Lo que sucedió es que España compró 13 millones de dosis y sólo ha usado tres millones. “Nuestro país sigue actuando siguiendo el principio de cooperación activa”, declaró la ministra de Sanidad española. Al menos los holandeses fueron más sinceros.
Para los militares
Por si no era suficientemente paradójico que concedieran el Premio Nobel de la Paz al presidente del país con mayor presupuesto mundial en armamento, ahora leemos en un teletipo de Efe el 11 de marzo que Obama destinará el dinero del premio a los veteranos de guerra de su país, es decir a los soldados que hicieron la guerra.
Que legisle la empresa
Una empresa estadounidense ha demostrado una enorme sinceridad para destapar cómo funciona el sistema electoral de su país. Según leemos en la BBC el 17 de marzo, la firma Murray Hill Inc se presenta a las elecciones para conseguir diputados en el Congreso. Así lo razonan en su página web: “hasta ahora los intereses corporativos han sido la fuerza detrás del Congreso”, sin embargo “nunca podemos estar absolutamente seguros de que (los congresistas) trabajaran para nosotros”. “Es nuestra democracia. Nosotros la compramos. Nosotros la pagamos y vamos a mantenerla (…) Es el momento de ponernos detrás del volante nosotros mismos”. “Vote por Murray Hill para el Congreso para tener la mejor democracia que el dinero pueda comprar”.
Según lo que digan
La derecha española recurrió con entusiasmo a los informes de Amnistía Internacional y Human Rights Watch como principal prueba de que en Cuba hay presos políticos. Incluso acusaron al presidente español de ignorar a estas organizaciones y apoyar al gobierno cubano. Leo en Público el 20 de marzo que Human Rights Watch emitió un comunicado afirmando que “las autoridades españolas deberían cumplir las recomendaciones de las Naciones Unidas y por fin a la ley de Amnistía de 1977, en lugar de investigar a un magistrado que busca la rendición de cuentas por los abusos del pasado”. En criticar las acusaciones contra Garzón coincidieron el gobierno de Zapatero y el organismo de derechos humanos. En cambio, el Partido Popular también criticó al gobierno español por apoyar a Garzón. De modo que la derecha denuncia cuando Zapatero no aplica los criterios de las ONG’s y también cuando coincide.
Lo más leído
Éstas son las noticias más leídas en las webs de la prensa española el 17 de marzo. Elmundo.es: “¿Penetración o masturbación?” y “Elena Anaya y el sexo”. Público: “’Mercadeo sexual’ en Telecinco”. Y en Elpais.com, una foto de Johnny Depp en pijama. Y yo preocupado por buscar perlas sobre asuntos serios.
Si hubiera sido Cuba
Imaginemos que en Cuba, en lugar de un preso con sentencia firme por delitos comunes en huelga de hambre, hubiera muerto un hombre también en huelga de hambre, todavía sin juzgar, pero no por inanición sino tras ser atado demasiado fuerte por los policías. El escándalo contra el gobierno cubano hubiera sido impresionante. Pues sucedió, pero no en Cuba, sino en el corazón de Europa, en Suiza. Lo leí en Euronews el 19 de marzo, pero apenas le dieron importancia los medios de comunicación. Y por supuesto no hubo condenas políticas fuera del país ni en el Parlamento Europeo.
Muertos y muertos
Parece que, una vez más, hay categorías diferentes para los muertos. Si son israelíes irán en titular, y si son palestinos en subtítulo. Así lo publicaron el 26 de marzo los diarios españoles El País y ADN. Obsérvese también que a los palestinos nunca los matan, sólo “mueren” o “perdieron la vida”.
Agradecimientos silenciados
El 31 de marzo, tras la liberación del soldado colombiano Pablo Emilio Moncayo en poder de las FARC desde hacía doce años, El Mundo recoge diez párrafos con declaraciones suyas. Las cotejé con la versión de vídeo y prácticamente recogieron todo lo que dijo el soldado con excepción de esto: “También quiero saludar y agradecer al señor presidente de Ecuador, Rafael Correa, por ser quien solicitó un gesto de paz de parte de la guerrilla con mi entrega (…), y al señor presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y al señor presidente de Brasil, Lula da Si
España
Pena de cárcel ¿Quién dijo que las cárceles españolas estaban llenas de gitanos y minorías étnicas? El 17 de marzo leímos en Público que el bailaor -de raza gitana- Joaquín Cortés ha sido condenado a tan solo un año de cárcel por apropiarse de 700.000 euros. Y es que cuando se es rico y famoso hasta los gitanos salen bien parados en los juicios. Me pregunto cuantos calés habrá en las prisiones por haber robado menos de 700.000 euros. Eso sí, eran pobres.
Rescate
El 10 de marzo la vicepresidenta del gobierno insiste en que no se ha pagado rescate para la liberación de la española Alicia Gámez en Mauritania. Así lo recogía incluso El Mundo: “De la Vega asegura que ‘no ha habido ningún pago’ por la liberación de la cooperante”. Pero a ellos les daba igual, por eso ponen en su web una encuesta con la siguiente pregunta “¿Le parece bien que se hayan pagado dos millones de dólares por la liberación de la cooperante barcelonesa?” Y nada menos que más de 29.000 personas respondieron y, por tanto, dando por hecho el pago de un rescate del que el diario no dio ninguna prueba. Es el modo de, aparentando preguntar al público, informar de una mentira.
10
Abr
10

reforma universitaria; rodrigo arocena

Informativo del Rectorado No. 112

escribe: rector rodrigo arocena 

Universidad y sector productivo

La colaboración de la Universidad con el desarrollo productivo del país es el tema central del número de abril de gaceta.UR, que estará circulando en los próximos días. Como invitación a leerla, mencionamos sus aportes y otros elementos de juicio sobre este tema fundamental.

 

En la cooperación Universidad-Producción se combinan la profundización de esfuerzos iniciados hace largo tiempo con iniciativas más recientes. Una de estas últimas es la Incubadora Universitaria de Emprendimientos Económico-Asociativos Populares. Actualmente trabaja con dos emprendimientos “en fase de preincubación” y cuatro “en proceso de incubación”. Se está completando la “desincubación” de dos cooperativas, la de Mantenimiento Integral y Cofapro, que en el futuro colaborarán con la incubación de otras cooperativas. Atención: a la Incubadora le hace falta gente del área científico-tecnológica. De lo que esta gente realiza hay varios ejemplos en otras notas de gaceta.UR. Una da cuenta de una labor del Departamento de Ingeniería de Reactores, iniciada a partir de la afirmación: “somos ingenieros químicos, queremos resolver problemas reales pero además queremos generar conocimiento y además queremos que cambie la situación del país en cuanto al tratamiento de residuos, vamos a tratar de hacer algo”. Otra nota está dedicada a la Unidad de Extensión, también de la Facultad de Ingeniería. En ella se destaca el papel de la Fundación Ricaldoni en la vinculación tecnológica con empresas y con el sector productivo.

La Facultad se relaciona con el medio a través de convenios, proyectos de final de carrera y pasantías. Ninguno de sus estudiantes se recibe sin haber hecho una pasantía, la que puede tener lugar en ámbitos muy variados, desde una empresa tecnológicamente de punta a una cooperativa social que vende tortas fritas y debe hacerlo con calidad. Ésta requiere conocimientos, en cuya incorporación sistemática a la producción se basa la competitividad auténtica. Lo ejemplifica las “Estrategias de reconversión del sector vitivinícola uruguayo” a la que se refieren, también en gaceta.UR, docentes de la Facultad de Agronomía. Su colaboración con el Instituto Nacional de Vitivinicultura hizo posible revalorizar la variedad Tannat, “considerada el buque insignia del sector vitícola”.

La Universidad debe cultivar todas las áreas del conocimiento: todas son parte de la cultura; todas pueden contribuir a mejorar la calidad de vida y el nivel de la producción. Sin desmedro de ello, suele entenderse que las áreas tecnológica y agraria son las que más directamente respaldan al sector productivo. Ello justifica la selección de algunas de las siguientes cifras de los Programas de la Comisión Sectorial de Investigación Científica (CSIC-UDELAR).

En el Programa de Investigación y Desarrollo, de las áreas tecnológica y agraria se financiaron 23 proyectos por un monto de $ 11.500.000 en el llamado del año 2006 y 46 proyectos por un monto de $ 23.000.000 en el llamado de 2008. En el Programa de vinculación con el sector productivo se ejecutó entre 2006 y 2009 un total de 44 millones de pesos. Una de las modalidades de este Programa requiere sumar financiamiento de la Universidad y de la contraparte del sector productivo; en esta modalidad, durante 2006-2009, el monto aportado por la UDELAR fue $ 6.820.000 y el total aportado por las contrapartes fue $ 8.623.000; en 2002-2005 las cifras fueron, respectivamente, $ 5.330.000 y $ 4.417.000. En la otra modalidad del mismo Programa, cuando se considera que el proyecto es valioso para la producción y se comprueba que la contraparte no tiene capacidad financiera para contribuir al mismo, su financiamiento corre íntegramente por cuenta de la Universidad.

En el sitio web de la CSIC están disponibles las “Fichas para vincular”, a través de las cuales cualquier interesado puede informarse acerca de los grupos de investigación con los que podría serle útil vincularse. Vincular enseñanza, conocimiento y producción: ésta es una tarea central para el desarrollo nacional.

10
Abr
10

FRENTE AMPLIO

NUESTRA GRAN HISTORIA

Ricardo Cappeletti  Analista

Las encuestas de opinión, a las cuales nunca he sido muy afecto, dan un amplio margen de ventaja a la fuerza política en el gobierno nacional, que en el plano departamental y en los nuevos gobiernos locales con la incorporación de los alcaldes y de sus órganos deliberantes, darán un marco multicolor a la democracia más estable del continente.

En mayo, el mapa político seguramente continuará extendiendo el flamear de la bandera de Otorgués por recónditos pueblos y ciudades del Interior. “En el Uruguay se respira futuro”, me comentaba un compañero chileno, cautivado por la obra de ingeniería política que llegó al gobierno a los 35 años de su fundación. Un Frente Amplio fraguado en la tradición de la lucha obrera, estudiantil, de masas y pueblo en la calle, en la clandestinidad, en las mazmorras y vencedora de la muerte. Tradiciones y emblemas, colores de la patria vieja que se entremezclan con los nuevos colores de una sociedad pacificada y reconciliada, construyendo aún mucho más democracia desde el umbral de cada pequeña casita de material hacia adentro. Un hogar obrero me recibe en Maldonado Norte. Cientos de botijas como gorriones se funden en el atardecer otoñal, donde se respira pueblo y la urgencia demanda más y mejor calidad de vida. No es el mismo departamento que dejé hace muchos años y que solía recorrer en mi pequeña moto de 50 c.c. desde nuestra pequeña chacra en las sierras de Aiguá, pasando por Las Cañas y llegando a San Carlos de apuro a cargar nafta. Solía ganarme la vida llevando en una caja de madera productos lácteos hechos por manos artesanas que vendía a los turistas porteños en temporada de verano. Eran años de aprendizaje y también de dictadura. En medio de aquellos viajes y cavilaciones, temiendo que la bujía de mi “Carpelina” se fundiera, a través de la Ruta 39 hacia la civilización y las luces del “jet-set” puntaesteño, pensaba en los sacrificios de mi padre, siempre pendiente de nuestro destino. Aprendimos a amar la tierra y durante los tórridos febreros se acompañaba a los peones labrando y mitigando el calor en alguna cañada. Al tomar contacto con la gente nuestra, tan paisana y uruguaya sentí la misma sensación de libertad y de patria que experimentaba en mis años de adolescencia.

Esa noche de Maldonado nuevo y de luna nueva escuchaba la voz del obrero intendente, expresión de estos tiempos de cambio en América Latina, donde los líderes brotan desde el pueblo a la manera del agua de un manantial de pureza y autenticidad reflejando el multicolor sentir de los postergados, de los sin tierra y sin futuro.

Esa noche en la Avenida de Los Gauchos, aquel hombre con la bendita sencillez de un trabajador, hace la cuenta pública de su gestión, mirando fijamente a los ojos a quienes vieron en él a un fiel representante de sus intereses, hablando de la pequeñez del hombre frente al reloj de la historia, del sentido redentor de nuestro Frente Amplio y naturalmente, de las responsabilidades de un gobernante.

Balance de una gestión de cinco años de gobierno departamental que respalda la gente en la calle y en su estado de ánimo. Esa es la mejor muestra de opinión, palpar, mirar y escuchar a los hombres y mujeres comunes y corrientes de este maravilloso rincón del mundo, donde se entremezclan distintas sensibilidades y orígenes.

Aflora en la noche de banderas y pueblo la auténtica unidad en la diversidad, la imprescindible unidad forjadora de este presente y de un promisorio futuro, por encima de cualquier personalismo y culto mesiánico que ponga en peligro el proyecto nacional, democrático y popular que representa el Frente Amplio.

Inevitable es entonces referirme a mi experiencia en Chile, so pena de caer en una suerte de autorreferencia que moleste a alguno de los lectores. Nunca he visto mayor incoherencia, ni más personalismos en los últimos meses de campaña electoral que derivaron en el muy lamentable y reciente triunfo de la derecha neopinochetista.

Recordé con profunda pena, retrotrayéndome a 1973 y a los últimos días del gobierno de Allende, en los que al presidente mártir, muchos de sus compañeros le dieron la espalda.

De nuestra propia historia y de experiencias tan cercanas el hombre y la mujer sabios deben saber abrevar.

Los liderazgos son la expresión de un sentir colectivo, el líder es la cara visible, un proyecto plural. Los mesías, es probable que existan en plano de la religión. En este mundo secular, donde la política refleja intereses de clase contrapuestos, nunca jamás debe olvidarse el sacrificio de aquellos compañeros que dieron su vida por el período histórico que nos ha tocado en suerte vivir. En la noche fernandina, poblada de estrellas, veo entre otros a Zelmar y a Elena Quinteros, Walter Medina y Líber Arce, a los fusilados de Soca y a los mártires de la 20, a Gelós Bonilla y al “Bebe” Sendic, a la luz de Líber Seregni, general patriota instándonos a buscar aquella luz puntual al final del camino.

Son hitos y referencias de una tradición de izquierda, diversa y plural.

Nos gusta mirar esa constelación de estrellas para recordarnos lo diminuto de nuestro pasar por este mundo. Como un grano de arena más en la construcción de la patria para todos hagamos siempre del valor de la unidad y del respeto al compañero, con quien comparto el dulce y el agraz de la vida misma, la norma rectora y conductora de nuestro actuar en la política, en lo cotidiano y en el Frente Amplio.

¡A redoblar, queridos compañeros!




Meses