Archivos para 31 octubre 2009

31
Oct
09

semanario el popular: uruguay en clave de cambio

EL ÚLTIMO ESFUERZO DE UNA EXIGENCIA DESMEDIDA

El domingo 26 de octubre, a la madrugada, muchos nos fuimos a acostar con un amargo sabor en la boca. A los observadores extranjeros les resultaba difícil entender cómo los militantes dela partido que había ganado y obtenido una diferencia del 20 % de los votos con su más cercano competidor, no festejaban efusivamente. Más aún les era incomprensible que el Partido Nacional celebrara eufóricamente el quedar segundo, siendo perdedor de más de 100.000 votos respecto de la elección pasada. Por si fuera poco se celebraba de algún modo el tercer puesto –con aumento de su votación pero de cualquier modo lejanísimo de la preponderancia frenteamplista- del otrora histórico partido de gobierno, el Partido Colorado con todas sus variantes. La situación anímica de los frenteamplistas respondía a que no se habían logrado los objetivos propuestos. Teníamos como meta ganar en primera vuelta y alcanzar la aprobación de los plebiscitos para anular la ley de caducidad y habilitar el voto epistolar. Si bien se requiere una discusión sobre la causa de los resultados, no es éste el momento adecuado. No tenemos tiempo que perder. Es necesario que redoblemos los esfuerzos para lograr confirmar el triunfo del Frente Amplio el 29 de noviembre, única posibilidad para que se continúe avanzando en el desarrollo del proyecto popular. No podemos dejar que la desazón nos lleve al inmovilismo. Sabemos, porque nos afectó a todos, que el mayor golpe provino de la derrota de la papeleta rosada, por su hondo contenido democratizador y porque implicaba que por segunda vez la ciudadanía se definía en cuanto a la Ley de Caducidad. ¿Cuáles han sido los factores de este resultado? La inquietud merece un análisis más profundo y sereno de lo que hoy a vuelo de pluma podemos hacer. Aceptamos la definición de la ciudadanía, pero seguiremos buscando los mecanismos para que se sepa la verdad y exista justicia. En este período de gobierno se ha demostrado lo que se puede hacer cumpliendo consecuentemente con el artículo 4 de la propia Ley de Caducidad. Sin embargo no podemos dejar de mencionar y condenar la actitud provocadora del Sr. Martínez Zimarioff, el mismo que concurre a los actos del Círculo Militar, que salió a afirmar que el voto rosado estaría llegando a obtener las mayorías necesarias. No puede resultar mejor conclusión del objetivo perseguido con la «confusión de un mal dormir» que considerarlo como una veta falsa de esperanza para que el desánimo posterior fuera mayor. A ello se sumaron el día lunes un conjunto de provocaciones buscando una reacción. Esto es parte de una táctica que repetirán en los días venideros. Ante ella, sin duda alguna, serena y firmemente procuraremos no caer en las provocaciones que se generen. En un país que tiene miles de sus ciudadanos en el exterior y en donde la emigración de un familiar es algo con lo que convive la mayoría de los habitantes de nuestro país, la baja votación de la papeleta blanca demuestra a primera vista que no fuimos capaces de llegar a explicar su contenido. Sin embargo, a varios días de la elección podemos razonar fríamente que no todo puede ser considerado como una derrota. Toda elección es una fotografía del estado subjetivo de la población y del grado de acumulación de fuerzas en un momento determinado. En tal sentido llegar a alcanzar guarismos cercanos al 50% del conjunto de los votantes tanto para el FA como para la papeleta rosada, no debe ser menoscabado. Por lo tanto, saludamos el esfuerzo de los miles de mujeres y hombres conocidos y anónimos que trabajaron para conseguir los resultados logrados. Con los datos a la vista observamos que nos faltó poco para lograr la victoria. Los puntos necesarios para ganar en primera vuelta se pierden básicamente en Montevideo que vota casi 5 puntos por debajo que en 2004. No obstante si miramos el mapa nacional vemos cómo el FA no deja de crecer, logrando ser la primera fuerza en 11 departamentos (ganando en 3 más que en la última elección) y convirtiéndose en la segunda fuerza en el resto del país. Este resultado continúa la tendencia de que el crecimiento en la izquierda es mayor en el interior del país que en la capital y es lo que asegura la mayoría parlamentaria en ambas cámaras. Aunque sin duda deberemos analizar lo que pasa en Montevideo y sus causas. Recordemos que parte del objetivo de las clases dominantes era que no consiguiéramos las mayorías parlamentarias. Sabían que logrando su objetivo, nuestro gobierno no tendría la posibilidad, por sus propios medios, de garantizar la aprobación de leyes que continuarían el proceso de cambios iniciados. Cuando se reformó la Constitución incorporándole las modificaciones en el sistema electoral, con nuestra oposición militante, parte del argumento utilizado era que el Presidente debía ser electo con mayoría parlamentaria que garantizase el funcionamiento del Estado. Ahora suena ridículo que quieran convencernos que es deseable para la democracia que el Presidente tenga una mayoría parlamentaria de la oposición. La intención de este discurso es tratar de ganar a un sector de las capas medias asustándolas con la falacia de la concentración de poder. Lo que se cae por su propio peso es lo ilógico que resulta tener en el Ejecutivo a un partido o a una alianza de partidos que no tiene mayoría en el Parlamento. Aún en los regímenes parlamentarios el Presidente pertenece a una minoría mayor que logra con acuerdos las mayorías necesarias. La alternativa que nos propone Lacalle es la de gobernar por decreto… ¡vaya concepción de gobierno democrático! ¿Qué hacer en los pocos días que nos quedan? En primer lugar tenemos que asegurar los votos del FA. En segundo lugar convencer a los ciudadanos que no nos acompañaron en octubre que somos la única garantía de la estabilidad del gobierno y de la continuidad de los cambios. Debemos acercarnos a los votantes de los demás partidos en contienda, muchos de los cuales votaron las papeletas rosada y blanca. Es un dato peculiar que en tanto se disponga habrá que abordarlo para los mejores intereses de nuestro pueblo con el pronunciamiento por la continuidad y fortalecimiento de los cambios, avanzando en democracia. En las coordinadoras está la cuarta acta que nos debe servir de guía para ver las opciones que tuvieron los electores en cada una de las zonas. Las llegadas puerta a puerta registradas habrá que reflotarlas así como completar las que no se hicieron. Seguramente existirán distintas movidas frenteamplistas en contenido aunque organizadas por diferentes estructuras. En estos días que nos separan de la victoria, no puede haber discusiones anodinas: todas las formas de movilizar aportan desde su espacio de incidencia. Lo que no podemos dejar de hacer es conversar con nuestros vecinos, compañeros de trabajo o estudio, en profundidad directamente relacionada con el programa. A levantar el ánimo compañeros, a redoblar el esfuerzo. Nos quedan 29 días para afianzar la victoria y la presencia activa de cada uno de nosotros es fundamental.

 

31
Oct
09

balotage en uruguay

HACIA EL BALOTAGE CON PROGRESO SOCIAL

 

Un balotaje, donde las fuerzas pueden llegar a estar parejas, es uno de los momentos de mayor tensión de la lucha política, porque lo que está en juego es el gobierno.

Si esto es así requiere de las fuerzas políticas una fuerte centralidad, para poder llevar adelante una campaña electoral que tiene en menos de 30 días su momento de definición.

Esa centralidad, para que sea efectiva, debe contemplar muchos aspectos, pero fundamentalmente uno: una estrategia que contenga cuatro o cinco pilares, para presentarse con una propuesta única, clara, sencilla y penetrante, donde forma y contenido deben complementarse.

El gran desafío que tiene por delante el Frente Amplio es presentarse ante la sociedad como el partido que tiene un proyecto de República, capaz de seguir trasformando a nuestro país, que tiene vocación de progreso.

Allí están las realizaciones del gobierno progresista del doctor Tabaré Vázquez, que no fueron medidas aisladas, de corto plazo, sino que todas apuntaron a la transformación profunda de nuestra sociedad y de nuestra economía.

Esas realizaciones hay que exponerlas mejor que lo que se ha hecho hasta ahora, pero siempre dejando bien claro que todas tienen la virtud de que generan nuevos hechos y escenarios, que nos van a permitir seguir avanzando y desarrollando un proyecto nacional, si el gobierno no cae en manos de la cúpula derechista de los partidos tradicionales.

Por eso el discurso de la fórmula presidencial (Astori-Mujica), más que nunca tiene que ser abarcativo de nuevas capas sociales y de actores políticos. Por ello se hace imprescindible que la gente sienta, por encima de lo que votó el 25 de octubre, que hay una mano tendida para ganar el 29 de noviembre y comenzar a disfrutar del nuevo amanecer, donde el logotipo de la Presidencia se muestre, en los próximos cinco años, mucho más por encima del horizonte.

En este sentido los símbolos, las formas y los contenidos de la comunicación, deben tener un profundo sentido de patria. La bandera uruguaya, la de todos, tiene que ser enarbolada por los frenteamplistas porque es esta fuerza política la única que puede construir una sociedad de consenso, donde todas las energías confluyan en un porvenir común.

Junto a la bandera nacional, celeste y blanca, con ese sol que la ilumina, debe de estar la bandera de José Artigas, el héroe latinoamericano de la primera independencia que se colocó, desde un comienzo, junto a los más humildes.

El gran debate hacia el 29 de noviembre está entre Artigas y los restauradores posteriores, que en estas horas se manifiesta entre José Mujica y Danilo Astori, compitiendo republicanamente con la restauración de Luis Alberto Lacalle y Pedro Bordaberry.

En eso estamos y ya se sienten en el horizonte los cantos de la victoria popular, democrática y profundamente patriótica.

30
Oct
09

víctor bagnuoli (*) el triunfo del frente amplio

-EL TRIUNFO DEL PUEBLO Y EL FRENTE AMPLIO-

El progresismo uruguayo, acaba de escribir una de las páginas políticas y cívicas más importantes en la historia nacional.

Luego de 5 años de gobierno y el natural desgaste que ocasiona esa circunstancia, desgaste que afecta a todos los partidos del mundo, atenuado por la eficiente y distributiva gestión del gobierno de Tabaré Vázquez, obtuvo el 49,58% de los votos válidos; el 48,16% de los votos emitidos; 16 senadores, sin contar la vicepresidencia; 50 diputados, peleando el 51, es decir, mayoría parlamentaria absoluta en ambas cámaras, obteniendo una abrumadora supremacía en el interior del país que se vistió de rojo, azul y blanco como nunca antes lo había hecho. Sin contar que en todo el país los votos frenteamplistas superan a todos los votos blancos y colorados juntos.

Implacable ha sido ésta historia que –entendemos sin triunfalismos que frenan- estamos en las puertas del segundo gobierno de izquierda de la historia uruguaya y el primero de la izquierda latinoamericana que obtiene dos victorias consecutivas con dos candidatos distintos y sin reelección. Brasil y Venezuela lo hicieron con reelección previa, apoyados por sus pueblos y Chile también lo hizo con dos candidatos, pero no se trataba de un partido de izquierda, sino de una coalición con la democracia cristiana y otros sectores centristas.

En ésta épica historia, algunos apuntes y realidades sobresalen claramente.

a- Escrutados el 100% de los circuitos, de los datos oficiales de la Corte Electoral surge claramente que sin contar los votos observados, el Frente Amplio obtuvo el 49,58% de los votos válidos. Esta operación resulta de dividir el 1.093.869 de votos frentistas por la suma de todos los votos válidos a los 5 partidos que se presentaron en estos comicios, sin contar los votos observados. Es decir, al Frente Amplio le faltó, para obtener la mitad más uno de los votos válidos, sólo un 0,42% que representan escasos 9.267 sufragios. No confundir este 49,58% de votos válidos con el 47,49% de votos emitidos, contando los observados, que fue lo que adjudicó la Corte Electoral al Frente Amplio, y tampoco con el 48,16% de votos emitidos, sin contar los observados, sobre los que estamos informando en esta nota. Esta es una confusión interpretativa que hemos consignado a menudo en lectores que consultan y que no entienden por qué afirmamos que el FA obtuvo 49,58% de votos válidos cuando la Corte dice que son 47,49% de votos emitidos. La diferencia está en votos válidos, que es lo que realmente importa en la segunda vuelta, y los votos emitidos, que es la trampa electoral que se pergeñó en la primera vuelta para impedir el triunfo del ganador real, aunque éste le lleve al segundo 436.542 votos de diferencia, casi 20 puntos de distancia.

b- El Frente Amplio llega a la segunda vuelta con una ventaja imposible de ser superada. Si todos los blancos y todos los colorados, sin ninguna excepción, votan al Dr. Lacalle y a ninguno de ellos se le ocurre anular su voto o votar en blanco, aun así pierden ante José Mujica por 52.600 votos. Si, además, Lacalle convence no sólo a todos sus adversarios históricos del partido de Rivera, sino también a todos los votantes sin excepción del Partido Independiente, que son 56.156, llegaría al l.097.395. Es decir que, si votan todos los blancos, los colorados e independientes juntos, al Frente Amplio le bastaría conseguir sólo 3.527 votos para derrotar a Lacalle. No computamos los votos de Asamblea Popular porque ya anunciaron que anularán su voto en el balotaje y además porque creemos que esa patrulla extraviada de la izquierda no podría soportar el estallido de su conciencia poniendo la papeleta de Lacalle-Bordaberry en la urna electoral enfrentando a la mayoría del pueblo uruguayo que dicen defender. De todos modos, si en forma impensable, Sarthou y todos sus seguidores violan su compromiso anulatorio y votan en masa a favor de la derecha, hecho éste que no quiero agraviarlos ni siquiera con su sola mención, le faltaría a Mujica sólo 18.662 votos para dirigir los destinos del país. Le bastaría también convencer a 9.332 ciudadanos, ya sean blancos, colorados, independientes o de Asamblea Popular, es decir, la mitad más uno de esos 18.622 para derrotar a la coalición conservadora.

c- Pieza maestra de la estrategia del futuro gobierno frenteamplista es la mayoría absoluta obtenida en ambas cámaras, con gran holgura en el Senado, donde obtendrá 17 votos en 31 (contando la vicepresidencia) y también con mayoría en Diputados, donde serán 50 los legisladores del FA frente a 49 de la oposición combinada. Incluso aún está en disputa una banca que podría dejar la cámara baja con 51 diputados frentistas y 48 representantes de la oposición. Pero esta posibilidad es difícil de concretar.

d- El punto nodal de esta gran victoria de la izquierda uruguaya reside en el interior del país, terruño tradicionalmente alejado de las propuestas socialistas. El mérito de un Mujica trabajando pacientemente durante años y años en esas comarcas, con el lenguaje rural que tan bien se especializa en narrar, es innegable y en gran parte este triunfo está detrás de su trabajo y en el de un Frente Amplio que nunca se olvidó de los pueblos de tierra adentro. Por primera vez podemos decir que el Interior es frentista de sur a norte y de este a oeste. Gana en 11 departamentos, 10 de son del interior del país. Se impuso en 4 departamentos que estaban en el poder de los blancos: Colonia, Soriano, Río Negro y San José. Pero, además, es importante consignar que el Frente Amplio votó mucho mejor en cantidad de votos en estas elecciones que en las pasadas, en 13 departamentos del Interior, hecho de gran significación política. Ellos son: Canelones, Treinta y Tres, Cerro Largo, Rivera, Artigas, Salto, Paysandú, Río Negro, Soriano, San José, Flores, Durazno y Tacuarembó. Mientras que su rival nacionalista bajó en todos los departamentos en valores absolutos, en todos y cada uno de los 18 departamentos del Interior, con relación a la elección pasada. La hegemonía actual de la izquierda uruguaya en el interior del país es de tal entidad que el Frente Amplio obtuvo, frente al Partido Nacional en todos los departamentos una diferencia 11 veces mayor que la que había obtenido en las elecciones pasadas. En el año 2004 el FA alcanzó en el Interior el 50,40% y el Partido Nacional el 49,60%. En estos comicios el FA obtuvo el 55,68%, mientras los blancos descendieron a 44,32%. Hay que multiplicar la diferencia de 0,80% a favor del FA en el Interior en el 2004 por ll.36 veces para igualar la diferencia actual.

e- También estos comicios históricos exhibieron y dejaron al descubierto, con mayor claridad, la entidad de la estratagema de la dominación conservadora, instalando el balotaje más duro del planeta, para impedir que cualquier ganador indiscutible de cualquier elección se someta a una nueva consulta aunque su rival se encuentre 20 puntos atrás. Los balotajes existentes en otras naciones o exigen porcentajes de votos válidos, no de votos emitidos, lo que hace más difícil la situación para el ganador o dan por dirimido el pleito si el primero le saca una diferencia importante al segundo o si supera el 40% de los votos. Este balotaje, pensado con nombre y apellido para impedir el triunfo de una izquierda en ascenso y perpetuar, así, la centenaria dominación conservadora, creo que con la experiencia de ayer tiene sus días contados.

Es un engendro injusto, anacrónico, inviable e incurable y se ha instalado como una degeneración del sistema. Habrá que pensar muy pronto en salvar a la democracia de esta presencia arbitraria y monstruosa.

 (*) ex-secretario de la UTHC/PIT-CNT

30
Oct
09

juan gelman: honduras y obama

 

USA/Honduras después

El primer golpe de Estado en América latina desde la asunción de Obama ha enfrentado a la Casa Blanca con un problema complejo: no lo puede apoyar públicamente, pero tampoco quiere que Zelaya se acerque a Venezuela. Así, incurre en maniobras de diverso color para conciliar los dos propósitos: la primera fue descargar en la OEA la responsabilidad de negociar entre el depuesto Zelaya y el usurpador Micheletti y la respuesta, la unánime condena al golpe y la expulsión de Honduras del organismo, desagradó al Departamento de Estado, que ya le bajó el pulgar a la posible reelección de su secretario general, el chileno Insulza. El segundo paso consistió en pasarle el encargo a Oscar Arias, amiguísimo de todo lo estadounidense empezando por su gobierno, cualquier gobierno.

La propuesta de Arias, supervisada por el Departamento de Estado, incluye la reposición de Zelaya, pero con condiciones que castran su mandato fijadas por los golpistas: nada de plebiscito sobre la reforma de la Constitución, aunque no sea vinculante, integración de opositores en puestos claves del gabinete, y adiós al “comunista” Chávez. En otras palabras, titiritear al depuesto repuesto hasta las elecciones de enero próximo. Un comunicado de los militares golpistas emitido el domingo manifestó apoyo al plan de Arias, pero su comandante en jefe, el general Romeo Vásquez Velásquez, declaró a la BBC al día siguiente que no se permitiría la reinstalación de Zelaya.

Washington suspendió la ayuda económica y militar al gobierno de Honduras –unos 20 millones de dólares– y el martes pasado revocó a cuatro prominentes golpistas la visa de entrada a EE.UU., pero el doble juego continúa. Hillary Clinton declaró “irresponsable” la breve estancia de Zelaya en Honduras y dos de sus adláteres participan activamente en el reconocimiento del golpe cívico-militar. Uno es Lanny Davis, especialista en relaciones públicas, que presenta el hecho como un “esfuerzo valiente” para “preservar” la Constitución y “el imperio de la ley”. Davis fue el vocero de Hillary más beligerante contra Obama durante la precampaña por la candidatura presidencial demócrata. Antes había asesorado y defendido a Bill cuando el escándalo de Mónica Lewinsky. Luego entró al servicio del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), institución de la oligarquía que fomentó el golpe y que tiene apoyos ilustrados como éste: “La oligarquía en Honduras siempre tendrá de rodillas a esos indios catrachos”. O el que firma Junior: “Pues sí, comunistas basuras, la oligarquía de nuestro país jamás dejará que estos indios haraganes salgan de ese agujero así que a llorar al tamarindo” (foro.univisión.com, 30609).

Lanny Davis no carece de antecedentes en el rubro: en 1999, cuando se desempeñaba en la firma de abogados Patton Boggs, cabildeó para convencer al mundo de que el presidente de Kazajstán, Nursultan Nazarbayev –uno de los déspotas más corruptos del planeta– era un “reformador democrático” (www.democracynow.org, 15709). Un segundo amigo de Hillary participó en la trampa antidemocrática diseñada en San José: “La semana pasada Micheletti convocó a las conversaciones en Costa Rica al asesor de otra firma, relacionado con los Clinton. El asesor, Bennett Ratcliff de San Diego, se negó a dar detalles sobre el papel que juega en la negociación. ‘Cada propuesta que presentó el grupo de Micheletti fue escrita o aprobada por los estadounidenses’, dijo otro funcionario cercano a las conversaciones refiriéndose al Sr. Ratcliff” (New York Times, 12709).

El progolpe tiene el apoyo de un grupo de legisladores demócratas neoconservadores que el despacho de abogados Covington & Burling estaría alentando como si hiciera falta. Esta importante empresa jurídica con sede en Washington y más de 500 abogados en sus oficinas ha cerrado jugosos contratos de cabildeo con Chiquita Brands, la ex United Fruit Company, especializada en voltear gobiernos centroamericanos molestos. Y acontece que Zelaya incomodó a la Chiquita: aumentó el salario mínimo de los trabajadores hondureños en un 60 por ciento y la empresa frutera exigió que subiera el precio de venta de sus productos (www.counterpunch.org, 6709). El golpe de Estado no le vino mal.

La Coordinadora Latinoamericana de Sindicatos Bananeros (Colsiba) ha denunciado las infernales condiciones de trabajo que imperan en los dominios de Chiquita: jornadas de más de 12 horas, mujeres y niños de 14 años expuestos, como los hombres, a los efectos del DBCP, un plaguicida de uso prohibido que causa esterilidad, cáncer, congestión pulmonar y deformaciones congénitas en los hijos. Esta es la Honduras que los golpistas y Chiquita quieren conservar. También Hillary Clinton, por qué no: Micheletti acaba de elogiarla por sus “sabias políticas”.

“En Honduras, una mula cuesta más que un miembro del Parlamento”, dijo alguna vez el despectivo director de la United Fruit, Sam “The Banana Man” Zemurray, cuando la empresa comenzó sus operaciones a comienzos del siglo pasado. En los años ’20 controlaba casi una cuarta parte de la tierra cultivable de Honduras y además se dedicaba a derrocar gobiernos elegidos en las urnas, como el de Arbenz en Guatemala en 1954. A fines de los ’90, Chiquita se inspiró en su ejemplo y pagó 1,7 millón de dólares a grupos paramilitares para controlar el cultivo y la distribución del banano en Colombia: decenas de trabajadores aparecían muertos en las plantaciones, la empresa fue demandada por familiares de los asesinados y compró su impunidad con una multa de 25 millones de dólares impuesta por un juez estadounidense. Chiquita financió a terroristas colombianos, pero nunca ingresó a la lista negra del Departamento de Estado. Es que no todos los terrorismos son iguales.

29
Oct
09

opinión: fórmula blanca; la gran derrotada

En todo el Interior el FA obtuvo 117.260 votos más que el PN

Nuevo mapa partidario del Uruguay

El FA salió primero en todo Montevideo, Canelones e Interior

 

 

FÓRMULA LACALLE-LARRAÑAGA; LA  GRAN DERROTADA

En las elecciones del domingo el Frente Amplio, si se analizan los resultados, fue sin ningún lugar a dudas el partido ganador. Logró el 48% de los votos emitidos y el 49,3% de los votos por los partidos en lidia.

Alcanzó mayoría en las dos cámaras, tanto en el Senado como en Diputados.

Resultó victorioso en 11 departamentos del país y se consolidó como la primera fuerza en Montevideo y Canelones, donde superó el 50%, y también le gana al Partido Nacional en el resto del interior del país.

Además superó el millón de votos y le sacó 400 mil votos al Partido Nacional y más de 600 mil al Partido Colorado, al que casi triplicó en sufragios.

Sin embargo, si se miraba la calle y sobre todo la cobertura mediática del domingo y los días subsiguientes, eso no se reflejaba.

En el caso de la cobertura mediática, hubo prácticamente unanimidad en mostrar al Partido Colorado como el gran triunfador. Extraña operación política. Es cierto que el Partido Colorado se recuperó de la votación de 2004. Pero el crecimiento se dio partiendo de la peor votación de su historia; es difícil empeorar en ese caso. Además el Partido Colorado festejó, convenientemente amplificado por los medios, que alcanzó el 16% a nivel nacional y que salió tercero en los 19 departamentos.

Resultaba harto difícil mostrar una imagen de victoria del Partido Nacional, que perdió votos en todos los departamentos del país y que redujo su bancada en tres senadores y siete diputados.

Lo cierto entonces es que los dos partidos tradicionales enfrentan esta segunda vuelta partiendo de una gran debilidad. Son minoría en el Parlamento, son minoría en la mayoría de los departamentos de Uruguay y además, tuvieron en cada caso dos de las peores votaciones de su historia.

El Frente Amplio lo hace desde la fortaleza de la segunda mejor votación de su historia, con mayoría en ambas cámaras y con un millón de voluntades de respaldo.

Esa es la realidad, más allá de que la mayoría de los medios intente minimizarla o directamente tergiversarla.

Eso en cuanto a la lectura política y a la cobertura mediática.

En cuanto al sentimiento de la gente, elemento nada menor para las batallas políticas, la situación es un tanto más complicada.

La militancia frenteamplista y de izquierda en un sentido más amplio está golpeada anímicamente.

Esa tristeza o desánimo tiene mucho más que ver con la derrota, por muy escaso margen, del plebiscito para anular la Ley de Caducidad que con el resultado electoral en sí.

Las imágenes de los jóvenes, sobre todo los jóvenes, llorando el domingo de noche, recordaban a la noche del 16 de abril de 1989, cuando perdió el voto verde.

Es que la batalla por anular la impunidad es una batalla cuyas dimensiones éticas exceden largamente los cálculos políticos.

Ese dolor es absolutamente legítimo y más, porque a diferencia de 1989, cuando nadie festejó, la noche del domingo sí se vio festejar con aplausos y gritos a los jóvenes del Partido Nacional en la Plaza Matriz y luego a Julio María Sanguinetti reivindicar la victoria de la impunidad.

Superar ese abatimiento, superar también el legitimo derecho a analizar los errores y las causas de haber quedado tan cerca, es muy importante hacia noviembre.

Lo es porque en noviembre, como ya quedó claro la misma noche de la elección, se plebiscitarán dos concepciones de país, también dos concepciones sobre la historia, la verdad y la justicia.

De un lado están los que promovieron la impunidad, los que quieren que continúe y los que quieren hacer retroceder todos los avances alcanzados. Eso y no otra cosa expresa el acuerdo blanquicolorado, el que hicieron Luis Alberto Lacalle y Pedro Bordaberry.

Del otro lado, está una fuerza política, el FA, que más allá de aciertos y errores, ha luchado desde siempre contra la impunidad, que desde su gobierno ha realizado avances históricos hacia la verdad y hacia la justicia y que tiene en su programa de gobierno el compromiso de seguir haciéndolos.

Por eso, también desde el sentimiento y también desde el dolor de esa derrota tan sentida, hay que levantarse y asegurar en noviembre que en ningún terreno, en éste tampoco, haya posibilidad de marcha atrás.

29
Oct
09

Daniel Olesker |*|el gobierno del frente amplio

COMPARE RESULTADOS EN MATERIA LABORAL Y SOCIAL

 

Culmina un año y siempre es bueno hacer un balance de lo actuado. Hemos insistido en que el modelo que se ha desarrollado en los últimos 5 años ha modificado la visión política y económica de la gestión y ha introducido elementos que nos han permitido derogar cuatro mitos del pensamiento liberal con los que han querido engañar a los ciudadanos durante todos los años de aquella nefasta y perdida década.

Primer mito derrumbado: No es posible crecer y distribuir al mismo tiempo. Primero hay que hacer crecer la torta para después repartirla. Nosotros demostramos que es posible crecer y distribuir al mismo tiempo.

Segundo mito derrumbado: Los salarios son los responsables de la inflación y por ende hay que mantenerlos bajos. Nosotros demostramos que la inflación es resultado de otros factores y aumentamos los salarios manteniendo la inflación todo el quinquenio debajo del 10% anual.

Tercer mito derrumbado: Si se regula demasiado el mercado de trabajo y se avanza en los derechos laborales y salariales, huirán las inversiones. Nosotros demostramos que es posible proteger los derechos laborales, mejorar los salarios, en especial el salario mínimo nacional, y aumentar las inversiones en la mayor magnitud de la historia del país.

Cuarto mito derrumbado: Sólo hay que preocuparse por exportar y por los mercados externos; el mercado interno no importa. Nosotros demostramos que importan los dos mercados y que siendo relevantes las exportaciones, es igualmente importante el consumo interno.

Y cuando uno mira el hilo conductor, es decir lo común a los cuatro mitos, éste es no aumentar salarios, porque la distribución vendrá después y sola, porque generan inflación, porque ahuyentan inversiones y porque encarecen las exportaciones y el mercado interno no importa.

Es decir, la lógica de los años 90 era la de bajar salarios: la lógica de estos últimos cinco años fue defender el poder de compra de los trabajadores, aumentando salario real y empleo, sobre todo los salarios más bajos.

El cuadro siguiente nos muestra los resultados a los que llegamos:

(Ver cuadro)

 

Las conclusiones son claras:

1) En ambos períodos hubo crecimiento económico, sin embargo…

2) Fue notoriamente mayor la inversión en este quinquenio, lo que le da sustentabilidad y perdurabilidad al crecimiento.

3) El crecimiento de los salarios en general, y de los más bajos en particular, fue mucho mayor.

4) La creación de empleo fue casi el triple y logrando crecimiento en todos los sectores, incluida la industria.

5) El gasto social sumando salud pública, educación pública y Asignaciones Familiares era de 750 millones de dólares y es hoy de 2.200 millones de dólares, es decir casi el triple.

Y nada fue mágico. Todo ello fue debido a…

una decidida acción económica, social y política del Estado, que puso en marcha políticas activas de mejora salarial a través de la negociación colectiva, políticas activas de empleo, una decisión presupuestal de que toda la mejora del presupuesto (por mayor recaudación o por reducción del peso de la deuda externa) se volcara a gasto social y finalmente en el ámbito productivo una política industrial liderada por el Ministerio de Industria que no existía en el país desde hace ya 30 años.

|*| Economista

28
Oct
09

nuevo senado en uruguay

ffffff.gif (155619 bytes)

 

 ¿POR QUE EL FA GANO 16 SENADORES y 50 DIPUTADOS?

Walter Pesqueira (*)

La legislación electoral determina que la adjudicación de bancas se haga por el sistema de cocientes decrecientes, y en razón de esa legislación trataremos de hacer las adjudicaciones sintéticamente.

La Corte Electoral dio las cifras finales del escrutinio primario, que está sujeto a confirmación en el escrutinio final pero que normalmente no tiene mayores variantes que de 200 o 300 votos en escasas hojas de votación.

 

Las cifras de la Corte son:

Frente Amplio 1.093.869

Partido Nacional  657.317

Partido Colorado 383.912

Partido Independiente 56.200

Partido Asamblea Popular 15.300

 

En los dos últimos partidos las cifras están redondeadas.

 

Veamos los cocientes:

1.093.869/ 50 da un cociente de 21.877

657.317/ 30 da un cociente de 21.919

383.912/ 17 da un cociente de 22.583

56.200/ 2 da un cociente de 28.100

Con esos cocientes se distribuyen las 99 bancas de representantes.

Si se aumenta una banca a cualquiera de los tres partidos, PN, PC o PI, el cociente será menor que el de 21.877 con el que obtiene la banca 50ª el Frente Amplio.

 

Lo mismo ocurre en el Senado:

1.093.869/ 16 cociente 68.366

657.317/ 9 cociente 73.035

383.912/ 5 cociente 56.782.

Igual que en el caso de los diputados, si se agrega una banca al PN o al PC el cociente será menor a 68.366, con el que el FA logra la banca 16ª.

Los votos observados, por su escaso número, no pueden hacer variar estas probables adjudicaciones.

(*) Ministro Suplente de la Corte Electoral




octubre 2009
D L M X J V S
« Sep   Nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031