25
Oct
20

UN NUEVO TIEMPO EN LA REGIÓN

Aislados en Gorriti

 

escribe: Juan Raúl Ferreira

Las elecciones en Bolivia no son un hecho aislado. Tienen una elocuencia que vale la pena analizar. El momento que vive la región les da una dimensión histórica que llega a Uruguay. Veamos qué pasó, qué significado tiene y cómo se inserta ello, en los años 20 del siglo XXI, en nuestro hemisferio.

 
 
 

La noche de las elecciones bolivianas, a Arce, candidato del partido de Evo Morales, se lo ubicaba con 41%, más de 10 punto de diferencia con Camaño, el candidato golpista. Nos comunicamos con Buenos Aires. Entre los líderes bolivianos reinaba el optimismo, pero con cautela. Si se confirmaban esas cifras, de acuerdo a la legislación boliviana, no habría 2a vuelta (más de 40% con 10 puntos de diferencia con el siguiente). La propia presidenta de facto, había retirado su candidatura, para aunar fuerzas en su contra.

Pasada la medianoche, las cifras mejoraban. La diferencia había aumentado y el candidato opositor al régimen que derrocó a Evo superaba, cómodo, el 50% en la primera (y única vuelta). Los primeros llamados fueron del papa y el Pepe. Así lo narró el propio Evo. La modalidad de la comunicación de Francisco fue muy elocuente. Primero a Evo en Buenos Aires y luego a Arce en La Paz. Es decir, primero condena el golpe, luego saluda al presidente electo, restaurador de la democracia.

En sus primeras palabras ambos agradecieron a Uruguay (básicamente a Mujica, Tabaré y sus cancillerías) a lo largo del proceso. A uno le daba una cosquilla en el alma pensar en el silencio guardado por el actual gobierno, pluricolor en cargos, ante el Estado Plurinacional de Bolivia. A la mañana siguiente llegaron las formales felicitaciones de Lacalle (h) y Almagro. A veces un silencio prudente es más respetuoso. Si no se llamó cuando nos precisaban, el llamado protocolar y obligatorio suena hueco.

¿Por qué ese día se prohibieron las bocas de urnas y el conteo rápido ya incorporados a la tradición electoral boliviana? Por una sola razón. Disimular la patraña que legitimó el fraude hace un año. Efectivamente, se demostró que primero llegan las urnas urbanas, luego las rurales cercanas y finalmente las rurales lejanas, que se hacen desear un rato. La diferencia a favor del Movimiento al Socialismo va en aumento, también en ese orden. Ese fue el pretexto de Almagro para denunciar fraude en 2019. Ahora tendrá al gobierno que derrocó sentado en la OEA.

¿Uruguay cómo queda? Bolivia es un país estratégico para Uruguay: bisagra entre el sur del continente al que pertenece y el mundo andino del que también es parte. Durante los gobiernos del Frente, solidaridad y acuerdos. Desde que asumió Lacalle (h) (empeorado con el alejamiento de Talvi), indiferencia. Habrá que remar mucho. Además, la democratización en Bolivia no es un hecho aislado.

El próximo domingo habrá un referéndum constitucional en Chile, en el que se prevé un revolcón para el presidente Piñera, que llegará al final del mandato políticamente agotado. El plebiscito fue convocado el 15 de noviembre de 2019, tras un mes de protestas masivas en todo el país. Al partido de gobierno no le irá mejor que en las presidenciales, previstas para el 21 de noviembre. Otro aliado del gobierno de Lacalle Jr. que se va.

Para ese entonces ya habrán sido las elecciones de EEUU (3 de noviembre), donde Trump, orientador de nuestra política exterior, no solo se va, se va mal. En el debate que se realizó anoche (la revista ya en imprenta), se le cortó el micrófono para evitar los abusos y gritos fuera del tiempo establecido por disposición de la Comisión Nacional de Debates. Recordemos que dimos la espalda al candidato argentino a la presidencia del BID, por el de Trump, contra la opinión de la propia dirigencia de EEUU (todos los demócratas y parte de los republicanos). Acá se habían pronunciado en contra de este acto de cipayismo; el FA, obviamente. Pero también Sanguinetti y Talvi, canciller de la época, lo que precipitó su partida. Nuestra diplomacia queda sin padrino.

En Venezuela: “Con la ‘verdad’ (Artigas había dicho libertad) no ofendo ni temo”, se dijo para señalarla con el dedo. Ni una palabra de regímenes dictatoriales dentro y fuera de la región. Manda el imperio. El 6 de diciembre habrá elecciones parlamentarias en la que participan 107 partidos políticos y están habilitados 20.733.941 votantes. Importantes opositores han elegido el diálogo y las elecciones y no la confrontación o invasión extranjera. El enviado especial de EEUU, Elliott Abrams, fanático defensor de la dictadura uruguaya en los 70/80, dijo que no reconocerán los resultados de las elecciones. ¿Uruguay?

El domingo 7 de febrero serán las presidenciales en Ecuador. Lenín Moreno, que fuera vicepresidente del exmandatario Correa, hoy lo acusa de todo y lo proscribe. Aun así, las encuestas le indican que se acabó su tiempo. Otro aliado que se va. En Brasil faltan dos años para las presidenciales. En un año más estamos en campaña. Las expectativas empresariales y de la base electoral de Bolsonaro desaparecieron. Economía contraída, desempleo en alza (pre pandemia) y la tensión con el Congreso se hizo más fuerte. Las promesas de campaña dieron paso a la incertidumbre.

En medio de todo esto, Uruguay cada vez más aislado. Literalmente somos una isla que apuesta no a los pueblos de la región, sino a los evasores ricos de Argentina. Sí. Somos diplomáticamente una isla: la Gorriti.

25
Oct
20

Uruguay arrasado por la derecha …

MINTIERON PARA GANAR Y SIGUEN EN LA MISMA MIENTRAS TIJERETEAN A FONDO LOS DERECHOS ADQUIRIDOS DE LA GENTE

ARBELECHE, LAS AUDITORÍAS Y EL PRESIDENTE

Puro verso

 

escribe: Alberto Grille / revista Caras y Caretas

 
 

Había una vez un joven político que, al haber quedado sin trabajo, recibió como premio arrendarle un auto con chofer al servicio del ministro de Deportes, Jaime Trobo.

 
 
 

El joven, ex wilsonista y hoy senador, era un destacado luchador de sumo y participaba en el esquema de clientelismo del ministro herrerista en el gobierno que presidía Jorge Batlle.

Hoy, ya prescriptas sus responsabilidades,  alardea de honestidad administrativa y amenaza con denuncias a los jerarcas de la administración pasada si se comprobaran irregularidades en las auditorías divulgadas por la ministra Azucena Arbeleche.

En ese gallinero cualquier pollo cacarea.

Una auditoría debe ser un procedimiento exigente, realizado por técnicos competentes y que procura tener una utilidad. Podría servir para saber si la contabilidad es confiable, si los resultados de la gestión han sido buenos, regulares o desastrosos, si se advierten riegos o debilidades que no se habían percibido, si se han cometido delitos, fraudes u otras ilegalidades, si se han manejado los recursos con descuido, sin responsabilidad, con o sin apego a las leyes. Para bien o para mal, para reconocer una gestión muy bien hecha o con errores desapercibidos y graves, una auditoría es útil y se practica regularmente en todas las instituciones del Estado. En general las auditorías detectan estos errores y sugieren corregirlos. La administración toma las medidas sugeridas y todo vuelve a la normalidad. El resultado de estas auditorías es público, son realizadas por un organismo estatal, la Auditoría Interna de la Nación, cuyas competencias técnicas hasta ahora no han estado en tela de juicio.

Las auditorías no se hacen con fines políticos, no se hacen por ese motivo y nunca fueron utilizadas con esos propósitos.

No tienen como finalidad principal descubrir delitos, aunque ocasionalmente pueden contribuir a su detección.

En general es un procedimiento respetuoso en que se intercambian informaciones y del mismo suelen surgir recomendaciones para que no se repitan errores, inconsistencias o procedimientos imprevistos o irregulares, o para que mejore la gestión de los recursos públicos.

Tampoco han sido pensadas como un arma eventualmente letal de una administración vigente a una que ha cesado ni tampoco como una amenaza extorsiva con el propósito de meter miedo o desviar conductas de los adversarios o de quienes simpatizan con ellos.

Hay muchos tipos de auditorías, obligatorias o voluntarias, internas o externas, completas o parciales, financieras o contables.

La amenaza que hemos escuchado en estos meses de que “te voy a hacer una auditoría” no significa nada. Es como “contarle a la maestra”, un recurso infantil que procura exhibir un argumento de autoridad para atemorizar a un rival ingenuo que se siente culpable de algo que permaneció oculto.

Es una verdadera estupidez que apela a la mala conciencia del otro, pero que suele resultar insustancial toda vez que -muy excepcionalmente- se encuentran irregularidades graves o dolosas y, mucho menos, delitos.

Las auditorías que presentó el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, en el Consejo de Ministros son el producto de una rutina del personal técnico que el Estado ha dispuesto para esta gestión.

Sus resultados, sin embargo, fueron presentados a los medios en el curso de un show mediático que tiene el propósito de convencer a la opinión pública de la  transparencia de una administración que recién se inicia y la oscuridad de la que la precedió. El lenguaje utilizado en la redacción de los textos divulgados es más parecido el de una usina publicitaria que al  de los contadores que hacen las auditorías y que usualmente permanecen en sus cargos cualquiera sea el gobierno.

Algunos adjetivos usados- desprolijo, descuidado- son propios del juicio del carné de una escuela primaria.

El show es una payasada a la que se prestó el presidente de la República, el protagonista principal del sketch.

Los ministros fueron convocados para una parodia sin sustancia para echar sombras contra el adversario y disimular un debate presupuestal que ha puesto en evidencia el carácter antipopular del ajuste que proponen la ministra de Economía, Azucena Arbeleche, y el director de la OPP, Isaac Alfie.

En verdad, algunos ministros están molestos y se han excusado de hacer declaraciones a los medios porque resulta difícil hacerse eco de una tontería suprema que no es más que una nueva “pompita de jabón” y un insulto a la inteligencia de la gente.

Es indignante que en momentos en que asistimos a un crecimiento muy preocupante de infecciones de covid-19, que se anuncia que terminaremos el año con 100.000 nuevos pobres, que se constata un deterioro del salario real de los trabajadores y de las pasividades, que hay un crecimiento inédito del déficit fiscal, que la desocupación supera el 10% y la inflación está arriba de los dos dígitos, la preocupación del gobierno sea suministrar los titulares de la prensa adicta y de la comprada. Da pena que cuando se vaticina un verano horrible para los operadores turísticos y el Mides anuncia que se duplicaron o triplicaron los pedidos de asistencia, el presidente y su mano, derecha Álvaro Delgado, no tengan otra ocurrencia que hacer perder una mañana a todos sus ministros para decirles que en una docena de auditorías rutinarias realizadas, algunas incluso antes de que asumiera el nuevo gobierno, se han detectado situaciones puntuales de desidia, ineficiencia, negligencia, descuido, irresponsabilidad, imprevisión, debilidad, desapego, incumplimientos y manejos de recursos que no se corresponden con el de un buen padre de familia.

No faltó la cara de Arbeleche para cerrar este spot en el que los ministros cumplieron el penoso rol de actores de reparto.

La ministra exhibió el despoblado y pedregoso rostro de la mezquindad, poniendo el acento a este ridículo episodio protagonizado por el elenco de gobierno. No olvidó amenazar con nuevas auditorías e investigaciones administrativas y eventualmente denuncias penales a los responsables de tales desatinos.

El presidente podría dejarse de mamarrachos y dedicarse a ver lo que hace con todos los líos que tiene entre manos y para los que aún no ha encontrado solución.

En particular debería insistir reiterando sus llamados telefónicos al presidente de Argentina, Alberto Fernández, porque si Fernández abre sus fronteras al turismo uruguayo, peligramos de asistir a un nuevo éxodo de los orientales que irán con las billeteras llenas de dólares y volverán con las valijas llenas de compras baratas y los bronquios llenos de virus.

En lugar de seguir con sus pompitas, debiera “hacerse cargo”.

 

24
Oct
20

bolivia triunfo del M.A.S

Este domingo el pueblo boliviano dio una lección al mundo. Con su dignidad, su coraje, su capacidad de resistencia, de construcción de unidad y su iniciativa política, obtuvo una victoria enorme, que es mucho más que ganar una elección, pero también es eso.

Dijimos la semana pasada, casi en soledad, que el domingo Bolivia decidía entre la libertad y el golpismo. Es que era mucho más que el Parlamento y el Gobierno lo que estaba en juego.

Hace 11 meses, nada más que 11 meses, el imperialismo yanqui, con el Secretario de Estado y ex jefe de la CIA, Mike Pompeo, a la cabeza; el ministerio de Colonias de la OEA, y su impresentable secretario general, Luis Almagro; la oligarquía racista y elitista boliviana, los fascistas del Comité Cívico de Santa Cruz y los militares y policías, también fascistas, dieron un golpe de Estado y sacaron del gobierno a Evo Morales y el MAS.

La excusa fue un supuesto fraude en las elecciones, anunciado de antemano por la derecha boliviana y denunciado como una profecía auto cumplida por un informe amañado de la OEA. Esa fue la señal para el golpe.

Evo Morales, Alvaro García Linera, varios de sus ministros, dirigentes y militantes del MAS, de organizaciones campesinas, indígenas y obreras fueron amenazados, perseguidos, muchos encarcelados, otros obligados al exilio y otros a asilarse en embajadas o en países amigos.

Asumió el gobierno Jeaninne Añez, en una sesión del Parlamento sin quórum, rodeada de militares. La ola de revancha y de odio fue bestial. Se quemaron las wiphalas, símbolo del nuevo estado plurinacional y de las reivindicaciones ancestrales de los pueblos originarios bolivianos. Se desató una cacería brutal contra los focos de resistencia popular, hubo cientos de presos, heridos, decenas de muertos. En uno de los hechos más infames Patricia Arce, alcaldesa del MAS del municipio de Vinto, en Cochabamba, fue secuestrada, torturada, golpeada y humillada en la calle por grupos paramilitares fascistas.

La derecha continental se negó a calificar de golpe de Estado lo ocurrido en Bolivia, aún siguen en lo mismo y hablan de gobierno interino, reconocieron de inmediato a Añez e incluso plantearon tomar como modelo lo que allí pasó. El autoproclamado presidente de Venezuela, el monigote corrupto de Juan Guaidó, dijo: “Nos inspiramos en ustedes, en el ejemplo de la hija predilecta del libertador, de esa fuerza que han demostrado, sobre todo el apego a su carta magna y a conducir una transición. Su ejemplo no es un brisita, es un huracán de democracia para liberar a Venezuela, pero también a Nicaragua y a Cuba”.

El “huracán de democracia” en realidad fue una tromba funesta de represión, corrupción, vandalismo, racismo, junto con una desastrosa gestión económica y de la pandemia.

La derecha golpista borracha de su propia soberbia, confiada en la multimillonaria campaña en las redes sociales, con miles de cuentas falsas y en el poder de la represión y del miedo, subestimó al pueblo boliviano.

Los sectores populares resistieron siempre pero eran evidentes las fracturas internas, el desconcierto y una desconexión entre el MAS y los movimientos populares.

Todo eso empezó a cambiar en mayo. Se construyó el denominado Pacto de Unidad, una amplio espacio de coordinación entre múltiples organizaciones indígenas y campesinas, se articuló con la Central Obrera Boliviana (COB) y retomaron la ofensiva política reclamando elecciones ya. Hay que recordar que la derecha postergó tres veces las elecciones y que no las quería hacer. Se lanzó una huelga reclamando libertad y democracia, se organizó un corte de rutas, al principio fueron 70 cortes y a la semana ya eran más de 160. Fue una demostración de fuerza que alentó a los propios y puso a la defensiva a los que se creían inmunes a todo.

El MAS, en toda la línea, pero particularmente a través de los integrantes de su fórmula presidencial, el ex ministro de Economía, marxista, Luis Arce y el dirigente indígena y ex canciller, David Choquehuanca, recibieron el mensaje y se pusieron a la cabeza de las luchas y se comprometieron con ellas.

Para millones de bolivianas y bolivianos estuvo muy claro que el domingo la opción era entre libertad y golpismo; entre pueblo y oligarquía; entre soberanía y dignidad y cipayismo y entrega.

Y por eso fue masiva la votación, a pesar de la represión y la pandemia, fue una síntesis formidable de compromiso y claridad política.

Y cuando el pueblo asume su papel de sujeto de la historia y encuentra una herramienta política que lo exprese, no hay poder, por más fuerte que sea, que lo detenga.

Es muy importante destacar que el MAS obtuvo el 54,51% de los votos, que logró mayoría en ambas cámaras del Parlamento, que en El Alto, la segunda ciudad del país y cuna de la resistencia superó el 70% y en La Paz y Cochabamba el 60%. También que Patricia Arce, la alcaldesa cobardemente ultrajada, fue electa senadora por el MAS.

Es importante resaltar que el MAS sacó más votos que Evo Morales el año pasado. Que el conteo rápido, donde supuestamente se había generado el fraude, esta vez ni siquiera se hizo. Que en los circuitos denunciados por la OEA el MAS sacó más votos que el año pasado. Que el fraude, por lo tanto, fue un cuento y que por haber sido el constructor de un golpe de Estado con una mentira, Almagro se debería ir.

Pero más importante que todo eso es aprehender la lección profunda del pueblo boliviano. En Bolivia la democracia, como una construcción de libertad e igualdad y un espacio de transformación social, la defendió el pueblo, la defendió la izquierda. La oligarquía y la derecha optaron por el golpismo, la desestabilización y la violencia.

Es posible avanzar en democracia, es posible construir cambios profundos y es posible, también, recuperarse de los golpes del poder, si se construye la acumulación, política y social, suficiente de pueblo organizado.

Hay que disfrutar esta victoria hermosa de las y los hermanos bolivianos.

Esta semana, fruto de su dignidad y su coraje, el pueblo logró un amanecer en Bolivia. Salud por eso.

20
Oct
20

Bolivia y el MAS, recuperaron la democracia de los fascistas de Añez y el cipayo de Almagro …

El candidato del MAS consiguió una aplastante victoria en Bolivia

Arce prepara medidas urgentes para superar la tempestad Áñez

El mandatario electo aseguró que le dará prioridad a un “bono contra el hambre”. Artífice de un modelo económico elogiado en todo el mundo, el exministro de Economía de Evo Morales deberá tomar las riendas de un país diezmado.

 
 
 
Imagen: AFP

Tras haber obtenido una aplastante victoria reconocida por sus rivales, el candidato a la presidencia del Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arceaseguró este lunes que le dará prioridad a un “bono contra el hambre” una vez que asuma el gobierno de Bolivia. Arce, artífice de un audaz modelo económico elogiado en todo el mundo, deberá tomar las riendas de un país golpeado por la violencia del régimen e inmerso en una crisis económica profundizada por la pandemia de coronavirus. 

Si finalmente resulta electo con más del 50 por ciento de los votos como lo señalaron todas las bocas de urna, Arce igualará el resultado que obtuvo el expresidente Evo Morales en su primera elección de 2005, cuando el MAS arrasó en primera vuelta y dio inicio a un proceso transformador que sólo pudo ser detenido por un golpe de Estado en 2019.

 

Gobiernos de distinto signo político felicitaron este lunes a Luis Arce por su triunfo en los comicios. El jefe de la diplomacia estadounidense para América latina, Michael Kozak, saludó al futuro presidente boliviano y señaló que el presidente Donald Trump y su administración “esperan trabajar con el gobierno electo boliviano”. Del mismo modo lo hicieron el presidente Alberto Fernández, el venezolano Nicolás Maduro y su par de Perú, Martín Vizcarra. Incluso el mandatario chileno Sebastián Piñera le expresó al exministro de Economía boliviano sus intenciones de “fortalecer la integración regional”. Desde Buenos Aires, el jefe de campaña del MAS, Evo Morales, manifestó en conferencia de prensa su “sorpresa por la llamada y el saludo del papa Francisco”.

En el plano local, Arce recibió la felicitación del candidato de Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, quien tras un largo silencio consideró que la diferencia es irremontable. También la presidenta de facto Jeanine Áñez reconoció la victoria e, increíblemente, le pidió gobernar “pensando en Bolivia y en la democracia”. Incluso Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), entidad cuya denuncia de un supuesto fraude en los comicios de 2019 estimuló la violencia que condujo al golpe contra Evo Morales, felicitó al virtualmente electo presidente de Bolivia. El escrutinio oficial del Tribunal Supremo Electoral (TSE) sigue avanzando con una lentitud llamativa, apenas superando el 30 por ciento de los votos escrutados y sin contar los votos rurales, donde el MAS exhibe su mayor fortaleza electoral

Luis Arce confirmó este lunes que la primera medida económica que ejecutará durante su gobierno será pagar el denominado bono contra el hambre, que consta de mil bolivianos, el equivalente a 11.241 pesos argentinos. “Eso está aprobado por la Asamblea y el actual Ejecutivo no lo ha hecho, pero el financiamiento está asegurado”, dijo el delfín de Evo Morales en contacto con la radio Cadena A. En ese sentido, Arce remarcó que es imperioso fortalecer la demanda interna, una pata fundamental de su modelo económico. En la madrugada del domingo, Arce había asegurado en compañía de su compañero de fórmula, David Choquehuanca“Bolivia ha recuperado la democracia, quiero decirle a los bolivianos que hemos recuperado las esperanzas”.

El cuestionado desempeño del TSE

Según el canal Unitel, Arce se impuso en la primera vuelta de las elecciones con 52,4 por ciento de los votos, muy por encima del 31,5 por ciento de su rival inmediato, Carlos Mesa. La fundación Jubileo marca una mayor diferencia: le asigna a Arce el 53 por ciento de los votos y a Mesa el 30,8. Ambas encuestas privadas pusieron fin a la incertidumbre que imperaba en el país siete horas después del fin de la votación, y luego de que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) desistiera de implementar el sistema de conteo rápido horas antes de los comicios del domingo. Ahora, el órgano electoral se comprometió a dar a conocer los resultados definitivos el miércoles por la noche.

El rol del TSE ha sido absolutamente deficiente para afrontar las exigencias de unas elecciones tan complejas y con el requerimiento de información, certidumbre y veracidad, como las del pasado domingo. No estuvo a la altura de las circunstancias históricas y políticas, y no pudo leer la magnitud del impacto de los números”, expresó la politóloga Helena Argirakis ante la consulta de este diario. “El TSE hizo aguas por no saber a quién debía responder: si al patrón o al pueblo”, expresó por su parte el senador del MAS, Ciro Zabala, quien agregó que de todas formas “el país tiene un pueblo sabio que supo enderezar los errores con su impecable comportamiento”.

El gran desempeño de Arce: ¿una sorpresa?

La victoria del MAS era esperada y contemplada en todas las encuestas previas a los comicios. El golpe de Estado del pasado diez de noviembre, sumado a la pésima gestión del gobierno de facto a nivel económico, social y sanitario, son algunos de los factores que parecen haber traccionado a favor de Arce. Lo que estaba en duda era si le alcanzarían los votos para derrotar en primera vuelta al expresidente Mesa, evitando un peligroso ballottage con la derecha que intentaría aliarse como no pudo hacerlo en los comicios del 18 de octubre.

Estaba absolutamente segura de que iba a ganar el MAS porque había visto cómo iba creciendo la respuesta en las calles, ya en las multitudinarias marchas que había habido el año pasado en la campaña de Evo”, reflexionó la periodista y escritora Stella Calloni. Pero en la definición del domingo parece haber terciado el llamado voto oculto. “En su gran mayoría las encuestas previas habían sido realizadas por vía telefónica. Este instrumento de medición impersonal limita la recolección correcta y fehaciente de datos. Ante ello existió un proceso de ‘vergüenza social’, gente que por la propia estigmatización mediática del MAS decía que no sabía por quién iba a votar”, explicó el director del Centro de Estudios Geopolíticos de Bolivia, Gabriel Villalba.

“Los porcentajes de indecisos eran abrumadoramente altos debido a las medidas represivas y el carácter autoritario del gobierno de facto. Sin embargo, como se constata en los datos de boca de urna, el MAS y el binomio Arce-Choquehuanca lograron fidelizar el voto de la base nacional y popular de la población”, destacó por su parte Argirakis, quien agregó que además, el principal movimiento político de Bolivia logró “hacer retornar a un porcentaje de la población de clase media que se había dispersado”.

El fracaso de la alianza anti masista

El exmandatario Carlos Mesa, el único candidato que podía hacerle sombra a Arce, reconoció el triunfo “contundente” de su rival y prometió que encabezará una “oposición constructiva”. La presidenta de facto Jeanine Áñez también admitió la victoria del MAS. Por último, el candidato a la presidencia por la alianza Creemos, Luis Fernando Camacho, destacó el voto por “convicción” de su departamento e indicó que por primera vez, Santa Cruz tendrá una bancada que los represente y que “declinar sin una respuesta formal es de cobardes, y acá no hay cobardes”.

“La estrategia antimasista falló por desconocimiento de la naturaleza insurreccional y la compleja composición de la sociedad boliviana”, manifestó Argirakis. El polo político de derecha “viene a ser un bloque republicano fragmentado, añorando a esa vieja república ya superada por la Constitución del 2009, por eso la reminiscencia al Palacio Quemado por sobre la Casa del Pueblo, esa falsa dicotomía entre bandera tricolor nacional y la wiphala, siendo ambas banderas reconocidas constitucionalmente”, destacó por su parte Villalba. El analista político destacó desde La Paz que “la estrategia del anti masismo ha sido dedicada únicamente a plantearle a Bolivia ese antagonismo y rechazo al MAS, pero no le ha planteado a la población boliviana ninguna alternativa política que conquiste al electorado”.

 

20
Oct
20

uruguay; se desbarranca la economía con los neoliberales …

Crisis: Uruguay en el mundo de hoy

EconomiaPolitica.uy

Decíamos en anteriores artículos que cada vez que se publicaba un nuevo informe de las viejas instituciones internacionales, se sumaba incertidumbre a este mundo, la bancarrota se pintaba cada vez más abrumadora, sin observarse crisis mundial mayor en más de 100 años, y con indicadores que revelan cifras de desempleo y por tanto de pobreza escalofriantes.

Así fue como en mayo del presente año, La CEPAL estimaba una caída para América Latina y el Caribe del 5.3%, similar a la acaecida cuando la crisis que dio lugar a la primera guerra mundial (1914) y el consecutivo reparto del mundo por las potencias imperialistas, avanzando en el proceso que nos convirtió en patio trasero del otrora imperio renaciente (EEUU). Esta estimación de mayo podía compararse a la vez a la caída de 1933, año peor de la crisis que comenzara en 1929, y que dio lugar al nacimiento y desarrollo del fascismo en Europai, para culminar en un nuevo reparto del mundo tras la segunda Guerra Mundial (1939-1945), que nos terminara de conformar como patio trasero, tras el fortalecimiento de un imperio que se sumó al final a la contienda bélica que se desarrollaba muy lejos de su territorio.

Luego vinieron las estimaciones presentadas por el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), la una en junio y la otra en julio del presente año. El BM proyectó una caída del PBI de poco más del 7% para este continente, mientras que el FMI un mes después la calculaba en 9,2%. Pasaban los meses, se acumulaba información y las proyecciones se hacían cada vez más dramáticas. Así llegó el último informe de CEPAL (este mes, octubre 2020) que no hace otra cosa que corroborar la proyección última del FMI con un derrumbe económico medido por la evolución de su PBI del 9,1%.

El 94% de la población trabajadora según OIT (informe setiembre 2020) vive en países afectados y que han tomado algún tipo de medida restrictiva. La cantidad de horas trabajadas en los tre primeros trimestres cayeron un 17.3% equivalente a casi 500 millones de empleos, a lo que se suma una pérdida de 350 millones de puestos de trabajo. Es que no es lo mismo afrontar la crisis como trabajador/a que como capitalista.

Pero no todes pagan igual el costo de una tamaña crisis en el sistema capitalista. En nuestro continente la tasa de pobreza se aproximará al 38% y la de desempleo al 13,5%, lo que implicará que en este año 2020 regresemos a los niveles de pobreza del 2005/2006, enfrentando una nueva década perdida pues el PIB regresará a los niveles del 2010. Las diferencias a nivel de cada particularidad se manifiestan también a nivel mundial.

América Latina y el Caribe

El desastre que nos plantea la nueva crisis la refleja el siguiente cuadro para un grupo de países:

La desigualdad se profundiza si observamos la afectación concreta a nuestra masa de trabajadores/as. El siguiente cuadro muestra la pérdida de empleos acaecida en varios países de la región entre marzo y mayo 2020, por lo que la situación resulta aún peor, estimándose al cierre del año en más de 40 millones de desempleados en la Región.

De hecho y para nuestra América Latina y Caribe, si la caída del producto se diera como estima el FMI y la CEPAL, y se diera una caída de los ingresos similar, se duplicaría también la pobreza. La pobreza extrema (o indigencia) se acercaría a los 100 millones de personas pues crecería en casi 30 millones. De esas personas el 40% serían menores de 15 años. Pero, podría ser peor.

Uruguay en los tiempos de la crisis

El INE (Instituto Nacional de Estadísticas) ya ni se atreve a publicar las tasas específicas de empleo, desempleo y actividad que se encuentran atrasadas a febrero 2020, y un informe específico a julio sin comparativa ni siquiera de los meses correspondientes al 2020. Hace años seguimos estas estadísticas y no recordamos un atraso similar. La cuestión es que entre marzo y se habían destruido 99 mil puestos de trabajo (fuente INE) y el PitCnt estimaba una pérdida de 120 mil puestos de trabajo en el año.

La pérdida de puestos de trabajo que como es de esperar afectó más a mujeres que a varones. Todos los sectores de la producción experimentaron baja, pero el sector servicios fue el más desfavorecido, especialmente comercio, restaurantes y hoteles.

En este marco, y a diferencia del resto del mundo y muy especialmente de América Latina (que lejos está de ser una panacea), el gobierno nacional se empeña en acelerar la reimplantación neoliberal. Primero subió tarifas contra las mayorías, incluso contra la propia producción y servicios, esperó a la quiebra de muchas pequeñas y medianas empresas para alivianar un poco la situación con muy menguadas líneas de crédito, al tiempo que impulsaba una Ley de urgente consideración que se aunaba a la que actualmente se discute en el parlamento para el recorte del gasto público en el quinquenio (Ley de Presupuesto 2020-2024), jugando totalmente al achique, desestimulando el empleo, los ingresos de las mayorías trabajadoras y por tanto la demanda interna (que ocupa el 88% del PBI), jugando a estimular la demanda externa (léase grupos de poder exportadores, sector además muy tras nacionalizado). Las exportaciones que no llegan al 30% del PBI, pero además en el panorama del mundo y la región actuales no podrán ser expandidas por más que se les dé el oro y el moro, sencillamente porque la contracción es mundial y la demanda del resto del mundo también se achica.

El mundo no prevé ninguna salida en “V”, o sea, salvo la Sra. Ministra de economía Azucena Arbeleche y el Sr. Alfie, no hay analista serio que plantee la supuesta recuperación. Por tanto, no es solo lo sucedido, sino lo que sucederá ya desde el año próximo cuando la estantería de sus dudosas estimaciones caiga como castillo de naipe: más y más ajuste. Da la impresión que no se les cae otra idea.

A los efectos de tener en cuenta algunas referencias de la época comentamos por ejemplo que Hitler en enero de 1933 fue nombrado “canciller imperial” y un año después era el jefe supremo del Estado Germano conformando el Tercer Reich. Pocos años después (17/6/36) comenzaba la Guerra Civil Española que culminó con más de medio millón de muertes, llegándose a contar cerca de 300 mil prisioneros/as, y otros miles de exiliados, accediendo al poder el General falangista Franco. Al tiempo, ya desde 1922 Mussolini en Italia Presidente del Consejo de Ministro y Duce desde 1943 hasta que terminara la guerra en 1945

19
Oct
20

uruguay hoy …

El gobierno y la distracción

escribe: Leandro Grille

La formación de una coalición de gobierno que cuenta entre sus pilares con un partido político lleno de militares retirados y es liderado por un exjefe del Ejército ha provocado, en cierta forma, un desplazamiento sostenido del foco de atención a lo largo de todo el año. Los actos y dichos de los cabildantes -a cuál más extravagante, nostálgico y reaccionarios- han suscitado alarma, pronunciamientos políticos, tratamiento periodístico extenso y hasta cónclaves académicos. Sin embargo, conviene tener presente que el gobierno multicolor no lo conduce Manini Ríos ni una JUP rediviva, sino el presidente Luis Lacalle Pou y su gabinete, especialmente su equipo económico, y debe recaer sobre él la responsabilidad fundamental de todos los actos de gobierno, buenos o dañinos.

 
 
 

Tal vez Cabildo Abierto es una amenaza que pende sobre el sistema democrático o, por lo menos, un colectivo que gusta de la provocación constante y exhibe una forma prepotente de desviar la atención, pero no tiene la sartén por el mango y, hasta el momento, no se le puede adjudicar ninguna de las medidas de gobierno más decididamente regresivas que se han llevado adelante. Cabildo Abierto no redactó la Ley de Urgente Consideración ni la Ley de Presupuesto. Las carteras que dirige están siendo tan ajustadas como las otras y más allá de la fauna de nostálgicos de la que hace gala, que igual reivindican la dictadura, hacen publicaciones anticomunistas con lenguaje de la Guerra Fría y ostentan un desprecio singular por los derechos humanos, no son más de derecha que el resto de la derecha.

Este punto, en mi opinión, es central: ¿qué define a la derecha política? ¿Es acaso un asunto de discurso o de impronta? Porque Lacalle Pou no habla con tono marcial en el dialecto de un comunicado número uno de las fuerzas conjuntas, pero no falla nunca en el objetivo de los intereses que representa: ajusta el salario de los trabajadores, reduce el presupuesto de las políticas públicas, aumenta los impuestos que proporcionalmente afectan más a los pobres y le quita carga a los ricos, promueve el gatillo fácil y medidas represivas contra jóvenes, pobres, militantes, se opone a gravar a los más ricos, no vuelca dinero a atender la emergencia social, favorece en todo lo que pueda a los privados en detrimento de lo público, se alinea con Donald Trump, intenta privatizar las empresas públicas, quiere liquidar cualquier legado, ya no del Frente Amplio, sino del batllismo, y tiene a todo su gabinete más cercano inmerso en la realización de auditorías para perseguir a las anteriores autoridades.

Esto que hace Lacalle Pou es exactamente lo que define a la derecha. El resto es hojarasca. Es posible que para algunos académicos o analistas ingenuos, que sucumbieron a la teoría de los dos demonios, este partido “militar”, y sus inefables exponentes, sea más peligroso que la derecha tradicional porque claramente no tiene convicciones democráticas. Pero eso solo se puede sostener cuando no se comprende que la jauría de homicidas que regenteó este país durante la dictadura fue, antes que nada, un instrumento de los sectores económicos dominantes, en el marco de una estrategia que ni siquiera se definió acá, azuzados y encubiertos por los medios de comunicación hegemónicos. Es muy importante tomar conciencia de esta confluencia porque sin autorización de la embajada, el visto bueno del poder político real y los poderes económicos, la resurrecta JUP se queda en carteles amenazantes o, cuando mucho, en alguna escaramuza de mentes perturbadas.

Cierto es que no hay que perder de vista las señales amenazantes porque no hay que subestimar el poder destructivo del odio, pero en esta etapa de la restauración es completamente imprescindible concentrarse en el verdadero látigo que nos golpea, que no es un símbolo de otra época ni una rémora que atrasa, es la política económica y social que lleva adelante la coalición en su totalidad, prácticamente sin fisuras ni deserciones, salvando la excepción de algún legislador en algunas contadas circunstancias.

Es el gobierno de Lacalle Pou el que se propuso recortar en los comedores escolares. Es el gobierno de Lacalle Pou el que paró las relocalizaciones de asentamientos. Es el gobierno de Lacalle Pou el que concentra el ajuste presupuestal en la educación, la salud y la vivienda. No es el supuesto partido militar. Por lo menos no lo es exclusivamente ni principalmente. Es Lacalle Pou, su gabinete, su bancada parlamentaria multicolor y su base social de estancieros y grandes empresarios. Ahí radica el poder, ahí reside la responsabilidad sobre lo que ocurre y sobre lo que ocurrirá en los próximos años.

Para el gobierno de Lacalle Pou, Manini Ríos y su movimiento artiguista funcional a los ricos cumple en este momento una doble función: aporta votos imprescindibles para la mayoría parlamentaria y funciona como chivo expiatorio o formidable distractor de masas. No se avizoran en este momento condiciones objetivas ni subjetivas para un avance del fascismo institucional, aunque ha permeado en una parte de la población una prédica peligrosa de aversión y rencor contra todos los valores de la izquierda, pero hay muchos movimientos de ultraderecha instalados en el mundo y en la región que deben preocuparnos verdaderamente porque todo lo que sucede en el planeta y en el barrio tiene necesariamente un correlato dentro de nuestras fronteras.

Ahora bien, la posibilidad de una ofensiva real de una derecha autoritaria en nuestro país no depende de la existencia de grupos nostálgicos, sino de la anuencia y el concierto de los grupos económicos, los medios de comunicación, una buena parte del sistema político tradicional de la derecha y, por cierto, la habilitación de Estados Unidos. En este momento de la historia todos esos factores determinantes están alineados con el gobierno de Lacalle Pou y el conglomerado neoliberal que lidera. En sus acciones, en el programa explícito de ajuste y en el programa implícito de redistribución regresiva de la riqueza que lleva adelante, hay que poner el foco, el debate, la militancia y la resistencia.

18
Oct
20

bolivia hoy …

El pillaje de la oligarquía boliviana es por el litio:

Las venas siguen abiertas

Como cada 12 de octubre, surge la polémica en torno al sentido que se le atribuye a la fecha. Hace algunos años no tenía nada de extraño celebrar el día de la raza, como se denomina la fecha («fiesta» para algunos,) en la que se conmemora la llegada de Cristóbal Colón a América.

Wiphala, una bandera que estos días evidencia profundas divisiones en  Bolivia | Sociedad | Edición América | Agencia EFE

Esta fecha nos sirve como buen ejemplo para señalar cómo las conmemoraciones significan un terreno de disputa en la que los sentidos van mutando a lo largo de las generaciones. Así, lo que en otros tiempos se entendía como «el descubrimiento de América» (¿se estarían escondiendo las poblaciones originarias?), hoy nos significa una fecha en la que florece la crítica radical hacia qué significa ese descubrimiento.

¿Cómo es posible hablar de descubrimiento de América, si ya había poblaciones originarias allí? ¿Se puede pasar por alto el aspecto de conquista, saqueo y violaciones que tuvieron lugar en nuestro continente a partir de esa llegada de europeos a estas tierras? ¿Es nuestro lenguaje el que debe marcar el acento en nuestro continente? ¿Es Brasil diferente al resto del continente por hablar un idioma diferente?¿Necesariamente significa un progreso la incorporación de nuestro continente a la lógica del capitalismo mundial a partir de la colonización? Y más recientemente, podríamos agregar: ¿Qué sentido tiene hacerse estas preguntas hoy, cuando ya nuestro continente ha tenido gobiernos encabezados por indígenas?

Si algo se propone este artículo es demostrar que estas problemáticas, lejos de poder responderse de forma unívoca y definitiva, nos demandan una comprensión situada en nuestros tiempos.

En ese sentido, las heridas de nuestro continente, lejos de ser «cosa del pasado» siguen abiertas, demandando de nosotros una respuesta. Digo y subrayo ‘nuestro continente’, porque considero que es un riesgo entender la sucesión de hechos que ocurren en nuestros países de forma aislada.

Creo oportuno traer aquí al filósofo uruguayo Yamandú Acosta (1990), quien señala que «frente a la pregunta por la identidad de América Latina, el examen riguroso arroja el resultado de la pluralidad de áreas culturales, diversidad de niveles históricos y de procesos de transculturización.

Tal resultado no permite hablar de una situación cultural común en el diverso-universo latinoamericano. No hay ni un ser latinoamericano, ni una esencia latinoamericana».

Sin duda, Acosta tiene razón en que no tenemos un algo absoluto, inequívoco, esencial que nos permita hablar de América Latina como un mismo todo, lo que dificulta esa posibilidad de poder elaborar una interpretación compartida.

¿Eso significa que debemos desentendernos de la realidad latinoamericana? No, justamente se trata de lo contrario. Aquí, es Alberto Methol Ferré (1967) quien denota qué es eso que subyace entre tanta diversidad de historias: «pareciera que la historia se repite, al cabo.

El Uruguay actual se siente obturado, cavila por la persistencia de su posibilidad. La historia latinoamericana, concorde a los tumbos, se interioriza, deja las vías paralelas de la extraversión. Un nuevo Imperio vigila los movimientos y nuevos acontecimientos cambian las condiciones generales».

Ahora bien, aterricemos al presente. El próximo domingo 18 de octubre Bolivia buscará salir de su crisis político-institucional, que se encuentra agravada desde el 10 de noviembre, cuando el gobierno de Evo Morales, acusado de fraude, se vio obligado a dimitir.

Esto dio paso a un gobierno de facto encabezado por los grupos militares, las alas más conservadoras de la religión católica y las iglesias evangélicas, con el nombramiento de Jeanine Áñez encabezando la pantomima de la transición. Sin embargo, las elecciones presidenciales en Bolivia no son el único acontecimiento al que deberemos estar prestando especial atención: El 25 de octubre, Chile estará decidiendo si se lleva a cabo o no la reforma constitucional que podría poner fin a la era política que sentó las reglas de juego político, bajo la constitución creada por Pinochet en 1980 y que hasta la fecha perdura.

Como señala la consigna que disparó la lucha popular chilena del 2019: «No son 30 pesos, son 30 años». Además, el 3 de noviembre se estarán llevando a cabo las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Las piezas del tablero están en movimiento.

¿Bolivia nos incumbe?

Ha pasado ya un año de los acontecimientos que decantaron en un golpe de Estado en Bolivia. Además, estamos a una semana de que este conflicto se canalice en las urnas. Jeanine Áñez, la autoproclamada presidente según ella (presidenta para mí), culminará su «transición» luego de irrumpir en la política escoltada por los militares y sosteniendo la biblia en sus manos, mientras el odio acumulado de las minorías privilegiadas quemaba banderas Whipala . Simbólicamente, los hechos políticos de Bolivia marcaron una irrupción que finalizó violentamente con el proceso de 13 años que tuvo a un indio como jefe de Estado.

A los ojos de las oligarquías bolivianas fue, es y será inconcebible que el poder político sea capitalizado por un indígena. En un país que cuenta con un 62%-66% de población indio-americana, resulta al menos llamativo que su presidenta se presente como paladina de la democracia luego de haber expresado en 2013, en su cuenta de Twitter; «sueño con un país libre de ritos satánicos indígenas».

¿Cómo una persona así se alzó en el poder, en un país con clara mayoría social (y electoral) indígena? La interrogante cobra todo el sentido del mundo, en especial si nos preguntamos cuántos bolivianos y bolivianas se sienten representados por los valores políticos que Áñez defiende, una visión que sostiene la supremacía blanca, excluyente de las poblaciones originarias y racializadas en su odio hacia estas.

Este odio incluye a los sectores mestizos de la sociedad, categoría étnica que la propia Áñez integra. En ese sentido, Áñez porta apellidos europeos, así como también se siente parte de una «cultura europea». Sin embargo, su biotipo denota una proximidad con las poblaciones originarias de las cuales ella reniega.

Entonces, la respuesta más sensata parecería ser que estos paladines de la democracia boliviana se han hecho con el poder político una vez que lograron derrocar a un presidente electo, como fue el polémico pero normalizado caso de Evo Morales. Refresquemos un poco la memoria, comenzando por las reglas del juego electoral en Bolivia. La Ley del Régimen Electoral en Bolivia , se refiere en su Artículo 52 a la «forma de elección». Así, en el punto II, detalla:

Se proclamarán Presidenta o Presidente y Vicepresidenta o Vicepresidente a quienes hayan obtenido: a) Más del cincuenta por ciento (50%) de los votos válidos emitidos; o b) Un mínimo del cuarenta por ciento (40%) de los votos válidos emitidos, con una diferencia de al menos el diez por ciento (10%) en relación a la segunda candidatura más votada.

Bien, ahora cabe la pregunta: ¿De dónde viene este caos institucional que atraviesa Bolivia? Mucho se ha dicho acerca del polémico proceso electoral del 20 de octubre de 2019. El Washington Post (que dudo que pueda decirse que falsifique su información en favor del expresidente Evo Morales) publicó una extensa nota al respecto, en la que señalan que «nuestras investigaciones no encontraron razones para sospechar de fraude».

Por el contrario, el reconocido medio de prensa norteamericano sí reconoce que «es problemática la estadística presentada que busca sostener el reclamo (de elecciones fraudulentas)» y concluye que «no parece haber diferencias estadísticamente significativas en la diferencia del margen antes y después del conteo de votos primario. En vez de eso, parecería más probable que Morales haya superado el margen de 10 por ciento en la primera vuelta».

Hasta hoy queda sin responder la pregunta de si la OEA, principal órgano que hizo eco y se apropió de las denuncias iniciadas por Carlos Mesa (expresidente boliviano y principal opositor de Morales en esas elecciones), cooperó en tanto veedor internacional a «una salida pacífica de las elecciones fraudulentas» o más bien fue el principal fraude de la jornada.

Lo que sí sabemos es que esta preocupación, lejos de ser una especie de conspiración de parte de «las izquierdas» o algún otro eufemismo que busque deslegitimar la denuncia de este proceso, hizo eco en el Congreso de Estados Unidos, donde una carta firmada en 2019 por varios congresistas, señalaba:

«la OEA está preparada para tomar una determinación sobre la libertad, la justicia y la integridad de las próximas elecciones en Bolivia, incluso cuando bajo el gobierno no electo de Áñez, varios opositores políticos de alto perfil, incluido el principal candidato presidencial Luis Arce (MAS ), enfrentan cargos dudosos que incluyen corrupción, terrorismo y sedición.

Los críticos del gobierno en los medios de comunicación y los líderes indígenas y sindicales también han sido detenidos y amenazados, mientras que se ha desplegado fuerza militar contra manifestantes no violentos»

«A río revuelto, ganancia de pescadores», dice el refrán.

Las elecciones venideras

Entonces, el próximo domingo 18 de octubre, los y las bolivianas estarán asistiendo a las urnas para elegir, luego de un año de tortuosa transición, una salida democrática de este conflicto. Democrática, al menos en lo instrumental. Por lo pronto, hay algunos acontecimientos que han ocurrido recientemente de cara a estas elecciones a los que vale la pena prestarles atención.

Añez, la autoproclamada presidenta devenida en autoproclamada candidata para estas elecciones, dejó de lado su aspiración a la presidencia. Según sus propios términos, esta decisión busca «cuidar la democracia». Ahora bien, cuando argumenta qué significa esto de «cuidar la democracia», añade que lo que busca es «evitar que se divida el voto democrático entre varios candidatos y que a consecuencia de esa división el MAS acabe ganando la elección». Curiosa forma de entender a la democracia por parte de Áñez: sacar a los indígenas del poder a como dé lugar.

Para hacer el siguiente análisis electoral, me basaré en la encuesta presentada por el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag), el 2 de octubre de este año. Allí, se destaca que «Luis Arce (candidato del MAS) se impone en las preferencias electorales con el 44,4% de los votos válidos, seguido de Carlos Mesa que obtiene 34,0%. En tercer lugar se ubica Fernando Camacho, con 15,2%».

En términos político-electorales, la decisión de Áñez parece tener sentido. Si la derecha pretende mantenerse en el poder por la vía electoral, deberá votar unida. Independientemente de este dato, hay otros puntos interesantes a destacar a partir de la renuncia de Áñez como candidata. La presidenta de facto también sostuvo:

«Si no nos unimos, vuelve Morales. Si no nos unimos, la democracia pierde. Si no nos unimos, la dictadura gana. En suma, hoy dejo de lado mi candidatura en homenaje a la libertad y a la democracia» .

En primer lugar, Áñez está dando legitimidad a las encuestas que señalan a Arce como un candidato que, si recordamos las reglas del juego electoral en Bolivia, estaría en condiciones de ganar en tanto supera el 40% de intención de voto y supera por 10% al candidato que le sigue. Por ello, en caso de que Arce resulte electo, no vendría a lugar la hipótesis conspirativa de un fraude electoral.

En segundo lugar, también es llamativa esta legitimidad que Áñez reconoce al candidato del MAS. Es decir, lo que en 2019 fue denunciado como un fraude porque se concebía como una imposibilidad que Evo Morales logre la cantidad de votos necesarios para ganar en primera vuelta, en 2020 no parece tener mayores dificultades al señalar como «verdadero riesgo» el triunfo del MAS en primera vuelta.

Es decir, con un candidato que no cuenta con la fuerza y la movilización de Evo Morales, a Áñez no le extraña que el panorama electoral sea el mismo que el de hace un año. Esto se traduce en una de dos posibilidades para explicar la intención de voto: o el gobierno transitorio de Áñez generó un hartazgo tal que ha volcado una importante cantidad de votos hacia el MAS, o definitivamente no hubo fraude electoral en 2019.

Tras bambalinas: la maldición del litio

En psicología hay una interesante concepción que es propia de la Gestalt y que se conoce como la teoría de «Fondo y Figura». Para entender este punto, basta buscar en internet la imagen en la que aparece la figura de una copa. Según dónde se ponga la atención de la mirada, nuestra percepción verá la imagen o bien de una copa o bien de dos rostros que se encuentran. En ese sentido, dependiendo de dónde pongamos la atención de nuestro análisis podemos percibir, o la coyuntura política boliviana o bien los factores que la determinan a partir de sus intereses subyacentes.

Este artículo propone ponderar en su justa medida a la cuestión del litio en Bolivia, comenzando por señalar algunos factores que inciden en la realidad boliviana, aunque también latinoamericana como señalaremos la semana próxima al referirnos sobre la votación que el pueblo chileno tiene por delante.

Para comprender la importancia del litio como recurso natural, cabe señalar que las llamadas «nuevas tecnologías», como lo son por ejemplo las implementadas para generar vehículos eléctricos, laptops y celulares, están utilizando baterías de litio. Este mercado millonario, que se encuentra en un crecimiento exponencial, encuentra en Bolivia los yacimientos de litio más grandes del mundo, los cuales eran explotados de forma monopólica por el Estado boliviano desde su estatización, en 2008.

Este proyecto desarrollado por el gobierno de Evo Morales significó la base de un modelo de país en clave de soberanía, en el cual Bolivia logró fabricar su primer automóvil eléctrico. Este proceso incluyó tanto la batería como el ensamblaje, hechos totalmente en el país. El artículo publicado en la web de Clacso por Agustina Sánchez, titulado «Detrás del golpe: la industrialización del litio en Bolivia», ahonda en esta cuestión:

«Bolivia logró consolidarse como un actor fundamental en el mercado mundial del litio y estaba preparado para dar el gran salto y establecerse como líder del cambio de matriz energética y patrón tecnológico en la región latinoamericana y caribeña»

Por otro lado, la situación del litio no es exclusiva de Bolivia. Los yacimientos más importantes se encuentran en Bolivia, Chile y Argentina, en lo que se conoce como «el triángulo del litio», donde se concentra más del 85% de este metal. Al respecto, Sánchez señala:

«Si el litio emerge como factor clave para garantizar la transformación de la matriz energética y del patrón tecnológico y las mayores reservas del mundo se encuentran en los países del denominado triángulo del litio, resulta simple comprender que el tablero de la geopolítica mundial estará atravesado por la disputa por los recursos naturales estratégicos, al constituirse estos como elemento esencial de poder, porque permiten modificar o sostener el status quo vigente.»

Desde una perspectiva geopolítica, sin duda los recursos naturales que ofrece Bolivia son de capital importancia para desarrollar los llamados «cambios de matriz energética».

El diferencial que presenta Bolivia en relación a Argentina y Chile, es que en 2008 el gobierno de Evo Morales decidió estatizar los recursos del Salar de Uyuni, histórico reclamo de las comunidades mineras bolivianas. El hecho de que por primera vez en su historia esta nación, acostumbrada a la sumisión internacional, haya decidido utilizar sus recursos naturales anteponiendo sus intereses de soberanía, sin duda provocó el alzamiento de los sectores más reaccionarios de la sociedad. Desde una cuestión externa a Bolivia, Sánchez denuncia que:

«(Estados Unidos), mediante la utilización de todo tipo de instrumentos de política ya sean judiciales, financieros, económicos, diplomáticos, militares, comunicacionales, culturales, de inteligencia; o a través de instituciones de crédito como el FMI u organismos multilaterales como la OEA, buscará subyugar la voluntad de los países de América Latina y el Caribe a sus deseos. Necesita a la región controlada y actuando en pos de sus intereses» .

Ahora, desde una visión interna de Bolivia, Sánchez también señala:

«Echar luz sobre estos procesos nos permitirá comprender fácilmente que el golpe consumado contra Evo Morales es consecuencia de la acción de diversos sectores de la sociedad civil y de las FFAA y seguridad que, en su estado de subordinación y sometidas a un total imperialismo cultural fogoneadas muchas veces por organismos de inteligencia, accionan en pos de intereses que no les corresponden ni pertenecen, y que permiten la perpetuación de un sistema opresivo, injusto y desigual.

Esos organismos de inteligencia operan en el extranjero acorde a los intereses de Estados Unidos mediante mecanismos de desestabilización local, construyendo escenarios de fragilidad y vulnerabilidad que permitan ejecutar políticas directas para poner fin a aquellos procesos que signifiquen una amenaza para la seguridad de Estados Unidos».

Sin agotar los debates en torno a la cuestión del litio, creo que cada uno puede sacar sus conclusiones sobre qué papel juega este elemento de la tabla periódica en la política boliviana, latinoamericana y mundial.

Reflexiones finales

Para concluir este artículo, hay algunas reflexiones que me parece oportuno compartir para comprender qué está en juego en Bolivia el próximo domingo, desde una mirada latinoamericanista:

Primero: la humillación es intolerable. En Bolivia la cuestión del fraude electoral vinculada al 20 de octubre dio lugar a múltiples interpretaciones acerca de si se violaron o no los mecanismos democrático-electorales. Sin embargo, ni la democracia se agota en sus mecanismos ni tampoco la política se reduce a lo electoral.

Así, ¿qué podría justificar que los «defensores de la libertad y la democracia», como se autoproclamaron los actores de la transición de gobierno en Bolivia, hayan reprimido a los manifestantes de forma sangrienta? ¿Qué justifica los discursos racistas y la quema de wiphalas? Como responde Felipe Quispe, histórico dirigente campesino, «la Wiphala no es del Evo Morales ni del MAS, es nuestro símbolo de los aymaras, quechuas y otras naciones indígenas y originarias. El temblor vendrá desde abajo. Carajo».

Segundo: Sin lugar a dudas, el proceso de Evo Morales invita a reflexionar tanto a partir de sus luces como a partir de sus sombras. Podemos poner el lente de análisis en la redistribución de la riqueza, en las políticas públicas, en la integración de las grandes mayorías sociales históricamente marginadas, etc.

También, podríamos centrarnos en el excesivo acercamiento a las cúpulas militares, el haber desconocido los resultados del referéndum de 2016, su posterior candidatura a las elecciones de octubre de 2019, como un combo que en términos políticos significó darle «pasto a las fieras».

Sin embargo, creo que lo más importante es no perder de perspectiva que quien disputa la elección en estos momentos no es «la fuerza de Evo», sino el MAS como principal fuerza política de Bolivia. Y eso debemos comprenderlo; un proyecto político que se pretenda emancipador de las grandes mayorías sociales no se agota en sus caudillos, sino que estos deben trascenderse para erigir una cultura de gobierno propia.

Tercero: No se nos puede pasar por alto que están en disputa dos modelos de país. La contraposición de modelos de país tiene múltiples dimensiones de análisis.

Como vimos anteriormente con el caso del litio, la dicotomía es entre la explotación de recursos naturales a partir de los intereses nacionales o al servicio del extractivismo privado. En el terreno cultural, el golpe de Estado en Bolivia significó el pasaje del Estado Plurinacional a la irrupción del libro de los 4 evangelios por sobre la bandera boliviana, literal y metafóricamente hablando.

Esta contraposición, justamente, es la que se enfrenta en estas elecciones: La pluralidad de culturas en Bolivia, frente al dogma de la verdad absoluta impuesta por las instituciones militares y religiosas. Curioso aspecto que invita a dimensionar la vigencia de las heridas producidas el 12 de octubre de 1492. El choque de culturas y sus «ondas expansivas» aún sigue repercutiendo… «Cinco siglos igual», al cantar de León Gieco. Bolivia es un claro ejemplo de ello.

Por lo todo expuesto en este trabajo, creo pertinente señalar que, aunque Bolivia nos puede importar más o nos puede importar menos, lo que no puede es sernos indiferente.

«Hermanos, levantad la frente.

Somos seres humanos iguales a los demás seres humanos que habitan la Tierra.

Nuestro origen es común, y la tierra, esta vieja tierra que regamos con nuestro sudor, es nuestra madre común, y, por lo mismo, tenemos el derecho de que nos alimente, nos dé la leña de sus bosques y el agua de sus fuentes a todos sin distinción, con una sola condición: que la fecundemos y la amemos.

Los que se dicen dueños de la tierra son los descendientes de aquellos bandidos que, a sangre y fuego, la arrebataron a nuestros antepasados, hace cuatro siglos, cuando ocurrieron aquellos actos de incendiarismo, de matanzas al por mayor, de estupros salvajes que la Historia consigna en este nombre: Conquista…»

Ricardo Flores Magón, 1911

17
Oct
20

LA ECONOMÍA URUGUAYA … la verdad verdadera

 

DANILO ASTORI

Frenteamplista desde el 5 de febrero de 1971. Compañero de fórmula del Gral. Seregni en 1989. Fundador de Asamblea Uruguay. Ministro de Economía y Vicepresidente de la República en los gobiernos del FA. Fue docente y Decano de FCEA. Actualmente Senador.

Opinión | Una evidencia adicional

Hace tiempo que se viene promoviendo desde el gobierno y quienes operan a su favor, la información de que durante el tercer gobierno del Frente Amplio la economía estuvo estancada: flagrante falsedad

 

escribe: Danilo Astori
 

Si una experiencia política es una muestra de las características que presenta esta actividad en el Uruguay de hoy, la discusión presupuestal ocupa un lugar preponderante al respecto.

No me estoy refiriendo al contenido de la discusión propiamente dicha. La postura del Frente Amplio al respecto está clara y detalladamente expuesta en el informe en minoría. Lo que me interesa hoy es la ilustración del deterioro de la calidad de la política, asociado al lugar elegido por la coalición multicolor para encarar este proceso. Allí está todo: desde la falta de reconocimiento a los aportes del Frente Amplio – que los hubo e importantes – pasando por decisiones institucionales negativas, una gran confusión en el manejo de algunos conceptos básicos y la utilización de información incorrecta para fundamentarlos. Obviamente, no podía faltar la frutilla de la torta: una grosera inconstitucionalidad que autoriza al Poder Ejecutivo a modificar resoluciones del Parlamento.

No obstante el incremento de los nuevos casos de contaminación, es generalmente admitido que el gobierno ha hecho un buen manejo del tema sanitario. Y es justo que así lo sea. Personalmente comparto esta distinción, así como reconozco que esta le ha hecho muy bien al Uruguay y a su inserción internacional. Pero de ahí a desconocer por completo la contribución del Frente Amplio a la construcción de esta verdadera fortaleza nacional, hay un abismo de diferencia.

Sólo voy a mencionar algunos componentes importantes del aporte ignorado. Se trata del Sistema Nacional Integrado de Salud, que universaliza el acceso al cuidado de esta condición fundamental de vida; el incremento de las capacidades físicas y humanas de ASSE en todo el país; las mejoras en el sistema de vigilancia epidemiológica; las transferencias focalizadas diseñadas por el Mides; las inversiones en investigación realizadas, entre otros, por ANII, UDELAR y el Hospital Pasteur; la inversión en telecomunicaciones realizada por Antel; el Plan Ceibal; las líneas de crédito en base a las utilidades del Banco de la Republica y la Corporación Nacional para el Desarrollo, que hoy están sumándose al Fondo Coronavirus; el financiamiento a micro pequeñas y medianas empresas, facilitado por el sistema nacional de garantías y la ANDE.

A esta falta de equidad en la evaluación de los aportes que el Frente Amplio realizó para alcanzar la positiva calificación que Uruguay ostenta en materia sanitaria, es preciso agregar una muy negativa decisión que se tomó al eliminar la base institucional que se creó en el período pasado con la finalidad de estudiar los temas presupuestales con profundidad y coherencia con el orden macroeconómico.

Me refiero al Programa de Fortalecimiento de la Gestión Presupuestal. Con ello, no sólo se ha perdido la posibilidad de disponer de información fundamental para el análisis crítico de las decisiones presupuestales, sino que se deteriora la transparencia del proceso y se desplaza a un segundo plano la importancia de la gestión y la participación de los diferentes organismos en la misma, lo cual es grave ya que son precisamente ellos los que conocen en qué y cómo gastar.

Hay una consecuencia de esta decisión que es preciso destacar especialmente y que Michael Borchardt explica con total claridad en “Todo el poder al Poder Ejecutivo” (La Diaria 29 de setiembre). Lo que se ha eliminado es la posibilidad de realizar el esfuerzo que permita proyectar los créditos presupuestales nominales para todo el período y que se presente y evalúe la consistencia entre el resultado presupuestal y el resultado fiscal.

En diferentes intervenciones públicas distintos legisladores de la coalición de gobierno han revelado un error conceptual muy importante. Se trata del que consiste en confundir el financiamiento del gasto presupuestal con sus fuentes, afirmando que cuando los recursos públicos resultan inferiores a dicho gasto, el presupuesto esta desfinanciado. Por supuesto, no falta la cuota de mala intención al señalar que ello significa que hay un “faltante”. Este es el punto de vista que utilizaron para rechazar la Rendición de Cuentas de 2019. Sólo que ahora volvieron a hacerlo en la discusión presupuestal.

Se ignora por completo entonces, que el país tiene otras fuentes de financiamiento respecto a las cuales está muy bien ubicado. Con una reducción de 30 puntos de la deuda neta a partir de 2005, alrededor de 16 mil millones de dólares en reservas internacionales que la garantizan, el riesgo país más bajo de la región, grado inversor con las cinco calificadoras de dicho riesgo más importantes del mundo, el 95 por ciento de la deuda contratada a tasa fija de interés y una proporción que supera el 40 por ciento de los pasivos acordada en moneda nacional, sólo con una afirmación llena de mala intención puede sostenerse que hay un “faltante” y – además – comunicar cifras incorrectas para fundamentarla.

 

Estas actitudes, conducidas en muchos casos por profesionales de la publicidad, van generando opinión – al menos en parte de la población – lo que tergiversa totalmente el carácter serio y responsable que debe tener la discusión de una norma tan relevante como la ley de presupuesto. Y a ello hay que agregar la información errónea en una innumerable cantidad de oportunidades. Elijo un ejemplo porque muestra claramente el cúmulo de facetas que tiene el deterioro de la calidad de la política en el Uruguay de hoy.

Hace tiempo que se viene promoviendo desde el gobierno y quienes operan a su favor, la información de que durante el tercer gobierno del Frente Amplio la economía estuvo estancada. Flagrante falsedad. Para empezar se ha implícitamente aceptado que el país tuvo 17 años consecutivos de crecimiento, que incluyen el del periodo 2015-2020. Lo que hubo fue una disminución del ritmo de la evolución de la actividad, que tuvo un promedio anual de expansión de 1.3 por ciento real, pero que integra el históricamente inigualable periodo de 17 años consecutivos de crecimiento. ¿Las cifras de este periodo son modestas? De acuerdo, pero ello no habilita a faltar a la verdad. Por otra parte ténganse en cuenta otros dos factores para opinar con seriedad. Por un lado, durante el mismo período, el ingreso medio per cápita se incrementó 5 por ciento en términos reales. En segundo lugar, también con referencia a este mismo período, es preciso saber que el PBI de Argentina cayó 6 por ciento y el de Brasil 7 por ciento. Es que esa disminución del ritmo de expansión está muy vinculada a un importante deterioro de los contextos global, regional y vecinal.

Finalmente, muy asociada a esta confusión se presenta otra que es la que existe entre el volumen requerido de recursos para nivelar las cuentas públicas y las necesidades anuales de fondos que requiere el Estado para financiar el gasto público.

Son dos conceptos claramente distintos. Y lo son porque las fuentes de financiamiento adicionales a los recursos públicos provienen de operaciones activas y pasivas que realiza la oficina de manejo de la deuda del Ministerio de Economía y Finanzas y la duración media de esta deuda supera hoy los 14 años. Esta situación permite, como ya ha ocurrido en diversas oportunidades, reducir el monto de los recursos públicos que el país debe destinar a la nivelación de sus cuentas. No obstante, dado los cambios que han sobrevenido en el Uruguay actual, habida cuenta de la situación sanitaria y su impacto en el mundo del trabajo, en este año 2020 ocurrirá lo contrario, y lo reconozco como corresponde. Lo que no se debe hacer es confundir conceptos que lleven a conclusiones equivocadas en una materia delicada como es la que tiene que ver con el orden y los equilibrios macroeconómicos.

A los comentarios precedentes, es preciso agregar la cantidad y la importancia de contradicciones que contiene la propuesta oficial. Han insistido mucho en la necesidad de reducir los vínculos laborales con el Estado y la disminución de sus retribuciones. Sin embargo, en la Ley de Presupuesto proponen la creación de cargos de confianza y toleran o promueven retribuciones de jerarcas públicos que no son compatibles con la situación que vivimos.

Finalmente, confieso que nunca en mi vida me encontré con una disposición que permite al Poder Ejecutivo modificar resoluciones del Parlamento y – además – enviar esa atribución al propio Parlamento para que la apruebe. Es demasiado. En suma, están en juego, claramente, dos visiones muy diferentes acerca de la realidad nacional y su futuro. Y está bien que quienes compartimos una y otra, pongamos todo nuestro esfuerzo en su defensa. Pero hagámoslo sin deteriorar la calidad de la política, esa actividad humana que es preciso cuidar como una joya preciosa. Se trata – nada más ni nada menos – del camino que todos debemos transitar hacia la construcción de lo que vendrá.

16
Oct
20

Guatemala la bella …

Guatemala, el corazón maya

Era un destino complicado con fastidiosas escalas, pero ahora las nuevas rutas aéreas lo ponen al alcance, no solo en comodidad, sino también en precios.

Guatemala es uno de esos destinos que nadie debería perderse, es una explosión de color, paisaje, artesanía, historia y choque cultural que puede cambiar profundamente a una persona. Explica muchas cosas de la naturaleza humana, algunas formidables y otras repudiables; pero así somos.

Aunque todo cambió con la pandemia, la operación de nuevas líneas aéreas, muy competitivas entre sí y con centros de distribución de vuelos que también luchan por el lejano mercado del cono sur, permiten ofertas como las que se ofrecen en estos años en Uruguay. También ayuda la relación cambiaria, que ya no es la misma, pero todavía es ventajosa. En cuanto a los paquetes generalmente de ocho días, son impecables: abarcan Antigua, Chichicastenango, Tikal, Ciudad de Guatemala y formidables recorridos terrestres y aéreos por un país bendecido por los paisajes, aunque perseguido por los terremotos.

En camino a Chichicastenango vemos a derecha e izquierda enormes volcanes humeantes y montañas pasivas, vegetación increíble, lagos, orquídeas y aves exóticas. Es madrugada y al costado del camino pueden verse familias indígenas que marchan en fila. El padre adelante, seguido de la madre y cuatro o cinco hijos, por orden de altura. Todos llevan un morral, una estaca y una cuerda.

Hace un rato el conductor de la “Van” en que viajamos nueve periodistas nos explica que el gran problema de Guatemala consiste en la enorme proporción de población indígena, mucha de la cual ni siquiera habla español. Nos explica que la estaca es para clavarla en la ladera de las montañas, la cuerda para atarse a la cintura y proceder a sembrar y cultivar a muchos metros de altura, en tierras áridas, peligrosas y muy poco redituables.

Cuando preguntamos por las carreteras que conducirían hacia hospitales y escuelas destinados a la población indígena, obtenemos silencio por respuesta. Ahora, si la industria turística y artesanal Guatemalteca es uno de los principales recursos, esto ocurre por la riquísima tradición maya y por esos pueblitos como Chichicastenango donde la cultura indígena se mantiene casi intacta, inmune a todos los esfuerzos por destruirla a lo largo de siglos. Entonces, el problema de Guatemala dista mucho de ser indígena; más bien todo lo contrario. Los indígenas siguen enriqueciendo a la descendencia de sus conquistadores.

Las cosas han cambiado mucho en Guatemala desde que terminó la guerra fría y en esas rutas turísticas ya no se encuentran piquetes guerrilleros y paramilitares exigiendo peaje a los turistas o causando matanzas tan crueles como insensatas. El proceso hacia una justa relación con lo que queda del mundo maya se ha iniciado, pero es tan confuso como la historia personal de Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz y la más notoria líder de los derechos de los indígenas.

En todo caso, la conducta de conquistadores y patricios guatemaltecos respecto a los indios fue más masiva pero no menos cruenta que la de nuestros exterminadores. Y para nada puede asegurarse que esos pobres indígenas que siembran en la montaña porque no tienen tierras propias tenían una vida más digna cuando el imperio maya estaba en su plenitud y cualquiera de ellos podía ser sacrificado solo para mejorar el pronóstico meteorológico.

Días uno y dos, Antigua. Salgámonos de la rutina descriptiva y recorramos Guatemala tal como lo haríamos en una  cualquiera de las excursiones estandar disponibles. Aterrizamos en el aeropuerto La Aurora y generalmente salimos en estampida hacia la ciudad de Antigua. Es una excelente elección, pues la ciudad capital no es el mejor lugar para conocer el país.

Guatemala tiene apenas 109.000 kilómetros cuadrados, pero alberga a 13,3 millones de habitantes. Nada que ver con Uruguay; es tan poblada que la campiña se derrama en pueblitos y ciudades muchos de los cuales serían imperdibles si no fuera porque nuestro tiempo es limitado. Así que hay que salir en busca de las joyas de este maravilloso país centroamericano.

Generalmente podés escoger hotel en Antigua; vale la pena hacer un esfuerzo económico y alojarse en el Hotel Museo Casa Santo Domingo, una antiquísima iglesia y monasterio respetuosamente reciclado como un cinco estrellas. Imaginen el casco histórico de Colonia multiplicado por cien, eso es Antigua y mucho más, con el mayor de los respetos hacia nuestra querida ciudad.

Fue el mayor y más costoso intento por cristianizar a los mayas; está repleta de iglesias y conventos, la mayor parte de los cuales ya no tienen uso religioso. Rodeada por tres volcanes activos, Agua, Fuego y Acatenango, quizás fue la ira de Quetzalcoatl o la irracional naturaleza, la que atrajo tantos terremotos que el intento fue imposible, aunque dejó allí decenas y decenas de templos, monasterios y toda clase de construcciones y tradiciones religiosas.

La excursión te llevará con buenos guías hacia las iglesias de La Merced y San Francisco, la fábrica de Jade, increíbles talleres de artesanía y a pueblos cercanos como Ciudad Vieja, San Antonio Aguas Calientes y San Felipe. Aprovechá el tiempo libre para recorrer a pie las calles empedradas y sumergirte en una cultura absolutamente diferente. Te apuesto a que comprarás otra valija para poderte traer las cosas que te venderán aquí y en tu próxima parada.

Días 3 y 4, Chichicastenango. De ida y de vuelta a Chichicastenango conocerás Panajachel, Santiago Atitlán y el pueblo Tzutuil al cual llegarás en lancha por el fabuloso lago Atitlán. Todo esto merecería muchos párrafos si no fuera porque arriesgaría que algunos pierdan de enterarse lo que es Chichicastenango. En verdad Guatemala merece una segunda visita luego de esta excursión, esta vez para recorrerla a fondo. Yo fui tres veces y me quedé con ganas.

Chichicastenango es el epicentro de la etnia Quiché, último refugio ante los conquistadores. Aquí las creencias mayas superan a la arquitectura cristiana. Son dos montañas gemelas unidas entre sí y con dos cumbres, en cada una de ellas hay una iglesia católica, pero mientras la imagen que se

venera en una es el Cristo vivo de El Señor de la Paciencia, en la otra es un Cristo muerto. Sustituyeron dos templos mayas con su clásica antinomia de dioses buenos y dioses malos y vengativos. Los Quichés son católicos, pero algo diferentes.

También son políglotas a fuerza de venderles cosas a los turistas los días de mercado. Entre ellos hablan el dialecto maya de su etnia, pero con los viajeros hablan lo que cuadre con tal de que les compren algo. Vi niños de diez años y menos persiguiendo en sus propios idiomas a franceses y alemanes; el inglés para ellos es cosa de todos los días. ¡Y todavía hay gente que confunde al coeficiente intelectual con la educación recibida!

Pues bien, te persiguen con máscaras de dioses mayas, con pájaros quetzales primorosamente tallados y hasta con restos de templos mayas y cristianos que te los comés como centenarios o milenarios arrancados de en medio de la selva tropical. Pero no temas cometer un sacrilegio cultural. Si caminás con oído atento por las callejuelas sentirás el murmullo de tornos electrónicos y si lográs asomar la cabeza, verás a mayas auténticos fabricando restos arqueológicos cero quilómetro. Llevate uno y no aclares nada a menos que te reprochen un robo indigno.

Acá fue donde se encontró el Popol Vuh, libro religioso maya que narra el origen de la humanidad. Ahora, si a cualquier Chichicastenango le pedís que te cuente lo mismo, por poca propina tendrás un cuento maravilloso ajustado al perfil del turista dadivoso. Uno se encariña con esta gente tan hábil con sus manos y con su mente, con tanta ansia de sobrevivir en los peores escenarios, capaces de impedir que otras gentes los contaminen con su cultura, tan mala y tan buena como cualquiera.

Día 5, Ciudad de Guatemala. El grupo sale acompañado desde el hotel (la ciudad tuvo fama de inseguridad y esas no son cosas que se borran de un día para el otro) para visitar el Museo Nacional de Arqueología y Etnología, el Palacio Nacional, la Catedral Metropolitana, un singular mapa en relieve y el Centro Cívico donde nuevamente te atropellará el impulso de comprar, sin distinción de sexos. ¿Cómo resistirse a los tapices en seda, las tallas en madera con detalles de plata y alpaca, las toallas y alfombras con exquisita estética maya?

Días 6 y 7, ¡Tikal! Así, con signos de admiración. Hay que viajar en avión, incluido en la excursión, hasta Flores un pueblito en una isla del lago Petén Itzá, llena tanto de misterios y leyendas sobre un caballo blanco que yace sumergido como de vecinos que en cualquier momento pueden iniciar un concierto de marimbas en el mismo taller donde las fabrican. Aquí pasarás la noche después de ir a Tikal, pero ni así te alcanzará el tiempo.

En el trayecto por la orilla del Petén Itzá pedí que te cuenten los misterios y leyendas, como aumenta y disminuye periódicamente su caudal sin otra causa aparente que el infierno de lava que se agita a kilómetros debajo de la superfcie.

Al final de ese camino había una maraña de vegetación salvaje e invasiva; sólo desde el aire podían divisarse los templetes que coronaban al menos 45 estructuras y pirámides que conformaban la mayor ciudad maya, en su momento habitada por entre 100.000 y 200.000 personas. Claro, tierras tan ricas podían alimentar a tantas familias aún con la agricultura rudimentaria que aquí comenzó unos 600 años antes de Cristo. La historia es confusa, contradictoria y apasionada; la vanidosa historiografía europea resiste reconocer todavía hoy que las civilizaciones americanas pudieran ser contemporáneas de las egipcias y mesopotámicas.

Pero demos por cierto que Tikal es posterior y quedémonos con esos 2.600 años, que no son pocos. Tikal creció y creció hasta abarcar unos 60 kilómetros cuadrados, de los cuales solo 16 fueron limpiados y medianamente investigados. Lo que ocurrió fue que Tikal fue degradándose y en el siglo X abandonada definitivamente. ¿Por qué Tikal se “desmayó”? ¿Por qué los mayas emigraron de tierras fértiles hacia tierras poco productivas?

Teorías hay por decenas y ninguna lograría explicar por completo una conducta tan insensata … aunque reiterada en el mundo maya, azteca e incaico, aunque seguramente ellos eran herederos de otros insensatos predecesores. El hombre es un bicho loco, ¿pero tanto?

El hombre contemporáneo descubrió Tikal por 1848, es decir, bastante antes que también descubriera Macchu Pichu. Sobre todos estos misterios podrías cavilar en el mismo lugar, si no fuera porque te distraerán los monos. Los “aulladores” te atronarán a la distancia; en cambio a los denominados “araña” los descubrirás en el mejor de los casos mirando hacia arriba, a la copa de árboles gigantescos. El peor de los casos será si descubrís su existencia cuando te orinen, porque esa es su manera de tratar de ahuyentar a los invasores de su hábitat. No, tampoco esa sería una razón válida para que los mayas abandonaran Tikal.

El silencio, solo interrumpido por los aullidos, es sobrecogedor. Las inmensas pirámides convocan al recogimiento y no siempre el grupo es enteramente digno de la contemplación arqueológica. En mi caso, al grupo se unió una de esas señoras emperifolladas que hablan sin parar y preguntan tonterías. A esta se le ocurrió preguntarle al guía, que era un maya de cabo a rabo: “Dígame, los mayas ¿eran nómades?”. Silencio en el grupo y expectativa por la respuesta. “Al principio sí, dijo el guía, pero luego descubrieron que era más cómodo quedarse al lado de las pirámides que transportarlas con ellos” “¡Cómo sabe este guía!”, remató la señora.

La impresión que tengo es que los guías de origen maya, los más frecuentes, saben más de lo que explican, pero deben ajustar su discurso al caletre de sus clientes. Por esa razón te muestran los lugares donde los mayas capaces de crear semejante civilización, a falta de televisión, se entretenían arrancándole el corazón a sus víctimas o matándolos luego de un partido de pelota. Algo poco civilizado comparando con la fritura al aceite o la quema en hoguera con que se entretenían los ancestros europeos.

Lo que los manuales turísticos y aún los libros de historia no explican o eluden explicar, es que esas horribles cosas ocurrían esporádicamente. En los intervalos, mayas, incas y europeos construían la civilización que nos trajo hasta aquí, pero no nos vacunó contra tanta ignorancia y prejuicios.

En fin, todo esto es tan largo como inagotable. Más te valdría incursionar en los sitios web que te recomiendo al final.



Día 8 Ciudad de Guatemala
. Es el día del triste retorno, pero entre tu regreso de Tikal y Flores y la partida, tendrás un día entero para tomar alguna excursión opcional o regresar a museos y centros artesanales.

15
Oct
20

La JUP nuevamente …

12/07/2020

Image

ésta cartelería apareció en el liceo público Dámaso Larrañaga                                                    el día 14 de octubre de 2020

ANTE APARICIONES de CARTELERÍA  ésta SEMANA (15/octubre/2020) de la nueva JUP que FUNDÓ Manini Ríos, DESTACAMOS el PROCESO que FINALIZÓ con CÁRCEL de un INTEGRANTE de DICHO GRUPO TERRORISTA que AMPARÓ el ESTADO y el GOBIERNO COLORADO de Pacheco Areco

“Con la impunidad de la clandestinidad y el amparo del aparato estatal”

Justicia procesa a Sofía por el caso Castagnetto y reafirma que el escuadrón de la muerte era dirigido por el gobierno. Rechaza enjuiciarlo por homicidios de Ramos Filippini e Ibero Gutiérrez.


Miguel Sofía, años antes de su detención. Foto: Sala de Redacción.

La justicia penal reafirmó que durante el gobierno colorado de Jorge Pacheco Areco, se creó y financió un aparato represivo clandestino conocido como 

“escuadrón de la muerte”

 dirigido desde el Ministerio del Interior, que se encargó de secuestrar, torturar y asesinar a personas vinculadas a organizaciones de izquierda.

La jueza Ana Ruibal entendió que Sofía era uno de los integrantes de esa organización criminal, y específicamente responsable de la muerte del joven Héctor Castagnetto, secuestrado y desaparecido el 17 de agosto de 1971. Por ello, aplicando el Código Penal y no la Ley de delitos de lesa humanidad, procesó con prisión al indagado por asociación para delinquir y homicidio muy especialmente agravado.

La sentencia afirma que 

“luego de una intensa y compleja instrucción presumarial, pudo determinarse que, en nuestro país, a partir del año 1970, se constituyeron varias células parapoliciales o paramilitares que operaban en forma paralela al aparato estatal y sin ningún tipo de control jurisdiccional, pero con recursos humanos y materiales proporcionados por el Estado (Ministerio del Interior y especialmente, Dirección de Información e Inteligencia de dicha cartera), tales como, lugares de reunión, armas, explosivos, vehículos, capacitación…”

“Dichas células, que actuaban en forma clandestina pero amparadas por las autoridades de turno, tenían como finalidad la represión de organizaciones guerrilleras (tales como el Movimiento de Liberación Nacional Tupamaro – MNLT) y el emprendimiento de acciones ilícitas tales como vigilancias, secuestros, atentados, torturas y homicidios contra personas que integraban dichas organizaciones, familiares y abogados de presos políticos…”

, explica el fallo.

Así, el grupo ilegal 

“fue conformado por personas que revestían en el Ministerio del Interior, todos reclutados por quien, en aquel entonces, se desempeñaba como fotógrafo de la policía, el Agente Nelson Bardecio, a quienes el mismo impartió parte de su entrenamiento, al tiempo que, haciendo uso de documentación falsa y con recursos económicos proporcionados por el Ministerio del Interior, viajaron a la República Argentina para recibir mayor capacitación en la SIDE (Secretaría de Inteligencia del Estado), recibiendo, asimismo, un fuerte apoyo de servicios de inteligencia extranjeros”.

La sede recordó que 

“dicho grupo estaba integrado por los policías Alberto Sosa, Estanislao Lamensa, Hernán Silvera Techera, Nelson Benítez Saldivia y Oscar Rodao”.

“En el marco de dicha actividad, se conformó otro grupo de iguales características, bajo el mando del subsecretario del Ministerio del Interior Armando Acosta y Lara, para lo cual el coronel Walter Machado, el que desde el año 1970 se desempeñaba como ayudante militar en el Ministerio del Interior, conectó a Nelson Bardecio con Ángel Pedro Crosas Cuevas (de origen paraguayo) y con el indagado Miguel Antonio Sofía Abeleira, quienes conjuntamente con el oficial inspector Pedro Freitas y el inspector retirado Jorge Grau Saint Laurent, comenzaron a reunirse en dependencias del Ministerio del Interior, más precisamente en la Oficina de Estadística, Contralor y Difusión, cuyo director era el inspector Jorge Grau Saint Laurent”,

 asegura el fallo.

Posteriormente –indica la sentencia–, dicho grupo trasladó su lugar de reunión al

 “estudio fotográfico Sichel, regenteado por Bardecio y ubicado en la calle Br. España N° 2291, en donde quedó conformado el grupo conocido como ‘Escuadrón de la muerte’ o ‘Comando Caza Tupamaros’, encontrándose presentes en dicha instancia, además de Bardecio, Pedro Crosas Cuevas, el jefe del Departamento 5 de la Direccional Nacional de Información e Inteligencia Comisario Campos Hermida, el Jefe del Departamento 6 de dicha Dirección, José Pedro Macchi, Washington Grignoli y el indagado Miguel Antonio Sofía Abeleira”.

Caso Castagnetto


Héctor Castagnetto permanece desaparecido desde el 18 de agosto de 1971. 

Para la sede penal 

“surge semiplenamente probado”

 en el expediente que, 

“tras la conformación de este último grupo, el día 17/08/1971 próximo a las 10 horas, resultó detenido el joven Héctor Castagnetto Da Rosa de 19 años de edad, en la zona de Avenida Italia y Propios, integrante de una organización desgajada del MLN, hermano de las integrantes de esta organización Blanca y Ana María Castagnetto. En dicha oportunidad, Castagnetto se dirigía al domicilio de un conocido en la zona de Malvín, a fin de entregarle unos discos musicales”.

La detención fue realizada 

“por el subcomisario Delega del Departamento 5 de la Dirección Nacional de Información e Inteligencia y otros funcionarios del Departamento 4 de esa repartición, los que se desplazaban en el vehículo del Jefe de éstos, Pablo Fontana. En las mencionadas circunstancias, el Inspector Pedro Freitas convocó a Nelson Bardecio a fin de que aportara el automóvil que normalmente conducía, perteneciente al Ministerio del Interior, tratándose de un Volkswagen escarabajo de color claro, con el objetivo de acudir en apoyo de aquel procedimiento”

Posteriormente, 

“la primera dotación se reunió con Bardecio y Freitas frente al Hotel Carrasco e inmediatamente ambos grupos se dirigieron hacia un ‘rancho’ ubicado en la zona de El Pinar, finca que se hallaba abandonada y que había pertenecido años antes al MLN Tupamaros. En dicho lugar, procedieron a interrogar y torturar al joven Castagnetto Da Rosa”

“En horas de la noche del mencionado día, Delega ordenó el traslado del detenido a una vivienda ubicada en la calle Araucana y la Rambla, residencia del paraguayo Ángel Pedro Crosas Cueva, en donde permanecieron toda la noche junto a Freitas, Delega y Bardecio. A la mañana siguiente, arribaron al lugar funcionarios policiales del Departamento 4 referido y el indagado Miguel Antonio Sofía, retirándose del sitio Bardecio y Delega, continuando con interrogatorios y torturas al joven detenido”,

 afirma la sentencia.

En la tarde del 18 de agosto, el subcomisario Delega 

“acudió al estudio fotográfico Sichel, solicitándole a Bardecio un contacto con alguien del puerto de Montevideo a fin de poder ingresar al mismo, lo que Bardesio concretó con el Capitán de Marina Jorge Nelson Nader Curbelo”.

Ya sobre 

“el final del día mencionado, el joven detenido fue sacado de la finca en la cual se hallaba y conducido en el vehículo de Crosas Cueva, ocupado por los funcionarios del Departamento 4 y por el indagado Miguel Sofía, a la calle Propios y Pasaje Hansen, en donde se encontraron con el Capitán Nader, hallándose presentes también Bardecio y Delega, los cuales se desplazaban en el vehículo Volkswagen citado”

“Luego del encuentro con el Capitán de Marina Nader, los tres vehículos se dirigieron al puerto de Montevideo, donde luego de ingresar en el auto del Capitán Nader con Héctor Castagnetto en su interior, este fue arrojado al mar, sin haberse podido determinar hasta la fecha si el mismo se encontraba o no fallecido. Destacándose que su cuerpo jamás fue encontrado”,

 recuerda la jueza Ruibal.

La magistrada procesó a Sofía por homicidio muy especialmente agravado, en calidad de coautor al entender que 

“cooperó en la realización”

 del crimen 

“ya sea en la faz preparatoria como en la ejecutiva, con un acto sin el cual el delito no se hubiera podido cometer. En efecto, su intervención se extendió desde que Héctor Castagnetto estaba ya privado de su libertad hasta que fue llevado hacia el puerto de Montevideo y arrojado al mar, por lo que al respecto no caben otras consideraciones”.

También lo enjuició por asociación para delinquir: Ruibal sostuvo que de acuerdo a la investigación 

“efectivamente existió una organización para cometer ilícitos, en donde sus integrantes se encontraban asociados en base a un programa criminal determinado (combate y/o eliminación de células guerrilleras, particularmente el MLN Tupamaros), asumiendo los mismos distintos roles y funciones, provistos de recursos materiales para tal fin (armamento, vehículos y lugares de reunión) con las notas de continuidad y permanencia que el tipo penal exige (artículo 150 del Código Penal)”

. Por esas razones

 “se atribuirá al indagado Sofía este reato”,

 afirmó.

La prueba

La magistrada entiende que el testimonio de Bardecio realizado en oportunidad de estar secuestrado por los tupamaros en 1972 es de “nulo valor probatorio”. Pero afirma que “el contenido de dichas declaraciones resultó confirmado” en el expediente judicial “no solo a través de investigaciones históricas y periodísticas desarrolladas por destacadas personalidades, sino también, a través del testimonio directo de quienes tuvieron contacto con Bardecio en oportunidad de dicho secuestro (el entonces diputado Héctor Gutiérrez Ruiz, también secuestrado con la finalidad de que confirmara los dichos de Bardecio), así como, tras ser este liberado, ratificando el contenido de las actas ante Juan Raúl Ferreira y el diputado Héctor Gutiérrez Ruiz, en oportunidad de reunirse con los dos mencionados en el Colegio Seminario (recinto en que se hallaban también otras autoridades nacionales)”.

En ese lugar –rememora Ruibal– Bardesio 

“manifestó su voluntad de ratificar allí mismo las actas de referencia”

 así como 

“les imploró protección a su vida, pues expresaba miedo hacia la policía (“no como institución sino a sectores que podían actuar dentro de la policía”), temiendo por su integridad física y su vida, solicitándoles, además, auxilio para ser entregado a autoridades diplomáticas”.

Rechazos: lesa humanidad y dos homicidios del escuadrón

La jueza no aplicó los fundamentos de las convenciones internacionales en materia de crímenes de lesa humanidad: de esta manera rechazó el pedido del fiscal Perciballe que pidió el procesamiento de Sofía por “desaparición forzada” de personas.

 Para la magistrada no es posible aplicar esta figura penal contenida en la ley 18.026 (Crímenes de lesa humanidad), vigente desde 2006, porque –según entiende–se violaría el principio de irretroactividad de la ley penal en tanto se están juzgando hechos anteriores a la entrada en vigor de la norma.

Con este razonamiento, Ruibal consideró que Sofía no es responsable de 

“desaparición forzada”

 sino de homicidio muy especialmente agravado: 

“En la presente causa existe un cúmulo de indicios concatenados cronológicamente y verificados entre el 17 y el 18/08/1971 (momento de detención y posterior desaparición de la víctima), los cuales son inequívocos y amalgaman la secuencia fáctica desde el momento en que la víctima fue detenida en la vía pública hasta el momento en que fue arrojado al mar y posteriormente dado por desaparecido, lo que conecta inequívocamente el punto de partida con la conclusión de que el mismo fue efectivamente víctima de homicidio por parte de los ejecutores”.

De la prueba recogida en la investigación 

“emerge semiplenamente verificado que la desaparición física del mencionado joven tuvo su causa en la muerte provocada a este por parte de sus captores (entre ellos, el indagado Miguel Antonio Sofía), quienes lo mantuvieron cautivo, interrogándolo y torturándolo, para luego arrojarlo al mar con intención de terminar con su vida, a fin de lograr la impunidad de los partícipes en tal crimen”,

 señala la sentencia. Y argumenta que 

“el hecho de no haber podido ubicar el cuerpo del joven Castagnetto no inválida la presente conclusión, puesto que, de la secuencia fáctica relatada, surge razonablemente y certeramente que el mismo ha muerto como consecuencia del accionar del indagado y de sus ‘colegas’, por lo que está legalmente constada la existencia del delito”.

Ruibal subraya que Castagnetto 

“se encuentra desaparecido desde la fecha de su ilegítima privación de libertad, es decir, hace más de 48 años sin haberse obtenido ningún tipo de noticia sobre el mismo y coincidiendo el lamentable periplo que este padeció con otras conductas reiteradas en la época, de torturar jóvenes vinculados con el MLN Tupamaros a fin de recabar información, a quienes posteriormente daban muerte con la impunidad que les proporcionaba la clandestinidad con la que operaban y el amparo del aparato estatal”

.

Por otra parte, la magistrada tampoco acepta que se trate de un crimen de lesa humanidad y por tanto imprescriptible, sino que realiza un conteo del plazo de prescripción del delito, sin considerar el periodo de la dictadura ni los años en que estuvo vigente la ley de caducidad, lo que deja el fallo dentro del plazo legal para juzgar delitos comunes, de acuerdo a lo que establece el Código del Proceso Penal.

Ruibal rechazó también el pedido de procesamiento de Sofía por los asesinatos de Manuel Ramos Filippini e Ibero Gutiérrez: 

“entiende esta decisora que, el solo hecho de que se haya determinado la vinculación del indagado Miguel Sofía con una de las células paraestatales referidas y la sola circunstancia de que el grupo ‘Comando Caza Tupamaros’ se haya auto atribuido los asesinatos de los mencionados, no constituye prueba suficiente de la intervención del mismo en dichos reatos”

.  Para la jueza 

“no surge”

 del expediente 

“prueba que avale, por lo menos en esta etapa procesal, el enjuiciamiento del indagado Sofía por tales ilícitos”.




octubre 2020
D L M X J V S
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Meses