Archivo para 31 agosto 2012

31
Ago
12

Uruguay y algunos comportamientos del la sociedad civil

tiempos modernos

Indignante

Julio Guillot
Julio Guillot

Cuando se habla de violencia contra las mujeres, inmediatamente acude a la mente la imagen del marido golpeador; pero no es ese estereotipo repugnante la única forma de violencia que se ejerce contra las mujeres. El acoso sexual en el lugar de trabajo constituye un acto de violencia psicológica; y cuando el acoso viene de parte de un superior jerárquico, la violencia adquiere una dimensión especial que genera en la víctima una particular angustia. Asimismo, lo que se conoce como “galantería ofensiva”, esto es, el piropo grosero e insultante, debe ser visto como otra forma de violencia que padecen las mujeres.

Como digo al comienzo, hay otras formas más sutiles de violencia que no son percibidas como tales y que son, por tanto, socialmente aceptadas. El fenómeno que ha dado en llamarse “la cosificación de la mujer” y que se manifiesta de mil maneras en los espectáculos frívolos, en los programas de televisión, en los concursos de belleza, en la publicidad del producto que sea, implica necesariamente la percepción de la mujer como un objeto e incluso como un bien de consumo. Y me alarma el hecho de que haya tantas jovencitas dispuestas a exhibir sus encantos con la ilusión de ser detectadas por algún empresario del espectáculo; han aceptado sin prurito alguno su condición de objeto del deseo.

Con todo, creo que lo más condenable son los hechos de violencia física protagonizados por el varón contra su pareja o ex pareja. Esa prepotencia del macho, para quien la sumisión de la mujer a sus deseos es algo tan natural y evidente como un axioma, es un componente de la mentalidad media que aún prevalece en la sociedad. Y la paradoja radica en que ese machismo, suprema condición del estereotipo del varón, es lo opuesto a la verdadera hombría, esta sí, un valor a preservar.

Si será poco hombre ese pretendido macho, que no es capaz de aceptar con dignidad y coraje que su mujer ha dejado de amarlo y no quiere vivir más con él. Si será maricón, que no soporta la realidad y se deja ganar por los celos. Si será miserable, que pretende justificar su comportamiento aduciendo un trastorno emocional.

Llore de tristeza, hombre golpeador, llore por haber sido abandonado, mire que no es cierto que los hombres no lloran. Mámese para mitigar la pena, pero no sea cobarde al punto de aprovecharse de su superioridad física.

30
Ago
12

Uruguay y los vecinos cercanos

Palos en la rueda

Está revuelto el avispero en el Río de la Plata

Carlos Scorovich

En ambas márgenes del Plata, en la faz política, estamos viviendo períodos enmarañados y parecidos. Uno y otro gobierno, en su segunda fase, se encuentran ante situaciones que trascienden a sus filas, ya que las oposiciones vernáculas hacen todo lo posible para desacreditar a Cristina y el Pepe.

Con múltiples estrategias, en nuestro país los dos partidos más antiguos se han colocado en la trinchera apuntando a todo lo realizado por el gobierno del FA. Llegando incluso, como en el caso de “Vamos Uruguay”, con Pedro Bordaberry a la cabeza, a renunciar a los cargos que venían ocupando en diferentes entes del Estado, argumentando no estar de acuerdo con las políticas llevadas a cabo por Mujica. En una evidente maniobra de distanciarse de la izquierda y tomando rumbos bien definidos de sus pensamientos derechistas.

Asistimos, anticipadamente, a una riña electoral que nada colabora a realizar los planes acordados a largo plazo, y además no permite actuar y continuar en ellos, en bien de toda la población y el país. Los temas que sobresalen son la seguridad y educación. Se agregó, desde hace unos meses, una pugna constante de gremios estatales con el gobierno, lo que ha llevado a un clima nada claro y por demás nefasto. Olvidándose algunos dirigentes gremiales de quién está gobernando, aunque para nada deben arriar sus banderas reivindicativas, pero no llevarlas al extremo tangible de una lucha clasista contra unas autoridades que tienen claro lo que ello significa y que de ellas provienen.

Parecería que la historia no sirve, se ha olvidado lo que costó llegar hasta aquí, haciéndole el juego a la derecha, cuando esta justamente es lo que necesita para envalentonarse y sacar réditos políticos. Los hechos demuestran que están en la vereda contraria del partido que dirige el país, y seguramente ellos fueron artífices de llevarlo a ese lugar.

Del otro lado del río, no son menores los embates que enfrenta la presidenta. Su ya tan mentado enfrentamiento con el Grupo Clarín, el cual parecería no tener fin, ha llevado a que la población esté harta de ello. A cada hecho, a cada alocución, a cada opinión de la mandataria, se le recrimina y se le intenta poner en ridículo, lo que pierde seriedad y además tiempo que vale oro para el pueblo. Agregando, últimamente, un ataque feroz y despiadado hacia nuestro compatriota Víctor Hugo Morales, al cual ha tomado como punto  de referencia, para agredir de la manera más baja, el ahora vocero oficial del Grupo, Jorge Lanata.

En estos momentos en la capital “porteña” el conflicto de los subtes ha llevado a transformar a la ciudad en un caos, con varios gremios de ese medio de locomoción, enfrentados entre sí y haciendo pagar los platos rotos a los ciudadanos, que por millones diariamente lo usan. El conflicto es de larga data entre Macri (gobernador de la ciudad) y la presidenta Fernández, por quién se hace responsable del funcionamiento de dicho servicio.

Parecería, al analizar las dos situaciones, que al igual que en épocas oscuras de nuestra región los personajes de siempre actuaran en connivencia. Vislumbran, a pesar de sus intentos de poner palos en la rueda a cada movimiento de las actuales autoridades usando todos los medios de comunicación, y tienen muchos a su alcance, las encuestas muestran que el pueblo no entra en ese juego, y mantiene a pesar de todo, el apoyo a quienes han demostrado sensibilidad y coraje para cambios profundos y duraderos en el tiempo.

29
Ago
12

Uruguay y la salud mental

El Estado y la maldita esquizofrenia

 
La República Digital

“La esquizofrenia es un diagnóstico psiquiátrico en personas con un grupo de trastornos mentales crónicos y graves, caracterizados por alteraciones en la percepción o la expresión de la realidad.

La esquizofrenia causa además una mutación sostenida de varios aspectos del funcionamiento psíquico del individuo, principalmente de la conciencia de realidad, y una desorganización neuropsicológica más o menos compleja, en especial de las funciones ejecutivas, que lleva a una dificultad para mantener conductas motivadas y dirigidas a metas, y una significativa disfunción social”.

Esto lo podemos leer en wikipedia, que se encuentra en Internet, cuando queremos conocer la definición de esa enfermedad mental que es la esquizofrenia.

En los últimos días hemos escuchado hablar del padre que mató a su niña de cinco años de edad con un destornillador, casi sin darse cuenta. Para el pobre individuo su hija, moribunda por su culpa, estaba en sus brazos porque él percibía que estaba durmiendo en sus brazos. Dramático, por cierto.

En el tratamiento de esta información hay colegas de prensa que han cometido errores que realmente sorprenden. Dos destacadas colegas de la televisión, inteligentes y profundamente humanistas, no tuvieron mejor ocurrencia que plantearse qué está haciendo el Estado para impedir estas tragedias.

Esa hipótesis no parece ajustada a la realidad: hasta podríamos decir que es esquizofrénica, por el solo hecho de no entender el fenómeno de la enfermedad.

Volcar la responsabilidad al Estado es por lo menos primitivo, porque convengamos que ningún enfermo mental va al médico y le dice al profesional “sospecho que soy un loco, necesito que me cure”. Si esto fuera así, la vida sería sencilla y hasta mucho más hermosa.

Este tipo de enfermedad no es como la gripe o las hemorroides, donde el enfermo – por más que a las hemorroides les diga hemorronas- sabe más o menos la enfermedad que tiene.

Lo máximo que puede hacer el Estado es prevenir, adelantarse a los problemas, siempre que el posible paciente se aproxime a la institución médica por su propia voluntad o de la familia. Pero por lo general nadie va al médico con un autodiagnóstico sobre presuntas enfermedades mentales, que solo se hacen evidentes cuando se transforman en tragedias. Es recién ahí que se presenta el Estado para intentar – dijimos bien intentar- curar esa enfermedad que no era fácilmente detectable por la sociedad y el Estado, pero seguramente sería más fácil la detección en la familia, aunque nunca es sencillo.

Salud Pública está trabajando fuerte en materia de salud mental y sobran anécdotas sobre las dificultades que tiene que sortear. Sabemos que el 20% de las personas que requieren atención en materia de salud mental no concurren a las citas con los médicos a pesar de que Salud Pública les recuerda 48 horas antes que deben presentarse ante el médico y que muchas veces sus familiares encuentran explicaciones para justificar la no concurrencia a una cita pactada.

Hay enfermedades como la esquizofrenia que no tienen nada que ver con lo social; un comunicador tiene que saber distinguir las causas de una enfermedad.

Hay enfermedades sociales, pero hay enfermedades genéticas, también en el plano de la salud mental. No se puede generalizar, porque si hacemos eso, podemos terminar proponiendo un servicio de inteligencia de salud, algo así como un FBI sanitario, que investigue a todos los posibles locos del país.

Si eso se llegara a concretar, estaríamos ante la peor dictadura que se haya conocido, donde los presuntos sanos estarían metiéndose en la vida de los presuntos enfermos.

28
Ago
12

Ecuador, caso Assange

unasur

Respaldo a Ecuador y a Assange

Niko Schvarz
Niko Schvarz

Reunidos en Guayaquil el domingo 19, los cancilleres de los países de la Unasur, junto con el secretario general del bloque regional, el venezolano Alí Rodríguez Araque, acordaron por unanimidad “manifestar su solidaridad y respaldar al gobierno de la República del Ecuador ante la amenaza de violación del local de su misión diplomática” por parte del gobierno del Reino Unido En esa sede está refugiado desde el 19 de junio Julian Assange, el fundador de Wikileaks, a quien el gobierno de Ecuador concedió el asilo político el 16 de agosto. El día anterior, como se señala en la resolución de Unasur, el gobierno ecuatoriano recibió un documento del Reino Unido en el que amenaza con “tomar acciones para arrestar al Sr. Assange en las instalaciones actuales de la embajada”.

La amenaza del gobierno británico de irrumpir en la sede diplomática ecuatoriana, que es territorio de ese país, constituye un hecho absolutamente inaudito y violatorio de todas las normas del derecho internacional y en particular de la Convención de Viena de 1961 que establece la inviolabilidad de los locales de las misiones diplomáticas y oficinas consulares, tal como lo reafirma el punto 4 de la Declaración de Guayaquil. El punto 6º de la misma reitera la vigencia del asilo para proteger los DDHH de las personas que consideren su vida o su integridad física amenazada. Las actuaciones aberrantes del gobierno británico se ven agravadas por las declaraciones del titular del Foreign Office y primer ministro en funciones, William Hague, en el sentido de que su país no entregará el salvoconducto a Assange para viajar al país que le otorgó el asilo. Una monstruosidad sobre otra.

Merece destacarse que la resolución del Consejo de Ministros y Ministras de Relaciones Exteriores de Unasur se adoptó por unanimidad, reiterando el consenso total ya verificado cuando el organismo decidió condenar el golpe de Estado del 22 de junio en Paraguay. Esto fue destacado por el canciller peruano Rafael Roncagliolo, mientras Uruguay estuvo representado por el canciller Luis Almagro. A la vez, aparece América del Sur unida ante una agresión extrarregional, otro hecho relevante.

En el mismo sentido se han sucedido pronunciamientos en cascada, en primer término de las naciones del ALBA. La Asamblea Nacional de Ecuador resolvió solicitar a su gobierno que promueva una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el tema. También se pronunció el Comité de la Internacional Socialista para América Latina, en un comunicado firmado por su presidente Martín Torrijos, lo mismo que el Grupo de Trabajo del Foro de San Pablo en reunión efectuada el fin de semana en la ciudad bandeirante. Una pléyade de intelectuales latinoamericanos y caribeños, encabezados por el mexicano Pablo González Casanova, está haciendo circular un manifiesto en defensa de Assange y de la soberanía de Ecuador

El Consejo Permanente de la OEA resolvió el viernes, a propuesta de Ecuador, convocar una reunión de cancilleres para tratar el caso. La moción requería una mayoría absoluta de 18 votos y fue aprobada por 23 votos a favor (Uruguay entre ellos) y 3 en contra, encabezados sugestivamente por EEUU, acompañado de Canadá y Trinidad y Tobago. Se registraron 5 abstenciones. Una vez más, EEUU quedó aislado. Se ha indicado que EEUU está detrás de todos los ataques contra Assange, al que quiere juzgar en su territorio, y presiona a Suecia para que lo extradite con ese destino. Esgrimiendo absurdas acusaciones de acoso sexual (que Assange niega categóricamente), Suecia está jugando el indecoroso papel de amanuense de EEUU en todo este episodio.

Se afirma asimismo que EEUU fue la mano negra que recientemente impidió la circulación de Wikileaks durante una semana. Lo que no pueden perdonarle es que haya difundido cientos de miles de documentos secretos del Pentágono y de centros de inteligencia y la diplomacia de EEUU, que revelan su conducta auténticamente terrorista en diversas partes del mundo. Un ejemplo, entre cientos: Wikileaks puso al desnudo el régimen de torturas aplicado sistemáticamente en la base de Guantánamo.

Con toda razón y amplio apoyo, el gobierno ecuatoriano se propone construir una red ciudadana movilizada a nivel nacional e internacional para evitar que se concrete la amenaza británica de asalto a su embajada en Londres y de secuestro de Assange. El tema sigue en el centro de la atención mundial.

27
Ago
12

Uruguay

una estrategia

Por la convivencia, la seguridad pública y los derechos humanos

Pablo Anzalone
Pablo Anzalone

Esta estrategia está planteada como una convocatoria a todas las fuerzas sociales, culturales, políticas, a construir una convivencia sin los actuales niveles de violencia. Expresamente se incluyen la violencia en el ámbito familiar, en el tránsito y en el deporte, además de los delitos violentos.

No puede limitarse a las 15 medidas planteadas por el Gabinete de Seguridad. El propio gobierno nacional puede proponer otra cantidad de medidas que respondan a esta estrategia desde el Gabinete Social o de la Junta Nacional de Drogas. Los gobiernos departamentales y municipales con mayor cercanía a la gente pueden y deben hacer algo similar. Y las organizaciones sociales en su más amplio espectro también. El sábado 11 de agosto el Pit Cnt realizó un Encuentro de la Convivencia Ciudadana y los Trabajadores, donde además del análisis de las 15 medidas se discutieron experiencias de inserción laboral de jóvenes recluidos, el rol de los medios de comunicación y las políticas educativas y de creación cultural . Otras medidas fueron planteadas para sumar a una estrategia global que se comparte.

Está faltando un ámbito donde se puedan volcar iniciativas, propuestas, debates, compromisos de cada uno de los actores a nivel nacional y también a nivel local, desde donde se construya mejor convivencia con una óptica de integración social.

La seguridad y la convivencia tienen una dimensión territorial insoslayable. Las Mesas de Convivencia y Seguridad Ciudadana han realizado una experiencia valiosa para encarar problemas y posibilidades a nivel local. Vale la pena apoyarse en ella para fortalecer la estrategia propuesta dándole raíces en cada territorio. Insistamos en la importancia de que cada actor asuma una parte de las responsabilidades. No se trata sólo de pedirle respuestas al gobierno sino de construirlas entre muchos. Algunas son acciones de gobierno, otras son conductas sociales, emprendimientos comunitarios, apropiación por parte de los vecinos de valores colectivos, planes zonales consensuados.

La creación de nuevos espacios públicos integradores de cada barrio es una medida fuerte. Requiere inversiones que valen la pena. No pueden ser sólo iniciativas aisladas. Necesitamos una amplia batería de avances en este plano. No es solo la construcción de una infraestructura física. El ejemplo del Parque Liber Seregni y la instalación de “Plazas Activas” en diversos lugares de Montevideo demuestran la potencialidad de coexistencia de grupos etarios y culturales muy diversos disfrutando de estos espacios. Hay experiencias innovadoras de cogestión entre el Estado y los vecinos como en el Parque Punta Yeguas en el oeste de Montevideo, que han demostrado su eficacia no solo para la administración de un gran espacio público sino para fortalecer el entramado social. ¿Porqué no generar otras?.

Por otra parte, el gabinete de seguridad incluyo también entre estas medidas algunas referidas al problema de las drogas, siendo la regulación del comercio de la marihuana a la que más relevancia se le ha dado en el debate público. Este es un debate interesante que cuestiona el fracaso de la lógica prohibicionista global y pone por un lado el énfasis en el combate al narcotráfico mediante la regulación del mercado y por otro en una política de reducción de daños.

Es necesario ordenar una discusión aportando informaciones y experiencias de otras regulaciones de la comercialización, sin ocultar y por el contrario profundizando los programas de prevención sobre los efectos perjudiciales que tiene sobre la salud el consumo problemático de cannabis. El Poder Ejecutivo acaba de enviar en estos días el proyecto de ley al parlamento. Ahora se deberá continuar con el debate de esta propuesta junto con la del proyecto de autocultivo, que está en el parlamento, viendo como armonizarlos.

Por otra parte no puede soslayarse que todos los estudios indican que el problema principal es el uso problemático de alcohol y sobre él hay que actuar. De eso también hay que hablar.

En política de drogas desde el período anterior se viene llevando adelante una estrategia integral en materia de drogas que comprende todos los aspectos de prevención, tratamiento, combate al tráfico ilícito y lavado de activos.

Fue creada una Red de Atención y Tratamiento en todos los niveles que, en este período, está siendo dotada de mayores recursos y ampliada con la instalación de nuevos centros. Por ahí deben ir los mayores avances.

Abordaremos en otro artículo puntos más polémicos para nosotros como la internación compulsiva de adictos o el incremento de las penas y la lógica que sigue apostando a la cárcel como único sistema punitivo.

26
Ago
12

Uruguay

tiempos modernos

La cultura de las fobias

Julio Guillot
Julio Guillot

A medida que la civilización avanza, las alarmas se disparan cada vez con mayor frecuencia en la medida que los científicos descubren cada día nuevos peligros para la salud; de este modo, se sigue fomentando el miedo cerval en los pobres seres humanos que ya bastante tienen con los menores infractores, el terrorismo y el cambio climático.

Hacia 1900, el doctor Parker, que ejercía en Nueva York, aconsejaba usar un papel de fumar “legítimo de alquitrán” teniendo en cuenta las virtudes de este último producto, de comprobada eficacia –según el científico – para disminuir los efectos perniciosos de la nicotina. Entonces, uno fumaba con toda tranquilidad cigarrillos liados con hojillas Atala porque se sentía a salvo de cualquier enfermedad. Después vino Tabaré y nos convenció de que el tabaco –independientemente del papel que se usara para la fabricación de cigarrillos– era el enemigo público número uno de la salud. Así empezó el reinado de la tabacofobia.

Los rayos solares dejaron de ser benéficos para la salud y se convirtieron, sin solución de continuidad, en dardos mortales que nos zahieren la piel y nos ciegan; eso nos transformó en heliófobos.

Antes de esto, se había descubierto que las grasas, fundamentales para el desarrollo neurológico de los niños, son peligrosísimas para los adultos pues influyen directamente en las enfermedades cardiovasculares. Adiós a las papas fritas, al caracú, a la manteca y a las achuras. Se entronizó la lipidofobia.

Desde tiempos remotos, los seres humanos fabricaron bebidas espirituosas que combaten la hipertensión arterial y el colesterol. Pero últimamente están ganando la batalla los efectos negativos del alcohol, y la cirrosis asoma amenazante, aliada a la pérdida de reflejos y otras consecuencias de índole neurológica y psicosocial. Quieren convertirnos en alcolófobos.

No nos dejan consumir azúcar por la diabetes; y no nos dejan remplazarlo por edulcorantes no calóricos porque son cancerígenos. Y justo cuando, resignados, nos empezábamos a acostumbrar a lo amargo y nos aferrábamos a nuestra bebida nacional por excelencia, ¡zas! descubren que el mate también es cancerígeno.

Bueno, basta. Ya se les fue la mano, me parece. No permitamos que nos gane la yerbofobia. Sería el colmo, ¿no?

25
Ago
12

Noam Chomsky

Irán en la mira

En la larga sombra de Hiroshima

Noam Chomsky

El 6 de agosto, aniversario de Hiroshima, debería ser un día de reflexión sombría, no sólo acerca de los sucesos terribles de esa fecha en 1945, sino también sobre lo que revelaron: que los seres humanos, en su dedicada búsqueda de medios para aumentar su capacidad de destrucción, finalmente habían logrado encontrar una forma de acercarse al límite final. Los actos en memoria de ese día tienen un significado especial este año. Tienen lugar poco antes del 50 aniversario del momento más peligroso en la historia humana, en palabras de Arthur M. Schlesinger Jr, historiador y asesor de John F. Kennedy, al referirse a la crisis de los misiles cubanos. Graham Allison escribe en la edición actual de Foreign Affairs que Kennedy ordenó acciones que él sabía aumentarían el riesgo no sólo de una guerra convencional, sino también de un enfrentamiento nuclear, con una probabilidad que él creía de quizá 50 por ciento, cálculo que Allison considera realista. Kennedy declaró una alerta nuclear de alto nivel que autorizaba a aviones de la OTAN, tripulados por pilotos turcos (u otros), a despegar, volar a Moscú y dejar caer una bomba.

Nadie estuvo más asombrado por el descubrimiento de los misiles en Cuba que los hombres encargados de misiles similares que Estados Unidos había emplazado clandestinamente en Okinawa seis meses antes, seguramente apuntados hacia China, en momentos de creciente tensión. Kennedy llevó al presidente soviético Nikita Krushov hasta el borde mismo de la guerra nuclear y él se asomó desde el borde y no tuvo estómago para eso, según el general David Burchinal, en ese entonces alto oficial del personal de planeación del Pentágono. Uno no puede contar siempre con tal cordura. Krushov aceptó una fórmula planteada por Kennedy poniendo fin a la crisis que estaba a punto de convertirse en guerra. El elemento más audaz de la fórmula, escribe Allison, era una concesión secreta que prometía la retirada de los misiles estadunidenses en Turquía en un plazo de seis meses después de que la crisis quedara conjurada. Se trataba de misiles obsoletos que estaban siendo remplazados por submarinos Polaris, mucho más letales. En pocas palabras, incluso corriendo el alto riesgo de una guerra de inimaginable destrucción, se consideró necesario reforzar el principio de que Estados Unidos tiene el derecho unilateral de emplazar misiles nucleares en cualquier parte, algunos apuntando a China o a las fronteras de Rusia, que previamente no había colocado misiles fuera de la URSS.

Se han ofrecido justificaciones, por supuesto, pero no creo que soporten un análisis. Como principio acompañante de esto estaba que Cuba no tenía derecho de poseer misiles para su defensa contra lo que parecía ser una invasión inminente de Estados Unidos. Los planes para los programas terroristas de Kennedy, Operación mangoose (mangosta), establecían una revuelta abierta y el derrocamiento del régimen comunista en octubre de 1962, mes de la crisis de los misiles, con el reconocimiento de que el éxito final requerirá de una intervención decisiva de Estados Unidos. Las operaciones terroristas contra Cuba son descartadas habitualmente por los comentaristas como travesuras insignificantes de la CIA. Las víctimas, como es de suponerse, ven las cosas de una forma bastante diferente. Al menos podemos oír sus palabras en Voces desde el otro lado: Una historia oral del terrorismo contra Cuba, de Keith Bolender.

Los sucesos de octubre de 1962 son ampliamente aclamados como la mejor hora de Kennedy. Allison los ofrece como una guía sobre cómo restar peligro a conflictos, manejar las relaciones de las grandes potencias y tomar decisiones acertadas acerca de la política exterior en general. En particular, los conflictos actuales con Irán y China.

El desastre estuvo peligrosamente cerca en 1962 y no ha habido escasez de graves riesgos desde entonces. En 1973, en los últimos días de la guerra árabe-israelí, Henry Kissinger lanzó una alerta nuclear de alto nivel. India y Pakistán han estado muy cerca de un conflicto atómico. Ha habido innumerables casos en los que la intervención humana abortó un ataque nuclear momentos antes del lanzamiento de misiles por informes falsos de sistemas automatizados. Hay mucho en que pensar el 6 de agosto. Allison se une a muchos otros al considerar que los programas nucleares de Irán son la crisis actual más severa, un desafío aún más complejo para los formuladores de política de Estados Unidos que la crisis de los misiles cubanos, debido a la amenaza de un bombardeo israelí.

La guerra contra Irán está ya en proceso, incluyendo el asesinato de científicos y presiones económicas que han llegado al nivel de guerra no declarada, según el criterio de Gary Sick, especialista en Irán. Hay un gran orgullo acerca de la sofisticada ciberguerra dirigida contra Irán. El Pentágono considera la ciberguerra como acto de guerra, que autoriza al blanco a responder mediante el empleo de fuerza militar tradicional, informa The Wall Street Journal. Con la excepción usual: no cuando Estados Unidos o un aliado es el que la lleva a cabo. La amenaza iraní ha sido definida por el general Giora Eiland, uno de los máximos planificadores militares de Israel, “uno de los pensadores más ingeniosos y prolíficos que (las fuerzas militares israelíes) han producido. De las amenazas que define, la más creíble es que cualquier enfrentamiento en nuestras fronteras tendrá lugar bajo un paraguas nuclear iraní. En consecuencia, Israel podría verse obligado a recurrir a la fuerza. Eiland está de acuerdo con el Pentágono y los servicios de inteligencia de Estados Unidos, que consideran la disuasión como la mayor amenaza que Irán plantea.

La actual escalada de la guerra no declarada contra Irán aumenta la amenaza de una guerra accidental en gran escala. Algunos peligros fueron ilustrados el mes pasado, cuando un barco estadunidense, parte de la enorme fuerza militar en el Golfo, disparó contra una pequeña nave de pesca, matando a un miembro de la tripulación india e hiriendo a otros tres. No se necesitaría mucho para iniciar otra guerra importante. Una forma sensata de evitar las temidas consecuencias es buscar la meta de establecer en Oriente Medio una zona libre de armas de destrucción masiva y todos los misiles necesarios para su lanzamiento, y el objetivo de una prohibición global sobre armas químicas –lo que es el texto de la resolución 689 de abril de 1991 del Consejo de Seguridad, que Estados Unidos y la Gran Bretaña invocaron en su esfuerzo por crear un tenue cobertura para su invasión de Irak, 12 años después. Esa meta ha sido un objetivo árabe-iraní desde 1974 y para estos días tiene un apoyo global casi unánime, al menos formalmente. Una conferencia internacional para debatir formas de llevar a cabo tal tratado puede tener lugar en diciembre.

Es improbable el progreso, a menos que haya un apoyo público masivo en Occidente. De no comprenderse la importancia de esta oportunidad se alargará una vez más la fúnebre sombra que ha oscurecido el mundo desde aquel terrible 6 de agosto. (La Jornada)

noamchomsky