Archivo para 31 marzo 2010

31
Mar
10

cuba: aclarando temas

 Ricardo Alarcón de Quezada, durante la entrevista

R. Alarcón

La necedad y el desvarío

Ricardo Alarcón Quesada – Presidente de La Asamblea del Poder Popular de Cuba

Es regla universal que los legisladores (o legisladoras donde las haya) disfruten de inmunidad parlamentaria, la cual, con demasiada frecuencia ampara el derecho a mentir y a decir tonterías sin sonrojarse. Pueden hasta jugar con la vida de los demás y manipularla ante micrófonos y cámaras de televisión con absoluta impunidad. La muerte de una persona es siempre dolorosa y debe ser tratada con respeto. Inducirla, desearla y después manosearla groseramente para obtener algún beneficio es una infamia que merece repudio. Eso es lo que ha estado ocurriendo desde el lamentable fallecimiento en un hospital habanero de Orlando Zapata, quien cumplía sentencia por delitos comunes sin vinculación alguna con la política: su nombre nunca figuró entre los llamados “disidentes” hasta que los enemigos de Cuba consiguieran valerse de él para su campaña mediática y lo transformaran con artificios de magia en “preso de conciencia”. Ahora concentran su atención sobre otro ayunante, Guillermo Fariñas, quien se declaró en huelga de hambre, algo que ha hecho ya en otras 22 ocasiones. Lo hizo desde su domicilio en Santa Clara pues es un ciudadano que actualmente no cumple sanción penal alguna. En su casa estuvo hasta que, para tratar de salvarle la vida, y con su consentimiento y el de sus familiares, fue trasladado a un hospital donde se le atiende gratuitamente como a cualquier otro cubano. El profesor Hans Kelsen, en varios de sus textos sobre filosofía y derecho constitucional desmontó la leyenda acerca de la “Democracia Representativa” y el parlamentarismo occidental. Para el insigne austriaco se trataba simplemente de un régimen ficticio en el que la “representación” es pura ficción. Como en toda farsa, por la escena anticubana desfila una retahíla multiforme en extraño torneo digno de la antigua advertencia: “El principio de las palabras de su boca es necedad; y el fin de su charla, nocivo desvarío”. (Eclesiastés, 10-13). Lugar prominente lo ocupa Jerzy Buzek, presidente del Parlamento Europeo quien el 18 de marzo se declaró “seriamente preocupado por la situación de todos los prisioneros políticos encarcelados, particularmente Guillermo Fariñas”. Al día siguiente, su compatriota Bronislaw Komorwski, del Parlamento polaco exhortaba a Cuba “a liberar a todos los presos políticos, entre ellos a Guillermo Fariñas”. De este lado del océano no faltaron aspirantes a arrebatar el trofeo a los polacos. En un honorable Senado alguien anunció que Fariñas “está verdaderamente al borde de la muerte”. Resulta curioso que los avisados legisladores no se dieran por enterados de que Fariñas aparecía al mismo tiempo haciendo declaraciones y dando entrevistas a diversos medios. El 17 de marzo el corresponsal de la Agencia ANSA lo visitó en Santa Clara y escribió: “Mientras recibe cuatro tipos de suero, el disidente Guillermo Fariñas mantiene la huelga de hambre pegado al teléfono… desde su cama, con pijama gris y tapado con una manta violeta… saluda sonriente con el puño izquierdo alzado cuando llega cada uno de los visitantes… pasa buena parte del tiempo hablando por teléfono con las personas que llaman para interesarse por su estado, viendo la televisión y también leyendo el Granma ­órgano oficial del Partido Comunista cubano (PCC)­ que le lleva su madre”. Una enfermera lo atiende permanentemente. Tres días más tarde, en charla con el corresponsal de la DPA, Fariñas mostró su estado de ánimo: “Aquí tanto el personal médico como el paramédico está dándome un trato de excelencia. Recuérdese que yo he estado ingresado en otras ocasiones aquí en esta misma sala. Ya me conocen de otras huelgas de hambre”. Ese “trato de excelencia” no lo recibiría nadie en ninguno de los países donde se alzan hoy las voces anticubanas. Se lo da el pueblo que resiste medio siglo de feroz guerra económica que incluye la prohibición de acceder a cualquier fármaco o equipo médico procedente de Estados Unidos, inhumana política de la que es cómplice el notorio personaje. ¿Qué sería de él si se le ocurriera hacer su ayuno en Washington, en Varsovia o en cualquier otro lugar?

Anuncios
30
Mar
10

emir sader: liberalismo y socialismo

EL LIBERALISMO, TRIUNFO IDEOLOGICO DE LA DERECHA 

 Emir Sader |*| La crisis de 1929 había colocado al liberalismo a la defensiva o hasta fuera del campo ideológico de los debates, por existir consenso en culparlo de la anarquía de los mercados existente en la base de la mayor crisis vivida por el capitalismo. El modelo keynesiano, la economía soviética centralmente planificada y los modelos fascistas ­especialmente en Alemania e Italia­ tienen componentes antineoliberales tanto en el plano económico como en el político. El agotamiento del ciclo largo expansivo del capitalismo de la segunda posguerra permitió el renacimiento del liberalismo en el plano económico, con el diagnóstico de que solamente la desregulación de la economía permitiría recuperar el crecimiento. Fue un diagnóstico vencedor, ante el agotado keynesianismo ­y con él la socialdemocracia­ y ante la ausencia de una interpretación anticapitalista que disputase la hegemonía del nuevo modelo ascendente, que retomaba las tradiciones liberales en el plano económico. Por otra parte, el fin de la URSS y del campo socialista permitieron recomponer la vigencia del liberalismo político, a partir de las teorías del totalitarismo ­que partiendo de la polarización democracia/totalitarismo como predominante para interpretar la historia contemporánea, busca amalgamar en dicha categoría al nazismo y al socialismo soviético­. El esquema formal de la democracia liberal ganó carácter de valor universal, convirtiéndose en la propia definición de la democracia, con sus reglas generales: elecciones periódicas, separación de los poderes del Estado, pluralidad de partidos, prensa “libre”, identificada como prensa privada. Esa ofensiva liberal ­ya sea en las dos dimensiones, la económica y la política, o ya sea en una de ellas­ funcionó como un vendaval en el campo teórico arrasando con las resistencias keynesianas, especialmente en el campo de la izquierda. Como si, condenados al capitalismo, fuese mejor optar por su versión “democrática”, es decir liberal, aunque estuviese acompañada del ideario económico neoliberal. Ya que sería un freno defensivo contra las recaídas ­consideradas estructurales­ del socialismo en totalitarismos. Un análisis fundamental de Perry Anderson demuestra cómo los teóricos clásicos de la radicalización de la democracia y en un caso, la fusión del socialismo y el liberalismo ­como John Rawls, Habermas, Bobbio­ terminan defendiendo a las “guerras humanitarias” como forma de imponer los valores supuestamente universales del liberalismo (Nota: Anderson, Perry, “Arms and rights: The adjustable center”, en Spectrum, Ed. Verso, Londres 2005). El eurocentrismo, ahora en la versión yanqui del “modo de vida usamericano”, creció en todos los cuadrantes, conquisto aires de universalismo, se mareó con el derecho a invadir, destruir, ocupar, imponer su modo de vida, como si hubiese sido legitimado por un derecho universal. (Terminada la URSS, Tony Blair recicló la OTAN para transformarla en un bastión de los “derechos humanos” en el mundo, acuñando la expresión “guerra humanitaria”, nueva bandera de los imperios, especie de “imperialismo humanitario ” o de “imperialismo de los derechos humanos” contra las periferias). El socialismo reducido al destino totalitario, el capitalismo al inexorable destino de la democracia se redujo a la democracia liberal, el sistema económico a capitalismo. Desaparecerán esas especificidades, con el socialismo desaparecerá también su antípoda ­el capitalismo­ como victoria de la tesis del “fin de la historia”. Todo lo que aconteciere se producirá en el horizonte de la democracia liberal y de la economía de mercado, lo demás serían retrocesos, no avances. La fuerza ideológica de la derecha procede del renacimiento del liberalismo. Aun con el agotamiento del modelo neoliberal, su expresión política parece sobrevivir sin heridas, como si entre ellos no existiesen relaciones umbilicales. La democracia reinstaurada en Brasil tuvo límites claramente liberales, que no alteraron las relaciones de poder ­de la tierra, del dinero­ heredadas de la dictadura, a tal punto que ha sido víctima indefensa de las políticas neoliberales, de absoluta mercantilización de la sociedad a las que resultó funcional. Superar el modelo neoliberal supone no sólo desarrollar un nuevo modelo económico sino un modelo político que democratice profundamente las estructuras del Estado y se adapte a las necesidades de profunda democratización de nuestra sociedad: de la propiedad de la tierra, del capital financiero, de los medios, entre tantos otros aspectos. Superar el neoliberalismo como un objetivo urgente significa también encarar la superación del liberalismo y del capitalismo. Crear un nuevo bloque social, político y cultural de fuerzas de nivel nacional que hegemonice el proceso de transformaciones antineoliberales, en una dinámica de construcción de nuevas formas de poder popular y de una sociedad humanista, solidaria, socialista.

|*| Es profesor de la Universidade de São Paulo (USP) y de la Universidade do Estado do Río de Janeiro (Uerj).

29
Mar
10

alcaldías, que son?

 

La Sra. Lilí Lerena de Seregni con el Presidente de la Junta Departamental de Montevideo, junto a la emblemática foto del Gral. Seregni

La Sra. Lilí Lerena de Seregni con Dari Mendiondo, Presidente de la Junta Departamental de Montevideo, junto a la emblemática foto del Gral. Seregni

Alcaldías: un paso adelante en la democratización

Dari Mendiondo Bidart – Presidente de la Junta Departamental

Entre trancas y barrancas se ha legislado sobre la descentralización, habrá 89 alcaldías, de las cuales ocho serán en Montevideo. Se reafirma la definición de los tres niveles de gobierno: gobierno nacional, gobierno departamental, la Constitución en el Artículo 262 establece claramente: “El gobierno y la administración con excepción de los servicios de seguridad pública serán ejercidos por una Junta Departamental y un intendente”. Se refiere a gobiernos departamentales, por carencia de definición del tercer nivel, el municipio es asimilado y popularizado a los conceptos de intendencia, comuna, etc., desdibujando la definición de gobierno departamental, reduciéndolo a resaltar la figura y la acción del Ejecutivo y, en ese cuadro, su exponente principal, el intendente, que surge de un proceso trabajoso de búsquedas institucionales que arranca en 1830 con la Constitución madre, en la que esa representación no existe, aunque sí la del jefe político junto a los tres poderes republicanos clásicos (Ejecutivo, Legislativo y Judicial), la Junta Económico Administrativa (como continuadora de las funciones del Cabildo), que será un cuerpo deliberante honorario integrado por vecinos del departamento, concejales, elegidos por sufragio popular, cesa entonces el Cabildo y los alcaldes después de 100 años de vida.

Hasta que el gobierno de Bernardo Berro, en 1863, dicta un reglamento interno de funcionamiento de la Junta y de las comisiones, que se transformarían primero en juntas locales y luego autónomas; mientras tanto se siguen sumando en el tiempo resoluciones. En 1873 por Ley se establece la posibilidad de Rentas Propias (¿?), en 1868 se reconoce la existencia de la Materia Municipal, y el Código Civil de 1868 proclama la personería jurídica de los municipios, hasta que en 1891 el Reglamento Orgánico de la Junta de Montevideo establece funciones de la Junta y su presidente, a quien confiere funciones ejecutivas e inspectivas. Eso es respaldado por la Ley de Juntas en 1903, que adjudica claramente funciones ejecutivas del presidente. Más adelante el gobierno de Wiliman establece la Ley Orgánica Municipal, del 18 de diciembre de 1908, y crea el Departamento Ejecutivo de la Junta Económico Administrativa, y un intendente designado por el Poder Ejecutivo, posteriormente será como conocemos: electivo. Esa figura tardará en asentarse, las reformas constitucionales o de administraciones de 1918, así como la de 1952, establecen consejos departamentales en lugar de intendentes. Luego de la reforma de 1966, en que se establece el Artículo 262, descripto al principio, en los últimos 50 años se han consolidado dos niveles: el nacional y el departamental; ahora serán tres. Porque se redimensiona el factor local y la precisión que la municipalidad, establecida en localidades de más de 2.000 habitantes en todo el Uruguay (89 en total, 8 en Montevideo), tendrán en cada municipio un alcalde o alcaldesa que será elegido en las elecciones del 9 de mayo, en una hoja de votación que además del número del sector político del lema, tendrá letras diferenciadoras de cada Alcaldía; cada hoja irá en el mismo sobre en que se elige el intendente y la nómina de ediles que lo acompañan. Son dos hojas de votación, separadas, con la particularidad de que la que contiene la nómina de concejales municipales (que son cinco nombres), del lema más votado, el que encabeza la nómina del lema triunfante será el elegido como alcalde o alcaldesa; los otros concejales serán sus suplentes y funcionarán en consejo, en colectivo, asistidos por la ayuda, asesoría y contralor del consejo vecinal; este está vigente y seguirá vigente donde en audiencia pública, o en cabildo, una vez al año, el consejo municipal, el alcalde y sus concejales, rendirán balance de actuación. Por encima de ese nivel municipal local, con atribuciones de gestión establecidas y con presupuesto propio otorgado por el gobierno departamental (léase Ejecutivo departamental) y el Fondo de Asistencia a los Municipios, porque así lo establece la Ley, el municipio gestionará obras y servicios, administrará bienes públicos, algunos parciales, otros totales, se autoadministrará, en función de una planificación de inversión coordinada con el gobierno central, con los entes estatales y con demás dependencias del Poder Ejecutivo. Habrá planificación de objetivos, coordinación y financiación. El alcalde será un disponedor de gastos, hecho totalmente nuevo, naturalmente asistido por sus pares del consejo, así como la coordinación con el área financiera del gobierno departamental, y en ese vértice de contralor estarán las juntas departamentales, ante las cuales tiene que presentar el Ejecutivo el presupuesto anual, como el balance (o como se dice vulgarmente, la rendición de cuentas), de en qué y cómo se gasta, como a la vez estarán sometidas las juntas departamentales al contralor del Tribunal de Cuentas, lo mismo que el Ejecutivo Comunal.

En síntesis, habrá elecciones de concejales municipales, se rescata del fondo de la historia la figura del alcalde (en España existen 8.115 alcaldías) y el pueblo en elección libérrima que elegirá en quién o quiénes depositarán su confianza para administrar sus localidades o municipios.

En síntesis, continuaremos con obra de Artigas que, en 1815, luego de que Otorgués se instalara en el Cabildo de Montevideo, le ordenó establecer, ya no en la Banda Oriental, sino en la Provincia Oriental, seis Cabildos: San José de Mayo, Villa de Guadalupe (actual Canelones), San Fernando de Maldonado, Villa de las Mercedes (hoy Soriano), Colonia del Sacramento y, por supuesto, Montevideo; cabe recordar que para ese entonces las fronteras de la Ciudad Puerto se extendían hasta el río Ibicuy, de esa enorme extensión hoy es el departamento más pequeño de Uruguay, con una superficie que alcanza los 530 kilómetros cuadrados, un cuadrilátero irregular de 20 x 30 Kilómetros con una población de 1.350.000, y ahora a partir del 9 de mayo de 2010, con 8 alcaldías o municipios, y 450.000 viviendas, 10.000 hectáreas de áreas verdes y una concentración de 2.225 habitantes por kilómetro cuadrado.

29
Mar
10

grecia ¿rescate financiero?

 

El eurogrupo oculta información. El plan de rescate griego podría costar 75.000 millones de euros, el triple de lo estimado. El FMI será el protagonista, Berlín tendrá capacidad de veto y se debate la expulsión de países y eliminar el derecho de voto a Grecia.

M. Llamas

El comunicado oficial publicado ayer por los líderes de la UE sobre el plan de rescate griego no descubre todas sus cartas y da una imagen distorsionada de la realidad. El plan, que logró el respaldo de los jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona, fue pactado previamente por Francia y Alemania y, en esencia, consiste en la combinación de préstamos bilaterales voluntarios por parte de los países miembros con una aportación “sustancial” del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Seguir leyendo ‘grecia ¿rescate financiero?’

28
Mar
10

ana olivera

 

una montevideANA

para continuar la esperanza

28
Mar
10

contanza moreira; entrevista de la república

Constanza Moreira: “Los pobres votan a Mujica porque advierten que él sabe cómo viven ellos”

Julio Guillot

Ideología. "La izquierda no tiene ningún problema con la ideología, es amiga de la ideología; la derecha, no".
Ideología. “La izquierda no tiene ningún problema con la ideología, es amiga de la ideología; la derecha, no”.

En esta entrevista habla, sin pelos en la lengua, de la realidad política uruguaya, del sistema de partidos, de la izquierda y la derecha, y afirma que en el Frente Amplio coexisten dos izquierdas, una radical y otra moderada.

Un mediodía caluroso, poco antes de una sesión de la Asamblea General, grabador y café mediante, transcurre la charla en su despacho del Senado.

 

­Usted se incorporó al Frente a través del Espacio 609. ¿Por qué esa opción?

­Es muy difícil incorporarse al Frente si no es a través de un sector, lo cual es un problema. Es un problema porque buscamos figuras independientes pero la única manera de reproducirnos es a través de los sectores. Y la inmensa mayoría de la gente que vota al Frente o que simpatiza con el Frente, no es de un sector: es del Frente. Nosotros tenemos una manera de construir izquierda bastante independiente, pero una manera de reproducirnos como partido muy sectorizada. Eso yo creo que es un problema, y responde a una cultura propia de los partidos tradicionales uruguayos, que siempre funcionaron sobre la base de fracciones; y nosotros estamos tendiendo a reproducir eso. Al crearse el FA, el Partido Socialista y el Partido Comunista ya tenían su propia identidad. Después aparecieron grandes movimientos de opinión, y la 609 es eso, una especie de frentecito dentro del Frente, o de espacio donde confluyen gentes diversas.

 

-En la campaña de las internas Astori aludió a la existencia de dos izquierdas, lo que generó fuertes críticas. ¿Qué opina al respecto?

­Siempre hubo dos izquierdas dentro del Frente. Luis Eduardo González había postulado que en el Frente había una mitad de izquierda propiamente dicha y otra mitad que se parecía más a los sectores de izquierda de los partidos tradicionales. Y él decía que esas dos tendencias estaban un poco prendidas con alfileres; y luego, la escisión del PGP y el PDC en el 89 (que no fue sólo por razones ideológicas porque allí hubo también disputa de liderazgo) vino a corroborar la tesis de las dos izquierdas.

 

­Y ese Nuevo Espacio surgido de la escisión representaba la izquierda moderada…

­Sí; aunque ahora ha vuelto al seno del FA, sigue mostrando su perfil moderado. Lo que pasa es que el Frente volvió a recapturar a toda la izquierda y el Frente se hizo un partido tan grande que en el cálculo político de cualquiera que estuviera a la izquierda, aun dentro de un partido tradicional, la apuesta de ir al Frente era muy atractiva. Entonces el Frente fue un gran atractor, un imán de todo lo que andaba en el centro hacia la izquierda. Con eso, la tesis de los dos partidos y medio se desvirtuó, y quedó un sistema con un gran partido, que es el Frente Amplio (que abarca todo desde el centro hacia la izquierda) por un lado, y por otro, los partidos tradicionales que perdieron sus alas izquierdas para quedar muy arrinconados a la derecha. Batlle, Sanguinetti y Lacalle empujaron a sus partidos más a la derecha de lo que se situaban sus electores clásicos. Entonces, una parte de esos electores se fue al Frente Amplio, y el Frente Amplio, como tiene tanta gente, tantos liderazgos, en esa diversidad ­que a veces es lío y conflicto pero que funciona bien como pluralismo­ logra aglutinar muchas preferencias, muchas perspectivas. Entonces, si uno mira ahora lo que es el FA, tenemos al PVP, al MPP y al Partido Comunista bien corridos a la izquierda, aunque el MPP aparece desplazándose paulatinamente hacia el centro; en la otra punta están el Nuevo Espacio, la 738 y Asamblea Uruguay, cerca del centro; y en el medio están el Partido Socialista y la Vertiente Artiguista. Ese es, más o menos, el mapa ideológico tal como se mide científicamente por medio de encuestas.

 

­¿Quiere decir que esa clasificación no es una opinión suya?

­No es una opinión. Es resultado de mediciones. Se les pide a los legisladores que se ubiquen a sí mismos y que ubiquen a los otros; en las encuestas de opinión pública se pide a los encuestados que ubiquen a los partidos, a las fracciones y a los líderes. Y con todo eso que se pone en una coctelera de números, se tiene un panorama. Cuando uno les pregunta a las personas dónde se ubican, el que es de izquierda no tiene vergüenza en admitirlo, pero el de derecha se corre para el centro. Eso siempre pasa, ser de derecha sigue siendo algo vergonzante porque la derecha está identificada con el fascismo. Con el tiempo, la derecha, sobre todo la derecha liberal, ha hecho cuestión de llamarse derecha en un proceso de lavado de la tradición o de la memoria totalitaria de la derecha. En definitiva, los de izquierda se llaman de izquierda, y los de derecha, de centro.

 

­Se ha sostenido que ya no hay izquierdas ni derechas…

­Mire, cuando alguien habla de la neutralidad de la política, o del fin de las ideologías, es de derecha; cuando alguien dice que ya no existen derechas e izquierdas, es de derecha. Entonces, no es que ya no existan la izquierda y la derecha; es que la izquierda no tiene ningún problema con la ideología, es amiga de la ideología; la derecha, no, aunque esa postura también es ideología…

Entonces, al crecer y hacerse tan grande, el Frente hoy en día, dentro de ese espacio ideológico, tiene visiones más de izquierda y visiones más de centro. Eso, ¿en qué se refleja desde el punto de vista de las posiciones respecto a temas concretos? Bueno, en el tema Estado/mercado, es claro: la izquierda es proclive a la defensa del Estado; cuanto más hacia el centro, una postura más amigable con posibilidades de asociación de lo privado con lo público, una postura menos antipática al liberalismo económico.

 

­Que se puede resumir en la máxima “tanto mercado como sea posible y tanto Estado como sea necesario”…

­Esa es una posición moderada. Alguien muy de izquierda diría “tanto Estado como sea posible”, porque el Estado es la única garantía de una corrección de las desigualdades producidas por el mercado. Hay que tener en cuenta que el mercado a que se alude no es cualquier mercado, es el mercado capitalista. Entonces, decir “tanto mercado como sea posible” significa “vamos a tener el mejor de los capitalismos posible con la mayor intervención estatal para corregir los defectos del capitalismo”. Alguien que apuesta al socialismo no diría eso. Pero la izquierda que tenemos es una izquierda de gente que cree en el socialismo y gente que no… Por eso sigue siendo un frente grande, un conjunto de fuerzas progresistas. Existen posicionamientos ideológicos diferentes dentro del Frente.

 

­¿Cómo han tomado las bases del MPP los últimos discursos de Mujica o la reunión con inversores en el Conrad?

­Bueno, Mujica se corrió inevitablemente del lugar donde estaba porque él es ahora el presidente de todos los uruguayos. Tiene que ser un articulador de los intereses en conflicto, y dos de esos intereses que están en conflicto en el Uruguay son el capital y el trabajo. La postura liberal pide que el Estado no arbitre nada, y así reproduce las desigualdades, porque en un contexto de intereses en conflicto en el que la parte del león la tiene uno, que son los empresarios, no arbitrar parece no ser una toma de posición pero lo es. Volviendo al tema, Mujica debe ejercer ese papel articulador y al mismo tiempo está preocupado por la economía del país, entonces es lógico que se reúna con empresarios e inversores. Y también, y aquí está el ejemplo de Lula, un Estado más interventor en la economía nacional y una apuesta a que la política decida más que el mercado ­que es una apuesta por izquierda­ condice con un presidente que trae a los empresarios, que da señales claras y al mismo tiempo toma ciertas decisiones sobre con qué sectores del capital trabajar. Si uno pone un poco de política en la economía, puede apostar por ejemplo a aquellos sectores del capital que me aseguren mayor incorporación de mano de obra o mayor incorporación de ciencia y tecnología. No todos los empresarios son iguales y no todo el capital se comporta igual. Podemos hacer una apuesta por el capital productivo e imponerle costos al capital financiero, ¿verdad? La izquierda gana los gobiernos en el marco de una democracia capitalista. Como dijo Bonomi, no va a haber una revolución socialista ni mucho menos, pero podemos elegir modos de tránsito político que no nos conduzcan al resultado opuesto, es decir que no sean antagónicos con la posibilidad de una sociedad socialista en el futuro. Tratemos de elegir un tránsito que sea coherente con nuestra utopía socialista. Por ejemplo, los pactos socialdemócratas siguen estando en pie como alternativa; pactos que implican negociaciones entre trabajadores y empresarios y en los que el Estado hace una apuesta muy fuerte a la consolidación de una cultura del bienestar. Esos ensayos socialdemócratas, yo creo que siguen estando a la orden del día como modelo político para nuestras izquierdas latinoamericanas.

 

­No hace mucho se publicó una nota de Ignacio Ramonet en “El Dipló” en la que habla del agotamiento de la socialdemocracia europea.

­Sí, a la socialdemocracia europea, francamente, de socialdemocracia le va quedando poco. Pero pienso que eso no está agotado en América Latina. La izquierda latinoamericana tiene cosas que la izquierda europea no podría tener nunca y que no sé en qué calificación política entrarían; por ejemplo, la pretensión soberanista, que está presente en todas las izquierdas latinoamericanas de un modo u otro: la soberanización de los recursos energéticos, la reestatización de actividades estratégicas, que yo le llamo resoberanización porque tiene algo que ver con la liberación nacional.

Otra cosa nueva que aparece en América Latina es el indigenismo, que aparece más fuertemente de la mano de Evo. Eso es nuevo, es latinoamericano y es izquierda. Son los sincretismos propios de América Latina. Otro de los rasgos distintivos es que los líderes de la izquierda latinoamericana son líderes populares, de extracción popular, como un chacarero, o un cocalero, o un obrero metalúrgico. Y cuando se le critica a Mujica su modo de hablar, su lenguaje, es una reacción de las clases altas contra el lenguaje de las clases bajas, de los más pobres; pero resulta que ese es el modo de hablar predominante en una nación cuando esos pobres empiezan a tener voz y a elegir. Cuando los pobres son mayoría pero no tienen nada, el modo cultural predominante es el de las clases cultas y de las capas medias. Los pobres votan a Mujica porque advierten que él sabe cómo viven ellos.

27
Mar
10

semanario el popular de uruguay

montevideANA

montevideANA
`por lo que hicimos, por lo que haremos.

Archivo Marxista.

Archivo Marxista.
Pinchá para entrar.

Revista Estudios.

Revista Estudios.
Pinchá en la foto.

MUJICA PRESIDENTE

MUJICA PRESIDENTE

UNIÓN DE LA JUVENTUD COMUNISTA DE URUGUAY

UNIÓN DE LA JUVENTUD COMUNISTA DE URUGUAY

Acercarse a Carlos Marx.

Acercarse a Carlos Marx.
Pinchá en la imagen para acceder a la web.

Darnauchans Fotos. Agradecemos a Víctor Cunha el cedernos estas fotos.

Sitio del Senador Eduardo Lorier.

Sitio del Senador Eduardo Lorier.
Pinchá sobre la foto.


Pinchá para ir a la web.

El Darno desde Sansueña.

con la tecnología de

EL DARNO

EL DARNO
Pinchá sobre la foto.

LIBERTAD PARA LOS CINCO.

LIBERTAD PARA LOS CINCO.

Comunistas Uruguayos en Fiesta del Avante 2008

MITIN-FIESTA PCE 2008

Actualmente se define en diferentes ámbitos y de forma casi natural a la economía como “la ciencia de administrar recursos escasos”. La definición tiene una fuerte carga ideológica, que condiciona el accionar. Se nos hace creer que nos encontramos frente a un planeta o un país que no tiene bienes suficientes para cubrir las necesidades de los individuos. Personas que para los economistas que se afilian a esta definición son “insaciables” a la hora de querer satisfacer sus necesidades.
 
 
Esta peregrina definición que se puso en boga en los 90, a partir de la hegemonía del pensamiento único en los ámbitos académicos, es la base sobre la que después se pretende fundamentar que “no es conveniente que el Estado gaste en demasía”. Se argumenta que hay que ser cautelosos y administrar adecuadamente los escasos recursos con los que se cuenta. No se menciona que hoy la humanidad produce recursos alimenticios para abastecer tres veces la población mundial y que el avance científico-técnico permitiría reducir la jornada laboral a la mitad sin detrimento de la producción e incorporando al mundo del trabajo a los centenares de miles de excluidos. Obviamente este mundo posible no es realizable dentro del sistema capitalista. Porque el capitalismo es por definición un modo de producción desigual, en donde existe una clase social que es dueña de los medios de producción y que se apropia de la riqueza generada por los trabajadores. El Estado, en tanto instrumento de la clase dominante, (y no olvidemos cuál sigue siendo la clase dominante, más allá del cambio de gobierno) no está exento de estas contradicciones, pues la lucha de clases atraviesa toda su estructura. En el caso uruguayo esto es más visible con el cambio que significó la llegada de la izquierda al gobierno. El sentido que tomen las acciones de gobierno no está al margen de las presiones que realizan las clases en pugna. Por eso mismo nada asombra el revuelo que causó la propuesta del Presidente de la República de usar parte de las reservas del Banco Central para invertir en la construcción de viviendas y de escuelas. Los dirigentes blancos salieron a criticar la propuesta por considerarla que daría “una mala imagen del país en el exterior” y compararon esta situación con la vivida durante el gobierno de Jorge Batlle. Su sugerencia ha sido que el Estado podría contraer una deuda a largo plazo y bajos intereses con los organismos internacionales para cubrir las necesidades de viviendas y escuelas. Cualquier vecino se preguntaría por qué debe endeudarse el país si se tienen rubros suficientes para hacer la inversión, sin que ello le produzca un desbalance en las cuentas. O por qué estos mismos representantes de las clases dominantes no dudaron en comprar bancos fundidos o dar préstamos impagables a los grandes propietarios del país con los mismos recursos a los que hoy ponen peros. En la oposición, los colorados han sido más cautos, consecuentes con su intento visible de cambiar una imagen estrepitosamente venida a menos. Por ejemplo, en esta semana Pedro Bordaberry visitaba el PIT CNT para dialogar y llegar a acuerdos para impulsar temas en común. ¡Y reclamó públicamente que nuestro gobierno no debe pensar tanto en la inversión sino dar prioridad al empleo! Pareciera que los uruguayos deberíamos dar una carta de confianza al mismo partido que cuando en los últimos años estuvo en el gobierno atacó de todos los modos posibles los intereses de los asalariados. Tendríamos que olvidar que en sus filas tienen dirigentes que se ufanaron de no haber perdido ninguna huelga. ¿O será que Pedro (Bordaberry) intenta generar una cortina de humo que tape la condena a 30 años de cárcel de su padre como dictador? Nadie es culpable de los hechos de sus progenitores, pero Pedro (Bordaberry hijo) jamás ha condenado el golpe de Estado. No ha faltado el argumento de que la propuesta de Mujica es semejante a la situación argentina y que se nota la falta de un “Banco Central independiente”. Obviamente para ellos, que lo quisieron privatizar, el quid es la independencia del Banco Central… independiente respecto de los intereses del pueblo. Nuestra fuerza política tiene un programa de gobierno elaborado por el conjunto de sus integrantes y la propuesta del compañero Presidente está en clara consonancia con el programa del FA: “La estabilidad es importante pero no es un fin en sí mismo, por ello es necesaria su compatibilidad con las otras políticas, sectoriales, territoriales, sociales que apuntan al logro de otros objetivos igualmente importantes, como la estructura productiva, la equidad en el desarrollo territorial y la atención de la problemática social”. “Para construir y llevar adelante una estrategia nacional a mediano y largo plazo es imprescindible que las políticas macroeconómicas tanto en sus cuestiones generales, como en sus planteos concretos se ajusten a los objetivos de dicha estrategia, de tal forma estarán al servicio del proyecto. Uno de los ejes centrales de la construcción de este proyecto son los recursos. La renegociación de los intereses de deuda con los acreedores privados y los organismos multilaterales de crédito deberá realizarse de forma tal de no poner en riesgo el desarrollo nacional y sus objetivos estratégicos; asimismo no se incrementará la carga fiscal en los sectores de menos recursos. El crecimiento económico de largo plazo está asociado a políticas macroeconómicas estables y sostenibles, basadas en los principios de responsabilidad fiscal, flexibilidad cambiaria, mantenimiento de tasas de inflación bajas, sin dejar de atender la problemática de competitividad y la generación del adecuado clima de negocios que requiere la inversión y el crecimiento de la actividad económica. Por otro lado una economía equilibrada significa una defensa frente a las inestabilidades de los mercados internacionales y regionales por lo cual mantenerla implica dar mayor seguridad interna frente a impactos externos adversos”. (V Congreso Extraordinario “Zelmar Michelini”) El objetivo es generar miles de viviendas para los hombres y mujeres uruguayos y sus familias, que viven hoy precariamente y crear las escuelas que permitan que nuestros niños puedan aprender en mejores condiciones. La concreción de esta inversión en un sector dinámico de la economía como es la construcción, generará, al mismo tiempo, en forma directa o indirecta miles de empleos, con el consabido aumento del consumo en el mercado interno. Es un ejemplo de política proactiva y anticíclica que compartimos plenamente. A los cautelosos debemos recordarles que se trata de utilizar sólo una parte de las reservas disponibles.1 Lo que está en juego es el papel del Estado en el próximo período.
(notas) 1 El BCU tiene unos activos de reserva que totalizan unos US$ 8.094 millones. De los cuales puede llegar a utilizar en concreto unos US$ 3.650 millones y de ellos se podría utilizar unos 700 millones. Y si a alguien le sorprenden las cifras, las mismas están tomadas del diario “El Pais”

Por Marcelo Abdala
 
El próximo 1º de mayo, habrá de mostrar a una vigorosa clase obrera organizada rodeada de vastos sectores populares, en el centro de la escena nacional. Sin lugar a dudas un movimiento obrero fortalecido por el carácter de la etapa -que no se puede entender haciendo abstracción de la iniciativa y protagonismo de las masascuyo contenido principal es la ubicación en un plano superior del proceso de acumulación de fuerzas, planteará sus propuestas y visiones acerca de los problemas de la nación. En efecto, el dilema en que se debate la peripecia nacional (en el marco de nuestra América Latina) es entre desarrollo productivo, con justicia social y profundización democrática o mayor dependencia. El movimiento obrero organizado desplegará su programa en el sentido de fortalecer y acelerar la profundización de los cambios en beneficio de las grandes mayorías nacionales. Son muchos los mecanismos con que cuenta la sociedad capitalista para promover la continuidad de todas las formas de explotación y dominación presentes en la realidad. Los mecanismos de la inercia están institucionalizados en la maquinaria del estado y en la sociedad. Por tanto un proceso que no quede encerrado en la mera administración de la crisis del capitalismo, requiere una clase obrera con visión de conjunto, dispuesta a transgredir el orden de cosas existente. Para que se abra un período de profundización de los cambios en el sentido de variación de la estructura económico-productiva; de los actuales mecanismos sociales de distribución del ingreso y de las cuestiones político- ideológicas que implican un estatus superior de participación democrática del pueblo, la cuestión crucial es el programa y son las masas –siempre las masas-. En este cuadro el planteo del movimiento sindical deberá colocar sus múltiples propuestas (la mesa Representativa definió una serie de ejes de planteo) en las 3 grandes direcciones del cambio: a) las ideas para el desarrollo productivo e industrial integral del país; b) las ideas para garantizar el aumento de la participación de los trabajadores y el pueblo en el ingreso nacional y c) las ideas para construir un nuevo estado, una nueva democracia que permitan construir una nueva sociedad. En torno al 1º eje es claro que el planteo es la superación profunda de todos los mecanismos de la dependencia que implican en último término, mecanismos de transferencia de los recursos que devienen del trabajo de los orientales hacia el capital financiero internacional y su comando: los centros dinámicos del desarrollo capitalista. En particular las propuestas que tiendan a superar una inserción internacional dependiente pautada por el intercambio entre productos intensos en recursos naturales por bienes altamente industrializados es central. Para ello la cuestión es promover cual es la estructura agraria adecuada a nuestra industrialización soberana, el desarrollo de las cadenas productivas, un sistema financiero al servicio de la nación; un proceso de acumulación que a los efectos de financiar el desarrollo no permita el despilfarro ni la enajenación de nuestros recursos mineros ni ictícolas; las cuestiones centrales del desarrollo industrial para llegar a la producción de medios de producción (en la construcción naval, la maquinaria para la energía; la electro-electrónica; el montaje industrial etc.); el proceso de fortalecimiento de la UTU y la utilización del INEFOP para formar a la clase obrera del siglo XXI, es fundamental; a estos efectos la configuración de un aparato de estado que actúe como locomotora del proceso de cambios a través del sistema de compras públicas, el sistema de empresas públicas –fortalecido y ampliado al conjunto de los sectores estratégicos- y las regulaciones necesarias. En fin la promoción del trabajo de calidad y la industrialización genuina y profunda del país. En torno al 2º eje, el de la justicia social, para promover un rango de derechos superior de los trabajadores y el pueblo, es decir de la inmensa mayoría, la implementación de las políticas productivas en particular la política industrial, al generar puestos de trabajo digno, también contribuye en este eje. Pero además la política salarial, las cuestiones relativas a la negociación colectiva, el acceso de nuestro pueblo a la vivienda de calidad, la profundización de las transformaciones en curso en la salud, el desarrollo educativo, etc. vistas en su integralidad suponen el aumento de la participación de los trabajadores y el pueblo en el ingreso nacional. Por último la transformación del estado para hacerlo eficaz a los cambios de carácter democrático, nacional y popular y un proceso inusitado de participación del pueblo en las cuestiones económicas, políticas e ideológicas habrán de cambiar la faz de la democracia uruguaya haciéndola más profunda ya que implican el peculiar camino crítico de nuestro pueblo hacia el socialismo. Para organizar la propuesta y la presencia de miles y miles en toda la red de actos del 1º de mayo a nivel nacional, nuestro PIT-CNT ha resuelto las siguientes instancias: el 15 de abril se desarrollará un encuentro de direcciones sindicales para construir nuestras propuestas de desarrollo productivo e industrial, ese mismo día funcionarán las asambleas zonales del área metropolitana y el 22 de abril un encuentro de direcciones para construir nuestros planteos hacia la transformación del estado. ¡A preparar entonces un Gran 1º de mayo!.

 
Por Ángel Guerra Cabrera
 
 
n Chile continúa rigiendo la Constitución pinochetista que con el beneplácito de Washington moldeó la transición democrática” para acorralar a la izquierda y criminalizar la protesta social, hay 200 exiliados políticos que no pueden regresar todavía a su país y cien presos políticos del pueblo mapuche, que es sometido a una dura represión y despojado de gran parte de sus territorios y muchos de los asesinos y torturadores continúan en libertad. El terror clavado hasta los huesos por la sanguinaria dictadura continúa siendo aprovechado por los neoliberales para aplicar sus políticas y los indecibles sufrimientos que infligen al pueblo chileno. En Chile se observa un grave retroceso en oportunidades de trabajo e ingreso familiar, educación, salud, libertades sindicales, vivienda, seguridad social, salarios, cuidado del medioambiente y también en la cultura puesto que el pensamiento único la banaliza y enajena la sensibilidad de los ciudadanos frente a los dramas sociales mientras los concentrados medios de difusión uniforman su mensaje y el sistema educativo se degrada y mercantiliza. Chile, paradigma de distribución justa con Allende es hoy uno de los países más desiguales entre pobres y ricos y la perspectiva después del terremoto es que empeore pues como se ha comprobado la reconstrucción no será una causa social sino un negocio de los allegados al nuevo gobierno y ello augura una sublevación popular. En suma, todo un paraíso de los derechos humanos. Por eso no debe sorprender la condena del multimillonario presidente Sebastián Piñera y del Senado chileno a la supuesta violación de esos derechos en Cuba, la solicitud de libertad para los inexistentes presos políticos en la isla y la exigencia de que el gobierno cubano abra un diálogo con la quinta columna del imperio. Piñera inició su fortuna al amparo de las privatizaciones de la dictadura militar y al igual que los senadores busca congraciarse con el imperio sumándose a la campaña contra Cuba. Conocido en Chile como Piraña por su voracidad para apoderarse de las antiguas empresas públicas y por hacer dinero apoyándose en sus relaciones con el pinochetismo, irrumpió en la política a fuerza de demagogia, mentiras y falta de escrúpulos. Así, proclama como modelo a la Colombia de Uribe y su política de Seguridad Democrática pero ha llegado al descaro de citar también a Lula como referente. Aunque su elección equivalga al regreso del pinochetismo de varios de sus personeros al palacio de La Moneda, no debe leerse como un apoyo de los chilenos a esa corriente pues aparte de recibir el voto de la derecha y de todos los ricos –alrededor de un tercio– la imagen mediática prefabricada lo presentaba como un humanista cristiano que hizo fortuna con grandes sacrificios precisamente para cosechar el voto de los sectores populares descontentos con la Concertación. Por eso Piñera ganó en muchas comunas empobrecidas donde ha cundido la despolitización como resultado de la crisis de la izquierda chilena tradicional. La Concertación eludió la discusión a fondo con la derecha por la sencilla razón de su larga y profunda complicidad con aquella. Más importante aún, sus dos décadas de gobierno, dedicada a administrar el modelo heredado de Pinochet defraudaron las esperanzas de millones y era evidente que la alta popularidad de Michelle Bachelet –una golondrina no hace verano– no sería trasladada a su desangelado candidato Eduardo Frei. La victoria electoral del magnate responde en gran medida al voto de castigo de un gran sector de la población hastiado de las políticas neoliberales fraguadas por la dictadura y profundizadas por el apareamiento de una Democracia Cristiana que apoyó el golpe de Estado y un Partido Socialista que aceptó una transición acotada por las exigencias de Pinochet y de Washington. Eso es la Concertación. El imperio y la derecha no han cesado un minuto su actividad contra la gran rebelión latinoamericana, consiguieron montar y han desarrollado su contraofensiva hasta donde han podido y en Chile se les ofrecían las condiciones idóneas para instalar un caballo de Troya en La Moneda y lanzarlo contra el acuerdo de unidad alcanzado en Cancún. Piñera, sueña la derecha, viene a cercenar el rumbo independiente de la región apoyado en la IV Flota, las bases militares en Colombia y Panamá, el golpe en Honduras, la ocupación de Haití, la extensión del Plan Colombia y el terrorismo mediático. Otra cosa piensan los pueblos.

 
Por Stella Calloni
 
La presidenta Cristina Fernández de Kirchner agradeció “en nombre de todos los argentinos” y de “la condición humana” a los que lucharon estos años por llegar a la verdad y la justicia, como las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, y pidió que “se aplique la justicia con los jueces de la Constitución y que finalmente termine este capítulo tan trágico de los argentinos y podamos dar vuelta esa página de la historia, pero con verdad y con justicia”. En un emotivo discurso al inaugurar una inmensa sala para la memoria y la cultura que lleva el nombre del escritor Haroldo Conti, desaparecido durante la pasada dictadura militar, en el predio de lo que fuera la Escuela de Mecánica de la Armada (Esma), el mayor centro clandestino de detención de la pasada dictadura, la presidenta dijo que “acá nadie está juzgando el pasado, lo que estamos juzgando son delitos concretos cometidos por hombres concretos, nada más que eso, ni nada menos”. Esto, en referencia a algunas maniobras como las del ex presidente Eduardo Duhalde que no sólo ha llamado a dejar atrás el pasado (dictatorial), sino propuso realizar “consultas populares” para decidir si deben continuar los juicios contra los responsables de crímenes de lesa humanidad. Fernández de Kirchner también sostuvo que no quería vivir “en un país donde como mandataria, cuando una va a visitar a un presidente extranjero, le reclaman por ciudadanos que fueron desaparecidos aquí, en la República Argentina”, en alusión a una visita a Francia, donde las autoridades reclamaron en su momento por el caso del ex capitán Alfredo Astiz, condenado por la justicia francesa y ahora juzgado y preso aquí. En su breve discurso elogió la tarea de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, por haber convertido su lucha en una búsqueda incesante “por los que sí sabemos que están”, en referencia a los niños nacidos en cautiverio y robados a sus padres desaparecidos, de los cuales se han recuperado ciento uno de casi medio millar bajo reclamo. “Cada nieto que aparece es una victoria sobre el olvido y la muerte, y es esencialmente una victoria del estado de derecho, de la calidad institucional, porque no puede haber estado de derecho y calidad institucional si no hay identidad”, expresó la mandataria, que se comprometió con Carlotto a que “si no encontramos justicia en Argentina, yo como presidenta la voy a acompañar a tribunales internacionales a buscarla. Pero tengo confianza en que no vamos a tener que llegar a esa situación”. Como se supo en los últimos días, en una acción jurídica insólita, la Camára de Casación impidió que se analizara el ADN de los hijos adoptados por la dueña del grupo de medios Clarín, Ernestina Herrera de Noble, en tiempos de la dictadura militar. Las Abuelas afirman que esos niños –ahora personas mayores– fueron “apropiados”, es decir, tomados de padres desaparecidos, pero desde hace años, Noble ha encontrado diversas formas de obstaculizar estos exámenes. Este primer acto de la mañana en el Día de la Memoria y la Justicia, en el cual se conmemora el golpe militar del 24 de marzo de 1976 que instaló la más cruenta dictadura en el país, fue realizado en la Esma, lugar recuperado durante el gobierno del ex presidente Néstor Kirchner en 2004. Ahí, la mandataria entregó el Premio de Derechos Humanos Azucena de Villaflor a cuatro padres de desaparecidos. Villaflor fue fundadora de Madres de Plaza de Mayo y desaparecida con dos de sus compañeras en diciembre de 1977. Los premiados fueron Arturo Morresi, Emilio Mignone, quien fue presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) fallecido en 1998; Marcos Weinstein, y Bruno Palermo, que simbolizan a otros padres. Más de mil personas colmaban el recinto y afuera otros miles acompañaban el acto y rendían homenaje a los desaparecidos en la Esma. “El olvido no existe”, dijo Weinstein en representación de sus compañeros, quien reconoció lo hecho por este gobierno y el anterior en el tema de derechos humanos, y criticó a “ese poder que vuelve a insinuarse ahora políticamente y que nos debe alertar, porque quiere promover el modelo de la impunidad”, en referencia a la propuesta del ex presidente Duhalde. También habló de la nueva organización nacida este día, el Grupo de Padres de Plaza de Mayo, autodenominado “retaguardia asociada a la vanguardia ética que significaron las Madres de Plaza de Mayo. Recordó que ellos –los padres– estaban en “un segundo y distante círculo en las recovas de la plaza para protegerlas” y que la fe renació cuando por acción del gobierno de Néstor Kirchner se logró en el Congreso la anulación de las leyes de impunidad. “Esto permitió las condenas a los asesinos de nuestros hijos en trámites judiciales limpios y no en la clandestinidad”, dijo Weinstein. Por otra parte, bajo la consigna: “por un bicentenario sin impunidad. Juicio y castigo ya” y llevando una bandera de más de quinientos metros de largo con las fotografías de miles de desaparecidos, la mayoría de los organismos de derechos humanos llegaron a la Plaza de Mayo, encabezados por Abuelas, Madres Línea Fundadora y Familiares de ex Detenidos Desaparecidos; también estuvo la organización HIJOS y Hermanos de Desaparecidos. Junto a ellos marchaban las más importantes organizaciones de derechos humanos, movimientos sociales y políticos. La Asociación Madres de Plaza de Mayo, que preside Hebe de Bonafini, apoyada por otras organizaciones y varias de las que llegaron en la manifestación anterior, realizó un homenaje con la presencia de reconocidos artistas y cantantes que quisieron participar del homenaje a las víctimas de la dictadura.
Los cómplices de antes y de hoy
Carlotto denunció que los que intentan detener los actuales juicios “son los mismos cómplices de antes, los mismos que defienden el pasado y quieren construir un país para pocos”. Entre ellos señaló a empresarios y grandes empresas que estuvieron comprometidas con la dictadura, y aseguró que “los ideólogos y beneficiarios de la política de exterminio que quieren la vigencia del aparato represivo y un país para pocos no son sólo los empresarios. Como en el golpe de Estado del 76 se encuentran también políticos, economistas, médicos, curas, periodistas, abogados y jueces. También marcharon organizaciones del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia (EMVJ), con distintas consignas, entre ellas: “fuera ingleses de nuestras Malvinas” y “fuera el imperialismo de América Latina”. El EMVJ, al que acompañaron grupos radicalizados, también criticó al gobierno actual, pero esta vez no hubo enfrentamientos como en otros momentos. Hebe de Bonafini convocó a la unidad ante el bicentenario y el lema de su protesta fue: “no pudieron apagar tanto fuego. En el escenario de la revolución del bicentenario arderá nuestra cultura”. En estos momentos suman 82 las causas de violaciones a los derechos humanos elevadas a juicio en todo el país. Ocho de ellas ya están en instancia de juicios orales y cinco tienen fecha de inicio ya confirmada. Están imputados los ex dictadores, altos jefes militares, oficiales y otros responsables de delitos de lesa humanidad. Los juicios se realizan en casi todas las provincias en una movilidad por la justicia, que ha convertido a Argentina en un modelo para otros países que fueron víctimas de dictaduras. Las marchas también fueron multitudinarias en otros lugares del país.

En mayo del 2010, bajo la presidencia española de la Unión Europea, en la ciudad de Madrid se reunirán los Presidentes y Jefes de Estado de la Unión Europea, América Latina y Caribe. El “Viejo Continente”, reconvertido hoy en la Europa del capital y la guerra buscará en esta nueva Cumbre impulsar políticas y mecanismos para favorecer el capital financiero y las grandes corporaciones transnacionales, a través del saqueo de los recursos naturales y la privatización de los servicios públicos disfrazados de promesas de desarrollo. Esta Cumbre se celebrará bajo los efectos de una crisis financiera, económica, medio ambiental y social que ha provocado en Europa más paro y precariedad y en América Latina más pobreza y exclusión social.En Europa, los movimientos sociales y organizaciones asisten a un avance progresivo de las derechas, y a un ataque cada vez más contundente y agresivo al conjunto de los derechos y de las conquistas laborales, económicas, políticas, sociales, culturales y medioambientales. La reciente aprobación del Tratado de Lisboa —de manera antidemocrática al haber negado la participación directa de la población— favorecerá, entre otros elementos, los intereses de las transnacionales a través de los acuerdos de libre comercio y la liberalización de las inversiones, perjudicando los derechos de los pueblos y el medio ambiente. La Europa fortaleza, militarizada, xenófoba, inhumana, con menos servicios públicos y más privatizaciones no es nuestra Europa. A esa Europa del capital, la guerra y sus crisis oponemos la solidaridad entre los pueblos.En América Latina y el Caribe, las resistencias de los movimientos sociales continúan desarrollándose, y al lado de algunos gobiernos latinoamericanos luchan por defender su soberanía y llevar a cabo, no sin dificultades y contradicciones, nuevos proyectos políticos de cambio social. Estos esfuerzos son atacados con acciones criminales como el golpe de Estado en Honduras, una amenaza objetiva para todo el continente. Asi como la llegada de Barack Obama no ha supuesto un cambio de política de Estados Unidos para la región — como lo muestra la instalación de bases militares en Colombia —, de la misma manera y coincidiendo con el aniversario del bicentario de las independencias, la Unión Europea ataca los procesos de integración regional, usando como buque insignia al gobierno español y sus transnacionales. Disfrazadas de cooperación y desarrollo con los tratados de libre comercio, las nuevas carabelas de la reconquista buscan consolidar su dominio en la regiónLa Red Biregional Europa América Latina y Caribe « Enlazando Alternativas » se moviliza por cuarta vez en la construcción de un espacio político biregional. Como lo hicimos en Guadalajara, México (2004), Viena, Austria (2006) y Lima, Perú (2008). La Cumbre Alternativa de los Pueblos, Enlazando Alternativas 4, a realizarse del 14 al 18 de mayo del 2010, servirá para fortalecer nuevas convergencias solidarias entre nuestros pueblos, las resistencias populares emergentes y para construir un espacio político y de movilización biregional, a pesar de la criminalización de los movimientos sociales.Llamamos a todas las redes sociales, sindicales, fuerzas políticas y movimientos de la sociedad civil a sumarse al proceso de preparación y participar en Madrid en la Cumbre Alternativa de los Pueblos, Enlazando Alternativas 4, en defensa de la soberanía de los pueblos, los derechos humanos, la democracia participativa, los derechos sindicales, de las mujeres, de los pueblos indígenas, la justicia social, la defensa del medio ambiente, contra el cambio climático y la paz, donde quiera que sea.No somos invisibles, lo hemos demostrado. Decía Gandhi “Primero te ignoran, luego se ríen de ti, luego luchan contra ti. Y después tú ganas”Están luchando contra nosotras y nosotros.
 
La reforma sanitaria de Estados Unidos.

Barack Obama es un fanático creyente del sistema capitalista imperialista impuesto por Estados Unidos al mundo. “Dios bendiga a Estados Unidos”, concluye sus discursos. Algunos de sus hechos hirieron la sensibilidad de la opinión mundial, que vio con simpatías la victoria del ciudadano afroamericano frente al candidato de la extrema derecha de ese país. Apoyándose en una de las más profundas crisis económicas que ha conocido el mundo, y en el dolor causado por los jóvenes norteamericanos que perdieron la vida o fueron heridos o mutilados en las guerras genocidas de conquista de su predecesor, obtuvo los votos de la mayoría del 50% de los norteamericanos que se dignan acudir a las urnas en ese democrático país. Por elemental sentido ético, Obama debió abstenerse de aceptar el Premio Nobel de la Paz, cuando ya había decidido el envío de cuarenta mil soldados a una guerra absurda en el corazón de Asia. La política militarista, el saqueo de los recursos naturales, el intercambio desigual de la actual administración con los países pobres del Tercer Mundo, en nada se diferencia de la de sus antecesores, casi todos de extrema derecha, con algunas excepciones, a lo largo del pasado siglo. El documento antidemocrático impuesto en la Cumbre de Copenhague a la comunidad internacional ­-que había dado crédito a su promesa de cooperar en la lucha contra el cambio climático- fue otro de los hechos que desilusionaron a muchas personas en el mundo. Estados Unidos, el mayor emisor de gases de efecto invernadero, no estaba dispuesto a realizar los sacrificios necesarios a pesar de las palabras zalameras previas de su Presidente. Sería interminable la lista de contradicciones entre las ideas que la nación cubana ha defendido con grandes sacrificios durante medio siglo y la política egoísta de ese colosal imperio. A pesar de eso, no albergamos ninguna animadversión contra Obama, y mucho menos contra el pueblo de Estados Unidos. Consideramos que la Reforma de Salud ha constituido una importante batalla y un éxito de su gobierno. Parece sin embargo algo realmente insólito que 234 años después de la Declaración de Independencia, en Filadelfia en el año 1776, inspirada en las ideas de los enciclopedistas franceses, el gobierno de ese país haya aprobado la atención médica para la inmensa mayoría de sus ciudadanos, algo que Cuba alcanzó para toda su población hace medio siglo a pesar del cruel e inhumano bloqueo impuesto y todavía vigente por parte del país más poderoso que existió jamás. Antes, después de casi un siglo de independencia y tras sangrienta guerra, Abraham Lincoln pudo lograr la libertad legal de los esclavos. No puedo, por otro lado, dejar de pensar en un mundo donde más de un tercio de la población carece de atención médica y de medicamentos esenciales para garantizar la salud, situación que se agravará en la medida en que el cambio climático, la escasez de agua y de alimentos sean cada vez mayores, en un mundo globalizado donde la población crece, los bosques desaparecen, la tierra agrícola disminuye, el aire se hace irrespirable, y la especie humana que lo habita -que emergió hace menos de 200 mil años, es decir 3 500 millones de años después que surgieron las primeras formas de vida en el planeta- corre el riesgo real de desaparecer como especie. Admitiendo que la reforma sanitaria significa un éxito para el gobierno de Obama, el actual Presidente de Estados Unidos no puede ignorar que el cambio climático significa una amenaza para la salud y, peor todavía, para la propia existencia de todas las naciones del mundo, cuando el aumento de la temperatura -más allá de límites críticos que están a la vista- diluya las aguas congeladas de los glaciares, y las decenas de millones de kilómetros cúbicos almacenados en las enormes capas de hielo acumuladas en la Antártida, Groenlandia y Siberia se derritan en unas pocas decenas de años, dejando bajo las aguas todas las instalaciones portuarias del mundo y las tierras donde hoy vive, se alimenta y labora una gran parte de la población mundial. Obama, los líderes de los países ricos y sus aliados, sus científicos y sus centros sofisticados de investigación conocen esto; es imposible que lo ignoren. Comprendo la satisfacción con que se expresa y reconoce, en el discurso presidencial, el aporte de los miembros del Congreso y la administración que hicieron posible el milagro de la reforma sanitaria, lo cual fortalece la posición del gobierno frente a lobbistas y mercenarios de la política que limitan las facultades de la administración. Sería peor si los que protagonizaron las torturas, los asesinatos por contrato y el genocidio ocuparan nuevamente el gobierno de Estados Unidos. Como persona incuestionablemente inteligente y suficientemente bien informada, Obama conoce que no hay exageración en mis palabras. Espero que las tonterías que a veces expresa sobre Cuba no obnubilen su inteligencia. Tras el éxito en esta batalla por el derecho a la salud de todos los norteamericanos, 12 millones de inmigrantes, en su inmensa mayoría latinoamericanos, haitianos y de otros países del Caribe reclaman la legalización de su presencia en Estados Unidos, donde realizan los trabajos más duros y de los cuales no puede prescindir la sociedad norteamericana, en la que son arrestados, separados de sus familiares y remitidos a sus países. La inmensa mayoría emigraron a Norteamérica como consecuencia de las tiranías impuestas por Estados Unidos a los países del área y la brutal pobreza a que han sido sometidos como consecuencia del saqueo de sus recursos y el intercambio desigual. Sus remesas familiares constituyen un elevado porcentaje del PIB de sus economías. Esperan ahora un acto de elemental justicia. Si al pueblo cubano se le impuso una Ley de Ajuste, que promueve el robo de cerebros y el despojo de sus jóvenes instruidos, ¿por qué se emplean métodos tan brutales con los emigrantes ilegales de los países latinoamericanos y caribeños? El devastador terremoto que azotó a Haití -el país más pobre de América Latina, que acaba de sufrir una catástrofe natural sin precedentes que implicó la muerte de más de 200 mil personas- y el terrible daño económico que otro fenómeno similar ocasionó a Chile, son pruebas elocuentes de los peligros que amenazan a la llamada civilización y la necesidad de drásticas medidas que otorguen a la especie humana la esperanza de sobrevivir. La Guerra Fría no trajo ningún beneficio para la población mundial. El inmenso poder económico, tecnológico y científico de Estados Unidos no podría sobrevivir a la tragedia que se cierne sobre el planeta. El presidente Obama debe buscar en su computadora los datos pertinentes y conversar con sus científicos más eminentes; verá cuán lejos está su país de ser el modelo que preconiza para la humanidad. Por su condición de afroamericano, allí sufrió las afrentas de la discriminación, según narra en su libro “Los sueños de mi padre”; allí conoció la pobreza en que viven decenas de millones de norteamericanos; allí se educó, pero allí también disfrutó como profesional exitoso los privilegios de la clase media rica, y terminó idealizando el sistema social donde la crisis económica, las vidas de norteamericanos inútilmente sacrificadas y su indiscutible talento político le dieron la victoria electoral. A pesar de eso, para la derecha más recalcitrante Obama es un extremista al que amenazan con seguir dando la batalla en el Senado para neutralizar los efectos de la reforma sanitaria y sabotearla abiertamente en varios Estados de la Unión, declarando inconstitucional la Ley aprobada. Los problemas de nuestra época son todavía mucho más graves. El Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y otros organismos internacionales de créditos, bajo control estricto de Estados Unidos, permiten que los grandes bancos norteamericanos -creadores de los paraísos fiscales y responsables del caos financiero en el planeta- sean sacados a flote por los gobiernos de ese país en cada una de las frecuentes y crecientes crisis del sistema. La Reserva Federal de Estados Unidos emite a su antojo las divisas convertibles que costean las guerras de conquista, las ganancias del Complejo Militar Industrial, las bases militares distribuidas por el mundo y las grandes inversiones con las que las transnacionales controlan la economía en muchos países del mundo. Nixon suspendió unilateralmente la conversión del dólar en oro, mientras en las bóvedas de los bancos de Nueva York se guardan siete mil toneladas de oro, algo más del 25% de las reservas mundiales de ese metal, cifra que al final de la Segunda Guerra Mundial superaba el 80%. Se argumenta que la deuda pública sobrepasa los 10 millones de millones de dólares, lo cual supera el 70% de su PIB, como una carga que se transfiere a las nuevas generaciones. Eso se afirma cuando en realidad es la economía mundial la que costea esa deuda con los enormes gastos en bienes y servicios que aporta para adquirir dólares norteamericanos, con los cuales las grandes transnacionales de ese país se han apoderado de una parte considerable de las riquezas del mundo, y sostienen la sociedad de consumo de esa nación. Cualquiera comprende que tal sistema es insostenible, y por qué los sectores más ricos en Estados Unidos y sus aliados en el mundo defienden un sistema sólo sustentable con la ignorancia, las mentiras y los reflejos condicionados sembrados en la opinión mundial a través del monopolio de los medios de comunicación masiva, incluidas las redes principales de Internet. Hoy el andamiaje se derrumba ante el avance acelerado del cambio climático y sus funestas consecuencias, que ponen a la humanidad ante un dilema excepcional. Las guerras entre las potencias no parecen ser ya la solución posible a las grandes contradicciones, como lo fueron hasta la segunda mitad del siglo XX; pero, a su vez, han incidido de tal forma sobre los factores que hacen posible la supervivencia humana, que pueden poner fin prematuramente a la existencia de la actual especie inteligente que habita nuestro planeta. Hace unos días expresé mi convicción de que, a la luz de los conocimientos científicos que hoy se dominan, el ser humano deberá resolver sus problemas en el planeta Tierra, ya que jamás podrá recorrer la distancia que separa el Sol de la estrella más próxima, ubicada a cuatro años luz, velocidad que equivale a 300 mil kilómetros por segundo -como conocen nuestros alumnos de secundaria básica-, si alrededor de ese sol existiera un planeta parecido a nuestra bella Tierra. Estados Unidos invierte fabulosas sumas para comprobar si en el planeta Marte hay agua, y si existió o existe alguna forma elemental de vida. Nadie sabe para qué, como no sea por pura curiosidad científica. Millones de especies van desapareciendo a ritmo creciente en nuestro planeta y sus fabulosas cantidades de agua constantemente se están envenenando. Las nuevas leyes de la ciencia -a partir de las fórmulas de Einstein sobre la energía y la materia, y la teoría de la gran explosión como origen de los millones de constelaciones e infinitas estrellas u otras hipótesis- han dado lugar a profundos cambios en conceptos fundamentales como el espacio y el tiempo, que ocupan la atención y los análisis de los teólogos. Uno de ellos, nuestro amigo brasileño Frei Betto, aborda el tema en su libro “La obra del artista: Una visión holística del Universo”, presentado en la última Feria Internacional del Libro de La Habana. Los avances de la ciencia en los últimos cien años han impactado los enfoques tradicionales que prevalecieron a lo largo de miles de años en las ciencias sociales e incluso en la Filosofía y la Teología. No es poco el interés que los más honestos pensadores prestan a los nuevos conocimientos, pero no sabemos absolutamente nada de lo que piensa el presidente Obama sobre la compatibilidad de las sociedades de consumo y la ciencia. Mientras tanto, vale la pena dedicarse de vez en cuando a meditar sobre esos temas. Con seguridad no dejará por ello de soñar el ser humano y tomar las cosas con la debida serenidad y acerados nervios. Es el deber, al menos, de aquellos que escogieron el oficio de políticos y el noble e irrenunciable propósito de una sociedad humana solidaria y justa.