Archivos para 31 mayo 2016

31
May
16

ddhh condena en argentina

Primeras condenas en Argentina por crímenes en operación Cóndor

Stella Calloni / La Jornada

El tribunal oral federal uno de Argentina condenó este viernes a 20 y 25 años de prisión, respectivamente, a los ex comandantes Reynaldo Bignone y Santiago Omar Riveros por crímenes de lesa humanidad cometidos en el contexto de la llamada operación Cóndor, coordinación criminal de las dictaduras del Cono Sur en los años 70 y principios de los 80.

La causa investigó el complot de las dictaduras latinoamericanas para secuestrar, trasladar de un país a otro ilegalmente, asesinar a opositores en el exilio o importantes dirigentes políticos y ex guerrilleros. Los jueces Adrián Federico Grünberg, Óscar Ricardo Amirante y Pablo Gustavo Laufer, además del juez sustituto Ricardo Ángel Basílico, comenzaron en 2003 el juicio oral, en el cual había 32 acusados, de los cuales sólo 17 llegaron vivos a la lectura del veredicto.

El general Bignone fue el último presidente de facto de la dictadura militar que gobernó el país entre 1976 y 1983, que dejó saldo de unos 30 mil desaparecidos, miles de muertos y sobrevivientes que fueron sometidos a torturas y vejaciones en el contexto del terrorismo de Estado impuesto en el país, que utilizó como metodología sistemática el robo de niños nacidos en cautiverio o detenidos con sus padres y luego desaparecidos.

Decenas de familiares y algunos sobrevivientes, así como organismos defensores de los derechos humanos e hijos de desaparecidos dentro del esquema Cóndor, esperaron en una sala expectante y cargada de emoción, separados por una pared del estrado, donde un magistrado leyó la sentencia y la lista de los nombres de las víctimas.

Fue el primer juicio sobre la operación Cóndor en el país y la región de este acuerdo criminal de las dictaduras de Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Chile y Bolivia.

En esta causa también se investigó parte de lo que fue el expediente del juicio que se realizó sobre el centro clandestino de detención Automotores Orletti, adonde fueron llevadas la mayoría de las víctimas. Hubo mayor cantidad de uruguayos refugiados en Argentina, detenidos y entregados a las fuerzas militares uruguayas que actuaban dentro de la operación Cóndor, como fue el caso de la joven María Claudia García de Gelman, esposa de Marcelo Gelman, hijo del reconocido poeta Juan Gelman, quien pudo recuperar a su nieta Macarena, después de años de búsqueda.

Macarena, nacida en un centro clandestino de Uruguay y entregada a un policía y su esposa, con su madre desaparecida en ese país y su padre asesinado en Argentina, se encontraba por la tarde cargada de emociones, pero también de esperanza en la justicia.

También estaba Sara Méndez, uruguaya detenida en Orletti y llevada con otros compañeros a Uruguay después de que le fue arrebatado 20 días su bebé, mismo que fue encontrado posteriormente en Buenos Aires en el hogar de un comisario.

Muchos de los que sobrevivieron en Orletti fueron testigos invaluables del infierno vivido esos años. También condenaron a los que tuvieron responsabilidad en el secuestro, tortura, asesinato y desaparición de dos jóvenes diplomáticos cubanos, Jesús Cejas Arias y Crescencio Nicomedes Galañena Hernández, cuyo restos, como los de Marcelo Gelman, los encontraron en tambos de aceite con cemento, los cuales fueron arrojados a una río y hallados muchos años después.

La mayoría de los acusados en este juicio, iniciado en 2013 en Buenos Aires, fueron condenados por«asociación ilícita», con sentencias que van de 8, 12, 20 y 25 años, dependiendo de los casos probados a cada uno. La mayoría estaban sentenciados en otras causas como responsables de centenares de crímenes de lesa humanidad durante la pasada dictadura militar.

La pena de 25 años de prisión fue para Santiago Omar Riveros y el agente de inteligencia Miguel Ángel Furci, quienes se robaron a una hija de desaparecidos en el contexto de la operación Cóndor. En este caso, implicado en los tormentos contra víctimas en Orletti. Asimismo, el coronel retirado del ejército uruguayo Manuel Cordero Piacentini.

Reynaldo Bignone y Rodolfo Feroglio recibieron penas de 20 años. De 88 años, Bignone fue condenado por ser autor “penalmente responsable de integrar una asociación ilícita en el marco del denominado plan Cóndor”, aseveró el juez Amirante al leer el veredicto.

Cordero, a su vez, fue sentenciado por ser «partícipe necesario, responsable penalmente de privación de la libertad en 11 casos». Entre éstos, ya probados, está el de María Claudia de Gelman. Algunos de los principales responsables, como el ex dictador Jorge Rafael Videla, ya murieron. Otros fueron apartados de la causa por razones de salud.

En los primeros años de la investigación, en 2001, se pidió la extradición de los dictadores Alfredo Stroessner (Paraguay), Augusto Pinochet (Chile) y Hugo Bánzer (Bolivia), pero la justicia no dio curso en seguida y luego fallecieron todos.

«Se trata de un juicio único por sus características. Es el primero en Latinoamérica que logra llegar a la sentencia de un proceso cuya existencia se conoce desde hace décadas», expresó el joven fiscal Pablo Ouviña.

El mismo día en que la justicia dictó sentencia en el primer juicio sobre la operación Cóndor, organismos humanitarios manifestaron su enorme preocupación por la decisión del gobierno del presidente derechista Mauricio Macri por una iniciativa de acuerdos de seguridad, la cual comienza con la iniciación de un seminario dictado por especialistas en inteligencia y antiterrorismo de Israel.

«Es una iniciativa llamada a tener una fuerte gravitación en la orientación de las decisiones geopolíticas del Estado argentino con las consecuencias que esto ocasionaría (…) esto confirma el riesgo, que fue adelantado por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, de que la región y nuestro país sean llevados a involucrarse en el escenario de conflictos que se desarrollan en otras partes del mundo y que terminaron desatando verdaderas tragedias humanitarias», aseveró el legislador Leopoldo Moreau con base en lo publicado por el diario Clarín, el cual agregó que participarán 16 empresas israelíes que vendrían a proveer a las fuerzas de seguridad locales de elementos tecnológicos de inteligencia.

Se advierte que está prevista una conferencia del general de brigada Royi Elcabets, israelí, quien disertará sobre cómo sus compatriotas «combaten las acciones de terrorismo».

Moreau, experto en el tema, señaló: «No podemos dejar de preguntarnos qué tiene que ver esa problemática con nuestra realidad local, sin dejar de lado también la interrogante de si la definición de terrorismo que tiene el Estado argentino es similar o, por el contrario, difiere con la que tiene el Estado de Israel».

Fuente original: http://www.jornada.unam.mx/2016/05/28/mundo/017n1mun
29
May
16

brasil

De potencia a república bananera

escribe: Ángel Guerra Cabrera / Rebelión

Las primeras medidas económicas anunciadas por el capo golpista de Brasil Michel Temer no han sorprendido, salvo tal vez por su extrema dureza. Confirman uno de los objetivos fundamentales del circo disfrazado de inicio de juicio de procedencia montado por las dos cámaras del Congreso para suspender ¿provisionalmente? a la presidenta Dilma Rousseff y quiénes están detrás de la jugada. La luz verde del Legislativo al inicio del impeachment no habría podo darse sin la complicidad del Tribunal Supremo Federal, ni se hubiera podido llevar a cabo sin la campaña contra la supuesta corrupción de Lula, Dilma, y el PT, implementada por la poderosa corporación multimedia Globo y demás medios hegemónicos brasileños.

El “ajuste” fiscal dado a conocer es probablemente más brutal que el que implementa Macri en Argentina y casi tan draconiano como el comprometido por la contrarrevolución en Venezuela con sus jefes y socios de Washington, Miami, Madrid y Bogotá, si llegara a triunfar. Más grave, un presidente no electo desconoce el endoso al rumbo petista dado por los electores.

Algunas de estas medidas, aunque menos lesivas socialmente, no le fueron aprobadas por el Congreso a Dilma, quien erróneamente intentaba enfrentar solo con ellas la caída del precio de las exportaciones. Pero en el formato actual implicarían la anulación o reducción significativa de los planes sociales de los gobiernos del PT.

Habrá grandes recortes en educación, salud y vivienda popular. Se suprimirán los subsidios que se entregaban a pequeños productores agrícolas y microempresarios, o los créditos otorgados a estudiantes de bajos recursos para cursar carreras universitarias, con cuotas que propiciaban a negros e indígenas recibirlos también, incluyendo becas completas para los de altos promedios. No en balde el de Temer es el primer gabinete después de las dictaduras militares integrado totalmente por hombres blancos y ricos. Solo por eso es ya muy excluyente en uno de los países del mundo donde existe más desigualdad social y mezcla racial.

Otra disposición es la liquidación y venta a los grandes especuladores de las acciones del multimillonario fondo creado en el gobierno de Lula para financiar a futuro el gasto en educación con parte de las ganancias del campo hidrocarburífero Tupi. Una ley para la privatización del campo es apoyada por Temer, que entregaría a las transnacionales el yacimiento más importante de PETROBRAS.

Otra medida debilita al BNDES, el banco público de desarrollo mayor del mundo, al obligarlo a pagar una deuda al tesoro público de 28 mil millones de dólares, a la vez que el crédito se reserva solo para los grandes negocios. Analista anuncian una profunda financierización de la economía en beneficio de los grandes bancos de Estados Unidos a costa de la banca pública y privada brasileña.

El débil gobierno de Temer sufrió esta semana dos duros golpes al ser obligado por una movilización extraordinaria de la comunidad artística e intelectual a restablecer el Ministerio de Cultura, que había disuelto, y sufrir la renuncia de su hombre más cercano, el corrupto ministro de planeamiento Romero Jucá. Este se vio forzado a ello al filtrarse una grabación en la que reconoce que el objetivo del impeachment era parar las investigaciones por el caso lava jato, en que están involucrados un gran número de políticos y empresarios. En fin de cuentas, el caso fue impulsado contra Dilma, el PT y, sobre todo, contra Lula, para impedir que compita por la presidencia en 2019, cuando no existe la menor prueba de que ella y su mentor se hayan beneficiado de la trama y son pocos los miembros del PT implicados.

Si Temer lograra que el Congreso apruebe este paquete de medidas, más otras que -dijo- vendrán, Brasil volvería a ser república bananera. De la potencia mundial miembro de los BRICS y líder de la unidad latino-caribeña en que lo convirtieron Lula y Dilma, quedaría reducido a la nada. La misma que acompañó a Chávez y a Kirchner en la derrota del ALCA y la creación de UNASUR e impulsó junto al venezolano, Cristina, Evo, Correa, Fidel y Raúl, y otros líderes revolucionarios y progresistas, el cambio de época en nuestra región.

En América Latina y el Caribe, será muy difícil derrotar al nuevo sujeto colectivo que hicieron emerger los gobiernos revolucionarios y populares, desde la ignominiosa postración, al respeto por primera vez de su dignidad y reconocimiento de sus derechos, a una participación social y política que antes no tuvo.

28
May
16

ser joven … ¿”nini”?

Esa tomadura de pelo de los “ninis”

escribe: Alberto Quiñónez / Rebelión

En las últimas décadas, los organismos multilaterales de cooperación y la academia norteamericana –principal pero no únicamente, porque en el terreno hay otros actores que le hacen el juego-, han venido desarrollando el estudio de las “nuevas problemáticas” de los “países en vías de desarrollo”, nuevo mote de los países subdesarrollados y de los pueblos oprimidos, explotados, saqueados y marginados en el plano de la expansión imperialista y de la configuración de un sistema mundial de valorización del capital.
El eufemismo de los “países en vías de desarrollo”, debería ya lanzar una alerta sobre el público en general y, sobre todo, sobre el cientista social acerca de que en el discurso ofrecido como científico, es decir, validado por los criterios actuales –e impuestos- de objetividad, operan en realidad formas de enmascarar la realidad misma (o al menos, la realidad esencial de las cosas) y, a la vez, de marginar los desarrollos teóricos que en su momento han explicado, con mayor profundidad y con miras más amplias y complejas, tales problemáticas.

Tales estudios lejos de develar, de traer a la luz, arrojan un velo sobre la realidad. Embozan doblemente porque su objetivo no es sólo retrotraer del estudio profundo, causal, de un fenómeno, hacia la descripción superficial y la correlación fortuita de las variables que dicho fenómeno involucra. No sólo es eso, repito, porque el objetivo más que epistémico es político: la configuración de una episteme –con su propio lenguaje y sus propias reglas, con sus estándares y sus jueces- es el hecho premeditado para establecer un proyecto político al cual aquella responde. Una ciencia que esconde los nodos esenciales de la realidad es una ciencia que se niega a la transformación. Una ciencia que se construye con eufemismos baratos es una ciencia que ni siquiera está comprometida con la labor crítica del pensamiento.
En ese marco, que he delineado de forma quizá muy esquemática, aparece como sacado de la manga de la camisa el problema de la población joven [1] que no tiene acceso ni a educación ni a empleo. La ciencia indigente ha sugerido –o impuesto- uno de esos neologismos venido de las cortes de las nomenclaturas idiotas: ninis. Jóvenes que “ni” estudian, “ni” trabajan. No tengo el dato exacto de la mente brillante que acuñó dicha categoría. Lo que sí sé, es que siglo y medio antes ya Marx establecía como tendencia secular del capitalismo la creación de una masa demográfica en situaciones de exclusión. Lo que sí sé, es que el mismo Marx llamaba a esta masa “superpoblación relativa” en su connotación demográfica. Y sé, además, que para ver más allá del fenómeno puramente demográfico, Marx desarrolló la categoría de “ejército laboral de reserva”, que no sólo alude a la existencia de una masa excluida sino que lo relaciona con el proceso de acumulación capitalista, es decir, con la dinámica económica.
El “problema” con Marx es que devela, arranca sin amabilidades hipócritas el velo de las relaciones de trabajo en la sociedad capitalista, exponiendo en carne viva el proceso de valorización del capital como un proceso de explotación de la fuerza de trabajo, es decir, la apropiación sin correspondencia de la realización del valor de uso de tal fuerza de trabajo por parte de aquel que brinda empleo (el capitalista), y que no genera este empleo por caridad o por inercia, lo hace para valorizar (es decir, extraer ganancias de) una masa de recursos determinada. Este proceso, siguiendo a Marx, exige que los diferentes capitales individuales que compiten en el mercado intenten innovar sus métodos de producción, siendo la tecnología el principal elemento que permite minimizar costes laborales e incrementar la productividad del trabajo. En la sustitución de fuerza de trabajo por capital constante, es decir, en el aumento de la composición orgánica del capital y de sus derivaciones demográficas que, como ya ha sido dicho, lleva a la generación de una “superpoblación relativa”, hecho que además permite disminuir salarios a niveles de subsistencia y que hacen de la “superpoblación relativa” una masa funcional a la valorización del capital, es decir, un “ejercito laboral de reserva”, es en ello que deben buscarse las explicaciones de la situación de exclusión juvenil, pero en tanto exclusión y no como un abanico fenoménico recién descubierto por una ciencia social indigente. Pero ver eso es ver demasiado e invita a mover demasiadas piezas en el puzzle de unas relaciones sociales de producción que nada tienen de juego pero sí mucho de dominación.
Uno de los colmos orgásmicos de la cuestión es que académicos, que por lo menos no esconden su filiación ideológica ni su adscripción política, tienden a hacer del problema de la exclusión sistémica un problema de asimetrías de información; la pauperización relativa, la marginación y la exclusión y segregación educativas, pasan a ser un problema de coste/beneficio que deben resolver los mal llamados “ninis”, tal como dejó entrever una académica de una escuela superior de negocios, cuyo nombre no mencionaré [2]. Esta posición fue clara e incluso reiterada cuando a dicha académica le preguntaron, en un foro público [3], si a su consideración el problema con la educación era relativo a elecciones racionales y no a procesos de exclusión.
También es deplorable que algunos de los programas esgrimidos desde el gobierno como punta de lanza para el tratamiento de la problemática de la exclusión juvenil, resulte ser la financiación por parte del Estado de un periodo de prueba para las y los jóvenes contratados por primera vez. Es absurdo. Es seguir privatizando los recursos públicos, que deberían más bien ser socializados. La impertinencia de una medida así se demuestra por simple lógica, si la generación de riqueza ha seguido creciendo, aunque sea a tasas magras, a la par que ha crecido la masa de población joven desempleada, lo que ha ocurrido es un aumento de la tasa de plusvalía, es decir, un incremento en la tasa de explotación de la población efectivamente empleada. Financiar con dinero público la contratación o pre contratación de población juvenil significa subvencionar desde el Estado la rentabilidad de empresas que han ahondado sus procesos internos de explotar la fuerza de trabajo joven.
Pero parece que resulta obvio. En ausencia de referencias teóricas, nos arrojamos al abrazo ciego de cualquier cosa medianamente estructurada para explicar los procesos de nuestra realidad. La moral de borregos que parece ser la fuente común de la que bebe el funcionariado público, algunas organizaciones de la sociedad civil y la academia complacida con las payasadas del poder, les hace aplaudir y decir que sí a cualquier muñeco de paja que aparece en la palestra de nuestra ciencia social. Pues bien. Habremos de decir que no. No. Por resistencia, por justicia, por dignidad.

Notas
[1] En términos generales, por población joven se entiende a la población cuyas edades oscilan entre los 15 y los 24 o 29 años, según el criterio que se tome como referencia. Esta caracterización puede sufrir complicaciones si se analizan los marcos normativos que positivizan el hecho sociológico y demográfico de “ser joven”, pero es un análisis que aquí no nos importa para los fines del artículo.
[2] Sí lo mencionaré y por una razón sencilla: porque tal declaración merece ser debatida y ojalá quienes enarbolan este ideario obcecado de inhumanidad tuvieran la apertura para un debate real sobre este y otros problemas, y no sólo la disposición a montar un monologo mal hecho, frente a otros actores de la vida nacional. Las declaraciones fueron dadas por Aída Lazo, economista de la ESEN.
[3] Presentación del estudio “Los jóvenes NINI en El Salvador” de Fundaungo, el 12 de mayo de 2016, en donde Aída Lazo participó como comentarista.
Alberto Quiñónez, Miembro del Colectivo de Estudios de Pensamiento Crítico (CEPC).
28
May
16

maduro y venezuela

Un sujeto revocable

 

escribe: Ugo Codevilla, Analista

 

Rodolfo Nin Novoa, vocero presidencial y canciller, retomó el camino de provocador esta vez como presidente pro tempore del Mercosur. Según informó este periódico: “El canciller …, sostuvo en Canal 12 que Venezuela atraviesa una crisis producto de un modelo de “control férreo de la economía” por parte del Estado y que la “única manera” de superar esa situación es un referéndum revocatorio del mandato presidencial”.

Como vemos es un juicio lapidario del señor de gustos caros, sumándose ¡merecidamente!al selecto grupo de antichavistas como Álvaro Uribe, Felipe González, Felipe Calderón, etcétera.

El gobierno uruguayo, incluido Mujica y quien fuera beneficiario de sus preferencias para ocupar el secretariado de la OEA, sigue sin entender algo básico, lo que se cocina en Venezuela está muy lejos de la responsabilidad única de Nicolás Maduro, acusado de dictador.

Seguramente, el presidente bolivariano carece de destreza como estadista (podrían revivir a Rafael Caldera para ejercer tal mandato con pericia), pero el desabasto no es su culpa, tampoco incitó a la violencia, ni es causante del clima de invasión que se respira en ese país caribeño.

Asimismo, controlar el Congreso no supone ser gobierno. Eso sí, contraponerse de manera radical al Ejecutivo con intención de maniatarlo. Sin embargo, el citado Ejecutivo tiene atribuciones suficientes para gobernar sin respetar las decisiones de ese Congreso, determinando–verbigracia- el Estado de Excepción avalado por el Supremo Tribunal de Justicia.

Ignorar cómo se inicia el conflicto en Venezuela es un pecado tan grande como confundir a Seregni con un socialdemócrata moderado y respetuoso del mercado. Esta adulteración desmedida, que necesita mucho perfume francés para ocultarla, se extiende a la forma de interpretar lo acontecido en aquel país, hundido en una persistente crisis. Crisis iniciada con el deceso de Hugo Chávez Frías. Desde ese momento, la oposición de derecha decidió concentrar fuerzas con el objetivo de ahorcar política y económicamente a Maduro. De tal suerte que incrementaron los enfrentamientos (guarimbas), en tanto, empresarios poderosos provocaron un desabastecimiento similar al experimentado por los sandinistas en el siglo pasado. También Salvador Allende padeció una oposición querellante orquestada desde fuera.

El clima de angustia y penuria económica se extremó con la reducción de los precios del petróleo, problema irresuelto hasta nuestros días y cuya finalidad era desestabilizar a países vendedores de hidrocarburos como Rusia, Irán y también Venezuela. Ello agudizó los problemas internos provocando una lectura precipitada de una parte importante de la ciudadanía, de que el obstáculo es Maduro, por tanto, al destituirlo todo volverá a la normalidad. Una conclusión ostensiblemente falsa. Eso hicieron con Allende y el resultado sigue doliendo hasta hoy. De sucumbir el gobierno bolivariano, los dirigentes de la oposición, casi todos de familias acomodadas, procederán a una caza de brujas y a un saqueo peor al vivido en la URSS cuando su disolución. Sobre todo, la injerencia norteamericana que se apropiará de nueva cuenta del oro negro (y del oro azul, coltán),a fin de asegurarse su suministro durante largas décadas. Como si esto fuese poco, caerán en cascada las medidas neoliberales como en Argentina y Brasil.

Ahora bien, si el conflicto venezolano cuyo gobierno destina buena parte de su presupuesto a programas sociales se resuelve con la salida del presidente, entonces, ella está organizada a propósito de combatir a Maduro manteniendo al pueblo de rehén.

Asimismo, el redivivo clima de amenaza armada venida de la frontera con Colombia y la posible intervención de la flota estadounidense, debería llamar a la prudencia, porque aunque se pretenda desdeñar, EEUU es invasor por antonomasia. Y si la necedad persiste, es una excelente oportunidad para consultar a los iraquíes acerca del trágico cuento de las armas de destrucción masiva.

Finalmente, fue fácil señalar a Luis Almagro como traidor, ya estaba quemado, pero tildar de loco a Maduro por un suspirante al Nobel, oficia de relevo.

26
May
16

brasil

Las vueltas de la vida (política) o breve relato sobre el precio de la ambición

escribe: Atilio A. Boron / Rebelión

La escena en un aula de la Flacso, Santiago de Chile, Agosto de 1967. Los alumnos de las dos maestrías que se dictaban en aquel momento, una en Sociología y otra en Ciencia Política, esperan con entusiasmo la llegada de un nuevo profesor de economía: un joven exiliado brasileño, con impecables antecedentes de izquierda, que por primera vez dictaría un curso a nivel de posgrado. El Director de la institución hace la presentación de rigor y poco después el profesor pasa a explicar su programa, cosa que hace en un buen “portuñol” y con marcado acento brasileño que servía para matizar la aridez de su discurso. El contenido y la bibliografía son rigurosamente marxistas, sin la menor fisura por la cual pudiera deslizarse alguna otra vertiente de pensamiento económico.

Cuando terminó su exposición un pesado silencio descendió sobre la sala. Yo era uno de los estudiantes y me llamó la atención el hermetismo teórico del programa. Había ya hecho un curso de Economía Política en la Argentina, en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, con la inolvidable Rosa Cusminsky, que luego del golpe de 1976 logró exiliarse en México y continuar con su labor docente en la UNAM. En el curso dictado por Rosa, una marxista “convicta y confesa”, como se declarara José Carlos Mariátegui, estudiamos por supuesto a Marx (algunos pasajes de El Capital, leímos con fruición Salario, Precio y Ganancia, ojemos el Anti-Duhring) pero también vimos a John M. Keynes, Joseph Schumpeter, Joan Robinson, Arthur Pigou y John K. Galbraith. Rompí el silencio y, con mucho tacto, le pregunté al novel profesor si no iríamos a estudiar también la obra de algunos de estos autores que la buena de Rosa nos había hecho leer, en mi caso cuando aún no había cumplido dieciocho años. La respuesta me dejó helado, pues indignado, se volvió hacia mí y me dijo, con un tono amenazante y agitando con fuerza su dedo índice de la mano derecha: “Mire jovencito: si usted quiere perder el tiempo estudiando esa basura burguesa no tiene nada que hacer en mi curso.” Intimidados por la violencia verbal del profesor nadie tuvo la osadía de abrir la boca. Este comenzó a dictar su materia y yo ni siquiera me molesté en tomar notas, cosa que hago habitualmente.

Al terminar la clase me marché y nunca más regresé a su curso. Tuve suerte, porque en aquellos años Chile era la Atenas latinoamericana y completé mi formación económica de la mano de dos formidables maestros: Celso Furtado y Osvaldo Sunkel que dictaban sendos cursos en el Instituto de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile que, como era previsible, fueron muy superiores al que dictara mi censor. Este inició una notable carrera académica y política y debo reconocer que durante el gobierno de Salvador Allende fue un estrecho colaborador de su Ministro de Economía, Pedro Vúskovic. Se también que la pasó muy mal con el golpe de Pinochet y que a duras penas logró salir de Chile. Al igual que yo fue a Estados Unidos y obtuvo un doctorado en Economía en la prestigiosa Universidad de Cornell. Luego de eso pasó un tiempo en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton y tras catorce años de exilio regresó a Brasil, donde de la mano de su mentor y protector en Chile, Fernando Henrique Cardoso, llegó a ser diputado federal, senador, alcalde y gobernador de Sao Paulo y dos veces candidato a presidente, siendo derrotado una vez por Lula en el 2002 y otra vez por Dilma en el 2010. En su campaña presidencial del 2002 sus diatribas e infamias en contra de Hugo Chávez Frías adquirieron una lamentable notoriedad, y su inquina en contra de todo lo que tenga que ver con Chávez y el chavismo, con el bolivarianismo y la revolución, persiste hasta el día de hoy, alimentada por su visceral odio al PT y a todo lo que se le parezca, culpable de su frustración política.

Su adhesión a la derechizada socialdemocracia brasileña y su calculada conversión al neoliberalismo como una ruta de ascenso para llegar, a como diere lugar, a la presidencia del Brasil acentuó aún más los rasgos de extrema intolerancia y dogmatismo que exhibiera en su juventud. Hoy representa la versión más radical y tal vez más sofisticada -porque es una persona inteligente y dueña de una sólida formación intelectual- de la derecha brasileña. Su insaciable ambición de poder, esa que según Hobbes sólo cesa con la muerte, no sólo lo hizo arrojar por la borda aquello en lo que creía con fanático celo a finales de los sesentas sino que lo llevó a convalidar el escandaloso asalto al gobierno de Brasil de la mano de una pandilla de corruptos que merecerían estar en la cárcel de por vida. Pero con el ardor propio de los conversos a él no le importa nada y aceptó desempeñar un muy importante cargo en el gobierno de Michel Temer, posicionándose para intentar, por tercera vez, llegar a la presidencia del Brasil y así saciar su irreprimible obsesión. Este es el personaje que en la nota que hoy publica el diario La Nación (Buenos Aires) prometió “limpiar de ideología la política exterior” del Brasil. Les presento a José Serra, mi profesor que no fue y hoy Canciller del gobierno golpista de Brasil.

24
May
16

venezuela y maduro

20-05-2016

Preparativos de intervención militar en Venezuela

escribe: Ángel Guerra Cabrera / Rebelión

El guión de la intervención militar de Estados Unidos en Venezuela ha sido escrito en el Comando Sur(CS) de sus fuerzas armadas y se aplica al detalle por sus aliados de la Mesa de la Unidad Democrática(MUD). Sigla que cobija a la contrarrevolución, o sea, el instrumento imperial para estimular el desabastecimiento creado por las grandes empresas, y las acciones de calle y violencia armada dosificada que favorezcan las condiciones idóneas para justificar la intervención militar directa en el país con las mayores reservas de petróleo en el mundo. Lo dice todo la afirmación del almirante Kurt W. Tidd, jefe del CS: “nuestra intervención oportuna ha permitido delinear un camino para una salida rápida del régimen”.

Algún amigo facilitó a Caracas los 12 puntos de la fase 2 del plan del CS. El documento sentencia “la derrota en las elecciones y la descomposición interna del régimen populista y antinorteamericano, recoge el impacto exitoso de nuestras políticas impulsadas con fuerzas aliadas en la región en la fase 1 de esta operación”

Entre sus éxitos , el CS destaca: a) poner en evidencia el carácter autoritario y violador de los derechos humanos del gobierno de Maduro(el burro hablando de orejas); b) destaca el “mecanismo de la Orden Ejecutiva”(de Tidd) para justificar el desarrollo de “nuestra política”, que tiene “justificativo legal en la Constitución y las leyes de Estados Unidos de América”; c) presume del “aislamiento internacional” de Venezuela; d) “Generación de un clima propicio para la aplicación de la Carta Democrática de la OEA”(más adelante el documento menciona “tal y como lo hemos convenido con Luis Almagro Lemes”-el mismísimo secretario general de la OEA), tránsfuga, a quien el ex presidente Pepe Mujica, al comprobar la puñalada por la espalda que preparaba contra Caracas su ex canciller, fulminó: “Lamento el rumbo por el que enfilaste y lo sé irreversible, por eso ahora formalmente te digo adiós y me despido”; e) “Colocar en la agenda la premisa de la crisis humanitaria que permita una intervención con apoyo de organismos multilaterales, incluyendo la ONU”(las cursivas son mías).

Cuando uno lee el documento, confirma que todo lo que dice se está cumpliendo al pie de la letra y, a la vez, no puede si no recordar intervenciones como la de la CIA que derrocó al presidente Arbenz en Guatemala(1954), o la de los marines y la 82 División Aerotransportada que impidió el regreso del presidente Juan Bosch a República Dominicana(1965), previamente derrocado por un golpe de Estado teledirigido desde Washington -ambas amparadas por la OEA-, o el falaz argumento de las armas de destrucción masiva para invadir Irak(2003), por solo mencionar tres casos. Washington ha desarrollado una panoplia de instrumentos de control de las conciencias y replanteado el concepto mismo de guerra, apoyándose en las investigaciones de los académicos a su servicio y en las nuevas tecnologías, pero hay contenidos fundamentales del libreto desestabilizador e intervencionista que se remontan al siglo XIX como la campaña mediática desenfrenada.

Desde febrero de 2014 la oposición -pese a sus trifulcas internas- viene cumpliendo con este plan que incluye las guarimbas y la utilización de paramilitares colombianos en todo el territorio venezolano, quienes se han apoderado del mando de las redes delictivas y ejercen la violencia con propósitos que sirven al plan del CS.

También está la vertiente de las protestas de calle conjugadas con violencia. Esta semana, la segunda de dos marchas al centro de Caracas organizadas por la oposición, según ella para presionar la convocatoria el referendo revocatorio, terminó con estudiantes y policías bolivarianos heridos y actos vandálicos. Como explica el plan del CS el referendo es solo un pretexto y lo confirma que la MUD no ha cumplido con los requisitos para convocarlo. Como para recordar quién manda el CS hizo penetrar un avión militar en Venezuela dos veces en días pasados.

Venezuela se acerca como nunca a un punto de definición después del golpe en Brasil. El presidente Maduro ha prorrogado el estado de emergencia económica y firmado decretos que confieren facultades excepcionales a las comunas, los Consejos de Producción y Distribución y a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, ha ordenado un ejercicio conjunto de estas y las milicias y orientado ocupar las fábricas que cierre la burguesía. Radicalizar a fondo la revolución es el único camino para aplastar a la contrarrevolución.

Twitter: @aguerraguerra
22
May
16

la derecha en uruguay …

La derecha va por todo, en lo local y también en lo regional

Querer analizar la marcha del país sentados en el cordón de la vereda es, por lo menos, un grave e ingenuo error que puede poner en peligro el futuro de los uruguayos.

La agresividad que se desató en Brasil contra la presidenta Dilma no es una simple actitud destemplada de un grupo dirigente, sino que también es parte sustancial de una política que apunta a debilitar a los gobiernos progresistas que se fueron construyendo, alentados por la creación del Mercosur.

Todo indica que la derecha va por todo y que se prepara para golpear a ese tratado regional que con marchas y contramarchas, supo navegar con audacia ante nuevas realidades económicas y políticas.

El pasado domingo nos enteramos por LA REPÚBLICA que “Derechas de Argentina y Brasil pretenden refundar el Mercosur”, afirmación con la que se recordó que en la actual coyuntura “ganó Macri en Argentina, Cartes en Paraguay y ahora le hicieron esa jugada a Dilma”.

Si este punto de vista se sigue concretando en la realidad, es posible que América Latina sufra un grave retroceso, lo que puede ser un verdadero acto criminal.

De confirmarse esta apreciación de dos legisladores frenteamplistas como Ruben Martínez Huelmo y Gonzalo Civila, se estaría ante un retorno del neoliberalismo y a una etapa muy anterior a la que se vivía en las horas previas a la firma del Tratado de Asunción.

Todo indica que si el Mercosur se debilita y si se confirma la derechización de los países integrantes, el futuro de Uruguay cambiará negativamente en materia económica y perspectivas sociales.

Si bien los partidos conservadores del país actúan con más cautela que la de sus vecinos, están trabajando para debilitar al Frente Amplio, tanto a nivel nacional como departamental.

Esta peligrosa política se está expresando con gran magnitud, cuando nos enteramos -por ejemplo- que Maldonado será una fuerte zona de tensiones políticas, impulsadas por los sectores de la derecha del Partido Nacional.

Todo indica que algunos dirigentes de los partidos tradicionales están convencidos que deben llegar al extremo de conseguir un desprestigio global de la coalición de izquierdas. Por eso no hay que extrañarse de esta ofensiva local y regional que estamos viviendo, dentro de un proceso de derechización. Estamos en la etapa previa de algo mucho más grave.

 

De: diario La República




mayo 2016
D L M X J V S
« Abr   Jun »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031