Archive Page 2

17
Feb
17

Israel, niños desaparecidos por el estado

El Gobierno ha desclasificado unos 200.000 documentos sobre la desaparición de miles de bebés después de la fundación de Israel

Urgen a Israel a disculparse por los bebés desaparecidos

escribe: Jonathan Cook / Al Jazeera
Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

Nazaret.- Unos 200.000 documentos sobre la misteriosa desaparición de miles de bebés en los primeros años de Israel se hicieron públicos la semana pasada por primera vez.

El Gobierno israelí desclasificó los archivos y los publicó en internet después de décadas de acusaciones de que las autoridades han estado ocultando evidencia de que muchos de los bebés fueron robados a sus padres.

Las familias, la mayoría de ellas judías provenientes de los países árabes recién llegadas en Israel, temen que los bebés fueron entregados por los hospitales y clínicas a las familias judías ricas en Israel y en el extranjero.

En cambio tres investigaciones oficiales concluyeron que la mayoría de los bebés murieron durante un tiempo de caos después de que se fundara el Estado en 1948, víctimas de enfermedad o desnutrición.

Pero a muchas de las familias nunca se les emitió un certificado de defunción ni se les indicó una tumba. Otros dicen que los bebés sanos fueron arrancados de sus manos por el personal del hospital y nunca volvieron a ellas.

Las sospechas de un encubrimiento se agravaron por la decisión de la investigación Kedmi, que publicó sus hallazgos en 2001, resguardando muchos archivos de casos y testimonios bajo llave por 70 años.

Al inaugurar el archivo digital la semana pasada el primer ministro Benjamin Netanyahu dijo que la liberación de los documentos marcó una nueva era de transparencia.

“En el día de hoy, se corrige una injusticia histórica”, dijo. “Con una sola pulsación del teclado”, el público sería capaz de rastrear lo que pasó a cada uno de los niños desaparecidos.

Sin embargo los defensores de la las familias dijeron a Al Jazeera que las afirmaciones de Netanyahu estaban fuera de lugar.

La evidencia más concluyente había sido “destruida hace muchos años” por los hospitales y las autoridades de bienestar social antes de que la investigación Kedmi tuviera acceso, dijo Naama Katiee, activista de Amram, una asociación que hace campaña a favor de las familias.

Amram ha observado que una proporción de los expedientes solicitados para consultar relativos a los niños desaparecidos no fueron entregados y los funcionarios a menudo respondieron en el último momento que los documentos habían sido destruidos por incendios o inundaciones.

Katiee añadió que la investigación examinó el destino de sólo unos 1.000 bebés, posiblemente una fracción de los hasta 8.000 niños que desaparecieron en las dos primeras décadas después de la creación de Israel en 1948. Amram ha creado una base de datos en internet para identificar nuevos casos.

Grünbaum fotografiado a finales de 1950 con sus padres adoptivos [Cortesía de Gil Grunbaum]

Nurit Koren, que dirige un grupo de legisladores que investigan la desaparición de los niños, dijo a la Radio del Ejército de Israel que había otros 200.000 documentos -a partir de las dos comisiones de investigación antes de la investigación Kedmi- que aún tienen que hacerse públicos.

Ella señaló que el archivo sólo cubría el período hasta 1954, a pesar de que las desapariciones continuaron hasta mediados de la década de 1960. “Estamos obligados a dar respuestas a estas familias”, dijo.

Mientras los activistas comenzaron el laborioso proceso de estudiar detenidamente el enorme archivo, gran parte de los medios de comunicación israelíes se apresuraron a declarar que ninguna “pistola humeante” se había encontrado que implicara al Gobierno de las desapariciones de los niños.

Katiee desestimó tales expectativas. “Es ridículo imaginar que encontraríamos una orden por escrito diciendo a los hospitales que secuestrasen a los bebés”, dijo a Al Jazeera.

Pero dijo que los testimonios que habían sido descubiertos ya pintaron un cuadro preocupante de abusos sistemáticos y un clima que permitía adueñarse de bebés de familias de inmigrantes pobres.

La mayoría de los niños desaparecidos habían nacido en familias de judíos que habían llegado recientemente de estados árabes y que fueron alojados en los campos temporales de absorción.

“Es atemporal para los padres recibir una disculpa del estado. Las autoridades deben hacerse cargo de los crímenes que se cometieron”. (Naama Katiee, Amram activista)

La mayor proporción de desapariciones ocurrieron dentro de familias yemeníes con posiblemente hasta uno de cada ocho niños menores de cuatro años de edad en el momento de la desaparición durante los primeros seis años del Estado.

Alrededor de 50.000 judíos de Yemen fueron transportados por aire a Israel solamente en los primeros 18 meses del Estado. Un número significativo vino de otras partes de la región, incluyendo Irak, Marruecos, Túnez y los Balcanes.

Algunos de los testimonios sugieren que los funcionarios israelíes obligaban constantemente a los padres a entregar a sus bebés en contra de su voluntad, no pudieron registrar sus nombres correctamente o decirles a los padres dónde habían sido hospitalizados sus hijos y ponían a los niños en adopción cuando no eran reclamados.

Otra evidencia indica de manera más abierta un tráfico de niños.

En agosto Al Jazeera publicó el caso inquietante de un bebé vendido por una clínica en Haifa a sobrevivientes del Holocausto en 1956.

Gil Grunbaum descubrió sólo por accidente -y casi 40 años después del evento- que había sido adoptado en secreto. Se las arregló para localizar a su madre biológica, originaria de Túnez, después de una búsqueda de tres años con la oposición de las autoridades de bienestar social israelíes.

Dijo a Al Jazeera: “La liberación de estos documentos es un primer paso importante. Y tanto porque demuestran que las familias no estaban alucinando, ya que a menudo se les ha dicho eso. Pero hay mucho más que el Gobierno puede y debe hacer. La presión pública seguirá creciendo exigiendo más respuestas”.

Dijo que era de vital importancia que las autoridades hayan dado el primer paso de abrir los expedientes de adopción del Estado de ese período, para que las personas que sospechaban que habían sido puestas en adopción puedan buscar a sus familias biológicas.

“A setenta años después del suceso, los argumentos acerca de la privacidad y la sensibilidad ya no se aplican, sobre todo cuando sabemos que los crímenes fueron cometidos”, dijo. “No debería ser posible ocultar esos hechos detrás de un velo de secreto”.

Las familias de los niños han afirmado durante mucho tiempo que su maltrato provino del racismo endémico del Gobierno de Israel hacia los judíos provenientes del mundo árabe, un grupo conocido popularmente en Israel como mizrahim.

La mayoría de los funcionarios de alto nivel en ese momento eran de origen europeo, conocidos como ashkenazim. Los registros muestran que los fundadores de Israel temían que el supuesto “bagaje” cultural árabe de los mirzrahim perjudicaría a su nuevo Estado.

En 1997 los medios de comunicación israelíes cubrieron la reunión de uno de los bebés desaparecidos, Tzila Levine, con su madre biológica [Cortesía de Amram]

Yael Tzadok, una periodista israelí que investigó los casos de niños desaparecidos, ha señalado que los funcionarios involucrados podían haber creído que estaban haciendo un favor a los bebés.

“Colocando a los niños con las familias de ashkenazim, podrían ser salvados, a diferencia de sus padres serían reeducados y convertidos en material adecuado para el nuevo Estado sionista”, dijo a Al Jazeera.

Tzachi Hanegbi, el ministro puesto a cargo de hacer público el archivo, admitió que la conclusión definitiva de la investigación Kedmi de que murieron casi todos los niños no era fiable por la evidencia disponible.

“El hecho es que 1.000 niños desaparecieron sin tumbas, sin una razón de la muerte, un funeral o un cuerpo”, dijo.

Amram, sin embargo, cree que hay muchos más casos que los citados por Hanegbi.

Varios de los testimonios recién liberados confirman la evidencia publicada por Al Jazeera en agosto que sugiere que los niños mizrahim fueron tomados de los campos de absorción u hospitales y dados en adopción.

“Ellos no tienen el valor de tomar la responsabilidad de lo sucedido. Tienen miedo de quedar atrapados con la culpa, y que el Estado sea inundado con las demandas de indemnización” (Gil Grünbaum, adoptado en secreto)

Yehudit Durani, quien se desempeñó como asistente de guardería en un campo al sur de Haifa, dijo en la investigación Kedmi que los niños desaparecerían con regularidad, a menudo después de las visitas de judíos de América.

Dijo que los visitantes extranjeros jugaban con los niños y les compraban muñecas. Al día siguiente, cuando ella llegaba al campo, se le decía que un niño estaba enfermo y había sido hospitalizado en Haifa.

“Muchos desaparecían… cada día faltaba un niño”, dijo. Refiriéndose a un bebé, ella añadió: “Lo enviaron a Haifa [pero] estaba sano, tomó la cena y no había nada malo en él cuando estaba conmigo”.

En otro testimonio, Miriam Adani contó la confesión de un médico que había transferido bebés mizrahim de los campos a familias ricas. El médico habría dicho: “Los yemenitas son ingratos Carecen de sentimiento y no se dan cuenta lo que se ha hecho por ellos”.

En una carta de 1952 vista por los investigadores un asesor jurídico del Gobierno admite que hubo quejas frecuentes del “trato inconveniente” que dieron los hospitales a los niños “a todo tipo de personas con el propósito de adopción”.

Ruth Baruch, que fundó un servicio de adopción, dijo en la investigación que una exenfermera en el norte de Israel había hablado en su lecho de muerte de los niños secuestrados. “Las cosas se hacían, sé que se hacían las cosas,” dijo Baruch que la enfermera confesó. “Tengo que ir al otro mundo limpia”.

Algunos de los testimonios de las enfermeras pintan un cuadro muy diferente: el de los padres mizrahím que no pudieron venir a recoger a sus hijos de los hospitales, se denegaba que los niños les pertenecían cuando el personal visitaba los campamentos.

En tales casos se enviaba a los bebés para ser cuidados en casas. “Qué pasó luego con ellos, no sé”, confesó la enfermera Sarah Meller a Kedmi.

Otros testimonios, sin embargo, sugieren que se tomaron algunas precauciones para asegurar que los padres en los campos sabían donde se habían llevado a sus hijos. Para agravar el problema, los nombres e identidades de los niños a menudo no se registraron correctamente.

Una pediatra de Haifa, Rosa Amster, dijo a Kedmi: “Los nombres eran un gran problema Cada niño tenía muchos nombres y no se sabía cuál era el nombre de pila y cuál el apellido”.

Las familias también han observado que algunos de los inmigrantes recientes no podían hablar hebreo para negociar con las complejidades de la burocracia de Israel.

“Dado que estos hechos ocurrieron hace tanto tiempo, y tantos archivos fueron destruidos o posteriormente falsificados, probablemente nunca se podrá obtener el cuadro completo”, dijo Katiee.

“Pero es tarde para los padres recibir una disculpa del Estado. Las autoridades deben asumir la responsabilidad de los crímenes que se cometieron”.

Según Hanegbi el Gobierno está considerando la creación de un banco de ADN para ayudar a encontrar a sus padres a aquellos que sospechan que fueron adoptados en secreto.

Katiee dijo que el Gobierno también debe comenzar el mapeo de los sitios de tumbas para averiguar dónde fueron supuestamente enterrados los niños. “Entonces, las familias pueden tomar una muestra de ADN y obtener una respuesta clara sobre si sus hijos realmente están enterrados allí”.

Era importante que las familias tengan tumbas para visitar y un lugar para llorar, añadió.

Grünbaum dijo que dudaba de que el Gobierno estuviese listo todavía para disculparse.

“No tienen el coraje de asumir la responsabilidad por lo que pasó”, dijo. “Tienen miedo de quedar atrapados con la culpa, y que el estado se vea inundado de demandas de indemnización.”

 

Fuente: http://www.aljazeera.com/indepth/features/2017/01/israel-urged-apologise-disappeared-babies-170101134501812.html
Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión como fuente de la traducción.
17
Feb
17

los fascistas de uruguay

La muerte de Gregorio Álvarez

escribe: Gustavo González

 

Preferí esperar unos días antes de poder hacer algunas reflexiones acerca de la muerte del dictador Goyo Álvarez.

Falleció en el Hospital militar, sacado de su cárcel VIP, cuando estaba grave. Se llevó consigo todas las barbaridades realizadas a la tumba, no dejó nada de todo lo que sabía, acerca de los compañeros y compañeras desparecidas. Al igual que los otros torturadores que siguen presos en la cárcel VIP, siguen sin decir nada y por ende nuestro reclamo de verdad y justicia, sigue sin aparecer.

Increíblemente el General Alfredo Erramún Jefe de la Casa Militar, parecería que fue en coche con chapa oficial al sepelio de Álvarez, según Tabaré Vázquez se le pedirá cuentas por dicho acto.

Por su parte Nino Gavazzo, que también tiene pena en la cárcel VIP , está con prisión domiciliaria, esto debido a supuestos problemas de salud.

Mientras tanto las madres de los compañeros desparecidos siguen pidiendo verdad y justicia.

Y volveremos a marchar el próximo 20 de mayo, como cada año lo hacemos, pero a uno le hace pensar cada día más, que no alcanza. Que se están riendo de nosotros día tras día. Sin dudas se está esperando que la generación que sufrió a estos canallas, por la lógica vía natural se vayan de este mundo.

Y los problemas del brutal subsidio que todos los uruguayos pagamos a la Caja Militar parecería ser que será difícil su tratamiento legislativo.

En definitiva estamos en el gran debe como pueblo, como sociedad y no se observan cambios en la táctica que nos hemos dado para que efectivamente paguen su culpa los genocidas, que por cierto muchos, muchos de ellos ni siquiera están en la cárcel VIP, siguen tranquilos viviendo su vida en plena libertad.

Considero que es momento de que todas y todos los que seguimos peleando por la verdad y la justicia redoblemos y cambiemos la apuesta hasta el momento realizada.

Desde las organizaciones del campo popular debemos de tener mucho más que los 20 de mayo, las movilizaciones deberían ser programadas por todo el frente social de nuestro pueblo, donde efectivamente en la agenda del país el tema esté seriamente colocado y asumido.

Las madres y familiares deben de sentir el calor permanente de nuestras organizaciones para que sea conquistado el reclamo. No podemos seguir hablando de un país democrático donde los pocos asesinos que fueron juzgados, sigan en cárceles VIP y la inmensa mayoría de ellos aún gozan de libertad.

16
Feb
17

trump …

Empieza la era Trump

escribe: Ignacio Ramonet / Público.es

Unos días después del acuerdo entre Rusia y Turquía que permitió acabar con la interminable batalla de Alepo, leí en un célebre semanario francés el siguiente comentario: “La permanente crisis de Oriente Medio está lejos de resolverse. Unos piensan que la solución pasa obligatoriamente por Rusia, mientras que otros creen que todo depende de Turquía. Aunque lo que queda claro ahora es que, de nuevo y definitivamente –por lo menos cabe desearlo–, Rusia tiene en sus manos los argumentos decisivos para poner punto final a esa crisis”. ¿Qué tiene de particular este comentario? Pues que se publicó en la revista parisina L’Illustration… el 10 de septiembre de 1853.
O sea, hace ciento sesenta y tres años la crisis de Oriente Medio ya era calificada de “permanente”. Y es probable que lo siga siendo… Aunque un parámetro importante cambia a partir de este 20 de enero: llega un nuevo presidente de Estados Unidos a la Casa Blanca: Donald Trump. ¿Puede esto modificar las cosas en esta turbulenta región? Sin ninguna duda, porque, desde finales de los años 1950, Estados Unidos es la potencia exterior que mayor influencia ejerce en esta área y porque, desde entonces, todos los presidentes estadounidenses, sin excepción, han intervenido en ella. Recordemos que el caos actual en esta zona es, en gran parte, la consecuencia de las intervenciones militares norteamericanas decididas, a partir de 1990, por los presidentes George H. Bush, Bill Clinton y George W. Bush, y por el (más reciente) azorado apoyo a las “primaveras árabes” estimuladas por Barack Obama (y su secretaria de Estado Hillary Clinton).

Aunque globalmente la línea que defendió el candidato republicano durante su campaña electoral fue calificada de “aislacionista”, Donald Trump ha declarado en repetidas ocasiones que la Organización del Estado Islámico (OEI o ISIS por sus siglas en inglés) es el “enemigo principal” de su país y que, por consiguiente, su primera preocupación será destruirlo militarmente. Para alcanzar ese objetivo, Trump está dispuesto a establecer una alianza táctica con Rusia, potencia militarmente presente en la región desde 2015 como aliada principal del Gobierno de Bachar el Asad. Esta decisión de Donald Trump, si se confirma, representaría un espectacular cambio de alianzas que desconcierta a los propios aliados tradicionales de Washington. En particular a Francia, por ejemplo, cuyo Gobierno socialista –por extrañas razones de amistad y negocios con Estados teocráticos ultrarreaccionarios como Arabia Saudí y Qatar– ha hecho del derrocamiento de Bachar el Asad, y por consiguiente de la hostilidad hacia el presidente ruso Vladímir Putin, el alfa y el omega de su política exterior (1).

Donald Trump tiene razón: las dos grandes batallas para derrotar definitivamente a los yihadistas del ISIS –la de Mosul en Irak y la de Raqqa en Siria– aún están por ganar. Y van a ser feroces. Una alianza militar con Rusia es, sin duda, una buena opción. Pero Moscú tiene aliados importantes en esa guerra. El principal de ellos es Irán, que participa directamente en el conflicto con hombres y armamento. E indirectamente pertrechando a las milicias de voluntarios libaneses chiíes del Hezbolá.

El problema para Trump es que también repitió, durante su campaña electoral, que el pacto con Irán y seis potencias mundiales sobre el programa nuclear iraní, que entró en vigor el 15 de julio de 2015 y al que se habían opuesto duramente los republicanos en el Congreso, era “un desastre”, “el peor acuerdo que se ha negociado”. Y anunció que otra de sus prioridades al llegar a la Casa Banca sería desmantelar ese pacto que garantiza la puesta bajo control del programa nuclear iraní durante más de diez años, a la vez que levanta la mayoría de las sanciones económicas impuestas por la ONU contra Teherán.

Romper ese pacto con Irán no será sencillo, pues se firmó con el resto de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (China, Francia, el Reino Unido, Rusia) y Alemania, a los que Washington tendría que enfrentarse. Pero es que, además, como se ha dicho, el aporte de Irán en la batalla contra el ISIS, tanto en Irak como en Siria, resulta fundamental. No es el momento de enemistarse de nuevo con Teherán. Moscú, que ve con buenos ojos el acercamiento de Washington, no aceptará que esto se haga a costa de su alianza estratégica con Teherán.

Uno de los primeros dilemas del presidente Donald Trump consistirá, pues, en resolver esa contradicción. No le resultará fácil. Entre otras cosas porque su propio equipo de halcones, que acaba de nombrar, parece poco flexible en lo que respecta a las relaciones con Irán (2).

Por ejemplo, el general Michael Flynn, su asesor de Seguridad Nacional (lo que Henry Kissinger fue para Ronald Reagan), está obsesionado con Irán. Sus detractores le definen como “islamófobo” porque ha publicado opiniones que muchos consideran abiertamente racistas. Como cuando escribió en su cuenta de Twitter: “El temor a los musulmanes es perfectamente racional”. Flynn participó en las campañas para desmantelar las redes insurgentes en Afganistán y en Irak. Asegura que la militancia islamista es una “amenaza existencial a escala global”. Igual que Trump, sostiene que la Organización del Estado Islámico es la “mayor amenaza” a la que se enfrenta EE.UU. Cuando fue director de la Agencia de Inteligencia para la Defensa (AID), de 2012 a 2014, dirigió la investigación sobre el asalto al consulado estadounidense de Bengasi, en Libia, el 11 de septiembre de 2012, en el que murieron varios “marines” y el embajador norteamericano Christopher Stevens. En aquella ocasión, Michael Flynn insistió en que el objetivo de su agencia, como el de la CIA, era “demostrar el papel de Irán en ese asalto” (3). Aunque jamás haya habido evidencia de que Teherán tuviera cualquier participación en ese ataque. Curiosamente, a pesar de su hostilidad hacia Irán, Michael Flynn está a favor de trabajar de manera más estrecha con Rusia. Incluso, en 2015, el general viajó a Moscú, donde fue fotografiado sentado al lado de Vladímir Putin en una cena de gala para el canal estatal de televisión Russia Today (RT), en el que ha aparecido regularmente como analista. Posteriormente, Flynn admitió que se le pagó por hacer ese viaje y defendió al canal ruso diciendo que no veía “ninguna diferencia entre RT y el canal estadounidense CNN”.

Otro antiiraní convencido es Mike Pompeo, el nuevo director de la CIA, un ex militar graduado de la Academia de West Point y miembro del ultraconservador Tea Party. Tras su formación militar fue destinado a un lugar de extrema tensión durante la Guerra Fría: patrulló el “Telón de Acero” hasta la caída del Muro de Berlín en 1989. En su carrera como político, Mike Pompeo formó parte del Comité de Inteligencia del Congreso y se destacó en una investigación que puso contra las cuerdas a la candidata demócrata Hillary Clinton por su pretendido papel durante el asalto de Bengasi. Ultraconservador, Pompeo es hostil al cierre de la base de Guantánamo (Cuba) y ha criticado a los líderes musulmanes de Estados Unidos. Es un partidario decidido de dar marcha atrás con respecto al tratado nuclear firmado con Irán, al que califica de “Estado promotor del terrorismo”.

Pero quizás el enemigo más rabioso de Irán, en el entorno de Donald Trump, es el general James Mattis, apodado “Perro Loco”, que estará a cargo del Pentágono (4), o sea, ministro de Defensa. Este general retirado de 66 años demostró su liderazgo militar al mando de un batallón de asalto durante la primera guerra del Golfo en 1991; luego dirigió una fuerza especial en el sur de Afganistán en 2001; después comandó la Primera División de la Infantería de Marina que entró en Bagdad para derrocar a Sadam Hussein en 2003; y, en 2004, lideró la toma de Faluya en Irak, bastión de la insurgencia suní. Hombre culto y lector de los clásicos griegos, es también apodado el “Monje Guerrero”, alusión a que jamás se casó ni tuvo hijos. James Mattis ha repetido infinitas veces que Irán es la “principal amenaza” para la estabilidad de Oriente Medio, por encima de organizaciones terroristas como el ISIS o Al Qaeda: “Considero al ISIS como una excusa para Irán para continuar causando daño. Irán no es un enemigo del ISIS. Teherán tiene mucho que ganar con la agitación que crea el ISIS en la región”.

En materia de geopolítica, como se ve, Donald Trump va a tener que salir pronto de esa contradicción. En el teatro de operaciones de Oriente Próximo, Washington no puede estar –a la vez– a favor de Moscú y contra Teherán. Habrá que clarificar las cosas. Con la esperanza de que se consiga un acuerdo. De lo contrario, hay que temer la entrada en escena del nuevo amo del Pentágono, James Mattis “Perro Loco”, de quien no debemos olvidar su amenaza más famosa, pronunciada durante la invasión de Irak: “Vengo en son de paz. No he traído artillería. Pero, con lágrimas en los ojos, les digo esto: si me fastidian, los mataré a todos”.

Notas:
(1) Aunque, como se sabe, hay elecciones el próximo mes de mayo en Francia, a las cuales el actual presidente socialista François Hollande, muy impopular, ha decidido no volverse a presentar. El candidato conservador con mayores posibilidades de ganar, François Fillon, ha declarado, por su parte, que reorientará la política exterior francesa para normalizar de nuevo las relaciones con Moscú.
(2) Léase Paul Pillar, “Will the Trump Administration Start a War with Iran?”, The National Interest, 7 de diciembre de 2016. http://nationalinterest.org/blog/paul-pillar/will-the-trump-administration-start-war-iran-18652
(3) Léase The New York Times, 3 de diciembre de 2016. http://www.nytimes.com/2016/12/03/us/politics/in-national-security-adviser-michael-flynn-experience-meets-a-prickly-past.html?_r=0
(4) James Mattis necesitará que el Congreso le conceda una excepción para esquivar la ley que exige que pasen siete años entre salir del Ejército y acceder a la jefatura del Pentágono.
Ignacio Ramonet. Periodista y escritor. Director de ‘Le Monde Diplomatique’ en español
Fuente: http://blogs.publico.es/dominiopublico/18914/empieza-la-era-trump/
15
Feb
17

Fidel castro

El sueño del socialismo no murió con Fidel Castro

escribe: daniel ruiz / publicado en TeleSur

Los medios se apuraron para hablar de la muerte de Fidel como la de un cruel dictador y como la muerte de la revolución. La juventud y la clase obrera que se levantan a lo largo del mundo muestran que esto no podría estar más lejos de la realidad.

Con la muerte de Fidel, el 2016 probó ser un año de eventos inimaginables, inimaginables hasta que sucedieron. No estamos obligados a imaginarlos, sino a confrontarlos y lidiar con sus consecuencias. Desde la victoria de Trump hasta el Brexit, los eventos recientes han dejado a la mayoría de las personas perplejas y pensando qué está sucediendo. Estos eventos inimaginables también tuvieron su expresión en América Latina, mientras va dejando atrás una década de gobiernos progresistas. Argentina pasó de elegir a su primera presidente mujer a su primer presidente CEO. La primera presidente mujer de Brasil del PT (Partido de los Trabajadores) elegida por su aparente defensa de los derechos de la clase obrera, fue depuesta por un golpe de estado institucional promovido por la derecha. Los eventos que tomaron forma en el 2016 fueron francamente imprevisibles y cambiaron drásticamente la dinámica política de la década.

Muchos de nosotros crecimos aprendiendo de la revolución socialista a través de la experiencia cubana, de Fidel y el Che. Muchos de nosotros en nuestra juventud usamos remeras del Che y apuntábamos a Cuba cuando nos hablaban de la imposibilidad de la revolución. Y se logró con el valor de los Revolucionarios Barbudos de la Cierra Maestra.

Más allá de esto, la muerte de un ícono tan importante es sentida por millones alrededor del mundo. Más allá de que la salud de Castro haya estado debilitándose hace años, muchos no podían creer que este día llegaría. Ciertamente no pensábamos que esto ocurriría tras la victoria de Trump, tirando más leña al fuego festivo de la derecha. Ver a los gusanos contrarrevolucionarios de Miami celebrar la muerte de Castro, en ‘Little Havana’ agitando carteles de Trump es verdaderamente nauseabundo.

Los presidentes y Cuba

A pesar de su retórica anti-establishment, los dichos de Trump sobre la muerte de Fidel tienen eco en lo que la gran mayoría de los medios estadounidenses están diciendo. Trump declaró: “Mientras Cuba permanece como una isla totalitaria, es mi esperanza que hoy marque un alejamiento de todos los horrores soportados por tanto tiempo, y un futuro en el cual el maravilloso pueblo cubano pueda vivir en la libertad que tanto merece.” Totalitaria, anti-democrática, dictatorial; todas etiquetas de los artículos del New York Times, Washington Post y CNN. Coincidentemente todos estos son los medios que Trump por tanto tiempo denunció de querer marcar una agenda. Nuevamente vemos como detrás de todo el humo de las pequeñas escaramuzas entre Trump y el establishment, ellos comparten la misma visión estratégica, una pelea sin cuartel contra los intereses de la clase obrera y la sumisión de la región bajo el ala del imperialismo norteamericano.

Obama tuvo, aparentemente, una respuesta más racional. Su declaración dice: “En este momento del deceso de Fidel Castro, extendemos una mano de amistad al pueblo cubano. Sabemos que este momento llena los corazones de los cubanos –en Cuba y en los EE.UU.- de emociones poderosas, rememorando las incontables maneras en que Fidel Castro alteró el curso de las vidas de los individuos, las familias y la nación cubana. La historia lo recordará y juzgará el enorme impacto de esta figura singular en la gente y el mundo que lo rodeó.” Continuó diciendo: “Durante mi presidencia, trabajamos duro para dejar atrás el pasado, en la búsqueda de un futuro en el cual las diferencias entre nuestros dos países no sean definidas en base a nuestras diferencias, sino por las muchas cosas que compartimos como vecinos y amigos – lazos de familia, cultura, comercio y nuestra mutua humanidad.”

Claramente la declaración de Obama dista mucho de la de Trump, incluso de las del resto de los medios. En ningún momento nombra a Fidel como un dictador totalitario, y lo reconoce como una figura polarizadora para los cubanos, de los cuales muchos lo adoran y otros detestan. Sin embargo, debajo de este velo de conciliación se esconden suavemente sus intereses imperialistas; la búsqueda de abrir Cuba a las corporaciones estadounidenses con una sonrisa amistosa.

Más allá de la ostensible diferencia retórica entre Trump y Obama, los dos buscan acabar con los avances que trajo la revolución cubana, ya sea por el imperialismo “suave” de Obama o la retórica incendiaria de Trump.

Los medios y la muerte de Castro

Los medios se pasaron todo el día asegurándose que, para cualquiera que no lo supiera, Fidel debía ser recordado como un horrible dictador que dejo la economía de Cuba en ruinas. Porque ahora, alcanza con decir que la principal responsabilidad en el estancamiento económico de Cuba es Estados Unidos y su embargo. Más allá de los escases causada por el aislamiento forzado del país, fueron capaces de encontrar los medios económicos para salud y educación universal y gratuita, por medio de la expropiación de la burguesía y la nacionalización de la industria.

Por supuesto los medios dicen poco acerca de las grandes conquistas de una pequeña isla que se enfrentó a la mayor potencia imperialista del mundo. Muchas editoriales dan un paso más, argumentando que la muerte de Fidel es el preludio de la muerte de la revolución -la muerte de una era de radicalismo que rechaza el imperialismo y capitalismo y ve a Cuba como la esperanza de una revolución exitosa. En un artículo titulado “Fidel castro y la muerte del utopismo” del Washington Post, el autor sugiere que “El socialismo es generoso solo cuando se trata de eslóganes, y el favorito de Castro era “socialismo o muerte”. Este último slogan fue repetido por él décadas después de que haber convertido a Cuba en un museo gris para un utopismo muerto. “
Otros son rápidos en predecir la “muerte” de la revolución cubana. El Chicago Tribune dice “El siempre resistente Castro era mortal después de todo. Su revolución le sobrevive – ¿pero por cuánto?”.

Ha sido probado una y otra vez que los medios de comunicación no pasan las noticias, sino que las manipulan para avanzar en una narrativa que refuerza la agenda capitalista de las 6 corporaciones que son propietarias del 90% de los medios de comunicación estadounidense. Lo que el Washington Post llama “utopismo” es la idea de que puede existir una sociedad sin clases e igualitaria y que puede existir una alternativa al sistema capitalista de explotación. Los medios son rápidos para mostrar la pobreza Cubana, y dice “miren, eso no funciona”, son rápidos para decir “el socialismo solo lleno de slogans”, cuando la fuente de la escasez es el embargo de EEUU, lo que impide a Cuba importar o exportar prácticamente todo.

La muerte de la utopía capitalista

La única utopía que debe morir hoy es aquel que cree que el capitalismo puede proveer de equidad a la sociedad. Es una creencia de que la humanidad puede continuar con una inmensa miseria y la destrucción medioambiental que el capitalismo trajo. Más y más gente, especialmente los jóvenes, están llegando a esta conclusión. Desde los estudiantes y trabajadores franceses que se organizan en masivas protestas hasta las más de 1000 escuelas tomadas por los estudiantes brasileros, alrededor del mundo, la juventud se está levantando en contra de las inequidades de este sistema. En Estados Unidos, la resistencia a la construcción del oleoducto de Dakota no para de crecer, la resistencia a la encarcelación en masa y la violencia policial continúa, y la revulsión masiva por la elección del reaccionario Trump demuestra la polarización en la sociedad estadounidense. Mientras muchos de los que vieron a Sanders como una posible solución para la miseria del capitalismo, fueron llevados de vuelta al Partido Demócrata, el cementerio de los movimientos sociales. Algunos partidarios de Sanders llegaron a la conclusión de que el PD es una trampa. Estos no son utopistas, son realistas.

Aunque un ícono de la revolución socialista ha muerto, el deseo de la revolución vive en una generación que debe aprender tanto de los problemas como de las victorias de la revolución cubana. Castro no planeo una revolución socialista sino que fue forzado por las circunstancias históricas y las presiones internacionales a hacer de la revolución cubana una revolución socialista.

Esta nueva generación de jóvenes Cubanos, socialistas que ven que el capitalismo no es la solución no puede dejar el factor combativo el legado de Fidel. Esta generación de socialistas recordara y luchara por las victorias de la revolución cubana, con la certeza de que la revolución es posible. Recordamos y celebramos el espíritu anti imperialista de Fidel Castro, el hombre que la CIA no pudo matar. El determinismo imperialista que fue expuesto por el Washington Post, Donald Trump y Barack Obama, se estrellará contra la voluntad y la organización de millones de mujeres, trabajadores y jóvenes que no permitirán que sus vidas y su futuro les sean arrancados para enriquecer las cuentas bancarias de una élite global.

La Revolución Socialista en Cuba no Murió, y los factores internacionales dejan un gran camino para la organización internacional, las palabras de Fidel hoy cobran un presente de una verdad que pocos supieron comprender.

Un Mundo Mejor es Posible:

14
Feb
17

los shoppings …

Política en el shopping

 

escribe: Gabriel Delacoste

 

En los shoppings no existen el día ni la noche, ya que siempre están iluminados con luz artificial. No existen tampoco diferencias aparentes entre los días de semana y los fines de semana, ni entre las estaciones del año. Algún descuido en las terminaciones permite a veces ver el cable que alimenta a algún cartel luminoso, o el gesto de cansancio de algún trabajador que está haciendo alguna de las tareas ocultas que mantienen al shopping siempre idéntico a sí mismo.

Cuando un conocido compartió en Facebook un video de la página de FUECYS titulado “Forever 21 en lucha”, esas palabras que nunca esperé ver juntas captaron inmediatamente mi atención. Durante los conflictos sindicales en tiendas y supermercados de los últimos meses, circularon numerosos videos igual de inverosímiles. Pancartas, cánticos y consignas combativas crearon un terreno de lucha en un lugar que intenta con todas sus fuerzas mantenerse privado, artificial y desinfectado.

Así, la aparición de los trabajadores de estos servicios desafía la sensación fetichista de que las góndolas de los supermercados se llenan solas, de que los productos que uno necesita simplemente están allí, como los frutos de un árbol frutal, esperando que uno los recoja. Con la aparición de este conflicto, los templos del consumismo del nuevo uruguayo de repente tienen que ser vistos como lugares de producción, explotación y lucha.

Durante este conflicto, muchos clientes se enfrentaron a la molestia de que un trancazo les impidiera comprar lo que querían cuando lo querían, y si estos conflictos continúan en el transcurso de los años, quizá un día tengamos que aprender que no podemos tener cualquier cosa que podamos pagar en el momento en que se nos ocurra, porque para que eso sea posible alguien tiene que reponer las góndolas, atender las cajas y limpiar los pisos; alguien que tiene tanto derecho y deseo como nosotros de descansar en las noches y los fines de semana, alguien que hace una de las tareas más importantes que existen en una sociedad moderna: distribuir alimentos y otros bienes que necesitamos a diario. Quizá un día, el derecho a descansar y a tener condiciones dignas de trabajo se equilibre con el derecho a no planificar las compras o a no postergar un antojo, fruto de la alianza perversa entre el jefe explotador y el cliente caprichoso.

Estas luchas implican un acontecimiento político nuevo. Nunca antes había habido un conflicto de esta magnitud en estos sectores, y nunca se habían visto tantas escenas como las que muestran los videos a los me refería más arriba. Los comentaristas políticos no estamos acostumbrados a asociar a organizaciones de trabajadores con lo nuevo, ya que suele estar reservado a otras identidades y luchas: de mujeres, de jóvenes, de no blancos, de migrantes, de precarios. De hecho, muchos sectores políticos, académicos y mediáticos ocupan mucho tiempo y esfuerzo en resaltar que las luchas en torno al salario, las condiciones de trabajo y la jornada laboral forman parte de la “izquierda tradicional”, sabiendo que esta es la mejor manera de desacreditar una lucha en tiempos de cambio constante. Pero resulta que mientras la izquierda mundial se despierta de la siesta ochentista, una y otra vez lo nuevo es precisamente lo que tanto intentaron hacer pasar de moda.

La imagen preferida para borrar al trabajo como una “vieja lucha” es la de homologar el problema del trabajo al de varones de mediana edad con generosas protecciones legales y sociales (como si tuviera algo de malo que, fruto de luchas pasadas, algunos trabajadores lleguen a la mediana edad con algún grado de seguridad y bienestar); tal imagen no se sostiene cuando pensamos en los trabajadores de las tiendas y los supermercados, y en sus luchas, en un sector en el que se desempeñan desproporcionadamente mujeres, jóvenes, no blancos, migrantes y precarios, que luchan como trabajadores.

¿Y si, obstinadamente, la clase trabajadora fuera el futuro? ¿Y si, a pesar de (o gracias a) la precarización neoliberal y la proliferación de nuevas prácticas, identidades y formas de organizarse, el trabajo volviera a ser (si es que alguna vez dejó de ser) un espacio fundamental de la lucha de la izquierda y la subjetivación de los de abajo?

Decir esto no implica sostener el discurso de que las “luchas posmodernas” cumplen únicamente la función de ocultar las luchas en torno al trabajo, que funciona como espejo perfecto del discurso que intentó borrar al trabajo como problema político. Es importante señalar, además, que las voces que reclaman que se hable de lucha de clases cuando se discute, por ejemplo, sobre diversidad sexual suelen quedarse extrañamente calladas cuando la lucha de clases irrumpe en la agenda política.

Tiene que ser posible pensar este problema sin volver a caer en la distinción estéril entre nuevas izquierdas y viejas izquierdas, entendiendo que nadie se agota en una de las dimensiones de su vida, y que las trabajadoras mujeres pueden luchar a veces como mujeres y a veces como trabajadoras, y a veces, incluso, las mujeres de otras clases sociales pueden ser solidarias con la clase trabajadora y los trabajadores pueden ser solidarios con las luchas feministas. Lo mismo vale para tantas otras luchas.

En cuanto a los jóvenes, en particular, es importante pensar el problema de las “generaciones políticas”, que normalmente, más que señalar a generaciones, suele tematizar a las generaciones dentro de una clase, la de los intelectuales, los profesionales y la elite política. Los jóvenes que pelearon en el conflicto de los supermercados muestran que la comprensión de la generación política de la era progresista tiene que incluir a las decenas de miles de jóvenes que se afiliaron a sindicatos en la última década, por cierto mucho más numerosos que los que se mueven en ciertos mundillos de la izquierda cool. Los jóvenes, además de pelear por la legalización de la marihuana, pelean por ganar 20.000 pesos, y ganan.

Son 20.000 pesos que no van a quedar inmortalizados como conquista en una foto de festejos en las barras del Parlamento, y que costará defender contra la inflación, el endeudamiento y la incertidumbre económica, pero que muestran un progreso. Porque la lucha es ya en sí una conquista que se puede ver claramente al pensar lo impensable que era hace algunos años que FUECYS tuviera decenas de miles de afiliados, o que tuviera la fuerza para trancar 250 comercios.

Existen intensos debates académicos y políticos sobre cómo politizar y organizar a los precarios, en un tiempo en el que el capital es cada vez más capaz de dispersarnos e individualizarnos. Pero tal vez una estrategia posible sencillamente haya pasado sin ser vista por delante de las narices de tantos intelectuales radicales: la de negarse a ser precarios y organizarse, a pesar de todo.

 

13
Feb
17

stalin …

Stalin y las calumnias de Kruschov

escribe: Miguel Ángel Ferrer / Rebelión

El 21 de diciembre de 1953 falleció el camarada José Stalin. Durante largo tiempo se dieron en todo el planeta enormes y masivas expresiones de duelo y reconocimiento. Lo mismo del pueblo llano que de importantes personalidades. Filias y fobias aparte, había muerto el constructor de la segunda potencia industrial del orbe; el creador e impulsor de los exitosos planes quinquenales de desarrollo; el vencedor del fascismo; el notable creador, desde una situación de extrema ignorancia y en muy pocos años, de una sociedad educada y de creciente cultura. Había muerto el creador de la bomba atómica soviética, hecho que hacía a su país invulnerable a una nueva agresión, ahora termonuclear, del imperialismo.

Los reconocimientos al gran líder y estratego provenían incluso de los principales dirigentes de Occidente. Winston Churchill y Franklin Delano Roosevelt, por ejemplo. Y de grandes pensadores como Norberto Bobbio, Benedetto Croce, Arnold Toynbee y Hannah Arendt. Y hasta el más célebre de los trotskistas, Isaac Deutscher, tuvo expresiones de admiración por el héroe fallecido.

Pero tres años después de la desaparición física de Stalin se realizó el Vigésimo Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS). Y en el curso de éste, el primer secretario y sucesor de Stalin, Nikita Kruschov, dio lectura a un panfleto difamatorio, calumnioso y esencialmente falaz, conocido históricamente como “Informe Secreto”, destinado a ensuciar la imagen histórica del mariscal Stalin.

Una de esas calumnias fue afirmar que Stalin entró en severa depresión, inmovilidad y abandono de sus funciones de dirección al producirse la agresión nazi contra la URSS. Pero es abundantísima la documentación histórica que retrata una situación absolutamente contraria: desde mucho antes y especialmente al iniciarse la Operación Barbarroja, Stalin se encontraba en febril actividad en la organización de la defensa del inmenso país.

Y lo mismo puede decirse de los muy anteriores preparativos para el traslado de la planta industrial soviética desde el occidente hasta la región central de la Asia bolchevique. Desde las fronteras europeas hasta más al oriente de los Urales. Tan grande labor logística, como es obvio, no puede realizarse en unas cuantas semanas o en pocos meses. Esta decisión estratégica permitió a la URSS proveer de cantidades casi infinitas de material bélico para la defensa. A los rusos, según parece “no se les acaban nunca los hombres y el material bélico” reconocían amigos y adversarios.

Estos hechos, obvios y además bien documentados, echan por tierra esa otra calumnia de Kruschov que afirmaba que Stalin había confiado en la palabra de Hitler sobre sus inexistentes intenciones de atacar militarmente a la Unión Soviética.

Kruschov también afirma calumniosamente que la impericia militar de Stalin permitió el avance de los nazis hasta las puertas de Moscú, Leningrado y Stalingrado. Pero la verdad histórica es esencialmente la contraria. Con enorme sagacidad e inteligencia estratégica, Stalin se negó a presentar batallas decisivas en el occidente soviético. Sabía que sería muy difícil derrotar a la poderosa maquinaria bélica nazi cuando ésta se encontraba fresca, íntegra y con la moral muy alta luego de sus rotundos éxitos en Europa.

Había que enfrentarla lejos de su propia casa. Dejarla adentrarse para enfrentarla con mayores posibilidades de victoria. Y tan sabia fue la estrategia de Stalin que, tres meses después, los nazis se estrellaron en los muros de las tres más grandes urbes soviéticas.

Los hechos, incontrovertibles, ponen de manifiesto la falsedad de los ataques de Kruschov contra Stalin contenidos en el “Informe Secreto”, verdadera biblia, desde 1956, del antiestalinismo y, finalmente, del anticomunismo.

12
Feb
17

pasteur … instituto uruguayo

Los 10 años del Instituto Pasteur

escribe: Dari Mendiondo Bidart

Esta no es una nota académica, pero sí una crónica que implica Academia, ciencia y vocación; cualidades que engalanaron la vida de Louis Pasteur. El fue un gran investigador, un maestro de la ciencia.

En estas tierras orientales, entre otros dignísimos continuadores de su ejemplo, menciono a tres ilustres: Guillermo Dighiero, Alfonso Frangella y Tabaré Vázquez. En el acto celebratorio del Instituto Pasteur Uruguay, el Presidente Tabaré Vázquez, haciendo uso de la palabra, destacó la trayectoria y labor del primer Director del Instituto Pasteur en el país, Guillermo Dighiero (hoy embajador en Francia). Refiriéndose a él dijo que “le puso conciencia a la ciencia en Uruguay, porque la conciencia detrás de la ciencia es la que hace que realmente sea útil para la humanidad y él puso en Uruguay el alma a la ciencia”.

Estábamos recluidos en el Penal de Libertad, teníamos derecho a solicitar dos libros por semana; así llegó a mis manos un ejemplar del Dr. Francisco Soca, que incluía discursos en la Cámara de Senadores en la década de 1910. De ese libro me apasionó leer la defensa que hiciera el Dr. Soca, sólida y combativa, de la necesidad de una Ley de Vacunación Obligatoria contra la Difteria y la Viruela. Su correctísima descripción de la miseria de la campaña, de lo expuestos que estaban los niños… leí un alegato polémico de alguien que estaba convencido de que la ciencia debía derrotar a la ignorancia y las resistencias ciegas del prejuicio y la desconfianza. Hablaba el senador, pero también el Decano de la Facultad de Medicina, en Rector de la Universidad, el Miembro Honorario de la Academia Nacional de Medicina de Uruguay, Miembro Titular de la Academia Nacional de Ciencias y Miembro de la Academia de Medicina de París. que recibiera la Orden de las Palmas Académicas en el grado de “Commandeur”.

Por su parte, el Dr. Alfonso Frangella se doctoró en Medicina a los 24 años. Inclinado hacia la física, el átomo y sus moléculas, se allegó al Instituto de Radiología, dedicando su vida al ejercicio de esa especialidad; representó a Uruguay en eventos internacionales de la Academia y fue elegido entre los especialistas del continente para reorganizar el Instituto del Radiología de la Facultad de Medicina de Colombia. Empezó de abajo, en el Instituto de Radiología fue el primero en aplicar el betatrón a los enfermos de cáncer. Luego de varios años de interinato es distinguido Director del Instituto de Radiología en 1958 y hasta 1965 (por motivos de edad). Hablaba con entusiasmo de la lograda ley de Autonomía Universitaria. Alfonso Frangella fue una personalidad científica extraordinaria. Un hombre sumamente ilustrado, hablaba varios idiomas y fue aficionado a la música y la literatura. Luis Batlle Berres le ofreció ser Ministro de Salud Pública, a lo que declinó. Su amor era la medicina y los misterios del Radium, que había llevado a la muerte a Marie Curie y posteriormente a su yerno, el gran científico y luchador por la paz mundial Frederic Joliot, conocido como Joliot Curie. Frangella fue un combatiente contra el tabaco; estaba convencido de que el tabaco es símbolo de cáncer, legado que recogió el Dr. Tabaré Vázquez desde el lugar más alto al que puede llegar un ciudadano: la presidencia de la República; desde allí inició una cruzada anti tabaquismo ganándose la animadversión de las tabacaleras (especialmente Philip Morris). La historia es conocida: David derrotó a Goliat; en esa lucha está el legado de estos grandes científicos: la ciencia contra la ignorancia, el vil mercantilismo, el vicio del letal cigarrillo.

El Dr. Frangella muere en su instituto de Radiología, aquejado del mal del enemigo contra el cual tanto luchó. Los enfermeros, el personal de Instituto lo trasladaron del Casmu 2 –donde estaba internado- cruzando la Avenida 8 de Octubre y lo internaron en “SU” Instituto para ayudarlo a irse de este mundo rodeado de su medio más íntimo; allí estaba su señora y compañera –también radióloga- la Dra. Olivia Alcalde. Nada de afecto le faltó, pero la ciencia el día de su muerte se vistió de luto. Una modesta calle de Montevideo, en el barrio industrial de Maroñas, lleva su nombre, perpetuando la memoria de uno de los científicos uruguayos que más estudió la energía atómica.

El Instituto Pasteur en sus 10 años continúa su obra, la obra de Dighiero, y la obra de Soca, Mezzera, Butler, Luisi, Fosalba, Sacchi, Armand Ugón, Touya y tantos notables de la Medicina uruguaya que, en su larga historia, nos ha brindado doctores que mantienen en alto los valores humanos de la profesión.

El escritorio de la Dirección del INCA, tiene como único decorado, en un marco de austeridad, los retratos de tres personas: el Dr. Carlos Butler ­su primer director­ el Dr. Alfonso Frangella y Madame Curie. Este último, firmado por la propia Curie, con el siguiente texto: “A L’Institut de Radiologie de L’Universitè de Montevideo”.




febrero 2017
D L M X J V S
« Dic    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728