29
Abr
10

evo morales y los pollos

EVO, LOS POLLOS Y LA  GRAN PREGUNTA

escribe: Gonzalo Perera |*|

“Pero ¿cuáles son las bases? Yo diría sobre todo que la causa principal de la destrucción del planeta Tierra, es el capitalismo, y como pueblos que habitamos y respetamos esta madre Tierra, tenemos todo el derecho, la ética y la moral para decir que aquí el enemigo central de la madre Tierra es el capitalismo.

El sistema capitalista busca la obtención de la máxima ganancia posible, promoviendo un crecimiento sin límites y un planeta finito. El capitalismo es la fuente de asimetrías y desequilibrio en el mundo”.

Esta frase fue pronunciada por el presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, el 20 de abril pasado en Cochabamba, en la apertura de “La Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático”. Es la que yo usaría para resumir el fondo, lo esencial de su intervención. Pues sobre este punto se extendió largamente y, creo que para cualquier lectura de todas sus palabras, es éste el mensaje. Por las dudas, el mismo Evo hacia el final de su intervención lo enfatiza aún más, diciendo que la disyuntiva de la época, para toda la humanidad, es capitalismo o madre Tierra.

Sin embargo, buena parte de los grandes medios de comunicación desplegaron una súbita pasión por los temas avícolas, pues una anécdota de su intervención, una referencia a la alimentación de los pollos, expuesta a mero título de ejemplo, se transformó en la manifestación de Evo en dicha cumbre. Y, la alusión hecha por Evo al efecto de la administración de hormonas femeninas a los pollos bajo ciertos regímenes de crianza, dio lugar a encendidas acusaciones de homofobia. Yo escuché y leí sus palabras, de forma completa.

Si alguien entiende que la referencia a los pollos es el mensaje que pretendió transmitir Evo Morales, muy poco y mal le ha escuchado o leído. O está haciendo una interpretación voluntariamente sesgada y despectiva de sus dichos. En muchos medios, juego mis fichas a la segunda opción.

Es poco o nada lo que yo sé de crianza de pollos y hormonas. Pero a fines de los 90′, en un muy prestigioso programa periodístico francés, se presentó un documental investigando efectos sobre la salud de la alimentación de los pollos en algunas regiones europeas. Se exponen diversos modos de alimentación y posibles trastornos de la salud humana inducidos por el consumo prolongado, desde efectos cancerígenos hasta disminución de la libido. Esto último incluye, en el varón, mayor incidencia de impotencia sexual. Yo no sé si ese documental es fidedigno, pero sí sé que dicha información provocó una enorme repercusión, pero nadie denunció a sus autores como ignorantes, paranoides u homófobos. Y sobran razones para que Europa y la civilización occidental y cristiana tomara con mucha cautela las afirmaciones del documental. Porque el mundo, particularmente Europa, estaba aún en plena explosión de “la vaca loca”, cuyo origen residió en la alimentación del ganado vacuno y cuyos efectos causaron verdadero pánico en el viejo continente a mediados de los 90′. Ergo, ningún europeo estaba muy dispuesto a poner las manos en el fuego por la alimentación suya y de los animales de cuya carne se nutre.

3. La lengua materna de Evo es el aymará. Se hace entender perfectamente en castellano, pero de tanto en tanto sus dichos le requieren reiteración y aclaración para ser bien comprendidos por quienes ignoramos su cultura madre. Mi primera interpretación sobre la tan mentada frase sobre los pollos y los hombres, fue en el sentido de la mayor incidencia de impotencia sexual. No sobre la homosexualidad. Pues además, en varios discursos previos de Evo, donde entre las diferencias que enriquecen el Estado que preside, amén de la pluralidad de culturas y naciones, también ha aludido a la diversidad de orientaciones sexuales. Si aludió a la reducción de la libido, más allá de que las sustancias aludidas en el documental francés no eran “hormonas femeninas”, no veo ningún motivo para que su frase haya originado semejante escándalo y el documental de marras no. Salvo el pequeño detalle de que Evo es aymará, dirigente sindical cocalero, promotor de cambios revolucionarios en Bolivia, anticapitalista, nacionalizador de riquísimos recursos minerales, aliado y amigo de Chávez, Correa, Cuba, etc, mientras que en el otro caso, los autores son muy respetables y occidentales periodistas europeos. A lo mejor eso explica la diferencia de sensibilidad en algunos medios frente a un caso y otro.

4. Creo no estar bajo sospecha de homofobia. Más de siete veces he escrito y/o debatido por el respeto a la diversidad sexual. Bajo “el supuesto negado” de que los pollos de Evo refirieran a la homosexualidad, no dudaría en decir que utilizó una frase muy infeliz. ¿Pero era ése el centro de su mensaje? ¿Más aún, tan siquiera era ése el centro de su ejemplo avícola? El centro de su mensaje era la insustentabilidad del capitalismo y de la noción habitual de progreso a la que estamos habituados. O asumimos como tema urgente de la agenda de todos los pueblos el buscar una noción de progreso diferente y sustentable, y un sistema socio-económico acorde, que no pretenda aumentar constantemente su velocidad de vida y capacidad de consumo, o estaremos en gravísimos problemas. Muchos tememos que si no nuestros hijos, al menos nuestros nietos no tendrán mucho de qué preocuparse. Solamente de quedarse sin planeta para habitar, nada más ni nada menos. Ese era el punto en el discurso de Evo y en la Cumbre, no los pollos. Pero incluso restringiéndose a ese ejemplo, el mensaje no era la potencia sexual masculina o la homosexualidad, sino algo comprobado ­lamentablemente­ por la humanidad: la inapropiada alimentación de animales, cuya carne consumimos, puede ocasionar serios trastornos a nuestra salud individual y colectiva.

5. La base de la ciencia es su método, y en él, dos virtudes fundamentales: por un lado la audacia de atreverse a pensar todo de nuevo si es necesario y crear o inventar lo que antes parecía imposible. Y por otro, la humildad más profunda y verdadera, la conciencia de lo provisorio de todas nuestra verdades y lo limitadísimo de todos nuestros saberes. Evo y la cumbre de Cochabamba nos convidaron a repensar los caminos hacia la sustentabilidad. Desde su cultura, con sus metáforas, desde sus vivencias. Nada menos científico que el desprecio y la altanería. A veces me cuesta entenderlo a Evo. Pero me hace pensar mucho escucharlo. Y así se puede aprender mucho y ser un poquito menos ignorante y soberbio. Evo no es de bronce, ni un Demóstenes contemporáneo. Naturalmente, como todo ser humano, puede deslizar una frase poco feliz o no suficientemente precisa en una larga exposición sobre los mayores desafíos de la época. Dejemos en paz a los pollos y leamos a fondo todo lo que dijo en la Cumbre y ha dicho antes. A lo mejor, entre todos, gente de todos los colores, idiomas, culturas y creencias, con respeto mutuo, creatividad y humildad, logramos encontrar alguna pista para la gran pregunta del discurso de Evo:

“¿Capitalismo o madre Tierra?”.

|*| Analista y matemático.


1 Response to “evo morales y los pollos”


  1. 1 damian25
    abril 29, 2010 de 9:59

    No recuerdo a nadie que le haya hecho más daño a la causa del medio ambiente que Evo Morales. Al final, la gente no recuerda el discurso, sino las sandeces.
    Lo peor es que usted menciona y aplaude “temas de fondo” con que se mandó Morales -como el ataque al capitalismo- responsabilizándolo de todos los problemas ambientales del planeta, proponiendo como solución el “socialismo”. La gente medianamente informada sabe que el socialismo fué (y es) mucho más contaminante que el capitalismo, así que tampoco hay base para las afirmaciones de Morales. Es un disparate más, tan grande como el de los pollos, pues estos no reciben “hormonas femeninas” en su alimentación y no inciden en la opción homosexual de una persona (es una opción, no una desviación o enfermedad). Y sí, lo de los pollos fué un disparate mayúsculo, de los tantos que Morales dijo ese desafortunado día. Menos mal que los calvos no están asociados como los homosexuales, de otra manera también reclamarían.

    Lo peor de todo es que Morales manipula la causa medioambiental para sus pequeñas guerras contra su odiado capitalismo. Las cinco preguntas de su propuesto “Referendum por la Madre tierra” lo dejan claro, pues toman la supuesta responsabilidad exclusiva del capitalismo como si fuera una verdad de perogullo, direccionando las respuestas por la manera en que son planteadas.

    Pero lo peor no es eso. Ya está claro que Morales de tiró diez millones de dólares de su pobre pueblo en ésta Cumbre, como parte de una campaña de manipulación para se propuesto para el premio nóbel y con apoyo político de sus amiguetes, por ahí hasta ganarlo, a fin de satisfacer su ego y afianzarse políticamente.Ya el congreso de Bolivia (dominado por Morales) lanzó una campaña al respecto.

    Esto es grosero y asqueroso. Por favor Sr. Morales… !!Deje de hacer más daño a la causa del medio ambiente..!!!


Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


Meses


A %d blogueros les gusta esto: