Archivo para 30 junio 2020

30
Jun
20

mafia en tabla de surf …

El cine se instala en la vida real y no te das cuenta;

Carmela y Beatriz, dos almas gemelas separadas al nacer …

escribe:  Lic. Fernando Britos V.

Películas y series televisivas han hecho popular la figura del discurso o el diálogo mafioso en que dos asociados, amigos o familiares entablan una conversación en que uno de los interlocutores que ocupa una posición de poder sobre el otro hace ofertas que, como dijera don Vito Corleone, “no puede rechazarse”.

La perspicacia de Mario Puzo en “El Padrino”, la de David Chase en “Los Soprano”, la de Vince Gilligan en “Breaking Bad” y la de Roberto Saviano en “Gomorra” y últimamente en “Zero-Zero-Zero”, ha dado ejemplos antológicos de diálogos mafiosos que hoy en día cualquiera puede rememorar en estas sagas clásicas que se cuentan, sin lugar a dudas, entre las más famosas del mundo.

Digamos de entrada que la característica clave del diálogo mafioso no debe circunscribirse a la idiosincracia de la mafia original italiana o mediterránea (siciliana, calabresa o napolitana) porque desde hace mucho tiempo sus características han hecho escuela en otros circuitos delictivos (estadounidenses y latinoamericanos) e incluso entre poderosos que no consideran el método como un delito sino como una picardía permisible.

El discurso del método mafioso se vuelve tanto más interesante cuando los personajes son complejos, su mundo exclusivo o elitista, y cuando lo dialogantes sienten o personifican el respaldo de un poder ominoso pero que presuponen oculto a los no iniciados. Todos los ejemplos citados antes tienen uno o varios personajes femeninos cuyo desempeño es memorable.

Tal vez el más emblemático de todos esos personajes ha sido Carmela, la esposa de Tony Soprano, que interpretó la actriz Edie Falco, porque hay que advertir que el diálogo mafioso se desarrolla, casi siempre, en un entorno familiar o familiero. Es decir que se trata de una conversación donde las noticias familiares (“lo llamé para saber como estaba su madre”), el entorno familiar o el bienestar familiar están vinculados con la noción de amparo, de ayuda, de protección (“yo siempre estoy para ayudar”) y la relación materno-filial.

La esposa de Tony se movía siempre en la contradicción que  implicaba reconciliar la realidad brutal del negocio de su marido y sus constantes infidelidades con la vida de lujos y de alto estatus social que este le brindaba. Carmela empleaba la negación para lidiar con esa contradicción y proteger a sus hijos pero cuando las papas quemaban demostraba ser la digna compañera del capo mafioso y ayudaba decididamente a su marido a sabiendas de lo que hacía.

A lo largo de la serie, Carmela desarrolló varios diálogos mafiosos, en el sentido de formular amenazas mortales pero bajo la apariencia de una preocupación cariñosa o amistosa, cual es, precisamente, una de las características del diálogo mafioso (“cuídate, cuídate”). Esa mezcla de un mundo normal y apacible con una violencia omnipresente y oscura es una de las características del mundo mafioso.

En esos diálogos los personajes femeninos muchas veces asumieron el papel de representantes del poder oculto. Tony, como Don Vito, como William White, eran “buenos padres de familia” pero jefes criminales, ejecutantes del poder, siempre que era preciso. En el diálogo mafioso, la “Mamma” (Carmella Corleone, interpretada por Morgana King), Carmela Soprano (Edie Falco), Skyler White (interpretada por Anna Gunn) o los importantes personajes femeninos de Saviano, actuaron muchas veces respaldadas en el poder oculto y omnisciente (“todo se sabe… lo escuchan todo”; “yo los paré, a F. no, yo voy a hablar con él”; “ si no se encargan los que se tienen que encargar”).

Como señalara el antropólogo Marvin Harris los jefes mafiosos, “los abusones”, han superado la etapa inicial de los jefes redistributivos de los cazadores-recolectores, y son jefes que disponen a su antojo de los excedentes, dispensan favores y protegen a sus acólitos pero actúan despiadadamente para defender su posición.

De aquellos antiguos jefes redistributivos y sus potlach (festines periódicos para demostrar riqueza y generosidad) siempre queda algo en los jefes mafiosos: ser generoso, ocasionalmente espléndido, recompensar el apoyo de sus asociados, pero dejando flotar, al mismo tiempo, que la indiscreción o la traición no implican solamente la pérdida del favor sino la de la vida (propia o de seres queridos).

En el diálogo mafioso invariablemente van enlazadas las palabras tranquilizadoras y las inquietantes, los pedidos de ayuda y las ofertas de auxilio, las promesas y las amenazas, en el contexto de un mundo hostil, lleno de “llamadas extorsivas” y de alabanza al propio estatus del poder. Que la realidad siempre supera a la ficción no cabe duda.

29
Jun
20

el día del golpe de 1973 de Juan Ma. Bordaberry

NO TROPECEMOS, NUNCA MÁS, CON LA MISMA PIEDRA

27 de junio de 1973: crónica de una infamia

escribe:  Federico Romano Diaz / Caras y Caretas

 

“A las cinco en punto de la tarde” diario El Popular, dictadura

 

Es la mañana del 26 de junio de 1973, amanecer de un día agitado. Durante la madrugada se escucharon bocinas y sirenas de la policía. Zelmar Michelini llega – con los pelos alborotados – a la casa de Wilson en la Avda. Brasil. Zelmar quiere convencerlo de que abandone el país; pero Wilson lo convence de que quien se tiene que ir es él.

Por las dudas, llaman por teléfono a Seregni. Un rato después Juan Raúl Ferreira cruza varias veces el Salón de los Pasos Perdidos, haciendo el camino entre el despacho de Wilson y el de Héctor Gutiérrez Ruiz. “Dice mi padre que te vayas”, le dice Juan Raúl al Toba. Gutiérrez Ruiz habla con Pérez Caldas. “No va a haber golpe de Estado”, le dice – miente – el militar. Wilson se inquieta porque Gutiérrez Ruiz no se va.

Juan María Bordaberry busca – con poco éxito – el apoyo de sus ministros. Y, de paso, le hace llegar una consulta al embajador uruguayo en España, Jorge Pacheco Areco, sobre los pasos a seguir. Tres comandantes de las Fuerzas Armadas se reúnen con el ministro de Economía.

De tarde, Zelmar visita con sus nueve hijos a Elisa, su hija presa en la cárcel de Cabildo. Elisa cumple años ese día y sería la última vez que la familia Michelini estaría reunida toda junta.

A las 14:45 el canciller Juan Carlos Blanco se reúne con Bordaberry y con el secretario de la Presidencia, Alvaro Pacheco Seré, en la casa de gobierno de la Plaza Independencia para analizar el decreto que disolvería las Cámaras. Los jefes de los informativos de radio y televisión son citados a la sede de la ESMACO.

Ese mismo día muere Francisco “Paco” Espínola, quien es velado entre el 26 y el 27 de junio.

A las 19 hs empiezan las operaciones militares que respaldarán la decisión del gobierno. A las 20:35 despega desde el Aeropuerto de Carrasco el avión de la empresa Austral que lleva a Zelmar – pasajero No. 29 – a Buenos Aires. Va a frenar el regreso de Erro, que andaba por allá como invitado por los festejos por el regreso de Perón a Argentina. Zelmar no volvería nunca más a su país.

La Mesa Política del Frente Amplio se declara en sesión permanente y se reúne en una casa de la calle Julio Herrera. De noche, Rodney Arismendi habla en un acto del Partido Comunista en el cine Lutecia y Wilson en uno del Partido Nacional en el cine Grand Prix. Sus discursos suenan a despedida. Pasadas las 22 horas Gutiérrez Ruiz advierte que el golpe es un hecho, va a su casa, junta abrigo, frazadas, ropa y una radio y le comenta a su esposa que se iba a esconder a un lugar secreto que, por seguridad, ni ella debía saber.

A las 22:30 se alcanza el quórum para reunir al Senado. Se habla de A.N.C.A.P., pero todos abandonan el orden del día. Quieren dejar estampado su pensamiento en las Actas que serán documento de los últimos minutos de la malherida democracia. Wilson se calza los lentes y dice: “Antes de retirarme de sala, arrojo al rostro de los autores de este atentado el nombre de su más radical e irreconciliable enemigo que será, no tengan la menor duda, el vengador de la República. ¡Viva el Partido Nacional!”. Sale del Palacio y un policía viene a su encuentro. Wilson tiende a sacar su revólver, pero el oficial le dice: “Senador, ¿tiene dónde ir? Porque mi casa es humilde, pero allí nadie lo va a ir a buscar”. Wilson pasa a ser clandestino. Esa noche duerme – o lo intenta – en un barco fondeado en el Puertito del Buceo. Saldrá del país escondido en una avioneta.

A las dos de la madrugada, cuando ya no había casi nadie en el Parlamento, se ponen en marcha los operativos militares “Alfa” y “Omega”. El primero significa “el acuartelamiento de los efectivos, que estarán armados y prontos para ser embarcados en vehículos propios y/o requisados” y el segundo apunta a “ocupar las ciudades de Pando y Canelones”, “vigilar y detener personas” y el “control total de la prensa escrita, radio, televisión y teléfonos”, además del “control de los accesos a la ciudad de Montevideo”.

Finalmente, sólo dos ministros – el coronel Néstor Bolentini, Ministro del Interior, y el doctor Walter Ravenna, Ministro de Defensa Nacional – estampan su rúbrica junto a la de Bordaberry al final del documento que disuelve las Cámaras. A las cinco de la mañana empieza a emitirse en cadena de radio y televisión la canción “A Don José”, cantada por Los Olimareños, y “El Pericón” y se difunden los decretos del Poder Ejecutivo. Todos los gremios del país dan comienzo a la Huelga General…”

Así se echó a rodar la historia más triste y dolorosa que conoció el Uruguay moderno. Hoy se cumple un nuevo aniversario del comienzo de aquella etapa terrible. No tropecemos, nunca más, con la misma piedra.

28
Jun
20

PIT-CNT …

VERGUENZA AJENA; el presidente Luis Lacalle Pou del gobierno herrero-cívico militar, NO mencionó una sola palabra del golpe de Estado fascista ocurrido el 27/junio de 1973.

PIT-CNT: “Tener empleo, salud y vivienda digna es construir más y mejor democracia”

 

PIT-CNT: "Tener empleo, salud y vivienda digna es construir más y mejor democracia"Fotos: Carlos Lebrato

“Conmemorando la lucha de obreros, estudiantes y cooperativistas, aquí estamos en La Teja, luego de recorrer la ciudad, para homenajear a los compatriotas que resistieron la dictadura cívico militar y enfrentaron al terrorismo de Estado, con la Huelga General de la que hoy recordamos su inicio, 47 años atrás”.

Con estas palabras, el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira, explicó el valor de la movilización masiva que se desarrolló en la presente jornada, cargada de simbolismo, repleta de colores, banderas, consignas y propuestas. Pereira habló con una docena de medios de prensa que se hicieron presente en la Plaza Lafone, punto elegido para la confluencia de las caravanas que partieron, una desde la Universidad de la República y la otra desde la Plaza Huelga General. Uno a uno fueron llegando los medios, abriéndose paso entre la gente, en plena calle o en la propia plaza Lafone, para obtener la palabra del presidente de la central, que se refirió a las claves históricas de la fecha, la lucha por verdad, justicia, nunca más, así como también a los temas referidos a la coyuntura que atraviesa el país y las medidas propuestas por el movimiento sindical y la Intersocial para afrontar la actual crisis económica y social, especialmente pensando en los sectores más vulnerables. 

“Recordar a aquellos luchadores, es recordar nuestra historia en defensa de las libertades y la democracia”, sostuvo Pereira. 

Debido a la situación de emergencia sanitaria, la Mesa Representativa resolvió en la semana que la movilización no culminara con un acto de masas, no hubiera estrado ni discursos.

Tal como lo adelantó el Portal del PIT-CNT, el mensaje de la central sindical fue transmitido por redes sociales y algunos medios de comunicación. En este marco, la vicepresidenta del PIT-CNT, Soraya Larrosa, le habló al pueblo uruguayo y sostuvo que “los trabajadores de ayer y hoy tenemos los mismos desafíos, uno es cuidar al democracia, no sólo la formal, sino también la real, que es resistir, cuidar todas las conquistas y derechos que hemos ido adquiriendo”.

Larrosa contextualizó la realidad de ayer y de hoy, y en este sentido señaló que actualmente, nos encontramos con un gobierno con representación neoliberal y con representantes militares”. Para la vicepresidenta de la central sindical, hay “un exceso de autoritarismo por parte del gobierno, un discurso hegemónico que la prensa atiende y la masa todo el tiempo consume ese mensaje”. Por otra parte, cuestionó que desde el relato dominante se pretendan apropiar de los logros alcanzados por ejemplo en materia de salud.

“Tener empleo es tener más y mejor democracia, tener salud y vivienda digna es más y mejor democracia”, subrayó. 

La lectura de la proclama fue realizada en el histórico local de la Federación del Vidrio, ubicado en la esquina de las calles Laureles y Carlos Tellier. Allí, un día como el de hoy pero de 1973, se reunió la Mesa Representativa de la entonces Convención Nacional de Trabajadores (CNT), para ratificar la decisión -tomada años atrás- de convocar a la huelga general por tiempo indeterminado con ocupación de los lugares de trabajo contra el golpe de Estado.

La vicepresidenta del PIT-CNT remarcó la necesidad de seguir luchando por verdad y justicia, ya que consideró “es un tema que siempre lo tenemos y que cada día más hay que poner sobre la mesa y seguirlo bregando para que nunca más haya Terrorismo de Estado y para saber dónde están nuestros desaparecidos”, concluyó.

 

27
Jun
20

  • Reflexiones sobre el Golpe de Estado

escribe: Senador del FRENTE AMPLIO / Daniel Olesker 

Desde abril de 1973 integré el Comité Ejecutivo de la FEUU. Los días previos al golpe de Estado fueron muy efervescentes. Desde más de un año atrás el endurecimiento represivo era muy importante, la tortura una práctica cotidiana en el país y ya eran muchos los presos político en el país. La FEUU se movilizaba enfrentando el autoritarismo creciente. Acompañando la resolución histórica de la CNT, la FEUU declaró el mismo 27 de junio la huelga universitaria y la ocupación de los centros de estudio. Alli definimos un Comando de huelga que me tocó integrar.

Fueron 15 días de mucha movilización en los propios centros, en la calle y apoyando las ocupaciones obreras en las cercanías de cada Facultad. Son muy lindos y comprometidos los recuerdos de aquella época, de aquellas movilizaciones de aquellos compañeros. También de la impactante marcha del 9 de julio. Todo ello provocó el aislamiento de la dictadura desde sus inicios y fue la base de la resistencia obrero-estudiantil durante toda la dictadura.

La Universidad mantuvo su funcionamiento hasta su intervención en octubre de 1973 y los locales universitarios se transformaron en centros de la resistencia popular. Y particularmente en setiembre de 1973 tocaban las elecciones universitarias obligatorias donde la dictadura quería consolidar su desarrollo y la FEUU dio una histórica batalla, ganando dichas lecciones obteniendo 13 de los 20 claustristas de la Asamblea General.

Una reflexión conceptual.

La reflexión sobre la dictadura debe concentrarse en las enormes violaciones de los derechos humanos que habían comenzado en 1968, que dieron un gran salto en 1972 y que luego fueron sistemáticas, generalizadas y coordinadas en el Cono Sur a través de la operación Cóndor.

Y al mismo tiempo tenemos que tener claro que el proceso autoritario y represivo tuvo un objetivo de clase muy claro: consolidar un modelo de acumulación capitalista concentrador y excluyente, cuyo eje central fue la abrupta caída del salario real, para lo cual la represión a las organizaciones políticas sindicales y sociales ligadas al movimiento de los trabajadores fue clave.

Y sin duda como lo muestran muchos estudios, al finalizar la dictadura la caída del salario real fue a la mitad del que había previamente y las transferencias de riqueza del trabajo al capital de magnitud relevante.

Por ello la memoria de la dictadura es la memoria de los derechos humanos violados en todas sus manifestaciones y también la memoria del enorme deterioro de las condiciones de vida de las familias trabajadoras.

Senador Daniel Olesker (FA)

26
Jun
20

la impunidad que pretende el herrerismo

Culto a la impunidad

En menos de una semana la derecha, en sus diversas expresiones, ha lanzado una ofensiva política en defensa de la impunidad como hace, por lo menos 20 años no vivíamos.

El presidente de la República, Luis Lacalle Pou, y el ministro de Defensa, Javier García presionaron explícitamente a la Justicia para que no procese más a terroristas de Estado por delitos de Lesa Humanidad. La justicia procesó al militar retirado Leonardo Vidal Antúnez por el asesinato de Nelson Berreta Hernández, a quien le disparó mientras estaba desarmado, esposado y de espaldas, ocurrido el 15 de julio de 1972.

El ministro García, para expresar, en su nombre y “en el del Presidente” su “preocupación” porque se procese una persona de más de 70 años, por un hecho que ocurrió hace “casi 50 años”. García también volvió a usar la justificación de la “obediencia debida” y dijo que “el soldado cumplía órdenes”. Con una sinceridad que no es común en quienes defienden la impunidad proclamó los efectos actuales de la misma y dijo: “¿Qué puede razonar un soldado si sabe que cumpliendo una orden que le da el Estado, que le dan sus jerarquías, en el día de mañana termina yendo a un juzgado y termina preso? Es un mensaje que nos preocupa muchísimo”.

Luego entró en escena Cabildo Abierto, el nuevo actor político que tiene la impunidad como el leitmotiv de su existencia, vale recordar que el hoy senador Guido Manini Ríos, líder de la formación de ultra derecha, fue destituido como Comandante en Jefe del Ejército por defenderla. Los senadores Raúl Lozano y Guillermo Domenech criticaron el procesamiento del ex militar, pero fueron más allá. Lozano cuestionó con nombre y apellido al “fiscal Carlos Perciballe” y Domenech directamente pidió “una amnistía” para todos los militares con causas penales por violaciones a Derechos Humanos.

Para completar la ofensiva, el martes se conoció que en el Salón de Actos de Inteligencia de la Policía, fue restituida la placa de homenaje a Víctor Castiglioni, director de esta dependencia durante la represión y la dictadura, responsable de la tortura a cientos de militantes populares allí. Este último episodio parece haber provocado diferencias entre el Director Nacional de Policía, el Comisario Mayor Diego Fernández, promotor y defensor público de volver a homenajear a Castiglioni, y el ministro del Interior, Jorge Larrañaga.

Estos pronunciamientos públicos no son nuevos, la derecha defendió siempre la impunidad, desde el gobierno y luego desde la oposición. Lo ha hecho también en estos 100 días que lleva en el gobierno la coalición de derecha. Guido Manini Ríos en la media hora previa del Senado cuestionó a la Justicia cuando procesó al ex militar Lawrie Rodríguez por el asesinato de Iván Morales. Lo propio hicieron, como siempre, el Centro Militar y el Círculo Militar. El secretario general del Partido Colorado y senador, Julio María Sanguinetti, abonó a su teoría preferida, la de los dos demonios, principal sustento ideológico de la impunidad, cuando el asesinato de los tres infantes de marina en el Cerro.

Pero hay un cambio en calidad, por la investidura de quienes hacen los pronunciamientos, por los argumentos y las medidas pedidas y por el giro de reivindicar públicamente la impunidad para el presente y el futuro.

El cambio en calidad es que el cuestionamiento a la Justicia viene directamente desde el Poder Ejecutivo, nada menos que desde el presidente de la República, por boca de su ministro de Defensa Nacional. García es plenamente consciente del peso institucional de lo que dijo y donde lo dijo, lo reivindicó a texto expreso dos días después: “en su fondo, tono y por lo que representa el lugar donde fue dicho”.

Es una señal de enorme gravedad institucional, una presión formidable sobre el Poder Judicial para que no actúe. Hay más de 300 denuncias por violaciones de DDHH por el Terrorismo de Estado durante la dictadura. Hay alrededor de 50 pedidos de procesamientos de la Fiscalía Especial de Crímenes de Lesa Humanidad aún sin resolución. Esta señal apunta a eso, a congelar las causas y evitar los procesamientos.

Lacalle Pou y García elevaron la impunidad a política oficial de gobierno. Le devolvieron el lugar que había perdido en los gobiernos del Frente Amplio, más allá de todas las contradicciones e insuficiencias que se puedan señalar.

Lacalle Pou y García volvieron a la época de los gobiernos de Julio María Sanguinetti y Lacalle padre, en los que la impunidad fue la política pública de DDHH y la negación el discurso oficial.

El argumento de la obediencia debida y el reclamo de una amnistía para los militares implicados en crímenes de lesa humanidad son viejos. Últimamente en las chicanas judiciales interpuestas por los defensores de los terroristas de Estado para dejar pasar el tiempo estaba más presente el reclamo de prescripción. Los retoman porque buscan que se paren ya y ahora los juicios. Son tan viejos estos argumentos que, por ejemplo, la obediencia debida fue rechazada como concepto exculpatorio en Núremberg, en el juicio contra los criminales nazis al culminar la segunda guerra mundial, y oficialmente rechazado por la ONU en 1950.

Es tan viejo y recurrente que las leyes impulsadas por el gobierno neoliberal, y referencial de Lacalle padre y el herrerismo, de Carlos Menem en Argentinta en la década del 90, para garantizar la impunidad a los militares genocidas de aquel país, se llamaron “de obediencia debida” y “de punto final”.

La otra novedad es la defensa de la impunidad para el presente y el futuro.

Sanguinetti fue especialista en acusar a la izquierda y al movimiento popular de tener “los ojos en la nuca” de “vivir en el pasado” y destacó la necesidad de mirar el presente y el futuro y “dar vuelta la página”. Desde el movimiento popular siempre contestamos que la lucha contra la impunidad, era por verdad, justicia y memoria, pero también en defensa de la democracia, del nunca más, para que no hubiera más dictadura ni represión en el futuro.

Tanto Luis Lacalle Pou y García, como los voceros de Cabildo Abierto, reclamaron impunidad para el accionar presente y futuro de las fuerzas represivas.

Para aplicar lo que proponen en la Ley de Urgente Consideración, el gatillo fácil, la discrecionalidad para reprimir, la criminalización de la protesta, se requiere garantizar a las fuerzas represivas impunidad.

Está en marcha un reformateo conservador del Uruguay, una concentración de la riqueza y del poder. La restauración conservadora es en todas las dimensiones: la economía, la política y la ideología. Y esa restauración incluye la impunidad.

La impunidad es el lado oscuro del poder. Pelear contra la impunidad es disputarle la hegemonía al poder en un aspecto central. La impunidad se sustenta en la mentira, el miedo y el ocultamiento. Su opuesto es la verdad. La impunidad es incompatible con la democracia. La democracia es un proceso permanente de construcción de libertad e igualdad. La impunidad se sustenta en la opresión, la dominación y perpetúa la desigualdad, ante la ley y ante la vida. Cuanta más impunidad perdure, menos libres somos.

También se enfrenta la impunidad luchando contra la restauración conservadora, contra un proyecto de sociedad excluyente y concentrador de la riqueza y el poder, el mismo contra el que lucharon quienes sufrieron el Terrorismo de Estado. El fascismo fue la reacción terrorista, adueñándose del Estado, a una acumulación de fuerzas de nuestro pueblo que buscaba la democratización de las relaciones sociales, económicas, políticas, culturales.

Hoy que hay expresiones políticas que retoman ese discurso y esa práctica, y por eso defienden la impunidad, luchar contra ella es también continuar, aún estas nuevas circunstancias, la acumulación de fuerzas del pueblo. Como lo hicimos el 20 de mayo y lo volveremos a hacer el 27 de junio.


Censura en Secundaria

Cuando se están retomando las clases presenciales en la Enseñanza, el Consejo de Educación Secundaria, en lugar de preocuparse por los desafíos pedagógicos y sociales que esto implica, dedica su tiempo a censurar a estudiantes y docentes.

En una resolución del 18 de junio establece: “Queda terminantemente prohibido el uso de tapabocas con la leyenda “#EducarNoLucrar”, en todos los Liceos Públicos y Dependencias del País, o cualquier otra expresión que violente el principio de Laicidad, conforme a la normativa vigente”.

Esa expresión está siendo utilizada por los gremios docentes para expresar su rechazo a la Ley de Urgente Consideración.

La resolución de Consejo de Secundaria, firmada por la Directora General, Licencia Jennifer Cherro, y por la Prosecretaria, Escribana Lidia Neira, es un acto de censura y no solo no se rige al concepto de laicidad “de la normativa vigente”, lo contradice totalmente.

El artículo 17 de la Ley General de Educación, 18.437, establece: “(De la laicidad). El principio de laicidad asegurará el tratamiento integral y crítico de todos los temas en el ámbito de la educación pública, mediante el libre acceso a las fuentes de información y conocimiento que posibilite una toma de posición consciente de quien se educa. Se garantizará la pluralidad de opiniones y la confrontación racional y democrática de saberes y creencias”.

25
Jun
20

precolombinos blancos y rubios …

El misterio de los precolombinos pelirrojos y rubios

¿Qué costaría averiguar por qué  hay nativos pelirrojos y rubios en Sudamérica y en otros lugares muy alejados?

Las hipótesis abundan y pueden parecer hasta descabelladas; pero más sorprendente e inaceptable es que se pase por alto la incontestable existencia de estos grupos. Alberto Moroy, –no podía ser otro el autor del artículo– se pregunta la causa de que nadie haya aplicado las modernas tecnologías con ADN para tratar de explicar esto que tan incómodo puede resultar a quienes prefieren toda una América oscurita y salvaje, con anterioridad a la avalancha de europeos a partir de unos 500 años atrás.  En todo caso, la explicación común cuando se los apura, de que se trata de una enfermedad genética, una mutación, etc. parece difícil de sostener cuando no se trata de un solo hecho aislado y geográficamente concentrado.

escribe:Alberto Moroy

Lo que ven en la portada son niños rubios, nativos de las islas Salomón, ubicadas en el Océano Pacifico a 13.500 km. de Colombia y a 9.500 de las Islas de Pascua. Al pelo rubio lo determina un gen recesivo, el TYRP1, que causa el crecimiento de la cabellera de ese color.

Recordamos que las Islas de Pascua esta situadas en el Océano Pacifico a 3700 km de las costas chilenas. Fueron colonizadas por habitantes de la Polinesia entre el 400 /800 d.C. En el año 2007 encontraron restos de una gallina polinesia en la isla Mocha frente a 23 km. de la costa Chilena y a 804,67 kilometres al Sur de Santiago, cuyo ADN demostró pertenecer a una fecha cercana al año 1300 d.C. De este dato fehaciente surge que  el contacto de polinesios con el continente americano data de en una fecha anterior a el arribo de Colon.

Sarcófagos de los Chachapoyas Peru / Mohaires isla de Pascua

Comentarios

A esta altura seguro que no hay dudas acerca de que varios (o muchos) precedieron a Colón en el descubrimiento de America. Entre ellos figuran los polinesios, navegando distancias enormes. Cuánto más fácil sería llegar al continente para los habitantes de las islas Azores a 1.300 km. de las costas españolas y 4.300 del Caribe, a los de las Canarias  o los de Cabo Verde a 620 km. de las costas africanas y 2.600 km. de las brasileñas.

Con estos datos ciertos, entraremos en el terreno de las hipótesis, asumiendo que un ADN, a cualquiera de estos individuos con fenotipos recesivos del color de pelo en las momias, o incluso en indígenas actuales como los Chachapoyas de Peru que presentan estas características, sumadas a las de piel blanca, podria extraerle fácilmente  un ADN ( a los vivos); –un examen que hoy vale  u$s200 y se envía y recibe por correo– llegando hasta mil años atrás y de esta forma entrar en el terreno de la rigurosidad histórica.

 ¿Por qué no sucedió?

La misma pregunta podemos hacerla en referencia Gardel, San Martin y varios mas, donde la duda de filiación histórica permite seguir escribiendo historias fantásticas y no tanto, ademas de ganar dinero. En cuanto a las momias rubias y pelirrojas, hay datos que en el pasado pretendieron ocultar sus características, bajo argumentos poco claros. Tambien hay y hubo quienes aseguran que los Incas tenían rastros genéticos vikingos.

Asi comienza la historia…

La investigación histórica al igual que la sinapsis neuronal, tiene la impronta de atar restos perdidos de informacion que permiten generar nuevos espacios de dudas o certezas, partiendo de pequeños datos que en su momento no tuvieron la relevancia. Mientras buscaba informacion sobre el origen de la yerba mate en Paraguay, me encontré  con relatos de la epoca de los Jesuitas (1605), donde hacen referencia  a indios paraguayos con el pelo colorado.

El 3 de agosto de 1605, Juan de Rodas, apoderado del Cabildo de Asunción, reclama sus derechos en yerbales por ante el Capitán General de estas Provincias en Posesión de los extraños. Indios “Guaná”. Poco a poco –relata César C. Samaniego (escritor paraguayo), dichos indios fueron cediendo, especialmente los más bravos y temerarios, palmo a palmo, sus dominios a los yerberos extraños, y éstos esparcían yerbas por los aires y vociferaban “posesión, posesión” en señal de victoria y de dominio, en los yerbales de Curuguayty, y Cuamandyu. Carema etc, (670 km. del Depto. de Artigas ROU) hasta el Paraná.

Los indios que ocupaban los yerbales del Alto Paraguay, después de Concepción y sus inmediaciones se caracterizaban por cierto grado de bondad y hasta concesiones hospitalarias. Estos indios manifestaron siempre un terror pánico ante un indio “GUANA” “AVA PYTA” (cabello colorado), al extremo de huir del rancho yerbatero, como asustado, y de no volver a él mientras un GUANA custodie el rancho”.

 ¿Hay rastros biológicos de una presencia vikinga?

Según algunos historiadores, sí. Lo notable es que los datos sobre los yerbales en Paraguay y los de “pelo colorado” sucedieron hace 400 años, cuando  la  teoría de que pueblos nórdicos visitaron America, muchísimo antes de Colon, no existía.  El erudito catedrático de la Universidad Nacional, el profesor Vicente Pistilli, atribuye a las criaturas de la cosmogonía guaraní un extraño mestizaje. Pistilli está persuadido de que ellas tienen bastante más que unas cuantas gotas de sangre vikinga.

“La gente de la virtualmente extinta tribu Guayakí desciende de un conjunto humano de raza blanca y biotipo longilíneo (Huesos delgados); lo hemos comprobado científicamente. Los guayakí son de raza blanca, ligeramente mestizados con mujeres amerindias en una época relativamente reciente. Los varones guayakí tienen piel clara, barba tupida, el pelo les ralea en la coronilla y el microscopio revela que es pelo propio de la raza blanca. ¿Con qué pueblo blanco vinculan  a estos Guayakí? Con una población de tipo ario, cuya presencia en el altiplano, siglos antes del Descubrimiento, aseguran que está probada por nada menos que 300 momias rubias encontradas en Paracas y otros lugares del Perú”.

Se trata de un grupo que fue muy resistente al contacto con los blancos, buscó refugio en las selvas tropicales de la Región Oriental de Paraguay y fue brutalmente perseguido por los paraguayos. Estos indígenas llaman la atención por el color de su piel (blanca), sus ojos claros, la barba en los varones, y otros rasgos fisonómicos que los diferencian de otros grupos étnicos, habitantes de la misma selva oriental. Respecto a este punto, se ha hablado incluso de la posibilidad de que sean descendientes de pueblos exóticos, como los vikingos, japoneses u otros del Asia, lo cual no pasa de ser mera especulación. El dilema sobre sus orígenes sólo podrá despejarse con investigaciones minuciosas,  especialmente en el campo genético (genoma humano), etno-lingüístico y antropológico.

Quien es Vicente Pistilli

https://www.portalguarani.com/737_vicente_pistilli.html

Momias de Paracas (Peru)

Más momias peruanas

Thor Heyerdall (Expedición Kon-tiki)  menciona que las momias de Paracas (Peru) datan del 700 a.C. Pudiendo o no ser de origen nórdico pero si armenoide (*) en todas sus características Otros afirman que hay abundantes individuos rubios en toda la polinesia (Portada)  por lo que ese podria ser su origen.

Uno tiene la tentación de salir disparado ante teorías tan a contramano de la historia oficial, pero no es posible negar estos indicios. Naturalmente, se puede barrer bajo la alfombra toda esta información, elaborar teorías descabelladas o, por lo menos, dejar el beneficio de la duda.

(*) La llamada raza blanca o caucasoide está compuesta por cuatro sub-razas principales: Armenoide, Nórdica, Mediterránea Occidental y Lapoide. De la mezcla de éstas, se obtuvieron grupos derivados como los Alpinos, Dinaricos, etc. Armenoides son: Braquicéfalos, con la misma forma de la cabeza que los dináricos pero con cara y nariz más larga. Pelo abundante en cuerpo y barba, raíz de nariz muy alta, convexa, con punta deprimida. En los armenoides está presente la raza irano-afgana quien provee elementos mediterráneos, braquicefalizados por mezcla con alpino.

Viaje a las momias rubias

Imagen de previsualización de YouTube

Comentario de un antropólogo cubano en EE.UU.

Estimado Moroy:

Los restos de estructuras en Amazonia son restos de caminos, plazas y casas,  se encuentran así en lugares antiguamente muy poblados.  La selva amazónica es una estructura antropogénica (hecha por el hombre), pues tiene más de su cuota de árboles útiles para seres humanos, sea de recursos industriales, nueces, frutas, etc.  Antes del 1500, toda esa zona estaba muy poblada;  las fuentes del Contacto indican que apenas terminaba una aldea y comenzaba otra.

–Los árboles y plantas en la selva amazónica se basan en polvo rico en nutrientes de un solo valle en el desierto del Sahara (Africa)

–Gran parte de la Amazonia será sabana para  el año 2050 (meteorólogos)

–Varias veces la selva amazónica se redujo a enclaves,  separados por sabanas motivados por ciclos de más o menos frío en los Andes

Restos Incas a 1.349 Km del Pacifico, 3.550 del Atlántico y a 3.000 de Montevideo.

Inscripciones rúnicas del Cerro Guazú

Inscripciones oghamicas en Paraguay (sistema de signos alfabético irlandés y picto)

Los Chachapoyas

Los chachapoyas blancos recordaban la memoria de que sus antepasados provenían del Este, donde está la región selvática del Amazonas y más allá el Atlántico. Entre las representaciones que han quedado escritas en diversos edificios,  se puede ver dibujos y figuras representaciones de barcos de grandes proporciones, lo que nos da a entender que los primeros chachapoyas, bien podían haber llegado desde Europa  o africa a América vía marítima. para luego , remontar el curso del río Amazonas en barco, finalmente instalarse en las más frescas regiones andinas Los chachapoyas eran unos guerreros muy temidos. Utilizaban hondas como arma y eran maestros en el arte de la trepanación del cráneo, al igual que los celtas. También coinciden con los celtas en que coleccionaban cabezas cortadas de sus enemigos. Construían casas de piedra redondas, con un diámetro de entre 7 y 9 metros, casas idénticas a las celtas.

En 1542, cuando el conquistador español Francisco  Orellana, remontando en 1542 el río Amazonas, llegó a las inmediaciones de la actual Manaos, los indios de la región le hablaban de unos hombres blancos, altos y rubios que vivían en ciudades más allá de la selva Esto es a 2000 km. al este del la fortaleza de  Kuelap (Chachapoyas).

Sarcófagos de la Chachapoyas 1000 años dC. / Fortaleza de Kuelap a 3024 mts de altura y 224 km del Pacifico.

Ubicacion de la fortaleza

Interesante gran cantidad de fotos impecables  6°25’1.29″S   77°55’25.99″W

Observaciones

Tal vez se pregunte como llegamos hasta acá desde los yerbatales de Paraguay. La respuesta podrán encontrarla en el comentario del antropólogo Cubano (Arriba), en relación al Amazonas y su entorno, parte del actual Paraguay, Bolivia y norte argentino. Entendiendo que si llego con la lectura hasta acá, el articulo le interesó. Entonces le comento que mas abajo hay una serie de videos imperdibles que tienen que ver con el posible origen Vikingo. Mi consejo es que los vea, auque sea en etapas Y si todavía quiere mas, vaya a visitar la cultura Guanche  en las Islas  Azores y se sorprenderá tambien de las momias “rubias y pelirrojas”.

¿Quien fue Jacques de Mahieu?

Jacques de Mahieu (París, Francia; 22 de agosto de 1915 Buenos Aires, Argentina; 12 de mayo de 1990) fue un filósofo, sociólogo y antropólogo franco-argentino, con gran cantidad de libros referentes al tema y a otros.

25
Jun
20

MENTIROSOS …

Ni Goebbels se atrevió a tanto:

Esa irresistible compulsión de mentir

 

La pandemia exige para su control una fuerte presencia del Estado para proteger a la población, cosa que no se logra cuando la salud y los medicamentos son onerosas mercancías. La experiencia actual refuta los funestos delirios de los mentores intelectuales de Vargas Llosa: Popper, Von Hayek, Berlin, Revel y compañía.

Ya nos parecía extraño que Mario Vargas Llosa permaneciera en silencio ante las calamidades de la pandemia. Sobre todo las sufridas en sus dos países, el de origen, Perú, y el de su adopción, España. Allí se refugió después de haber sido repudiado por sus compatriotas hace exactamente 30 años -un 10 de junio de 1990- tras su humillante derrota a manos de Alberto Fujimori en la elección presidencial de ese año. Como era previsible, aprovechó la ocasión de esta plaga para dar a conocer otra de sus tantas mentiras que parecen verdades -arte maligno del cual es un refinadísimo cultor-: alabar el gobierno de su amigo Luis Lacalle Pou, que, según el escritor, decidió combatir el Covid-19 apelando a “la responsabilidad de los ciudadanos” y declarando  “que nadie que quisiera salir a la calle o seguir trabajando sería impedido de hacerlo, multado o detenido, y que no habría subida de impuestos porque la empresa privada jugaría un papel central en la recuperación económica del país luego de la catástrofe”.

Quien lea estas líneas comprobará que su indudable talento como escritor es tan grande como su ignorancia en materia de economía y estadística. También que su resentimiento contra la izquierda exacerba este defecto y lo induce a extraer conclusiones que se desmoronan como un castillo de naipes ante la más suave brisa.

Aplaude el hecho de que en Uruguay solo se registren 23 muertos a causa del coronavirus, pero insólitamente le atribuye ese mérito a un presidente que asumió pocos días antes del estallido de la pandemia. Su obcecación lo mueve a desconocer que antes de la presidencia de su amigo Lacalle Pou, hubo 15 años de gobierno del Frente Amplio (al que descalifica por sus “equivocaciones notables en política económica” aunque reconoce que se respetaron “la libertad de expresión y las elecciones libres”) durante los cuales la salud pública fue una de las prioridades de la gestión del médico Tabaré Vázquez, durante diez años, así como durante el interregno de José Pepe Mujica. Fue esto: la fuerte presencia del Estado en el terreno de la sanidad y no las palabras huecas e insulsas de Lacalle Pou lo que protegió al pueblo uruguayo de la pandemia.

A contrapelo de las políticas de la izquierda en Uruguay, en sus patrias de nacimiento y adopción, el desastre producido por las ideas que Vargas Llosa publicita con tanto fervor es estremecedor. Con 5.738 muertos, Perú figura en el 21º lugar en la lista de 215 estados y territorios compilados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). España ocupa el 6º lugar en el ranking gracias a las 27.136 víctimas del Covid-19 condenadas por las “políticas de austeridad” de los sucesivos gobiernos neoliberales que asolaron ese país. Otros gobiernos admirados por el escritor: el de Ecuador, con sus 3.690 muertos, se coloca en el puesto número 17, mientras que el 19º está reservado para el Brasil de Jair Bolsonaro, con un saldo luctuoso de 38.701 muertos.

Pero la medición del impacto de la pandemia y la eficacia de las políticas gubernamentales se muestran de modo más nítido si se controla el número de muertos por millón de habitantes. Bélgica, uno de los portaestandartes de la reacción neoliberal, registra 831 muertos por millón de habitantes y el Reino Unido de su admirado Boris Johnson tiene un índice de 606 por millón y, un poco más abajo, en el sexto lugar, encontramos a España, con 580 muertos por millón de habitantes. Ecuador con 209, Brasil con 182 y Perú con 174 continúan en el pelotón de la vanguardia. Como se puede apreciar, todos países con gobiernos fieles a los cánones del neoliberalismo. Mucho más abajo en ese ranking necrológico está Uruguay, con 7 muertos por millón, una performance notable, sin duda, igual a la que exhibe Japón. Pero mucho más meritorio es que esa misma cifra sea la que tiene Cuba, tan denostada por el hechicero neoliberal. Igual que Uruguay y Japón, pero sin que ninguno de estos dos países sufra la asfixia de un encarnizado bloqueo que se extiende a lo largo de 60 años, que los maleantes que gobiernan Estados Unidos solo atinaron a endurecerlo aún más en el medio de la pandemia.

Implacable crítico de Alberto Fernández -“Lamentaremos la derrota de Macri”, dijo el escritor poco después de la victoria del candidato del Frente de Todos- y los gobiernos “populistas” de Argentina, Vargas Llosa debería saber que con sus 717 víctimas de la plaga este país exhibe una tasa de letalidad de 16 muertos por millón de habitantes, muy lejos de los valores que registran España y Perú, inclusive de Estados Unidos, con sus 348 por millón. Y que en el país que gobierna su amigo Sebastián Piñera, este índice es ocho veces mayor que el de Argentina. En efecto, en el más antiguo experimento neoliberal de América Latina y en donde la privatización de la salud ha sido llevada a sus extremos durante casi medio siglo, el índice llega a 130 por millón.

Conclusión: la pandemia exige para su control una fuerte presencia del Estado para proteger a la población, cosa que no se logra cuando la salud y los medicamentos son onerosas mercancías. La experiencia actual refuta los funestos delirios de los mentores intelectuales de Vargas Llosa: Popper, Von Hayek, Berlin, Revel y compañía, responsables indirectos de políticas que solo en Estados Unidos produjeron más de 115.000 muertos. Afiebrados delirios que contrastan con los sobrios números de Cuba, Uruguay, China, Vietnam y Venezuela.

Sí, la bloqueada república bolivariana que, como Uruguay, también tuvo apenas 23 muertos por Covid-19. Solo que cuando se estandardiza esta medida por millón de habitantes, la tasa en ese país no alcanza siquiera a 1 por millón, contra el muy plausible 7 de Uruguay. Pero todas estas cosas las calla el escritor, y no creo que sea porque desconozca algo tan elemental. Ha dado sobradas pruebas de que ignora las complejidades teóricas de la economía política y los fundamentos matemáticos de la estadística. Pero cálculos tan simples como los que hemos expuesto más arriba están al alcance de cualquier persona que conozca las cuatro operaciones básicas de la aritmética. Me niego a admitir que Vargas Llosa sea incapaz de tan elemental tarea. Pero su fanatismo lo lleva, una y otra vez, a mentir para defender una causa perdida. No parece haber caído en cuenta de que aparte de las cuantiosas pérdidas humanas, el Covid-19 hizo algo más: descerrajarle el tiro de gracia al neoliberalismo como fórmula de gobernanza. Game over. 

Y si no me cree, que por favor se dedique a leer los diarios de la mal llamada “comunidad financiera internacional” (en realidad una tropa de truhanes y bandidos de “cuello blanco”), que en ellos le explicarán con pelos y señales sus planes para el mundo que amanecerá cuando la pandemia haya sido controlada. Y en ese mundo el neoliberalismo se convirtió en una mala palabra que, si se la pronuncia, se lo hace en voz baja y mirando de reojo a los costados.

 

24
Jun
20

DDHH en uruguay, la memoria

UN BALUARTE DE LOS DERECHOS HUMANOS

Felipe

Nota de Rafael Michelini a dos meses de la partida de Felipe

Felipe Michelini

En la jornada de este martes y a solicitud del medio digital mediomundo.uy, se publicó una nota de Rafael Michelini sobre su hermano Felipe.

Por la importancia de Felipe para la historia reciente de nuestro país y por su relevante rol en el campo de los derechos humanos, Caras y Caretas portal reproduce integramente la misma como forma de sumarse a ese homenaje a dos meses de la desaparición física de Felipe Michelini.

Sé que esta invitación que tan gentilmente me hace el Portal mediomundo.uy tiene otro objetivo y es que, cada tanto, le acerque una columna sobre política, para contribuir al debate desde una perspectiva plural, pero después de varias semanas de silencio, sentí la necesidad de referirme a Felipe, porque hablar de Felipe es hablar de política, “De la cosa pública”, de lo que esta fuera de la órbita privada, de una forma o de otra.

Es hablar también de nuestra propia infancia. Conviví mis primeros 16 años en el mismo cuarto con él, y más de una vez nos despertábamos y escuchábamos tras la puerta, las discusiones de mis hermanos y hermanas mayores con mi padre, que al terminar las reuniones del Senado, todavía le quedaba la tertulia de los Michelini´s Delle Piane´s mayores, que le exigían a Zelmar ser más vehemente en las denuncias de los atropellos de todo tipo, que hacían los gobiernos de Jorge Pacheco Areco primero y de Juan María Bordaberry después.

Es que nuestro cuarto quedaba al lado del comedor, y las discusiones a veces eran pasionales. Tiempo después comprendí la paciencia “franciscana” de papá – mi viejo para mí -, quien insistía una y otra vez, que el único camino posible para el cambio era el de la paz.

Como explicar lo que sentíamos con diez u once años “Felo” y doce o trece años “Rafum” – como a él le gustaba llamarme -, cuando allá por los años setenta del siglo anterior ¡Sí, siglo anterior, digo bien! nos lavábamos los dientes mirando los pegotines de “libertad para los presos políticos”, que alguno de mis hermanos había pegado en el espejo del baño. O cuando en el año 72, los milicos nos pusieron la bomba en casa y nos levantamos juntos, frente a semejante estruendo, para escuchar a mi madre contarnos como sacó a Marcos – nuestro hermano menor -, de la cuna llena de vidrios. Todavía vivíamos en democracia.

Los recuerdos sin “Felo”, se vuelven lejanos. Cómo trasmitir o a quién contarle, que entre nuestros juegos de niños estaba esa bala de cañón – obviamente desactivada -, que el General Seregni le había regalado a Felipe. Medía cerca de un metro de altura y terminaba en una punta de diez centímetros de largo con forma de aguja.  Recuerdo aquella vez que salimos corriendo del fondo de nuestra casa donde estábamos jugando un picadito, con el torso desnudo y descalzos, para ver como llegaba el Senador Enrique Erro a hablar con mi padre, y también para observar esa comitiva de patrulleros, “chanchitas” y “guanacos” (así les llamábamos a esos móviles policiales), que  seguían por toda la ciudad a Erro, antes de la votación negativa de su desafuero en el Senado.

Como explicar que, aunque yo era dos años mayor que él, siendo niños, estaba mucho más empapado de política que yo y me comentaba sus visitas al Senado, a ver a papá y su accionar en esa inmensa mole de mármol. Todo eso me lo contaba cuando caminábamos tres cuadras hasta la casa de los Saavedra, donde íbamos a jugar al fútbol en la canchita que estaba al lado del hogar de nuestros primos.

O cuando ya en dictadura, hasta el asesinato de papá, la bandera del Frente Amplio ondeaba en un caño de respiración de la calefacción de nuestra casa, a la vista de todos; y cada vez que la policía la retiraba, nosotros volvíamos a poner otra. Por años, en dictadura, siempre ondeó en mi casa la bandera de Otorgués. Recuerdo también cuando le conté, ya que él no estaba en casa ese día, que el Coronel Nino Gavazzo había traído a Margarita y Raúl “Polo” Altuna – su ex marido -, a casa luego de su secuestro cinco meses antes en Buenos Aires, tiempo en que no supimos nada de ellos y los dábamos por desaparecidos como miles de argentinos, para decirle a Elisa, mi madre, que ya no hiciera más denuncias internacionales por ellos. ¡Qué cinismo! El asesino de mi padre, le pedía a mi madre, que por la vida de su hija Margarita y “Polo” se callara.

Recuerdo cuando la policía allanó nuestra casa, mientras interrogaban a mi hermano Zelmar, el “Chicho”, nosotros sacábamos por la ventana del fondo los documentos de “Chicho” más comprometedores y los llevábamos a la azotea. Mientras los milicos estaban a veinte metros de nosotros. ¿Qué edad teníamos? Ni lo recuerdo, falta él para preguntárselo. Pero nos entendíamos de memoria. O cuando íbamos a ver a nuestras hermanas presas, Elisa – Eli – y Margarita, y si alguna de ellas estaba sancionada, además de perder la visita no podían recibir el paquete. La velocidad con que Felipe y yo pasábamos las manzanas, naranjas, duraznos, queso y duce de membrillo a los demás bolsos de las otras presas para que no se quedaran sin los alimentos, era meteórica. Era nuestra adolescencia. Así crecimos.

Cuando asesinaron a papá en Buenos Aires en mayo de 1976, él viajó a despedirlo; fue más valiente que yo. No pude hacerlo, no podía creer lo que habían hecho los militares de la dictadura. Todo pensado, hecho y ejecutado desde aquí. Me quedé en Montevideo organizando el entierro con mi prima María Laura. Me auto engañé con la “supuesta” organización del entierro, porque no me daba el coraje para ir a despedirlo y verlo muerto. Con diecisiete años yo no podía organizar nada, estaba destruido, aunque esa “organización” del entierro era mi acto de resistencia contra la dictadura. “Felo”, con quince años, tuvo más valor que yo y viajó.

Ya más crecidos, vinieron actos de coraje y resistencia por parte de ambos, aunque él siempre estaba un paso por delante al mío. El voto por NO en el plebiscito del año 80, el voto en blanco en las elecciones internas del año 82, como otras tantas acciones de resistencia, nos encontró siempre codo a codo en la recuperación democrática y la lucha por la libertad. Que orgullo tenía cuando Felipe habló en el acto de la fiesta de la primavera en el Club Defensor, en el año 83, convocada por ASCEEP, organización estudiantil que ayudó a crear. Verlo en el estrado hablándole a toda esa multitud de jóvenes que estábamos ahí en un Defensor desbordado, era otro acto de resistencia y no pude contener las lágrimas mientras lo escuchaba. Fue un soplo de libertad aquel encuentro de estudiantes y un acto de valentía de Felipe hablar en ese momento, cuando nuestra hermana “Eli” todavía estaba presa, en manos de los opresores.

Luego de su oratoria, pasional como siempre, me buscó por todo el recinto y me encontró allá en lo alto en una de las gradas. Los dos necesitábamos ese abrazo infinito, que nos dimos. Nunca me lo preguntó ni nunca se lo pregunté, pero ese abrazo luego de su oratoria fue un homenaje a papá, estoy seguro. Fue “Un brindis por Zelmar”, como dice la canción. Unos meses antes, mi hermana Margarita, que había salido de la cárcel de Punta Rieles en el año 1981, le había dado la idea de “La semana de la primavera” porque Felo insistía que era el momento de movilizar a los jóvenes de ASCEEP; el tema era cómo hacerlo y ahí mi hermana le sugirió la festividad.

Ese mismo año, le quedó marcado un palo de un coracero, en la represión que la dictadura hizo a miles de jóvenes y trabajadores, en el bar “La Papoñita” en 18 y Minas. A la noche, se sacó la remera y me mostro el machucón; una franja negra le recorría desde el hombro derecho al riñón izquierdo de su espalda. Quedé helado. “Fue por defender al Chileno”, (Jorge Rodríguez) me dijo, “es nuestro presidente y me toco hacer la seguridad”, remarcó. “Es absurdo, cuando vienen los milicos hay que correr, eso está en la tapa del libro, hay que correr; tú y también el Chileno”, le dije. Me miró sorprendido por el rezongo que le daba, se puso a reír, y yo también me sumé su risa.

Me resulta imposible explicar el orgullo que tenía, y que tengo por él, cuando se recibió de abogado en la Udelar, se especializó en DDHH en la Universidad de Columbia Nueva York, y armó una barra de amigos siempre en favor de los más débiles. No fue una sorpresa para mí que fuera el Presidente del Fidecomiso de Ayuda a las Víctimas de los Genocidios, de La Corte Penal Internacional con Sede en Roma. Quién más sino él podía llevar adelante esa tarea. Además, buscar los recursos no era nada fácil. Recuerdo su alegría pícara (y sabía la sana envidia que me daba), al mostrarme la foto con Angelina Jolie, cuando se entrevistó con ella para sumarla a la causa de aportantes para las víctimas.

Siempre hicimos política juntos. Generalmente él tenía más razón que yo. Y por suerte, la mayoría de las veces le hice caso. En el año 1992 en París, nos reunimos mi hermano Zelmar “Chicho”, Fernando “Ñato” Lorenzo, Felo y yo, para discutir esos rumores que la 99 se iba al Partido Colorado. Decidimos no acompañar esa propuesta y hacer un camino propio. Sabía que la tarea recaería sobre mis hombros, ya que Chicho y el Ñato estaban en el exterior en ese año electoral. Aunque ambos vinieron para los últimos días de campaña y todos aportaron lo suyo, fue Felipe quien se tomó un año sabático en sus obligaciones profesionales y estuvo al pie del cañón. No me dejó solo. No me alcanzarán los días de mi vida para agradecérselo.

La inmensa votación que tuvimos lo puso en el Parlamento. Fue cuatro veces electo diputado. Legislador completo. Un gran orgullo sentí cuando asumió la subsecretaria del Ministerio de Educación y Cultura con Jorge Brovetto, y hasta hoy muchos funcionarios me recuerdan su gestión.

En el año 1995, Felipe y yo nos reunimos con el comandante en Jefe y todos los Generales para pedirles un acto de piedad con las víctimas de la dictadura y sus familiares. Esa misma piedad que hoy el Senador Guido Manini Ríos reclamó para los militares octogenarios procesados por crímenes de Lesa Humanidad. Siempre se trató de piedad; en aquella oportunidad no se les movió un pelo. Tampoco tuvo piedad Gavazzo cuando torturó por semanas a Dari Mendiondo en los años 70. Mi recuerdo por Dari es inmenso, y falleció el 7 de abril de este año, el mismo día que se accidentó Felipe… Al Dari, por el accidente de Felo, ni pude llorarlo. Pero volviendo al punto, siempre se trató de piedad y nunca la tuvieron.

Luego estuvimos juntos en Buenos Aires hablando con el Comandante del Ejército argentino, General Martin Balza, héroe de la guerra de las Malvinas. El hizo toda una revisión de la conducta del ejército argentino, de la obediencia debida y la piedad frente al que esta caído. Qué diferencia de trato que había entre los oficiales que no tenían piedad y quienes si la tenían.

Con Felipe siempre estuvimos espalda con espalda.  Recuerdo que, en 1996, era el más proclive a movilizar por el tema de DDHH, porque en el gobierno de Julio Maria Sanguimetti, no había ningún tipo de avances. Mi hermano Chicho pensaba lo mismo. La discusión que teníamos no era el “Qué” sino el “Cómo”. Mi preocupación era que la marcha debería convocar a todos y no a los más comprometidos, y además que la marcha no se volviera una guerra de consignas entre la propia izquierda. Así surgió la Marcha del Silencio en el año 96; nos movilizábamos en silencio, para que todos los uruguayos pudiéramos estar. Y si bien se convocaba para el 20 de mayo, cuando la dictadura asesinó a Héctor Gutierrez Ruiz, William Whitelow, Rosario Barredo y Zelmar Michelini, fecha emblemática si las había, se hacía por todas y todos los desaparecidos, reclamando información… ¿Dónde están? No debe haber algo más doloroso, torturante, que no poder enterrar a un ser querido, es una llaga en el alma permanente para cada familiar de las víctimas.

Lo hacíamos también por Manuel Liberoff secuestrado el 18 de mayo como Héctor y Zelmar y del cual su familia nunca encontró los restos. Siempre con Felipe nos decíamos que la verdad sobre papá o sobre los crímenes del 20 de mayo, por lo que ello significa, debería ser la última, porque si es la primera, parte de nuestra sociedad diría: Bueno… ya está.

Cuando en 2002 en Buenos Aires, encontré a Simon Riquelo, el hijo de Sara Mendez, a través de unos contactos que habíamos logrado con el periodista Roger Rodríguez en dicha ciudad, necesitaba desesperadamente trasmitírselo a alguien. A los primeros que llamé para contarles la noticia fue a Felipe y a Chicho; uno estaba en Montevideo y el otro en Paris. Les conté los detalles de la entrevista que había tenido con el “supuesto” padre adoptivo, ya que hasta el momento nada estaba confirmado. A ambos les pedí actuar con cautela, porque como había escuchado muchas veces a mi padre cuando hablaba con otras personas y les decía; “te pueden estar haciendo la cama”.  Por suerte había ido con la abogada Raquel Gass, nieta del senador Gass, quien era un amigo de papá en el exilio. Ella me ayudó mucho en el hallazgo y fue testigo de todo lo que vivimos en ese momento. Una vez que se confirmó el ADN, y ya en Montevideo, me reuní en casa con Felo, el Ñato Lorenzo y Chicho al teléfono desde Paris, para ver que hacíamos. Ahí resolvimos que la noticia se conociera, por su envergadura, pero era nuestra intención bajar al máximo el protagonismo de quien lo había logrado. Entendíamos que por la lucha que llevábamos adelante, quien lo había hecho no era relevante. Los cuatro hacíamos una cuestión de principios en lo que respecta al tema DDHH, y no una cuestión de cálculo político o electoral. Felipe siempre ayudó a tener claridad en este tema.

En 2011, cuando la anulación de la ley de caducidad no prosperó en la Cámara de Diputados, por el voto de un compañero frenteamplista, estábamos destrozados. Felipe me vino a ver y quería renunciar a su banca. ¡Vaya que tenía razones para hacerlo! El diálogo fue muy breve. “¡Pero no podés renunciar, te necesitamos y te necesito!”, le dije.  “Entonces qué, nos vamos a callar” me reprochó. “No. De ninguna manera. Lo que vamos hacer es volver a empezar, como lo hemos hecho tú y yo toda la vida. ¡Volver a empezar!”, acoté, para luego preguntarle: “¿Qué dice la ley de caducidad?”.

Me la repitió de memoria. Vaya que la sociedad uruguaya sufrió ese mamarracho jurídico y Felipe por ser abogado, aún más. “Bueno… si no la pudimos anular, entonces recuperemos la capacidad punitiva del estado para perseguir este tipo de delitos…” le dije. Le brillaron los ojitos, e inmediatamente empezó a redactarla en voz alta, tomó algunos apuntes,  me dio un beso y se fue. Días después, en trabajo conjunto con la abogada Mariana Gulla, se la presentaron a Jorge Brovetto y de ahí fue al Parlamento.  Por esa ley, redactada de puño y letra por el Dr. Felipe Michelini, (permítaseme decirlo así), es que se puede juzgar a los militares y policías acusados de delitos de lesa humanidad, ya que los plazos de prescripción se empiezan a contar a partir de la aprobación de dicha ley.

Nobleza obliga, que cuando el proyecto de ley vino al Senado, y había que hacer unas pequeñas correcciones producto de los debates parlamentarios, después que Mariana y Felipe ajustaron la redacción final fui a mostrársela al compañero Rodolfo Nin Novoa, quien me dijo: “No me muestres nada, lo que haya corregido Felipe y tú lo suscribas yo lo voy a votar; plena confianza en estos temas”.

Felipe ideó que todo el trabajo de estos 15 años sobre DDHH que hizo la izquierda, pasase al INDDHH, para darle una institucionalidad y que el abordaje del tema Derechos Humanos fuera en el marco de una política de estado. Y así se hizo. La vida determinó que, siendo coordinador del Grupo de Verdad y Justicia, se encontraron los restos de Eduardo Bleier.

Gerardo Bleier y su esposa Andrea, más de una vez me relataron como Felipe manejó el tema y les transmitió la noticia. Cuando pronunció el discurso en la Universidad en la despedida de los restos de Eduardo Bleier, más allá de lo emotivo de su oratoria y la contundencia de sus palabras, percibí que ahí había una pieza conceptual que todos, una y otra vez deberíamos repasar. “Eduardo, te buscamos siempre”, fue una de sus últimas frases de aquella despedida a Bleier. Sé que él lo sentía así: “que nunca abandonaríamos la búsqueda, que nunca abandonaríamos la lucha”. Nunca supusieron o sospecharon los opresores de nuestra persistencia. En ese momento no pude contener las lágrimas. Por Eduardo Bleier… si, y por el orgullo que sentía y siento por mi hermano.

Días pasados nos encontramos en mi casa con Matilde – la esposa de Felo -, su hijo Nacho y tres de mis cuatro hijos. Más allá de la tristeza que hay en nuestros corazones, contamos muchas anécdotas, varias sobre Felipe de cuando éramos niños y de algunas nos reímos mucho. Estoy seguro que le gustaría que lo recordaran así, con alegría.

En general cuando uno termina una semblanza, si es que esto lo es, transmite al final que el homenajeado fue un hombre de coraje, o un hombre de Estado, o una persona de bien.  Sobre Felipe Michelini Delle Piane, todo eso es posible y más, pero a mí… solo se me ocurre decir: ¡te extraño hermano!

23
Jun
20

la impunidad en el uruguay de lacalle pou y manini ríos

La impunidad, esa vergüenza nacional

Pedófilos, abusadores sexuales, apologistas de la tortura y los crímenes de estado. Hay una infección que recorre nuestro país de punta a punta, que transita sus arterias cursos fluviales, que penetra en la tierra y se saca fotos en los edificios importantes: la impunidad. Impunidad que siempre estuvo ahí, pero que con la vuelta de las clases dominantes a la administración del estado, y con el partido (cada vez más nítidamente) fascista Cabildo Abierto (CA), parece haber hallado un lugar cómodo y propicio para propagarse como la más asquerosa peste.

La vergüenza nacional es este contexto donde el oficialismo, cuenta en sus filas con pedófilos y violadores de menores, como se vió expuesto hace pocos días el caso de Oscar Fracuelli, Edil del Partido Nacional (PN) en Soriano, que fue imputado por abuso sexual a una niña de 9 años junto a otras tres personas. Asco da escribirlo. Repugnante resulta que personas así estén en cargos de poder en la administración del estado. Pero el abuso sexual y de funciones son relativizados por el Partido Nacional, como sucedió con Carlos Moreira intendente de Colonia que ofrecía pasantías a cambio de sexo. Fue Moreira quién renunció al Partido Nacional, pero está aún sobre la mesa el rumor que se presentaría a las elecciones departamentales bajo el lema del partido. A nadie se le mueve un pelo. Una palabra: impunidad. Otra situación vergonzante del PN es el militante de la lista 40 imputado en la operación Océano, de abuso de menores, donde también había sido imputado un militante de Ciudadanos, sector del Partido Colorado.

Pero esto no es todo, para colmo de lo aberrante y abyecto, la diputada Inés Monzillo de CA afirma que “los femicidas matan por la violencia que ejercen las mujeres sobre ellos”, quienes padecen “exceso de amor”, a la vez que, fiel a la retórica misógina y patriarcal de CA afirmó que no existe algo así como el odio hacia las mujeres, que los hombres matan por “frustración”. Una legisladora nacional, dando ese tipo de argumentos contra una tipificación aprobada por ley como es el femicidio, y frente a una emergencia nacional que solo en el mes de marzo terminó con la vida de 4 mujeres en diez días por hombres con los que mantenían una relación es peligroso e irresponsable, pero sobre todo inaceptable. A Ariana de 20 años la asfixió su pareja, a Gloria de 65 años la encontraron muerta tirada como una bolsa de basura en un monte, a una mujer de 34 años un ex militar con el que mantenía una relación le rompió la cabeza a pedradas, Zulema de 74 años fue asesinada a puñaladas por su ex pareja, y claro luego vinieron más “frustraciones”, más “excesos de amor” que se cobraron la vida de mujeres que según la diputada son victimarias y no víctimas.

La otra cara de la impunidad, en este gobierno no solo con un peso inédito de la ultra derecha fascista, sino (y quizás naturalmente) con una restauración del poder patriarcal, es la más aberrante, esa que quisimos creer debilitada, esa subjetividad que nunca duerme y está como un perro rabioso y odiador prendida a su invocación de un pasado de terror y cobardía: la que reivindica la dictadura y el terrorismo de estado. Es claro que misoginia, balbuceos dementes que justifican la violencia y a los femicidas, así como la reiteración de los delitos de abuso sexual en la coalición de gobierno se conectan sin dificultad con la defensa de la violación a los derechos humanos en la dictadura que hacen los cabildantes.

Esta impunidad es la que no vota el desafuero de Manini Ríos por esconder información sobre el triste y dolorosamente famoso Gavazzo, torturador, asesino y violador. Esta impunidad, colmo de colmos, es la que propone más amnistía a los delitos cometidos por militares durante el terrorismo de estado. Lo propone Raúl Lozano, coronel retirado, suplente en el senado, que en su intervención equipara como si se tratara de sinónimos (tal como lo hicieron las dictaduras) “terrorista, guerrillero, luchador social, como se quiera llamarlo” y defiende al pobre viejito que allá en 1972 disparó a un detenido “cumplió con su deber” y fue recientemente procesado.

Esta impunidad es la que cuelga el cuadro de Castiglioni de nuevo en la pared, según el jefe de policía por “justicia profesional” y, ya que está, nombra la sala para “fortalecer a la policía”, ¿Fortalecer en qué? ¿En qué se fortalece la policía reivindicando figuras nefastas del terrorismo de estado? Las víctimas que presentaron una carta en 2011 denunciando las torturas recibidas bajo la gestión de Castiglioni como Director General de Información e Inteligencia, enviaron una carta a Larrañaga, entre otras cosas le dijeron: “Su propio Partido Nacional fue objeto de saña represiva, siendo detenidos múltiples veces sus dirigentes y militantes, encapuchados y humillados”. Pero a Larrañaga quién sabe si le importa, ahora lo sacó quizás por el malestar que generó, sin embargo en un principio le había restado importancia. Este es el gobierno del marketing, el garrote, el odio, la guita y ya saben, de la impunidad.

Hoy más que nunca esa pesada alianza que tienen los mancha y los hunde como aguafuerte el metal, porque están aliados a defensores de femicidas, encubridores de crímenes de lesa humanidad y fanáticos del terrorismo de estado. Hoy la coalición de derecha es solo lo que puede ser: una vergüenza nacional, una infección de odio e impunidad que solo el pueblo consciente y organizado podrá enfrentar, para seguir tiñendo nuestro país de esperanza, amor y justicia, contra su helado metal, su accionar brutal y su prepotencia oligarca, patriarcal y conservadora.

22
Jun
20

argimón y sus ahijados …

CUANDO LA “INVESTIDURA” SE SUBE A LA CABEZA

La extorsión

El Frente Amplio pidió explicaciones a la vicepresidenta de la República por las afirmaciones realizadas en una conversación telefónica con el relacionista público Fernando Cristino; pero ¿qué hay que explicar? La escribana Argimón explícita y lo que dijo no causa alarma, genera miedo; Vito Corleone no lo habría hecho mejor.

Me dicen que hoy el Frente Amplio va a pedir a la vicepresidenta Beatriz Argimón explicaciones por sus palabras en el audio difundido la semana pasada.
Me parece bien que el Frente actúe con prudencia y responsabilidad institucional, máxime que Beatriz Argimón es una persona con una larga actividad política y muy estimable.
Sin embargo, en lo que se dice en el audio no hay nada que explicar porque no hay nada que se haya publicado fuera de contexto, ni nada que tenga dos explicaciones.
La vicepresidenta fue tan explícita en sus afirmaciones que todo lo que se explique está demás. Afirmó que “todo se graba”, “que todo se escucha”, que los “abogados” analizan las conversaciones y recomiendan o no “hacer algo”, que “se reciben extorsiones todos los días y a veces se denuncian y a veces no”, que a veces se resuelve “hacer algo” y entonces es necesario “cuidarse”, especialmente “si sos muy joven”. En el caso particular, ella “evitó” que a Cristino “le hicieran algo” y además resolvió ceder a “la extorsión” llamando a “Luis” para que firmara el cheque.

Hablando del audio que se ha escuchado en éstos últimos días en que la Vicepresidenta Dra.Beatriz Argimón dialoga con el Relacionista Público Fernando Cristino, lo primero que hay que saber es que los dos interlocutores sabían que su conversación estaba siendo grabada, Argimón, porque advirtió que todo lo que se dice se graba y el segundo porque estaba grabándola en ese momento.
Por eso, todo lo que se dice o no se dice es intencional. Argimón, que es escribana, sabe bien lo que es o no delito, lo que es jactancia y lo que es extorsión. No hay sorpresa, ni inadvertencia, ni ingenuidad, aunque a fuer de ser sincero, puede haber estupidez.
La llamada parece ser hecha por Argimón a un amigo con el que tiene vínculos amistosos, familiares, políticos y comerciales.
Se responde así a una llamada anterior de Cristino a una persona a la que ambos prefieren no nombrar, en virtud que saben que esa llamada puede tomar estado público.
A esa persona se le llama “aquella”, precisamente evitando llamarla por su nombre, sabiendo que el diálogo está siendo grabado y eventualmente escuchado por una o varias personas.
Es evidente que a todos nos gustaría saber de quién se trata, no tanto por chusmas sino por qué semejante precaución supone, en gente tan locuaz, que algo se quiere ocultar.
En esa llamada anterior, al parecer Cristino pide que le paguen 5.000 dólares que le debe la Intendencia de Maldonado y amenazaría con hacer público una información referente a un dealer que le proporcionaría droga al Presidente Lacalle Pou. Se menciona, no se sabe a qué mérito a Jorge Larrañaga y a ella misma.
Argimón le sugiere a Cristino no hacerse eco de lo que se escucha, máxime cuando se trate de jerarcas institucionales porque cuando se hace “es complicado”.
“Ojo!”, le dice al muchacho…..
Argimón dice haber sido informada por su equipo de esta llamada que los abogados interpretan como una extorsión y desestiman la idea de “hacer algo”, porque Argimón se hace cargo de hablar con “Fernando “para alertarlo del riesgo en el que incurre metiéndose con “gente de tal investidura”.
Por ese riesgo mayúsculo, cuando Cristino le informa “que había sido amenazado de muerte”, la vicepresidenta ni siquiera se sorprendió, como hubiera hecho cualquier persona, máxime siendo la “madrina”.
Por el contrario, con un “me imagino” puso punto final a esa parte del diálogo y dejó al “ahijado” con la denuncia en la boca…… Que por otra parte, el amenazado hizo como corresponde, en la seccional décima de la policía.
Les pedí que “no te hicieran nada” dice Argimón dispuesta a ayudar a todo el que lo necesite y sin dejar de advertir que cuando uno se mete con tales investiduras hay que cuidarse mucho.
“Cuidate!”, muchacho, “que sos muy joven”, le dijo Beatriz, advirtiéndole sutilmente que podía ligarse una paliza, si los abogados decidían “hacerle algo”.
Si bien todo esto es curioso, lo más llamativo es que la vicepresidenta, lejos de hacer la denuncia penal como corresponde a un funcionario público, al final de la conversación resuelva ceder a la extorsión ofreciéndose a hablar con “Luis” (parece referirse a Luis Borsari) para que firme el cheque de 5.000 dólares que Cristino aspira a cobrar.

LAS ESCUCHAS
La conversación confirma, legitima y vuelve algo natural la intervención telefónica extrajudicial de los celulares de los jerarcas públicos y de otras personas indeterminadas, con el curioso propósito de actuar contra las “extorsiones que ocurren todo los días”.
La afirmación de la vicepresidenta de la República es terrible y para nada inocente. Nos advierte a todos los uruguayos que de ahora en adelante tenemos que saber que todo se graba y se actúa “haciendo algo” de lo que “hay que cuidarse, especialmente si sos muy joven”. Si bien hasta ahora solamente se conocen denuncias como en el caso de la economista Laura Raffo, eso puede ser sólo el principio. Así lo interpretó el joven Fernando Cristino que atemorizado presentó una denuncia que hoy investiga la Fiscalía de Fragrancia, luego de haber recibido una amenaza anónima contra su vida por su teléfono celular.

Beatriz Argimón reconoce el espionaje telefónico ilegal por parte del Estado, que dispondría de un equipo de abogados destinado a grabar y escuchar en la noche todas las llamadas sospechosas y como hemos dicho, “hacer algo” cuando estas resulten a su juicio peligrosas.
Lo de “hacer algo” es de tal gravedad que no sólo justifica que Argimón diga que se hace cargo de hablar con Fernando sino que le repite que se cuide, que es muy joven, que ahora que ellos son gobierno hay que cuidarse más y que no haga nada que lo ponga en peligro.
Eso sin olvidar recordarle que existe su mamá y que si necesita algún remedio ella está muy interesada por su salud, porque cuando tiene que dar una mano siempre la da.
Y por las dudas, olvidó decirle que la cuide….porque “es complicado”.
Lo afirmado es inocultablemente de extrema gravedad. La vicepresidenta no sólo afirma que el gobierno es extorsionado diariamente, no se sabe por qué motivo, sino que revela que esas extorsiones no han sido denunciadas a la justicia como corresponde.
Abre además una interrogante: ¿por qué no se denuncian? .
La pregunta anterior puede tener múltiples respuestas y ninguna de ellas es inocente. El funcionario público que no denuncia un delito comete un delito. Quién comete un delito tiene un motivo. El lector puede interpretar que se trata de una jactancia de la vicepresidenta para amedrentar a su interlocutor, pero por lo visto no cree demasiado en su táctica cuando culmina cediendo a su demanda.

LAS MEGAFIESTAS
Fernando Cristino es propietario de Cristino Management, una agencia reconocida en la noche de Punta del Este y todo el Cono Sur.
En Punta del Este, en el círculo mediático de las modelos VIP, en los mega shows a beneficio de distintas instituciones, en las fiestas promocionales y en los festivales de música Cristino tiene relevancia.
No se trata solamente de un pibe un poco pirado, sino que es o ha sido concesionario de la edición uruguaya de la Revista Caras, hasta el punto de nombrar para su dirección al hijo de la vicepresidenta Beatriz Argimón, quién ulteriormente terminó asociándose con él en la organización de fiestas especialmente sponsorizadas por la Intendencia de Maldonado.
Más llamativo es que siendo la escribana Argimón presidenta de la Fundación Álvarez Caldeyro Barcia, esta haya adjudicado a Cristino -su “ahijado” y socio de su hijo- la realización del mega evento a beneficio de la mencionada institución.

En 2017 Cristino organiza el mega evento ‘Pantene Punta del Este Fashion Show’, donde la Intendencia de Maldonado, asume el costo de parte de la fiesta. Los malos resultados económicos de esa fiesta que parece haber costado o recaudado 150.000 dólares y el manejo del dinero, motivó la denuncia de Cristino contra algunos de sus co-organizadores, entre los que estaba el hijo de Beatriz Argimón.

La Intendencia de Maldonado participó en ese show, autorizando el pago de cien mil dólares, firmado por el intendente Antía en febrero del 2018, aunque el evento, según el diario El País, fue un fiasco. Iba a inaugurar un verano que no fue especialmente glamoroso y se realizó el 30 de noviembre de 2017.

No se le recuerda por la concurrencia del turismo de avanzada ni por las personalidades fashion que debían estar en la platea, pero faltaron. De las estrellas se recuerda que estuvieron Eunice Castro, Gianina Silva y  Fabiana Leis, y que Julieta Prandi exclamó con el micrófono abierto que “se cagaba de frío”. Los medios “especializados” señalaron el fracaso y en los pasillos se comentó la magnitud del costo de la fiesta y el gasto “al pedo” de los “dineros públicos”.

Si ponemos atención a los nombres que se  mencionan  en el audio de la conversación entre Argimón y Cristino, se abren otras cajas de Pandora.

Cristino tuvo problemas con uno de los co-organizadores, “Quique” Quinteros, empresario del mundo artístico, manager de Marama y Agustín Casanova, quien- según Cristino- se habría llevado en dinero “la parte del León”, unos 85 mil dólares de los cuales les resta cobrar 30 mil.

Otro de los co-organizadores es ‘Nacho’ Salvo, quien junto a Santi según declaraciones de Cristino se habrían quedado con los 30 mil que reclama Quinteros. Salvo es dueño en Montevideo del distinguido restorán La Vanguardia, en el barrio de Pocitos, y propietario de dos restoranes más: Leyenda y Magnun; es socio en Punta del Este de dos boliches de fiesta Electrónica: La Terraza y Otro Mundo, con Nicolás Chirico, procesado por formar parte de una red de explotación sexual de menores, descubierta tras la ‘Operación Océano’.

En febrero de 2018, el empresario Chirico cobró notoriedad pública cuando una joven de 22 años falleció por sobredosis de cristales en una de sus fiestas ‘tecno’.

Las autoridades de la Junta Nacional de Drogas, solicitaron varias veces la suspensión a la Intendencia de Maldonado de alguna de estas fiestas por falta de garantías.

Cristino, aunque manifiesta no entender de política, se integra en su momento a la agrupación de la lista 40 de Maldonado, que impulsa la candidatura de Luis Lacalle a la Presidencia. Recientemente habría hablado con Sergio Botana para continuar ayudando al Partido Nacional.

Así está el mundo , amigos…




junio 2020
D L M X J V S
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Meses