Archivos para 27 noviembre 2015

27
Nov
15

emir sader

La crisis del pensamiento crítico latinoamericano

escribe: Emir Sader
La Jornada

En el momento de auge de los enfrentamientos políticos y de las grandes luchas de ideas en América Latina se siente con más fuerza la relativa ausencia de la intelectualidad crítica. En el momento en que los gobiernos progresistas sufren las más duras ofensivas de la derecha, que busca imponer procesos de restauración conservadora valiéndose del monopolio de los medios de comunicación, el pensamiento crítico latinoamericano podría tener un rol importante, pero su ausencia relativa es otro factor que afecta la fuerza del campo de la izquierda.

La derecha se vale de ese monopolio y de sus pop stars. Vargas Llosa y Fernando Henrique Cardoso vuelven con fuerza al campo para apoyar a Mauricio Macri, a la derecha venezolana y atacar a los gobiernos de Brasil, Ecuador y Bolivia. No les faltan espacios, aunque les falten ideas.

Al pensamiento crítico no carece de ideas, tiene que pelear por espacios, pero le falta mayor participación; se necesitan entidades que convoquen a la intelectualidad crítica a que participe activamente en el enfrentamiento de los problemas teóricos y políticos con que se enfrentan los procesos progresistas en America Latina.

A la pobreza de las propuestas de retorno a la centralidad del mercado, del Estado mínimo, de las políticas de retorno a la subordinación a EU, a la apología de las empresas privadas, queda un amplio marco de argumentos y de propuestas a ser asumidos por la intelectualidad de izquierda. Para desenmascarar las nuevas fisonomías que asume la derecha, para valorar los avances de la década y media de gobiernos posneoliberales, de promover el rol de esos gobiernos latinoamericanos, en la contracorriente de la onda neoliberal que sigue barriendo el mundo y los derechos de los más vulnerables.

Esos gobiernos han hecho la crítica, en la práctica, de los dogmas del pensamiento único, de que «cualquier gobierno serio» debiera centrarse en los ajustes fiscales. De que no era posible crecer distribuyendo renta. De que las políticas sociales sólo podrían existir como subproducto del crecimiento económico. Que el di­namismo depende de más mercado y menos Estado. Que no hay camino en el mundo que no sea el de la subordinación a los países del centro del capitalismo. Que el sur es el retraso.

En fin, todo lo que los gobiernos progresistas han desmentido rotundamente son argumentos fuertes para que el pensamiento crítico se apoye en ellos y encare las dificultades presentes en la perspectiva de la profundización de esos procesos y no de su abandono. Esto lo hacen los –de derecha y de ultraizquierda– que se refugian en el triste consuelo para ellos de un supuesto agotamiento del ciclo progresista. A ambas fuerzas les sobran motivaciones, derrotadas que han sido, por década y media. Pero les faltan razones; no pueden proyectar un futuro para el continente, que no sea la reiteración del pasado desastroso y superado o el discurso sin práctica.

Es momento de que el pensamiento crítico deje a un lado las prácticas burocráticas que neutralizan el potencial crítico del pensamiento latinoamericano, que demeritan las entidades tradicionales, y vuelvan a protagonizar, en primera línea, la lucha antineoliberal. Que vuelvan, sin miedo, a proponer ideas audaces, nuevas, emancipatorias, que vuelvan a engarzar la intelectualidad critica con las nuevas generaciones, huérfanas de futuro.

La burocratización es un enfermedad fatal para el pensamiento crítico, sea de las estructuras académicas, sea de las prácticas institucionales en otras instancias. ¿Hasta cuándo la intelectualidad crítica dejará que los «intelectuales mediáticos» de la derecha ocupen prácticamente solos los espacios de los debates de ideas, que formen nuevas generaciones en los valores del egoísmo, de los prejuicios, del consumismo?

La burocratización conduce a la despolitización, que es el mejor servicio que se puede prestar a la derecha, sustrayendo espacios críticos a la lucha de ideas para volcarlos simplemente a la manutención de cargos y de sueldos. Son burócratas que, aunque nominalmente pretenden pertenecer al campo de la izquierda, lo que hacen es desmoralizar a la izquierda, con el uso abusivo de las palabras sin práctica o con una práctica sin ideales ni proyección política concreta.

Fue una tragedia para la izquierda la separación entre una práctica sin teoría –que a menudo se pierde en los meandros de la institucionalidad vigente– y una teoría sin trascendencia concreta, que se pierde en sí misma.

Hoy es indispensable rescatar la articulación entre pensamiento crítico y lucha de superación del neoliberalismo, entre teoría y práctica, entre intelectualidad y compromiso político concreto. Si los viejos caminos se han desviado de esas vías, otros tienen que ser abiertos; los espacios públicos conquistados están ahí para ser ocupados.

«Los caminos que encontramos hechos / son desechos de viejos destinos. / No crucemos por esos caminos / Porque sólo son caminos muertos», como canta Pablo Milanés.

Seamos fieles a los precursores del pensamiento crítico latinoamericano, pero sobre todo, fieles a los nuevos destinos que apenas hemos empezado a construir.

El que pierde la batalla de las ideas está predestinado a la derrota política. No merecemos perder una ni la otra.

.
Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2015/11/10/opinion/018a2pol

25
Nov
15

uruguay, la derecha es siempre la derecha

El desafío es cerrar filas con el frente social

escribe: Hugo Acevedo

 

El senador nacionalista Jorge Larrañaga sigue padeciendo una suerte de síndrome de atemporalidad, que lo retrotrae permanentemente al año 2014, cuando su partido fue nuevamente derrotado por demolición en las urnas.

Aparentemente, aun cree estar en campaña, sin asumir que este es el tiempo de construir propuestas y aportar soluciones a los grandes desafíos que afronta el país.

En un reciente editorial publicado en el sitio web de su sector Alianza Nacional, el parlamentario convocó a crear un proyecto político capaz de desplazar al Frente Amplio del gobierno.

Por supuesto, ese espacio conservador de fuerte sintonía ideológica integrado por blancos y colorados, existe desde hace ya veinte años.

No en vano las dos colectividades fundacionales integraron sendos gobiernos de coalición durante la segunda presidencia de Julio María Sanguinetti y el mandato de Jorge Batlle, con paupérrimas consecuencias para el país.

También votaron juntos en la segunda vuelta de las elecciones de 1999, 2009 y 2014, conformando una sólida alianza derechista unida por una idéntica concepción de país y, en la oposición, actuaron como un bloque monolítico.

Asimismo, Larrañaga criticó acerbamente al FA, acusándolo de generar “una zanja profunda” y de “dividir al país entre buenos y malos”.

La que divide al país es la derecha, que alimenta el odio de clase, discrimina y se alinea con los intereses de las minorías que detentan el poder económico y la propiedad de los medios de producción.

Esa alianza estratégica con el gran capital, siempre originó un quiebre y una infranqueable frontera entre los intereses de la oligarquía y los de las clases populares.

No satisfecho con tanta irracionalidad discursiva, el legislador afirmó que “hoy se ha archivado lo que más nos caracterizaba, el diálogo, la negociación y el respeto”, insinuando que el oficialismo ignora a la oposición.

Tamaña falacia carece de todo sustento, en tanto los gobiernos del Frente Amplio han otorgado incluso espacios de participación a blancos y colorados en las empresas públicas, más allá de escuchar y, si es menester, recoger sus propuestas.

Por supuesto, el verdadero diálogo que debe entablar un gobierno de izquierda es con las organizaciones sociales y con los sindicatos, que representan a los diversos colectivos.

Obviamente, esa actitud aperturista es corroborada por la agenda de derechos de impronta progresista, que incluyó a sectores postergados y explotados laboralmente, como los peones rurales y las empleadas domésticas.

Asimismo, por primera vez en la historia, las personas que tienen una opción sexual diferente ostentan las mismas prerrogativas legales que cualquier otro ciudadano.

Todos esos sectores fueron despreciados y marginados durante décadas por los gobiernos conservadores, por prejuicios largamente arraigados en el imaginario social.

Durante más de un siglo de hegemonía y monopolio de la escena política, la derecha dialogó sólo con sí misma, limitándole a pactar y repartirse el poder.

¿Alguien recuerda algún obrero integrando un gabinete ministerial de un gobierno blanco o colorado?

En el pasado, los cargos de gobierno siempre eran ejercidos por profesionales pertenecientes a las clases altas o por representantes del empresariado.

En un contexto complejo y signado por el pesimismo, el desafío del gobierno es volver a cerrar filas con el frente social, que es el que sostiene el proyecto transformador.

25
Nov
15

universidad

Una operación Buitre recorre a Latinoamérica

¿La Universidad Pública bajo amenaza?

Fernando Buen Abad Domínguez
Rebelión/Universidad de la Filosofía

22 de noviembre aniversario de la gratuidad de los estudios universitarios.
Una Universidad Pública y Gratuita debe ser, también, usina critica del universo teórico-metodológico existente. Debe ser el pueblo convertido en Universidad armado con metodología para la intervención y también debe ser acción defensiva porque hoy como nunca peligra su sobrevivencia ante los acechos del capitalismo que sobrevuelan como buitres. También existe una contienda epistemológica entre “dos mundos” porque existe una tensión económica y política de clases en cada una de las tareas donde no existe la ciencia “a-sexuada”, incolora, neutral. Sépase que el neoliberalismo amenaza. Nadie se dé por sorprendido.

Es verdad que las Universidades Públicas se deben un debate crítico y autocrítico permanente, que es exigencia concreta y necesaria, en medio de la crisis que atraviesa el sistema capitalista. Crisis que es el producto de la contradicción entre el Capital y el Trabajo; es decir, entre la explotación y el enriquecimiento ilimitado de una minoría parásita que ostenta las armas y la propiedad del Capital contra una mayoría oprimida que se ve obligada a buscar sus fuentes de vida en el Trabajo al servicio de ese Capital.

Estudiantes, docentes, administrativos… y todos aquellos que sostienen a las Universidades Públicas, directa o indirectamente, han de saber que la investigación, la docencia, la divulgación deben estar para servir para la solución científica de los problemas que aquejan a la humanidad. Que se debe forjar científicos con convicciones éticas intransigentes para poner sus conocimientos al servicio de la sociedad y poner compromiso y esfuerzo para superar los atrasos y lastres que nos aquejan es decir: la pobreza, las enfermedades, la corrupción, el crimen, la desigualdad y la usurpación –incluso- de los conocimientos científicos que se saquean para beneficio comercial de unos cuantos.

Pero ese proyecto está bajo amenaza. Lo que han avanzado las Universidades Públicas, democratizándose y democratizando a los pueblos, está bajo la mira de los esbirros del neoliberalismo hambrientos de negocios y de mano de obra capacitada y servil. La idea dominante es condicionar a las Universidades con la propia crisis del capitalismo y venderlas al mejor postor monopólico determinado por la ganancia para usarlas contra los trabajadores. No hay científicos ni intelectuales inmunes, aunque muchos se asuman como indiferentes o den por superado todo vínculo con la realidad que los rodea, las amenazas del capitalismo son cada día más crudas y reales. No vale la “objetividad” ni la “neutralidad” de ese pensamiento avestruz que dice defender a las Universidades Públicas mientras hace guiños a los comerciantes de saberes.

Las Universidades Públicas deben ser el pueblo que toma forma de investigaciones científicas, de enseñanza y de divulgación cultural. Abiertas, democráticas, universales y dinámicas. No un “ideal formativo” parcelado y abstracto, de espalda a la sociedad. La amenaza neoliberal quiere tomarse revancha y someter a las Universidades a un tipo de saber mercenario que sólo sirve al sector poderoso que puede financiar el desarrollo de una ciencia negociable como botín de monopolios. Debemos comprender por qué el mundo está como está. Ayudarnos con todos los conocimientos científicos, aprovechar el trabajo de muchos universitarios honestos que con su esfuerzo y experiencia han aportado herramientas de análisis y de transformación científica de la realidad.

Una corriente pensante nada nueva, recorre las Universidades Públicas de todo el mundo. Incluye a profesores, trabajadores no docentes, investigadores y alumnos. Cada vez son más los universitarios que luchan por liberar a la Ciencia de toda esclavitud al servicio de los monopolios. Sólo una Universidad Pública puede desarrollarse como herramienta de acción con pensamiento y e investigación libre, creadora de teorías, prácticas, ciencias y artes. Una lista larga de problemas y de taras debe superarse al calor de la ciencia y la honestidad política pero ese trabajo no puede ser realizado por los agentes externos del neoliberalismo sino por las fuerzas democráticas de las Universidades desde adentro y desde su raíz que es el pueblo mismo que las sostiene.

Desde la Universidad Pública, los docentes y estudiantes deben devolver a la sociedad la inversión que ésta hace para formar profesionales. Debe existir un retorno en investigaciones, trabajos de campo, desarrollo tecnológico, etc. que beneficie a la sociedad toda. Esto requiere lucha y requiere militancias científicas permanentes.

Hay que emancipar a las bases materiales que harán posible la unidad de teoría y práctica indispensable para la humanización del hombre con ayuda de las nuevas Universidades Públicas. La verdadera defensa de la Universidad Pública exige garantizar la estatización del conocimiento y su democratización con planificación en todas las disciplinas científicas jerarquizando las ramas más necesarias y urgentes para el desarrollo económico y social. La Universidad Pública debe ser sustentada económicamente por el Estado nacional y debe ser defendida de los ataques del neoliberalismo que hoy mueve a sus peleles con alas de fondos buitres.

24
Nov
15

alemania

Cómo el establishment alemán se está beneficiando de la crisis

Vicenç Navarro

http://www.caffereggio.net

En la literatura económica ha habido una amplia discusión sobre la doctrina económica del Estado alemán que supuestamente ha seguido durante todos estos años —el ordoliberalismo—, que se presenta como ejemplo de su éxito. Esta doctrina enfatiza la importancia de la austeridad (déficits públicos muy reducidos e incluso inexistentes), que ha ido presionando para que dicha doctrina se adopte a nivel de la eurozona, indicando que, de la misma manera que ha sido exitosa en Alemania (donde se presentan los indicadores económicos como muy buenos), lo será en los otros países.

Simon Wren-Lewis ha escrito un artículo, German Self-Interest, en Social Europe Journal (19.08.15), que aporta datos y argumentos interesantísimos que niegan que el gobierno alemán haya aplicado tal doctrina, y que el elemento más importante para entender el comportamiento de ese gobierno no es el ordoliberalismo, sino la búsqueda para optimizar sus intereses sin ninguna consideración hacia las implicaciones de sus acciones sobre el resto de la eurozona. Lejos de ser una política solidaria, la política alemana es de una rapacidad sin frenos, lo que ha contribuido en gran medida a la Gran Recesión y al gran retraso en la recuperación de la eurozona. Simon Wren-Lewis señala, por ejemplo, que los mal llamados rescates a Grecia (en 2010, en 2012 y en 2015) no han sido para ayudar a Grecia, sino para ayudar a los bancos alemanes (entre otros), que habían hecho pingües beneficios con la deuda griega. El enorme sacrificio que se ha impuesto al pueblo griego tiene como objetivo salvar a tales bancos.

Por otra parte, la gran crisis económica y financiera de los países periféricos -España, Grecia, Portugal e Irlanda (y ahora también Italia)- ha ayudado enormemente a la economía alemana, pues ha habido un flujo de capital de la periferia al centro (es decir, Alemania) que Henning Meyer ha calculado que asciende durante el periodo 2010-2015 a 100.000 millones de euros, que le han permitido al Estado alemán no tener que pedir prestada esta cantidad, reduciéndose así su déficit público en una cantidad equivalente a esta cifra. Como dice Meyer, la relativamente baja deuda pública alemana se basa, en parte, en esta situación. No necesita pedir prestado dinero porque le llega abundantemente de los países periféricos, que ven a Alemania como un lugar seguro, huyendo de la situación tan inestable en los países periféricos, resultado precisamente de la austeridad que Alemania les ha impuesto.

Esta interpretación de lo que motiva el comportamiento del gobierno alemán –única y exclusivamente la optimización de sus intereses- tiene que ponerse dentro de un contexto político que permita entender que cuando se dice Alemania, se quiere decir el establishment financiero-económico-político y mediático alemán que controla dicho Estado. Un dato que continuamente se olvida es que continúan habiendo clases sociales dentro de cada país, y por lo tanto, también en Alemania. Y cuando se dice o escribe que el objetivo del gobierno alemán es optimizar única y exclusivamente sus intereses, se debe clarificar que tales intereses son los intereses de ese establishment, los cuales pueden o no coincidir con los intereses de las clases populares alemanas. En realidad, las políticas de austeridad están dañando también a las clases populares alemanas, como también están dañando los intereses de las clases populares de la periferia de la eurozona, políticas de austeridad que están siendo impuestas por el establishment financiero-económico-político y mediático alemán, con la colaboración de los establishments financieros-económicos-políticos y mediáticos de los países periféricos, incluyendo España. Lo que vimos hace unos días en Madrid fue la reunión de los representantes políticos de tales establishments, celebrando las políticas de austeridad y poniendo al gobierno del Partido Popular como el modelo a seguir. Frente a esta alianza de los grupos y clases dominantes se requiere la alianza de los grupos y clases dominados, alianza que es deliberadamente dificultada por la primera alianza, a través, no solo de su dominio sobre los mayores medios de información y persuasión, sino también sobre las reglas y normas que rigen las instituciones que controlan. La dificultad que implica el establecimiento de la alianza de los dominados no puede, sin embargo, ser un freno para su establecimiento, que debe establecerse de una manera urgente. Así de claro.

*Vicenç Navarro*. Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra, y ex Catedrático de Economía. Universidad de Barcelona.

Fuente original: http://www.caffereggio.net/tag/vicenc-navarro/

23
Nov
15

uruguay … distribución

PRESUPUESTO: tres problemas de justicia distributiva

 escribe: Constanza Moreira, Senadora del FA

Las discusiones sobre el Presupuesto Nacional encuentran hoy un nuevo “round” en el Senado, cuya bancada frenteamplista discutirá e introducirá las modificaciones que considere pertinentes.

El presupuesto es la gran ley organizadora del gobierno. Allí se toman las decisiones sobre todas las políticas, planes y programas para los próximos cinco años. Pareciera que el Parlamento decide, pero básicamente sólo toma la decisión “en última instancia”, y con varias limitaciones (entre ellas la del compromiso de no aumentar el gasto previsto y sólo reasignar recursos). Antes de ello, se toman decisiones en cada Ministerio, en Presidencia y en el Ministerio de Economía y Finanzas. En este inciso, las decisiones trascienden a las de la propia cartera, ya que marcan límites presupuestales en función de la tasa de crecimiento proyectada y del déficit fiscal tolerable para el conjunto del sistema. Y a veces, algunas veces, se toman decisiones en otros ámbitos, que permanecen opacas, incluso para los propios parlamentarios.

En cada presupuesto es poco lo que se puede modificar: más del 70% de los recursos presupuestales ya están comprometidos cuando un gobierno asume. Esto que alabarían los defensores de las “políticas de Estado”, genera sin embargo enormes restricciones de cambio a futuros gobiernos en relación a lo que hicieron gobiernos anteriores. Las políticas de Estado pueden ser también una trampa mortal para los intentos de cambiar el status quo. Y el presupuesto es la ley que refleja la quintaesencia de las políticas de Estado.

Distribución en tiempos de escasez

A pesar de lo dicho, siempre hay márgenes para decidir políticas en el Presupuesto Nacional: son muestras de ello la implementación del Sistema Nacional Integrado de Cuidados (SNIC) y la asignación de 4,5% primero y 6% después a la educación pública. Ahora bien, los márgenes de acción se acortan cuando la perspectiva del crecimiento se angosta. Entonces toda distribución se transforma en una “redistribución”, y ello nos lleva a los temas de justicia distributiva.

El actual presupuesto es un campo privilegiado para observar cómo nosotros, como Frente Amplio, enfrentamos problemas de justicia distributiva. A quién beneficiamos y a quién no, qué políticas priorizamos y cuáles consideramos secundarias Hechos, y no palabras: el Presupuesto Nacional nos enfrenta con nuestros propios discursos.

Tres problemas distributivos para el FA

Un primer problema distributivo es cuánta plata del Presupuesto Nacional asignamos a los pobres y a los ricos, a los hombres y a las mujeres, al interior del país y a la capital. Es decir, ¿cuál es la justicia distributiva que impera? Alguien me podría decir, y con cierta razón que el presupuesto se destina a los más pobres, porque el gasto público social (la salud, la educación, los planes sociales, etc.) privilegia a los más pobres.

Sin embargo, nadie duda que hay Ministerios ricos y Ministerios pobres: alcanza con ver la distribución presupuestal de cada cartera. Y hay Ministerios -y Ministros- con mucho poder político y otros con poco. Todos los Ministerios sociales tienden a ser pobres en relación con los Ministerios “de las armas”. Esto es una verdad en el mundo, y lo es también en Uruguay. Todos los Ministerios de Economía tienen más poder que cualquier otra cartera (con la excepción de Presidencia) puesto que deciden cuestiones presupuestales que afectan a todos.

La primera decisión redistributiva que el Parlamento tomó fue la reducción del presupuesto asignado al SNIC para destinar más recursos a la educación. Fue una redistribución entre pobres y, peor aún, entre mujeres. Son mujeres las que trabajan en cuidados y en educación. Es la mano de obra no remunerada del Uruguay. Al “redistribuir” presupuesto entre educación y SNIC hicimos una redistribución “horizontal”, entre pobres. Vestimos a un pobre para desvestir otro. Esta no fue una buena decisión distributiva desde el punto de vista de la justicia, pero se hizo así porque fue lo más “viable políticamente: los Ministerios “sociales” del país son los menos poderosos y además, los pobres protestan menos que los ricos y los derechos son menos poderosos que los intereses organizados.

La segunda decisión distributiva que se tomó fue en el terreno de la justicia y la seguridad públicas. La seguridad pública depende de, al menos, dos conjuntos de políticas: las políticas sociales en sentido amplio (en Suecia, uno de los países más igualitarios del mundo, se están cerrando cárceles), y las políticas de seguridad. Estas últimas descansan, institucionalmente, en el Ministerio del Interior por un lado, y en las instituciones de la Justicia, por otro (Ministerio Público y Poder Judicial). La reforma de la Justicia, votada ya en el período pasado, no fue incorporada en el actual presupuesto. Debía ser una prioridad; hubo otras. Esperaremos y la aprobaremos. Pero a ciencia cierta, nadie sabe con qué rubros contaremos en el futuro, y por aquello de “más vale pájaro en mano…”, habría que calcularlo desde ahora. Son cuarenta millones de dólares. Para el Presupuesto Nacional es muy poquito, poco más de la mitad de lo que recibe por año el Uruguay por la participación en las Misiones de Paz. Pero en la ecuación entre política de seguridad y política social, gana la política de seguridad: se piensa en la inmediatez de la reacción policial, y se arma a la Policía en equipamiento, salarios y personal. A modo de ejemplo, aumenta en 1000 el número de funcionarios con dedicación total del organismo, y esto sólo para el área metropolitana. También a modo de ejemplo, la Universidad de la República alcanzó a tener poco más de 1000 funcionarios en régimen de dedicación total después de 15 años de política sostenida. La decisión distributiva que se toma entre policía y justicia, entre política de seguridad policial versus política de seguridad “judicial” (el Poder Judicial no ha recibido casi ningún incremento presupuestal, al tiempo que ha sido reducido también el presupuesto de la Fiscalía de Corte, y la reforma de la justicia aún no entró en la “caja” del Estado), es una decisión distributiva que entraña una compleja visión sobre los temas de seguridad en Uruguay, no explícita en el discurso, pero explícita en los hechos.

La tercera decisión distributiva que se tomó es la que refiere a los salarios públicos. Se ha hablado hasta el cansancio de los poco más de 11 mil pesos que gana un soldado. Y en el período legislativo anterior, de los salarios de los policías. Las corporaciones armadas de este país han incrementado sus salarios en mayor proporción que el resto de los funcionarios públicos. Lo advertimos en la administración pasada: si los policías van a ganar más que los maestros, los recursos humanos calificados van a ir a buscar trabajo en la seguridad (como lo están haciendo) y se nos van a vaciar las escuelas, los liceos, las universidades. Hemos tenido que soportar propaganda corporativa del Ejército Nacional (autorizada o no) comparando los salarios de los soldados, esos buenos padres de familia que sirven a la nación, en relación a los “ni-ni”, esos uruguayos que, reacios al trabajo y al estudio, son mantenidos por el Estado. Quienes plantearon esta simplista oposición, se olvidan que los “ni-ni” son en su mayoría mujeres, no “pichis”. Y que pelear contra las políticas sociales contraponiendo la dignidad de las armas, es propio de filosofías autoritarias y conservadoras.

Los funcionarios del Ministerio de Educación y Cultura, con contratos temporales ganan menos que los soldados, al igual que muchos funcionarios no docentes de la enseñanza pública, y que tantos profesores. Si se quiere mejorar los salarios de los soldados, debieran ganar menos los coroneles. Esta es la tercera decisión de justicia distributiva que tomamos al grito de las corporaciones armadas, y sin siquiera oír la de funcionarios públicos que a lo largo y a lo ancho del país, ganan menos que la policía pero hacen más por la dignidad del país, que la que han hecho sus armas en toda su historia.

21
Nov
15

neruda

El asesinato de Pablo Neruda

 

 escribe: Niko Schvarz

Todo lo relacionado con el golpe de Estado de Pinochet y la muerte del presidente Salvador Allende, un héroe de América Latina, me conmueve particularmente. Porque, como lo he contado muchas veces, yo estuve allí, frente al Palacio de La Moneda, precisamente ese trágico 11 de setiembre de 1973, vi el bombardeo de los Hawker Hunter y oí después en las calles aledañas el magnífico discurso póstumo de Allende, el de las grandes alamedas por donde pasará el hombre nuevo.

Reitero mi convicción de que Allende fue asesinado, de lo cual existen pruebas documentales y testimoniales que desmienten la versión del suicidio echada a rodar por la dictadura. Unos días después, el domingo 23 de setiembre, apareció muerto el gran poeta Pablo Neruda en una clínica de Santiago de Chile. Se dijo que fue a consecuencia de un cáncer de próstata. Ahora, 42 años después, aparecen nuevas revelaciones de que Neruda fue asesinado por agentes de la dictadura pinochetista, como desde la primera hora afirmaron fuentes cercanas al poeta y al Partido Comunista de Chile.

Se trata de declaraciones de Manuel Araya, quien fuera chofer y ayudante del poeta, y único testigo que compartió sus últimos días en la clínica Santa María de Santiago de Chile. Ese domingo 23 de setiembre era la víspera del día que Neruda debía embarcarse rumbo a México, tal cual había sido convenido con el embajador de ese país en Santiago, Gonzalo Martínez Corbalá, que mantuvo una definida actitud solidaria.

Hacia las seis y media de la tarde de ese día, Araya salió corriendo de la clínica, subió el Fiat 125 blanco y fue a comprar un medicamento requerido de urgencia para aliviar los dolores que sufría Neruda. ¿Qué había sucedido? Él lo narra en estos términos: “Ese día llegamos con Matilde (Urrutia, esposa del poeta) a la clínica, y veo a Neruda con la cara roja.

Le pregunto qué le pasa y me dice: ‘Me pusieron una inyección en el estómago y me estoy quemando por dentro’”. Cuenta luego que fue el baño, tomó una toalla, la mojó y se la puso en el estómago. Entonces llegó un médico y le dijo que fuera de urgencia a comprar un remedio llamado Urogotán. Salió y nunca pudo volver.

Al salir fue interceptado por dos autos, se bajan cuatro hombres con metralleta y lo golpean, lo insultan. Les dice cuál era su misión y le responden “Vamos a matar a todos los comunistas”, lo llevan a una comisaría, lo interrogan y lo torturan, luego lo dejan en el Estadio Nacional, donde estaban recluidos numerosos presos políticos. Allí pasó la noche. Al día siguiente, lo reconoce el arzobispo Raúl Silva Henríquez, y le dice que en la noche pasada, a las diez y media, falleció Neruda.

Araya exclamó: “¡Asesinos!”. El arzobispo pidió a los militares que lo dejaran salir, pero se negaron. Solo lo logró 42 días después, con ropas prestadas, una barba muy larga y 33 kilos de peso. Su vida fue un calvario. La dictadura eliminó sistemáticamente e hizo desaparecer a colaboradores próximos a Neruda, como ocurrió en 1977 con su secretario personal Homero Arce. Su propio hermano Patricio Ayala fue desaparecido en 1976, probablemente por haber sido confundido con él, que permaneció escondido mientras duró la dictadura.

Posteriormente, un periodista de la revista mexicana Proceso publicó su historia. El Partido Comunista y Rodolfo Reyes, sobrino de Neruda, presentaron una querella basada en su testimonio. Como se recuerda, en 2013 el cadáver de Neruda fue exhumado, aunque los forenses no encontraron rastros de veneno. Habían pasado 40 años.

El caso se reaviva ahora, además, por la publicación de la biografía titulada Neruda, el príncipe de los poetas, del historiador alicantino Mario Amorós. Sus principales revelaciones fueron resumidas por el diario El País de Madrid en reciente edición. Se refieren al informe secreto del Programa de Derechos Humanos del Ministerio del Interior enviado el 25 de marzo de 2015 al magistrado Mario Carroza Espinosa, encargado del proceso. El documento, basado en pruebas testimoniales y documentales, señala que “resulta claramente posible y altamente probable la intervención de terceros” en la muerte del premio Nobel de Literatura, Pablo Neruda.

Además, un equipo forense internacional investiga la presencia del estafilococo dorado en el cuerpo de Neruda. Se trata de un germen que alterado genéticamente y aplicado en altas dosis puede ser letal. El equipo científico se ha fijado marzo de 2016 para dictaminar un caso sin precedentes: descifrar el ADN de ese germen, detectar su área y si fue alterado por un equipo militar. Se recuerda –esto es fundamental, y lo destacó el propio Carroza Espinosa- que la dictadura chilena utilizó armas químicas para eliminar a sus opositores. Recuerden el caso Berríos.

21
Nov
15

clacso 7ma. conferencia

Se abre VII Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales CLACSO

escribe: Cristiano Morsolin
Rebelión

Este evento es el más importante de las Ciencias Sociales en el mundo (30.000 participantes y 43 panelistas de diferentes países), pues a la par con la Asamblea se realiza la VII Conferencia de Ciencias Sociales y Caribeñas que irá hasta el próximo viernes 13 de noviembre y tiene como tema central: las transformaciones democráticas, la justicia social y los procesos de paz.

“Es un evento que va a reunir un número importante de pensadores e intelectuales de toda América Latina y otras partes del mundo. Habrá referentes y líderes políticos y de organizaciones sociales. Serán tres días y medio de pensar, discutir y analizar de manera intensiva a América Latina en muchas dimensiones, sobre cuestiones tan diversas como modelos de desarrollo, procesos políticos, pobreza y desigualdad, migración, género, políticas de juventud, educación. Será una gran diversidad de temáticas, pero todas que son centrales para pensar nuestra región. El tema central de la conferencia, transformaciones democráticas, justicia social y procesos de paz, está hablando de cuestiones que son de importancia crucial para pensar América Latina, pero también es de importancia marcada para Colombia, empezando por el proceso de paz, uno de los temas centrales del evento y uno de los de mayor interés y debate en el marco de los diálogos de La Habana (Cuba)”. Las palabras de Fernanda Saforcada, directora académica de Clacso, doctora en Educación de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y magíster en Ciencias Sociales de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), resumen el desafío de la VII Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales CLACSO que se está realizando en Medellín (9-13 de noviembre de 2015).

No es común reunir 30.000 participantes y 43 panelistas de todo el mundo, en un mismo espacio. Mucho menos Medellín había tenido la posibilidad de congregar nombres de la envergadura de los expresidentes Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, y José ‘Pepe’ Mujica, de Uruguay, además de los reconocidos académicos Boaventura de Souza Santos, Suzy Castor, Juan Carlos Monedero, Jesús Martín-Barbero, Aníbal Quijano, Aldo Ferrer, Baltasar Garzón y Eugenio Raúl Zaffaroni.

Sucederá durante la conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales, que después de realizarse en Río de Janeiro, Brasil (2006), Cochabamba, Bolivia (2009) y México (2012), que se extiende hasta el jueves próximo en Plaza Mayor.

El certamen académico, que es organizado por el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, Clacso, es considerado la reunión más importante del mundo en temas como educación, políticas de juventud, modelos de desarrollo, procesos políticos, pobreza y desigualdad, migración y géneros.

A la par con la agenda académica, de la que hacen parte 30 conferencias magistrales y 260 paneles, en Medellín se realizará la XXV Asamblea General de Clacso, en la que los invitados deliberarán sobre pobreza y educación, entre otras problemáticas propias de la región. En el cierre de la sesión de la Asamblea, del que hará parte el expresidente Lula da Silva, las directivas de la organización emitirán un pronunciamiento y entregarán sus visiones y recomendaciones sobre el proceso de paz que vive Colombia.

Esa, precisamente, será una de las discusiones que se espera lideren expertos como Eugenio Raúl Zaffaroni, juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y ex juez de la Suprema Corte de Justicia (Argentina), y el también exjuez y especializado en Derechos Humanos, Baltasar Garzón.

“El pensamiento crítico está más vital que nunca”, según Gentili

“El pensamiento crítico en América latina está más vital que nunca”, dijo al diario argentino “Pagina 12” el secretario ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, Pablo Gentili.

“Es la conferencia de Ciencias Sociales más grande del mundo”, dijo Gentili. “Y no solo por los asistentes, que marcan un record, sino por la cantidad simultánea de paneles, talleres de trabajo y conferencias magistrales.”

“Lula o Mujica no llegan a Colombia porque se reúnen cuatro amigos”, afirmó el secretario ejecutivo de Clacso. “Saben que serán partícipes de un gran foro del pensamiento abierto, con el foco colocado en los procesos de transformación democrática, en la justicia social y en la lucha por la paz en América Latina y en el mundo. A un intelectual legendario como Aníbal Quijano lo invitan permanentemente de todos lados. Muchas veces dice que no. Pero en las actividades de Clacso participa. Y lo mismo pasa con el portugués Boaventura da Sousa Santos.”

Además de Lula y Mujica, darán conferencias especiales el vicepresidente de Bolivia Alvaro García Linera, la senadora uruguaya Lucía Topolansky, el ex jefe de gobierno de la ciudad de México Cuauhtemoc Cárdenas y el cubano Juan Valdés, que hablará sobre los cambios institucionales en la isla.

“La situación mundial que cambió pone a los países de América Latina ante la necesidad de continuar políticas progresistas, nacionales, populares, de izquierda y ciudadanas, según como se las clasifique en los diferentes países de la región”, explicó Gentili. “Quizás las gran cantidad de inscriptos se deba a una gran avidez no tanto por escuchar un balance sino los desafíos sobre el futuro en la Argentina, en Brasil, en Ecuador y en Venezuela. Es un espacio de la izquierda mundial muy plural, muy abierto porque la izquierda no quiere generar pensamientos dogmáticos sino plantear controversias y discutir hacia dónde vamos.”

“Lo que queda claro es que al ser tan complejas y dilemáticas las salidas, es importante recurrir al análisis”, afirmó Gentili. “Sabemos qué se hizo y qué no se hizo con la pobreza, con la desigualdad, con la seguridad ciudadana, con el Estado, con las instituciones democráticas, con la participación social y con las migraciones. Pero para entender qué sucedió y cuáles son los desafíos del futuro los intelectuales precisan de la política. ¿Cómo entender, si no, que con un aumento de la inclusión social se hayan alcanzado en algunos países niveles tan altos de violencia, y de violencia policial? No hay que tenerle miedo a la discusión”.

Ricardo Sánchez Angel y Arturo Escobar plantearán los escenarios futuros de Colombia en medio del proceso de paz y con derivaciones de la guerra civil más vieja del mundo que se proyectarán durante décadas, como el efecto de las violaciones a los derechos humanos, los millones de desplazados y los cambios en la propiedad de la tierra.

“Es una guerra que nos avergüenza a todos, porque América latina en su conjunto no consiguió ayudar a Colombia a encontrar una solución”, señaló Gentili. “Por eso la Conferencia de Ciencias Sociales y las XXV Asamblea de Clacso expresarán su apoyo a la paz no de un modo paternalista sino como una forma de contribuir a la solidez del proceso pacificador en el futuro.” Y añadió Gentili: “No podemos avanzar en los procesos de integración regional, pensar en América latina como un continente articulado e integrado si uno de nuestros países está en guerra.”

Según el secretario ejecutivo la colaboración entre Clacso y la política la entendieron personalidades como Evo Morales y su ministro secretario general de gobierno, Juan Ramón Quintana Taborga. “Evo participó de reuniones promovidas por Clacso con organizaciones sociales y Quinta directamente fue un becario Clacso.” Por eso, “los que investigan deben entender cómo se gestionan las políticas públicas y cómo los ritmos de la política, sobre todo en la gestión, no son los mismos que los de la investigación académica”.

“Particularmente en los últimos tres años nos fijamos el desafío de investigar y a la vez intervenir políticamente colaborando con conocimiento que sirva para trazar políticas públicas, y para eso aprendimos mejor cómo acercar ese conocimiento a quienes están a cargo de la ejecución.”

“El pensamiento social crítico está guiado por los principios de la igualdad, de la justicia social, del fortalecimiento y la radicalización de la democracia, por la necesidad de destruir los poderes opresores, por la lucha contra el racismo y contra toda forma de violencia”, dijo Gentili. “Es un pensamiento libertario e inconformista, que siempre quiere más porque la democracia siempre se puede fortalecer.” (1)

Aporte de la Universidad Nacional de Colombia

Transformaciones democráticas, justicia social y procesos de paz son los ejes que guiarán la actividad académica de esta edición de la Conferencia, todos temas oportunos para la actualidad del país anfitrión que atraviesa por las conversaciones para un eventual acuerdo de paz.

Para Oscar Almario, docente de la Universidad Nacional de Colombia Sede Medellín y miembro del comité local de Clacso, lo “importante es que el tema genérico de la conferencia pretende acatar problemas que son comunes en la región de América Latina: la pobreza, las desigualdades, la necesidad de profundizar la democracia y de consolidar la cultura de paz y de solución política a los conflictos”.

Serán más de 30 las conferencias magistrales y también habrá 260 paneles que permitirán la socialización de diferentes investigaciones alrededor de las Ciencias Sociales; además, destaca la participación de los expresidentes de Uruguay, José Mujica, y de Brasil, Luis Inácio Lula da Silva.

Para el profesor Almario, lo que las Ciencias Sociales y Humanas pueden aportar a los temas en torno a los cuales se disertará la otra semana, es su tradición reflexiva y crítica para poder diseñar escenarios de futuro.

“Esto va a ser un insumo importante para un país como el nuestro, urgido de nuevas formas de representación de lo que somos, de dónde venimos, de cuáles son las cosas que debemos conservar y cuáles tenemos que transformar en el futuro inmediato, de cómo reordenar el territorio, cómo redistribuir los recursos, cómo reorientar las instituciones políticas, cómo asegurar que un clima de paz signifique un desarrollo más armónico, más incluyente para quienes hoy están excluidos y al tiempo sea un desarrollo que permita que las nuevas generaciones gocen de los recursos estratégicos que tenemos que cuidar desde ahora”, afirma el docente.

También, desde hace tres años se decidió organizar la Conferencia en Medellín, pues se cuenta con el apoyo de la U.N., la Gobernación de Antioquia y la Alcaldía de Medellín.

La participación de la U.N. será amplia, como explica el profesor Almario: “desde la asistencia del Rector en el campo de los temas educativos, pasando por un coloquio que tiene que ver con el proceso de paz en Colombia, coordinado por el profesor Alejo Vargas, además de otros coloquios y paneles de los cuales hacemos partes varios de nosotros”.

Al final de la Conferencia se espera un comunicado de Clacso en apoyo a la firma de los acuerdos del actual proceso de paz. Sin embargo, y como concluye el profesor Almario, “seguimos siendo un país desigual, anclado en formas tradicionales de política, corrupto, pero con algunas señales de esperanza y en ese sentido buscaríamos una declaración unificada en favor del proceso de paz como lo entendemos, que ayude a mostrar desde las Ciencias Sociales y Humanas esa idea de expectativa y de futuro de un país que puede, sobre la base de un post-acuerdo, repensarse en términos de un desarrollo incluyente que sea sostenible en el tiempo, que respete el medioambiente y la diversidad cultural del país (2).

Derecho a la ciudad y otras ciudadanías emancipadoras

El tema del derecho a la ciudad es abordado en diferentes paneles donde se destaca también el aporte de los movimientos sociales. Ibon Oviedo Poveda (directora de la Fundación Escuela Viajera de Bogotá, Pedagoga, profesora en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas de Bogotá; acompaña procesos comunitarios con niños, niñas, jóvenes e mujeres de sectores populares de Bogotá desde 2003; fue becaria Clacso en Epistemologías Críticas y metodología de investigación: Tópicos teóricos y prácticos- 2012) explica el panel “Derecho a la ciudad y otras ciudadanías emancipadoras: experiencias desde las periferias de Bogotá hasta Quito y Buenos Aires” que se realizará el próximo miércoles 11 de noviembre h. 14:00 a 15:30 hs en Plaza Mayor, Salón 5, gracias a una importante invitación que hizo el prof. Eduardo Rueda – Universidad Javeriana de Bogotá en nombre de la CLACSO, reconociendo la importancia del dialogo entre los saberes académicos y los saberes de los movimientos sociales, a través del liderazgo de Escuela Viajera de Bogotá (3).

“Este panel presenta las buenas prácticas y los aprendizajes de organizaciones sociales que empoderan y construyen procesos emancipatorios desde abajo, con sujetos históricamente excluidos como los niños, niñas y adolescentes de las periferias sur de Bogotá (con la participación de Ibon Oviedo y Morsolin Cristiano), otros sectores populares (con la participación de Juan Fernando Zapata – Fundación Sumapaz) , las mujeres de los sectores populares de Soacha (con la participación de Leonor Amaya Bello) , las infancias y juventudes en situación de calle acompañados por el proyecto salesiano de Quito (con la participación de Rene Unda-UPS de Quito), así como los/las jóvenes militantes del movimiento pedagógico popular de Buenos Aires, bien representadas por Paula Nurit Shabel. RIOSAL – Buenos Aires.

El objetivo del panel es visibilizar y reflexionar el derecho a la ciudad desde la acción colectiva que otorga la perspectiva de algunas organizaciones sociales que trabajan en las periferias de Bogotá, Quito y Buenos Aires, desde su comprensión sobre el Buen Vivir, la educación popular, como sujetos emergentes en dialogo con el mundo académico.

De acuerdo al enfoque global de la VII Conferencia Clacso, es importante considerar el aporte de la sociedad civil en la construcción del derecho a la ciudad (Lefevre), como pensamiento crítico emergente desde una epistemología del sur (Boaventura de Souza) en un contexto de segregación (Lapeyronnie) y desigualdad estructural como por ejemplo es el caso emblemático de Bogotá. Se trata de un dialogo inter-generacional entre saberes académicos y saberes que emergen desde la comunidad y la experiencia como otra manera de construir conocimiento, para reconocer los aportes epistemológicos de otras ciudadanías que están surgiendo en las periferias de Latinoamérica”, concluye Ivonne Oviedo Poveda.

Re-elección de Pablo Gentili

Después de un periodo de tres años como Secretario Ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso), el argentino Pablo Gentili fue reelegido para continuar en el cargo durante el próximo trienio.

La decisión fue tomada en la XXV Asamblea General de Clacso que se realizó en Medellín (Colombia) este 9 de noviembre de 2013 con la participación de más de 430 representantes de los centros afiliados.

“Fue una votación unánime, lo que me alegra muchísimo y deja un inmenso desafio para el trabajo que tengo que desarrollar en los próximos tres años, expreso Pablo Gentili.

En los últimos tres años, se han unido a la organización más de 180 centros afiliados, “muchos más que en los primeros 40 años de años Clacso. Eso demuestra la vitalidad del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales y del Pensamiento Crítico Latinoamericano”, añadió Gentili. Clacso es una institución internacional no-gubernamental creada en 1967 con status asociativo en la UNESCO. Actualmente, reúne 432 centros de investigación y posgrado en el campo de las ciencias sociales y las humanidades en 26 países de América Latina, Estados Unidos, Canadá, Alemania, España, Francia y Portugal.

Pablo Gentili nació en Buenos Aires y desde hace más de 20 años ejerce la docencia y la investigación social en Río de Janeiro. Ha escrito diversos libros sobre reformas educativas en América Latina y ha sido uno de los fundadores del Foro Mundial de Educación, iniciativa del Foro Social Mundial. Es Secretario Ejecutivo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO) y profesor de la Universidad del Estado de Río de Janeiro (UERJ). Coordina el Núcleo de Política Educativa de la Universidad Metropolitana de la Educación y el Trabajo (UMET) y el Observatorio Latinoamericano de Políticas Educativas (UMET/FLACSO/UERJ). (4)

Comentarios de algunos participantes

“Algo nuevo empieza si las filas de participantes se asemejan a los recitales de Calle 13 o Ricky Martín pero vienen a CLACSO. Un lujo ver tantos jóvenes cuestionadores estudiosos y solidarios” destaca Marcia Rivera de Puerto Rico.

“Sentirnos acompañados por tanta juventud es un gran compromiso. Esta conferencia es un evento memorables para toda América Latina y Caribe”, subraya Luis Carrizo, UNESCO Sector de Ciencias Sociales y Humanas / Oficina Regional de Ciencias para América Latina y El Caribe [Uruguay].

“No somos una disciplina disciplinada. No somos las hijas obedientes del marxismo o del psicoanálisis. Podría hablarse de un resurgimiento del feminismo en la actualidad (…) generar micro catástrofes cognitivas, desnaturalizar, desencializar”, evidencia Gloria Bonder, FLACSO Argentina. “La paz es fundamental para lograr la totalidad de derechos. Hoy tenemos un feminismo práctico, polivalente” comenta Dora Barrancos, Directora del Area de Ciencias Sociales y Humanidades del CONICET, Argentina.

“Presidentes que no estudiaron en Harvard cambian los países. Hay que mirar al costado no al norte. Es como dijo Lula: Sur-Sur”, subraya Adriana Arce, Centro Internacional de Promoción de los Derechos Humanos [Argentina] (5).

Notas

1 http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-285717-2015-11-09.html

2 http://agenciadenoticias.unal.edu.co/detalle/article/medellin-recibira-nuevo-encuentro-clacso.html

3 https://diversidadenmovimiento.wordpress.com/2015/11/09/morsolin-es-invitado-oficial-de-la-vii-conferencia-latinoamericana-y-caribena-de-ciencias-sociales-clacso/

4 http://blogs.elpais.com/contrapuntos/

5 http://www.clacso.org.ar/conferencia2015/

Cristiano Morsolin, investigador italiano radicado en Latinoamérica desde 2001. Co-fundador del Observatorio sobre Latinoamérica SELVAS (Milán), autor de varios libros, investiga la relación entre movimientos sociales y políticas emancipatorias. Colabora con la Universidad Politecnica Salesiana UPS del Ecuador, con la Universidad del Externado y con la Universidad del Rosario de Bogotá.

Blog del autor: https://diversidadenmovimiento.wordpress.com/




noviembre 2015
D L M X J V S
« Oct   Dic »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930