19
Sep
18

el gobierno del FA uruguay

DESPRECIO de la familia LACALLE POU por los desposeídos …

Desiderátum en materia de demagogia de los BLANCOS BARATOS del herrerismo 

escribe: Hugo Acevedo / analista 

Las reflexiones formuladas por el senador nacionalista Luis Lacalle Pou en el marco del congreso del herrerismo y la reciente declaración programática del Directorio del Partido Nacional calentaron la interna política e inauguraron prematuramente, aunque no se quiera admitir, la campaña electoral.
En un discurso pronunciado ante sus correligionarios, Lacalle Pou incurrió en más de un comentario insólito, que para nada condice con las actitudes claramente refractarias de su colectividad.
En efecto y corroborando su reconocida demagogia, el precandidato blanco afirmó que, en un eventual gobierno de su partido, “los más infelices serán los más privilegiados”, tal vez en alusión al ideario artiguista condensado en el Reglamento de Tierras de 1815.
Si Lacalle Pou vuelve a formular esa proclama, en las elecciones del año próximo no lo votará ni su propio padre Luis Alberto Lacalle, quien, en la campaña electoral para los comicios de 2009, llamó “atorrantes” a los uruguayos pobres asistidos por el Ministerio de Desarrollo Social.
Bien se conoce el desprecio que profesa esta familia de prosapia oligárquica por quienes no pertenecen a su misma clase social, en una actitud de soberbia clasista de la que no pueden despojarse porque es intrínseca a su propia naturaleza.
Paralelamente y en un comentario sin dudas contradictorio, Lacalle Pou también insinuó sin mencionarla que favorecería a la clase dominante, cuando afirmó que “también hay que sacarle las anclas a los que hacen andar al país”.
La primera conclusión es que no son sólo los capitalistas los que “hacen andar al país”, sino los miles de trabajadores que construyen el desarrollo, pese a la insensibilidad y el egoísmo de empresarios reaccionarios que tienen sólo bolsillo.
El gran capital tampoco tiene anclas, ya que, durante los últimos trece años se ha enriquecido más que nunca, gracias a la reactivación productiva y a una política macroeconómica que ha sido excesivamente generosa con los que más tienen.
¿Cómo haría un gobierno encabezado por Lacalle Pou para asistir a la población vulnerable y simultáneamente subsidiar al alto empresariado quitando o rebajando impuestos como se propone? Claramente, es una paradoja, que encubre las aviesas intenciones de la derecha.
Lo real es que, si el bloque conservador ganara las elecciones, gobernaría -como lo hizo durante más de un siglo de historia- para la clase dominante. Lo demás son meras falacias discursivas y oportunista demagogia barata.
El colmo de lo insólito fue cuando Luis Lacalle Pou afirmó que el gobierno dejará una “frazada que es corta, fina y que está agujereada”, en alusión a la situación de la economía.
La crítica a la frazada nos sugiere dos comentarios. Cuando la coalición blanqui-colorada abandonó el gobierno en marzo de 2005, la frazada no era corta ni larga. No había ni siquiera frazada, ya que fue fagocitada por la demoledora crisis de 2002.
En ese contexto, los pobres, que sumaban casi un 40% de la población, no tenían ni siquiera una frazada para protegerse del frío, porque a nadie le sobraba nada, salvo a la oligarquía a la cual pertenecen Lacalle Pou y su familia.
En esos tiempos sin dudas aciagos para la población uruguaya, con una desocupación de dos dígitos y las ollas populares abarrotadas de hambrientos, miles de uruguayos caminaban porque no tenían ni siquiera para abonar un boleto de ómnibus.
Durante el primer gobierno del Frente Amplio hubo que construir una gigantesca frazada para tapar a más de un millón doscientos mil compatriotas que sobrevivían en la periferia de la miseria.
Por entonces, había tasas de pobreza africanas como, por ejemplo, en el asentamiento Las Láminas de Bella Unión.
Obviamente, el Partido Nacional fue tan responsable como el Partido Colorado por el desastre. Lo peor es que ambas colectividades siguen pensando lo mismo que hace quince años, aunque no lo admitan explícitamente. Si fueran sinceros, nadie los votaría excepto sus socios de la alta burguesía.
En un documento aprobado recientemente, el Directorio del Partido Nacional esbozó una suerte de programa de gobierno, que abarca algunas de las grandes prioridades del país.
Con relación a la seguridad, que parece ser el área más crítica, el nacionalismo recomienda modernizar el equipamiento de la Policía, algo que ya está hecho por los gobiernos del Frente Amplio.
En el pasado, los funcionarios policiales, que vestían uniformes rotos y desgastados y poseían armas obsoletas, no disponían de ninguna tecnología para combatir el delito.
Hoy, el Ministerio del Interior, que aumentó sustantivamente los salarios y renovó el armamento de su personal, dispone de alta tecnología, cámaras, drones, aviones y helicópteros para las tareas de vigilancia.
En materia económica, se propone poner énfasis en la política fiscal, lo cual supone, conociendo los antecedentes de los partidos de derecha, recortar literalmente el gasto social.
En lo que concierne al tema educativo, los blancos quieren eliminar la participación de los representantes sociales en los órganos de conducción y reemplazarlos por políticos, además de minimizar la autonomía de los consejos de educación.
También reivindica el status universitario de la formación docente, pese a que el partido se ha negado recurrentemente a votar la ley de creación de la Universidad de la Educación.
Parece insólito que la colectividad se refiera a las políticas sociales como una prioridad, pese a que en los gobiernos de derecha estas virtualmente no existían.
El desiderátum en materia de demagogia está presente en el capítulo relativo a las políticas de género, tratándose de una colectividad que siempre se ha opuesto a los derechos de las mujeres y tampoco se ha preocupado por la violencia doméstica.
Si reivindican las políticas en beneficio de la mujer, que dejen de fustigar, por ejemplo, la ley que autoriza la interrupción voluntad del embarazo.
El documento revela la absoluta falta de imaginación y de propuestas de una derecha que sigue anclada en el pasado y es incapaz de superar sus propias contradicciones.
Desde la oposición, el nacionalismo ha ratificado su opción de clase, lo cual demuestra cuando se alinea con las demandas de las cámaras empresariales y apoya al movimiento de presuntos auto-convocados “Un solo Uruguay”, que, más allá de eventuales fachadas, representa los intereses del más rancio patriciado.
En plena campaña electoral y con la derecha afilada para iniciar la ofensiva hacia octubre de 2019, es hora que el Frente Amplio despierte de su letargo, deje atrás los estériles personalismos y perfilismos y, abdicando de mezquindades e intereses menores, recupere la fraternidad y el espíritu de unidad para volver a dar batalla.

Anuncios
18
Sep
18

Lacalle pou y macri …

ATENTOS URUGUAYOS … él émulo de Macri, está en el partido Nacional y su organización de ejecutivos y ceos empresariales …

Mauricio Macri: “Si me vuelvo loco, puedo hacer mucho daño”
Physique du rôle

Investigaciones académicas estudiaron los rasgos de los CEO. Los definen como psicópatas e inclinados a prácticas poco éticas o ilegales. Concluyen que son “grandes fabricantes de promesas”.
Por Alfredo Zaiat

Por A. Z.
@El psicólogo Kevin Dutton, del Departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Oxford, realizó una amplia encuesta indagando sobre algunas características de las principales profesiones. El objetivo era determinar cuál de todas ellas es la que concentra la mayor cantidad de psicópatas. Dutton define los rasgos principales del psicópata como una persona muy segura de sí misma, egocéntrica, sin miedos aparentes y encantador. Una figura que en la mayoría de las veces la sociedad considera exitosa. Una de las conductas más específica de esas personas es lo que los especialistas denominan “anestesia afectiva”. No sienten culpa, por lo tanto, ellos no sufren, pero sí las personas de su entorno. Cuando las cosas no son como ellos quieren, estallan en cólera, ira o tristeza. Sólo los mueve su propio interés y para alcanzar el que considera que es el objetivo principal, que no es otro que obtener dominio y poder, pueden llegar a simular amor, compasión, solidaridad, ternura, sentimientos de amistad, con la exclusiva obsesión de conseguirlo.

PUBLICIDAD

Para el psicópata cualquier estrategia es válida para llegar al máximo placer. No tiene represión en anular la voluntad del otro para explotarlo, atacarlo y demostrar superioridad y desprecio hacia su víctima. Ese comportamiento lo puede desplegar en el área laboral, en las relaciones personales, en el mundo de la política o siendo presidente de un país. Es la esencia del psicópata. Dutton organizó la encuesta y pudo elaborar las diez profesiones con la mayor cantidad de psicópatas. El primer lugar fue para el Chief Executive Officer. Aquí va el listado completo del ranking:
1. CEO; 2. Abogado; 3. Medios de comunicación (TV/Radio); 4. Vendedor. 5. Cirujano; 6. Periodista; 7. Agente de policía; 8. Clérigo; 9. Chef; y 10. Funcionario.
Otros investigadores avanzaron en estudios similares al de Dutton, con resultados parecidos acerca de quienes ocupan los primeros lugares en el ranking de profesiones con más psicópatas. Un documento presentado en el Congreso anual de la Sociedad Psicológica de Australia, en Melbourne, en 2016, concluye que alrededor de uno de cada cinco jefes corporativos son psicópatas, proporcional similar a la de los presos.
Miembro de la Sociedad Psicológica de Australia y psicólogo forense, Nathan Brooks, de la Universidad de Bond, analizó a unas 1000 personas y determinó que el 21 por ciento de 261 profesionales de empresas estudiado ofrece rasgos psicopáticos clínicamente significativos, como incapacidad para empatizar, superficialidad y falta de sinceridad. Brooks trabajó con otros investigadores, Katarina Fritzon, de la Universidad de Bond, y Simon Croom, de la Universidad de San Diego, para su tesis doctoral que tiene como objetivo ofrecer una herramienta para ayudar a las corporaciones a detectar rasgos psicopáticos del personal.
En la tesis explica que las empresas deben examinar a los postulantes a CEO no sólo por sus habilidades, sino también estudiando su personalidad, porque advierte que el “psicópata exitoso” puede estar inclinado a prácticas poco éticas o ilegales. Señala que en el total de la población alrededor del uno por ciento son psicópatas, aunque indica que algunos estudios sitúan la cifra en 4 por ciento. En el mundo CEO, el 21 por ciento. Los psicópatas están sobre representados en los máximos cargos de las corporaciones.
Los psicópatas han existido siempre en formas diversas y en distinto grado. A lo largo de la historia se los ha conocido bajo diferentes nombres. Se los ha estudiado utilizando varias técnicas pero una cosa nunca varía, los psicópatas poseen tres características en común: 1. Son individuos muy egocéntricos; 2. Sin empatía hacia los demás; y 3. Incapaces de sentir remordimiento o culpa.
Los investigadores Gregory Stevens, del Departamento de Psicología de la Universidad de Auburn, Jacqueline Deuling, del Departamento de Psicología de la Universidad Roosevelt, y Achilles Armenakis, de la Universidad de Auburn, investigaron la relación entre la psicopatía y la toma de decisiones no éticas. Escribieron “Successful psychopaths: are they unethical decision-makers and why?”, Journal of Business Ethics (enero 2012, volumen 105), para indagar cómo responden los CEO y otros altos ejecutivos corporativos a los dilemas éticos en contextos de negocios. Desarrollaron un modelo que concluye con la existencia de una relación positiva entre la psicopatía y la toma de decisiones no éticas, explicada por el proceso de desconexión moral de los protagonistas con lo que están haciendo.
Los investigadores explican que el psicópata esta lleno de codicia por dentro y se relaciona con el mundo a través del poder, aunque por fuera puede afirmar estar del lado de los desafortunados o de los oprimidos. Puede incluso afirmar que es sensible y profundo, pero por dentro no es nada más que vacío y codicia. Parecen no poder recordar lo que han dicho o en lo que se han comprometido hace mucho tiempo. Es por eso que a menudo son culpables de ser “grandes fabricantes de promesas” que no pueden cumplir con su palabra. Mientras que los psicópatas representan una minoría de la población activa, el investigador Brooks advierte que pueden causar estragos en las corporaciones y, si tienen actuación pública, en la sociedad toda.
La ceocracia es una caracterización del gobierno de la Alianza Cambiemos. El presidente Mauricio Macri visitó durante el fin de semana pasado a varios vecinos de Mendoza, provincia a la que viajó para participar del encuentro del G-20 de empleo y educación. A una de ellas le dijo que tiene que “estar tranquilo, porque si me vuelvo loco les puedo hacer mucho daño a todos ustedes”. Es una frase que abona el physique du rôle de un CEO.

17
Sep
18

allende …

ALLENDE POR SIEMPRE !!…

Salvador Allende: un recordatorio y una enseñanza

escribe: Atilio Borón

Días atrás, el 4 de Septiembre, para ser más precisos, se cumplieron 48 años del triunfo de Salvador Allende en las elecciones presidenciales de Chile de 1970. Con el paso de los años se comprueba, con dolor, que su figura no ha cosechado la valoración que se merece mismo dentro de algunos sectores de la izquierda, dentro y fuera de Chile.
En vez de honrar la figura del presidente-mártir y su obra muchos se plegaron irreflexiblemente a las críticas que el consenso neoliberal dominante formuló a su gestión, sin ofrecer un análisis alternativo que tuviese en cuenta las dificilísimas, extremadamente adversas condiciones que rodearon su acceso a La Moneda y toda su labor de gobierno.
El advenimiento de la “democracia de baja intensidad” en el Chile pos-Pinochet -producto de una sobrevaluada transición cuyas limitaciones económicas, sociales y políticas son hoy evidentes- corrigió sólo en parte la subestimación que había sufrido la figura de Allende y el gobierno de la Unidad Popular.
No obstante, luego de casi treinta años de una decepcionante transición que acentuó las inequidades de la sociedad chilena y su dependencia externa las cosas comienzan a cambiar y, afortunadamente, se notan numerosas tentativas de revalorizar su fértil legado.
Se trata de un acto de estricta justicia porque, como lo hemos manifestado en más de una ocasión, Allende fue el precursor del “ciclo de izquierda” que conmovió América Latina (y el sistema interamericano) hasta sus cimientos a partir de finales del siglo pasado.
Las experiencias vividas en Venezuela con Hugo Chávez, en Ecuador con Rafael Correa, en Bolivia con Evo Morales en donde se recuperaron los recursos naturales tienen en el gobierno de Allende un luminoso precedente en la nacionalización de la gran minería del cobre en manos de oligopolios norteamericanos, en la nacionalización de la banca, la expropiación de los principales conglomerados industriales y la reforma agraria. Teniendo en cuenta las condiciones de esa época, comienzos de los años setenta, lo que hizo el gobierno de la UP fue una proeza en un país rodeado de dictaduras de derecha y atacado con saña por Estados Unidos.
De estricta justicia, decíamos, porque Allende fue un hombre extraordinario de Nuestra América. Un socialista sin renuncios, un antiimperialista sin concesiones, un latinoamericanista ejemplar. Cuando Cuba padecía de un aislamiento casi completo y el Che iniciaba su última campaña en Bolivia Allende asumió nada menos que la presidencia de la Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS) para apoyar a la Isla rebelde y al Comandante Heroico.
Era por entonces Senador por su partido, y ya entonces fueron muchas las voces que se alzaron para reprocharle por su incondicional apoyo a la isla caribeña y a la insurgencia que brotaba no sólo en Bolivia de la mano del Che sino en casi toda América Latina. Yo vivía en Chile en esos años y fui testigo de la campaña de difamaciones, agresiones, insultos y escarnio que se descargó en su contra.
El diario El Mercurio, una de las expresiones más indignas del periodismo latinoamericano –en realidad, no es periodismo sino propaganda y nada más- lo atacaba a diario en sus páginas políticas y en sus opiniones editoriales, invariablemente acompañadas por una caricatura que reproducía al líder socialista en la carta del rey (K) en el naipe de póquer, la mitad superior empuñando una metralleta y sosteniendo en sus manos la campana de Senado en la mitad inferior. El mensaje era clarísimo: Allende no era sino un guerrillero castrista que se había puesto la piel de cordero de un demócrata y que desde su posición en el Senado engañaba a chilenas y chilenos.
Este también era el diagnóstico de la CIA, que detectó tempranamente el peligro que su figura representaba para los intereses de Estados Unidos. Ya en la campaña presidencial de 1964 la agencia había movilizado grandes recursos para impedir el posible triunfo de la coalición de izquierda que lo postulaba para el cargo.
Documentos recientemente desclasificados demuestran que destinó para tales fines 2.6 millones de dólares para financiar la campaña de Eduardo Frei, paladín de la Democracia Cristiana y la malhadada “Revolución en Libertad” que se proponía como la alternativa a la Revolución Cubana.
Y otros 3 millones para financiar una campaña de terror en donde la figura del dirigente socialista era presentada como la de un monstruo que enviaría niños chilenos a estudiar a Cuba o a la URSS y acusaciones por el estilo. En total, unos 45 millones de dólares si los computamos a su valor actual.
De lo anterior se desprende con meridiana claridad las razones por las que Washington se opuso desde la noche misma del 4 de Septiembre de 1970 a la posibilidad de que Allende asumiera la presidencia de la república. Había triunfado en la elección popular pero al no alcanzar la mayoría absoluta necesitaba ser ratificado como presidente por el voto del Congreso Pleno.
Su victoria era un resultado inaceptable en plena contraofensiva imperial, y el dinero invertido para frustrar la llegada de Allende a La Moneda fue mucho mayor que el canalizado para la anterior elección, aunque todavía no hay un consenso acerca de la cifra exacta. Estados Unidos se encaminaba hacia una derrota inapelable en Vietnam y había saturado el continente con dictaduras militares. Lo de Allende era un grito de guerra contra el imperio y para Washington esto era totalmente inadmisible. Había que acabar con él de cualquier manera.
Según la documentación de la CIA, el 15 de Septiembre de 1970, pocos días después de las elecciones, el Presidente Richard Nixon convocó a su despacho a Henry Kissinger, Consejero de Seguridad Nacional; a Richard Helms, Director de la CIA y a William Colby, su Director Adjunto, y al Fiscal General John Mitchell a una reunión en la Oficina Oval de la Casa Blanca para elaborar la política a seguir en relación a las malas nuevas procedentes desde Chile.
En sus notas Colby escribió que “Nixon estaba furioso” porque estaba convencido que una presidencia de Allende potenciaría la diseminación de la revolución comunista pregonada por Fidel Castro no sólo a Chile sino al resto de América Latina. En esa reunión propuso impedir que Allende fuese ratificado por el Congreso y que inaugurara su presidencia.
El mensaje tomado por Helms, a su vez, expresaba con claridad la visceral mezcla de odio y rabia que el triunfo de Allende provocaba en un personaje de la calaña de Nixon. Según Helms, sus instrucciones fueron las siguientes: “una chance en 10, tal vez, pero salven a Chile”; “vale la pena el gasto”; “no involucrar a la embajada”; “no preocuparse por los riesgos implicados en la operación”; “destinar 10 millones de dólares para comenzar, y más si es necesario hacer un trabajo de tiempo completo.”; “Mandemos los mejores hombres que tengamos.”; “En lo inmediato, hagan que la economía grite. Ni una tuerca ni un tornillo para Chile;” “En 48 horas quiero un plan de acción.”
Y eso fue lo que ocurrió, desde el asesinato del general constitucionalista René Schneider hasta el reclutamiento de grupos paramilitares cuyas acciones terroristas eran adjudicadas a fantasmales brigadas de izquierda, mismas que la prensa canalla de la época, con El Mercurio a la cabeza, propagaba con fervor para alimentar la creencia de que el triunfo de la Unidad Popular era sinónimo de caos, destrucción y muerte en Chile.
Pero la intervención de Estados Unidos contemplaba también presiones diplomáticas, el desabastecimiento programado de artículos de primera necesidad para fomentar el malhumor de la población, la organización de sectores medios para luchar contra el gobierno (caso del gremio de camioneros, entre los más importantes) y la canalización de enormes recursos para financiar a los revoltosos y atraer a la oficialidad militar a la causa del golpe.
Si miramos el panorama actual de América Latina y el Caribe veremos que poco o nada ha cambiado. Por eso es necesario volver a estudiar minuciosamente lo ocurrido en el Chile de Allende. La actuación del imperialismo en los países de Nuestra América, y especialmente en la vanguardia formada por los países del ALBA-TCP, no difiere hoy de los mismos lineamientos que la CIA y las otras agencias del gobierno estadounidenses aplicaron con brutal salvajismo en el Chile de Allende.
Sería ingenuo pensar que hoy, en la Oficina Oval de la Casa Blanca, Donald Trump convoque a sus asesores para elaborar estrategias políticas distintas a las utilizadas para derrocar y causar la muerte de Allende. El manual de operaciones de la CIA y otras agencias de inteligencia del gobierno de Estados Unidos para hacer frente a las resistencias que se alzan en contra del imperialismo y para derrocar gobiernos dignos, que no se arrodillan ante el mandato de la Casa Blanca, no ha cambiado mucho en los últimos cincuenta años.
Esto es verdad, como lo estamos viendo en los casos de Venezuela y Nicaragua. Informaciones incuestionables demuestran la estrecha vinculación entre los liderazgos de la oposición en esos dos países y los más sórdidos representantes de la derecha neofascista en Estados Unidos. Lo de la oposición venezolana es ya harto conocido. Pero datos muy recientes demuestran también la íntima vinculación existente entre los radicalizados opositores de Daniel Ortega y los organismos de inteligencia y fuentes financieras de la derecha en Washington.
Que quienes se oponen al sandinismo no tengan empacho alguno en fotografiarse con personajes tan impresentables desde el punto de vista de la democracia como Ted Cruz, Marco Rubio e Ileana Ros-Lehtinen, personeros de la mafia anticastrista de Miami, arroja un baldón insanable sobre los supuestos demócratas nicaragüenses. Si realmente quisieran la democracia en su país, como propalan a los gritos, jamás deberían haber acudido a la madriguera de aquellos terroristas amparados por el Congreso y por sucesivos gobiernos de Estados Unidos.
Como lo decía el canto de Violeta Parra, “el león es sanguinario en toda generación.” El imperio no cambia. En su inexorable proceso de decadencia y descomposición se tornará cada vez más violento y criminal. Hoy, a casi medio siglo de la gran jornada que iniciara Chile de la mano de Salvador Allende no olvidemos las lecciones que nos deja su paso por el gobierno y no bajemos la guardia -¡ni por un segundo!- ante tan perverso e incorregible enemigo, cualesquiera sean sus gestos, retóricas o personajes que lo representen. Y tengamos en cuenta que aquellos que acuden a la Roma americana para buscar apoyo diplomático, cobertura mediática, dinero y armas para derrocar a sus gobiernos jamás podrán dar nacimiento a algo bueno en sus países.

16
Sep
18

uruguay y el golpe fascista

BORDABERRY APROBÓ ESTA SALVAJADA FASCISTA  CONTRA MENORES…

LA CAUSA DE TREINTA Y TRES

“Nos controlaba un médico para ver hasta cuándo podíamos recibir la tortura”
LARED21 conversó con Alicia Fernández, Jesús Cenández, Mabel y Marisa Fleitas, denunciantes de la causa de detenciones y torturas a menores de edad en el departamento de Treinta y Tres en el año 1975.

entrevista: Ana María Mizrahi / Periodista en LARED21 y presentadora del programa de televisión INFOTNU

En su libro Crónica de una Infamia (2015) el periodista uruguayo Mauricio Almada cuenta que “El miércoles 30 de abril de 1975, apareció en los diarios uruguayos un comunicado del Comando General del Ejército, en donde se decía que había sido descubierta la actividad ilegal de jóvenes integrantes de la Unión de Juventudes Comunistas (UJC) en el departamento de Treinta y Tres. Allí se hacía referencia a un campamento en el que, según decía el comunicado oficial, vivieron en total promiscuidad, los intercambios de parejas fueron moneda corriente y algunas jóvenes realizaron competencias de índole sexual”.
Luego señala “La dictadura había lanzado a comienzos de abril de 1975 una ofensiva sobre la UJC en Treinta y Tres. El operativo militar, ordenado por el general Gregorio Álvarez, fue fulminante y casi ninguno pudo escapar. Esos adolescentes fueron sometidos a diferentes torturas, como plantón, submarino, picana, quemaduras, colgamiento y golpes de distinto tipo”.

En octubre de 2011, en el Juzgado de Treinta y Tres, 20 de aquellos 39 jóvenes detenidos en Treinta y Tres, se presentaron ante la justicia del departamento para denunciar los hechos ocurridos en 1975.
Recientemente, el fiscal Ricardo Perciballe solicitó que sean conducidos 4 militares retirados, involucrados en esta causa.
LARED21 conversó con Mabel Fleitas (tenía 17 años, en la actualidad 60, casada, bibliotecóloga), Marisa Fleitas (tenía 13 años hermana de Mabel, tiene 57 años, casada, empleada) Alicia Fernández (tenía 17 años al igual que Mabel, tiene 60 años, divorciada, enfermera) y Jesús Cenández (tenía 14 años, en la actualidad 58 años, trabajador agrícola).
Hace unos días, el Semanario Búsqueda publicó que varios abogados defensores de militares acusados de delitos cometidos durante la dictadura, piden que se declaren nulos los juicios con el argumento de que la fiscalía especializada y encabezada por el Fiscal Ricardo Perciballe no tiene potestades para convocarlos. ¿Cómo ven esta situación?
Mabel Fleitas: desde que comenzaron las denuncias de estos casos, siempre tuvieron intenciones de “negar” la tortura, la cárcel, la muerte y las desapariciones, colocando la “duda” sobre la legalidad de las acciones de la propia justicia. La idea es instalar esa “duda” en la sociedad sobre la legalidad de las acciones, en este caso de la fiscalía. Sería muy positivo que el Poder Ejecutivo, Legislativo y el propio Poder Judicial tomaran nota y le respondieran al Centro Militar y a sus defensores.
¿Cómo fue presentar la denuncia en 2011?

Alicia Fernández: en octubre de 2011, fuimos a declarar 20 de los 39 jóvenes que sufrimos los hechos ocurridos en Treinta y Tres en 1975. Fue muy removedor, y pasaron más de 40 años y no se ha hecho nada. No hemos logrado llevarlos a juicio, ni siquiera que alguna vez fueran a declarar por lo que hicieron.

De izquierda a derecha, Jesús Cenández, Marisa Freitas, Ana María Mizrahi (centro), Mabel Freitas y Alicia Fernández. Foto: Carlos Loría
En el caso de Ustedes eran de los más chicos tenían 13 y 14 años. ¿Verdad?
Fuimos tratados como adultos, incluso como “militares” y éramos niños
Marisa Fleitas: en abril de 1975 (me sonrío) porque lo conté tantas veces, que ya perdí la cuenta, fuimos detenidos por la Comandancia del Batallón de Infantería Nº 10. En total éramos 40 jóvenes de entre 13 a 18 años, en su mayoría de la Unión de Juventudes Comunistas, había de otros sectores aliados en la lucha contra la dictadura. Hay algo que siempre quisimos destacar, porque fue utilizado por los militares de la época para después sacar un comunicado que difamaba “nuestra moral” y dijeron que habíamos sido detenidos en un “campamento”, cuando en realidad fuimos sacados de nuestros hogares, por la calle y algunos los fueron a buscar a los centros de estudios. Fuimos encapuchados, controlados por el médico “Hugo Díaz Agrelo” para ver hasta cuando podíamos resistir la tortura. Y como a miles que resistieron la dictadura, que eran parte del Partido Comunista o de otros grupos del FA, fuimos torturados salvajemente y “violados” todos nuestros derechos humanos, y en nuestro caso “derechos del niño”. Muchos de nosotros éramos niños, incluso se nos impidió estudiar. Cuando algunos fuimos liberados, lo primero que hicimos fue ir al liceo y se nos impidió ingresar a los centros de estudio, y participar en actividades sociales, culturales o educativas de nuestro pueblo. La mayoría tuvimos que irnos, otros permanecieron muchos años presos en los “penales” de Libertad y Punta de Rieles habiendo pasado antes por cuarteles de Melo, Paso de los toros, Rocha, y 5 compañeros y 9 compañeras fueron traídos a Montevideo, al Consejo del Niño, y fueron internadas en el Hogar Yaguarón. Ellos fueron traslados en una madrugada de mayo, nuestras madres habían ido a llevarles ropa y comida, luego de haber padecido torturas e incomunicación, ya que mientras estuvimos detenidos no se nos permitía recibir visita de nuestros padres, tampoco dejaban que nos visitara un abogado. Fuimos tratados como adultos, incluso como “militares” y éramos niños. Los únicos jueces que nos interrogaban eran jueces militares. Recuerdo a los jueces Héctor Rombis y Libio Camps (ambos fallecidos) y luego visitaban a los compañeros que habían sido trasladados al Consejo del Niño, los visitaban en forma periódica en los centros de reclusión.
En una ciudad pequeña del interior, como lo es Treinta y Tres ¿Cómo fue para ustedes?
(En la represión) siempre denunciamos al Ejército y la policía también participó
Mabel Fleitas: Fue un golpe tremendo si bien sabíamos lo cruenta que era la dictadura y ya habían caído otras organizaciones, gente que pertenecía al MLN o al PCR, y sabíamos de la crudeza de la tortura en los cuarteles, en la propia Jefatura (de Policía de Treinta y Tres). Siempre denunciamos al Ejército y ahí también participó la policía, no solo personal masculino sino también femenino y civiles. En ese departamento hubo de todo, muertes de jóvenes, uno en particular Mario Eguren (19 años) pertenecía al MLN y lo asesinaron en la calle. Luego, el Ejército fue el que tomó la decisión de aniquilar a las fuerzas políticas, y en particular las de izquierda, los sindicatos, la población organizada. En el caso nuestro, nos llevaron al Cuartel de Treinta y Tres en 2 oportunidades, siendo menores de edad, no siempre lo mencionamos. A pocos meses del golpe del ´73, en Treinta y Tres cayeron menores de edad, que fueron salvajemente torturados. Esos compañeros no han denunciado, nosotros sabemos quiénes son y lo que sufrieron, algunos de ellos eran menores en el ´73 y seguían siéndolo 2 años después. Lo que nos sucedió hizo que nos fuéramos del departamento (Treinta y Tres) por persecución, por discriminación y porque no pudimos seguir estudiando, porque no podíamos entrar a ningún centro ni público ni privado, ni siquiera podíamos ir a una plaza de deportes.

¿Cómo fue para ti y tu familia?
La dictadura quiso ensuciarnos diciendo que hacíamos “orgías sexuales” fue terrible
Alicia Fernández: fue bastante trágico, somos una familia numerosa, caímos 4 hermanos, una se tuvo que ir al exilio en México. Mientras estábamos presos en el cuartel, mi mamá estaba internada esperando al último de nosotros, y por todo lo que estaba pasando casi lo pierde, y mi padre se hizo cargo de todo. Iba y venía. Hay que recalcar que la familia siempre estuvo de nuestro lado, pero lo más cruento es como (la dictadura) quiso ensuciarnos, diciendo que hacíamos “orgías sexuales”, fue terrible. En ese año de la Orientalidad (1975) el Presidente Bordaberry, que apoyaba el accionar militar, empezó a decir que luchaban contra las malas costumbres de los jóvenes, ellos decían que la “moral y las buenas costumbres” sirvieran para mejorar. Fue terrible, al punto que nos fuimos del pueblo.
¿Y en tu caso?
Jesús Cenández: todos éramos muy chicos, en aquellos tiempos que no teníamos internet, que no había muchas cosas que hoy sí hay, pero nosotros pensábamos diferente y veíamos lo que pasaba en nuestras casas, pero también afuera. Nosotros después de eso maduramos, nos cambió la vida.
¿Te quedaste en Treinta y Tres?
Jesús Cenández: me quedé un tiempo más, lamentablemente no tenía como irme, pero cuando pude me fui. La persecución era brutal, no podías ir a ningún lado, te seguían, había un “tipo” que le decían “goma” porque te pegaba con una “goma”. No tenías vida. Mi padre era retirado militar, mi viejo nunca nos negó, nunca tiró para atrás, con la cabeza en alto, pero nos cortaron todos los víveres porque vivíamos de la cantina del cuartel y de una pensión miserable. A él no lo dejaban acercarse ni a dos cuadras del cuartel.
Incluso los acusaron de contraer enfermedades venéreas. Hay documentos que demuestran que era falsa dicha acusación.
(Esta operación) fue “craneada” por Gregorio Alvarez y Julio César Vadora
Marisa Fleitas: El comunicado nos acusaba de mantener “relaciones sexuales en forma promiscua”, que habíamos contraído enfermedades de “transmisión sexual”. Para eso a muchos compañeros les inyectaron penicilina sin autorización y a los menores que fueron internados en el Hogar Yaguarón fueron examinados y los médicos comprobaron que “eran vírgenes”, nunca habían mantenido relaciones, ahí se descartó la mentira atroz publicada en El País, La Mañana, El Día, el Diario, todos los medios que estuvieron al servicio de la dictadura. Esto fue “craneado” por los más altos mandos militares (encabezados por Gregorio Goyo Alvarez). Esto lo cuenta muy bien el periodista (uruguayo) Mauricio Almada en su libro “Crónica de una infamia” (2015)
¿Cómo fue la sociedad de Treinta y Tres con ustedes, había miedo?
Mabel Fleitas: Fue ambiguo, hubo personas, principalmente adultos, que creyeron “la patraña” que buscaba destruirnos moralmente, sin embargo entre los jóvenes fue diferente. Salvo algunas personas, incluso jóvenes influenciados por su propia familia, vaya uno a saber, que tuvieron la actitud de replegarse y no continuar con la relación que tenían con nosotros, hasta los propios militares en el proceso de elaboración de la “patraña”, ellos mismos nos contaron que habían reunido a un grupo de jóvenes que venía a ser la clase media alta del departamento para informarles del “insuceso” con nosotros, eran todos jóvenes que nos conocían y les informaron de esta “patraña”, la mayoría de los jóvenes se levantaron y se fueron. Ellos (los militares) estaban asombrados, incluso como reprimenda nos decían hasta donde han llegado ustedes que hasta los hijos de buenas familias y buenas costumbres les creen a ustedes y no a nosotros. Insisto contado por ellos mismos.
¿Cómo fue la decisión de recurrir a la justicia y vuestras expectativas?
Cuando te quedas solo en tu intimidad, la cabeza vuelve hacia atrás, ves la cara de los gurises que estaban allí, volvés a escuchar los gritos
Alicia Fernández: Nuestra denuncia viene hace mucho tiempo, han pasado años y no hemos tenido respuesta. Es una impunidad, están protegidos, son intocables, una persona comete un delito, los cita el juez y concurre, está gente no concurre, no se presentan. Me pregunto: ¿no tenemos respaldo del gobierno? ¿No tenemos respaldo de la justicia? ¿Nunca habrá justicia para nosotros? Es muy cruel.
Jesús Cenández: Cuando me llamaron y me plantearon estuve de acuerdo. Además nosotros nos vamos a apoyar siempre. Aunque a veces pasamos tiempo sin vernos, tenemos un lazo que nos une. A veces me siento mal y llamo a Mabel (Fleitas) que me habla como una “madre”. Tenemos que hacerlos, hasta ahora a veces tenemos “pesadillas” con lo que nos pasó. Cuando te quedas solo en tu intimidad, la cabeza vuelve hacia atrás, ves la cara de los “gurises” que estaban allí, volvés a escuchar los gritos. Tenemos que lograr la “paz interna” de que por lo menos se hizo algo.
Hasta el día de hoy, los militares son empresarios, terratenientes han vivido a costa del pueblo uruguayo, cobrando jubilaciones que todos los uruguayos tenemos que seguir pagando.
Marisa Fleitas: hicimos la denuncia patrocinados por la Comisión de Derechos Humanos del FA, nos pusieron un abogado y creo que tenemos que agradecerlo. También le tenemos que agradecer a los trabajadores uruguayos que pusieron el cuerpo y la sangre, en defensa de la democracia y de los derechos humanos. El PIT CNT creó el Observatorio Luz Ibarburu, hoy hay equipo de abogados, encabezados por el Dr. Pablo Chargonia. Eso es gracias a los trabajadores organizados de nuestro país. A nosotros nos pasó lo que nos pasó, por querer defender la democracia y a las organizaciones sociales el derecho a estar sindicalizados y tener militancia política. Existe una Ley de “Impunidad” y hoy no hemos alcanzado la justicia, se han dado muchos pasos desde que llego el gobierno del FA. Es justo reconocerlo y ver lo conquistado. El Ejercito cuando fue largado a la calle, y pienso en la campaña del Senador Larrañaga que quiere sacarlos a la calle para “vivir sin miedo”, lo que supuso (militares en la calle) fue terror, y terrorismo de Estado y sufrimiento para muchos uruguayos, desaparición y robos incluso (los militares) se enriquecieron con lo robado a la gente que llevaron presa y al Estado y hasta el día de hoy, los militares son empresarios, terratenientes, han vivido a costa del sufrimiento del pueblo uruguayo cobrando jubilaciones que todos los uruguayos tenemos que seguir pagando. El pueblo uruguayo tendría que meditar sobre este tema, y vernos nuevamente a nuestros jóvenes enfrentados en la calle persiguiéndolos y quitándoles la libertad, la libertad que los jóvenes tienen hoy y más allá que vivimos en una sociedad injusta y con limitaciones económicas, pero las garantías las tenemos gracias a ese país y a esa sociedad que tanto sufrimiento costo.

15
Sep
18

frente amplio de uruguay

POMPITA, UN ESPEJO DEL OLIGARCA MACRI.

Macri: El más cínico, el más bobo, el más corrupto

escribe: Alberto Grille 

Los sucesos que vienen desarrollándose en Argentina y en Brasil confirman rotundamente que lo peor que le podía pasar a nuestro país es que en las elecciones de 2019 triunfen los partidos y sectores afines a la ideología neoliberal, oligárquica y corporativista que domina a los gobiernos de Argentina y Brasil.

Mientras que en Brasil tienen que desconocer directamente a la Justicia para mantener preso al candidato más popular, Luiz Inácio Lula da Silva, y permitir que continúe gobernando un grupo de siniestros empresarios empeñados en desguazar lo que queda del Estado para beneficiar sus propios intereses mientras militarizan el país; en Argentina, en el marco de un crescendo de la crisis económica provocada por sus medidas económicas (como la “urgente” eliminación de las retenciones a las exportaciones agropecuarias, que ahora se ha visto obligado a reimponer, si bien en forma más atemperada y presuntamente acotada), el conjunto de oligarcas pitucos comandado por Mauricio Macri hace como que va a cambiar, pero no solo mantiene sus principales funcionarios de mayor confianza (en particular el impasible Marcos Peña y Nicolás Dujovne), sino que no toma ninguna medida de auténtica solución económica y sus instrumentos se limitan a rogar más fondos y más rápido al Fondo Monetario Internacional, y subir la tasa de interés a un impagable 60%, mientras el dólar sube un 114% en lo que va del año, y la inflación (que superará el 48% anunciado por el ministro) corroe los ingresos de trabajadores, jubilados y sectores vulnerables. Por supuesto, los exportadores (y los que tienen sus fortunas en moneda dura en el exterior, como el presidente Macri y la mayor parte de sus ministros) ven aumentados fabulosamente sus patrimonios, mientras la población pauperizada ya organiza piquetes en los que ya ha habido muertes.
Así es la lógica de estos CEOs puestos a gobernar directamente el país, prescindiendo del personal político, como ocurre en el caso de Donald Trump y como ocurriría en Uruguay si gobernara el tándem Luis Lacalle Pou–Ernesto Talvi. Este último, dicho sea de paso, visitó a Macri y Dujovne el 30 de agosto y manifestó que “sus medidas son las adecuadas” y que constituyen “un equipo formidable”. Ya sabemos lo que ocurriría si este “batllista” (al estilo de Ramón Díaz y sus Chicago Boys) tuviera alguna injerencia en el poder, en alguna eventual alianza de sectores de derecha. Que nadie piense que esta gente cree que Macri y Temer gobiernan mal. Todo lo contrario: la desigualdad y el desempleo (que bajan los salarios mientras aumentan sus riquezas) y la crisis polarizante constituyen la base de su modelo de gobierno: así fueron los colorados por lo menos desde Jorge Pacheco Areco, y ese fue el modelo que quiso imponer Luis Alberto Lacalle Herrera, ideólogo del enfrentamiento del Filtro, que lo iba a convertir en el sucesor natural del Bocha.
Para la oligarquía es todo ganancia pero no así para la gente común, incluyendo las clases medias. Repasemos el drama argentino.

Las cosas por sus cifras
Christine Lagarde recibió a Nicolás Dujovne, pero no hay más dinero para la Argentina. Donald Trump tuiteó dos veces que apoya al gobierno de Macri pero no movilizó un dólar. Justo es decirlo, nada evoca el gesto de George W. Bush hacia Jorge Batlle en el año 2000. No hay confianza en el gobierno argentino. Ni la gente, ni “los mercados” (nombre que se da a los grupos de poder económico real) confían ya en el gobierno argentino debido al descontrol del mismo sobre la economía.
Tras una serie de jornadas de escalada imparable, el dólar cerró el martes a $A 39,79 (con picos de $A 47); y la respuesta gubernamental fue pedir más adelantos al FMI, subir la tasa del Banco Central a un imposible 60%, y anunciar un mayor ajuste fiscal. Si este rumbo continúa ya sabemos lo que le espera al gobierno de Macri y, desgraciadamente, a la Argentina y sus vecinos.
El dólar, la variable fundamental en nuestra región, cerró el martes (después de la consabida venta de última hora por parte del Banco Central de la República Argentina, BCRA) a $A 39,79 -luego de tener picos de $A 47- lo que significa una devaluación de 40,6% en lo que va de agosto y de 113,9%, teniendo en cuenta que la divisa cerró a $A 18,60 al 31 de diciembre de 2018.
Nada indica que esta espiral no continúe indefinidamente cuando, terminada la confianza, toda la liquidez se dirige a la divisa norteamericana. Esta espiral a la larga favorecerá la competitividad de la economía argentina, mejorando sus exportaciones y su turismo, en detrimento de los nuestros.
Debe señalarse que el Real se devaluó un 22% en lo que va del presente año, en tanto que nuestro país depreció su moneda nacional un 13%. Argentina fue nuestro quinto comprador de bienes en 2017, y representa el 81% de los turistas que nos llegan del exterior.
El “riesgo país” de Argentina subió nuevamente a 783 puntos básicos, o sea que si los mercados financieros le prestaran a Argentina (y no lo hacen, por lo que su gobierno recurre solamente al FMI), a la tasa debe adicionarse 7,83%.
La primera medida del presidente fue solicitar la reformulación del acuerdo standby con el FMI, adelantando los desembolsos. Obviamente es para poder atender los compromisos ya asumidos, un gesto desesperado.
Con el FMI se comprometió llegar a un déficit fiscal primario de 2,7% por ciento del PIB para 2018 y 1,3% por ciento para 2019, variables alcanzables solamente al precio de un ajuste fiscal que sería políticamente y socialmente intolerable. También se comprometió una inflación de 32% para 2018, cuando la oficial llegó ya a 35,5%.
La segunda gran medida tomada el martes 30 de agosto fue llevar la tasa de interés del BCRA a 60%, para contrarrestar la fuga hacia el dólar y frenar la inflación. Cabe consignar que se trata de una tasa totalmente impagable para cualquier actividad lícita, e incluso debe serlo para cualquier actividad ilícita. No hay economía que pueda trabajar, y menos crecer, con semejante costo del dinero.
Los grandes empresarios, como José Ignacio de Mendiguren y Cristiano Ratazzi, entre muchos, que el martes 2 se reunieron en el Council of the Americas, criticaron fuertemente la totalidad de las medidas y exigieron “cambios profundos”.
Las previsiones de crecimiento, que ya se habían vuelto negativas, fueron fijadas en una caída del PIB de Argentina del 2,4% del PIB por el propio Nicolás Dujovne, quien previó también una inflación de 42%.

El futuro y los vecinos
Es verdad que este escenario no ocurre despegado de otros acontecimientos: el contexto externo se ha complicado para América Latina con la apreciación del dólar y la suba de las tasas de interés impulsadas por la administración de Donald Trump, que aspiran los capitales de regiones inestables como la nuestra. Asimismo, Argentina está envuelta en un alud de escándalos de corrupción que afectan al kirchnerismo y al macrismo, y que obviamente llevan a desconfiar de todo el sistema político.
Pero ninguno de estos factores elimina la responsabilidad del gobierno de Mauricio Macri, cuyo carácter oligárquico, corporativo, primarizador y voraz por definición; su falta de sentido de la realidad, y hasta la falta de sentido del peligro para tomar medidas que “sorprendan a los mercados” (como le aconsejan sus periodistas obsecuentes, apuntando al alejamiento de Marcos Peña) lo hace total responsable de esta carrera hacia el vacío, que nuevamente asombra al mundo y aterroriza a la región.
Esa carrera que nos arrastra a nosotros, porque atraso cambiario, devaluaciones regionales sin contrapartida, y confianza ilimitada en nuestras propias posibilidades no son buenos consejeros, cuando estamos en medio de la negociación de la última Rendición de Cuentas de esta Administración y a meses de una feroz campaña electoral.
El gobierno uruguayo, protegido por su seriedad y sus fortalezas, hace todos los esfuerzos por despegarse de la debacle argentina, devaluando suavemente y protegiendo en lo posible el turismo. Las inversiones sabrán dónde acudir en la región, viendo lo que ocurre en Argentina y Brasil.
Mientras tanto, la oposición clama por ajustes fiscales como los de Macri y Temer, porque esa es la política que quieren.
Una política que por todos los medios debemos evitar que llegue al gobierno en 2019.

14
Sep
18

Joseph Stiglitz Nobel de Economía …

NO SE PODRÁ DECIR QUE ES UN PERONISTA DE LOS CFK … ES UN YANKY DE PURA CEPA

Joseph Stiglitz, Nobel de Economía, sobre la crisis de Argentina: “Las medidas de austeridad ralentizarán la economía e impondrán un alto costo en la gente”

escribe: Gerardo Lissardy  / BBC News Mundo, Nueva York

Joseph Stiglitz cree que “hay mucho optimismo irracional, tanto de parte de los prestatarios como de los prestamistas” de Argentina
El premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz lanza un consejo para el presidente argentino, Mauricio Macri: debería pensar en reestructurar la deuda del país.
“Si eso excluye a Argentina de los mercados internacionales, que probablemente no lo hará, puede que no sea tan malo”, sostiene el estadounidense Stiglitz en entrevista con BBC Mundo.
Argentina vive una nueva crisis económica con una gran devaluación del peso y una subida de las tasas de interés al 60%, la más alta del mundo. El país teme que aumente la inflación, la incertidumbre y sobrevuela de nuevo el fantasma del default o cesación de pagos.
Macri ha recurrido a la ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI), pero de momento no ha insuflado confianza en la economía.
3 claves que explican qué está pasando con la economía en Argentina (y cómo puede afectar al resto de América Latina)
A juicio de Stiglitz, quien fuera economista jefe del Banco Mundial, los errores del pasado de Macri limitan su margen de acción y los costos de las medidas de austeridad que busca imponer podrían ser demasiado grandes sin un reper-filamiento o hasta una posible quita en la deuda.
 

“Este es un problema particular para Argentina, pero una gran crisis para Argentina podría claramente afectar a los otros países (de la región) a través de varios canales”, advierte.
Por qué hay hambre en Argentina si se produce comida para 440 millones de personas (10 veces su población)
Lo que sigue es un resumen del diálogo que Stiglitz mantuvo con BBC Mundo tras participar de un evento organizado por la Comisión Independiente para la Reforma de la Fiscalidad Corporativa Internacional (ICRICT) en Nueva York.
Usted recomendó en junio (en un artículo junto al economista Martín Guzmán) cambios en la política macroeconómica argentina. ¿Qué piensa sobre las medidas que está aplicando el gobierno?
Lo que escribí originalmente es que Macri, cuando llegó, confió demasiado en la idea de que habría un ingreso de capital de inversión extranjera. Y cometió un gran error al recortar los impuestos a la exportación, que eran una importante fuente de ingresos, al aumentar el déficit, el monto que tenía que tomar prestado, el costo de los alimentos, y reducir los salarios reales de los trabajadores.
Acabamos de hablar en una conferencia sobre la importancia de la desigualdad, y esa fue una medida que aumentaba la desigualdad porque reduce los impuestos a algunos de los argentinos más ricos y el precio lo pagan algunos de los más pobres.

“Macri, cuando llegó, confió demasiado en la idea de que habría un ingreso de capital de inversión extranjero”, sostiene Stiglitz.
No he seguido todo lo que ha hecho, pero por lo que he visto, ahora subió impuestos a exportaciones como parte de un paquete nuevo. Si lo hubiera hecho originalmente, no estaría en la situación extrema que está ahora. Así que ese es un movimiento en la dirección correcta.
Nuestra opinión también era que una parte crítica del error fue el enfoque excesivo en las metas de inflación…
Y que se estaba atrayendo más capital especulativo…
Exacto. Los tipos de interés excesivamente altos atraen capital que viene por algún tiempo y luego se va.
Lo que me preocupa es que una vez que se crea una crisis, como parecen haberlo hecho estas políticas de mala gestión de una forma previsible, el margen de maniobra está muy limitado.
Las medidas de austeridad que parece estar imponiendo obviamente ralentizarán la economía e impondrán nuevamente un alto costo en la gente común.
Otro instrumento es la reestructuración de la deuda.
¿Usted recomienda eso como una opción?
Sí, creo que debes incluir la reestructuración de la deuda. De lo contrario, los costos que probablemente se impongan a través de la austeridad serían demasiado grandes. Hay mucho optimismo irracional, tanto de parte de los prestatarios como de los prestamistas.

Stiglitz cree que los “tipos de interés excesivamente altos” de Argentina atrajeron capital a muy corto plazo.
¿Sugiere algún tipo específico de reestructuración de deuda?
Espero al menos una necesidad, probablemente, de un nuevo reperfilamiento, lo que significa aplazar los pagos inmediatos. Pero sospecho, dada la magnitud de los errores económicos que se han cometido en los últimos años, que tendría que haber una quita en la deuda.
¿De nuevo?
De nuevo. Después de la crisis de 2001, hubo una filosofía de que Argentina debería evitar endeudarse mucho en el exterior. Y fue, no quiero decir una bendición, pero no una mala cosa que Argentina haya sido excluida de los mercados internacionales. Fue una especie de disciplina que hizo que Argentina enfrentara las realidades de las restricciones presupuestarias, no necesariamente hechas de la mejor manera, pero al menos evitó una post-crisis.
Los términos que Macri acordó con los “buitres”, el enorme obsequio después de que Argentina sacrificó tanto, creo que fue desmesurado y le planteó a Argentina un problema a futuro. Y luego los términos en los que pides prestado también son inquietantes.
Cualquiera del lado del prestamista debería haber hecho el tipo de análisis que yo y otros hicimos, darse cuenta de que tal vez no era algo bueno. Obtuvieron tasas de interés más altas, una prima de riesgo, y cuando te pagan más por la prima de riesgo tienes que enfrentar el riesgo. Ahora es el momento. Si eso (la reestructuración de la deuda) excluye a Argentina de los mercados internacionales, que probablemente no lo hará, puede que no sea tan malo.
¿Algún consejo a Argentina sobre su negociación con el FMI y qué errores evitar del pasado?
Los errores del pasado fueron una austeridad excesiva, la pérdida de autonomía económica nacional… Hay una enorme lista de condiciones que eran inapropiadas para un país en particular. La buena noticia es que en algunas negociaciones recientes han sido más flexibles. En el caso de Grecia, han sido los defensores más firmes de la necesidad de reestructuración.
Entonces uno tendrá que ver cuáles son las demandas particulares que impone el FMI.

Muchos argentinos se oponen al acuerdo con el FMI.
¿Hay posibilidades de un efecto contagio para el resto de la región, en América Latina? ¿O este es un problema particular de Argentina?
Este es un problema particular para Argentina, pero una gran crisis para Argentina podría claramente afectar a los otros países a través de varios canales. Y particularmente en este momento concreto porque los países de todo el mundo con grandes déficits de cuenta corriente, como Turquía, o grandes déficits presupuestarios enfrentan problemas.
Hay varios países, no voy a mencionar sus nombres, que creo que pueden estar maduros para una crisis. Si hay un par de ellas en un periodo corto, es un efecto multiplicador y podría crear una crisis en los mercados emergentes. Por otro lado, los problemas podrían permanecer localizados. En términos más generales, creo que hay preocupaciones.
¿Se refiere a países de América Latina o a mercados emergentes en general?
Mercados emergentes en general.

13
Sep
18

frente amplio de uruguay

LOS BLANCOS BARATOS DEL HERRERISMO Y SU CORTE NEOLIBERAL LARRAÑAGUISTA:

El Pompa y el punching-ball

Revista: Caras y Caretas

Con el criterio cuartelero de que lo que no se mueve se pinta de blanco y a todo lo que se mueve se le dispara, Luis Lacalle anunció lo que la derecha viene dejando claro que será su estrategia electoral: pegarle desde el vamos a todo candidato presidencial que emerja de filas frenteamplistas.

El anuncio no tendría nada novedoso, sino fuera porque viene a confirmar que esta nueva batalla electoral será de las más duras de los últimos tiempos.
Ya hemos escrito en otras ocasiones sobre Gene Sharp y su manual, titulado De la dictadura a la democracia; desde la Revolución de los colores, la Primavera árabe, la derecha política a nivel mundial ha aprendido que el desgaste sistemático, la siembra permanente de incertidumbres y la generación de desconfianzas cala en buena parte de la población, que luego las expresa en la apatía política y social o, en lo electoral, en aquellos procesos en que la contienda política aún se dirime en las urnas y se respetan sus resultados.
Pero es bien interesante ver este rasgo diferencial entre la estrategia política de los sectores progresistas en su lucha por acceder al gobierno y la derecha; porque cuando esta, a través de sus máximos exponentes, dice que la izquierda cuando era oposición hacia las mismas críticas, o falta a la verdad en forma deliberada o no se da cuenta de la diferencia fundamental.
Porque, por ejemplo, la mayor crítica dentro de las filas de izquierda, por parte de ciertos sectores, tenía que ver con el riesgo de la institucionalidad, es decir, que asumir puestos de responsabilidad en la institución burguesa podía hacernos desviar de los objetivos de fondo de transformación del sistema.
Paradojalmente, lejos de plantearse la destrucción de lo Institucional, se desarrolló más institucionalidad, que vino a mejorar la misma como herramienta para muchos de los planes y programas de corte social e incluso permitió el desarrollo de un capitalismo estancado en ciertos sectores.
Los cuestionamientos de la derecha traen otro sesgo, otro rasgo; nadie puede creer que ellos van a destruir lo que crearon, lo que erigieron durante décadas, pero en la medida que comprendieron que esas herramientas que antes estaban en sus manos pueden ser utilizadas para otros objetivos que no sean sólo defender los intereses de clase de los sectores dominantes o equilibrar la convivencia entre el capital y el trabajo, les urge generar al menos una suerte de vacío y capacidad de acción de la institucionalidad.

Barandas, impresoras y micrófonos
Hallaron en el Poder Judicial y en los grandes medios de prensa sus aliados estratégicos y sus operadores políticos no partidarios. El esquema es sencillo: mientras la gran prensa difunde hasta el hartazgo los cuestionamientos sobre la conducta de gestión de determinados dirigentes políticos, reitera una y otra vez la crónica roja y amplifica las críticas de la oposición, ya hay magistrados dispuestos a tomar de oficio o a recibir en la baranda de su sede los escritos de denuncias.
Esto tiene una primera expresión: se opina y juzga mediáticamente todo el tiempo con o sin proceso judicial; y si finalmente no hay méritos para una resolución de la Justicia, tampoco nadie se hará cargo de lo expresado públicamente.
Podemos aburrirnos de dar ejemplos de furibundas acusaciones públicas que sí debieron de ser motivo de actuación judicial de oficio, pero que siguieron navegando o perecieron en un océano de impunidad y no siempre había amparo de fueros parlamentarios.
Esa es la apuesta en la que, desde ya, Luis Pompita Lacalle deposita todas sus fichas; es la síntesis de lo que ha anunciado: pegó, pega y pegará por que cuenta con esa ventaja de que nadie saldrá a poner coto al desbocado. Y porque tienen el clima ideal para expresar los mayores dislates que se les ocurra; así los hemos visto manifestarse con total desparpajo, sosteniendo que la corrupción parece haber nacido a partir de 2004, como si nunca hubieran existido los Cambón y Braga de Lacalle, los Salomón Noachas de Sanguinetti, o Jorge Batlle nunca hubiese sido infidente, o no se siguieran investigando y procesado en la actualidad varios de sus correligionarios.
Verónica Alonso felicita a los venezolanos que votan en Uruguay, al tiempo que niega el voto a los uruguayos que residen en el extranjero; Javier García puede acusar a la izquierda de atentar contra su sede, utilizando un lío interno de braguetas y polleras.
Todos los que felicitaron y cantaron albricias a Macri ahora se hacen los desentendidos.

Nike training
Cierto que a la aporreada reacción uruguaya a esta práctica de desgaste sistemático les permitió reencontrarse con el descontento y la histeria de los sectores dominantes y metamorfoseadas clases medias, que, aplaudiendo desde sus poltronas las movilizaciones fuera de fronteras, asumieron su papel y salieron a la calle a manifestarse.
Desde 2004, por lo menos, la derecha venía oteando la posibilidad de que ese espacio público que la izquierda venía abandonando paulatinamente en una suerte de reacción casi suicida, no lograba ocuparlo con sus huestes.
Cual ejercicio diario para fortalecer músculos y reducir panzas, la suerte de algunas condiciones generadas en cierto detenimiento de la economía, errores de gestión y la presencia de nuevas e impactantes formas de delincuencia les permitieron a los sectores de oposición avanzar sobre el espacio público.
En esto también Lacalle está engolosinado; sabe que, aunque quiera, no tienen la capacidad de generar movilizaciones como en Venezuela, Nicaragua, Honduras, Paraguay, Brasil, o de esperar resultados de tal subversión jurídica e institucional como en muchos de los países mencionados.
Seguramente se imagine un proceso más parecido al argentino, y en ese sentido sigue apostando a las movilizaciones que cada tanto bajan y suben de intensidad, porque en el fondo no se sostienen por sí mismas; pierden fuerzas los autoconvocados y el impulso a cuanto plebiscito ande en la vuelta no le permite asentarse en una estrategia de movilización hasta el día electoral; Luisito no es inteligente, pero no es tonto. No es por apatía que no se ha subido a recoger firmas por los temas de inseguridad, la ley de riego o el fracasado intento contra la inclusión financiera.

Como pompas de jabón
¿A qué otro sitio lo puede llevar el viento a Luis Lacalle que no sea el lugar donde pueda demostrar sus dotes para hacer la bandera o aporrear el punching-ball?
Los golpes son la única estrategia política cuando en todos los elementos de debate de una futura campaña electoral perdés o quedás al mismo nivel.
Está difícil tragarse ese discurso de defensor acérrimo de los manejos de los fondos públicos cuando cotidianamente tus correligionarios siguen, en el presente, siendo investigados y procesados por, entre otras cuestiones, evasión de aportes, construcción de empresas fantasmas o fachadas financieras.
Es poco serio que ofrezca terminar con el recreo de la delincuencia en Uruguay cuando ni siquiera ha sido capaz (por suerte en este caso, permítame la ironía) de ponerse de acuerdo, filas adentro de su partido, sobre cómo encarar el tema, por no mencionar la vidriosa situación de su asesor en temas de seguridad, defensor de importantes delincuentes.
No tiene chance de hablar de inconstitucionalidades y orden jurídico quien es hijo del expresidente con mayores declaraciones de leyes inconstitucionales y cuyos asesores jurídicos, por ejemplo en el tema Ancap, han debido de ser expulsados de las salas judiciales.
Sólo las palmas del pésimo sector empresarial, de los que pagan en negro, lloran por los aportes y conspiran contra la sindicalización de los trabajadores y se van de la ronda de salarios pegando un portazo, puede esperar Luisito en un debate con Murro.
Ofendería la inteligencia de cualquier ciudadano, en cualquier lugar del mundo, imaginarlo debatir de desarrollo industrial y el futuro de la aplicación de nuevas tecnologías con Carolina Cosse.
Sólo recibiría un “¡Arriba, Luisito!” de su tocayo Almagro si se pusiera a debatir sobre política internacional.
Sería un elemento diferencial poder agitar su cabellera ante el Pelado Daniel Martínez; en materia de propuestas programáticas con pienso en el país, está más pelado que el actual intendente.
Por eso su única estrategia es hacer de cada oponente un punching-ball, amparado en la impunidad, justificada además en el fragor de la campaña electoral.
Porque, además, seguramente esta campaña, en una oposición que no logra sellar acuerdos por quién logrará el lugar dirigente del bloque opositor, será una competencia por el más desbocado.
Y en esto, Luisito, al menos en eso, quiere ir tomando ventaja.




Anuncios
septiembre 2018
D L M X J V S
« Ago    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30