Archivo para 29 febrero 2016

29
Feb
16

blancos baratos y colorados reaccionarios

La derrota del batllismo en 1958

escribe: Dari Mendiondo Bidart

En política jamás hay que desdeñar la experiencia de los hechos históricos. Tampoco hay situaciones históricas iguales, idénticas, pero sí las hay parecidas.

Luis Batlle Berres, en las elecciones de 1954, derrota con la Lista 15 a la Lista 14 de su primo hermano, César Batlle Pacheco, herederos él y su hermano del diario El Día. El Día fue fundado en 1886 por José Batlle y Ordóñez, quien luego de la derrota de la Revolución del Quebracho escribirá llegó la hora de empuñar otro fusil, el de la pluma. Luis Batlle Berres fundará otro diario, Acción, y disputa con sus primos el liderazgo del Partido Colorado Batllista; es el momento de los jóvenes Turcos, abogados, estudiantes avanzados, universitarios, de la FEUU… Zelmar, Teófilo Collazo, Alberto Abdala, Segovia, Aquiles Lanza, Martínez Moreno, Carlos Fleitas, Hierro Gambardella, Flores Mora, Amílcar Vasconcellos, Renán Rodríguez, Reina Reyes, etc., etc.

Luis Batlle es líder nato, luchador contra la dictadura de Terra, conoció la Isla de Flores, exiliado en la Argentina, fue vicepresidente de Tomás Berreta en 1946. Al fallecer éste, asume la presidencia hasta 1950; será sustituido por Martínez Trueba, que promueve la reforma constitucional de 1952 en que se aprobará el Colegiado, Consejo Nacional de Gobierno, que abarcará el período desde 1955 hasta 1967, en que será electo en un régimen presidencialista el Gral. Álvaro Gestido por la nueva Constitución de 1966, acordada entre Jorge Batlle -líder de la Lista 15- y Alberto Titito Heber -Herrerista- por el Partido Nacional.

Luis Batlle Berres tenía una estrategia de país desarrollado, basado en la industria, particularmente la textil (telas y tejidos de lana, luego algodón y poliester, curtidores, astilleros, metalurgia e industria liviana para artículos de consumo popular), acompañado con incentivos a la exportación con una política cambiaria de valores diferidos, facilitando las exportaciones de carne, textiles, cueros y productos de desarrollo agrario como los granos, particularmente trigo.

Luis Batlle es un liberal reformista y desarrollista en un país como Uruguay en que se agotaron las reservas acumuladas durante la 2da. Guerra Mundial; está en la cruz de los caminos: concibe el Estado como el principal dinamizador del Puerto, de la energía, los comercios, el transporte, al agua y la industria (caso de la carne con el Frigorífico Nacional), incentiva el cooperativsimo, tanto en el agro como la pequeña industria, pero enfrenta dos problemas…

1) a nivel social una gran lucha estudiantil por la autonomía universitaria, sumada a un gran despertar del movimiento de los jubilados con Don Paulino González y a un movimiento sindical exigente de mayor nivel de salarios en las industrias, bancos, fábricas, construcción, metalurgia, textiles, frigoríficos; se gestaba un movimiento sindical combativo y exigente, y en el campo también despertaban los peones de tambo, arroceros, remolacheros, destajistas de El Espinillar y portuarios del litoral.

2) A nivel político, el Partido Nacional conducido por Luis Alberto De Herrera, inicia una campaña sistemática de desacreditación de Luis Batlle Berres. El precio de la yerba mate es motivo de provocaciones permanente. El Herrerismo tiene en Montevideo una estructura de listas cooperativas muy activas: la Lista 1 de Penco, la 2 de Vidal Zaglio, la 4 de Pasadore, la 11 de Alfonso, la 22 de Hernández, la 41 de Enrique Erro (cuyo secretario general de la juventud era José Mujica Cordano, y el presidente era Mortimer Valdez), la 6 de Uruguay Tourné y me queda la 72 de Botinelli, que no recuerdo si estaba en el Herrerismo o junto a la 400 de los Beltrán, del diario El País, mientras los Herreristas tenían como órgano El Debate.

Valdría la pena leer El Debate de la época para ver el carácter de la campaña política contra los Batlle, su gobierno, su política y sus ideas liberales. Los herreristas suman a esa campaña anti Luis Batlle el “Movimiento de Acción Ruralista” dirigido por Benito Nardone, de origen colorado pero con una popular audición en CX 4 Radio Rural, emisora impulsada por Domingo Bordaberry: colorado no batllista.

El objetivo fue logrado: en 1958 es derrotado Luis Batlle y con él una línea. Vendrá la gran revancha, la redistribución violenta de la renta nacional hacia los grandes terratenientes de la Asociación y la Federación Rural, los subsidios a la industria cárnica… cientos de fábricas cierran y empiezan a formarse los “cantegriles”, hoy asentamientos, en la periferia de la capital.

Miles de desocupados harán caer el valor de los salarios, se harán consejos de salarios truchos, como el textil, con el ministro Gianola; estafan a los trabajadores; se desarrollan grandes luchas, estaquean obreros en el puente del Pantanoso. Como nunca la cuestión social se transforma en cuestión de Policía. Aparecen nombres que en la dictadura relumbrarán, como Balestrino, Arredondo, etc., etc.

En lo financiero el dólar pasa de $ 2,11 a $ 11, y se introdujo el FMI en el control de las finanzas del país. Se creó el Banco Central con el objetivo de liquidar el Banco de la República, pero no pudieron porque un sector del Partido Nacional -liderado por Wilson Ferreira Aldunate- inició una resistencia a la política antirracional del Herrerismo.

El esquema de 1958 -contando con las actitudes del llamado Partido Independiente- va y está en la dirección de que se repita la historia, esta vez no como farsa, sino como tragedia, porque eso sería para el país una restauración en manos del Partido Nacional y los celestinos de turno.

Creen que el viento restaurador de Argentina se instalará en Uruguay. Se equivocan: el pueblo uruguayo, más allá de las creencias y, por qué no, errores del Frente Amplio, a la hora de decidir no se confundirá entre la autenticidad y el disfraz.

28
Feb
16

ancap, la verdad

Ancap: entre verdades y mentiras

 

escribe: Enrique Ortega Salinas, Analista

 

Difícil opinar sobre el tema. Desde la izquierda se espera que aplauda todo y desde la derecha (Partidos Colorado, Nacional e Independiente) se espera que afirme que todo está corrupto y perdido. Unos barren bajo la alfombra y otros siembran dudas para cosechar votos, logrando que el tema cope la banca y los grandes medios obvien que la auditoría realizada en Paysandú reveló una “devastación administrativa” tras la gestión nacionalista. Que haya cuatro informes refleja que la oposición no se puso de acuerdo porque cada partido quiso marcar la cancha con más propósitos proselitistas que ánimos por descubrir la verdad.

Entre tanta obscuridad, pretendo sacar algunas cosas en claro.

– La oposición culpa al Frente Amplio de crear subsidiarias; pero de las veinte que tiene Ancap, solo dos fueron creadas luego de 2005 y las dieciocho restantes fueron creadas por partidos devenidos en jueces. Como afirma Constanza Moreira: “La muy controvertida Alur en Bella Unión no la creó Tabaré Vázquez como tributo a “los cañeros”, no. Fue creada en 1999. Ducsa fue creada en 2001. Caba -creada también en 1999-, no es una empresa que vende perfumes, sino básicamente alcoholes, de los bebibles y de los otros. Se ha hablado hasta el cansancio sobre el perfume; nada se habla sobre la cachaza, el fernet, el Espinillar, el whisky o la grappa que produce la misma Caba. ¿Es mejor producto la grappa que el perfume? ¿La cachaza que el alcohol en gel?”

– Negar que algunas cosas se hicieron mal es tan necio como negar que la mayoría de las medidas fueron positivas. Si todo estuviera bien, el presidente no habría descabezado al directorio de Ancap ni hubiera comprometido su supervisación personal del ente. Hubo problemas de gestión, ausencia de control, imprevisión y mala planificación. Se aumentó la plantilla de manera poco recomendable en una empresa comprometida económicamente y se habrían realizado horas extras más allá de lo legalmente permitido.

– Hasta ahora no se demostraron delitos, no hay enriquecimiento ilícito ni dinero desaparecido; hay comprobantes de cada gasto; pero los hay cuestionables, superfluos e indefendibles, como la fiesta para la inauguración de la planta desulfurizadora, que costó 372.000 dólares. Marcos Otheguy habló de 360.000 y Bordaberry de 600.000. No sé cuál es la cifra correcta; pero ninguna se corresponde con la prédica y ejemplo personal de austeridad del ex presidente José Mujica. La austeridad en el manejo de los dineros públicos debería ser un sello característico de todo izquierdista. Lo más indefendible fue el pago de 5.000 dólares al dueño de una radio de Guichón (suplente a alcalde por la lista 711) para que comprara equipos y luego retribuyera con publicidad. Esto es tan malo como cuando el nacionalista Abdala hizo lo mismo con el semanario Patria, pagando una publicidad innecesaria.

– Deberíamos debatir sobre una verdadera reforma del Estado (esa en la cual han fallado todos los presidentes desde el retorno a la democracia) y crear un sistema efectivo de control sobre las Sociedades Anónimas, redefinir las potestades del Tribunal de Cuentas, aumentar la facilidad de acceso a la información por parte de la ciudadanía y revisar el sueldo y beneficios de los gerentes.

– La oposición miente cuando dice que Ancap está fundida. Más allá del déficit acumulado y la deuda, su facturación es de 3.200 millones de dólares anuales. Citando nuevamente a Constanza: “Toda la inversión realizada en el período no llega a la tercera parte de la facturación de un año; 421 en la desulfurizadora, 251 en las plantas de cemento portland, 141 en los biocombustibles y 147 en la planta de cal”.

– Las inversiones, derivadas de un plan aprobado por los cuatro partidos en 2010, eran ineludibles, urgentes e impostergables. El Frente Amplio tuvo que hacer lo que otros gobiernos eludieron.

– No podemos pedir a Ancap la chancha y los cuatro reales. Si queremos usarla como nutriente para Rentas Generales para desde allí destinar recursos para diversas obras y servicios públicos, no podemos pretender combustibles de alta calidad y encima a precio de regalo. Un litro de nafta, tras la importación del crudo, refinado y cobertura de todo el gasto operativo, puesto en la puerta de Ancap para su distribución, es de $ 16. Los impuestos y gastos de distribución lo llevan a $ 42.50. Si bajamos la carga impositiva, tendremos combustible más barato; pero menos dinero para obras y servicios públicos. ¿Qué queremos?

– Los partidos tradicionales evaden su responsabilidad; pero sus representantes en el Directorio apoyaron las medidas tomadas, más allá de alguna tibia acotación esporádica. Tampoco quisieron investigar lo sucedido desde 2000 hasta 2005. “Por ahí no, que hay espinas”.

– Ni la triangulación de negocios entre Ancap, Petroecuador y la empresa holandesa Trafigura ni las negociaciones con La Diez configuran ilícitos; pero son reprobables desde el punto de vista ético, político y de corrección administrativa.

– La inasistencia de varios funcionarios públicos, tras ser convocados por la comisión, es inaceptable y no es excusa que Bordaberry y Mieres divulgaran datos secretos que manejaba la comisión. Tanto los funcionarios como los legisladores deberían ser sancionados por irrespetar nuestra institucionalidad. Habrá que legislar para que las comisiones investigadoras tengan un rol más serio, con respaldo legal e institucional a la hora de citar personas o pedir informes; una ley que impida el circo irresponsable, las acusaciones públicas infundadas y la violación de secretos de Estado. Habría que estudiar (aunque confieso mis dudas al respecto) la posibilidad de que las investigaciones las realicen organismos independientes, desprovistos de intereses político-partidarios que empañen su imparcialidad.

– Bordaberry denunció en el Senado que la excusa para contratar a una empresa brasileña era que Ancap no tenía camiones Tolbar, cuando sí los tenía. Lo que no dijo fue que eran solo dos y ninguna empresa uruguaya contaba con ellos para cubrir dicho emprendimiento. Sin embargo, si por mí hubiera sido, en vez de adelantar dos millones de dólares a una empresa extranjera para completar la flota, hubiera impulsado la reconversión de empresas uruguayas para que aprovecharan el negocio.

– Espero una respuesta de por qué se desoyeron informes técnicos que recomendaban en algún caso construir una planta en lugar de dos.

– INOPERANCIA COMUNICACIONAL. Aunque entre verdades y mentiras le están apedreando el rancho, el gobierno y el Frente Amplio no logran reaccionar de manera eficaz. Hay cifras indiscutibles que respaldan la gestión de la izquierda: entre 2004 y 2014 la pobreza bajó de un 40% a 11%; la indigencia, de 4,7% a 0.5% y la desocupación cayó de 17% a 5,7%; pero parecemos creer que todos los ciudadanos deben tener presentes los avances sin necesidad de una campaña que se los recuerde. Ni Rafael Correa ni Hugo Chávez en su momento dejarían pasar la menor mentira, inexactitud o calumnia sin desmontarla por todos los medios hasta que el último ciudadano supiera la verdad. ¿Por qué tanto pudor de usar la cadena nacional de radio y televisión? ¿Nos olvidamos de cuando Sanguinetti la usaba todos los meses? ¿Creemos suficiente una conferencia de prensa y un extenso informe que leerán unos pocos?

En medio de tantos datos contradictorios, lo fácil es equivocarse y lo difícil convencer de algo a alguien, porque en definitiva cada uno terminará creyendo lo quiera creer; pero hay algo indiscutible: ningún otro gobierno hizo tanto por la soberanía energética ni universalizó tantos servicios como los del Frente. Algunos errores de gestión no deben llevarnos a minimizar lo que las empresas públicas nos aportan. Solo entre 2011 y 2014, OSE, UTE, Antel y Ancap invirtieron 3.500 millones de dólares y transfirieron otros 575 a Rentas Generales, siendo fundamentales para el desarrollo tecnológico, capacitación profesional, disminución del desempleo e impulso para emprendimientos privados. Por si fuera poco, lo recaudado queda aquí.

Sería un suicidio neoliberal entregar nuestras empresas públicas a manos privadas. No habría electrificación rural sin UTE, ni saneamiento en muchas partes del interior sin OSE, ni fibra óptica en todos los hogares sin Antel. La universalización de los servicios es posible gracias a una política de Estado no frenada por la ausencia de lucro. Ancap es nuestra y hay que defenderla; pero veamos si algunas cosas se pueden hacer de mejor manera, buscando la excelencia, si los gastos de funcionamiento e inversión pueden abaratarse y algunos funcionarios deben continuar o no manejándola. Bien por Tabaré, que comienza a priorizar la capacidad por encima de la cuota política. Al Frente no se le defiende ocultando cosas que están mal hechas, sino corrigiéndolas.

Mientras tanto, la oposición tiene terror de que hallemos petróleo; porque si en tres o cuatro años salta la primera gota y el barril retoma su promedio normal, entre 70 y 75 dólares, Sendic pasará del infierno al paraíso, de ser el villano de la película a ser el héroe.

27
Feb
16

sendic

Una derecha enferma de rencor e intolerancia

 

escribe: Hugo Acevedo, Analista

La orquestada campaña de desprestigio contra el vicepresidente Raúl Sendic desnuda el rostro más grotesco de una oposición sin rumbo, propuestas ni voluntad de trabajo, que sólo se limita a denostar, en una suerte de guerra sucia que nos retrotrae a los tiempos más oscuros de nuestro pasado reciente.

A los improperios y acusaciones inferidos por la actuación de Sendic al frente de Ancap, ahora se suma una burda maniobra iniciada por la prensa amarillista obsecuente con la derecha.

Ante la revelación del diario El Observador en el sentido que el vicepresidente de la República no ostenta el título de licenciado, se inició una nueva ofensiva promovida por representantes del bloque conservador, cuyo único propósito es enlodar.

Cuesta creer que se rasguen las vestiduras por un tema menor, cuando los blancos y los colorados fueron los responsables de la peor crisis económica y social de nuestra historia contemporánea.

Sin embargo, demostrando su grandeza y madurez política, el Frente Amplio jamás le pasó factura por haber hundido a nuestro país en un auténtico estado de emergencia.

Muy por el contrario y pese a haber ganado tres elecciones consecutivas por demolición, el FA fue generoso al otorgar cargos en los entes y servicios estatales a miembros de la oposición.

Los que deberíamos sentirnos agraviados somos todos los uruguayos que padecimos los paupérrimos gobiernos blanqui-colorados.

Todos sabemos que para ejercer la actividad política jamás se requirió ser profesional ni haber cursado estudios superiores, pese a que actualmente se suele exigir el bachillerato terminado incluso para atender una tienda de ropa.

Esa demanda ciertamente no se justifica, si se considera que -en la mayoría de los casos- las retribuciones que abona el comercio establecido son irrisorias.

Empero, el Partido Colorado debería saber que para gobernar no se requiere título. En efecto, el propio José Batlle y Ordóñez -que no era profesional universitario- ejerció en dos oportunidades la primera magistratura con singular brillantez al punto de erigirse en una de las personalidades señeras de la historia política uruguaya.

Ni que hablar del también ex presidente Tomás Berreta -un emblemático caudillo batllista- quien no concurrió ni siquiera a la escuela y aprendió a leer y escribir con su madre en el ámbito doméstico.

Tampoco era profesional universitario Wilson Ferreira Aldunate, el último líder del Partido Nacional, cuyo ideario fue -por supuesto- sepultado por su colectividad.

Sería redundante referirnos a las explicaciones brindadas por el propio Sendic en respuesta a las acusaciones recibidas, que son de público conocimiento.

Lo concreto es que el actual vicepresidente de la República es una de las presas a las que apunta esta virulenta derecha, porque es un potencial presidenciable para 2019.

Vergüenza ajena es ocupar escaños parlamentarios, cobrar suculentos sueldos, usufructuar prebendas y dedicarse únicamente a hostigar al gobierno, sin proponer ni aportar absolutamente nada.

Vergüenza ajena es aceptar cargos en las empresas públicas y limitarse a “hacer la plancha”, omitiendo el adecuado cumplimiento del rol de contralor que debería ejercer la oposición.

Vergüenza ajena es haber pulverizado al país en 2002 y no tener la grandeza de pedir disculpas a las víctimas de tal desatino e ineptitud en el ejercicio del gobierno.

24
Feb
16

el papa francisco

Francisco I y los Rolling Stones”

Publicado el Lunes 22 febrero de 2016 , 6:00am

escribe: Eduardo Sanguinetti, Filósofo

El papa Francisco, en intento noble de instalar un destino en el devenir de la humanidad toda, hoy en estado de letargo y complicidad, ante la mentira, cual práctica de gobernantes títeres de corporaciones genocidas y farándula cómplice. Farándula que en acto de distraer desde medios monopólicos de publicidad, en manos de prostitutas “todo terreno” degradan la figura de este papa, que toma la palabra y la lanza, sin temor… su palabra, que actúa cual bálsamo, ante quienes bregamos en ir por un mundo por y para todos… “pasar de la lógica del dominio, del aplastar y manipular, a la lógica del acoger, recibir y cuidar al prójimo”, asimilo estas palabras de Francisco, plenas de sentido, al margen de creencias y descreencias, a mi agnosticismo vocacional.

La mentira instalada en boca de fans del gobierno de Macri, “los grasitas” trepadores, que creen pertenecer a un espacio vacío, intentan desacreditar el accionar de Francisco, de modo cobarde, falaz y humillante, desdibujando con torpeza y de manera grosera, las palabras nobles del papa Francisco… estos esclavos del consumo chatarra y basura infecta promueven tendencias prostibularias, asimiladas a modas ideológicas, recién horneadas en las usinas de asesores pret a porter. Blanquean el frente y se olvidan del fondo… el simulacro, devenido en mentira, cual paleo-mito escindido, ocasiona perjuicios en la comunidad toda.

No deseo dejar de comentar acerca de los Rolling Stones, íconos innegables de un tiempo de revoluciones rezagadas, con sus temas plenos de sentido y destino, a favor de la posibilidad desmesurada de vivir en libertad, son Rock and Roll, sin dudarlo, el más importante referente cultural popular del siglo XX… condimentaron la región del cono sur, estas semanas, con sus presentaciones, inigualables… autores de innumerables himnos de rock, baladas sinceras, poesía de la resistencia, protestas, y canciones de amor, compartiendo el sentimiento de propósito y la esperanza contenida en el mismo, testigos de la frustración, la hipocresía y la desesperación que tan regularmente dominan los titulares de los monopólicos medios que siempre remitieron al rock ‘n’ roll, a miles de kilómetros de distancia, de estas tristes realidades…

Me pregunto ¿qué tiene que ver Mauricio Macri, con los Rolling Stones?… Macri, un devenido budista new age, ex-empresario difuso y hoy presidente por milagro, de la República Argentina, se ha reunido en su quintita, con estos referentes del máximo recontrapoder, contra las burguesías infectas y oligarquías del planeta… ¿tiene idea este presidente que a decretazo limpio, representa todo lo que tiene de totalitaria la política, en acto pleno de confrontar y discriminar?… o solo era para la foto, comiendo los engendros gastronómicos de un devenido cocinero, publicitado y funcional… creo Francisco I hoy, se asimila al legado de los Rolling Stones, que aglutinan multitudes, sin importar el color, las banderas y fuera de toda discriminación…

La palabra del papa, actúa como relativizadora del accionar criminal del poder, en justa irrupción de la verdad: “debe decir lo que se cree que no debe decirse”.

Tiempo de cambio, ha anunciado Francisco, sin dudas acertada su visión, ante las ansias de toda una humanidad, que aguarda ese cambio, donde los actos sobrevuelan las palabras, el instinto no se equivoca, la razón se convierte en sombra y la vigilia acecha al sueño.

El capitalismo, en antípodas a una democracia auténtica, muestra su brutalidad, su potencial destructivo con estratégicas alianzas con el narcotráfico, el mercadeo de personas, las guerras a repetición, que aniquilan el porvenir… se torna imperativo resistir, a pesar de las desigualdades crecientes, la necesidad de la invención de un socialismo realmente emancipador, por y para el cambio anunciado por el papa Francisco y todos/as los que sabemos que es posible llevar a cabo el prodigio de dar un giro de 180º, al estado de las cosas.

Deseo manifestar, que lo único que me anima a resistir al poder de los asesinos de la vida, en austeridad sumas y libertad en acto, es la verdad, no milito por ideología alguna, solo estoy imbuido de ideas e ideales, que legitimo en cada acto de vida, desde siempre.

Un instante de verdad equivale a la eternidad es la eternidad en un instante, enfrentada al instante mercantil descartable, desechable y perentorio.

Posiblemente, es la última oportunidad de nuestra especie, que tiene la posibilidad de modificar su destino, viviendo de manera coherente con la civilización que se está gestando, de oligarquías conservadoras, mezquinas, pacatas, ávidas y resentidas… pero existen comunidades, con hábitos de vida ecológicos, equitativos y solidarios, en “resistencia activa al sistema idolátrico, que excluye, degrada y mata” (Francisco I dixit).

24
Feb
16

uruguay y la izquierda

El dogmatismo medieval en el sistema político

 

escribe: Hugo Acevedo, Analista

Aunque en una sociedad plural, democrática y tolerante todas las convicciones filosóficas y/o religiosas deben ser respetadas, a menudo el dogmatismo no comprende la lógica de la razón ni la voluntad de quienes no comulgan con sus ideas.

En pleno tercer milenio y aunque pueda parecer extemporáneo y por cierto inverosímil, ciertos personajes de la política nacional parecen vivir anclados en la Edad Media.

Es el caso del próximo presidente de la Cámara de Diputados, el nacionalista Gerardo Amarilla, quien se ha manifestado contrario a la ley que autoriza la interrupción voluntaria del embarazo y a la que regula la marihuana.

El legislador, que es oriundo de Rivera, olvida que, en 2013, la tentativa de impulsar un referendo para la derogación de la mal llamada “ley de aborto” fracasó estrepitosamente en las urnas.

En tanto, la norma que regula la producción, comercialización y consumo de la aludida sustancia adictiva, fue sancionada por el Poder Legislativo y no melló el apoyo ciudadano al Frente Amplio en las urnas.

Por cierto, el parlamentario bregará desde su alta investidura para promover la derogación de ambas leyes, a sabiendas que seguramente fracasará en el intento.

Empero, estos dos temas son apenas una mera sinopsis de las actitudes de este evangelista que fue electo diputado por el Partido Nacional, quien no parece comprender que se trata de asuntos ya laudados.

Corroborando que está absolutamente escindido de la realidad, Amarilla promueve espacios de lectura y de análisis de la Biblia en el ámbito parlamentario, lo cual es contrario a derecho en un país laico como el nuestro.

“Estamos en un Uruguay donde Dios se escribe con minúscula, los feriados religiosos se abolieron y ser religioso o cristiano o concurrir a una iglesia significa ser un ciudadano de segunda categoría”, comentó en su momento.

No es cierto que los uruguayos menosprecian a las personas que profesan o practican un credo religioso, porque vivimos en una sociedad históricamente muy tolerante.

Incluso, para el diputado blanco la sexualidad, la familia, el matrimonio tienen un “rumbo creado por Dios, por una naturaleza específica y todo lo que lo cuestione, es inmoral”.

Con este comentario -que es naturalmente personal y no tiene por qué ser compartido- el político nacionalista ataca la letra y el espíritu de la ley que estableció el matrimonio igualitario.

No obstante, existen reflexiones tan o más inquietantes. En efecto, Amarilla se manifiesta defensor de la Constitución y las leyes, siempre y cuando no contradigan la “palabra de Dios”. “Si algún día la Constitución o la Ley afectan la palabra de Dios, ejerceremos la desobediencia civil y las desobedeceríamos”, advirtió en diálogo con radio El Espectador.

Esta aseveración sí reviste suma gravedad, por cuanto supone una suerte de actitud golpista que debería ser repudiada por todo el sistema político.

En tanto, su propuesta de promover la creación de un “Ministerio de la Cosmovisión” es también inverosímil, en un país que -con la aprobación de la Constitución de 1918 hace casi un siglo- culminó su proceso de secularización determinando la separación de la Iglesia del Estado.

Parece contradictorio que el Partido Nacional -que suele ufanarse de su apego a la Constitución y la Ley- albergue en su seno a una persona tan dogmática e intolerante, que reniega de las normas del propio sistema democrático y promueve la amputación de derechos ciudadanos.

22
Feb
16

mauricio macri y Luisito Pou

La nueva derecha social uruguaya y del continente

escribe: Víctor BAGNUOLI / director del blog e integrante de la comunidad universitaria del Uruguay.

Una nueva derecha surge en el mundo contemporáneo y llegó a América Latina. En nuestro continente se presenta con perfil propio e increíblemente (para incautos) con una fuerte base social.

Para confrontar con ella, acorralarla y desenmascarla, es necesario estudiar sus movimientos, conocerla y alejar percepciones y juicios retóricos basados en el simplismo.  Entender las diferencias camaleónicas con que se camufló y distanciaron de las viejas derechas,  es obligatorio para confrontar con éxito a estos seudo democrátas. 

M. Macri, ¨Pedro¨ (educado en el seno del golpismo criollo y principal responsable de la hecatombe  del partido Colorado) y Luisito Pou primigenio de Luis Alberto y julita (investigados por corrupción y sus principales colaboradores encarcelados en los 90´) son los herederos de las joyas “de la abuela neoliberal”.

Estos políticos fueron creando identidad con Menenn, J. Batlle, Sanguinetti, Fernando Henrique Cardozo, Pineda, etc. pero introdujeron el estudio social y sicológico de las masas a sus campañas.

Mauricio Macri; un modelo icónico para toda la derecha del MERCOSUR, construido desde una base social fortísima; el fútbol, demostró que es posible ganarle a la izquierda. 

Bien distinto a Carlos Menem y Luis A. Lacalle, que consenso de Washington mediante  en los 90´ introdujeron el neoliberalismo como alumnos predilectos de la vieja escuela política. 

Macri es hijo del neoliberalismo y se comporta modelísticamente como tal, haciendo del criterio <tierra arrasada> su herramienta principal. No le tiembla el pulso a la hora de pasar por encima de los valores de la democracia y de los procedimientos que la caracterizan. Algo similar es la actual derecha venezolana.

Se trata de alcanzar objetivos sin importar los medios para ello, su máxima de la hora; <el fin justifica los medios> (aunque poco y nada le importe que, los medios ha utilizar desvirtúen el fin mismo) 

 Los referentes son personajes como Donald Trump y Silvio Berlusconi, o el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, militarista y guerrero que no respeta ni al pueblo kurdo ni a la oposición legal, cuyos locales y mítines son sistemáticamente atacados.

<Estas nuevas derechas se referencian en Washington, pero es de poca utilidad pensar que actúan de modo mecánico, siguiendo las órdenes emanadas de un centro imperial. Las derechas regionales, sobre todo las de los grandes países, tienen cierta autonomía de vuelo en la defensa de intereses propios, sobre todo aquellas que se apoyan en un empresariado local más o menos desarrollado> (comentarios de Raúl Zebechi)

Pero lo realmente novedoso y a-histórico, es el amplio apoyo de vastos sectores sociales de la ciudadanía que consiguen (grandes masas) .

Interactúan en los distintos usos de difusión masiva y con la prensa como su principal cómplice (tv, radio) y utilizando Facebook, twitter y redes sociales de uso y consumo masivas,  mintiendo descaradamente si es necesario.

Es igualmente imperioso destacar que, es inadecuado atribuir todos los avances de la derecha a los medios. ¿Qué razones hay para sostener que los votantes de la derecha son manipulados y los de la izquierda son votos conscientes y lúcidos?

Hay dos cuestiones que sería necesario desbrozar antes de profundizar en un análisis más amplio. La primera son los modos de hacer, el autoritarismo casi sin freno ni argumento. La segunda, las razones del apoyo de masas, que incluye no sólo a las clases medias, sino también a una parte de los sectores populares.

Sobre las decisiones autoritarias de Macri, el escritor Martín Rodríguez sostiene: «El macrismo actúa como un Estado Islámico: su ocupación del poder significa una suerte de profanación de los templos sagrados» (Panamarevista.com, 28/01/16).

Los despidos masivos decididos por Macri (26.000 funcionarios públicos)se apoyan en la firme creencia de las clases medias de que los trabajadores estatales son «privilegiados» que cobran sin trabajar. El costo político de esas tremendas decisiones ha sido hasta ahora muy bajo.

La comparación con los modos del Estado Islámico suena exagerada, pero tiene un punto de contacto con la realidad: las nuevas derechas llegan arrasando, llevándose por delante todo aquello que se interpone en su camino, desde los derechos adquiridos por los trabajadores hasta las reglas de juego institucionales. Para ellos, ser democráticos es apenas contar votos en las urnas cada cuatro o cinco años.

La segunda cuestión es comprender los apoyos de masas conseguidos. El antropólogo Andrés Ruggeri, investigador sobre las empresas recuperadas, destaca que la derecha pudo «construir una base social reaccionaria capaz de movilizarse, basada en los sectores más retrógrados de la clase media, sectores que siempre existieron y que en los 70 apoyaron la dictadura»(Diagonal, 13/02/15).

Esa base social está anclada en un votante-consumidor «que adquiere un voto como un producto de supermercado»  y cuanto más desinteresado en la política esté, mejor.

El principal error de los gobiernos progresistas y de izquierda en la región consiste en  NO fomentar un sujeto social y popular organizado y promover a veces conscientemente <un conjunto social desmembrado, individualista y consumista> Algunos economistas de izquierda, pregonan y reproducen el verbo de la derecha uruguaya de los 90´: <bajen el costo del estado por favor !!> 

Además -nuestra izquierda-pensó que las conquistas de la lucha y el voto popular, sumado al conjunto de beneficios sociales logrados en estos  años, eran derechos adquiridos que no estaban en riesgo y que automáticamente hacían cautivos del voto a la gente.

 Un gran logro de campaña de la derecha, fue convencer a la gente de que las conquistas sociales vinieron para quedarse y que ellos no las tocarían (esto último fue clave para el triunfo de Macri y de la mayoría parlamentaria en Venezuela y un comodín en la manga del discurso del herrerismo llevado acabo por Luis Lacalle Pou y el vástago del fenecido dictador uruguayo Juan María Bordaberry, Pedro Bordaberry)

Las clases medias son muy diferentes a las de los años 60. Ya no se referencian en las camadas de profesionales que se formaron en universidades estatales, que leían libros y seguían estudiando cuando finalizaban sus carreras. Que aspiraban a trabajar por sueldos medianos en reparticiones estatales y se socializaban en los espacios públicos donde confluían con los sectores populares. Las nuevas clases medias se referencian en los más ricos, aspiran a vivir en barrios privados, lejos de las clases populares y del entramado urbano, son profundamente consumistas y recelan del pensamiento libre.

Si ésta, en Uruguay y Chile conformo un poli-clasista frente político común con obreros y trabajadores (el Frente Amplio gobernante en Uruguay y la Izquierda Unida de Allende en los 70´) al comienzo de los 2000, parte de esas capas medias golpearon cacerolas contra el «corralito» del ministro de Economía Domingo Cavallo, y en ocasiones confluyeron con los desocupados («piquete y cacerola, la lucha es una sola», era el lema de 2001) Esa misma situación se planteó en Uruguay y estuvieron reclamando por sus ahorros robados en Uruguay y desató lucha contra el post pinochetismo en Chile.

La actualidad social es bien distinta; ahora sólo les preocupa la propiedad y la seguridad, y creen que la libertad consiste en comprar dólares, vacacionar en hoteles de cinco estrellas y educar a sus hijos en escuelas privadas.

Estas capas medias (y una parte de los sectores populares) están modeladas culturalmente por los valores consumistas que promueve el capital financiero, tan alejados de los valores del trabajo y el esfuerzo que promovía la sociedad industrial hace apenas cuatro décadas.

Los defensores del modelo neoliberal consiguen un piso de apoyo en torno a 35-40 por ciento del electorado, como muestran todos los procesos de la región.

A menudo no sabemos cómo enfrentar esta nueva derecha que nos mete hacia dentro con debates sin fin sobre la inseguridad, ANCAP, PLUNA, los directorios de los entes y etc. etc.

No es agitando solo contra el imperialismo como la derrotaremos, sino mostrando que se puede gozar de la vida sin caer en el consumismo, el endeudamiento y el individualismo. Es construyendo y avanzando en procesos sociales inclusivos y agrandando la idea/proyecto poli-clasista para que abandonen el miedo-recelo al progresismo y aleje a las capas medias del centro, acercándolas -aunque sea solo eso-; a la izquierda.

Lamentablemente los partidos históricos de izquierda clasista y proletaria, están distantes de las grandes masas sociales y solo en ellos se destacan líderes unipersonales que, como todo acto individual, no trascienden más allá del mero discurso de la coyuntura.

Y aunque nos endilguen retraso cultural y acartonadas posiciones políticas, solo el debate ideológico profundo en las grandes masas y NO en las alturas directrices, es lo que se precisa en tiempos modernos como el que vivimos y es lo que siempre en la historia de las luchas sociales de las clases triunfó.

21
Feb
16

frente amplio de uruguay

La construcción organizada

 

escribe: Manuela Mutti, Diputada, MPP, E609, FA

Según las leyes de la dialéctica, vamos en saltos de cantidad en calidad, nunca volviendo a los mismos lugares, pero siempre, siempre, más complejos.

Por eso es necesario hacer un alto en el camino, poner freno a la vorágine de lo cotidiano, y darnos momentos de pienso, colectivos en lo posible.

En estos tiempos de gobiernos frenteamplistas los cambios han estado a la orden del día, algunos tangibles y otros a largo plazo.

Avances que -desde el interior- vemos de cerca, como el proceso de descentralización y otros que aún requieren el seguir abriendo porteras en las estancias para hacer que los nuevos derechos ganados se cumplan.

Hoy, en el departamento de Salto, luego de una batalla en el plano electoral de la cual salimos triunfantes, nos enfrentamos a lo más difícil: la tarea de la construcción, desde la participación, con una intendencia fundida en lo económico. Y más fundida -aún- en la participación ciudadana y la construcción organizada, que buscaremos que sea con claridad, con compromiso, con responsabilidad y con contundencia en la acción, más allá de lo mediático de los discursos.

Es un deber de toda fuerza política, que se pretenda seria en un proyecto de transformación de la sociedad, elevar el nivel político, sortear los “chisporroteos” que perturban la acción política, sumar, sumar y sumar, le pese a quien le pese en la construcción de una sociedad con todos.

En el marco de las elecciones internas del Frente Amplio, nuestra organización política MPP pretende un frente activo, que no amortigüe los conflictos del gobierno, que lo defienda pero mejorándolo, que lo apoye con todas sus herramientas para desde la participación organizada poder orientarlo.

El MPP en Salto no participa en el Ejecutivo Departamental, pero sí participa desde el legislativo comunal, sí desde la descentralización con sus alcaldes y concejales, sí desde la sociedad organizada, sí desde los trabajadores y sí, también, desde esta banca desde donde ahora estamos escribiendo, reflexionando en voz alta sobre nuestra práctica cotidiana.

Convencidos de que una sociedad más democrática no solo requiere mejores leyes, mejor gestión y buenas intenciones, también requiere una activa participación, con debate de ideas, con partidos políticos fuertes, ideologizados y organizados en el seno del pueblo, que tenga como agenda una mirada estratégica hacia las transformaciones políticas necesarias, en donde no se mediatice nuestro discurso y se pueda crecer con y por las diferencias, las que enriquecerán la propuesta de cambio.

Quienes pretenden sacar rédito de nuestra diversidad de opiniones, no conocen la realidad histórica de la construcción frenteamplista, una fuerza que nunca se caracterizó por tener unanimidades aunque sí muchos acuerdos.

Por eso hoy en Salto, nos planteamos un trabajo interno hacia la construcción de más y mejor Frente Amplio, apoyando desde los diferentes lugares de la organización política a la participación social y con especial énfasis a los trabajadores organizados de nuestro departamento, el cual se caracteriza por altas tasas de precariedad, informalidad y desigualdad social en el mercado laboral. Los zafrales del citrus, entre los más postergados, esos cosechadores a los cuales -a pesar de la existencia de una ley- no les aumentan el salario desde hace dos años; esas mujeres que trabajan con escaleras más pesadas que su cuerpo; las que pasan al sol, que salen temprano cuando amanece, con camisas anchas, con hijos solos esperando a que lleguen, que viajan paradas, esas que conozco acá en Salto desde que soy pequeña.

Trabajadores rurales, compañeras y compañeros que han ganado derechos escritos, pero que aún no llegaron a los oídos sordos de algunos empresarios, ni han abierto las porteras de la distancia entre lo legal y lo real.

Nos proponemos trabajar fuertemente por la educación en el departamento, para que continúen llegando los hijos de los trabajadores a nuestras aulas, por eso estamos empecinados con la UTU en la zona de Carumbé. Porque el medio rural, ese medio rural del norte -tan diferente al del sur-, sigue siendo postergado. El Estado y los derechos quedan mediatizados en las distancias y la soledad, árida, tiene caras, miradas, género, edades tiernas y no tanto, con necesidades siempre diversas y nunca homogéneas.




febrero 2016
D L M X J V S
« Dic   Mar »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
2829