Archivos para 30 junio 2011

30
Jun
11

grecia, la crisis se agrava

Paraliza a Grecia huelga contra el plan de austeridad oficial

“Alto; no podemos más”, gritaban manifestantes en rechazo al impopular proyecto económico

“No hay plan B” para evitar la suspensión de pagos, afirma el comisario de Asuntos Económicos

Foto

Un manifestante patea a un policía que lleva detenido a un hombre, durante las protestas que ayer se organizaron en Atenas contra los planes del gobierno de aumentar impuestos a los trabajadoresFoto Reuters
Foto

Manifestantes arrojaron piedras contra los policías ayer en la plaza Sintagma de Atenas, frente al Parlamento, que debe votar un paquete de recorte de gastos sociales, aumentos de impuestos y privatizacionesFoto Reuters
Afp, Dpa, Notimex y Reuters
 
Periódico La Jornada
Miércoles 29 de junio de 2011, p. 27

Una huelga general paralizó ayer martes a Grecia, mientras en Atenas unas 20 mil personas participaron en protestas contra el plan de austeridad que se debate en el Parlamento, el cual incluye medidas impuestas por la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) como condición para acudir al rescate financiero del país con la liberación de 12 mil millones de euros, parte del plan de 110 mil millones concedido en 2010.

“Esperamos una participación dinámica y masiva en la huelga y en la marcha hacia el centro de Atenas. Tendremos trabajadores, desempleados, jóvenes, 48 horas en las calles”, advirtió el líder del sindicato Adedy, Spyros Papaspyros, que representa a medio millón de funcionarios; el GSEE defiende a 2 millones de trabajadores del sector privado.

Cortes de electricidad, anulación de vuelos y una importante reducción de la actividad económica predominaron durante la jornada. Las autoridades reportaron 37 personas lesionadas, entre ellas tres civiles y 21 policías, y al menos 14 detenciones.

La Unión Europea advirtió a los legisladores griegos que el país se enfrenta a una suspensión de pagos inmediata si no respalda el impopular plan económico esta semana.

Los manifestantes, entre los que se encuentran médicos, burócratas y hasta actores, marcharon pacíficamente por la capital coreando consignas, al son de tambores y con pancartas contrarias al plan de rescate, que muchos griegos creen que impone una penalización injusta y dura para jubilados y trabajadores, además de dejar intocables a los ricos.

Tanto el transporte como los servicios públicos se vieron afectados, mientras los colegios y muchas tiendas y empresas permanecieron cerradas. Las calles del centro de Atenas permanecían virtualmente desiertas. Las autoridades desplegaron 5 mil policías, en especial para proteger el Parlamento, frente al cual se concentraron las protestas de los manifestantes, que han acampado en la vecina plaza Sintagma. En comparación con la pasada violencia política griega, estos últimos enfrentamientos fueron relativamente menores.

Al grito de: “el proyecto de ley no pasará”, “alto a las medidas de miseria social” y “ya basta; no podemos más”, los autodenominados “indignados”, como sus similares de España, reiteraron su rechazo al nuevo plan de austeridad gubernamental.

Jóvenes encapuchados armados con piedras y palos prendieron fuego a contenedores de basura y a un camión de telecomunicaciones situado frente al Parlamento, ante lo cual la policía antidisturbios lanzó gases lacrimógenos.

En tanto, se informó sobre un avance en las conversaciones para convencer a los bancos y aseguradoras europeas de que acepten un refinanciamiento voluntario de la deuda griega, dentro de un plan para otorgar un segundo rescate al país.

El gobernador del Banco Central de Grecia, George Provopoulos, criticó veladamente al gobierno, al estimar que el plan del primer ministro socialista Giorgios Papandreou insiste demasiado en el alza de los impuestos y mucho menos en la reducción de los gastos.

Papandreou instó el lunes a los legisladores a aprobar el plan para “que el país se mantenga en pie”. Intentaba de ese modo aglutinar a la bancada gubernamental, que dispone de una corta mayoría de 155 escaños de un total de 300.

En Bruselas, el presidente de la Unión Europea, Herman van Rompuy, opinó que las próximas horas serán “decisivas” para Grecia, la eurozona y la economía mundial, con lo que aumentó la presión sobre el Parlamento griego, que se dispone a votar el impopular plan de austeridad.

“Hay momentos decisivos, y las próximas horas serán capitales para el pueblo griego, pero también para la eurozona e incluso para la estabilidad de la economía mundial”, afirmóVan Rompuy ante el Parlamento europeo.

Francia ofreció una solución radical el lunes para la extensión de parte de la deuda privada por 30 años, mientras el gobierno griego lucha por el apoyo político a su plan de austeridad de cinco años para evitar la quiebra.

No hay plan B

El diferencial entre la deuda griega y otras zonas de la periferia de la eurozona frente a los bonos alemanes se estrechó ante las noticias de que los bancos alemanes habían accedido en principio a una propuesta francesa como base para negociar la participación del sector privado en un refinanciamiento de la deuda.

Pero el principal responsable económico de la UE, Olli Rehn, insistió en que las nuevas ayudas para el endeudado país mediterráneo dependen de que el Parlamento apruebe un paquete de recortes de gastos, aumentos de impuestos y privatizaciones en las cruciales votaciones del miércoles y el jueves.

“A aquellos que especulan con otras opciones, déjenme decirles esto con claridad: no hay un plan B para evitar la suspensión de pagos”, aclaró Rehn, con lo cual descartó los rumores sobre que Bruselas trabaja en un plan alternativo para mantener a Grecia a flote.

30
Jun
11

los crímenes de eeuu: de pol pot a obama

 
Comienza en Camboya la audiencia del Tribunal Jemer Rojo
Hablemos de crímenes contra la humanidad

 

Asia Times Online

La foto, sin fecha, del Centro de Documentación de Camboya, es tan escalofriante como informal: directamente al lado de un Mercedes negro, altos dirigentes de los Jemeres Rojos –en sus distintivos pijamas negros, sandalias y krama alrededor del cuello– posan despreocupadamente. Vemos al “Hermano Número Uno” Pol Pot, a su subcomandante Nuon Chea, Ieng Sary, Son Sen y Vorn Vet. Es lo que quería decir Hannah Arendt cuando denunció “la banalidad del mal”.

Este lunes, en un complejo especialmente construido en los suburbios de Phnom Penh, tuvo lugar la audiencia inicial del Tribunal Jemer Rojo, con la presencia de algunos de los personajes más denigrados en la historia reciente, incluidos el “Hermano Número Dos” Nuon Chea y el relativamente sofisticado “Ministro de Exteriores” Ieng.

Sary, quien convenció a bastantes diplomáticos, estadounidenses y europeos incluidos, de que los Jemeres Rojos solo trataban de construir una nueva sociedad agraria; y eso incluyó el asesinato ritual de más de dos millones de camboyanos en un holocausto asiático del Siglo XX.

En realidad Sary había admitido previamente, en reuniones secretas, que los Jemeres Rojos querían reducir la población de Camboya de 7 millones a 1 millón, más que suficiente para que floreciera ese sueño agrario conceptualizado por Khieu Samphan en una tesis en la Sorbona, muy elogiada por los franceses en su época.

El ángel de la historia intervino cuando Vietnam derrocó a los Jemeres Rojos en enero de 1979, para gran enojo del Washington de la Guerra Fría, que después presentó el lamentable espectáculo de su apoyo a los Jemeres Rojos en las Naciones Unidas.

Camboya está gobernada por un denominado “dictador democrático” –el astuto Hun Sen– que se ha asegurado de que ninguno de sus antiguos compañeros Jemeres Rojos tuviera que enfrentar sus crímenes contra la humanidad. Además Hun Sen –con Camboya como parte de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático y objeto de masivas inversiones chinas– nunca correrá el riesgo de enfrentar una liberación de la OTAN por medio de una guerra humanitaria. Es uno de “nuestros hijueputas”, a su manera.

Dos generaciones de jemeres modernos –que en el pasado construyeron uno de los imperios más sofisticados de Asia– siguen esperando algún tipo de justicia para los Jemeres Rojos a través de un tribunal respaldado por las Naciones Unidas. Las perspectivas no son buenas. Hun Sen quiere que éste sea el último juicio de Jemeres Rojos.

Solo Duch –el tristemente célebre torturador que dirigió la horrenda prisión de los Jemeres Rojos en Tuol Sleng– fue juzgado y sentenciado en el denominado Caso OO1. Pol Plot planeó su estrategia de salida al morirse en 1998.

Algunas de las acusaciones contra Nuon Chea, Ieng Sary y su importante esposa, la ministra de acción social Ieng Thirith, convirtieron en una burla su genocidio organizado por el Estado: están acusados, entre otras cosas, de capturar y matar a aficionados a la vela estadounidenses y a pescadores vietnamitas. Chea, de 84 años, y Sary afirman que están viejos y enfermos. Sary incluso obtuvo el perdón del rey Norodom Sihanouk en 1996 después de ser condenado en ausencia por los vietnamitas en 1979. Khieu Samphan se las ha arreglado siempre para estar demasiado enfermo para enfrentar la justicia.

Las audiencias importantes en el Caso 002 no comenzarán hasta dentro de varios meses. Hasta ahora lo bueno ha sido que las audiencias de esta semana se transmitan en directo a todo el Reino. Sin embargo nadie sabe si Chea, Sary u otros, hablarán durante las audiencias o colaborarán realmente con el tribunal. Chea ha tenido el descaro de sacarse sus inmensas gafas negras en el tribunal este lunes para decir: “No me gusta esta audiencia” y dejar luego que su abogado adjunto entre en detalles.

Haz la guerra, y viaja

Podría ser tentador que una perspectiva histórica se disuelva en el animado Phnom Penh entre los jóvenes educados y vinculados que toman mojitos en las terrazas de bares frente al río Tonle Sap y a las sedes deslumbrantes de compañías comerciales pan-asiáticas.

Pero es imposible no conectar a los Jemeres Rojos con el Imperio Estadounidense. Fue la guerra ilegal de Richard Nixon en Camboya –llamémosla VietCam, precursora de la actual AfPak– más el apoyo para otro dictador de pacotilla, Lon Nol, en lugar del Rey Sihanouk, los que crearon las condiciones para la emergencia de los Jemeres Rojos y su toma del poder en 1975, justo cuando el último deshonrado helicóptero estadounidense abandonaba Saigón.

A Washington no le importó mucho el genocidio asiático e incluso gruñó cuando Vietnam derrocó a los Jemeres Rojos.

Y eso nos lleva a los caminos circulares del Imperio: Los jemeres lo describirían como un nagá que muerde su propia cola. Pensad en el eterno guerrero de la Guerra Fría: el secretario de Defensa de EE.UU., Robert Gates, quien argumentó recientemente que el fracaso en Afganistán es “inaceptable”, no importa cuáles sean los costes de la guerra (tal como el fracaso en Vietnam era inaceptable).

Pensad en Gates, cuando dijo a Newsweek: “He pasado toda mi vida adulta con EE.UU. como superpotencia, que no tenía remordimientos al gastar lo necesario para sostener esa posición”. Funcionarios del Imperio parodiando “La voz de su amo” no podían ser más claros. Hay más: “Francamente, no puedo imaginar formar parte de una nación, parte de un gobierno… al que se le obliga ao a reducir drasticamente su compromiso con el resto del mundo”.

“Compromiso” que significa extender una guerra, ilegalmente, de Vietnam a Camboya, y crear las condiciones de un holocausto asiático. “Compromiso” que significa extender una guerra, ilegalmente, de Afganistán a Pakistán, y sembrar más caos en Asia del Sur. “Comprometerse” significa extender una guerra ilegal contra Libia –sembrando más caos en el Norte de África-. “Comprometerse” significa dejar que la Casa de Saud soborne a todo el mundo en su iniciativa reaccionaria, contrarrevolucionaria, por todo MENA (Medio Oriente-Norte de África).

Por lo tanto se podría perdonar si el asesino masivo Nuon Chea pensara: “Yo solo estaba implementando el sueño de una sociedad agraria igualitaria. El que debería estar en el banquillo de los acusados por crímenes contra la humanidad es el Imperio, no yo.” Puede que el verdadero Año Cero todavía no haya comenzado.

Pepe Escobar es autor de “Globalistan: How the Globalized World is Dissolving into Liquid War” (Nimble Books, 2007) y “Red Zone Blues: a snapshot of Baghdad during the surge”. Su último libro es “Obama does Globalistan” (Nimble Books, 2009). Puede contactarse con él en: pepeasia@yahoo.com.

(Copyright 2011 Asia Times Online (Holdings) Ltd. All rights reserved.)

Fuente: http://www.atimes.com/atimes/Southeast_Asia/MF29Ae01.html

rCR

29
Jun
11

seminario internacional de comunicación y nuevas tecnologías

 

Los medios y la globalización

 

 

Tuvo lugar el viernes 24 el seminario internacional organizado por IPS, con el apoyo del Banco Mundial y la Presidencia de la República, “Comunicación, pluralismo y papel de las nuevas tecnologías”.

Estas instancias adquieren particular importancia en tiempos en que los debates profundos, el abordaje serio de los problemas y de los desafíos del mundo contemporáneo brillan por su ausencia, o se ven reducidos a parodias de reflexión de las que está ausente el espíritu crítico. No estamos en contra a priori de la frivolidad, pues consideramos que el ser humano es multifacético y sería absurdo pretender que todo sea profundo y trascendente y que la solemnidad todo lo presida. Pero cada cosa en su justa medida; todo lo que nutre al ser humano debe estar cuidadosamente dosificado de manera tal que este reciba un alimento espiritual convenientemente balanceado.

Ahora bien, dicho esto, detengámonos en lo que ofrece la televisión, “el máximo y simbólico instrumento del enajenamiento colectivo”, al decir de Ernesto Sábato. Sin necesidad de proceder a mediciones estrictas, ¿cuánto tiempo dedican los medios audiovisuales privados al enriquecimiento espiritual de los televidentes? ¿Cuánto al entretenimiento más o menos frívolo y cuánto a la tilinguería y la guarangada? ¿Qué porcentaje de enlatados provenientes del extranjero ven los uruguayos en sus pantallas y a cuánto asciende la cantidad de minutos de programas nacionales plausibles que se ofrecen al ciudadano? ¿Hay un cuidado especial en preservar valores y signos de identidad uruguayos o a nadie importa que se importen modas, modismos y comportamientos foráneos? ¿Alguien atiende y analiza los contenidos de los programas infantiles y los valores que se difunden a través de ellos?

Ya que nos hemos referido a Sábato, no es ocioso traer al presente algo que escribió el pensador argentino hace más de treinta años y que mantiene una vigencia absoluta: “… imagino a esas criaturas enjauladas en las torres de cemento y aluminio, comenzando su carrera hacia la alienación, entregados al televisor, el máximo y simbólico instrumento del enajenamiento colectivo, aplicado minuciosa y sistemáticamente sobre el espíritu más tierno y desamparado que existe. Y es más atroz esa perversión cotidiana realizada en la oscuridad de un cuarto solitario porque la controlan hombres que solo desean fabricar esclavos para la sociedad totalitaria; o, en el otro lado, por comerciantes que únicamente se preocupan por la venta de cigarrillos, desodorantes, lavarropas y los infinitos objetos con que la sociedad de consumo colma esos cubículos que hace mucho tiempo dejaron de ser un hogar ­el cálido y fraterno fuego familiar­ para convertirse en cuna, luego en cárcel y finalmente en cámara mortuoria del hombre-masa”. Cierto es que la televisión no es sino un instrumento y, por tanto, no se le pueden atribuir los efectos perniciosos que genera el uso irresponsable que de él hacen los manipuladores. Lo que es preciso controlar y corregir es justamente ese mal uso que solo responde a mezquinos intereses.

Lo reiteramos: siempre hemos sido contrarios a todo tipo de censura y nos parece muy peligrosa la injerencia del poder. Pero al mismo tiempo, entendemos que es obligación del Estado velar por la formación de los ciudadanos y por la preservación de los valores de una comunidad.

No tenemos recetas, pero algo hay que hacer.

29
Jun
11

juan gelman

Negocios y diplomacia
Página 12

Se sabe hasta qué punto en EE.UU. los candidatos a presidente, diputado,
senador, gobernador de un estado, alcalde y aun edil dependen del apoyo
económico de las grandes empresas para llevar a cabo con éxito su campaña
electoral. No son favores impagos: miles de cabilderos hacen su trabajo en la
Casa Blanca, el Capitolio, oficinas del gobierno y otras instancias mientras una
correntada de millones de dólares afluye a Washington y ambos, los cabilderos y
los millones, consiguen que la reforma sanitaria de Obama beneficie a las
grandes empresas farmacéuticas en detrimento de los enfermos. Por ejemplo.

No pocos cabilderos se convierten en legisladores y viceversa transitando una
puerta giratoria que difumina cada vez más la línea que separa, o debería
separar, a la actividad oficial de los intereses privados. El servicio exterior
estadounidense tampoco escapa a la influencia de este sistema regido por las
megacorporaciones, por no decir corporativo, y en esta esfera poco se conocían
los detalles hasta que llegó WikiLeaks. En esta columna se mencionaron sus
revelaciones en torno de los manejos de la embajada de EE.UU. en Haití para
impedir que se aumentara el salario mínimo de los trabajadores (Milenio,
11-6-11). Una labor de poca monta comparada con otras.

Una serie de cables de WikiLeaks que dio a conocer el The New York Times a
comienzos de año detalla el febril involucramiento de funcionarios del
Departamento de Estado en la venta de productos de la Boeing. Sus embajadores no
vacilan en tocar las puertas de los niveles más altos de los gobiernos de Arabia
Saudita, Barhein, Jordania, Turquía y otros, con ofrecimientos personales a los
jefes de Estado a cambio de que compren aviones a Boeing y no a su rival europeo
Airbus. Un cable de la embajada norteamericana en Ankara, fechado el 19 de enero
del año pasado, da cuenta de un hecho curioso (//news.discovery.com, 6-1-11).

El embajador James Jeffrey informa a sus jefes que el gobierno turco estaría
dispuesto a comprar aviones de línea de Boeing para la Turkish Airlines por
valor de 3400 millones de dólares, siempre que se ajustara el precio y con una
condición: un astronauta turco debería formar parte de la tripulación de un
vuelo espacial de la NASA. “Probablemente no podremos poner en órbita a un
astronauta turco –dice JJ–, pero podríamos establecer programas para fortalecer
la capacidad de Turquía en esta área… En cualquier caso, debemos dar alguna
respuesta al vago pedido del ministro (de Transportes, Binali Yildirim) si
queremos ampliar al máximo la posibilidad de concretar la venta.” Un mes
después, Ankara adquirió a Boeing 20 aviones.

Esta empresa cuenta con corredores o comisionistas o vendedores de altísimo
nivel: a fines del 2006, nada menos que el entonces presidente W. Bush envió una
carta personal al rey Abdullah de Arabia Saudita pidiéndole prácticamente que
comprara 43 Boeing de línea para la Saudi Arabian Airlines y 13 cazas para la
flotilla real. La venta se formalizó y además, en noviembre pasado, el gobierno
saudí anunció la compra de 12 777 300, una operación por valor de 3300 millones
de dólares. Favor con favor se paga: el rey pidió y obtuvo que se instalara en
su avión personal la tecnología de avanzada que utiliza la Fuerza Aérea 1 de
EE.UU.

Los cables filtrados por WikiLeaks describen la activísima intervención del
Departamento de Estado en apoyo a Boeing en Bahrein. En diciembre del 2007, la
compañía bahreinita Gulf Air decidió adquirir aviones al gigante europeo Airbus,
que ofrecía cada unidad a 400 millones de dólares menos que Boeing. El embajador
estadounidenses Adam Ereli y su asesor económico “asediaron a los directivos de
Gulf Air, a funcionarios del gobierno y miembros del parlamento y apelaron
directamente al príncipe heredero para que la transacción se hiciera con Boeing
antes de que Bush viajara a Bahrein, cumpliendo la primera visita de un
presidente estadounidense al reino… Dos semanas después, la embajada avisaba a
los ejecutivos de la compañía que el príncipe heredero y el rey habían rechazado
la oferta de Airbus y ordenado al presidente de Gulf Air que cerrara el trato
con Boeing” (www.nytimes.com, 2-1-11).

“Es una realidad del siglo XXI, los gobiernos juegan un papel mayor en
defensa de sus compañías y nosotros tenemos que hacer lo mismo”, postuló Robert
Hormats, ex vicepresidente de Goldman Sachs que Obama nombró subsecretario de
Economía, Comercio y Agricultura. Lo cierto es que los funcionarios del
Departamento de Estado trabajaron duro para que el presidente ecuatoriano Rafael
Correa no aprobara la ley que reduce el costo de los medicamentos (cables de la
embajada en Quito de fecha 13 y 21 de octubre del 2009 y 10 de febrero del 2010,
http://www.eluniverso.com, 22-4-11). O defendieron y defienden a muerte los intereses
de Monsanto incluso contra sus aliados europeos cuando alguno pretende prohibir
tal o cual variedad genéticamente modificada que la empresa vende (//wikileaks.org, 14-12 07 y 19-5-09).

Napoleón dijo que “La diplomacia es la policía, pero bien vestida”. Hoy tal
vez dijera que, para las grandes potencias, es mero corretaje comercial. Casi
siempre mal vestido.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-170836-2011-06-26.html

28
Jun
11

uruguay: !nunca más¡

 

MILITARES

¿Nunca más otro 27 de junio?

Julio A. Louis – Historiador

 

El deseo se ha vuelto consigna: “Nunca Más” golpe de Estado. No obstante, los deseos son solo deseos y no deben oscurecer el análisis concreto de la situación concreta.

Era una noche fría y lluviosa de invierno de 1973. Salí a la medianoche de una reunión política en Sayago y me dirigí con rapidez a subirme al primer ómnibus que encontrara. Como tantos otros me daban vuelta en la cabeza los “versos” por si me paraban: ¿qué hacía?, ¿de dónde venía?, etc. En las cercanías de la Estación de Ferrocarril, hallé a un joven desconocido que también esperaba transporte conducido por algún carnero, difícil de conseguir en plena huelga general.

De pronto oímos el motor de uno que venía a toda velocidad, lo que motivó que gesticuláramos y corriéramos procurando detenerlo. Cuando el “210” (hoy “2”) frenó, saltaron de su puerta delantera dos jóvenes portando ametralladoras y dándonos la voz de “¡alto!”. Les expliqué convincentemente que pretendíamos subir y tras una rápida mirada accedieron. Los dos viajaban en el “asiento de los bobos” apoyando las ametralladoras contra el piso.

Quedamos frente a ellos e iniciamos un diálogo. El más locuaz dijo: “tuvieron suerte, estuvimos a punto de dispararles”. “¿Por qué?” inquirí. Dirigiéndose a mi acompañante preguntó:”¿qué llevas en ese paquetito?” Éste lo mostró. Y siguió el militar o policía: “pero mientras corrías se te cayó, creímos que ibas a poner un miguelito y la orden es tirar”.

Ramón Peré era otro de los cientos de miles que resistían al golpe militar. El alférez Tranquilino Machado también tenía orden de tirar. Y ya sea porque Ramón intentó huir o porque Tranquilino estaba nervioso, este se convirtió en un homicida sin atenuantes, baleándolo por la espalda. Sí, los golpistas usaban sus armas contra el pueblo desarmado.

Han pasado treinta y siete años pero este caso es de los pocos en que “la Verdad y la Justicia” han llegado y el alto oficial Machado ha sido condenado y enviado a una de las cárceles de lujo reservadas para los asesinos uniformados.

Si aquella muerte y resolución de tirar a matar era inadmisible, treinta y siete años después es inadmisible que ocho de los quince generales en actividad, con el apoyo de otros, hayan ido a solidarizarse con el homicida. Es revelador de su deformación que sigan justificando su accionar cumpliendo órdenes de los imperialistas norteamericanos y de sus socios locales, coautores de los golpes surgidos de la Doctrina de la Seguridad Nacional, que comienza en Brasil (1964) prosigue en Uruguay (febrero y junio de 1973), llega a Chile (11 de setiembre de 1973) y derriba al gobierno argentino (1976).

No les pasa por su cabeza que la hidalguía de Artigas vive -en Las Piedras por ejemplo- en el recuerdo de Fernando Díaz y de Pablo Errandonea, sus hijos entrañables, que aprendieron en sus escuelas y liceo el valor de la lucha libertaria identificada con las aspiraciones del pueblo. En esos jóvenes -arrojados al mar o fusilados al pisar suelo oriental tras los vuelos de la muerte-anida la rebeldía de nuestros antepasados. En ellos y en sus padres, curtidos en el desafío a las dictaduras -la de Francisco Franco o la de los peleles uruguayos- está el coraje de los combatiente: el del “Gallego” Ramón Díaz, que enfrentó a los falangistas, el del Pepe Errandonea, que aprendió que sus compañeros del liceo tenían razón cuando resistían las Medidas de Seguridad del régimen pachequista y el de Quica Salvia, que luchó hasta su último día para conocer el destino de su hijo desaparecido.

El de 1973 es el mundo bipolar dominado por EEUU y la URSS, en el que el primero elabora la Doctrina de la Seguridad Nacional (el enemigo es “interno”: obrero, cura, docente o militar que dude de las verdades occidentales defensoras del “mundo libre”); del capitalismo que desestructura las bases de las economías nacionales dependientes; de la ofensiva ideológica de extrema derecha dirigida especialmente hacia las Fuerzas Armadas, brazos ejecutores de la referida Doctrina; de sociedades en situaciones revolucionarias, en las que como sintetizan “Los Olimareños” tienen “el arriba nervioso y el abajo que se mueve”. Si a esos elementos se le suman gruesos errores ideológicos y políticos de algunas organizaciones populares (como creer que en esa realidad eran viables “los cambios” en paz, o que minorías podían hacer la revolución sin contar con apoyo popular), estaban dadas las condiciones para la más abyecta dictadura de la historia nacional.

El de 2011 es un mundo incierto, que se debate entre la unipolaridad reclamada por EEUU y la multipolaridad reclamada por China, Rusia, India, Brasil, Sudáfrica, Brasil, Venezuela, Irán, etc; en que la potencia dominante militarmente se debilita económica, social, política y culturalmente, mientras la segunda potencia económica (la República Popular China) se fortalece y se dispone a disputar el control mundial.

En la región de nuestra América (indo-afro-latina) -especialmente en América del Sur- los pueblos han avanzado en conciencia y organización, lo que se refleja en que la mayoría de los gobiernos sudamericanos no estornudan ante el grave resfrío del gran vecino norteamericano; en que la mayoría de los países sudamericanos no aceptan en sus territorios bases militares extranjeras ni tratados de Libre Comercio; en que se afirma el liderazgo consentido de Brasil, que continuará siempre y cuando el gigante hermano mantenga una política comprensiva hacia sus vecinos; en que hay una polarización social extrema, en la que las clases y sectores populares no tienen fortaleza para erradicar las debilidades de los gobiernos progresistas del Cono Sur, que como “la ola marina” tienen “un motor que camina p’ alante” y otro que “camina p’atrás”.

Por eso son fuente de preocupación las Fuerzas Armadas, institución clave del Estado, sobre todo en tiempos de crisis; institución que puede jugarse junto a los pueblos en defensa de la soberanía, de la integridad territorial, de la democracia, de las necesidades de las mayorías, o reiterar el papel retrógrado del pasado. Por eso no son admisibles los mensajes amenazantes ante resoluciones del Poder Judicial, como el adoptado por la mayoría de los generales en actividad. Hubiera sido ejemplar que esos Generales fueran pasados a retiro, como ordenó Tabaré Vázquez con el general Díaz, por una falta que no fue mayor que la cometida ahora.

Por eso, el Poder Ejecutivo -que ha sido débil, timorato- tiene la obligación frente a su pueblo de saltearlos a todos para designar al sucesor del comandante Rosales. Por eso cabe el alerta máximo: estas Fuerzas Armadas no son confiables y siguen defendiendo su pasado de lacayos del imperialismo. Mientras no sean depuradas, la ciudadanía no vivirá tranquila. Los golpes de nuevo tipo, los “hondurazos” son merecedores de atención por el pueblo trabajador.

28
Jun
11

consumismo en el uruguay

HIPERCONSUMISMO

Postal al futuro

Eleuterio Fernández Huidobro – Escritor, dirigente de la CAP-L

El pasado viernes “El Observador” produjo sin quererlo una estampa del suicidio colectivo.

Su página dos reza: “Uruguay tiene la mayor carga impositiva de los autos en la región, a pesar de lo cual en 2010 se vendieron 43.710 unidades”. Lo demuestra desagregando el precio final de un vehículo, impuestos que se suman hasta sobrepasar el 100% del costo en origen.

Nos parece que dado el tremendo daño que producen más la carga de mantenimiento y construcción de calles, estacionamientos, el lugar que ocupan desalojando gente, combustibles importados, contaminación, inspectores y policías destinados a su vigilancia, muertes, heridos, lisiados para siempre, y etcétera, los impuestos son muy pocos.

La estampa se completa, como con frutilla sobre esa crema, con la foto de Bonomi y su siguiente declaración: “Los robos que se cometen en los alrededores de centros educativos apuntan a hacerse de championes de marca, camperas de marca, celulares de última generación. Tienen más que ver con una compulsión consumista”.

El tan ilustrativo conjunto es una postal para mandar al futuro: “Recuerdo de la locura”.

El jueves pasado comentamos la pésima noticia de la Agencia Internacional de Energía: contra todo lo acordado y advertido, contra todas las alarmas, en 2010 el mundo batió un nuevo récord de emisiones de CO2 con lo que la meta a conquistar bajo pena de consecuencias catastróficas ha quedado muy comprometida.

Por el mito fraudulento del “crecimiento” y por la estafa del PBI, vamos enceguecidos hacia un abismo colectivo.

Todo gobierno tratará en sus cinco años de hacer crecer el PBI para colgarse la medalla del “éxito” sin saber que es la del desastre. Diabólico círculo vicioso ineludible mientras se acepte mansamente el paradigma impuesto.

Hay una selecta minoría al mando, que para sobrevivir, necesita desesperadamente el hiperconsumismo.

Cuando por la automatización y demás tecnologías disponibles no se necesitan obreros ni otros trabajadores (con muy pocos especializados alcanza), la desocupación pasa a ser estructural, la tasa de ganancia se derrumba, y entonces no hay más remedio que fortalecer la actividad financiera: sacar dinero del dinero. O sea: de la nada.

Y crear “valor artificial”: la zapatilla ya no lo es, ahora es una marca. Y crear necesidades artificiales mediante la manipulación publicitaria. Y programar la obsolescencia, y redundar envases apetecidos, y crear importancia social por lo que se luce y gasta (incluso más que por lo que se tiene). Y finalmente lo supremo: crear escasez artificial.

Las tecnologías disponibles pueden hoy hacer abundantes los bienes materiales necesarios para la vida. Casi gratuitos porque ya sabemos que lo abundante no entra en la “economía”.

Entonces hay que “fabricar” escasez. Uno de los modos es transformar una zapatilla en un cuadro de Picasso, sólo unos pocos pueden lucirlas porque son caras.

En realidad son muy baratas pero hay que transformar el cuento en cruda realidad (los antiguos falsificadores de parabienes, pero muy superados en su viejo oficio). Y lo más importante: quien no las tenga, no existe. Porque ser es tener. Han impuesto ese insulto como paradigma civilizatorio.

Pero además el bien más artificialmente escaso es el dinero. Un puñado de banqueros manejan ese mango supremo. El mango de todos los mangos.

Incluso puede darse (como hoy) la paradoja de que nos empapelen con dólares pero las sociedades, los seres humanos en su inmensa mayoría, incluyendo a millones de empresarios reales, no los ven. Y si los ven será a cambio de leoninos intereses y salvajes garantías.

Por todo ello el paradigma es para una parte de la humanidad. La otra sobra. Y eso desata todas las formas de violencia imaginables (calamidad que irá creciendo). Pero no pensemos que sólo entre los pobres de solemnidad, quienes no perciban ingresos capaces de satisfacer esas “necesidades” harán cualquier cosa por alcanzarlos para no pasar a ser residuos descartados en la cuneta de la vida.

Esta locura colectiva ha conducido, encima, al agotamiento de los bienes naturales finitos. Al despilfarro y la agresión bárbara de la Naturaleza. A la destrucción del medio ambiente. Por lo que consumimos y por la basura que generamos.

28
Jun
11

grecia, se agrava crisis

 

 

La caldera griega

Viento Sur
 
Grecia está de nuevo en primer plano de la actualidad internacional: el hecho no tiene ya nada de sorprendente. Esta vez no se trata simplemente de la deuda o de las entregas de la llamada “ayuda” de la Unión Europea y del FMI, sino de las reacciones que esas realidades esconómicas suscitan entre una población traumatizada por un año de “terapia de choque” neoliberal.

En esto también, nada hay de extraño: Grecia tiene una rica tradición de protesta social y de insurrecciones. Resistencia masiva contra la ocupación nazi, luchas contra el feroz Estado policial que sucedió a la guerra civil de 1944-1949, levantamiento de los estudiantes y los trabajadores contra el régimen militar en noviembre de 1973, otros tantos jalones que modelan la memoria popular. En diciembre de 2008, anunciando los movimientos en curso, la juventud de Atenas y de los centros urbanos se rebeló como consecuencia del asesinato de un estudiante de bachiller por la policía, expresando la extensión del malestar social, antes incluso de que estallara la crisis de la deuda.

Los acontecimientos de la semana pasada, y más en particular la movilización en la calle del 15 de junio de 2011, que han hecho vacilar al gobierno, se explican por la conjunción de dos fenómenos. De un lado, una movilización sindical clásica, culminando en una jornada de huelga general de los sectores privado y público convocada por las confederaciones sindicales, burocratizadas pero aún bastante poderosas (afilian a alrededor de un asalariado de cada cuatro). Ciertamente, desde el voto por el Parlamento, el 6 de mayo de 2010, del famoso “memorándum” concluido entre el gobierno griego, la UE, el FMI, el país ha contado con no menos de once jornadas similares, con una participación a menudo importante, pero resultados poco más o menos nulos. Si esta última jornada del 15 de junio fue un éxito impresionante (de fuente sindical, la participación habría oscilado según los sectores entre el 80% y el 100%), y los cortejos imponentes, la razón hay que buscarla del lado de un nuevo actor, que ha entrado en escena el 25 de mayo pasado.

Ese día, como consecuencia de un llamamiento lanzado en facebook, inspirándose en los “indignados” de España, decenas de miles de personas afluyeron a las principales plazas del país y permanecieron en ellas hasta el amanecer. Una multitud heterogénea, mayoritariamente constituida por electores decepcionados de los dos grandes partidos (conservador y socialista) que se alternan en el poder desde hace más de tres decenios, sale por primera vez a la calle para clamar su cólera contra el gobierno y el sistema político.

Las consignas apuntan ante todo al “memorándum” mencionado antes, la “troika” (UE, BCE, FMI) y las medidas de austeridad que pilota y que, en menos de un año, han reducido un cuarto los salarios y las jubilaciones (tradicionalmente las más bajas de Europa occidental después de Portugal), hecho subir la tasa de paro oficial al 16,2% y llevado a la quiebra a hospitales, universidades y servicios públicos básicos.

Poco subrayado hasta recientemente por los medios internacionales, cuando es de una amplitud y un enraizamiento social mucho más significativos que su “primo” español, este “movimiento de las plazas” como se denomina él mismo, es seguramente diferente de las formas anteriores de acción colectiva.

De ahí sin duda algunos malentendidos: este movimiento no puede de forma alguna ser reducido a una protesta moral. Es, al contrario, revelador de una profunda crisis de legitimidad no solo del partido en el poder, sino del sistema político y del estado como tales. Enarbolando banderas griegas, a veces acompañadas de banderas tunecinas, españolas o argentinas, el “pueblo de las plazas” hace secesión y deja estallar su hartazgo frente a la revocación del “contrato social” fundamental entre el Estado y los ciudadanos. Como proclama la banderola central que atraviesa desde hace semanas la plaza central de Atenas, Syntagma, la “plaza de la Constitución”: “No estamos indignados, estamos determinados”.

Es en efecto una exigencia de democracia real, combinada a la toma de conciencia de que ésta es incompatible con políticas de demolición social, lo que constituye el motor del movimiento en curso. Todas las tardes, en las plazas de varias decenas de ciudades del país se celebran asambleas populares masivamente seguidas de un tipo inédito de actividades: circulación de la palabra, discusión de las propuestas preparadas por las comisiones de trabajo, decisiones sobre las modalidades y los objetivos de las futuras acciones.

El espacio urbano reconquistado se convierte así en el lugar de la protesta y el símbolo de esta reapropiación popular de la política. A pesar de dejar de lado las afiliaciones partidarias, por temor a manipulaciones y divisiones estériles, los militantes de las formaciones de la izquierda radical afluyen rápidamente. Las concentraciones del fin de semana, particularmente las del 5 de junio, reúnen a varios centenares de miles de manifestantes en todo el país, de ellos cerca de 300.000 en Atenas. Se opera una decantación política: en un ambiente que recuerda el de los Foros Sociales Europeos de su mejor momento, las asambleas llaman a la convergencia con los sindicatos y al cerco del parlamento (en Atenas) y de otros edificios públicos (en provincias) en la perspectiva del voto, previsto para fin de mes, del nuevo paquete de austeridad negociado con la UE. Es exactamente lo que ocurre en la jornada bisagra del 15 de junio, cuando el encuentro de los cortejos sindicales y de los del “pueblo de las plazas” toma aires insurreccionales y se enfrenta a la represión policial, particularmente alrededor del parlamento y de la plaza Syntagma.

Durante largas horas, la mayor confusión se instala en la cúspide del estado. En una capital presa del caos, el primer ministro Georges Papandreu negocia ampliamente con la oposición de derechas la formación de un gobierno de “unión nacional” del que él mismo no formaría parte. Al fin de la noche, ante una opinión y medios estupefactos , anuncia el fracaso de estas tentativas y una sencilla remodelación ministerial (el ministro de Defensa toma el puesto del de Economía).

Pero es demasiado tarde: habiendo él mismo admitido la ilegitimidad de su poder, afectado por nuevas deserciones de diputados de su partido, Papandreu juega contra reloj, esencialmente preocupado por la aprobación a la fuerza del acuerdo realizado con la UE.

Un acuerdo al que una calle revigorizada está más que nunca determinada a hacer –físicamente- barrera. A la crisis social y económica se ha añadido una crisis política generalizada, que no podrá ser resuelta por la convocatoria de elecciones anticipadas. ¿La caldera griega en ebullición se acercaría al momento de su explosión? Las semanas que vienen serán decisivas. Una cosa es segura: la onda de choque que ha salido de este país sacude ya en profundidad el actual edificio europeo.

Stathis Kuvelakis es autor, entre otros, de La France en révolte (Textuel, 2007). Es profesor en el King’s College (Londres).

Publicado en Á l´encontre el 20/06/2011
http://alencontre.org/?p=3084

Fuente: http://www.vientosur.info/articulosweb/noticia/?x=4086