Archive Page 2

10
Jul
18

uruguay celeste …

Siempre está; la lucha social de las clases …

Quién es quién detrás del sol

Imposible para almas mínimamente sensibles al fútbol no contagiarse de la denominada “fiebre mundialista” o “fiebre celeste”. Sin embargo, el ver en las calles y pantallas cientos de ciudadanos festejando envueltos en la bandera uruguaya nos obligó a preguntarnos: ¿se desdibujan los auto-convocados y Un Solo Uruguay en el intento de apropiación de los símbolos nacionales?

El concepto de patria, patriota, lo nacional, lo oriental -ya habíamos comentado en artículos anteriores- está en pleito desde que la izquierda ha ido ganando en el terreno cultural, en lo semiótico, ha ido ganando a la superestructura, a la ideología, al pensamiento, a las nociones que las clases dominantes habían impuesto en Uruguay.

Para los sectores más retrógrados, incluso, lo foráneo no sólo se asociaba en los lejanos 60 a las definiciones político partidarias, sino a “las nuevas modas” que traían el rock en contra de la música folclórica, las modas en el vestir que fundamentalmente hacían al poco ropaje femenino, etc.

‘La patria compañero’, de Numa Moraes, el estudio en profundidad del Reglamento Provisorio para la Seguridad de la Campaña y la Reforma Agraria del equipo de historiadores de Lucía Sala de Touron y otros autores, la Historia de los Orientales de Carlos Machado, fueron construyendo un discurso alternativo al oficial, que durante años construyó un Artigas inocuo y a destiempo -o mejor dicho destierro- de la nueva nación fundada primero y fundida después por los partidos tradicionales.

Las misiones pedagógicas del maestro Julio Castro, las movilizaciones de los trabajadores del arroz, de la caña de azúcar, de la remolacha, fueron desnudando un Uruguay que no sólo era ese Montevideo con arquitectura de estilo francés que amortizaba sus conflictos en los resortes sociales heredados del batllismo.

Para colmo de la intelectualidad reaccionaria, surgiría la pluma de Benedetti con su El país de la cola de paja; Montevideo no era solamente la capital de una mansa aldea donde pastaban vacunos en sus suaves y onduladas llanuras y se vivía en la euforia del triunfo en Maracaná. Paco Espínola, Onetti, Rosencof, el ya mencionado y una larga lista de nuevos cuentistas y narradores describían una ciudad en la que convivían sectores excluidos y que perfectamente entraban con su brutal pobreza en el puzle de miseria que luego narraría Galeano en sus Venas abiertas. El Uruguay de los años locos, de la ciudad luz, del Maracanazo, ocultaba aquel otro Uruguay que, al decir del Zita, tenía más que ver con la América mestiza y morena.

La orientalidad al palo

La dictadura cívico militar fue el marco propicio para que emergieran con fuerza los valores más retrógrados y nacionalistas. Hasta el gobierno de Carter en Estados Unidos, el enemigo en todos los planos eran los rusos, pero la nueva política de vigilancia de los derechos humanos, que duró un suspiro en la Casa Blanca, habilitó un discurso que se ponía en una línea del medio entre rusos y americanos.

La batalla cultural estaba librada y, con el mango de la sartén en la mano, estaban todos los medios a su alcance. En 1974 construyen el mausoleo para los restos del prócer.

1975 fue el año de la orientalidad; los que habían dado el golpe emitiendo por las radios la milonga ‘A Don José’ en voz de Los Olimareños, desataban ahora una profusa campaña publicitaria e ideológica; reivindicaba los símbolos nacionales por encima de las banderas partidarias, a las cuales desterraba del universo imaginario y hacia una convocatoria a un esfuerzo nacionalista: “Póngale el hombro al Uruguay”, “El Uruguay somos todos”.

Luego, Dinarp mediante, a instancias del 150º aniversario de la Declaratoria de la Independencia, se llevaron cientos de actos oficiales y se inundó la pantalla de escolares y militares; todos los uniformados, desfilando, tan solitos ellos, en varias festividades.

Siguiendo el ejemplo de Joseph Goebbels, jefe del Ministerio del Reich para la Ilustración Pública y Propaganda, construyeron e inauguraron obras de gran tamaño. La Plaza de la Nacionalidad Oriental inaugurada en 1978, hoy Plaza de la Democracia, hizo flamear un pabellón nacional de enormes proporciones en un mástil digno en tamaño de tal bandera.

Apenas dos años después, viendo los resultados simbólicos que había logrado el Mundial Argentina 1978, se vino el Mundialito, Copa de Oro de Campeones Mundiales, cuyo jingle perdura hasta nuestros días:

Uruguay, te queremos / Te queremos ver campeón / Porque en esta tierra libre / Un pueblo con corazón / Uruguay, te queremos / Te queremos ver campeón / Porque en este campeonato / Uruguay sos ganador.

Si por estos lares había libertad, sólo sería Lamarque.

Mientras el nuevo pabellón ondeaba con su sol con sonrisa de Mona Lisa en el cruce de las dos avenidas montevideanas, otros pabellones patrios en otras tierras reclamaban por el fin de la dictadura y la liberación de los presos políticos, al tiempo que denunciaban las barbaridades del régimen.

Aquel también fue un año de “fiebre celeste”, y con mayor vigencia que nunca, la famosa frase popular: cueste al que le cueste.

Cual retazos

A pesar de los esfuerzos y con la fuerza de las armas y del poder coercitivo del Estado a su favor, las clases dominantes no pudieron más que generar retazos de esa orientalidad.

Los nuevos apóstoles del neoliberalismo de la Casa Blanca se reunían en Santa Fe para dar marcha atrás con la Estrategia de la Seguridad Nacional, terminar con la receta de los cuartelazos e instaurar la Teoría de los Conflictos de Baja Intensidad.

En buen romance, le venían soltando la mano a los gobiernos militares.

La huelga general contra el golpe, la resistencia en la clandestinidad y las campañas en el exilio, entre otros de la colcha de retazos, mantuvo la brasa encendida que permitía avizorar salir de este gobierno de facto, por más oriental y tierra de libertad que se intentara jactar de tener.

Los nuevos nacionalismos

Si las nueve franjas y el sol se impusieron a la federal y tricolor artiguista para convertirse en un paraguas que cobija distintas creencias filosóficas, religiosas y políticas y condiciones de clase, las enseñanzas de apropiarse de los símbolos nacionales de Gene Sharp, el saboteador número uno de las reglas de juego republicanas, están destinadas al fracaso.

El Partido Nacional, con su bagaje de sectores católicos, su estandarte blanco y celeste como los colores mayoritarios del pabellón nacional, su vínculo con los sectores del medio rural, sobre todo patricios y hacendados que reproducen valores culturales, acá y en otras partes del mundo, está destinado a ser el pendón de la síntesis de viejos y nuevos nacionalismos.

Comprendiendo esto, no es raro que sus líderes admiraran al generalísimo Franco y hoy aplaudan a Trump o a cuanto rebrote nacionalista surja en América Latina y Europa.

Desde siempre, a pesar de que creen que su sola denominación es patente de corso de la representación nacional, los nuevos sectores movilizados o que e intentan alguna genialidad los corren por derecha, tratando de imponer, al igual que en aquel año de la orientalidad, la imagen de la bandera uruguaya, que está por encima, inmaculada, de las banderas partidarias.

De hecho, vuelven a aquel discurso de Juan María Bordaberry: una nación que sólo puede avanzar sin el lastre de partidos políticos y movimiento sindical.

Rafael Cotelo, entonces, comentarista deportivo en el Mundial, por Canal 10, en su entusiasmado discurso por el triunfo de Uruguay contra Portugal, se equivoca cuando dice que bajo esas banderas uruguayas no hay ni banderas políticas ni clases sociales. La pasión futbolera pasará, ojalá con algún triunfo digno para nosotros, pero pasado el Mundial, la globa volverá al medio de la cancha y el partido de fondo, el de la lucha de clases, seguirá.

nota; Caras y Caretas.
Anuncios
09
Jul
18

uruguay en el mundo

La gran estafa

 

escribe: Eduardo Sanguinetti, Filósofo Ultima actualización Jun 30, 2018


En un rapto de sinceramiento comento que intento asimilar la emoción y sensibilidad a la expresión inmediata, “hablada” de esa emoción y sensibilidad… de todos modos, un tanto decepcionado por una resistencia, que habiendo prometido la revolución, terminó en apenas una fingida democracia críptica.

Este fraude, hace me asimile a una desobediencia permanente a “La Gran Estafa”, que jamás abandonaré, al menos hasta que se produzca el milagro del tan ansiado giro de 180º… de las revueltas indispensables para lograr arribar a esa “Gran Mañana”, que en mi sarcasmo vitriólico y con sonrisa sincera manifiesto: ya no aguardo nada de este sistema infecto… o creen que el Mundial de fútbol, entre otros engaños, no es una simulación de un simulacro total y absoluto… una puesta en escena torpe y rudimentaria, al servicio de la farsa y la mentira, del anestesiamiento de los pueblos, que asimilados a un ‘nacionalismo provisorio’ olvidan sus penas y ausencias.

No ignoremos que podemos ser emigrantes o inmigrantes ‘in situ’, ser, en razón de la pobreza, exiliados en nuestros propios países. Pero no olvidemos tampoco que las exclusiones oficiales poseen virtudes insondables, como las cloacas, convencen a los que no son afectados por ellas que son incluidos. Legitimidad ficticia a la cual se aferran los que creen “pertenecer” a “La Gran Estafa”.

Sabemos que hay “marginados” y “excluidos” cerca, lo vivimos y experimentamos nosotros mismos, humillados, rechazados por la denominada opinión pública, que no es ni más ni menos, que la opinión de los bocones de medios, pagados con dinero del Estado, en manos de ricachones groseros y sus bandas asesinas.

De estas comunidades presentadas como modelos por la enseñanza proporcionada por ella, los educandos conocen los secretos, no los del poder, sino de sus resultados. Los desórdenes y carencias de su cotidianeidad, ¿no les permite descubrir inconscientemente las catástrofes irreversibles que preceden del derrumbe?

Como corolario se los arroja al borde del camino, empantanados con ellos un número creciente de seres excluidos, de todas las razas y regiones.

Un camino que no se sabe a ciencia cierta a donde conduce… los que podrían saberlo, los constructores de esta nueva civilización, que se ha instalado en el mundo, tampoco los transitan… ellos, los genocidas de la vida-naturaleza-arte, residen y transitan por otros paisajes, ese camino no forma parte ya, ni de sus recuerdos, forma parte de amnesia y olvido.

Y si a pesar de todo se elige vivir (o sobrevivir), se detesta la cobardía cotidiana, clavándola en un papel como un insecto, al menos nos alejamos del conformismo, modo de vida de pueblos condenados a la esclavitud: “La Gran Estafa”, donde reina el destripe, pues es peligroso dar prueba de amor o de dignidad y valor.

Por el contrario, para salvar la piel en este milenio de las grandes muertes, hay que mentir, reptar, robar, engañar y si es necesario asesinar… un solo mandamiento rige la vida de millones de seres: “ser cobardes”.

Estar inspirado no modifica la proa de mi escritura, simplemente exhibo otros aspectos de “La Gran Estafa”, como la niñez sometida al rigor de las denominadas “buenas costumbres”, arrastrada sobre el barro del porvenir pintado a mano, por adultos amancebados, que imprimen en la existencia de estos niños el signo de la “bajeza” y la “inflexión”, en la que se mueven afanosamente las multitudes.

Sin dudas soy irrecuperable para la burguesía, ya sea esta de derecha o de izquierda… qué más da, sólo marcas registradas que arrojan olores fétidos de conformismos y conveniencias, de todo lo que sea conservar, incluso la literatura anarquizante, una de las coqueterías de la comunidad burguesa capitalista. A tal punto que existe, moda mediante, un conformismo del anticonformismo: muy deprimente, pues devienen efectos canallas de este sistema prescrito, de métodos taciturnos, criminales y mortíferos.

No olvidemos que se deja morir a millones de indigentes, a quienes se le atribuyen la responsabilidad de sus muertes… multitudes discretas de desempleados que supuestamente deberían tener trabajo o esforzarse hasta el deliro para conseguirlo, a los que se les ordena buscarlo aun cuando es de conocimiento de los que no cerramos los ojos, que las fuentes se han agotado.

Las listas de los exiliados de la vida, es una lista de “réprobos” para la “porquería universal”, me refiero al sistema que reina y mata en el planeta.

Estos “réprobos” son una carga para el poder neoliberal, que los encierra en el rol de ese “otro”, siempre maltratado con el menor gasto posible, pero que en ciertos pasajes-instantes, sorprenden cuando reclaman, resisten, reaccionan e incluso accionan o luchan por sus vidas-sobrevidas… atentan contra la estética del mundillo travestido de quienes reinan, ¿cómo se permiten rebelarse al “orden establecido” por los canallas?

Y tras la vacua retórica de ridículos gobernantes, la máscara desgastada del relato y los relatos fabulados, dejan ´paso al ‘metalenguaje’, cual pliegue de espectáculo y ensimismamiento, que se despliega en nombre de la posverdad y el fraude, en fin “La Gran Estafa”… un doble pliegue de pistas falsas que gana su eficacia persuasiva más allá de la retórica y la dialéctica… la mística y el misterio del metalenguaje, es la expresión de este milenio de las Grandes Muertes en el Laberinto, en la fragmentación del Hades, el infierno de la fragmentación, de la incertidumbre ante la multiplicidad de encrucijadas y la exigencia de una irreversible elección, bajo presión.

Como el enigma del oráculo, el metalenguaje colapsa aquello que sugiere, disuelve lo que toca, no responde a la razón y la mesura, sino a la locura y la agonía, en este milenio de “La Gran Estafa”, donde la verdad se disuelve en el pantano de lo falaz, la libertad es sólo un recuerdo escindido y el hombre se ha mutado en objeto del destino, mientras el destino se transformó en sujeto.

Hoy se puede percibir la amplitud de la expansión de los espectros corporacionistas, debida en gran medida a las prodigiosas tramas de redes de comunicación, al Big Tech, que asegura transacciones instantáneas de todo tipo, en el control de la amancebada humanidad… aboliendo la distancia y el tiempo, en beneficio de “La Gran Estafa”.

En una desmultiplicación vertiginosa de la cantidad de valores en todas direcciones que pueden abarcar, dominar, triplicar, sin preocuparse por las leyes y los límites, que en un contexto de poder absoluto, pueden manipularlo a su antojo.

Siempre podemos negar lo que está vivo, bastaría esperar algunos siglos para que la razón nos asista a quienes resistimos permanecer en “La Gran Estafa”, a quienes emitimos nuestro grito libertario, cual melodía esperanzadora, para quienes saben que lo peor no ha ocurrido… volver al origen, respuesta a tantos interrogantes, de saber que lo esencial no ha sido cristalizado, no ha sido expresado.

07
Jul
18

lula … opina

El encuentro entre dos vergüenzas políticas, Temer y Pence

escribe: Luiz Inácio Lula de Silva
(Traducido del portugués para Rebelión por Alfredo Iglesias Diéguez)

El gobierno de Trump ya no nos sorprende con sus medidas autoritarias y desafortunadas, ni por las rectificaciones que se ve obligado a hacer a consecuencia del clamor de las protestas.

Del mismo modo, tampoco nos sorprende el grado de servilismo al que se prestan las autoridades que ocuparon el poder en Brasilia intentando subsistir los pocos meses que les quedan.

El encuentro estos días pasados de esas dos vergüenzas políticas produjo un espectáculo grotesco en los dos países: en Estados Unidos la conmoción de las imágenes y grabaciones de niños migrantes llorando al ser separados de sus madres; en Brasilia un vicepresidente estadounidense procedente de la extrema derecha llama la atención al actual ocupante de la silla presidencial brasileña en términos inaceptables: “cuiden a sus niños”, “es el momento de hacer más”.

Durante los ocho años en que fui presidente de la República procuré llevarme bien con los dos compañeros estadounidenses: seis años con un miembro del Partido Republicano, George Bush y otros dos con el sucesor electo del Partido Demócrata, Barack Obama.

Sin diferencias, la actitud de Brasil se guió en todo momento por los principios de la diplomacia activa y altiva, como le gusta repetir a Celso Amorim. Nunca empleé una retórica agresiva contra Estados Unidos y manifesté y reiteré nuestro interés en desarrollar con ese país las mejores relaciones económicas, políticas y culturales posibles. No obstante, nunca renunciamos a ser tratados como iguales, principio fundamental de la democracia y de la relación entre países soberanos.

Durante nuestros gobiernos no habría tenido lugar de ninguna manera la grosería de ese vicepresidente estadounidense en el mismo Palacio de Planalto donde en tiempos recientes se oían fuerte las voces de los movimientos populares, de los líderes sindicales, de las conferencias democráticas que convocamos, de los recogedores informales de material reciclable o de los leprosos.

Hay que recordar, ante los semblantes acobardados de quienes ocupan sus puestos a raíz del golpe del impeachment, que las órdenes de ese “sub” enviado por Trump hasta incluían reglas para que la diplomacia brasileña tuviese en cuenta en relación con nuestra vecina Venezuela.

La indignación ante ese espectáculo vergonzoso no puede alejarme, sin embargo, del objetivo principal de este mensaje: solidarizarme con la ola mundial de protestas contra ese nuevo ataque frontal contra la Declaración Universal de Derechos Humanos que promueve el líder estadounidense y fortalecerla.

La actitud valiente de una jueza de California acaba de obstaculizar la saña de Trump mientras se multiplican otros recursos por Estados Unidos gracias a la adhesión de once estados a la iniciativa del poder judicial en Seattle de acabar de inmediato con las atrocidades encubiertas bajo el lema “Tolerancia Cero”.

Mientras numerosas organizaciones y defensores de los derechos humanos de varios países, distintas misiones diplomáticas destinadas en organismos multilaterales y diferentes órganos respetables de prensa condenan el gesto de Trump, Temer se ofrece a escondidas a pagar los pasajes de vuelta de los brasileños que sufran las consecuencias de esas políticas migratorias.

La cárcel no puede callarme. Mi país y mi pueblo no merecen esta humillación y no pueden tolerar estas cosas. Por cierto, la decisión que tomó la valiente jueza Dana Sabraw resolvía una demanda que partía de dos niños, uno de Congo y otro de Brasil.

Atended bien: un pequeño pedazo de Brasil que vive en Estados Unidos, a través de una organización llamada Unión de las Libertades Civiles, consiguió defender el interés de nuestro pueblo en el mismo momento en que las autoridades brasileñas se arrodillaban. Un pequeño pedazo de África que también vive por allá, que a su vez extiende las manos hacia Brasil, uniendo los dos lados de Atlántico como si fuéramos un sólo pueblo.

El Procurador de Seattle que propuso la iniciativa considera la decisión de Trump “deshonesta, cruel e inconstitucional”. Me imagino que la palabra deshonesta la usa para referirse al uso fraudulento de ese mismo nombre en la famosa operación de Seguridad Pública desarrollada en Nueva York hace unos años. Considero que la Constitución estadounidense está siendo desoída de hecho, por lo menos en aquellos asuntos que deberían garantizar las llamadas reglas procesales. Tengo la seguridad de que la palabra cruel es una cita directa de los tratados internacionales de derechos humanos que prohíben la tortura y toda forma de pena o tratamiento cruel, inhumano y degradante.

Tanto la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño como la referida a los trabajadores migrantes y sus familias condenan expresamente actitudes como las de Trump. Numerosos tratados de derecho internacional van en esa misma dirección, así como sentencias judiciales de todos los países civilizados.

Quiero terminar con unas palabras de optimismo frente al nuevo revés sufrido por Trump, elegido con menos votos que su adversaria. Su renuncia nos remite a uno de esos vuelcos espectaculares que se producen en las copas del mundo, como en esta que se está desarrollando ahora en Rusia.

La fuerza de esa foto montada para la portada de una revista estadounidense con un gigantesco Trump que mira por encima a un niño migrante llorando nos trae nuevos retos y nuevas tareas. Obliga a reafirmar el compromiso de todos con la defensa de los derechos humanos, en especial de los niños y de los trabajadores migrantes y sus familias.

La mirada del líder empresarial que preside la mayor potencia militar de la historia es una mezcla de ironía, insensibilidad y cinismo. La mirada del niño carga el dolor y la emoción de todas las naciones latinoamericanas exigiendo el derecho de ser tratados como iguales.

¿Quién vencerá esa batalla?

Depende de nuestra capacidad y de nuestra decisión. De perseverar, resistir y enfrentar todas las injusticias y prejuicios sin perder nunca la esperanza en la recuperación de la verdad y de la libertad, como nos enseñaron héroes como Luther King y Nelson Mandela. El primero, al cumplirse ahora 50 años de su muerte trágica. El africano, a pocas semanas de celebrarse los 100 años de nacimiento.

La verdad vencerá.

06
Jul
18

noticias de uruguay …

Uruguay en el mundo actual

escribe: Alberto Couriel / analista



Vivimos el mundo actual donde las grandes empresas transnacionales tienen un gran poder, participan en el 75% del comercio internacional y lideran el proceso productivo de cadenas de valor entre distintos países. Por ello, el 60% del comercio exterior son de rubros considerados insumos. Las más importantes de estas empresas tienen su sede en EEUU.

Vivimos una etapa del capitalismo en la que lo financiero predomina sobre lo productivo y lo social. Los grandes bancos, especialmente los de EEUU, tienen gran influencia sobre las orientaciones de la política económica. Organismos internacionales como el FMI priorizan los objetivos financieros en sus recetas, como hemos constatado en los últimos años en la Unión Europea y especialmente en las exigencia a los gobiernos de Grecia, con los conocidos resultados. La potencia de lo financiero y el mantenimiento del dólar como moneda de reserva le otorgan fuerza a EEUU.

Vivimos un mundo donde EEUU tiene hegemonía militar y un fuerte poder comunicacional lo que le otorga poder político. En lo económico, además de su fuerza financiera los EEUU lideran los procesos de cambios tecnológicos, de innovaciones y por lo tanto, de incorporación de nuevos conocimientos.

En el plano comercial ya no lideran los EEUU, sino que el principal exportador de bienes y de productos manufactureros corresponde a China. EEUU durante el gobierno de Obama intentó diversos acuerdos comerciales para enfrentar el predominio de China y para otorgarle ventajas a sus grandes empresas transnacionales. La presidencia de Trump ha generado cambios profundos en esta materia, retirándose del acuerdo Transpacífico y de las negociaciones con la Unión Europea. Por otro lado, con la proclama de EEUU primero, y la imposición de nuevos aranceles para proteger su producción nacional, se ha iniciado un proceso de una especie de guerra comercial que es muy difícil prever sus resultados y consecuencias, tanto para el mundo desarrollado como para los países de la periferia. En esencia estamos viviendo una fuerte competencia entre EE UU y China.

En el plano político se observa un gran descontento social, fruto del pronunciado incremento de las desigualdades de ingresos en las últimas décadas en el mundo desarrollado, lo que genera una gran desconfianza de la política y hacia los políticos. Esto ha dado lugar a avances muy significativos de la derecha política que se expresan en el propio triunfo de Trump, en el Brexit y en avances relevantes de la derecha en Polonia, Hungría, Austria, Holanda, Italia y Francia.

Estos cambios políticos se expresan también en América Latina, donde la presencia de la derecha en Brasil constituye el cambio más significativo por su influencia sobre la región. Ha ganado la derecha en Argentina, Chile, Colombia, Perú, y se ha corrido a la derecha el actual gobierno de Ecuador. Esto significa cambios económicos trascendentes en perjuicio de las grandes mayorías sociales, con importantes aumentos de la pobreza y el desempleo como está ocurriendo especialmente en Brasil y Argentina.

Estos gobiernos de derecha generan cambios en la política internacional con mayores acercamientos hacia EEUU, pese a las definiciones y sobre todo declaraciones del presidente Trump. Vivimos una etapa de avances importantes de la derecha internacional y regional con repercusiones en los gobiernos de izquierda.

Con estos avances de la derecha se mantienen con gobiernos de izquierda democrática Uruguay y Bolivia. Nicaragua no puede considerarse un gobierno de izquierda, a la luz de la represión violenta con más de 200 muertos, especialmente de jóvenes estudiantes. La caída de la calidad de la democracia en Venezuela y la forma de encarar la profundidad de su crisis económica, social y política, nos limita para su consideración como gobierno de izquierda. En el caso de México, López Obrador al ganar la elección declaró la prioridad de los pobres y los olvidados, pero considero muy difícil atenderlos con sus propuestas de autonomía del Banco Central que se preocupa exclusivamente de la estabilidad económica y bajando el gasto público y sin aumentar impuestos, en un país donde la presión tributaria es de las más bajas de la región.

En Uruguay, el gobierno del Frente Amplio es de izquierda y es democrático. Pese a un fuerte descontento de la sociedad se mantiene primero en las encuestas, pensando en las elecciones de 2019. Surge una serie de interrogantes para el futuro, especialmente en la temática económica. Los objetivos de la política económica, ¿deben priorizar la atención de los problemas del empleo o atender las exigencias de los organismos financieros internacionales y las calificadoras de riesgo, para los que lo prioritario es garantizar el pago de los servicios de la deuda, el mantenimiento del grado inversor y por lo tanto, el déficit fiscal y luego atender la inflación? Para esta segunda opción la buena imagen internacional y las exoneraciones fiscales atraerían la inversión suficiente para el crecimiento y el empleo. Pero como analizamos en la nota de la semana pasada, el crecimiento no es condición suficiente para la atención de los problemas del empleo. Su contenido y la acción del Estado son vitales para su resolución.

Priorizar la atención del empleo no significa descuidar equilibrios financieros importantes. Otra interrogante es si el país debe exportar solamente productos primarios, con bajo valor agregado o si tiene que intentar avanzar, incluidos con acuerdos comerciales, con exportaciones de mayor valor agregado y participar en cadenas de valor regionales en las que se exporten bienes y servicios de alta y media tecnología. ¿Se considera necesaria la implementación de una estrategia de desarrollo o solamente es necesario atender los objetivos específicos de la macroeconomía de corto plazo?

La evolución económica del 2018 y 2019 serán muy relevantes para las definiciones de las próximas elecciones. Pese al proceso de derechización regional, vale la pena preguntarse la relevancia de la integración económica regional versus acuerdos comerciales con el mundo desarrollado, que profundizan las relaciones centro-periferia porque solo nos permiten exportar productos primarios. En la actualidad a la región le vendemos productos manufactureros y al mundo productos primarios.

Para cerrar esta nota, ¿debe primar la política sobre la economía o debe primar la economía, o sea la libertad de mercados junto a la iniciativa privada?

05
Jul
18

México y López obrador …

Oxígeno para la izquierda latinoamericana

escribe: Manuel Cabieses D / Rebelión

La clamorosa victoria de Manuel López Obrador en México, el primer triunfo de un candidato de izquierda en la historia de ese país, constituye el inicio de un nuevo ciclo en la lucha social y política de América Latina. Los más de 20 millones de López Obrador el 1 de julio estuvieron precedidos por los 8 millones de votos de Gustavo Petro en las elecciones del 17 de junio en Colombia. Un segundo lugar también histórico que entrega a la Izquierda colombiana la responsabilidad de impedir las intenciones belicistas contra Venezuela del Gobierno oligárquico Duque-Uribe y de preparar la definitiva victoria popular en cuatro años más.
Es simbólico que el triunfo de López Obrador se produzca a pocas horas de la gira de Mike Pence, vicepresidente de EE.UU., por Brasil, Ecuador y Guatemala, comprando voluntades para un cuadrillazo contra Venezuela.

López Obrador ha sido claro en señalar que México retornará a su tradicional y respetada política internacional de no intervención en los asuntos internos de otros países y de respeto a la soberanía de los Estados. Esa definición constituye por si misma una valiosa defensa de naciones que hoy se ven acosados por el imperialismo como Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua.

La política internacional del presidente López Obrador debilitará de modo irremediable al Grupo de Lima que pastorea EE.UU. Los elecciones en Colombia y México, el insignificante apoyo a Temer en Brasil y el deterioro del Gobierno de Macri en Argentina, obligará a los miembros del Grupo de Lima –entre ellos Chile- a repensar su actual obediente beligerancia contra Venezuela.

Por supuesto, esto hace del actual periodo –hasta la toma del poder por López Obrador el 1 de diciembre y las elecciones de octubre en Brasil- el tramo más peligroso para Venezuela. Es ahora cuando se debe incrementar la solidaridad con la patria de Bolívar para mantener a raya la agresividad imperial.

Tanto López Obrador, admirador de Salvador Allende, como el exguerrillero colombiano Gustavo Petro, admirador de Hugo Chávez, son líderes de una Izquierda moderada y prudente. No podría ser de otra manera dada la experiencia histórica contemporánea. Sin embargo eso no quita un adarme a la impresionante acumulación de fuerzas sociales y políticas alcanzada en Colombia y México. Millones de voluntades respaldan ambos proyectos. Su eje rector es la lucha contra la corrupción, el narcotráfico y el crimen organizado que se han adueñado de ambos países. Se trata de derribar barreras oligárquicas y mafiosas para asegurar el paso a conquistas de justicia social permanentes.

La tarea que tendrá el Gobierno de López Obrador para desmontar el aparataje mafioso del poder y enfrentar las provocaciones del gobierno de Trump, obligan al pueblo mexicano a protagonizar una nueva revolución.

Los acontecimientos políticos de Colombia y México inyectarán oxígeno y sentido de responsabilidad histórica a la diezmada izquierda latinoamericana.

En el caso de Chile, sus lecciones ayudarán a levantar una alternativa social y política que represente a la mayoría del pueblo. Las experiencias del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en México y del Movimiento Progresistas en Colombia, señalan que se debe rescatar el quehacer político del reducido ámbito del Parlamento para llevarlo a las casas, los barrios y poblaciones del país. Los bloques sociales y políticos que se formaron en México y Colombia en 2011 exigieron tiempo y paciencia para levantar liderazgos nacionales basados en intachables honestidad y consecuencia. Es lo que necesitan países como Chile en que la política y los partidos, los poderes institucionales, las fuerzas armadas y policiales, y la empresa privada, se encuentran carcomidas por la corrupción y el abuso contra las mayorías.

02
Jul
18

López obrador …

VIVA MÉXICO !!

Arrollador triunfo de López Obrador en México

El partido de AMLO, ganó en casi todos los estados.

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) obtuvo un arrollador triunfo en las elecciones mexicanas de este domingo consagrando así la llegada de la izquierda al gobierno de ese país.

AMLO obtuvo el triunfo en casi todos los estados y es tal la magnitud de su victoria que todos sus adversarios ya reconocieron su victoria.

Tras el cierre de los circuitos, se dieron a conocer los primeros resultados preliminares de gobernadores los cuales arrojaron que el partido Morena lidera en los estados mexicanos de Chiapas, Jalisco, Puebla, Guanajuato, Tabasco, Yucatán, Veracruz, Morelos, y Ciudad de México en la jefa de Gobierno.

29
Jun
18

uruguay y el golpe de Bordaberry junto a los fascistas …

NO OLVIDAR NUNCA !! EN URUGUAY HUBO UN GOLPE FASCISTA, APOYADO POR LO MÁS RANCIO DE LOS PARTIDOS BLANCO Y COLORADO, POR ANDEBU (GREMIAL DE DUEÑOS DE MEDIOS DE PRENSA, TV Y RADIO) DE ENTONCES, LA ARU Y OTRAS GREMIALES DERECHISTAS DEL PAÍS.

A 45 años de una epopeya

La madrugada del 27 de junio de 2018, la “bestia militar” se alzó en armas contra la República, pero no se alzaron solos, muchos civiles dieron su visto bueno y apoyo, a estos militares que asesinaron por la espalda la democracia, aunque dichos preparativos no habían comenzado el día anterior, ni mucho menos.

La crisis económica ya daba síntomas de enlentecimiento en 1955 y con el triunfo del Partido Nacional en noviembre del 58, la crisis económica se profundizará más rápidamente. Con la Reforma Cambiaria y Monetaria de Juan E. Azzini en 1959 y la Carta de Intención firmada con el FMI en 1960, se agudizaron más los problemas en Uruguay, con más prebendas para el capital y el apretarse el cinturón para la clase trabajadora.

Los años siguientes, toda la década del 60 y un poco más, serán de inflación de 2 y 3 dígitos, con mayorías parlamentarias para que los más desposeídos fueran los más perjudicados por las políticas “rosadas”. Época de grandes movilizaciones obreras y estudiantiles, las huelgas en la lucha por el salario, estaban a la orden del día, pero también fue épocas de la creación de la Convención Nacional de Trabajadores y es precisamente la CNT la que en sus congresos ordinarios de 1969 y 1971, ratificará una resolución de responder ante un golpe militar con un paro general con ocupación de los lugares de trabajo; esto salió por una votación unánime en ambos congresos.

La derecha fascista, con sus escuadrones de la muerte, estaban a la orden del día. Las muertes de militantes políticos, sociales y/o sindicales fueron muchas, en especial luego del asesinato de Arbelio Ramírez, de Líber Arce, Susana Pintos, Hugo de los Santos, Arturo Recarde, Olivio Raúl Píriz -bebe de cinco meses que fue quemado vivo durante un atentado a un local del Partido Comunista-, Heber Nieto, Julio Spósito, los ocho de la Veinte.Todos los nombrados fueron asesinados, desarmados y los atentados contra la casa de militantes y locales se pueden contar por decenas. Este era el ambiente en los años anteriores al golpe. La derecha se preparaba. Los obreros, los trabajadores, los estudiantes y el pueblo en general se organizaban para resistir. Muchas cosas se dicen del por qué resistir en forma pacífica, sin armas como si los militares fueran a respetar eso.

El 27 de junio del 73, los militares constitucionalistas ya los habían neutralizado a todos. Ese día con el cambio de turno de las seis de la mañana, comenzó la ocupación de miles de fábricas, centros de estudio como las escuelas, liceos y facultades, la Universidad del Trabajo, hospitales, OSE, UTE, Ancap. Se paralizó el puerto, los trenes y el transporte en general.

El comercio en general, los cines y teatros. Ese día no salieron los diarios ni las revistas. Montevideo y las grandes ciudades del Interior eran ciudades fantasmas y la tensión se podía sentir a cada paso. Las radios habían sido intervenidas y solo se escuchaba desde la madrugada marchas militares. Tanques y tanquetas, aviones que surcaban los cielos, camiones al mejor estilo de la Alemania nazi, las “chanchitas” de la Policía, vehículos policiales y particulares, estos últimos con gente sedienta de sangre iban de particular y en su brazo portaban brazaletes que los distinguían como gente de la JUP.

El golpe Cívico-militar había nacido huérfano de pueblo, pero con el apoyo manifiesto de la Federación Rural, la Asociación Rural, la Cámara de Comercio y la industria, Asociación de Bancos, los diarios El País, El Día, La Mañana, El Diario, casi todas las radios y canales de TV.

Esa misma madrugada se disolvió el Parlamento, mediante un decreto que decía: “Prohíbese la divulgación por la prensa oral, escrita o televisada de todo tipo de información, comentario o grabación que directa o indirectamente mencione o se refiera a lo dispuesto por el presente decreto, atribuyendo propósitos dictatoriales al Poder Ejecutivo, o pueda perturbar la tranquilidad y el orden público”.

Uno de los voceros de la dictadura militar fue el coronel Bolentini, que ante la magnitud de la huelga general, se entrevistó con la CNT, exigiendo que se levanten todas las medidas sindicales. Ante tal exigencia, la Central a través de su presidente José D´Elía da su contestación, sin levantar la huelga general.

El 30 de junio, un decreto de la dictadura, firmado por Juan M. Bordaberry, declara disuelta la Convención Nacional de Trabajadores, clausurando sus locales e incautando todos sus bienes y confiscando todos los valores depositados en los bancos, aún aquellos bienes que se encuentren a nombre de sus dirigentes. Se solicita la captura y arresto, bajo Medidas Prontas de Seguridad de todos los dirigentes sindicales. El cumplimiento deberá ser efectuado por el Ministerio de Defensa e Interior. Y aun así la heroica huelga continuaba.

El mismo 30 sale el Boletín Nº 1, de la CNT. En él se dice que son miles los lugares de trabajo ocupados, se insiste que si las fuerzas represivas quieren desalojarlos: “NO resistir, NO abrir la puerta”, unirse a otra fábrica, o esperar para volver a ocupar. El Banco de Seguro fue desocupado tres veces y vuelto a ocupar, ellos no pueden quedarse en los lugares de trabajo. Un comunicado de un sector del Partido Nacional junto al Frente Amplio da apoyo a los trabajadores. La Lista 15 saca un comunicado en el que manifiesta: “Los batllistas estamos contra el golpe de estado y la dictadura”.

Una de las declaraciones, poco conocidas que a mí me llama la atención es la del Comité de Resistencia del Partido Nacional, en la que en su punto 6 dice: “La disolución del Parlamento se realizó para impedir el juicio político a Bordaberry, la investigación sobre todas las torturas realizadas y la publicidad sobre investigaciones realizadas y comprobadas de coimas y estafas millonarias contra el Patrimonio Nacional tales como Represa de Salto Grande, convenio UTE-Sercobe, contrabandos en Nueva Palmira de estupefacientes, cigarrillos y bebidas, estafas del Banco Comercial, compras en OSE y Ancap, estafas en las viviendas del Parque Posadas”, y sigue…

La huelga continuó firme, pero comienza sentirse con el paso de los días. El día 11 de julio la Mesa Representativa de la CNT, levanta la gloriosa huelga general, aunque no por unanimidad. Pero habían pasado 15 días de una epopeya única en el mundo.




Anuncios
julio 2018
D L M X J V S
« Jun    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031