27
Feb
16

sendic

Una derecha enferma de rencor e intolerancia

 

escribe: Hugo Acevedo, Analista

La orquestada campaña de desprestigio contra el vicepresidente Raúl Sendic desnuda el rostro más grotesco de una oposición sin rumbo, propuestas ni voluntad de trabajo, que sólo se limita a denostar, en una suerte de guerra sucia que nos retrotrae a los tiempos más oscuros de nuestro pasado reciente.

A los improperios y acusaciones inferidos por la actuación de Sendic al frente de Ancap, ahora se suma una burda maniobra iniciada por la prensa amarillista obsecuente con la derecha.

Ante la revelación del diario El Observador en el sentido que el vicepresidente de la República no ostenta el título de licenciado, se inició una nueva ofensiva promovida por representantes del bloque conservador, cuyo único propósito es enlodar.

Cuesta creer que se rasguen las vestiduras por un tema menor, cuando los blancos y los colorados fueron los responsables de la peor crisis económica y social de nuestra historia contemporánea.

Sin embargo, demostrando su grandeza y madurez política, el Frente Amplio jamás le pasó factura por haber hundido a nuestro país en un auténtico estado de emergencia.

Muy por el contrario y pese a haber ganado tres elecciones consecutivas por demolición, el FA fue generoso al otorgar cargos en los entes y servicios estatales a miembros de la oposición.

Los que deberíamos sentirnos agraviados somos todos los uruguayos que padecimos los paupérrimos gobiernos blanqui-colorados.

Todos sabemos que para ejercer la actividad política jamás se requirió ser profesional ni haber cursado estudios superiores, pese a que actualmente se suele exigir el bachillerato terminado incluso para atender una tienda de ropa.

Esa demanda ciertamente no se justifica, si se considera que -en la mayoría de los casos- las retribuciones que abona el comercio establecido son irrisorias.

Empero, el Partido Colorado debería saber que para gobernar no se requiere título. En efecto, el propio José Batlle y Ordóñez -que no era profesional universitario- ejerció en dos oportunidades la primera magistratura con singular brillantez al punto de erigirse en una de las personalidades señeras de la historia política uruguaya.

Ni que hablar del también ex presidente Tomás Berreta -un emblemático caudillo batllista- quien no concurrió ni siquiera a la escuela y aprendió a leer y escribir con su madre en el ámbito doméstico.

Tampoco era profesional universitario Wilson Ferreira Aldunate, el último líder del Partido Nacional, cuyo ideario fue -por supuesto- sepultado por su colectividad.

Sería redundante referirnos a las explicaciones brindadas por el propio Sendic en respuesta a las acusaciones recibidas, que son de público conocimiento.

Lo concreto es que el actual vicepresidente de la República es una de las presas a las que apunta esta virulenta derecha, porque es un potencial presidenciable para 2019.

Vergüenza ajena es ocupar escaños parlamentarios, cobrar suculentos sueldos, usufructuar prebendas y dedicarse únicamente a hostigar al gobierno, sin proponer ni aportar absolutamente nada.

Vergüenza ajena es aceptar cargos en las empresas públicas y limitarse a “hacer la plancha”, omitiendo el adecuado cumplimiento del rol de contralor que debería ejercer la oposición.

Vergüenza ajena es haber pulverizado al país en 2002 y no tener la grandeza de pedir disculpas a las víctimas de tal desatino e ineptitud en el ejercicio del gobierno.

Anuncios

0 Responses to “sendic”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


febrero 2016
D L M X J V S
« Dic   Mar »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
2829  

A %d blogueros les gusta esto: