28
Abr
10

DDHH en el uruguay

Mujica inaugura la “cruz de piedra” armenia
 

DOS PUEBLOS QUE NO OLVIDAN

BRAZO ORIENTAL; ABRIL DE 1974

El Presidente de la República asistió este sábado al acto en conmemoración de los 95 años del genocidio en el que perecieron un millón y medio de armenios recordando que nuestro país fue el primero en reconocer públicamente ­el 24 de abril de 1965­ este deleznable acontecimiento. Tres días antes, familiares, compañeros y amigos de tres jóvenes asesinadas en 1974 por militares de alto rango de nuestro país, identificados, también se reunieron pero para solicitar al gobierno que el “operativo” sea aclarado fehacientemente, y que los culpables sean condenados por la desenfrenada y cruenta matanza ya que este hecho fue declarado por fuera de la vigente Ley de Caducidad . El 21 de abril de 1974 en el barrio Brazo Oriental, en un pequeño apartamento de la calle Mariano Soler, tres muchachas: Laura Raggio, Diana Maidanic y Silvia Reyes (embarazada), habían preparado la cena y compartido charlas hasta que comenzó el infierno con gritos y golpes terribles en las ventanas y puerta de entrada. “Abran, abran que tiramos”, es el recuerdo que aún guardan los vecinos de aquella noche. Le siguió una terrible balacera con ametralladoras, sobrevino el silencio y los vecinos presenciaron cómo “sacaron los tres cuerpos en parihuelas”. Según consta en el libro “Ovillos de la Memoria”, “el operativo de guerra” estuvo a cargo del general Juan Rebollo, y participaron también los generales Julio César Rapella y Esteban Cristi, los Mayores Armando Méndez y José Nino Gavazzo, el Coronel Manuel Cordero y los entonces Capitanes Mauro Mariño, Julio César Gutiérrez y Jorge Silveira”. A 36 años de aquellos hechos, familiares y amigos de aquellas chicas de 19 y 23 años las recuerdan y buscan desentrañar la verdad de lo sucedido. Hasta ahora no se ha podido investigar esta matanza, ya que ninguno de los militares involucrados se ha hecho responsable de esta acción Este silencio acordado entre la mafia golpista lo que ha logrado es trasladar una pesada mochila de torturas, secuestros, desapariciones, asesinatos, apropiaciones de bienes, tráfico de niños, etc. a colegas mucho más jóvenes que hoy no saben lo que sucedió, no lo entienden y tal vez, la gran mayoría no esté de acuerdo. Pero, deben asumirlo porque estos militares retirados y otros que aún no lo están, han decidido escudarse cobardemente en una ley condenada internacionalmente. Aún hoy a los que no están presos se les escucha fundamentar lo realizado, lo curioso es que ninguno ­tan seguro de lo heroico que fue su pasaje por las Fuerzas Armadas­ acepta lo que hizo. Pensamos que este gobierno debe rápidamente comenzar a revisar la instrucción “ideológica” que reciben hoy los futuros oficiales de nuestro país de manera de dar otro paso, tal como lo plantea en Resolución de Asamblea General las Naciones Unidas para ir construyendo un país en el que este tipo de delitos no se vuelvan a cometer. Como señalara recientemente el presidente Mujica el pasado es imborrable, existió, no se puede sortear y, para poder construir un futuro mejor hay que asumir lo sucedido y llevar a la práctica todas las recomendaciones de la Organización de las Naciones Unidas que Uruguay apoyó. Ellas involucran entre otras, la firme determinación a educar a las jóvenes generaciones en los hechos sucedidos, para que no vuelvan a suceder, a generar un ambiente jurídico, institucional y social que rechace todo tipo de violación a los derechos humanos y, sobre todo, a no perder la memoria. Así como los armenios (y otras colectividades que han pasado por situaciones similares), no lo han hecho, nosotros debemos mantener en alto las banderas del recuerdo, que no son las mismas de la venganza, y las del respeto hacia las víctimas de un odio desenfrenado que aún hoy se manifiesta claramente por parte de los actores directos que no se arrepienten de nada de lo que han hecho. “Las chicas de abril”, como se ha denominado a Laura, Diana y Silvia, se merecen todo el respeto y el recuerdo nuestro y de nuestros hijos y descendientes, un ingrediente que aportará su granito de arena al “nunca más”. Por otra parte, la presencia del Presidente de la República en la conmemoración del genocidio armenio nos confirma su total apoyo a este tipo de actos y movimientos sociales que fortalecen la búsqueda de la verdad y de la justicia y restablecen la confianza en nuestra capacidad de crear un mundo nuevo, más justo, más libre, más humano, apelando ­entre otras cosas­ al homenaje y al recuerdo de lo sucedido.


0 Responses to “DDHH en el uruguay”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


Meses


A %d blogueros les gusta esto: