Archivo para 17/04/10

17
Abr
10

el popular: semanario de uruguay

 

“Los señoritos invocan la libertad, el pueblo no la nombra pero la defiende con su sangre” Antonio Machado
 
 
 
En las últimas semanas se ha intensificado la discusión sobre el gobierno de Cuba y su proceder. En el contenido expuesto se pueden observar tanto los intereses espurios de la derecha como también la falta de comprensión, por parte de algunos compañeros, de lo que significa construir el socialismo en el marco de más 40 años de bloqueo por parte de la potencia del norte. Tratar de aislar la discusión del ataque permanente del imperialismo norteamericano lleva a cometer errores de apreciación. En la historia de la Revolución cubana jamás se ha torturado a un solo preso, nunca hubo un desaparecido ni ninguna ejecución extrajudicial; sí los hubo en territorio cubano, pero precisamente en la base estadounidense de Guantánamo, cuestión que callan aquellos que hoy critican al gobierno revolucionario para justificar una intromisión en los asuntos internos del pueblo cubano, contrariando los principios universales de no intervención y autodeterminación de los pueblos definidos en la carta constitutiva de las Naciones Unidas. Una hermana República de Cuba que en todos estos años de revolución siempre se mostró solidaria con los pueblos del mundo. Incluso, por supuesto, el de EE.UU. como lo demuestra el ofrecimiento de ayuda médica en las catástrofes que le toco vivir a ese país en los últimos tiempos (por ejemplo, el Katrina o los atentados del 11 de setiembre). Hoy, el ataque organizado por la derecha, busca conformar un cerco mediático. Como siempre el objetivo es destruir a una revolución que no sirve a los intereses imperialistas. Una Cuba que se mantuvo incólume, como ejemplo para la lucha de liberación de los pueblos, en el peor momento del movimiento revolucionario. Que favoreció por su actitud heroica y su solidaridad continua el giro a la izquierda que vive nuestro continente. No le sirve al imperio que Cuba haya estado encabezando los procesos de unidad latinoamericana. Les duele Cuba, porque demuestra que en los peores momentos económicos su gobierno se aseguró de garantizar siempre las necesidades básicas de su pueblo. Sepan, hermanos cubanos, que este semanario estará siempre del lado de su lucha por el socialismo. Como lo estuvimos cuando nadie creía que esos jóvenes de la Sierra Maestra pudieran triunfar también hoy, cuando algunos se olvidan de lo que la revolución ha significado y sigue significando para el movimiento popular. Movimiento popular en el que siempre hemos estado presentes. Así lo demuestra la entrega de miles de hombres y mujeres, conocidos y anónimos, que ayudaron a construir el proceso de acumulación de fuerzas que llevó al FA al gobierno. Este sábado 17 de abril se recordará con un acto a los ocho obreros comunistas asesinados durante el gobierno de Bordaberry. Este fusilamiento no fue una eventualidad, las clases dominantes buscaban cortar a sangre y fuego el proceso creciente del pueblo uruguayo organizado. Querían que entráramos en un enfrentamiento directo con las FFAA y la Policía. No hay que olvidar que unos días antes las fuerzas represivas habían invadido una reunión de cientos de jóvenes comunistas. Estaban esas fuerzas dispuestas a hacer una masacre, que se evitó por la disciplina de los comunistas reunidos y la rápida acción de los legisladores democráticos. Rubén López, Héctor Cervelli, Raúl Gancio, Elman Fernández, Luis Mendiola, Ricardo González, Washington Sena, Ramón Abreu cayeron en la lucha contra el fascismo que empezaba a ganar espacios en diferentes instrumentos del Estado. Un fascismo que aunque lo logró en otros países, no fue capaz de generarse aquí una base social porque fue constante y consecuente la acción de nuestro pueblo organizado. Los ocho compañeros fusilados el 17 de abril de 1972 fueron trabajadores que como otros miles estuvieron en la forja de las herramientas unitarias que hoy permiten los cambios. El acto de la 20 conmemora la lucha por la vida y la entrega cotidiana por el mundo del pan y de las rosas. Recuerda en forma constante que nuestro compromiso es por el socialismo, por una transformación radical de la sociedad, por un cambio de clases en el poder. Hoy, cuando desde distintos ámbitos se busca mellar el compromiso y la militancia política; cuando se pretende adjudicar el carácter de obsoleta a la discusión franca, colectiva y directa como forma de resolver las contradicciones, el acto de la 20 es una reafirmación de nuestro compromiso con el pueblo. Somos parte de una fuerza política democrática, que discute a lo largo y ancho del país sus definiciones. Proceso democrático forjado y desarrollado por cientos de militantes anónimos. En esa concepción se han formado los militantes de izquierda históricamente y lo seguirán haciendo pese a las campañas de derecha que quieren ver en el debate democrático, divisiones y enfrentamientos entre compañeros. Hoy el conjunto de los frenteamplistas debemos comprender que más allá de enojos o incomprensiones, la batalla hacia mayo es una confrontación entre el proyecto de la derecha y el popular. En esta batalla no hay momento para vacilaciones, necesitamos que todos juntos peleemos para lograr una mayor votación en cada unos de los departamentos. Es imprescindible seguir avanzando en la conquista de espacios de poder. Cada uno de nosotros hace falta. Cada uno de nosotros es importante. Y por ello de lo que se trata, es de redoblar esfuerzos. Porque nuestro compromiso es de siempre, y los objetivos son supremos.

Por Marys Yic
 
Luis Alberto Mendiola, Elman Fernández, Raúl Gancio, Justo Sena, Ricardo González, José Abreu, Ruben López, Héctor Cervelli.
 
Abril de 1972
 
 
Un grupo de obreros se encontraba en el interior de un local del Partido Comunista, cuando en la madrugada del 17 de abril un escuadrón de las Fuerzas Conjuntas llegó hasta el establecimiento y los obligó a salir. Algunos de los militantes que se encontraban en el local, presintiendo el trágico desenlace, lograron escapar por la azotea, mientras que ocho decidieron salir con las manos en la cabeza. El local había sido allanado dos veces el mismo día, y aunque la dirección del Partido había ordenado que nadie se quede en el lugar, la mayoría pensaba en defender la 20º, en acompañarse mutuamente y en no ceder ante la violencia. A pesar de no haber opuesto resistencia, sin disparar ni una sola bala y habiendo abandonado el local con los brazos en alto, los militantes recibieron múltiples disparos por la espalda. Tres de ellos murieron desangrados. Dos ambulancias de Salud Pública estuvieron seis horas esperando para atenderlos, pero los militares no los dejaron actuar hasta las siete y media de la mañana, cuando los heridos ya estaban muertos. Una multitud marchó por la calle Sierra, desde la altura del 1720 hacia el Cementerio del Norte, miles de obreros caminaron en silencio, con los puños en alto y cargando al hombro los siete féretros de los comunistas asesinados. La CNT convocó a un paro general que se extendió de veinticuatro a cuarenta y ocho horas para tratar de evitar nuevas provocaciones. Hicieron hincapié en que los obreros permanecieran en sus casas, había que impedir más muertes. Once días más tarde muere en el Hospital Militar el octavo comunista, que había sido herido junto a sus compañeros. En junio de 2001 se presenta ante la justicia penal una denuncia para que se investigue y se establezcan los responsables de los homicidios, se estima en la denuncia que los hechos no se hayan comprendido en Ley de la caducidad de la pretensión punitiva del Estado, número 15848, ya que su vigencia temporal se extiende durante los años de dictadura y estos hechos ocurrieron antes del golpe de Estado. El Fiscal ENRIQUE MÖLLER admite que está de acuerdo, y expresa que en los años de dictadura las garantías para investigar y hacer justicia eran inexistentes, no computando entonces, ese plazo para la prescripción del delito. Sin embargo el expediente se archiva porque el Fiscal no acusa, Möller entiende que corresponde aplicar el instituto de la obediencia debida al superior, siendo entonces responsable el Ministro de Defensa de la Época: el General Enrique Olegario Magnani, quien ha fallecido en 1987, extinguiendo de esta forma el delito.
Abril de 1974
 
En la madrugada del 21 de abril, un operativo de las Fuerzas Conjuntas ingresa a la casa de la familia Barrios buscando a Washington Barrios (hijo) El operativo fue dirigido por el Batallón de Artillería Nº 1 con apoyo de Artillería Nº 2, a cargo del Gral. Juan Rebollo y la participación de los Gales. J.C. Rapela y E.Cristi, los Mayores A. Méndez y José “Nino” Gavazzo, el coronel Manuel Cordero y los entonces capitanes Mauro Mauriño, Julio César Gutiérrez y el Tte. Jorge Silveira. Preparados para la guerra rodearon la manzana, coparon las azoteas y asaltaron la casa. Cuando abren la puerta entran amenazando a sus ocupantes y preguntando por Washington Barrios, lo confunden con su padre por llevar el mismo nombre y se abalanzan sobre él, hasta que uno grita: “No, a ese no lo maten que es el padre”. En medio de un griterío infernal y ráfagas de ametralladoras se dirigen al apartamento de enfrente derribando la puerta. Entraron disparando y ametrallando todo el apartamento, estaban por todos lados. Allí se encontraban durmiendo Silvia Reyes de 19 años y sus dos compañeras de estudios y de lucha, Laura Raggio de 19 años y Diana Maidanik de 21 años. Las tres jovencitas fueron asesinadas a sangre fría. Los vecinos linderos debieron salir y esconder a sus hijos ya que la balacera era tan grande que parecía traspasar las paredes. Hubo más de 140 tiros que fueron contados luego por la familia y allegados. Sacan los cuerpos al otro día luego de montar una ratonera toda la noche para esperar a Barrios, pero éste no aparece. El padre de Silvia debió reconocer a su hija en la morgue del Hospital Militar y contó más de 30 impactos de bala en su cuerpo, donde además llevaba un embarazo de 3 meses de gestación. Le sacó el anillo de matrimonio de la mano derecha y se lo envió a Washington que ya estaba clandestino en Argentina, donde después sería secuestrado. Hoy continúa desaparecido. El velatorio se hizo en la casa materna de Silvia. La presencia militar no impidió que los vecinos llegaran en silencio y se fueran ubicando en la vereda de enfrente, donde armaron una cadena humana. Cuando salió el féretro, una lluvia de rosas rojas cayó sobre él. Con las manos unidas la gente formó el espontáneo y cálido cortejo. En el año 2007 el juez, Dr. Pablo Eguren, dispuso el archivo del expediente que investigaba el asesinato de las tres muchachas en 1974. El magistrado clausuró la investigación a pedido del fiscal ENRIQUE MÖLLER.
Abril de 1984
 
 
Vladimir Roslik Oriundo de la localidad de San Javier. Era el médico del pueblo, tenía 42 años, era casado y padre de un niño de apenas 5 meses. Fue detenido en su casa en la madrugada del 15 de abril por efectivos del Ejército, falleciendo al día siguiente a causa de torturas en el Batallón 9 de Fray Bentos. Este asesinato se constituyó en el de la última víctima mortal del terrorismo de Estado. El 29 de mayo de 1984 la justicia militar procesó por homicidio intencional e irregularidades en el servicio, al teniente coronel Mario Olivera, jefe del Batallón de Infantería 3 y al mayor Sergio Caubarrere, subjefe del cuartel y conocido torturador desde el año 1972. A comienzos de 1985 ambos fueron reintegrados al Ejército. En octubre de 1984 el Dr. Saiz, quien firmó el certificado de defunción fue expulsado del gremio médico por un Tribunal de Honor, luego del retorno a la democracia el presidente Sanguinetti lo mantuvo como médico militar. Más de treinta años no es nada para el dolor y la memoria amarga de quienes sufrieron las terribles consecuencias de la represión, pero supone la mitad de la existencia de una legión de asesinos impunes. Algunos de ellos han muerto sin otro castigo que la repulsa de gran parte de la sociedad, otros, viven en libertad arropados entre las complicidades de sus camaradas de armas y bajo la protección de la inmoral Ley de Caducidad. Tendrán que rendir cuentas ante la sociedad, aunque los beneficios por edad avanzada o enfermedad les sirvan de salvoconductos para evitar morir tras las rejas. En un océano de horror y perversidad, la impunidad sigue vigente a la espera de que el Parlamento Nacional anule la Ley de Caducidad y los casos puedan ser reabiertos para que los asesinos paguen sus culpas. Por todos ellos, memoria, verdad y justicia.

POR EL SECUESTRO Y ASESINATO DE SU MADRE, LA NUERA DEL POETA, DURANTE LA DICTADURA MILITAR.
La presentación de la demanda se hará la semana que viene ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el principal argumento será la vigencia de la Ley de Caducidad, que aún garantiza la impunidad de los militares y policías.
Macarena Gelman, nieta del poeta argentino Juan Gelman, presentará una demanda contra el Estado uruguayo por el secuestro y muerte de su madre durante la última dictadura militar. La presentación de la demanda se hará la semana que viene ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y el principal argumento será la vigencia de la Ley de Caducidad, que aún garantiza la impunidad de los militares y policías que cometieron violaciones a los derechos humanos en el país vecino. El pedido de Gelman coincide con los renovados intentos en Uruguay por anular la amnistía, aprobada en 1986 y refrendada en dos plebiscitos, el último en octubre del año pasado. “Buscamos que se condene al Estado uruguayo y que la Corte Interamericana sugiera la forma de erradicar esa norma”, aseguró ayer en declaraciones radiales el abogado de la familia, José Luis González. El caso llegó al tribunal asociado a la Organización de Estados Americanos (OEA), tras la presentación hecha por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, un suborganismo de la OEA, en enero pasado. Según explicó el letrado, lo que se busca es que el tribunal se pronuncie sobre la Ley de Caducidad ya que, según la querella, viola las obligaciones del Uruguay con las normas internacionales que impiden aplicar amnistías a delitos de lesa humanidad. Tras varios años de lucha, la CIDH habilitó la posibilidad de presentar un escrito con la demanda de la familia Gelman y ahora se espera que el desenlace derive en una condena contra el Estado uruguayo que deberá finalmente definirse en su posición sobre la ley. Según informó el diario El País de Montevideo, Macarena mantuvo esta semana una reunión con el canciller uruguayo Luis Almagro para analizar la causa, pero en el encuentro el ministro no adelantó cuál será la posición del gobierno ante la Corte de la OEA. El presidente José Mujica se expresó públicamente contra la amnistía, pero reconoció que no puede avanzar con la anulación, luego de la derrota en las urnas, en octubre pasado. El matutino pronosticó que el gobierno de Mujica podría asumir su defensa dando la razón a Gelman y reconociendo que la Ley de Caducidad contradice la normativa internacional ratificada por su país. La otra postura que podría tomar el ex tupamaro sería recordarle a la CIDH que aún bajo el régimen de la amnistía, los dos gobiernos del Frente Amplio pudieron avanzar en las investigaciones sobre violaciones a los derechos humanos en la dictadura, aprovechando las pocas excepciones que permite la Ley de Caducidad, por ejemplo, los crímenes cometidos fuera de las fronteras uruguayas o cuyos responsables fueron civiles. Una condena de la Corte Interamericana siempre está dirigida a un Estado y no contra particulares. Por lo tanto, no implica sanciones penales, pero sí económicas en forma de indemnizaciones para las víctimas, y también de descrédito y desprestigio para los gobiernos. “Mi objetivo no es que se condene al Estado uruguayo, mi aspiración es que el Estado haga lo que debe hacer. Quiero llegar a conocer la verdad, que se pueda hacer justicia, que los sospechosos tengan un juicio justo”, dijo recientemente la joven de 33 años. María Claudia García, madre de Macarena y nuera del poeta y periodista Juan Gelman, fue secuestrada en Buenos Aires cuando se encontraba embarazada el día 24 de agosto de 1976. En el marco del violento Plan Cóndor de la década del ’70, la mujer fue transportada ilegalmente a Montevideo donde dio a luz bajo cautiverio a su hija. Luego, fue ejecutada. Sus restos permanecen hasta hoy desaparecidos mientras que el padre de Macarena y marido de María Claudia, Marcelo Gelman, también fue asesinado en Buenos Aires Sus restos fueron identificados en 1989 en la capital porteña. La desaparición forzada de García y la sustracción de su hija recién nacida fue tomada por la Comisión de Derechos Humanos y presentada a la Corte Interamericana, pidiendo que se ordene al Estado uruguayo determinar la responsabilidad de los responsables “mediante el debido proceso de la ley y con una investigación judicial completa e imparcial de los hechos para que los involucrados puedan ser debidamente sancionados”. El documento de la Comisión solicitó además el otorgamiento de una reparación plena para los familiares de las víctimas, no sólo en forma de indemnización, sino también a través de actos de importancia simbólica que garanticen que no se reiterarán este tipo de delitos. La noticia de la demanda contra el Estado uruguayo llegó en medio de una fuerte discusión en el seno de la mesa política del partido gobernante, el Frente Amplio, para desterrar la Ley de Caducidad, vigente desde el año 1986.

 
Por Ángel Guerra Cabrera
 
La doctrina Monroe sigue viva en la cultura de la clase dirigente de Estados Unidos, que no puede tolerar, sea con rostro blanco o mulato, la independencia de América Latina. Por eso la nueva campaña multifacética del imperio contra Cuba se trenza en el tiempo con una acción semejante contra Venezuela, ahora enfilada a las elecciones de septiembre próximo, que ponen en juego la continuidad de la revolución Bolivariana. Esta coincidencia aunque por un lado responde a dinámicas específicas, por otro está relacionada con la animadversión de Washington a la creciente integración en todos los campos de ambas revoluciones y el decisivo papel que desempeñan como fuente de aliento y apoyo a los procesos emancipadores y de integración de América Latina y el Caribe. El imperio se dispone a arremeter con toda la fuerza que pueda reunir contra el tándem cubano-venezolano, animador del único polo de resistencia a escala de una región/continente al actual orden mundial dominante. Y como ha expresado Evo Morales “de la resistencia pasamos a la rebelión y de la rebelión a la revolución”; es el caso que los líderes y procesos políticos de los países que forman la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América se oponen a la dominación imperialista, al sistema capitalista y actúan –cada uno en su realidad y con su ritmo– para romper con aquellos. En Cuba hace décadas que se construyen y defienden la independencia y el socialismo en las condiciones más adversas, lo que otorga mayor relevancia a sus logros en la creación de otro mundo(y otros seres humanos) posibles. Cuba, en medio del drama humano que está ocasionando la magna crisis capitalista descuella como un ejemplo de lo que pueden lograr la voluntad colectiva transformadora de la realidad, la cohesión nacional y el apoyo popular al proyecto revolucionario de un país pequeño y subdesarrollado, incluso bajo el acoso implacable de la potencia estadunidense. Venezuela vino a demostrar que la historia no había concluido y a confirmar la enorme potencia política de los pueblos cuando despiertan, simbolizado en la fecha del 13 de abril de 2002 cuando por primera vez en la historia de América Latina las masas automovilizadas fueron capaces, en alianza con los militares patriotas, de revertir un golpe de Estado de inspiración yanqui. Si ese día hace ocho años ya los venezolanos se habían dado una nueva Constitución aprobada en referendo por la gran mayoría del pueblo fue a partir de entonces y de la derrota del paro gerencial petrolero de meses después que la revolución Bolivariana acumularía la energía social necesaria para iniciar el proceso de rescate de su soberanía sobre los hidrocarburos, poderosa palanca para sacar de la exclusión a millones, como postulaba el texto constitucional. La sola cifra de haber pasado de medio millón a dos millones de alumnos en el sistema educacional habla por sí sola. Pero también palanca de una política solidaria latino-caribeña que ha contribuido en modo superlativo a la configuración de una voluntad de unidad e integración regional que es una verdadera pesadilla para Washington. Sin este antecedente, unido a los procesos de cambio en Bolivia, Ecuador y Nicaragua, la emergencia del Brasil de Lula como potencia y la acción de gobiernos más independientes de Estados Unidos en Argentina, Uruguay y otros países no se puede entender la decisión de crear la Comunidad de Estados de América Latina y el Caribe adoptada en Cancún por 32 de las 33 naciones de la región. No nos podemos llamar a engaño. El golpe de Estado en Honduras fue una medición de fuerzas frente a la ALBA y un aviso de lo que viene. Las bases yanquis en Colombia, Aruba, Curazao, Perú y América Central, la desmesurada presencia militar en Haití y las continuas maniobras de la IV Flota crean un dispositivo de intervencionismo bélico enfilado a Venezuela, Cuba, Ecuador y Bolivia. No están desencaminados los que se preguntan por qué toda esta alharaca contra Cuba ahora y recuerdan que las grandes campañas mediáticas han solido preceder a las agresiones armadas de Estados Unidos. Quienes atacan a Cuba por supuestas carencias democráticas y de derechos humanos saben muy bien que mienten y también que carecen de moral para acusar. Son meros pretextos para conseguir los más perversos objetivos políticos, como la cínica y macarrónica declaración de la secretaria Clinton sobre Cuba y el bloqueo.

A propósito de la “IV Cumbre Ministerial Europea sobre Inmigración”, a realizarse el 15 y 16 de abril de 2010 en Zaragoza, las organizaciones sociales, sindicatos y partidos políticos de Aragón unidos con el nombre.
 
 
 
MANIFESTAMOS
Estos días los ministros de inmigración de los países de la Unión Europea se reúnen en Zaragoza. La agenda general de las políticas migratorias europeas muestra su disposición a intensificar su política de control de inmigrantes dentro y fuera de sus fronteras. Durante estos últimos años la implementación de estas medidas ha traído consecuencias dramáticas.No es en esta cumbre el único lugar donde se va a hablar de inmigración estos días, ni son esas políticas de fronteras, exclusión y criminalización las únicas posibles. Existen otras formas de hacer las cosas. En los últimos años distintos colectivos, asociaciones y redes sociales estamos construyendo otras formas de gestionar la migración. Nuevas prácticas que fomentan el aprendizaje mutuo, la interculturalidad y la solidaridad. Nuevas formas de gestionar y enunciar colectivamente los movimientos migrantes, fundadas en una idea: la plena igualdad de derechos para todas las personas. Es desde estas experiencias sociales y políticas desde las que formamos nuestra propia opinión e interpelamos de forma crítica las políticas de inmigración de la Unión Europea.
Desde este manifiesto queremos denunciar que la UE a través de sus políticas de inmigración:
Pone el acento en el control de fronteras, pretendiendo convertir a Europa en un fortín, y aceptando a través de la “Directiva de la vergüenza” que ciudadanos que sólo aspiran a mejorar su calidad de vida sean criminalizados. Lleva a cabo un control interesado de los flujos migratorios; jugando al “ahora necesito y permito, ahora me sobran y expulso”, en función únicamente de sus intereses económicos. Obstaculiza la libre circulación de personas, haciendo proliferar los dispositivos fronterizos construidos tanto dentro de sus territorios, como en zonas limítrofes al sur y al este, e incluso en los propios países de donde provienen los inmigrantes. Dificulta el derecho a que, en sus territorios, personas de otros lugares, culturas o etnias puedan vivir dignamente, con derechos, deberes y en igualdad de condiciones que el resto de “sus” ciudadan@s. Durante los últimos años, la ausencia de unas políticas integrales en este ámbito han provocado miles de muertes, vidas y familias destrozadas, que se han producido al intentar llegar a un destino supuestamente mejor. Viajes migratorios que igualmente se van a producir mientras no se actúe decididamente sobre el problema fundamental: la desigualdad económica mundial y la ausencia de oportunidades y de libertades en los países de origen. Y no sólo eso, ya en Europa esta situación provoca la falta de libertad, la impotencia y la soledad con las que muchas de esas personas migrantes deben sobrellevar sus vidas clandestinas. Es la flagrante evidencia de la hipocresía de una UE que sigue autoproclamándose defensora de los derechos humanos ante el mundo.
Denunciamos con dolor, rabia e indignación…
El injustificado y arbitrario acoso legal y policial que deben soportar los y las inmigrantes. Personas. Amigos y compañeras. En nuestras ciudades, en Aragón, España y en toda la Unión Europea. La posición de vulnerabilidad y clandestinidad con la que se deja a una parte de los inmigrantes en nuestras ciudades, al no reconocérsele unos derechos que les son propios por el mero hecho de ser personas; al ser aceptados sólo como mano de obra barata al servicio de una eventual necesidad del mercado, al ser reducidos a ser ciudadanos de segunda o tercera categoría. Los Centros de Internamiento de Extranjeros, CIEs, donde personas inmigrantes ingresan sin haber cometido delito alguno. A través de la Directiva de la Vergüenza Europa ha legalizado la retención hasta un máximo de dieciocho meses, siendo así criminalizados y vulnerando con ello la dignidad de las personas. Que la UE a través de su política neoliberal nos ha traído esta crisis que está haciendo nuestra vida mucho más difícil, ¡y mucho más aún la de los que somos inmigrantes!
Por todo ello proponemos…
Poner el énfasis en el hecho de que la inmensa mayoría de las motivaciones de los ciudadanos extranjeros que han recalado en nuestra sociedad tiene que ver con un reparto injusto de la riqueza y de las oportunidades a escala mundial. Por ello es básico trabajar en la puesta en marcha y apoyo decidido a aquellas políticas que combatan esta realidad y supongan un apoyo a la construcción de un mundo más armónico, justo y equitativo donde la inmigración no sea la única alternativa para muchos millones de personas, sino una opción más de desarrollo y enriquecimiento personal. Responder con justicia ante el impulso cultural, económico y demográfico que está suponiendo esta nueva realidad, otorgando a estos nuevos ciudadanos y ciudadanas la posibilidad de participación política en las citas electorales europeas, nacionales y locales, así como en el acceso a derechos en igualdad de condiciones. Asegurar que cualquier persona que viva en la Unión Europea tenga las mismas oportunidades de acceso a la sanidad, a la educación, al trabajo y a todas las políticas y prestaciones sociales. La igualdad de oportunidades es fundamental para cohesionar Europa. La radical oposición de las instituciones europeas, estatales y locales a cualquier intento de discriminación por motivos de etnia u origen, protegiendo a las minorías a través de los diferentes ordenamientos jurídicos. Unido a ello es necesario articular políticas de gestión de la diversidad, donde se potencie el encuentro intercultural en torno a las diferentes realidades e inquietudes de toda índole presentes en la sociedad europea. Abandonar cuanto antes este camino social adormecido bajo la batuta de las políticas neoliberales, que ponen el valor económico por encima de todo lo demás. Reconstruir entre tod@s los conceptos de sociedad y de economía. Un cambio de valores que anteponga lo humano a los intereses materiales. Una semántica mucho más amplia y menos miope que la utilizada por los gobiernos de la Unión Europea. Una política incluyente y no represiva ni exclusora. Exigir a todos los países de la Unión Europea una decidida implicación en la construcción de un mundo más justo y solidario, realizando paralelamente una profunda revisión de sus políticas de inmigración que tengan como uno de sus ejes prioritarios de actuación la desaparición de las expulsiones y de los Centros de Internamiento de Extranjeros. Que reconozca a l@s inmigrantes como lo que son: personas, con los mismos derechos que el resto de ciudadan@s, productor@s de riqueza social y no mano de obra de usar y expulsar. Denunciar que la última reforma de la Ley de Extranjería española, aunque contempla avances en el reconocimiento de derechos fundamentales, se ha realizado desde criterios coyunturales sin poner el acento en la convivencia y el respeto a la diversidad, e incorporando obligaciones añadidas para las personas extranjeras que no tienen el resto de ciudadanos, poniendo a estos bajo una permanente sospecha. Respeto y equiparación de los derechos sociales, laborales y políticos de todos los ciudadanos de la Unión Europea, sean migrantes o no. Que en todas las políticas migratorias de inclusión se tome en cuenta las distintas realidades culturales, de género y las diversidades sexuales de todos los inmigrantes procedentes de muy distintos países y regiones. Hoy más que nunca es necesario un giro en las políticas que desarrolla la Unión Europea en este ámbito. Y exigimos que esta cumbre de ministros de inmigración sea el comienzo de este cambio de rumbo. Si no es así seguiremos reivindicando la construcción de otra Europa, una Europa que ponga el acento en el respeto a la dignidad del ser humano, en la cohesión social con igualdad de oportunidades de todos los ciudadanos y en el intercambio enriquecedor en la diversidad resultante de este fenómeno migratorio.
¡Dignidad, respeto y derechos para tod@s! Plataforma Ciudadana por la Igualdad e Interculturalidad
 

“Con las primeras hojas de los chopos y las últimas flores de los almendros, la primavera traía a nuestra República de la mano. La naturaleza y la historia parecen fundirse en una clara leyenda anticipada o en un romance infantil…” Antonio Machado
• Sábado 17 de abril 2010, 18:30 h. Plz. de Cibeles a la Puerta del SolLectura del Manifiesto por el actor GUILLERMO TOLEDO
Con más fuerza y más razones que nunca miles de madrileños y madrileñas recorrerán las calles denunciando a un régimen que no tiene nada que ofrecer a los cerca de 5 millones de parados ni a los trabajadores que día a día hacen posible la reproducción de la vida a cambio de salarios de miseria y de jornadas interminables.Exigirán la III República como forma de democracia real y participación efectiva del pueblo en la construcción de su historia. Reclamarán el fin de la monarquía heredera de Franco, cuya fortuna es producto de oscuras maniobras y cuyos lujos insultan al pueblo.Denunciarán la represión de los movimientos populares y exigirán el ejercicio efectivo del Derecho de Autodeterminación y de todos los derechos civiles y políticos para todas las opciones, como principios democráticos fundamentales.
Convoca: Coordinadora de Organizaciones Republicanas de Madrid.

 
Carta de Darío Rivas Cando
 
 
Me dirijo a Uds. en representación de mi Tío Darío, quien les pide disculpas por no hacerlo personalmente, dado que por consejo medico y por sus 90 años de edad debe evitar las emociones fuertes. Hablo en su voz: Mi pedido de juicio a la Dictadura Franquista y sus aliados: el Nazismo y el Fascismo, trata de trasmitir el conocimiento de la verdad histórica como ya lo pidieran oportunamente Ortega Gasset y Azaña. Sin memoria no hay justicia. El pacto de silencio en que hubo de envolvernos el regalo de la “Transición” no respalda la demanda de las organizaciones humanitarias que sostienen que las violaciones de los Derechos Humanos constituyen crímenes de “Lesa Humanidad” por lo cual no prescriben y, deben ser juzgados. Lo más importante no es buscar castigo para los culpables; sufriremos mucho menos si convertimos a nuestros muertos en “héroes”. La Amnistía decretada por Franco fue en beneficio de la Dictadura y le permitió al Caudillo fusilar ciudadanos Españoles hasta el final de su mandato como Dictador. La famosa “Transición” fue un tratado impuesto a los vencidos y unas cláusulas por las cuales se impuso al Pueblo Español un Gobierno segun los deseos de Franco y sus colaboradores; lo mismo las Leyes Impuestas. Por las cuales y mediante a ellas, en España se continúa viviendo como en los 40 años de la Dictadura Franquista. El camino de la concordia y la reconciliación no excluye la Justicia, ni implica el olvido, pero exige la memoria completa y el reconocimiento de todas las culpas. Solo a partir de allí podrá lograrse algún día esa reconciliación. El camino de la pacificación requiere principios, generosidad y actitudes éticas. Por otra parte, pareciera que alguna gente se vuelve cada vez más acomodaticia. Hay en cierto modo un silencio cómplice en personas que no quieren exponerse a nada. El Franquismo no se acabo. El Franquismo esta en nuestra historia de hoy. Indicio de esto, son las actuales maniobras contra el Juez Garzón. Algo que desde cualquier lógica parece inconcebible. La búsqueda de la Justicia histórica, por dolorosa que sea para quienes colaboraron con el régimen de Franco, y por irritante que pueda ser para los que ponen en duda esta materia o están molestos, no solo es importante para España sino que tiene ramificaciones para toda Europa. Solo afrontando valientemente nuestro pasado con sus luces y sus sombras, podremos vencer verdaderamente a los fantasmas. Olvidar el pasado es cometer una injusticia con las victimas de la represión y con las generaciones futuras. España tiene la obligación moral de restaurar la dignidad de las victimas de su siglo más sanguinario. Solo a partir de allí podrá lograrse algún día una verdadera reconciliación. El camino de la pacificación requiere principios, generosidad, actitudes éticas y justicia. Para que en nuestra amada España se restablezcan la Verdad y una Paz verdadera.
Darío Rivas Cando
17
Abr
10

cuba y el gusanerío

 

Portada :: Cuba
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-04-2010

 

Diálogo imaginario sobre política cubana
 

  Rafael Hernández

Imaginemos por un momento que tenemos delante a Raúl Castro y entablamos una conversación franca y ecuánime sobre la política cubana y sus problemas. Déjeme ser abogado del diablo y empezar por el pluralismo. ¿Por qué Cuba no adopta un esquema multipartidista, como Europa del este, España, el propio México? ¿No está el Partido Comunista seguro de que pueda retener el voto de la mayoría si compitiera con otras organizaciones?

En ese plano conversacional, quizá Raúl respondería: Supongamos que el PCC se dividiera en tres, digamos, un Partido de la Revolución Socialista de Cuba (PURSC), un Partido Revolucionario Cubano (PRC) y el PCC, todos anticapitalistas, pero diferentes, ¿sería este sistema bastante pluralista? En mi papel de abogado, volvería a la carga: Y la oposición histórica genuina, el exilio, ¿no podría participar en campañas electorales, con sus propios recursos? ¿Y otras fuerzas internacionales (socialdemócratas, liberales, demócrata-cristianos) no podrían apoyar esta oposición, con la meta admisible de restaurar el capitalismo? De otra manera, esos tres partidos serían vistos como puros cambios cosméticos. Raúl comentaría: Precisamente. ¿Entonces deberíamos ser más pluralistas que Estados Unidos, Francia, España? ¿Qué partidos tienen una chance real de instaurar un socialismo de verdad en esos sistemas? Además, ¿por qué no pedirles lo mismo a los chinos y a los vietnamitas?; ¿será que ellos son potentes tigres asiáticos, no islitas en el golfo?

Segundo round: Se dice que los disidentes están presos por criticar al gobierno, representar a la sociedad civil, defender la paz, la reconciliación, los derechos humanos.

“Pacíficas y reconciliadoras, las iglesias –quizá contestaría Raúl–, que sí representan sectores de la sociedad civil, hacen sus reclamos al Estado, pero sin aliarse con ningún gobierno extranjero; y fíjese lo bien que nos llevamos, pronto nos reuniremos para escuchar y discutir sus necesidades. ¿A qué sector de esa sociedad civil representan los disidentes? No reclaman mejoras económicas o sociales; su agenda política es antisistema socialista; no portan armas de fuego, pero son muy beligerantes.”

–Pero ¿por qué llegar al extremo de encarcelarlos? ¿Realmente son una amenaza tan grande para la estabilidad política del socialismo?

Ellos no, pero sus patrocinadores sí, en especial Estados Unidos. No podemos correr el riesgo de dejarles creer que vamos a tolerar su injerencia en nuestros asuntos, pues son la verdadera amenaza a nuestra independencia nacional.

–¿Entonces no habrá cambios en la política hacia esa oposición?

Raúl se queda pensando. “Vamos a suponer que indultamos al puñado que está preso, les permitimos que sigan hablando y reuniéndose entre ellos, como la mayoría hace hasta ahora. ¿Cesaría la operación política internacional que los promueve? ¿Dejarían de ser el plato fuerte de la prensa internacional? ¿Actuarían dentro de la legalidad del sistema en vez de asociarse con fuerzas políticas extranjeras para subvertirlo?”

Si fuera así, ¿habría espacio interno para esa oposición? ¿Podrían postularse y tener representación en la Asamblea Nacional?

La ley no les impide proponerse como candidatos a delegados en su circunscripción, ni ser elegidos a los distintos niveles del Poder Popular. El Partido no les dice a sus miembros ni a nadie cómo deben votar ante ningún candidato. Numerosos diputados en la Asamblea Nacional no son militantes del PCC. Ahora mismo estamos en medio de ese proceso electoral, aunque fuera casi nadie se entera.

Tercer round: En Cuba todo el mundo se queja de que la situación no ha mejorado; los salarios no alcanzan para los precios del mercado; hay demasiados controles burocráticos y prohibiciones; las viviendas están cada vez en peor estado; los medios no reflejan la opinión pública. ¿Cuándo se verán los cambios estructurales del sistema anunciados hace tiempo?

Estamos ante un conjunto de deficiencias acumuladas, algunas tan viejas como la Revolución, y de las que el PCC es el máximo responsable. Los ciudadanos se han acostumbrado a un Estado paternalista, que no estimula el trabajo; salarios sin resultados productivos, con más dinero circulante y subida de precios. Sobran más de un millón de trabajadores, pero carecemos de constructores, obreros, maestros, policías. Nos habituamos a vivir por encima de nuestros ingresos, a comernos el futuro. Hay que romper dogmas, y actualizar nuestro modelo socialista.

¿Cuáles son los ejes de esa actualización?

Reordenar la economía, descentralizar, desburocratizar, elevar la participación y el control, recuperar el desarrollo social y el nivel de vida.

¿Dónde está el principal obstáculo para que las políticas ya decididas se apliquen realmente?

La desorganización y la resistencia pasiva de la burocracia intermedia a implementar los cambios.

¿Está la actual dirigencia en capacidad de liderar esos cambios? ¿Hay un relevo político en marcha?

Los jóvenes se parecen más a su tiempo que a nosotros, como debe ser. Hacen falta líderes reales, que convenzan y movilicen con capacidad y prestigio. No pueden creerse dueños de la verdad, sino habituarse a la discrepancia, que es fuente de soluciones; a razonar con argumentos, no con consignas; a desconfiar de una unanimidad ficticia y dañina; a erradicar la simulación y el oportunismo, y fomentar una discusión franca con el pueblo, el encargado de juzgarlos.

Quedan otros problemas de los que no hemos tenido tiempo de hablar: la política social, la vivienda, la libreta de abastecimiento, los medios de difusión, el nuevo código de familia, las regulaciones migratorias, las relaciones con Estados Unidos y Europa, una lista mayor que las soluciones visibles. El más difícil quizá sea, sin embargo, gobernar a esos ciudadanos disconformes y críticos, creados por el propio socialismo, y que son hoy, paradójicamente, su consenso real.

*El autor es politólogo cubano, director de la revista Temas

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2010/04/14/index.php?section=opinion&article=029a1mun

17
Abr
10

caso uribe

Entre el final de una etapa y los esfuerzos por mantenerse en pie
El ocaso de Uribe

Despedida: en medio de una abstención superior al 50%, denuncias de compra de votos y un escrutinio escandaloso, el resultado de las recientes elecciones legislativas fue vivido como un triunfo aplastante del gobierno colombiano. Pero las cifras parecen insuficientes para sostener la idea de que Álvaro Uribe se irá del Ejecutivo ostentando el mismo caudal de popularidad que supo mostrar en mejores momentos. En un escenario favorable a la continuidad de las políticas de derecha, el líder saliente impulsa ahora a su heredero, Juan Manuel Santos, para las presidenciales del 30 de mayo.

Los números, que tanto enorgullecen a muchos líderes políticos en todo el mundo, funcionan como un arma de doble filo cuando hay que enfrentarlos desde el escepticismo y el descontento popular. Así, el enorme respaldo ciudadano que ostentó el presidente Álvaro Uribe en el pico de su gestión, gracias a su “política de Seguridad Democrática” contra los grupos armados, se precipitó en los últimos meses, debido –según coinciden analistas y empresas encuestadoras– a las medidas económicas impopulares adoptadas para enfrentar la crisis capitalista global y a la creciente corrupción. El resultado en las recientes elecciones legislativas del 14 de marzo, donde el partido oficial logró el triunfo aunque con apenas un 25%, determinaron que el “uribismo” deberá mantener su previsible alianza con el Partido Conservador –segundo en la contienda– para evitar extrañar a su líder. Estos números, que consolidan una amplia mayoría oficialista en el Senado y en la Cámara de Representantes, nacieron acompañados de serias denuncias de compra de votos, de una importante abstención popular, que promedió el 55%, y de un fuerte caudal de votos nulos, que llegó al 12%. Todo podría ser efímero para un presidente popular si no fuera porque Uribe entró indefectiblemente en la última etapa de su mandato. El histórico liderazgo del Presidente y sus influencias resultaron insuficientes para reformar la constitución de Colombia, que prohíbe expresamente una segunda reelección presidencial. La Corte Constitucional consideró improcedente el intento re-reeleccionista del Presidente en el mismo momento en que la consultora Gallup advertía que la imagen del mandatario había desmejorado en los últimos meses. Según esos números, a comienzos de marzo, al menos el 50% de los consultados estaba en desacuerdo con el manejo que le ha dado Uribe a la economía. Además, el 59% de los ciudadanos colombianos valora negativamente su gestión en materia de salud. Ambas cifras de rechazo son superiores incluso a las que se hicieron públicas en diciembre de 2009.

Si pese a todo Uribe mantiene una “imagen positiva” –como la definen las consultoras de opinión– cercana al 60%, ¿qué cosas le cuestionan los colombianos a su presidente? Fundamentalmente, critican los decretos de emergencia social impulsados para remediar la crisis financiera, con medidas como el incremento en los impuestos sobre determinados productos de consumo masivo. Además, cerca del 60% de los ciudadanos observa que ha empeorado la calidad de la seguridad social, que no hay una política de lucha contra la pobreza y que el costo de vida se ha disparado desde que Uribe inició su gestión. Éstas y otras mediciones alertan que ha cambiado la valoración que tienen los colombianos de sus cuestiones más urgentes. Según los encuestados a comienzos de este año por la ONG Misión de Observación Electoral, los principales problemas políticos que veían los ciudadanos en febrero pasado son la corrupción, el desequilibrio de poderes y la incertidumbre que por ese entonces reinaba acerca de la reelección presidencial. Gallup y otras mediciones señalan que apenas un reducido porcentaje de ciudadanos sostiene que la “seguridad” o “el orden público” son el principal problema que los aqueja. Como se sabe, el caballito de batalla de Uribe desde el inicio de su gobierno (en 2002) es la militarización del país, a través de un refuerzo del rol de las fuerzas de seguridad y una ampliación de su capacidad armamentística y tecnológica para combatir la violencia y hacer frente al conflicto armado interno.

Principio de transparencia

La Corte Constitucional de Colombia dio el último veredicto a fines de febrero pasado: Uribe no podrá presentarse a un referendo popular por un nuevo período presidencial. Entre otros argumentos, el tribunal cuestionó que la sesión legislativa en la que se había aprobado esa consulta reunía varias irregularidades, entre ellas el sospechoso cambio de opinión de algunos legisladores que inicialmente se oponían a una nueva reelección y que luego aprobaron la propuesta. El fallo asegura también que se detectó “un conjunto de irregularidades” en el manejo de fondos para la financiación de la campaña de recolección de firmas entre los ciudadanos. Se gastaron –según los jueces del máximo tribunal– “más de seis veces lo habilitado por las autoridades electorales y recibieron aportes hasta 30 veces más de lo permitido”. La conclusión –señala la resolución– es que la búsqueda de firmas ciudadanas para que aprueben la convocatoria a un referendo “vulneró el principio constitucional de transparencia”. La cuestión de la transparencia persigue al presidente Uribe desde su anterior reelección y hasta las recientes legislativas. En la justicia colombiana permanecen expedientes del año 2006 donde se denuncia “tráfico de influencias”, es decir la oferta de cargos públicos o prebendas a legisladores a cambio de que votaran a favor de la reforma constitucional de ese año, cuando logró su primera reelección. Algunas de esas causas terminaron en detenciones y procesamientos y permitieron ventilar casos como los de los congresistas Yidis Medina y Teodolindo Avendaño, que en el último momento cambiaron su voto y destrabaron la reelección de Uribe. Aquella historia se repitió –como lo comprobó la Corte Constitucional– en este nuevo intento reeleccionista y en las legislativas de marzo. La Misión de Observadores Electorales de la Organización de Estados Americanos (OEA) denunció, entre otras anomalías, que en la población de Magangué, en la costa Caribe, los votos se pagaban en el mismísimo sitio de votación y que se cotizaban en alza conforme avanzaba la jornada electoral. Otras tantas situaciones irregulares fueron detectadas por la OEA en otros puntos como Bolívar, Magdalena, Santander, Atlántico y Cundinamarca, según el jefe de la misión, Enrique Correa. Agregó que en Atlántico los electores recibieron a cambio de votos becas estudiantiles, mientras que en Magdalena se observaron personas que indicaban el sitio donde los ciudadanos podían pasar a cobrar.

Hasta antes del fallo de la Corte que puso freno a las aspiraciones de Uribe, el Presidente cosechaba niveles de intención de voto cercanos al 50%. Ahora, sin Uribe en el horizonte, la política colombiana se debate en otro terreno. El oficialista Partido Social de la Unidad Nacional (o Partido de la U) se encolumnó detrás del ex ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, una astilla del mismo Jefe de Estado. El partido Conservador, aunque disputará la elección presidencial con candidato propio, Noemí Sanin, seguirá siendo un aliado inquebrantable si hay que acompañar a Santos en una segunda vuelta electoral. Parecía que no podía haber en Colombia algo más a la derecha del uribismo y de los aliados conservadores, hasta que surgió el Partido de Integración Nacional. El PIN, que debutó en las legislativas del 14 de marzo con casi el 7% de los sufragios, está formado por los herederos de legisladores detenidos o procesados por financiar o colaborar con la extrema derecha armada colombiana. Vale decir, uribistas que no pudieron escapar de los nexos de la llamada “parapolítica”. De cara a las presidenciales, el frente opositor tiene entre sus candidatos al ex guerrillero del M-19, Gustavo Petro, del Polo Democrático Alternativo (centroizquierda); Rafael Pardo, del Partido Liberal; el ex senador Germán Vargas Lleras, del partido Cambio Radical (liberal, el más uribista de los opositores); el ex alcalde de Medellín Sergio Fajardo, del movimiento Compromiso Ciudadano (centro) y el ex alcalde de Bogotá, Antanas Mockus, por el Partido Verde (centro). Excepto el Liberal, ninguno de estos partidos o alianzas consiguió más del 7% en las legislativas pasadas, aunque algunos de estos nombres están en carrera presidencial, según sondeos privados. A juzgar por los resultados del 14 de marzo, casi con seguridad habrá una segunda vuelta electoral el 30 de mayo porque ninguno de los postulantes obtendría el 50% de los votos. Aun así, Santos aparece como mejor parado, capitalizando la principal bandera de Uribe y la que más reputación le dio a él cuando era ministro de Defensa: la lucha contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc). El respaldo del presidente colombiano a Santos no tardó en llegar: “es un derecho que se mantenga el rumbo de firmeza en una política de seguridad que garantice a las próximas generaciones una Colombia en paz”. Tras la resolución de la Corte, centenares de personas se congregaron en el centro histórico de Bogotá para gritar “Uh ah, Uribe ya se va”. El Presidente promete seguir ayudando al país “desde cualquier otra trinchera”. Pero esa será otra etapa de la historia de una Colombia que, inexorablemente, se encamina a coronar a un presidente que no será Álvaro Uribe.

Astilla del mismo palo

Juan Manuel Santos es el hombre del uribismo en las próximas presidenciales colombianas. Disidente liberal como Uribe, concurrirá por el Partido Social de Unidad Nacional, agrupación conocida como Partido de la U, que él mismo formó en 2005 para promover la primera reelección del actual jefe de Estado. Es primo hermano del actual vicepresidente de Colombia, Francisco Santos. Fue ministro de Comercio durante el Gobierno de César Gaviria (1990-1994) y de Defensa en la Administración de Uribe. Santos pertenece a una familia tradicional colombiana que, entre otros negocios, controló hasta hace poco el diario El Tiempo, cuya mayoría ahora maneja el Grupo español Planeta. Llegó a ejercer el periodismo y estudió Economía y Administración de Empresas con maestrías en Londres y en Harvard. Como sucede con Uribe, su reputación como funcionario se apoya en la lucha contra la guerrilla, la militarización del país y el rechazo a cualquier salida dialogada. En julio de 2008, la gestión Uribe-Santos puso en marcha la llamada Operación Jaque, por la que el Ejército rescató a 15 rehenes en poder de las Farc, entre ellos Ingrid Betancourt. Ambos gozan además del raro privilegio de haber comandado la invasión a Ecuador para atacar un campamento de las Farc, durante la llamada operación Fénix, en marzo de 2008. La popularidad recogida entre buena parte de los colombianos por aquella acción chocó con la reacción unívoca de los gobiernos de América Latina por poner en práctica la indefendible teoría de la guerra preventiva. Santos reivindicó aquel ataque como una acción de “legítima defensa”. Tanto el saliente como el aspirante ya tienen su lugar en la historia latinoamericana. Uribe y Santos el presidente y el ministro que estuvieron a punto de provocar una guerra de dimensiones impredecibles, en una región que, con enormes esfuerzos, se encamina hacia la paz y la integración.

   
   
   
  AméricaXXI
  Desde Venezuela para todo el continente
 



Meses