Archivo para 31 agosto 2019

31
Ago
19

Batallón 13 / Uruguay

Mientras el FRENTE AMPLIO da vuelta cuarteles, blancos y colorados nunca hicieron nada por los restos de desaparecidos y menos, por sus familiares; el hallazgo…

escribe: Leandro Grille

Luego de varios años de trabajo de búsqueda en el ex Batallón 13 de Infantería, el Grupo de Investigación en Antropología Forense (GIAF) halló el esqueleto completo de una persona desaparecida, cuyo cuerpo fue enterrado a menos de un metro de profundidad y cubierto de cal, en un descampado a casi un kilómetro de distancia del acceso al predio.

El hallazgo, que se suma a los cuatro realizados con anterioridad en dependencias de las Fuerzas Armadas, pone en evidencia, de nuevo, que la Operación Zanahoria, si existió, no logró su cometido presunto de remover todos los cuerpos y hacerlos desaparecer otra vez, en una iteración maligna que hiciese imposible el reencuentro, incluso en la muerte, de lo que arrebataron con vida.

Además de la profunda y honesta conmoción de la gente sensible, hemos presenciado con asco, en los días que van desde la aparición de los restos, una inusitada reacción de una parte hedionda, y seguramente pequeña de la sociedad, que ubica este descubrimiento como un artefacto publicitario en el contexto de la campaña electoral. Esta vocinglería de la náusea ha sido alentada en redes sociales por psicópatas del odio, gente perversa que no repara en la insensatez de lo que dice ni en el daño que hace.

La aparición del cuerpo de un desaparecido no repara el crimen, pero es un alivio absoluto para la familia que lo reencuentra y alienta la esperanza de que otros más puedan aparecer gracias el esfuerzo del grupo de investigadores y la decisión política del Estado de buscar, buscar y buscar hasta hallar.

Es fundamental, en este momento y ante esta recuperación de un cuerpo, alcanzar un acuerdo verificable e inmediato entre todos lo sectores políticos para que la búsqueda no se detenga, más allá de quién acceda a la presidencia a partir del 1º de marzo de 2020. Es imprescindible hacerlo ahora porque es evidente que no todos están  comprometidos con la causa de la verdad y, menos aun, de la justicia, y este hallazgo da la razón definitiva a los que han persistido en el esfuerzo de excavar en los cuarteles que fueron centros de detención masiva, tortura y ejecución de prisioneros políticos.

LAS VOLTERETAS de Lacalle Pou y Talvi, cuyos partidos fueron NEGACIONISTAS 1ro. y luego PERDONA TUTI a los GAVAZZO, goyo ALVAREZ y toda clase de torturadores: No podemos soslayar las volteretas de los negacionistas, que ahora aparentan arrepentimiento y compasión, pero que durante años negaron la existencia de desapariciones forzadas, o dijeron que habían sido todas en Argentina, o anunciaron que iban a suspender la búsqueda si podían porque era la forma de pasar de página, como un método avieso e inverosímil de “restañar heridas” mediante el ocultamiento, la amnesia obligatoria y la supresión del derecho inalienable a darle sepultura a los restos de los seres amados. No debemos ignorar los cambios de discurso porque corremos el riesgo de caer en la trampa de hipócritas y especuladores, que a la primera de cambio apoyan la pértiga en cualquier punto y cruzan a la vereda de los cómplices.

Ahora hay que esperar a que la ciencia descifre la voz del cuerpo, para que nos diga quién es, cómo y cuándo murió, cómo llegó hasta ese derrotero. Serán días de ansiedad para saber si encontramos a Elena, o a María Claudia, o a alguno de los desaparecidos del 300 Carlos. Mientras tanto, cabe reconocer y felicitar a los investigadores del GIAF por devolver a la tangibilidad de la existencia a un compañero o una compañera más, héroe o heroína de este pueblo, secuestrado, asesinado y soterrado por una banda de asesinos que permanecen mayoritariamente impunes, disfrutando de su vejez y de sus buenas jubilaciones, mientras estos patriotas yacen en tumbas clandestinas esperando que la mano incansable del pueblo uruguayo alcance sus osamentas, cubiertas de décadas de cal y de tierra, y de toda la gloria que cabe en la humanidad de las personas que fueron dignas hasta el último día, sabiendo que su dignidad les costaba la vida.

30
Ago
19

La restauración NEOLIBERAL representada por Talvi y Lacalle …

Fracasa el primer intento de restauración neoliberal

En Uruguay Talvi y Luis Lacalle Pou son los talibanes del neoliberalismo …

escribe: Emir Sader / Politólogo

La enorme derrota de Mauricio Macri en las primarias argentinas significa el fracaso del primer intento de restauración neoliberal. Después de más de una década de gobiernos antineoliberales, la derecha había logrado una primera victoria, luego de mucho tiempo. Había sucedido en la Argentina, con el triunfo de Macri con un programa típicamente neoliberal.

Una campaña eufórica, una victoria celebrada como el retorno a viejos tiempos de centralidad del mercado frente al retorno de la «locura» de gobiernos populistas que «despilfarraban» recursos públicos con distribuciones insensatas. El retorno de los duros e inevitables ajustes fiscales, del «sinceramiento» de las tarifas públicas, ya sin subsidios, como vuelta a la realidad. Se daba vuelta a la página de los gobiernos irresponsables. Ese proceso se reproducía con golpe, persecución política y manipulación electoral en Brasil, apuntando a «salvar a los latinoamericanos de su propia locura», parafraseando a Kissinger sobre Chile. Ecuador se sumaba, mientras que la amenaza restaurativa llegaba a Uruguay y a Bolivia. Salían Lula, Cristina, Pepe Mujica, Evo, Rafael Correa, sustituidos por Macri, Bolsonaro, Moreno y otros que se candidateaban a sumarse a esa nueva lista.

Pero las cosas no se dieron así. Más allá de las encuestas truchas, de las manipulaciones del mercado, la victoria de Alberto Fernández y Cristina estuvo por encima de cualquier previsión. Los efectos brutales del ajuste neoliberal fueron contundentes y pasaron la cuenta al gobierno de Macri. Análisis precipitados, incluso desde el lado progresista, se han arriesgado a pronosticar que el macrismo venía para quedarse como fuerza hegemónica en el campo político, como nueva expresión de la derecha argentina. Querían que el kirchnerismo fuera un paréntesis en la historia argentina, pero quien ahora tiene ese destino es el macrismo. Ya se especula sobre quién encabezará la derecha y el superviviente macrismo, a lo mejor el alcalde de la ciudad de Buenos Aires, dada la estruendosa derrota también de la gobernadora macrista de la provincia de Buenos Aires.

¿Qué significa ese resultado en Argentina para América Latina? El resultado que tiene todas las posibilidades de ser todavía más arrasador en octubre puede proyectar el futuro de la región. En primer lugar, significa que la derecha no tiene otro modelo que el neoliberal, que no tiene ninguna capacidad de retomar el crecimiento económico, menos todavía de distribuir la renta. La trayectoria del gobierno fracasado de Macri fue repetida por el de Michel Temer en Brasil, de Moreno en Ecuador y ya se confirma con el gobierno de Bolsonaro. Es un camino seguro de derrota para la derecha, que ya demuestra que su retorno a algunos gobiernos latinoamericanos será de corto aliento, un paréntesis.

En segundo lugar, los años atravesados por los gobiernos de restauración neoliberal representan un enorme retroceso económico, político y social, que los gobiernos que los sucedan van a recibir como herencia, con lo cual van a tener grandes dificultades para retomar un modelo económico y social antineoliberal.

En tercer lugar, que el camino para derrotar a esos gobiernos es el de aglutinar a todas las fuerzas que se oponen a ellos, valiéndose centralmente de los efectos sociales profundamente negativos de sus políticas económicas. Esto es, siendo un amplio frente antineoliberal, que se propone superar las políticas económicas que han llevado a Argentina a una profunda recesión, a un enorme desempleo, a la pérdida de una gigantesca cantidad de divisas, a un endeudamiento que quita la soberanía de sus políticas. Ese fue básicamente el camino trazado por la lista que ha derrotado al gobierno neoliberal de Mauricio Macri.

¿Qué consecuencias pueden tener esos resultados sobre la región? En primer lugar, dejar a Bolsonaro aislado de su gran aliado, para quien trató de hacer campaña electoral y probablemente, haya causado otros daños a la candidatura de Macri.

En segundo lugar, las elecciones en Bolivia y en Uruguay serán afectadas no solamente por el fracaso y la derrota de Macri, sino también esos dos países y los otros de la región van a contar con un gobierno con rasgos distintos, antagónicos a los de Macri. Los uruguayos y los bolivianos van a tomar nota de a qué destino llevan las restauraciones neoliberales y cómo el pueblo tiende a castigar duramente a esos gobiernos. El caso argentino, habiendo sido el primero del retorno de la derecha y su modelo neoliberal, ha sido el primero derrotado en ese camino, el primero que ha demostrado el nuevo fracaso del neoliberalismo en Latinoamérica. Se abre así un nuevo ciclo de crecimiento y de distribución de renta en la región.

29
Ago
19

batallón 13

A 50 años de la cacería FASCISTA contra los pueblos, luego de gobiernos colorados, blancos y colorados nuevamente, llegó el FRENTE AMPLIO a dar vuelta los cuarteles y lentamente la tierra comienza a hablar … Aunque no guste, hay que decirlo claro y fuerte; gracias FRENTE AMPLIO !!

Apareció un cadáver en el Batallón 13 conocido por el 300 carlos o el infierno grande por víctimas del terrorismo de Estado, de Bordaberry y los gobiernos FASCISTAS de militares apátridas …

29
Ago
19

Resultado de imagen para talvi y lacalle fotos
Talvi y Lacalle: LAS CARAS EMBUSTERAS DEL NEOLIBERALISMO DISFRAZADOS DE LIBERALES
26
Ago
19

Elecciones en el Río de la Plata …

Las PASO y el factor anímico regional pueden dar “paso” al 4to. gobierno del FRENTE AMPLIO …

escribe: Marcel Lhermitte (*)

LA OLIGARQUÍA Y NEOLIBERLISMO, DESTRUYÓ A LOS ARGENTINOS: En los últimos días se reflotó en las redes sociales, y se volvió viral, una fotografía que, como afirma el dicho popular, valía más que mil palabras. Se trataba del actual presidente argentino Mauricio Macri sentado, en el centro de la imagen y flanqueado por su equipo. El mandatario estaba cabizbajo, con aires de depresión y quienes lo rodeaban miraban literalmente para el costado.

No se puede no comunicar, esa es una máxima que debemos tener en cuenta y no solo en comunicación política. La imagen bien podría graficar la sorpresa ante el resultado, la soledad del mandatario y la derrota. Nada podía ser peor para el macrismo, el dictado de las urnas y lo que comunicaba a sus votantes con el resultado a la vista.

Las PASO (las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias) argentinas determinan las candidaturas oficiales que participarán en los comicios presidenciales de octubre de 2019, pero al ser de carácter obligatorio se constituyen en la sinopsis de lo que acontecerá en las urnas. Claro está que puede aducirse desde el oficialismo que faltan un par de meses de campaña electoral y que este resultado se puede revertir, pero más allá de lo que se diga, en el interior de cada argentino es difícil de creer que los más de quince puntos de diferencia que lograron Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, los candidatos del Frente de Todos, no los convierta en la fórmula que acceda a la Presidencia de la República.

Conocidos los resultados, en la ciudadanía opera un efecto anímico, que se ve validado además por lo que comunicaron los candidatos a posteriori de los comicios. Ese estado de ánimo ciudadano es difícil de revertir e incluso, si se aprovecha, puede llevar a través del denominado efecto bandwagon -quienes votan a ganador- a buscar los votos que lleven a un triunfo de los Fernández en primera vuelta. 

Pero no es descabellado pensar que el efecto anímico de las PASO pueda llegar a tener repercusiones regionales, específicamente en las elecciones presidenciales que celebrarán Uruguay y Bolivia también, al igual que Argentina, en el mes de octubre de 2019. En ambos países la campaña está en curso y el resultado aún es incierto. En el caso de Uruguay seguramente se dirimirá en segunda vuelta entre la fórmula frenteamplista de Daniel Martínez y Graciela Villar, y una fórmula conservadora que aún es prematuro de dilucidar si será del Partido Nacional o del Partido Colorado; en tanto, en Bolivia la definición será entre el actual mandatario Evo Morales y el expresidente Carlos Mesa. Según las encuestas el candidato del MAS aventaja a su competidor.

Recordemos que con el triunfo de los derechistas Sebastián Piñera en Chile, Jair Bolsonaro en Brasil y el mismo Macri en Argentina se habló mucho del fin de la era progresista en América Latina, situación que nunca se ratificó. Prueba de ello es la victoria de Andrés Manuel López Obrador en 2018, que se constituyó en el primer presidente progresista de la historia de México.

La debacle macrista hizo que muchos de los que impulsaban las propuestas y levantaban la bandera del actual jefe de Estado argentino busquen ahora tratar de desligarse de él. Es el caso de los principales candidatos de la oposición en Uruguay, otrora celebrantes de los triunfos de Macri, Piñera y Bolsonaro, pero a la luz de los resultados de sus administraciones hoy guardan silencio o incluso se muestran críticos.

El resultado de las PASO seguramente sea un aliciente para los progresistas que compiten electoralmente en octubre, y un nuevo argumento para demostrar a sus electores que las fórmulas mágicas que pregonaban las nuevas derechas no solo no dieron resultado sino que trajeron consigo mayores problemas económicos y pérdida de beneficios a los sectores más vulnerables.

(*) Marcel Lhermitte es consultor en comunicación política y campañas electorales. Periodista, licenciado en Ciencias de la Comunicación y magíster en Comunicación Política y gestión de Campañas Electorales. Ha asesorado candidatos y colectivos progresistas en Uruguay, Chile, Francia y España.

25
Ago
19

NEOLIBERALISMO la feróz e inhumana cara …

Acerca del neoliberalismo; la biblia de Talvi y Luis Lacalle …

escribe: Mempo Giardinelli Página/12

Si se piensa en Reagan, Thatcher, Aznar, Berlusconi, Menem y en decenas de presidentes latinoamericanos, país por país, hay por lo menos un rasgo común: los neoliberales siempre huyen después de los destrozos y recorren el mundo sembrando mentiras, apostrofan contra lo que arteramente llaman «populismo» y a su modo se preparan para algún día volver. Como ahora parece que sucede aquí: primero se fue Sturzenegger, después el «amigo del alma» Caputo, ahora Dujovne.

No serán los últimos. Habrá más. Y detrás de ellos quedará el mal olor de los muchos miles de millones de dólares de una deuda que ellos, macrismo puro, comprometieron en nombre del pueblo argentino y al toque se la timbearon y ha de estar en paraísos fiscales ya que ninguno de esos miles de millones de dólares está en obras en el país. Pero deuda que tendremos que pagar casi 50 millones de ciudadanos y ciudadanas por dos o tres generaciones. Y lo más grotesco es que si el próximo gobierno decidiera -no lo hará, pero valga como hipótesis- impedirles que salgan del país o embargarles fortunas mal habidas, seguramente y al minuto «los mercados» y «el mundo» (esas entelequias que Macri repite en su paupérrima oralidad) saldrían a protestar con los más cínicos sonsonetes. O sea exactamente lo contrario de lo que hicieron con Cristina, a quien los grandes diarios del neoliberalismo como el NYT, El País y sus repetidores latinoamericanos siguen tratando hoy como delincuente internacional.

Los neoliberales -digo los jefazos e ideólogos en serio, no los chirolitas locales- llevan muchas décadas procediendo así: cuando luchan por el poder son republicanos y libertarios, y exigen de los gobiernos populares «moderaciones» que más tarde o más temprano resultan antesalas de claudicaciones, concesiones estructurales y/o renuncias de soberanía. Para ello cuentan con innumerables armas, y una es la lingüística. Porque es con la modificación de la lengua de los pueblos, y con el uso insidioso de ideas, teorías y dogmas, que siembran la semilla del odio, cuya germinación siempre es letal para los pueblos.

Como bien señala Adama Dieng, asesor especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre Prevención del Genocidio, «el Holocausto no empezó con las cámaras de gas. Comenzó muchos años antes con discursos de odio». Igualmente las recientes matanzas de comunidades enteras en Ruanda, en Bangladesh, en Myanmar y en Sri-Lanka, así como el aumento de grupos neonazis y el macizo desprecio a los inmigrantes en todo el mundo, se originan en discursos de odio. «Todos los delitos motivados por el odio están precedidos por discursos que lo incitan», dice Dieng. Ya hemos visto en la Argentina desde hace décadas y especialmente en los tres años y medio de macrismo, cómo el odio empieza en las palabras, difundidas por los sistemas comunicacionales.

El neoliberalismo es inmensurablemente peligroso, porque la prédica oral del odio es como una marea poco perceptible. Y sobre todo -cabe subrayarlo- porque cuando no logran sus objetivos, sus ejecutores no vacilan en apelar a la violencia, que es la hija natural de la siembra de odio.

Entre nosotros sobran pruebas, que por suerte han superado la invisibilización mediática y comunicacional imperante desde casi siempre. En abril de 1953 un atentado terrorista causó 7 muertos y un centenar de heridos en la estación Plaza de Mayo de la Línea A. En junio de 1955 decenas de aviones de la Marina de Guerra bombardearon el centro de Buenos Aires, produciendo casi 400 muertos, 30 de ellos niños que viajaban en autobuses escolares. Un año después, en junio de 1956 y tras una sublevación cívico-militar fueron fusilados el General Juan José Valle, 15 militares y 18 civiles. Con la proscripción al peronismo, durante 18 años se impidió el regreso de Perón e incluso fue delito mencionar su apellido, mientras se iniciaba la entrega del patrimonio nacional por parte de ministros de economía como Krieger Vasena, Alsogaray, Salimei, Alemann y Martínez de Hoz.

La inestabilidad política y económica de esos 18 años desencadenó odios y resentimientos, explotación y abusos cuya exacerbación generó movimientos guerrilleros respondidos bestialmente con terrorismo de Estado y genocidio. Desde 1983, la restauración democrática -de Alfonsín a Cristina Kirchner- fue restañando heridas sin aceptar la infame teoría de los dos demonios con una paciencia, autoridad, grandeza, constancia y firmeza que los tres años y medio de neoliberalismo macrista no consiguieron debilitar. El neoliberalismo es sinónimo de ideas falsas, apotegmas insustanciales, supuestas ciencias modernas alternativas, individualismo a ultranza y absoluto egoísmo antisocial. Por eso la economía ha sido, y es todavía, su terreno predilecto porque ahí imperan lenguajes dizque «técnicos» como los que abundan en la tele las 24 horas, con profusión de números y vocablos ininteligibles que sólo los «expertos» entienden, silenciando así los temas que verdaderamente afectan a la sociedad. Ése es el rol miserable de la comunicación neoliberal, capaz de corromper periodistas alguna vez objetivos y honrados.

El foco principal e inconfesado del neoliberalismo es, así, debilitar y luego destruir las monedas nacionales. Ya hemos dicho en esta columna que perder la moneda nacional equivale a la pérdida absoluta de soberanía. Y ahí está como ejemplo Ecuador, no casualmente un país sobre un mar de petróleo. Por eso el dólar (moneda del país más poderoso de la Tierra, que incluso ahora pretende comprarle a Dinamarca la gigantesca Groenlandia) es ante todo una moneda de dominación, como ya advertía Charles De Gaulle en 1964 al rechazar su internacionalización por considerarla un «privilegio exorbitante». Y por eso en lo que va de este siglo China, Rusia, Irán y otras economías se fortalecen no dolarizándose. Y así se explican, además, el conflicto interno de Inglaterra desde que Margaret Thatcher la ató al neoliberalismo, o el de países europeos como Italia, Francia, Grecia o Irlanda, donde muchos lamentan la pérdida de soberanía monetaria.

24
Ago
19

Lula LIBRE YA !! …

Lula: 500 días en prisión La democracia está presa
Vijay Prashad Daily Hampshire Gazette

Resultado de imagen para lula da silva



Curitiba, Brasil. El frío del invierno permanece. Cientos de personas se reúnen todos los días pasa desear al ex presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, buenos días, buenas tardes, y buenas noches.

Están en la Vigilia Lula Libre, un campamento frente a la cárcel federal donde Lula está encerrado hace 500 días. Su saludo es una forma de protesta, y cuando Lula puede oírlos, una forma de mantener su espíritu en alto.

El encarcelamiento de Lula es desconcertante. Se le acusa de corrupción sin pruebas. En el periodo previo a las elecciones presidenciales de Brasil en 2018, Lula era el claro favorito. Habría derrotado al eventual vencedor, Jair Bolsonaro, con una victoria aplastante. Pero Lula fue arrestado, encarcelado e impedido de postularse como candidato por el Partido de los Trabajadores (PT).

Eliane, integrante del Partido de los Trabajadores del estado de Paraná, me dice que lleva meses en el campamento. Lula, dice, representa a los oprimidos de Brasil, a millones de personas desesperadas. La democracia brasileña se ha erosionado lentamente. Es fácil ver que sus instituciones están siendo golpeadas, incluyendo la Justicia (que coludió con los fiscales, según el material filtrado a The Intercept), para meter a Lula en la cárcel.

Pero el problema, dice Eliane, es mayor que eso. La atmósfera democrática en el país se ha deteriorado. Lula se ha convertido en un símbolo de la democracia, ahora la democracia está presa.

Lo que ha pasado en Brasil está sucediendo en todo el mundo. Queda solo la cáscara de la democracia, su núcleo ha sido vaciado.

A comienzos de agosto, el gobierno de la India arrestó a los líderes de los partidos políticos en el estado de Jammu y Cachemira, cerró la prensa y el internet y a continuación, el parlamento indio votó a favor de dividir ese estado y cambiar su estatus político. La votación fue en el parlamento. Tenía todas las apariencias de la democracia.

Sin embargo, no se le informó a la población de Jammu y Cachemira lo que se estaba haciendo ni se le dio la oportunidad de participar en la toma de decisiones. La asamblea legislativa del estado electa fue disuelta y sus funcionarios electos están bajo toque de queda. Las noticias de duras tácticas militares y policiales empleadas solo han podido llegar gracias a periodistas valientes. El gobierno de derecha de Narendra Modi, al igual que Donald Trump, ha acusado a la prensa de mentir.

‘Elecciones’

La democracia es mucho más que el procedimiento para elegir representantes. Las actividades públicas fomentan el espíritu democrático. Hay algunas personas que se unen para abogar por cambios en las políticas públicas. Hay otras que están en grupos para protestar contra algo que consideran atroz. Y otras aún que se organizan para la acción pública, incluyendo el voluntariado. Esta gama de actividades refuerza la democracia, llevando a las personas a actividades en las que podemos aprender porque las cosas son como son y como podemos mejorar el mundo en el que vivimos.

De un extremo a otro del planeta se ha denigrado la acción pública. La precariedad de las condiciones de empleo y las jornadas de trabajo más largas han dificultado la participación de las personas en la labor de construcción de la democracia. Los políticos de derecha atacan rutinariamente la idea de acción pública como algo subversivo. Ellos preferirían reducir la «política» a las «elecciones».

Los procedimientos electorales han casi completamente quebrantados por el dinero y la manipulación. En las elecciones de 2016, los dos partidos gastaron cerca de 6.500 millones de dólares. Es una cantidad de dinero monumental. Las elecciones en la India este año costaron 7.200 millones, las más costosas de la historia. India se sitúa en el lugar 103 de 119 países en el Índice Global de Hambre de 2018. Estos miles de millones podrían haber hecho mucho para construir infraestructura para prevenir el hambre. Pasmosamente, el 92% de ese dinero fue para el partido de derecho BJP que gobierna el país.

Técnicas de supresión de votos azotan al mundo. La elección que ganó Donald Trump fue la primera elección presidencial desde 1968 sin la protección de la Ley de Derecho al Voto de 1965. La Corte Suprema vació esta ley en 2013. Durante los últimos 10 años, 33 millones de personas han sido eliminadas de listas de votantes en Estados Unidos. En India, 21 millones de mujeres no figuran en listas, aproximadamente 38.000 mujeres en cada circunscripción en promedio.

La producción de noticias falsas a través de grupos de WhatsApp y otras formas de comunicación es parte del intento de fomentar la violencia y la desmoralización y de amortiguar el entusiasmo por las elecciones. Brasil sufrió este diluvio por WhatsApp, mensajes de odio microdirigidos que inclinaron a sectores de la población hacia Bolsonaro (como se hizo en los EE. UU. con Trump). El no tuvo que hacer campaña por nada positivo. Las redes sociales avivaron el odio hacia sus oponentes. Eso fue suficiente.

A pesar de que el zumbido normal de la democracia continúa, las élites gobernantes tienen mecanismos sofisticados para deslegitimar a los candidatos populares. En la Vigilia Lula Libre, los manifestantes hablan de un «golpe suave» contra Lula. Hay políticos realmente corruptos en el parlamento, pero son intocables. Solo Lula está en prisión.

Vijay Prashad, director del Instituto Tricontinental de Investigación Social, es el editor del libro Strongmen.

Traducción: Pilar Troya, para Brasil de Fato.
Fuente (del original): https://www.gazettenet.com/Columnist-Vijay-Prashad-27668133Fuente (de la traducción): https://www.brasildefato.com.br/2019/08/20/articulo-or-la-democracia-esta-presa/

23
Ago
19

23
Ago
19

Perdieron los blancos baratos y los OLIGARCAS, cuando cayó Macri …

Talvi y Luis Lacalle Pou, alabaron éste proyecto de país, vos los apoyarías a ellos?: AUMENTO ESTRIPITOSAMENTE la MISERIA, la DESOCUPACIÓN, la FALTA de SALUD, de VIVIENDAS, el CIERRE de EMPRESAS, 5millones de POBRES y el RIESGO PAÍS (a 1900 puntos) …

PASO A PASO

Orilla a orilla del Plata

escribe: Juan Raúl Ferreira

el OLIGARCA de EN FRENTE igual al OLIGARCA nuestro …

Los resultados de las PASO, como se les conoce en Argentina a las internas, están llamados a tener una repercusión importante en nuestro país. Cuando se pregunta en qué y, ni hablar cuando se responde la interrogante, se suele caer en simplificaciones, de buena fe, y en amoldar el tema a la conveniencia electoral por otro lado.

Lo primero que es importante decir es que nos afecta, porque afecta a Argentina. La caída de la bolsa y la disparada del dólar son síntomas claros del efecto que en las variables macroeconómicas ha tenido el resultado, el cual no deja duda de que Macri no será reelecto. Al mismo tiempo, al ser elecciones internas, no pueden tener consecuencias institucionales para paliar la crisis. Dicen que cuando Argentina se engripa, Uruguay empieza a estornudar. Por suerte nuestra política exterior ha diversificado mercados y ha tenido una independencia relativa importante, sin dejar de soñar con la Patria Grande de los pueblos de América, que debe empezar en la región. Vamos a aguantar bien el temporal, pero navegando en eso: un temporal. Sería un error pensar que las PASO son a la futura elección argentina lo que las internas a las elecciones de Uruguay. Lo más importante es que, mientras en las internas de Uruguay se elegían candidatos, en las elecciones de Argentina se medían fuerzas entre fórmulas ya cerradas. Cada partido argentino concurrió con un solo candidato que, además, ya tenía su respectivo vicepresidente/a. O sea, era solamente una medición de fuerzas.

No así en Uruguay, donde cuanto más competitiva fue la interna, más voluntades acarreaba, como es natural. Un buen ejemplo es el Partido Nacional, en el que el nuevo intento del autodenominado wilsonismo entró tercero en una elección que pensaba ganar. El fenómeno Sartori atrajo votantes a sistémicos y le dio a Luis votos para frenarlo. Por eso es que en Uruguay empiezan a advertirse en las encuestas cambios de tendencias, mientras que en Argentina nadie, empezando por el propio presidente Macri, cree que exista la mínima posibilidad de que el ganador pueda ser otro que Alberto Fernández. En esto habría que detenerse un momento. Me han llamado la atención dos cosas: primero, la unanimidad de opiniones en periodistas y analistas políticos en Argentina. Desde los opositores a Macri, pasando por los periodistas de TodoNoticias, desde Leuco, hasta Morales Solá, todos hablan de Macri en clave de expresidente. No pasa lo mismo acá, donde yo escuché a un “periodista”, que no vive del “periodismo”, decir: “Bueno, si gana Fernández por triunfar en las PASO, gana Lacalle por “vencer” en las internas. Separemos los bagres de las tarariras: las últimas internas, cinco años atrás, sacó más votos el Partido Nacional que el Frente y este ganó con mayoría parlamentaria.

Aclarado -aunque no haría falta- ese punto, vayamos a uno más de fondo. “Los roedores abandonan la embarcación cuando esta puede naufragar” (suena más elegante que el dicho popular). Los macristas uruguayos ahora resulta que nunca fueron macristas. Olvidémonos de los personajes que en el Partido Nacional aplauden a Bolsonaro y abrazan sucesivos fundamentalismos religiosos a medida que las chequeras ajenas adelgazan. ¿Se puede decir que el Partido Nacional no es (deliberadamente no digo “era”) macrista?

Mi (tardío) alejamiento del mismo fue cuando Lacalle Pou exhibió el aparente “éxito de Macri” en abatir el déficit como un modelo a seguir. Es más, en el mismo anuncio de mi alejamiento del P. Nacional dije: “No quiero que mis hijos vivan en Uruguay como la Argentina que se viene”. Y se vino. Entonces los portavoces del P. Nacional dijeron que Macri se había equivocado y que el gradualismo había agravado las consecuencias del ajuste. No sé cuál será la posición cuando salga el artículo porque pasan del shock al gradualismo, y viceversa, con una rapidez vertiginosa. (EEUU salió de la recesión más grande de su historia, no bajando sino aumentando el gasto público, durante el gobierno de F. D. Roosevelt).

Perdón, el macrista fue el modelo de desarrollo que nos vendieron. No aguantó ni a Argentina, que ha sabido aguantar crisis que creíamos peores. Las PASO ya pasaron, ahora viene el “no pasarán” para los neoliberales de Uruguay. El modelo se hundió, por suerte a tiempo para nuestro país, a expensas del sufrimiento de nuestros hermanos argentinos.

19
Ago
19

El partido de OLIGARCAS y CORRUPTOS no se AVERGUENZA: Decenas de casos de corrupción rodean a Luis Lacalle Pou

El candidato nacionalista habla de corrupción y fustiga a otros, pero convenientemente no mira hacia el interior de su partido.

Nota: Revista Caras y Caretas / Uruguay

El candidato nacionalista Luis Lacalle Pou insiste en pretender ser «implacable» con la corrupción, «aunque muchas veces se tiene que castigar a alguien con quien se tiene a priori una relación de afecto»…. Sin embargo, en la práctica el Partido Nacional no ha sido capaz de mirar para sus propias filas.

Según consigna el portal Unoticias.uy, los casos de corrupción en filas nacionalistas son varios. Entre ellos el del intendente de Artigas, Pablo Caram fue acusado de nepotismo y de persecución política al sacar a 400 frenteamplistas de la intendencia. Además creó un cargo que antes no existía para designar a su sobrina Valentina Dos Santos como directora general,nombró a su pareja, Karolina Gómez, como directora de Cultura y a sus primos, Rodolfo y Manuel Caram, como director de Desarrollo Productivo y asesor de Desarrollo Social.

Por su parte, el locuaz intendente de Cerro Largo, Sergio Botana, fue denunciado por “abuso de poder, enriquecimiento ilícito y conjunción del interés público con el privado”. Recibió 15 denuncias penales durante el período de su anterior mandato, las cuales aún no han sido resueltas por la Justicia.

Entre los casos que recuerda Unoticias se encuentra el de la intendenta de Lavalleja, Adriana Peña. Fue denunciada por nepotismo y “compras en negro”. Nombró a su hermano como director de prensa y quiso subir el salario tanto de su pareja como el de otros directores hasta un 107%.

En la Intendencia de Maldonado, Enrique Antía es denunciado por “Falta de transparencia”, ingresos“a dedo”, “nepotismo”, “entrega de viviendas sociales a los empresarios” y “venta de terrenos públicos”, a lo que se suma usufructuar tierras del Instituto Nacional de Colonización.

Otro de los casos es el del intendente de Soriano, Agustín Bascou, quién se ha visto envuelto en una serie de denuncias que hacían peligrar su permanencia en el cargo. Entre otras cosas permitió que su comuna comprara combustible en las estaciones de servicio que eran de su propiedad.

Otros casos hacen referencia a la senadora Verónica Alonso, procesada por conjunción del interés público y privado tiene además un juicio civil perdido por deudas impagas; el senador Álvaro Delgado, usufructuó 339 has del instituto nacional de colonización; Carol Aviaga denunciada por uno de sus peones por explotación laboral y agresión; el senador Javier García, realizó un uso ilegítimo de un título de pediatra que no posee; Luis Lacalle Pou fue denunciado por Pedro Bordaberry por extorsión al proponerle votar el fideicomiso que la intendencia de Salto propuso a la junta departamental a cambio de “no criticarlo más”. Adicionalmente su mano derecha y ex jefe de campaña, fue denunciado por vandalismo vinculado a una operación de incendiar contenedores de basura de Montevideo.

El escribano Antonio Zoulamián, suplente del diputado Gustavo Penadés, fue denunciado penalmente por diversos delitos de estafa, en virtud de diversos ilícitos perpetrados en la gestión de PYX SA, una empresa dedicada a préstamos financieros, que meses atrás presentó un pedido de concurso voluntario ante la Justicia

También los blancos en los directorios de los entes autónomos:

  • Mario Cusano (AFE), cobraba sus almuerzos al ente;
  • Saralegui (Correo) acusado de gastar un millón de pesos sin comprobantes.

Otros son los casos de Rodrigo Blas (procesado por defraudación tributaria), Nelson Bosch (procesado por narcotráfico), Luis Sosa (asociación para delinquir y contrabando), Alvaro Garcé (connivencia con narcos, eventual ministro de Lacalle Pou), Pablo Gutiérrez (robo energía eléctrica), u otros aspectos éticos como el del Presidente de la Junta departamental de Tacuarembó Felipe Bruno que reclamó una nueva dictadura y es uno de los mayores deudores de contribución de Tacuarembó, Horacio de los Santos (ex Sec. Gral de la intendencia de Paysandú) preso por abuso de funciones y contribución a la explotación sexual infantil por el caso de la Casita del Parque, Carlos Signorelli (ex intendente de Artigas) procesado con prisión por fraude estimado en 28 millones de dólares. Walter Zimmer (exintendente de Colonia) procesado con prisión por abuso de funciones vinculadas a empadronamientos de vehículos, y el más reciente precandidato del Partido Nacional, Juan Sartori que tiene una deuda de 23. 7 millones de dólares con el Banco República que a pesar de sus gestiones no pudo ser cobrada…




agosto 2019
D L M X J V S
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Meses