Archivo para 29 noviembre 2014

29
Nov
14

la positiva es tabaré

 

Vázquez es el nuevo positivo

 

 

En las elecciones internas y también en la primera parte de la primera vuelta, el candidato presidencial del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, mostró una campaña electoral bien afinada y elaborada. Todo giró en su propuesta positiva que por cierto resultó tener un importante éxito.

 

El que no pudo aproximarse al candidato fue el senador Jorge Larrañaga quien prefirió un discurso guerrero, dicho en el mejor sentido de la palabra.

Esa costosa campaña electoral le permitió desplazar a Pedro Bordaberry de un posible segundo lugar, a la vez que el candidato joven aparecía con posibilidades de enfrentar a Vázquez.

Una vez conocido el resultado de la primera vuelta, Lacalle se separó de su política positiva, por cierto distendida, y comenzó a tirar dardos sin dirección y sentido.

Por todo esto su imagen se ha ido desgastando y ya no es un candidato joven, moderno, de nuevo tipo.

En los últimos días se parece más a su padre, que a la imagen que construyó con sus asesores comunicacionales. Y de esta forma su propuesta pierde sentido y aparece ante el ciudadano desdibujada, por lo cual pierde penetración en distintas capas de la sociedad.

Nada de lo dicho anteriormente nos lleva a concluir que su derrota está a la vuelta de la esquina, pero se puede afirmar que su accionar político está sin rumbo y eso, en los pocos días que quedan, es un factor importante cuando llegue la hora de las urnas.

Mientras esto pasa en el Partido Nacional con su candidato presidencial, el Frente Amplio vive otra realidad. El que hoy aparece con una propuesta positiva, sin agravio y sin desesperaciones, es Vázquez quien recorre el país haciendo propuestas de realizaciones y no de buenas intenciones. Las propuestas las lleva escritas y las deja en cada lugar que visita. Vázquez es quien aparece con la mejor imagen, alejado de los intentos de polarizar el país discursivo.

Al no aceptar los planteos de guerra, el candidato del FA apuesta a su imagen serena y dialoguista, lo que le permite recibir en su casa a mujeres y hombres provenientes del batllismo y del wilsonismo.

En un clima de agresiones verbales como las que quieren imponer Lacalle Pou y Larrañaga, hoy no existirían condiciones de ampliar el espectro político que acompañará a Tabaré Vázquez.

Son horas de militancia, son horas de trabajo organizado, pero también son horas de seguir caminando estirando las manos para recibir a los ciudadanos con el único fin de que el progresismo crezca con el paso de los días.

29
Nov
14

elecciones en uruguay …

Todos guardianes del acto electoral

 

 

El próximo domingo se realizará el balotaje y una vez más el pueblo uruguayo tendrá una nueva fórmula presidencial electa. Será un día histórico y esperamos que sea de satisfacción para todos, por encima de triunfos y derrotas.

 

Ya tenemos electo el parlamento, ya tendremos a un Presidente y un Vice electos. Es de esperar que todo este proceso democrático que comenzó con las elecciones internas, culmine en paz, sin ningún tipo de alteración, como ha sido hasta ahora, por más de algún hecho aislado de menor calibre.

El lunes, por cierto, será otro día; el fin de una etapa del país, pero también el comienzo de otra. A la vez no hay la menor duda que en los últimos meses se han confrontado ideas, programas, estilos personales y colectivos, sueños y esperanzas.

Estamos convencidos que gane quien gane,  la democracia y la república saldrán fortalecidas por los buenos gestos civilizatorios que han manifestado la gran mayoría de los dirigentes políticos de todos los partidos políticos.

Por todo esto los uruguayos tenemos que ir a las urnas masivamente, para que la democracia cobre fuerzas renovadas, para seguir adelante como sociedad, para decirle al mundo que acá por el sur las cosas andan bien.

Claro que programáticamente hay diferencias sustanciales entre los dos candidatos, que van a influir decididamente en el rumbo que tome el país en las próximas décadas. Somos conscientes que en casi 10 años el Uruguay comenzó a caminar a paso de ganador, lo que le permitió revertir la pobreza y el fracaso económico. Pero también decimos que ese reconocimiento no implica abandonar una visión autocrítica que es imprescindible para seguir avanzando y así construir nuevos espacios de realizaciones.

La fuerza de la izquierda está en su capacidad de identificación con el pueblo, pero también radica en una profunda visión crítica de la sociedad y de la propia fuerza política.

Si se confirma el triunfo de Vázquez este domingo 30 de noviembre, de inmediato será necesario comenzar a instrumentar el nuevo gobierno.

Hay que saber que el mundo, la región y nuestra propia sociedad reclaman iniciativas seguras, pasos sólidos, fundamentaciones correctas, para que la gente vea que valió la pena que se esté festejando un tercer gobierno del Frente Amplio.

Hagamos votos para que se llegue a las urnas sin ningún tipo de alteración de la convivencia entre los orientales. Muchos hablan de políticas de Estado, pues bien, entonces, adelante: seamos todos guardianes del acto electoral.

28
Nov
14

balotage … uruguay deside

opinión

La elocuente opción por los derechos sociales

escribe; Hugo ACEVEDO
 

Ante el estrepitoso fracaso del slogan “Por la positiva”, que no logró permear a la mayoría de la ciudadanía, el candidato nacionalista Luis Lacalle Pou quema las naves para intentar revertir un panorama complejo y problemático para el balotaje.

 

Transfigurado por la pesada frustración de la primera vuelta comicial, apela nuevamente a uno de los más desprestigiados vicios de la política uruguaya: la demagogia.

En ese marco, no duda en infundir temor a los uruguayos inventando “cangrejos debajo de la piedra” en el programa de gobierno del Frente Amplio, lo cual corrobora su impotencia y carencia de propuestas programáticas creíbles y sustentables.

En efecto, la demagogia es ya una modalidad obsoleta, ambigua y desgastada de proselitismo, que contradice claramente el discurso presuntamente renovador del debutante presidenciable blanco.

No en vano la inmensa mayoría de los jóvenes y nuevos votantes ignoraron ya en octubre la convocatoria de la derecha, que jamás tuvo una agenda que contemplara sus intereses y aspiraciones.

Evidentemente, la extrema ceguera del bloque conservador le impidió percibir que, para seducir a los nuevos miembros de la soberanía nacional, se requería conjugar un discurso en clave de libertades públicas.

En una sociedad envejecida y aun refractaria a los cambios sociales y las transformaciones culturales, la apuesta no es por cierto conculcar derechos sino habilitar nuevos espacios de participación e incluso de debate.

Aunque la derrota más demoledora a las redivivas tentaciones represivas fue la frustración de la reforma constitucional que pretendía bajar la edad de imputabilidad penal, es evidente que las nuevas generaciones percibieron un olor a rancio en las propuestas de los partidos tradicionales.

Aunque pueda aducirse que los jóvenes de hoy son bastante menos politizados que los del pasado e incluso han modificado sus códigos de militancia, la evidencia empírica confirma que saben separar la paja de la cizaña y son capaces de actuar con autonomía.

En efecto, no resulta admisible que se cuestione -aunque sea en términos teóricos- algunos derechos ya consagrados legalmente, como el matrimonio igualitario, la unión concubinaria, la identidad de género, la despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo y la norma que regula la comercialización y el consumo de marihuana.

Algunas de esas leyes han sido duramente fustigadas por blancos y colorados, quienes incluso han amenazado con derogarlas si eventualmente llegan al gobierno.

Más allá de consensos, disensos y miradas subjetivas, las leyes malas son las que conculcan derechos y no las que los otorgan. Estas normas son, por supuesto, sinónimo de libertad y ejercicio pleno de ciudadanía, la cual no se agota en el mero ejercicio del voto.

Todas esas nuevas prerrogativas, que tienen por supuesto un talante progresista, colman aspiraciones largamente reclamadas por buena parte de la sociedad uruguaya.

La democracia, que en su primigenia etimología griega significa gobierno del pueblo -demos: pueblo y kratos: poder- es un sistema integral de convivencia que a todos nos incluye, sin distinción de clases, edades, etnias o credos.

Al margen de eventuales debates sobre temas económicos y sociales, la faceta más vulnerable del paradigma conservador es la ausencia de herramientas de sesgo inclusivo, acorde con las demandas colectivas.

27
Nov
14

uruguay, rumbo al balotage

 

Con los pies en la tierra y la cabeza en las ideas

 

Por Esteban Valenti Periodista, escritor, militante político, director de Uypress y de Bitácora. Uruguay.

 

La izquierda uruguaya lleva 25 años gobernando Montevideo, 10 años el Uruguay y varias intendencias y ese ha sido sin duda nuestro centro de atención. Ha concentrado las mejores energías, fuerzas y esfuerzos de muchos cuadros. De la mayoría de nuestros cuadros dirigentes.

Esa gran inversión dio excelentes resultados, están a la vista y han sido valorados por la mayoría de los uruguayos a través de su pronunciamiento más importante: el voto. Nos han renovado su confianza el 26 de junio con poco menos del 50% de los votos a los partidos.

Tenemos mucho que sintetizar y que politizar, es decir que pasar a través del análisis político todo ese proceso de gobierno, ha sido una experiencia extraordinaria y muy valiosa. El poder da esas enormes posibilidades de trabajar en las transformaciones, de avanzar, de detenerse e incluso de errar y sobre todo de aprender, de ejercitar la crítica con nosotros mismos, pero también tiene sus trampas y sus retos. En este caso me voy a referir al peligro de ”administrarnos” de ”gestionarnos” demasiado. De que la administración y la gestión se devoren partes de nuestra alma de izquierda incluso de nuestros reflejos condicionados progresistas.

La gestión, la administración deben ser parte de la política, deben estar pensados, orientados, evaluados, elaborados desde la política. Y no me refiero a la política como lucha y ejercicio del poder, sino en otro plano, desde la estrategia, desde la ideología, desde la cultura política, desde las ideas.

Sin ideas que vayan por delante de las acciones, de la gestión, de la lucha política en algún momento entraremos en una crisis muy seria, en la peor de las crisis, una crisis de identidad. Eso está sucediendo hoy en muchos países, en especial en la cuna de la izquierda, en Europa.

Lo grave no son los avances de los sectores conservadores, incluso de la derecha xenófoba, sino la pérdida de identidad, de rumbo, de horizonte estratégico y de teoría de parte de la izquierda. Hay una pobreza ideal muy grande que está en la base de su crisis política.

Hace 25 años se cayó el Muro de Berlín, esas formas de socialismo ”real” aún con sus diferencias importantes entre sí (Unión Soviética y los países del CAME, Yugoslavia y Albania) ya no existe, el veredicto lo dieron esos pueblos y la historia. El socialismo ”real” en China, Viet Nam y

Cuba notoriamente está muy lejos de sus orígenes y están a la búsqueda, con más práctica y gestión que teoría. Corea del Norte es una aberración, me niego a llamarla socialismo con cualquier adjetivo.

Pero el capitalismo, o como más elegantemente se lo llama, la economía de mercado atraviesa una crisis muy severa. Crisis económica, financiera, social, moral y de ideas, se deja llevar por las corrientes pero tampoco ha tenido capacidad de dar respuestas teóricas, ideológicas a los nuevos y graves problemas de nuestro planeta. Hemos acumulado enormes tensiones que se expresan en una serie de guerras sangrientas, en el terrorismo integralista pero también estatal, en el narcotráfico como una de las grandes amenazas mundiales y en particular en A. Latina,  en las graves tensiones entre la vida humana en el planeta y el equilibrio con el medio ambiente cuya expresión más completa es el cambio climático, incluso la emergencia de nuevas enfermedades como el Ébola están tensionando a toda nuestra civilización y poniendo en evidencia nuestros límites, que no pueden ser resueltos con respuestas técnicas o por la magia del mercado.

Frente a esto hay una carencia de referentes, de elaboraciones ideales, de búsqueda inteligente y amplia de respuestas que da miedo, que va más allá de una simple preocupación.

No podemos encerrarnos en nuestro pequeño país a regar nuestras flores y nuestros cardos y esperar que pase el vendaval. No pasará por sí solo.

Somos relativamente pequeños, estamos en un rincón del mundo alejado de los grandes centros del poder y de la investigación en todos los planos, pero las ideas surgen en todos lados que las convocan, donde se atreven a buscarlas, a estudiarlas, a exponerlas a hacerlas circular. Y podemos hacer un aporte, más importante: estamos obligados a hacer esfuerzos para aportar a la creación de un clima intelectual y cultural donde surjan nuevas ideas, nuevas hipótesis, nuevas tesis.

Uruguay, la izquierda uruguaya, el progresismo uruguayo, la política uruguaya tienen prestigio, tienen respeto, pueden convocar y aportar a ese roce de ideas que necesitamos tanto o más que el pan.

Es posible que algunos consideren que a pocos días de definiciones políticas tan importantes este es un tema demasiado etéreo, demasiado abstracto. No, hoy no hay nada más concreto que renovar las ideas para avanzar en los hechos, en las prácticas, en las sociedades.

Si no queremos encallar en la administración mejorada del sistema, de lo que hay y según algunos habrá siempre, ni nos conformamos con recitar desde la impotencia consignas y críticas feroces en su apariencia pero armoniosas con las fuerzas de la conservación y la derecha, tenemos que arriesgar, tenemos que darle una gran importancia a la teoría, que no es solo academia, es además de academia, política, lucha, relación con la sociedad y con sus fuerzas en pugna.

La gestión colocada por encima de la política, es una ideología, profundamente conservadora y que llevada al extremo es darle a los gobiernos dimensiones de empresas y por lo tanto a su administración técnicas de empresa. Es la misma base sobre la que nos convocan a lo inmediato, a lo urgente, a lo diario y excluyen sistemáticamente la estrategia o más sutilmente reducen la estrategia a una simple proyección de la táctica y de la gestión. Eso también es profundamente ideológico.

Los tapones para cerrar los caminos al pensamiento crítico, a la confluencia entre los intelectuales, la academia, la investigación social y cultural con la política, en el marco de sus independencias pero de sus necesarias complementaciones e interacciones son múltiples y todos interesados, aunque muchas veces se presenten con vestimentas asexuadas. Tienen sexo y apetitos conservadores.

La lucha ideológica y cultural la necesitamos para la próxima etapa de cambios en el Uruguay y la necesitamos en América Latina para aprender y para enseñarnos entre sus muchos actores en los procesos transformadores. Sin modelos ni pretensiones de países o partidos guías.

La década ganada en América Latina no ha sido sintetizada, nos falta mucha teoría en proporción a todo lo que hicimos en la práctica, cambiando nuestros países y nuestras sociedades. Y hacia las nuevas etapas no podemos avanzar a tientas, reiterando rumbos. Para que la práctica no sea más de lo mismo, la teoría, las ideas no pueden ser más de lo mismo. Necesitamos avanzar en construir un relato de este proceso.

La relación entre las variables económicas y los cambios sociales es un enorme terreno en construcción, incluyendo los mecanismos de la redistribución más justa de la riqueza y las formas sociales de la producción y de la propiedad.

Las relaciones entre las estructuras económicas, productivas y las superestructuras culturales, ideales, jurídicas y el conocimiento y la información como la principal fuerza de las sociedades y de la producción cambió y está cambiando ante nuestros ojos. Muchas veces atónitos.

Las fuerzas económicas mundiales, los nuevos bloques y equilibrios político, comerciales, culturales.

Las grandes corrientes culturales e informativas en sus nuevas manifestaciones, su impacto en la democracia, en nuestras libertades, en nuestra identidad y en nuestras comarcas.

El narcotráfico como desafío civiliza torio, como expresión de una combinación de poderes muy peligrosa y que pocas veces se ha dado en la historia.

Son simplemente algunos de los temas que he considerado y sobre los que deberíamos trabajar con una visión lo más amplia posible.

26
Nov
14

las encuestas, algunas … ¿trabajaron para la derecha?

Encuestadoras y politólogos

 

escribe; William Marino

El domingo 26 de octubre, el aire que se respiraba en muchos lugares era de un gran triunfo del Frente Amplio. Las encuestas y los politólogos, que dicen interpretar esas encuestas, decían lo contrario.

Hacía ya meses que venían diciendo que el Frente se desplomaba y la suma de blancos y colorados superaban en mucho al Frente. Por eso, cuando algún militante decía “ganamos en primera vuelta”, “vamos a tener mayorías parlamentarias”, surgían algunos popes que decían “no es así, las encuestas dicen lo contrario”.

Es lógico que así piensen, pues muchos de ellos se alejaron del común de la gente. Y podemos decir con firmeza que al verdadero militante nadie lo suple, nadie puede ocupar un espacio de un militante de izquierda en su barrio, en su lugar de trabajo y donde sea. Es insustituible, aunque algunos piensen lo contrario. Pero todo esto es fruto de un trabajo muy fino de encuestadoras y politólogos que responden a la derecha y/o medios de comunicación que son los encargados de amplificar las cifras dadas por encuestadoras pues alguien les paga para realizar “ese trabajo”, el de encuestar y dar resultados mal analizados. Cuando el propio domingo se daba la proyección a boca de urna, seguían insistiendo en que el Frente no llegaba a la mayoría parlamentaria y que blancos y colorados superarían al Frente en la votación. Pero no fue así y entonces uno se puede preguntar por qué se decía eso.

Uno puede preguntarse qué fin perseguían los que realizaban estas interpretaciones. Recién casi cuando está terminado el escrutinio y ante la avalancha de votos frenteamplistas, los encuestadores-politólogos acomodan el cuerpo diciendo que ellos procedieron bien, que la gente les contestó mal, aunque de pronto deberían revisar y profundizar sus análisis. Algunos llegaron a decir que lo mismo había sucedido en las elecciones nacionales del 2009 y nada había pasado pues la gente se olvida. Pero aun así en el diario El País del día después, se publica algo que nos deja aun más asombrados. Según el director de la Consultora Cifra Luis E. González, “ningún partido por sí solo tiene mayorías parlamentarias absolutas. Lo que estos números no terminan de despejar es qué clase de alianzas o coaliciones entre partidos tendrían mayorías”. Se ve que la empresa Cifra había mentido tanto que ni los votos de la gente la lograban convencer.

Es más, si se sigue profundizando el análisis de cómo trabaja la derecha en el mundo, veremos que es una sumatoria de hechos y cositas en los días anteriores a las elecciones, además de cómo se trabaja ese día. En nuestro país, desconozco si se realiza en alguno, el reparto de listas es algo muy común, los partidos tradicionales siempre contrataron gente para realizar dicha tarea y “casi” nunca existieron problemas, pues por lo general es gente del mismo barrio, es decir gente conocida. En esta ocasión por manija de la gente que contrataba, la orden era imponerse a los del Frente, no dejarlos realizar esa tarea que es realizada por militantes, con mucha conciencia frenteamplista. Es decir que si uno va sumando cositas, no estuvo del todo limpio, sí podemos decir que los que quisieron imponer violencia y/o mentiras en esta campaña, quedaron al descubierto.

Esperemos que nada de esto vuelva a suceder en la instancia del balotaje y los encuestadores piensen, razonen y analicen dos veces antes de decir cosas muy erradas.

25
Nov
14

por qué gana el frente amplio

En cinco departamentos del norte, el FA creció 30%

En Artigas, Rivera, Cerro Largo, Salto y Tacuarembó cayó la pobreza 65% desde 2006

//

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Olesker, analizó en profundidad el resultado de la elección del domingo 26 de octubre porque estaba convencido que los logros sociales de los dos gobiernos del Frente Amplio fueron fundamentales para la histórica votación. Tomó los datos de la Corte Electoral en departamentos del interior y en barrios de Montevideo. Ponderó avances como caída de la pobreza, desempleo, mortalidad infantil, derechos laborales y aumento de la formalidad. También indicadores en salud y educación. El trabajo lo resumió en siete páginas y lo tituló: “La igualdad fue el gran trinfador de estas elecciones”.

En ese informe, al que accedió El Observador, este dirigente socialista intenta explicar que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) no asegura que los uruguayos vivan mejor. Recordó que en la década del 90 el PIB creció más de 40%, pero al mismo tiempo el salario se incrementó 5% y el desempleó subió de 8,5% a 10%. En cambio en la década donde gobernó el FA el PIB creció 50% mientras el salario se incrementó 54% y el desempleo pasó de 12,5% a 6,5%. “O sea, más trabajo, más salario, en un marco de derechos sindicales colectivos priorizados pro el gobierno”, escribió.

Olesker se detuvo en el análisis de cinco departamentos del interior del país donde el FA experimentó su crecimiento más importante de 2004 a 2014. En promedio en Artigas, Cerro Largo, Rivera, Salto y Tacuarembó, el oficialismo subió 30,1% en la última década, y 13,3% de la elección de 2009 a la de este año, cuando en realidad, si se considera todo el país esa fuerza política retrocedió un punto porcentual. “Son los departamentos de menor desarrollo relativo y los que mayor impacto han tenido las mejoras sociales de los gobiernos frenteamplistas”, aseguró Olesker en su trabajo. Días atrás, en una entrevista con El Observador TV, el jerarca había adelantado la conclusión principal de su análisis, al admitir que los logros sociales de la izquierda jugaron un papel clave para el desempeño electoral del FA.

Según dice en su informe, hay 142 mil persona pobres menos en los cinco departamentos mencionados en la última década. “Una de cada cinco personas que salió de la pobreza entre 2006 y 2013 pertenecía a esos cinco departamentos del norte”, insistió.

El estudio indica que el acceso a la salud dado por la reforma de 2008 aseguró una asistencia que antes no existía, y fue relevante para reducir la mortalidad infantil. También influyó, a su juicio, que en Artigas la inclusión de niños y niñas de 0 a 3 años aumentó 153%, cuando la media nacional se incrementó 62%.

En esos cinco departamentos analizados por Olesker, la pobreza cayó 65% de 2006 a 2013, y la tasa de mortalidad infantil se redujo 23,7%. “El ingreso medio de Montevideo era 131% superior al de Artigas en 2004 y en 2013 esa diferencia se redujo a 90%.

“El Frente Amplio triunfa de manera relevante en los barrios obreros, con presencia masiva de la clase trabajadora. Los barrios del oeste de Montevideo encabezan el ranking y le sigue muy de cerca con fuerte crecimiento la zona noreste, quedando el centro y sureste más abajo”, concluye el ministro.

(Producción: Patricia Madrid)

24
Nov
14

lacalle pou, un candidato de la derecha

La derecha ante el balotaje

Nostalgias

 escribe: Emilio Caffassi

Luego de casi dos siglos de dominio oligárquico del Uruguay (no exento de una ya superada violencia al interior del propio bloque dominante) la pérdida del poder político parece exaltar sus más viscerales pasiones.

Aunque sólo se trata de esa ceñida esfera del poder, ya que el económico, mediático y hasta jurídico -a través de la SC de (in)Justicia- continúa incólume y detentado por los mismos, la nostalgia los lleva estos días a oscilar entre la imprecación enardecida y la búsqueda de cualquier migaja sobrante que puedan pellizcar desde la base del tobogán por el que se han precipitado electoralmente.

Los objetivos fueron acotándose secuencialmente. El más optimista fue el de impedir en la primera ronda las mayorías parlamentarias del FA tratando de que la sumatoria de todo el resto del arco lo superara en representación legislativa. Y desde esa hipotética perspectiva tratar de alinear a la casi totalidad del espectro político para ganar el Poder Ejecutivo en el balotaje, gobernando con una amplia alianza en las cámaras. No pudo ser. Una vez desmentida en las urnas, la estrategia viró a seducir a parte de los votantes frentistas con la desopilante tesis según la cual se podría ejercer el Poder Ejecutivo, aún con más de medio Parlamento en contra, a través de la “convicción”. No podrá ser tampoco. El último manotazo táctico es el que podríamos denominar de “cogobierno” en busca de algún mendrugo. La entente blanquicolorada, a esta altura una suerte de cártel político obstinado en “hacer mierda a Tabaré”, si apelamos a la espontaneidad del candidato colorado, no lo demanda directamente sino que para eso cuenta con la voz de “la gente”.

“La gente” se llama en realidad encuestadora “Cifra”, la misma cuya directora Mariana Pomiés al ser consultada por sus yerros los atribuyó, además de a un “conjunto de factores de difícil explicación”, a que pensaban que Uruguay era “más moderno” y que por lo tanto una campaña “fresca y joven” (la de Lacalle Pou) tendría mejores resultados. Algo sumamente científico como advertirá el lector. Ahora a través de Luis González, su cara televisiva, se despachó con que “la gente piensa que no debería haber tanta pelea político-partidaria y que debería haber un gabinete multipartidario”. Para ello hizo una encuesta preguntando si se está o no a favor de la presencia de miembros de la oposición en el gabinete, ya descartado el vaticinio de los primeros días posteriores a la paliza electoral, de que un triunfo blanco no resultaba imposible.

He sostenido en este espacio tanto la necesidad de regular a las encuestadoras como de crear un instituto universitario de opinión pública que no sólo compita con estas lucrativas empresas sino que publique desde la metodología hasta la totalidad de la base de datos, además de transparentar quién demanda y financia la consulta. También intenté subrayar el carácter burdamente manipulatorio de las operaciones políticas que buena parte de ellas realizan a través del ocultamiento de procedimientos y clientes en connivencia con los grandes medios de comunicación. ¿Puede en este caso caber alguna duda de quién está atrás de esta maniobra de condicionamiento al FA, una vez descartada la posibilidad de influencia parlamentaria y de acceso al Poder Ejecutivo?

Profundizar la derrota y aislamiento del bloque oligárquico-mediático en el próximo balotaje, la considero una tarea ideológico-simbólica fundamental. Si bien se accede del mismo modo al Poder Ejecutivo (y a la mayoría en el Senado en el caso del FA) por mayoría simple de votos válidos, no es idéntica la legitimidad (y las exigencias de cumplimiento programático que se podrán realizar posteriormente) si Tabaré accede con el 60% (y Lacalle quedara con el 40% o menos) que si esa diferencia fuera, en el extremo opuesto, del 0,1%. Los que en otra oportunidad llamé candidatos a la prescindencia, PI, UP, PERI y PT (los que todos sumados apenas representan el 5%) difieren con el énfasis estratégico que intento subrayar. A pesar de presentarse como “la nueva izquierda” uno y “la verdadera izquierda” los otros, se mantienen indiferentes ante la disyuntiva política, cuando no integran el comando de campaña de Lacalle como los dirigentes de la UP y PI en Rivera. No cambiarán la historia pero contribuirán a mitigar la nostalgia de los poderosos.

Se lo agradecerán.

23
Nov
14

las encuestas en el uruguay

Entrevista a Eleuterio Fernández Huidobro

Sin las encuestadoras, el FA hubiera ganado en primera vuelta

 

 

Como si el cigarrillo que se sostiene en sus labios fuera una mecha encen­dida escondiendo en su boca un cartucho de TNT, Eleuterio Fernández Huidobro habló y explotó contra las em­presas encuestadoras acusán­dolas de actuar para que el FA no ganara en primera vuelta. Dice tener datos de ello y sabe quiénes lo llevaron a cabo. Lo que sigue es parte de una larga entrevista con LA REPÚBLICA.

 

¿Qué papel le otorga al pre­sidente José Mujica en la vic­toria electoral del Frente Amplio del pasado 26 de octu­bre?

Fue muy importante la figu­ra del Pepe. Su prestigio va en aumento, tanto a nivel local como a nivel internacional. Pero más que nada el valor lo tuvo la fórmula que se logró en el Frente Amplio. Los frutos se vienen dando.

¿Qué opina del yerro come­tido por las encuestadoras en las pasadas elecciones sobre los apoyos ciudadanos a los partidos políticos?

Las encuestadoras logra­ron lo que se propusieron, o le propusieron, y triunfaron.

¿Hubo alevosía en los re­sultados de las encuestadoras?

¡Claro!. Les propusieron que hicieran algo para que no hubiera mayoría parlamenta­ria y que hubiera segunda vuelta. Si no hubiera sido por los datos de las encuestadoras, hace rato ya que el Frente Amplio hubiese ganado en pri­mera vuelta y con mayoría par­lamentaria. Habría sacado el 53% en primera vuelta y este dato ellos lo sabían muy bien. Ese fue el principal objetivo de las empresas encuestadoras, aunque por más que mintieron no pudieron hacer maravillas pero una piernita le pudieron hacer. No pueden hacer un mi­lagro con un truco de mierda ¿no?, como le dijo Jesús a San Pedro cuando estaban jugando al truco y le empardó el dos de la muestra: “me vas a pedir mi­lagros con ese truco de mier­da”, dicen que dijo.

Sin embargo el Frente Amplio logró la mayoría parla­mentaria en la Cámara de Representantes.

Sí, pero por muy poco. Las encuestadoras lograron que no se ganara en segunda vuelta. Estas empresas hicieron el tra­bajo que les mandaron hacer los grandes medios de comuni­cación.
Yo siempre lo dije: no creo en las encuestas ni cuando ha­blan bien –que a veces puede ser una trampa- ni cuando ha­blan mal. Lo que dicen lo tomo con la puntita de los dedos como a una rata muerta y enci­ma podrida. Esto de las en­cuestas ha pasado varias ve­ces, lo que pasa es que la gente tiene poca memoria. Esta vez fue grosera la cosa que hicie­ron porque lo que había que hacer era muy bravo de lograr, pero echaron el resto y queda­ron en evidencia.
Fíjese que las empresas en­cuestadoras y sus resultados estaban todos los días en los medios de prensa. Estaban las encuestas, los opinólogos, los politólogos…¡salían más veces que los candidatos!
Nunca vi tanto “todólogo” en los medios de comunica­ción. Es como si esto mismo pasara en el fútbol: en vez de ir a ver el partido, uno se va a ver a los comentaristas. Los juga­dores en la tribuna y los co­mentaristas, en la cancha; ¡el mundo al revés!
Todo fue un fraude orques­tado; toda una campaña de tergiversación y de manipula­ción de la opinión pública para engañar a la gente.
En parte lograron su come­tido, como también lo hicieron en las internas cuando monta­ron ese gran invento de Luis Alberto Lacalle Pou.

¿Allí también hubo manejo fraudulento de datos de parte de las encuestadoras?

¡Claro! Lograron ganarle a (Jorge) Larrañaga al cual tam­bién lo jodieron hasta el último momento diciéndole que iba a ganar. Los herreristas sabían de mucho antes que ganaban porque tenían la verdadera en­cuesta, y a Larrañaga lo deja­ron dormir, lo adormecieron con cantos de sirena de que iba a ganar, para que no se diera cuenta de que iba per­diendo.
Y hoy y ahora dicen que el Frente Amplio ganará en la segunda vuelta. Yo no les creo nada, nunca. Y es por princi­pios que no les creo.

Sin embargo, esa mirada que usted tiene puede rebatir­se con el hecho de que cuando las encuestas daban al Frente Amplio con el 39% los llevó a cambiar la estrategia en la campaña. Hubo quien lo grafi­có con la imagen de “se des­pertó el mamado”, que una vez dijo el general Seregni.

No había mamado. Ahora esa misma gente dice que no había mamado. Todo esto estu­vo inventado.
Yo tengo información real de que cuando daban el 39%, poderosas embajadas extran­jeras tenían información de que el Frente Amplio estaba ya en el 44% de intención de voto. Yo tuve empresa encuesta­dora. El MPP tuvo su propia encuestadora. CX 44 radio Panamericana, en su momen­to, tuvo su propia empresa encuestadora.
El Frente Amplio la tuvo ahora en esta elección y ahí vimos cómo engañaban a la gente. Porque además, la mi­tad de los que trabajan en las empresas encuestadoras son frenteamplistas, y por abajo nos pasaban los datos verda­deros. Teníamos catedráticos en la materia trabajando gra­tis con nosotros. Este es un país muy chiquito y nos cono­cemos. Somos todos primos.
Tabaré Vázquez lo dijo en su momento cuando estaba en gira por el Interior: hay que salir a caminar y ver.
Los veteranos militantes políticos cuando están de gira y van a un pueblo y tienen ojos para ver que guardan en la memoria lo que en ese pueblo hubo anteriormente, ven que hay más o menos gente en los actos y ya sacan sus conclusio­nes. La verdad no se puede ta­par tan fácilmente.

¿Y que cree que se debe hacer para evitar esto que us­ted denuncia como un preme­ditado engaño?

Nada hay que hacer. No hay que darles pelota, como hago yo y como hace Tabaré.

¿No hay que reglamentar la labor de las encuestadoras?

¡Noooo!…meterse en eso es darle demasiada importan­cia. Son una plaga con la que hay que convivir, como con los hongos de los pies.
Hay que usar chancletas, nomás.

“ME DA PENA EL WILSONISMO”
Los partidos deben renovarse

Usted sentenció en un repor­taje en LA REPÚBLICA que el partido Colorado estaba en vías de extinción…

Sí, y dije además que el Frente Amplio le tendría que hacer una placa en homenaje a Jorge Batlle porque fue el más grande recluta­dor de frenteamplistas…(duda)… no, el más grande fue Jorge Pacheco Areco. A ese habría que hacerle un monumento. Chiquito, ¿eh?, no muy grande. Hay que juntar un cacho de bronce, hacer la estatua y colocarlo allá en el fondo del local del Frente Amplio, al lado del parrillero. Y a Jorge Batlle una placa grande y otra más chiquita, aunque no tanto, a Julio María Sanguinetti. Los tres destruyeron al partido Colorado, lo que era una tarea dificilísima de hacer porque mire que hacerlo de la manera que lo hicieron no fue changa, ¿eh? Hubo que ser muy bestia para hacer esto. Pero ahora yo tengo la esperanza de que se reconstruya el partido Colorado y tengamos uno bien grande, de iz­quierda y bien batllista.

Y para eso ¿qué tendría que pasar?

Una renovación total. A esta gente las tendrían que expulsar, casi desterrarlos diría yo. Ojo que todo esto lo digo con el mayor respeto. Si los politólogos dijeron todos los disparates que dijeron, yo también puedo hacerlo y tengo derecho para ello.

Pero ¿está convencido de lo que está diciendo?

Totalmente. Pero lo digo con figuras poéticas y cosas así. ¡Si lo toman al pie de la letra me hacen un juicio! (se ríe). Una vez dije que Lacalle (padre) era un burro con iniciativa y me mandaron preso. Otra vez denuncié lo del golpe de Estado en el ministerio de Vivienda y me denunciaron. Eso lo dije cuando puse la granada en aquel programa de televisión y es de lo único que la gente recuerda: la granada. El juicio que me hicieron lo gané y fue lo único que gané en mi vida. Me denunciaron por ha­ber violado siete delitos de prensa.

Y sobre el partido Nacional ¿tiene alguna premonición?

Y…comenzó a perder cuando Lacalle Pou en las internas le ganó a Larrañaga. Esa fue una manufactura tremenda también. La verdad que la agencia que hizo esa campaña fue de una opera­ción de maquillaje como nunca hubo en Uruguay. Yo le puse lo de “maquillaje”. Fue por el tango, ¿lo conoce? Ojo, hablo de la versión del polaco Goyeneche, esa que dice (lo canta)… “no, ni es cielo ni es azul, ni es cierto tu candor, ni al fin tu juventud…”.
Es parte del poema de Ángel Solá. Nos presentaron al viejo herrerismo, la cosa más rancia y reaccionaria que tenemos en Uruguay con su tétrico pasado, como la renovación, con alegría. Fue toda una gran maniobra; una pompa de jabón y ¡con un jabón falsificado y malo! A mí me da pena el wilsonismo y la gente de Larrañaga. No sé qué harán aho­ra, pobre gente. A Larrañaga lo respeto muchísimo y yo ya se le dije una vez en el Senado: “Vos votaste a Batlle”. Se lo dije por las elecciones del 2000. “Votaste al peor de los Batlle”, y él me dijo: “No se me hubiera roto una pata en la mañana cuando iba a votar”. Espero que ahora no hagan lo mismo y no tropiecen con la mis­ma piedra

“Soy el responsable de la derrota de la CAP-L”

¿Por qué considera que fue tan baja la votación de su sector par­tidario, la CAP-L?
Tuvimos problemas internos, hubo desprendimientos y estuvimos discu­tiendo hasta el último minuto. También teníamos poca plata para la campaña. Todavía no hicimos la evaluación de lo que nos pasó porque hemos estado festejando el triunfo del Frente Amplio del 26 de octubre. Seguimos en la pelea hasta que se gane el balotaje que para mí es lo prioritario y lo más importante.

La CAP-L se desmembró también.

Sí. Excelentes personas todas que se fueron por discrepancias políticas. Son un capital muy grande del Frente Amplio del cual no tengo nada que decir. Todos trabajaron fuertemente para el triunfo del Frente Amplio y no se fueron para la casa. Se fueron a formar nuevos grupos.

¿Hay un problema de liderazgo?

Hay discrepancias y el gran responsa­ble de la derrota de la CAP-L soy yo. Es probable que no me quieran más, algo que me ha pasado muchas veces en la vida. No se olvide que siempre estuve en las páginas policia­les, alternando con los calabozos.

TODOS QUIEREN SALIR EN LA TAPA
Es imprescindible un medio afín al FA

¿Por qué la izquierda, con 10 años en el gobierno nacio­nal, no ha podido menguar el manejo de las grandes corpo­raciones en los medios de co­municación y que son hostiles a los intereses frenteamplis­tas, como usted denuncia que existió en la campaña electo­ral?

El Frente Amplio ha sido capaz de todo menos de cons­truir grandes medios de pren­sa porque ha despreciado y desprecia al cuarto poder. Jamás el Frente Amplio pudo construir nada en esa materia. Es evidente que son imprescin­dibles los grandes medios de prensa afines y más en Uruguay.

¿Entiende que es una asig­natura pendiente en la izquier­da el relacionamiento con la prensa?

Siempre lo fue y desde que me conozco ha sido así. La iz­quierda tuvo emprendimientos de todo tipo. Tuvimos predica­dores en el desierto, gente que se fundió. Y lo cierto es que en el Frente Amplio no te dan bola.

¿Por qué pasa esto?

Y porque todos quieren sa­lir en la tapa y hacer editoria­les. Imagínese que en un diario se haga una asamblea en cada cierre. El Frente Amplio es un zoológico. Tenemos al león, al tigre, al mono, al loro, a la ví­bora; entonces hacer un diario con toda esa fauna y que todos quieren opinar de lo que se dijo en la página de deporte, o lo que se dijo en la editorial…¡hasta del horario de las far­macias se quiere opinar!, así es imposible hacer nada. Por eso el diario LA REPÚBLICA es un milagro al cual hay que darle apoyo y con plata ¿eh? Porque la izquierda se apoya en él pero no le arrima un mango. Y esto que le digo tiene que publicarlo. Y si no fijémo­nos en los avisos que hay.
Mire este ejemplo que le voy a contar. Cuando salimos de la dictadura la gente decía que Los Olimareños eran grandes personas porque iban a cantar gratis a los comités de base. Un día los dos dijeron `tenemos que laburar y vivir de algo`, entonces quisieron co­brar por lo que hacían y ¡zás!, pasaron a ser unos grandes hijos de puta.
Porque los periodistas, al igual que los artistas, son gen­te que no trabajan en la con­cepción de muchas personas de izquierda. Esa gente dice, y está convencida de esto, que escribir en una pavada y no les entra en la cabeza que esa gen­te, los periodistas, precisan de un sueldo.
Espero que ahora la iz­quierda entienda que está de­jando un flanco tremendo con los medios de comunicación.

El cargo de ministro es perecedero
¿Se queda en el ministerio de Defensa en caso de que gane el Frente Amplio?

No hay cosa más perecedera que la edición de un diario, la leche natu­ral y los ministros. Yo estoy acá hasta que el Pepe lo quiera.
Tengo planes para cuando me vaya de acá. Voy a escribir algunos libros y cosas así para que la gente se mate de la risa haciendo chile­nas. Contaré cosas que me pasaron acá y en otros lados.

22
Nov
14

frente amplio … camino al balotage

escribe: Patricia Ayala / intendenta departamental de Artigas

El pasado 26 de octubre corroboró el triunfo electoral del Frente Amplio en la elección nacional y se confirmó el objetivo de alcanzar las mayorías parlamentarias.

 

Ahora, nuevamente estamos en campaña rumbo a la segunda vuelta. Se nos prolongó un poco más de lo que esperabamos, por lo que es necesario en estos días que faltan no aflojar y redoblar los esfuerzos, por ti, por mí, por aquel, por todos. Pero fundamentalmente, ¡por el país!

El haber obtenido el Frente Amplio ese apoyo popular en las urnas a través del voto ciudadano, entre otras cosas, es producto de la buena administración gubernamental. En cada rinconcito de esta tierra uruguaya adonde vayamos hay algo que se ha hecho en estos períodos de gobiernos frenteamplista, algunas visibles a simple vista, otras que las visualizamos mirando a la gente, no importa la edad, ni las características particulares que tenga.

Las “encuestas callejeras” en la campaña de octubre fueron muy buenas y los resultados electorales así lo confirmaron. Por lo tanto, no debemos permitir que en estos días de campaña rumbo al balotaje, los sondeos de opinión pública que se realicen telefónicamente nos ganen la cabeza y así nos paralicen la voluntad, el estado anímico y las energías.

Cada uno de nosotros sabemos lo que tenemos que hacer y lo que tenemos que defender. Contamos con lo necesario para conversar con más gente y así hacer sentir por qué debemos votar al Frente Amplio, cada uno desde donde está.

Como dice la canción: “el cantar tiene sentido, no es nomás abrir la boca, el cantar tiene sentido y saber cuándo le toca”. Ahora nos toca a todos y todos tenemos un lindo cantar para compartirlo y hacerlo escuchar.

En esta etapa, quizás, se nos pueda decir que nos teñimos de sentimentalismo, pero en lo particular creo que quien abre realmente su corazón, levanta su cabeza y mira a su alrededor, debe reconocer que en este país estamos viviendo mejor.

Que llegó el momento, citando la obra de Horacio Buscaglia, que hemos comenzado a intentar hacer realidad aquel “País de las Maravillas” con el que siempre soñamos y, además, ya detrás de muchos escritorios no encontramos lobos feroces, ni dragones queriéndonos devorar. Tampoco están Batman, Superman, ni las brujas, ni las hadas, pero sí los uruguayos, nosotros, los que comenzamos a tomarnos de la mano y cada vez somos más, los que queremos, juntos, hacer realidad este nuevo país.

Evidentemente falta mucho, pero estamos intentando entre todos la construcción de una sociedad solidaria, dándonos la mano y soñando juntos los “porvenir”.Y que, frente a algunos dichos nostálgicos que surgieron en las redes sociales, producto del resultado electoral, afirmamos que las únicas botas que queremos hoy, y siempre, son las de las siete leguas.

20
Nov
14

elecciones en uruguay

ardid de las mitades

escribe: Miguel Aguirre Bayley

 

Dirigentes de los partidos tradicionales y algunos medios de comunicación, con el diario oficialista de la dictadura cívico-militar a la cabeza, insisten en señalar que Uruguay está dividido políticamente en mitades.

 

A esta afirmación, expresada con indisimulable frustración, le adunan la descalificación, el agravio mediático y los exabruptos, lanzados como anatemas contra el Frente Amplio. No reparan ni valoran que, con esa conducta, dañan la democracia y devalúan la política, alejándola de la ética y la deontología.

Sin embargo, las recientes elecciones confirmaron que hay dos realidades bien diferenciadas, muy lejos de constituirse en familias ideológicas por mitades. En un plato de la balanza, se sitúa el Frente Amplio como expresión definidamente mayoritaria y consolidada. En el otro, se advierte una clara atomización de la oposición. Está conformado por los Partidos Nacional, Colorado e Independiente, afines a las ideas de la derecha y defensores a ultranza del neoliberalismo. Pero –justo es señalarlo– también lo integran Asamblea Popular, el PERI y el PT, cuyas plataformas electorales coliden y carecen de sintonía con los postulados conservadores. Esta práctica falaz nos retrotrae a los tiempos de gobiernos teñidos de pálido color rosado, sustentados por mayorías parlamentarias, medidas prontas de seguridad sin garantías individuales, estado de guerra interno, represión despiadada y dictadura comisoria.

En 1994 –última elección antes de la reforma constitucional– el país se dividió en tercios. El Partido Colorado ganó las elecciones y el doctor Julio María Sanguinetti, con mayoría relativa, fue el Presidente de la República con solo el 30.83% de los votos. El Partido Nacional alcanzó el 29.75% y el Frente Amplio, logró el 29.18%. Hubo empate técnico en los tres primeros lugares, pero colorados y blancos conformaron mayorías parlamentarias en ambas cámaras y excluyeron al Frente Amplio. Veintiún senadores (11 colorados y 10 blancos) y sesenta y tres diputados (32 colorados y 31 blancos), aseguraron la mayoría rosada.

En 1999, cambiaron las reglas de juego con la nueva Constitución, promovida y apoyada por el Partido Colorado, el Partido Nacional y el Nuevo Espacio. Allí se introdujo el balotaje con la clara intención de impedir el acceso del Frente Amplio al gobierno. En primera vuelta, ganó el Frente Amplio (bajo el lema electoral PEPFA) con el 39.06% de los votos. Se impuso por más de siete puntos (7.13) sobre el Partido Colorado (31.93%), pero debió ir al balotaje. Colorados y blancos, aliados nuevamente, dieron el triunfo al doctor Jorge Batlle con el 52.52% de los votos, sobre el 44.5% del doctor Tabaré Vázquez. Dieciocho senadores (11 colorados y 7 blancos) y 55 diputados, conformaron el predominio rosado. En una actitud antidemocrática, el Frente Amplio con mayoría relativa en ambas cámaras (12 senadores y 40 diputados), volvió a quedar al margen.

En 2004 no hubo necesidad de balotaje. El Frente Amplio (lema electoral PEPFANM) logró el 50.45% de los votos y la mayoría absoluta en las dos cámaras (17 senadores y 52 diputados). En 2009, el Frente Amplio alcanzó el 47.96% de los sufragios y repitió la mayoría absoluta en ambas cámaras (17 senadores y 50 diputados). En ambos ejercicios, no hubo ajuste fiscal y cientos de leyes, con significativo avance social, fueron promulgadas. Los parlamentarios de la oposición participaron activamente en las comisiones de trabajo, en la Comisión Permanente, en la elaboración y posterior discusión del Presupuesto y en las Rendiciones de Cuentas, entre otras leyes de fundamental trascendencia.

En todo caso, lo que está fuera de todo cuestionamiento es que la vocinglería de la alianza rosada, mimetizada con el “poncho blanco” y el “sobretodo”, pero tan ajena a las ideas de Aparicio Saravia y de José Batlle y Ordóñez, está –como antes– dirigida a bloquear cualquier pretensión de avanzar hacia la concreción de una democracia social y participativa. Dicho de otra forma, todo vale para impedir el triunfo del Frente Amplio que en octubre aventajó por diecisiete puntos de diferencia a su escolta más cercano, se impuso en 14 de los 19 departamentos y, lo que configura un avance revolucionario, ganó con los votos de la franja joven en todo el territorio nacional.

Hace bastante tiempo que el pueblo uruguayo ha dicho basta y ha hecho saber que no está dispuesto a seguir alisando la fusta, con la que le han molido el lomo en los tiempos aciagos de la prevalencia del contubernio blanquicolorado. En la militancia y en las urnas estará, otra vez, la respuesta de la ciudadanía.




noviembre 2014
D L M X J V S
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Meses