Author Archive for Victor Bagnuoli

19
Ago
17

voto en exterior uruguay

Uruguay aún tiene medio millón de proscriptos

 

nota: diario La República / Uruguay

Uruguay es el único país de la región que no permite el voto a sus ciudadanos residentes en el exterior. Negar el voto a los ciudadanos que no están en el país constituye una clara mutilación a la democracia. El derecho a votar tiene rango constitucional.

Nuestra diáspora está constituida por no menos de medio de millón de compatriotas, una enorme proporción comparada con quienes habitamos en nuestro territorio. A todos esos uruguayos que emigraron, por las más diversas circunstancias, muchos de ellos exiliados políticos o económicos, en tiempos y circunstancias que nada tienen que ver con las actuales, hay quienes, en pleno siglo XXI, arrogándose el derecho a clasificarlos como ciudadanos de segunda categoría, les niegan el derecho a votar. Cualquier excusa que pretenda perpetuar esta flagrante injusticia ataca el consagrado derecho del voto universal.

Tampoco se le debe negar el derecho al voto a las nuevas generaciones que tienen vidas asociadas a la migración -por oportunidades laborales circunstanciales o becas de estudio- de una forma notoriamente más dinámica que antes.

La Coordinadora por el Voto en el Exterior (CVE) trabaja hace años aunando esfuerzos de la Sociedad Civil y de los Partidos Políticos para que se consagre este Derecho. A estos esfuerzos se ha sumado la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo recomendando al Poder Legislativo, en reiteradas oportunidades, que se establezca el Voto Exterior para Uruguay. En ese sentido también se han manifestado a favor del Voto en el Exterior instituciones como el PIT-CNT, el Ministerio de Relaciones Exteriores, Organismos Internacionales, integrantes del Poder Legislativo, integrantes de la Academia, Expertos en Ciudadanía, Migración y Derechos Humanos.

La CVE no tiene posición sobre la modalidad y el alcance que debe tomar el voto exterior (consular, epistolar, electrónico), pone toda su dedicación para que se garantice el Derecho a votar y que el lugar de residencia no sea más impedimento. Reitero el concepto, el hecho de residir fuera del país no debe obstar el ejercicio de los derechos y obligaciones inherentes a la ciudadanía, salvo que se haya operado la naturalización en otro país.

Los argumentos de quienes arbitrariamente restringen este legítimo derecho se basan en lógicas extemporáneas por donde se las analice. Por ejemplo, arguyen que esos compatriotas no quedarían sujetos a las decisiones de los gobernantes que ayudarían a elegir. Argumento falaz si los hay por lo menos por dos razones. Primera, aunque los compatriotas vivan en el exterior igualmente se ven afectados por los acontecimientos que sucedan en el país. Segunda, el razonamiento aplica a quienes no tienen las condiciones económicas pero exceptúa a quienes sí tienen las condiciones económicas y de tiempo para venir a votar. Absoluta discriminación.

A nadie escapa que el trasfondo de esta prohibición es un cálculo de supuesta conveniencia electoral. Gran parte de la derecha local -cabe reconocer que no toda- no habilita este legítimo derecho porque teme que tampoco la mayoría los apoye desde el exterior. Es una actitud arcaica, carente de sensibilidad y cultura ciudadana.

Nuestro país avanzó en una enorme cantidad de derechos que hasta hace muy poco tiempo resultaban inimaginables. Ya no hay margen para seguir postergando el derecho a votar a todos los uruguayos que están en el exterior -o que decidan marcharse en el futuro-. Debemos ponerle fin a una medida claramente absurda por discriminatoria. Los uruguayos que viven fuera del país no son menos uruguayos que quienes vivimos aquí. No hay ningún argumento que justifique seguir perpetuando la proscripción de medio millón de uruguayos.

18
Ago
17

la derecha fascistoide uruguaya

Dime, Tabaré… ¿Qué harías tú?

escribe: Enrique Ortega Salinas, Analista

“Los países no tienen amigos, tienen intereses”

Máxima con que se adoctrina a los futuros diplomáticos en la Universidad de la República del Uruguay.

Antes de entrar en terreno espinoso vuelvo a agradecerte la guerra del humo. Gracias a ti y a Mujica por salvar a trabajadores rurales y empleadas domésticas de la explotación blanquicolorada. Gracias por el boleto y computadoras gratis para estudiantes y mil cosas más. Ahora permíteme preguntar de manera fraternal y respetuosa…

¿Qué harías tú si blancos y colorados intentaran tomar la Suprema Corte de Justicia por la fuerza? ¿Qué harías si cortan 18 de Julio y arrojan bombas molotov y balazos a los policías cuando vengan a liberar la calle? Tú que firmaste un decreto contra los cortes de ruta… ¿Qué harías contra las guarimbas?

¿Qué me pasaría en Uruguay si convoco a la gente a derrocarte por la fuerza? ¿Y si coloco cables tirantes entre dos columnas para decapitar motociclistas? ¿Me llamarían preso político? ¿Y si incendio depósitos de alimentos como hizo la oposición hace dos meses en Anzoátegui? Cómo… ¿No lo contaron los canales uruguayos? Apuesto a que sí mostraron los ataques masivos de la oposición a escuelas y un hospital de niños… ¿Tampoco? Entonces hay alguien que piensa por nosotros.

Tú continúas invitando al diálogo… pero la oposición ha dicho hasta el cansancio que no quiere dialogar, lo que le mereció críticas del Papa Francisco. Ahora que están a punto de voltear al gobierno y cuentan con apoyo internacional, menos que menos.

Convengamos que Maduro colabora con sus enemigos cada vez que abre la boca y se defiende mejor callado, pero… ¿ya olvidamos el estilo venezolano? Henrique Capriles le ha dicho al Presidente “Vete al coño de tu madre”, lo que según la Real Academia Española, significa: “Andate a la concha de tu madre”. ¿Qué pasaría en Uruguay? Cuando un exaltado trató de “hijo de puta” al ex presidente Lacalle, fue procesado y nadie lo defendió, ni el PIT-CNT, porque al Presidente se le respeta.

Convengamos que destituir a la fiscal Luisa Ortega es una burrada producto de la pérdida de paciencia; pero a fines de junio Donald Trump destituyó a la fiscal General Sally Yates por negarse a cumplir una orden de defender en los tribunales el veto a inmigrantes y refugiados impuesto por la Casa Blanca y no veo el mismo escándalo. ¿Ya olvidamos que estos opositores siempre respondieron con violencia a los resultados electorales adversos?

¿Ya olvidamos a Henrique Capriles tomando la embajada de Cuba en 2002, pistola en la cintura y con cientos de energúmenos, en busca de chavistas? A Capriles se le muestra como una víctima porque se le inhabilitó para ser candidato, pero, ¿sabías que fue condenado por negociar con empresas extranjeras sin llamar a licitación y pasándose por alto todos los controles legales?

¿Con qué árbitros nos alineamos? En Paraguay se compran jueces con el cambio chico del bolsillo, mientras que en Argentina varios fiscales y jueces se han hecho millonarios danzando al compás del gobierno de turno. Macri intentó sin éxito trasladar al Estado las deudas de su empresa familiar. Temer zafa de la Justicia amparado por legisladores de los cuales más de 200 están involucrados en el Lava Jato y no nos preocupa la institucionalidad brasileña.

La derecha va ganando por goleada. Sus medios nos muestran la película que quieren y deciden qué debemos saber y qué no. Muestran a la policía reprimiendo, pero ocultan la parte en que los manifestantes atacan a los policías con bombas molotov provocando su reacción. Llevan la cuenta de los muertos como si fueran todos opositores, cuando hay una importante cantidad de policías y chavistas asesinados.

También engrosan la lista personas ajenas al conflicto, tal el caso de un colectivo que volcó al intentar eludir una guarimba, así como motociclistas decapitados por cables tirantes colocados por opositores para cortar vías. La oposición ha quemado vivas a más de diez personas, pero los medios solo mostraron un caso que no pudieron ocultar porque se viralizó en las redes. Al que no se incluyó en la lista fue a Pedro Carrillo Suárez.

Tenía 21 años, era militante del Psuv larense y en mayo tuvo problemas con opositores. “Este es uno de los chavistas”, dijo un secuestrador, según testigos de un puesto de venta de aceite de carros de donde fue raptado a punta de pistola. Al día siguiente hallaron su cuerpo carbonizado y con un disparo en la oreja derecha. Los canales uruguayos prefirieron hacer famoso al joven que manifestaba tocando el violín y dejar a Pedro en las sombras del desconocimiento.

Es fácil odiar a Maduro con tanta información manipulada, recortada y editada tendenciosamente. Los fanáticos atacan hogares chavistas, agreden a los familiares de los políticos oficialistas y nadie dice nada. Tengo mil críticas para Maduro, pero considerar a sus enemigos como luchadores por la libertad cuando fueron los explotadores históricos de su propio pueblo y tragarme la manipulación mediática es una traición en la que no pienso incurrir. Leopoldo López no es un preso político, sino un político preso, un sujeto peligroso y violento que arrastró a la muerte a 43 personas.

Nadie habla de los millares de firmas de cadáveres que presentó la oposición para el revocatorio y se piden elecciones sin mencionar que en 2013 Maduro enfrentó a Capriles y lo derrotó con 7.587.532 votos contra 7.363.264. Si le exigimos un revocatorio, sería ejemplarizante que diéramos esa posibilidad (creada por Chávez) a los uruguayos.

¿Le pedimos a Venezuela qué no impida la toma de edificios públicos? ¿Qué hizo Uruguay cuando se tomó el Codicen? ¿No desalojamos y procesamos a Marcelo Hospitale por tirar piedras a la Policía?

Recuerdo aquella frase tuya de hace unos años referida a Nicolini: “A un compañero no se le deja solo en el campo de batalla”, y no puedo evitar pensar que es exactamente lo que estamos haciendo ahora. Maduro caerá, Venezuela volverá a las garras de sus amos históricos, se destruirá el concepto humanitario de la Economía, pondrán de ministro a algún egresado de Harvard y los medios se abocarán a destruir lo poco que quede del honor de los derrocados para que no resurjan, recrudecerá la guerra civil (que ahora está en su fase primaria) y nosotros seremos recordados por haber cedido a la presión mediática derechista.

09
Ago
17

Fidel castro

Fidel: “Retrato Íntimo” del más grande arquitecto de la Unidad

escribe: Patricio Montesinos / Rebelión

Por estos días cercanos a su cumpleaños se inauguró en La Habana una muestra gráfica sobre Fidel Castro, titulada “Retrato Íntimo”, que incluye impresionantes instantáneas de numerosos encuentros sostenidos por el líder histórico de la Revolución cubana en sus últimos años de vida con dignatarios y personalidades internacionales, fundamentalmente de la Patria Grande.
La exposición, de su hijo y fotógrafo personal Alex Castro, es un modesto homenaje de recordación de todos los cubanos y de millones de personas en el mundo a Fidel, quien el próximo 13 de agosto cumpliría 91 años de vida.

Por primera vez, varias generaciones de sus compatriotas y de sus admiradores en todos los rincones del planeta tierra celebrarán su nuevo aniversario sin la presencia física de uno de los hombres más excepcionales de la historia contemporánea.

Por doquier, y especialmente entre cubanos, latinoamericanos y caribeños, se escucha reiteradamente decir que la presencia de Fidel se extraña, aunque su legado y ejemplo prevalezcan por siempre.

Y tienen razón los que repiten que al más grande arquitecto de la Unidad entre los pueblos se le eche mucho de menos, más en momentos en que la humanidad, y particularmente América Latina y el Caribe, enfrenta un complejo panorama, incitado por el permanente injerencista imperio del Norte, en contubernio con las oligarquías anexionistas de la región.

La muestra sobre Fidel “Retrato Íntimo” recoge fotos de sus citas privadas, tras su retiro de sus funciones oficiales, con la mayoría de los presidentes y personalidades de la Patria Grande, con quienes dialogaba horas sobre la situación internacional y en especial sobre la de nuestro hemisferio.

No me cabe la menor duda de que el Comandante en Jefe, como le siguen llamando sus conciudadanos, tejía esmeradamente en esos encuentros la tan necesaria Unidad que debe erigirse como bandera en Nuestra América para el logro de su definitiva soberanía e integración, y no volver a caer en las garras de Estados Unidos.

Fidel, desde que inició sus luchas por la independencia de la mayor de las Antillas, fue un constructor de la Unidad de los cubanos, lo que consiguió con su ejemplo cotidiano, su perseverancia e inteligencia, además de sus sus dotes especiales de pedagogo, estratega y táctico.

Sabía muy bien, inspirado en las ideas del Héroe Nacional de Cuba, José Martí y otros próceres de Latinoamérica, que la única manera de enfrentar y resistir los embates del cercano imperio de Washington era uniendo a los habitantes de la nación caribeña, y a los innumerables amigos de las causas justas en el mundo.

Por esa razón indispensable para edificar una revolución, la cubana vive y continúa siendo faro de Nuestra América, pese a que desde su triunfo, el 1 de enero de 1959, ha sido blanco de constantes agresiones de Estados Unidos, desde una guerra económica, comercial y financiera, que aún se mantiene ilegalmente, hasta invasiones y feroces campañas mediáticas.

De seguro muchos estamos convencidos que en su cumpleaños 91, el venidero 13 de agosto, Fidel sería inmensamente feliz si conociera la noticia del triunfo irreversible de la Unidad en la Patria Grande.
Claro que no se equivocan quienes expresan que te extrañamos imprescindible arquitecto de la unión de los pueblos. Por estos días difíciles de Nuestra América la estarías retejiendo con entereza en tus encuentros íntimos.

09
Ago
17

china … sobre venezuela

La mirada de China sobre Venezuela

escribe: Raúl Zibechi / La Jornada

Conocer los criterios que maneja la potencia emergente sobre América Latina, y en particular sobre Venezuela, es sumamente importante ya que raramente sus medios de comunicación dejan entrever las opiniones que circulan en el gobierno chino. El 1º de agosto el periódico chino Global Times publicó un extenso artículo editorial titulado «Venezuela un microcosmos del enigma latinoamericano» (goo.gl/ksmY77).

Global Times pertenece al órgano oficial del Partido Comunista de China, Diario del Pueblo, pero está centrado en temas internacionales y sus opiniones tienen más autonomía que el medio que lo auspicia.

El artículo analiza las recientes elecciones a la Asamblea Constituyente mostrando cierto apoyo al proyecto pero, a la vez, tomando distancias. Reserva sus mayores críticas a la Casa Blanca, al mencionar que «Washington sólo está preocupado por tomar el control del continente como su patio trasero, y no está interesado en ayudarlos».

Destaca que los objetivos de Estados Unidos consisten en «la eliminación de Maduro y la destrucción del legado político de Chávez», pero también señala que todos los gobiernos de izquierda del continente tienen una relación «incómoda» con Washington.

Según Global Times, «sin una industrialización plenamente desarrollada, las economías latinoamericanas dependen en gran medida de los recursos», razón por la cual muchos países presentan fuertes brechas sociales y de riqueza, como sucede en Venezuela, donde los campesinos y los pobres urbanos apoyan al gobierno mientras la clase media rica sostiene a la oposición.

Hasta no hay novedades. Pero en este punto arranca un análisis que devela las posiciones del gobierno chino. «El sistema político que adoptaron desde Occidente no ha logrado abordar estos problemas», explica Global Times.

Por lo tanto, dice el diario, «independientemente de quién gane, Venezuela tendrá dificultades para ver luz al final del túnel. Las divisiones sociales no pueden ser resueltas, y la intervención de Estados Unidos no se detendrá. Venezuela puede ser arrastrada a una prolongada batalla política». Con total transparencia, la dirigencia china estima que el país se encamina hacia conflictos mayores.

En segundo lugar, sostiene que Venezuela es un «importante socio de China». Defiende relaciones de cooperación «independientemente de quién gobierne el país», porque «el comercio con China será beneficioso para los venezolanos». Por eso estiman que mantener relaciones fluidas y estrechas «trasciende intereses partidarios en Venezuela».

Los chinos abren el paraguas y advierten que las relaciones no están subordinadas a los gobiernos de turno, o sea, que son de larga duración y no van a renunciar a ellas aunque caiga el gobierno de Nicolás Maduro.

El tercer punto es clave: «Los disturbios políticos significan riesgos para las inversiones chinas y China debe aprender a lidiar con ellas. China no puede renunciar a su presencia económica en América Latina sólo por su inestabilidad política», afirma el artículo.

Finalmente, sostiene que la presencia de China en América Latina «no implica un motivo geopolítico», cosa harto dudosa; pero también asegura que «China no interferirá en el proceso político de Venezuela o de cualquier otro país latinoamericano», algo que hasta ahora es completamente cierto.

Aunque circunspecto, el análisis chino revela tres cuestiones centrales. La presencia china en la región llegó para quedarse; está claro que existe un conflicto con Estados Unidos; y no van a interferir en las relaciones derecha-izquierda, porque –aunque lo nieguen– su presencia es de carácter estratégico.

En otro momento, habrá que reflexionar sobre el «sistema político» que China propone, indirectamente, a los países amigos del mundo que, evidentemente, no se parece a las democracias electorales del tipo occidental.

Las relaciones de China con la región abarcan una variada gama de asuntos, desde inversiones económicas hasta acuerdos militares y crecientes vínculos culturales con la apertura de cientos de centros de estudio de lengua china. En varios países se han instalado industrias, en particular de montaje y construcción de automóviles, lo que amplía sus inversiones focalizadas en una primera etapa en materias primas.

Llama la atención la potencia de las relaciones económicas. China es uno de los principales socios comerciales con los países de la región y ha desplazado, desde 2005 a 2016, al Banco Mundial y al BID como principal fuente de préstamos, con 141 mil millones de dólares volcados hacia América Latina y el Caribe, según Inter-American Dialogue (goo.gl/8iuAR7).

Venezuela absorbe casi la mitad del total de préstamos, con 62 mil 200 millones de dólares, seguido por Brasil con 36 mil 800 millones, y bastante más atrás Ecuador y Argentina. Las inversiones en Venezuela tuvieron un pico en 2010 y luego descendieron considerablemente, pero siguen ocupando un lugar destacado. El grueso de sus inversiones se destinan a energía, o sea hidrocarburos, pero también a minería e infraestructura.

Las inversiones más notables fueron destinadas al terminal marítimo de la petroquímica Pequiven y a la empresa mixta Sinovensa, formada por PDVSA y la Corporación Nacional China de Petróleo, creada después de la nacionalización de la Faja Petrolífera del Orinoco, en 2007. Gracias a los 4 mil millones de dólares invertidos por China, Sinovensa pasó de producir 30 mil barriles diarios de petróleo a 170 mil barriles (goo.gl/9QDaCp).

El último préstamo importante se registró en noviembre de 2016, con 2 mil 200 millones de dólares en el sector petrolero, para llevar la producción chino-venezolana a 800 mil barriles diarios en los próximos años (goo.gl/MZE7nZ).

De seguir por este camino, China terminará desplazando a Estados Unidos como principal mercado del petróleo venezolano, siendo el país que ostenta las mayores reservas mundiales de crudo. Esta realidad, más que el «socialismo del siglo XXI», explica los motivos de Washington para derribar a Maduro.

08
Ago
17

posverdad

Honestidad en era de la posverdad

escribe: Eduardo Sanguinetti, Filósofo

Permanecemos en el milenio de las “grandes muertes”, por ello el paroxismo aumenta conforme se acelera el proceso de disolución de los conceptos de “honestidad, “verdad”, “libertad”, “valentía”, “renuncia”, “autodeterminación”, “obligaciones”, “derechos” y “ética” en su sentido original. Un pasado abolido es enterrado en ceremonias fúnebres, boatos de luto y nostalgia, junto a una espectacular euforia de los fantoches que gobiernan en el mundo, quienes operan con la mentira, hoy la llaman “posverdad”, manipulando emociones de la opinión pública… “Lo que estamos descubriendo es que la mentira es una dinámica social, y es en ese marco en el que se decide lo que es aceptable o no” nos dice Dan Ariely, investigador de la Universidad de Duke.

Una fuente de esta práctica, la encontramos en Giacobbe& Asociados, una empresa argentina, que monitorea la opinión pública, saliendo al ruedo con indisimulables ánimos manipuladores competitivos de la comunicación política profesional, en el “régimen de la posverdad”, como viene haciendo desde hace seis años, a medir a quiénes consideran los argentinos como las personas más “honestas”.

Leer la lista de los elegidos me ha provocado una sensación de asco y náusea que no puedo disimular, siniestros personajes que conforman toda la fauna política-farandulera de la República Argentina, los espectros vivos, referentes mediocres publicitados por monopólicos medios de este país, compartiendo espacio de honor, con seres maravillosos que hacen a la historia del mundo, por sus reales y verdaderos logros, con genio, talento, valentía, capacidad de renuncia, en fin, héroes de la vida, como Manuel Belgrano, José de San Martín, René Favaloro, Gandhi, Mandela, “Che” Guevara, Sábato, Borges, Luther King, Juan Bautista Alberdi.

Como muestra del resultado de este ranking, se instala en el puesto N° 10 a Macri, ¡sí! en el Top Ten, se encuentra offshore, quien en antípoda a la condición de “ser honesto”, por mentir (la verdad se impone como cualidad primera de “honestidad”) en su campaña electoral con promesas jamás cumplidas: “No haré ajustes”, “pobreza cero”, etc.” integra la lista. Personaje que, con su política de posverdad, se entromete en la política de naciones como la República Bolivariana de Venezuela, intentado desestabilizar el orden institucional de esa nación, cuando Argentina soporta hambruna, represión, censura sistemática a quién disiente y resiste a la democracia fingida…un mensajero del caos y la incertidumbre, que se elevó a símbolo de “tienda de accesorios” de los “honestos”… sería admirable que Macri denuncie el genocidio en Siria, Palestina y demás naciones que están siendo intervenidas, intentando bajo presión instalar una democracia procedimental “made in USA”.

Si los ciudadanos o como deseen denominarlos, que han votado, consideran a mediáticos, fabuladores, mentirosos como seres “honestos”, estamos en un camino sin retorno alguno a la ética y al “deber ser”, en los términos de la modernidad.

La “honestidad” es considerada como la virtud consistente en decir la verdad, en austeridad y dignidad, imbuidos de coraje y estoicismo. La “honestidad” se realiza por el cumplimiento de las obligaciones que se encuentran presentes en todas las actividades de la vida humana… tan lejos del hacer y deshacer de estos trepadores de la pirámide de lo falaz, el oportunismo y la mentira, los posverdaderos en clave matrix.

La confianza en las principales instituciones, incluidas las estructuras gubernamentales y de los principales medios de comunicación, ha alcanzado mínimos históricos en países de todo el mundo.

“Cambalache”, el tango argentino de Enrique Santos Discépolo, llega a ser una canción infantil, luego de ver este infecto listado, donde grandes nombres de hombres y mujeres que hicieron la historia, comparten espacio con el “rey de la culocracia”, entre otros, creo que estamos empantanados entre la mediocridad y la ausencia de conocimiento de lo que significa ser “honesto”.

Deviene de “honestidad” ser justo: de aquí la obligación de mantener la unión y sociedad entre los hombres, en tanto no dañar a los demás como servir a los demás, sin esperar nada a cambio. “Honesta” es una persona con la cualidad de mostrarse, tanto en su obrar como en su manera de pensar, como justa, recta e íntegra.

Quien obra con honradez se caracterizará por la rectitud de ánimo, integridad con la cual procede en todo en lo que actúa y opera… se trata de una decisión difícil, pues trae consigo una pérdida o un sacrificio. Ser “honesto” significa, pues, decidir que vamos a conducirnos con rectitud, justicia y honradez frente a los desafíos que nos plantea la realidad; quiere decir que no vamos a mentir, robar, engañar o estafar, cualidades a la que son tan afectos los politicastros y mercenarios de medios fraudulentos que dictan y rigen en el mundo, los que integran esta lista de “honestos”, un paroxismo, delirio del ciudadano que se encuentra tan alejado del significado real y verdadero de las palabras y sus consecuencias, al aplicarlas en acto de manera irresponsable.

Soy un ser, devenido en escéptico y desconfiado, ante la estafa, el fraude, el asesinato y la mentira, como moneda corriente del mundo en que permanezco, un ser acribillado por el milagro del recuerdo de mejores tiempos, donde la dignidad y “honestidad” eran valores reconocidos.

Encuentro dos fuentes afectivas diferentes en el origen del escepticismo y la desconfianza: El escepticismo sería una decepción relativa a la capacidad de las personas autorizadas para explicar los hechos, una reacción contra la omnisciencia y la omnipotencia de la autoridad (padres, dioses, gobernantes, etc.), que la experiencia posterior no confirma. Mientras la desconfianza, una decepción relativa a la disposición para decir la verdad, una reacción contra la confianza depositada en la bondad de la autoridad, presumida y luego confirmada.

Cuando hoy, se glorifica el escepticismo, se afirma una contradictoria creencia en la decepción y una confianza en la desconfianza. Un conflicto de espejos cóncavos y convexos el que resulta casi imposible saber ya quién mira a quién… la decepción relativa a la disposición a vivir en la verdad.

De todos modos, algunos podrán decir que como todo lo humano no es absoluto, la “honestidad” también puede ser un valor subjetivo, en la medida que depende del contexto y los actores involucrados… en la lista de los “honestos”, sin duda hay demasiados desvalores de la modernidad en juego: una crisis del sentido, devenida en la clausura del sentido.

Existirán dos posibles cualidades distintas para esa clausura del sentido: -la falta de necesidad de un sentido y- la necesidad de un sentido que no existe.

A llegado el instante preciso, en que el demonismo cual metáfora de la realidad, acciona como la “mentira de ninguna verdad”, y lo asimilo a los “honestos” de ninguna “honestidad” versátiles a fuerza de “no ser”… el demonismo convierte al nihilismo y el escepticismo en fe de ninguna creencia.

Derrida lo llamaría deconstrucción del sentido. Desde este lugar, la muerte del sentido no conmueve, ni conduele. Ni tampoco el nacimiento esplendoroso de cenotafios y sepelios, en una auténtica primavera de la muerte eterna… cisma de la intrascendencia, sin haber conquistado el hombre ni la cima y la sima.

Para finalizar agregaré que la paradoja por tanto entre “honestidad” y verdad es una cuestión de equilibrio, de prudencia, de política, de elección y, en último término, de libertad, de la cuota de mal que una sociedad puede mantener como signo de una libertad efectiva, que, como tal, será siempre una inversión arriesgada que dará ganancias en cuestiones esenciales, siempre y cuando se dejen de lado los controles aplicados sobre los ciudadanos que conforman la comunidad.

La unidad social no se mantiene y crece por mucha libertad que haya si falta el conocimiento de su verdad, y tampoco por mucho que se proclame si falta la “honestidad” aplicada en cada acto de vida, algo bastante difícil de aplicar en el “régimen de la posverdad”.

01
Ago
17

afros, mitos y otras yerbas

Afrodescendientes derribando mitos

escribe: Susana Andrade, diputada (s)

 

Buscamos contribuir a la deconstrucción de los relatos del racismo estructural e institucional, para resignificar el tema afrodescendiente, afro uruguayo y latino, aspirando a construir un futuro sin exclusiones. Debemos hacerlo para intentar combatir la injusticia social desde sus bases y orígenes. En el Decenio Internacional de las personas afrodescendientes 2015-2024 declarado por Naciones Unidas, el lema Reconocimiento, Justicia y Desarrollo, nos da oportunidades de llenarlo de contenidos reales y de trabajar por el avance en las desventajas sociales de este sector de la población.
El pasado 12 de julio, la Cámara de Representantes aprobó una herramienta legal vinculante como es la Convención Interamericana contra el Racismo, la Discriminación Racial y Formas Conexas de Intolerancia, la cual pasará a sumarse a otros instrumentos de derecho positivo que Uruguay posee en la lucha contra el racismo y la discriminación racial.
Es hora de que la población sienta la equidad.
La tarea propuesta es tan clara como difícil, pues todo conspira para conservar el estado actual hegemónico y dominante de las cosas, en un mundo que no fue pensado para la diversidad sino para la exclusión.
Los ejes principales propuestos para el abordaje académico en principio son:

1- Desterrar el mito de la abolición. Por qué celebrar una abolición que no aportó condiciones de sobrevivencia digna al pueblo que decía liberar, o al menos hacer visible la preocupación por la exclusión feroz que sufrían esclavizados y descendientes.
Nos replanteamos la veracidad de los relatos históricos, revisando y deconstruyendo una historia contada por las clases dominantes, proponiendo dar el debate, como está sucediendo en países vecinos; sobre el rechazo a las celebraciones abolicionistas por considerarlos actos vacíos de contenido real en cuanto a derechos. Meros trámites que no fueron ni por lejos el fin del sometimiento, sino simplemente el principio de otras formas de explotación, pues la esclavización continuó sus estragos, y continúan hasta la actualidad sus consecuencias.
Se termina el sistema de la trata pero no se dan las condiciones para la inclusión de estos sectores. Los países nacen injustos y con habitantes históricamente relegados; los originarios y los procedentes de la diáspora africana. La pregunta es: nos esclavizaron, ¿tenemos que agradecer cuando dejaron de hacerlo?

2- Cultos afro es cultura afro. El punto de partida es que los ritos son parte de toda cultura, también de la africana que llegó esclavizada a nuestros territorios con su forma particular de creer en el mundo no visible. De los barcos negreros nuestros antepasados no bajaron católicos. Nos proponemos rescatar el valor de un culto sagrado propio de un pueblo.

3-Practicar religión étnica afro es generar identidad africana.Reivindicamos la religiosidad de matriz afro como forma de resistencia cultural e identidad, aún cuando sea practicada por fieles no afro-visibles por fenotipo.
La religiosidad africana es religiosidad étnica, o sea propia de una población asociada a un lugar geográfico. Quien desarrolla y es fiel de una religión étnica o sea cultural, pertenezca o no a la misma por procedencia racial, está recreando esa cultura.

4- Practicar religiones afro es factor de discriminación de origen racial independientemente del aspecto físico de sus practicantes. Cuando surgen las instituciones en nuestro territorio, quedan para siempre subalternizadas las poblaciones víctimas de la esclavitud. Padecemos sumatoria de vulneraciones que van más allá de la línea de color, discriminación negativa asociada con especial énfasis a las creencias afro, por su poder de resistencia.

En el Uruguay y en la región existen preconceptos contra los cultos de matriz africana y afro-indígena como la demonización, consecuencia del racismo y la discriminación racial estructural, inserta en la institucionalidad misma de nuestros territorios socio políticos, que abarca a toda la cultura de matriz u origen africano incluida y preponderantemente la religión, sin importar si es gente blanca o negra la que la profesa.

31
Jul
17

Brasil visto por Leonardo boff

La crisis brasileña en el contexto de la nueva guerra fría

escribe: Leonardo Boff

 

El problema fundamental de la crisis brasileña no está solamente en la corrupción, que es endémica y tolerada por las instancias oficiales, ya que se benefician de ella. Si fuesen recuperados los millones y millones de reales que anualmente los grandes bancos y las empresas dejan de entregar al INSS, una reforma de la Seguridad Social se volvería superflua.

El problema es más que Lula, Dilma y Temer. El centro de la cuestión es la disputa en el marco de la nueva guerra fría entre Estados Unidos y China: quien va a controlar la séptima economía mundial y cómo alinearla con la lógica del imperio norteamericano, impidiendo la penetración de China en nuestros países, especialmente en Brasil, pues ella necesita mantener su crecimiento con recursos que nosotros tenemos.
Esta estrategia empezó a ser implementada con Lava Jato, con su juez Sérgio Moro y su entorno de promotores, varios de ellos preparados en Estados Unidos. Prosiguió con el impeachment de la presidenta Dilma vía el parlamento, incorporó sectores del ministerio público, de la policía federal, parte del Supremo Tribunal Federal (SFT) y de los partidos conservadores, claramente neoliberales y ligados al mercado.

Todas estas instancias sirven de fuerzas auxiliares al proyecto mayor del imperio. Con una ventaja: ese sometimiento se encuentra con los propósitos de los herederos de la Casa Grande que jamás tolerarán que alguien de la senzala o hijo de la pobreza, llegue a la presidencia e inaugure políticas sociales de inclusión de las clases subalternas, capaces de poner en jaque sus privilegios. Prefieren estar seguros al lado de Estados Unidos, como socios menores, a aceptar transformaciones del statu quo que les favorece.
Para Estados Unidos, Brasil es un espacio al descubierto en el Atlántico Sur. No puede continuar así, pues según una de las ideas-fuerza del Pentágono, el full spectrum dominance (la dominación de todo el espectro territorial), Brasil debe estar bajo control. De ahí la presencia de la cuarta flota próxima a nuestras aguas territoriales y al pré-sal. La visión imperial y belicista se expresa por las 800 bases militares que tienen por todo el mundo, también varias en América Latina.

China, en contrapartida, sigue otra estrategia. Escogió el camino económico y no el belicista. Por ahí piensa tener oportunidades de triunfar. El gran proyecto de Eurasia, “la ruta de la seda” que envuelve a 56 países con un presupuesto de ayuda al desarrollo de 26 billones de dólares, hace patente su presencia también en Brasil y en América Latina.

En ese juego de titanes, la estrategia norteamericana cuenta en Brasil con fuertes aliados: los que perpetraron el golpe parlamentario, jurídico y mediático contra Dilma están imponiendo un neoliberalismo más radical que en los países centrales. Esto implica liquidar políticamente el liderazgo popular de Lula a través de los distintos procesos promovidos contra él por el juez justiciero Sérgio Moro de Lava Jato. Todos ellos siguen el modelo imperial impuesto. Por eso, Moro se vio obligado a condenar a Lula, aunque sin base jurídica suficiente, como lo han revelado eminentes juristas, del quilate de Dalmo Dalari, Fábio Konder Comparato, y por otra vía, el gran analista político Moniz Bandeira.

En la estrategia del Pentágono está también el propósito de impedir que gobiernos progresistas lleguen al poder con un proyecto de soberanía y refuercen un nuevo sujeto político, venido de abajo, de las periferias, con políticas antisistémicas, pero que implican la inclusión de millones de personas en la sociedad, antes dirigida por élites retrógradas, excluyentes y enemigas de cualquier avance que amenace sus privilegios. Necesitamos tener claridad: partidos con proyectos claramente neoliberales, que ponen todo el valor en el mercado y todos los vicios en el Estado, que debe ser disminuido, como ha mostrado con vigor Jessé Souza, y que frenan hasta con violencia la ascensión de las clases subalternas, son los representantes subalternos de esa estrategia imperial norteamericana y contra China, envolviendo a Brasil en esta trama, que para nosotros, en el fondo, es antipueblo y antinacional.

A nuestras oligarquías no les interesa un proyecto de nación soberana con un gobierno que con políticas sociales disminuya la nefasta desigualdad social (injusticia social) y que aproveche nuestras virtualidades, sea la riqueza ecológica, la creatividad del pueblo y la posición estratégica geopolíticamente. Les basta con ser aliados agregados del imperio norteamericano con el soporte europeo, pues así ven garantizados sus privilegios y salvaguardada la naturaleza de su acumulación absurdamente concentradora y antisocial. De ahí que reelegir a Lula sería la mayor desgracia para el proyecto imperial y los oligopolios nacionales internacionalizados.

Esa es la lucha real que se traba por debajo de las luchas político-partidistas, el combate a la corrupción y el castigo de corruptos y corruptores. Es importante pero no acaba en sí misma. No podemos ser ingenuos. Es importante tener claro que aquella se ordena a la alineación con el imperio norteamericano de espaldas al pueblo, negándole el derecho a construir su propio camino y, junto con otros, dar un contenido menos malvado a la planetización, imponiendo límites al Gran Capital a escala mundial.

Leonardo Boff es articulista del JB online, filósofo, teólogo y escritor.



agosto 2017
D L M X J V S
« Jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031