Archive Page 2

11
jun
15

Ignacio ramonet opina

La nueva geopolítica del petróleo

 

Ignacio Ramonet
escribe: Ignacio Ramonet Periodista español. Presidente del Consejo de Administración y director de la redacción de “Le Monde Diplomatique” en español.

Foto: Laura Pontiggia

¿En qué contexto general se está dibujando la nueva geopolítica del petróleo? El país hegemónico, Estados Unidos, considera a China como la única potencia contemporánea capaz, a medio plazo (en la segunda mitad del siglo XXI), de rivalizar con él y de amenazar su hegemonía solitaria a nivel mundial. Por ello, Washington instauró secretamente, desde principio de los años 2000, una “desconfianza estratégica” con respecto a Pekín.

El presidente Barack Obama decidió reorientar la política exterior norteamericana considerando como criterio principal este parámetro. Estados Unidos no quiere encontrarse de nuevo en la humillante situación de la Guerra Fría (1948-1989), cuando tuvo que compartir su hegemonía mundial con otra “superpotencia”, la Unión Soviética. Los consejeros de Obama formulan esta teoría de la siguiente manera: “Un sólo planeta, una sola superpotencia”.

En consecuencia, Washington no deja de incrementar sus fuerzas y sus bases militares en Asia Oriental para intentar “contener” a China. Pekín constata ya el bloqueo de su capacidad de expansión marítima por los múltiples “conflictos de los islotes” con Corea del Sur, Taiwán, Japón, Vietnam, Filipinas… Y por la poderosa presencia de la VIIª flota de Estados Unidos. Paralelamente, la diplomacia norteamericana refuerza sus relaciones con todos los Estados que poseen fronteras terrestres con China (exceptuando a Rusia). Lo que explica el reciente y espectacular acercamiento de Washington con Vietnam y con Birmania.

Esta política prioritaria de atención hacia el Extremo Oriente y de contención de China sólo es posible si Estados Unidos logra poder alejarse de Oriente Próximo. En este escenario estratégico, Washington interviene tradicionalmente en tres ámbitos. En primer lugar, en el ámbito militar: Washington se encuentra inmerso en varios conflictos, especialmente en Afganistán contra los talibanes y en Irak-Siria contra la Organización del Estado Islámico. En segundo lugar, en el ámbito de la diplomacia, en particular con la República Islámica de Irán, con el objetivo de limitar su expansión ideológica e impedir el acceso de Teherán a la fuerza nuclear. Y, en tercer lugar, en el ámbito de la solidaridad, especialmente con respecto a Israel, para quien Estados Unidos sigue siendo una especie de “protector en última instancia”.

Esta “sobreimplicación” directa de Washington en la región (particularmente después de la Guerra del Golfo en 1991) ha mostrado los “límites de la potencia norteamericana”, que no ha podido ganar realmente ninguno de los conflictos en los cuales se ha implicado fuertemente (Irak, Afganistán). Conflictos que han tenido, para las arcas de Washington, un coste astronómico con consecuencias desastrosas incluso para el sistema financiero internacional.

Actualmente, Washington tiene claro que Estados Unidos no puede realizar simultáneamente dos grandes guerras de alcance mundial. Por lo tanto, la alternativa es la siguiente: o Estados Unidos continúa implicándose en el “pantanal” de Oriente Próximo en conflictos típicos del siglo XIX; o se concentra en la urgente contención de China, cuyo fulgurante impulso podría anunciar a medio plazo la decadencia de Estados Unidos.

La decisión de Barack Obama es obvia: debe hacer frente al segundo reto, pues éste será decisivo para el futuro de Estados Unidos en el siglo XXI. En consecuencia, este país debe retirarse progresivamente –pero imperativamente– de Oriente Próximo.

Aquí se plantea una pregunta: ¿por qué Estados Unidos se ha implicado tanto en Oriente Próximo, hasta el punto de descuidar al resto del mundo, desde el fin de la Guerra Fría? Para esta pregunta, la repuesta puede limitarse a una palabra: petróleo.

Desde que Estados Unidos dejó de ser autosuficiente en lo que al petróleo se refiere, a finales de los años 1940, el control de las principales zonas de producción de hidrocarburos se convirtió en una “obsesión estratégica” norteamericana. Lo cual explica parcialmente la “diplomacia de los golpes de Estado” de Washington, especialmente en Oriente Medio y en América Latina.

En Oriente Próximo, en los años 1950, a medida que el viejo Imperio Británico se retiraba y quedaba reducido a su archipiélago inicial, el Imperio estadounidense lo reemplazaba mientras colocaba a la cabeza de los países de esas regiones a sus “hombres”, sobre todo en Arabia Saudí y en Irán, principales productores de petróleo del mundo, junto con Venezuela, ya bajo control estadounidense en la época.

Hasta hace poco, la dependencia de Washington respecto al petróleo y al gas de Oriente Próximo le impidió considerar la posibilidad de retirarse de la región. ¿Qué ha cambiado entonces para que Estados Unidos piense ahora en retirarse de Oriente Próximo? El petróleo y el gas de esquisto, cuya producción por el método llamado “fracking” aumentó significativamente a comienzos de los años 2000. Eso modificó todos los parámetros. La explotación de ese tipo de hidrocarburos (cuyo coste es más elevado que el del petróleo “tradicional”) fue favorecida por el importante aumento del precio de los hidrocarburos que, en promedio, superaron los 100 dólares por barril entre 2010 y 2013.

Actualmente, Estados Unidos ha recuperado la autosuficiencia energética e incluso está convirtiéndose otra vez en un importante exportador de hidrocarburos. Por lo tanto, ya puede por fin considerar la posibilidad de retirarse de Oriente Próximo, con la condición de cauterizar rápidamente varias heridas que, en algunos casos, datan de más de un siglo.

Por esa razón, Obama retiró casi la totalidad de las tropas norteamericanas de Irak y de Afganistán. Estados Unidos participó muy discretamente en los bombardeos de Libia y se negó a intervenir contra las autoridades de Damasco, en Siria. Por otra parte, Washington busca a marchas forzadas un acuerdo con Teherán sobre el tema nuclear y presiona a Israel para que su gobierno progrese urgentemente hacia un acuerdo con los palestinos. En todos estos temas se percibe el deseo de Washington de cerrar los frentes en Oriente Próximo para pasar a otra cuestión (China) y olvidar así las pesadillas de Oriente Próximo.

Todo esto se desarrollaba perfectamente mientras los precios del petróleo seguían altos, cerca de 100 dólares el barril. El precio de explotación del barril de petróleo de esquisto es de aproximadamente 60 dólares, lo que deja a los productores un margen considerable (entre 30 y 40 dólares el barril).

Aquí es donde Arabia Saudí ha decidido intervenir. Riad se opone a que Estados Unidos se retire de Oriente Próximo. Sobre todo si Washington establece antes un acuerdo sobre el tema nuclear con Teherán, lo que los saudíes consideran demasiado favorable a Irán. Además, según la monarquía wahabita, expondría a los saudíes, y a los suníes en general, a convertirse en víctimas de lo que llaman “el expansionismo chií”. Hay que tener presente que los principales yacimientos de hidrocarburos saudíes se encuentran en zonas de población chií.

Considerando que dispone de las segundas reservas mundiales de petróleo, Arabia Saudí decidió usar el petróleo para sabotear la estrategia norteamericana. Oponiéndose a las consignas de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Riad decidió, contra toda lógica comercial aparente, aumentar considerablemente su producción y hacer de ese modo bajar los precios del petróleo, inundando el mercado de petróleo barato. La estrategia dio rápidamente resultados. En poco tiempo, los precios del petróleo bajaron un 50%. El precio del barril descendió a 40 dólares (antes de subir ligeramente hasta aproximadamente 55-60 dólares actualmente).

Esta política asestó un duro golpe al “fracking”. La mayoría de los grandes productores estadounidenses de gas de esquisto están actualmente en crisis, endeudados y corren el riesgo de quebrar (lo que implica una amenaza para el sistema bancario norteamericano que, generosamente, había ofrecido abundantes créditos a los neopetroleros). A 40 dólares el barril, el esquisto ya no resulta rentable. Ni las excavaciones profundas “off shore”. Numerosas compañías petroleras importantes ya han anunciado que cesan sus explotaciones en alta mar porque no son rentables, provocando la pérdida de decenas de miles de empleos.

Una vez más, el petróleo es menos abundante. Y los precios suben ligeramente. Pero las reservas de Arabia Saudí son suficientemente importantes para que Riad regule el flujo y ajuste su producción de manera que permita un ligero aumento del precio (hasta 60 dólares aproximadamente) pero sin que se lleguen a superar los límites que permitirían reanudar la producción mediante el “fracking” y en los yacimientos marítimos a gran profundidad. De este modo, Riad se ha convertido en el árbitro absoluto en materia de precio del petróleo (parámetro decisivo para las economías de decenas de países entre los cuales figuran Argelia, Venezuela, Nigeria, México, Indonesia, etc.).

Estas nuevas circunstancias obligan a Barack Obama a reconsiderar sus planes. La crisis del “fracking” podría representar el fin de la autosuficiencia de energía fósil en Estados Unidos. Y, por lo tanto, la vuelta a la dependencia de Oriente Próximo (y también de Venezuela, por ejemplo). Por ahora, Riad parece haber ganado su apuesta. ¿Hasta cuándo?

09
jun
15

eeuu …

Estados Unidos incrementa de la forma más irresponsable la probabilidad de graves incidentes militares en Europa Oriental y en el Mar de China
Jugando con fuego

 

escribe: Rafael Poch
La Vanguardia

 

Desde hace años, el declive relativo del poderío global de Estados Unidos en el mundo viene acompañado por un claro incremento del belicismo y de las aventuras militares, desde Oriente Medio a los Balcanes, pasando por el norte de África y Afganistán. A todo ello se suma el conflicto que ha resultado del cambio de régimen inducido por la OTAN en Ucrania y la creciente tensión en el Mar de China provocada por el despliegue militar de Estados Unidos en la región, sus alianzas y tomas de nuevas bases de apoyo en; Singapur, Filipinas, Australia y Vietnam, que se suman a las tradicionales de Corea y las del revigorizado militarismo japonés.

El resultado de todo esto es un claro incremento del peligro de una “guerra total”, como ha alertado un político tan timorato como el presidente francés, François Hollande. Una guerra total contra las nuevas y viejas potencias emergentes -sobre todo Rusia y China- cuyo riesgo, según el retrógrado ex primer ministro sueco Carl Bildt, toma fuerza en la, “incertidumbre sobre las relaciones de poder global”.

En otras palabras: el mundo bipolar se acabó con el fin de la guerra fría, el intento de mundo unipolar que le sucedió acabó en fiasco y lo que se viene afirmando desde entonces, una invitación a cierto pluralismo y consenso en las relaciones internacionales, es visto como algo “incierto” y “peligroso” con lo que hay que acabar por la fuerza.

Reaccionando al cambio de régimen en Ucrania, anexionándose Crimea y apoyando a los rebeldes de Novorrossia, Rusia ha respondido por primera vez con medidas de fuerza al avance de la OTAN en su entorno más inmediato, lanzando un mensaje a otras potencias regionales. Ese desafío es lo que se está castigando con sanciones y la nueva campaña informativa contra Rusia. Militarmente se asiste a un verdadero festival de maniobras, despliegues y tanteos provocadores alrededor del territorio ruso, en toda Europa Oriental, el báltico, el Mar Negro y el Ártico. En el último incidente, cazas rusos salieron el sábado al encuentro de un destructor americano, el USS Ross, en el límite de las aguas territoriales rusas del Mar Negro.

En el Mar de China pasa algo parecido, algo que va en claro incremento desde que en 2009 Washington iniciara su “pivot to Asia”, es decir un incremento y reorganización de su presencia militar allá con el escenario de una guerra contra China.

La semana pasada en el foro internacional de seguridad regional Shangri-La organizado en Singapur, el secretario de defensa americano, Ashton Carter, confirmó el envío a la región -atravesada por las tensiones territoriales entre vecinos- de sus recursos militares más modernos con el objetivo de afirmar la “libertad de navegación”, seudónimo del cerco de hierro alrededor de China, cosa que ésta no tiene la menor intención de aceptar. Como se hace con Rusia, la provocativa práctica de enviar aviones y barcos de guerra a patrullar justo en los límites de las zonas del adversario se ha convertido en recurso corriente y da lugar a tensiones constantes que pueden degenerar con gran facilidad en conflictos, deseados o no.

Para comprender la situación hay que observar quién lleva la iniciativa y donde ocurre: todo esto no está ocurriendo en el Golfo de México o frente a las costas de Estados Unidos, sino en su equivalente ruso y chino.

Estados Unidos está determinado a bloquear militarmente el ascenso de China o toda respuesta de Rusia a las provocaciones en su más íntimo patio trasero. Naturalmente, medios de comunicación y “expertos” de centros que orbitan alrededor de la lógica imperial y sus dineros, han iniciado una intensa campaña sobre la que no hace falta ni entrar. La realidad de que ni el Mar de China ni Ucrania pueden ser considerados como patios traseros de Estados Unidos es demasiado obvia para ser ignorada.

Washington quiere que Rusia y China acepten el mismo estatuto de vasallaje aceptado en Europa, Asia y Oceanía por países como el Reino Unidos, Francia, Alemania, Japón o Australia, pero eso no va a suceder, explicaba el mes pasado en su blog Paul Craig Roberts, que fue vicesecretario de Estado para política económica con Ronald Reagan.

“A menos que el dólar, y todo el poder americano con él, se desmorone o que Europa sea valiente y rompa con Washington para desarrollar una política exterior independiente diciéndole adiós a la OTAN, la guerra nuclear es nuestro probable futuro”, escribe ese observador.

Fuente: http://blogs.lavanguardia.com/paris-poch/?p=113

07
jun
15

la distopía … uruguay

Uruguay y la distopía de Guantánamo

El término distopía fue acuñado a finales del siglo XIX por John Stuart Mill en contraposición al término utopía, empleado por Tomas Moro para designar a un lugar o sociedad ideal y sería “una utopía negativa donde la realidad transcurre en términos antagónicos a los de una sociedad ideal”

 

germangorraiz
escribe: Germán Gorraiz López Analista económico y geopolítico, colabora habitualmente en varias publicaciones digitales e impresas españolas y latinoamericanas.
 
 
list_640px

El término distopía fue acuñado a finales del siglo XIX por John Stuart Mill en contraposición al término utopía, empleado por Tomas Moro para designar a un lugar o sociedad ideal y sería “una utopía negativa donde la realidad transcurre en términos antagónicos a los de una sociedad ideal”.Las distopías se ubican en ambientes cerrados o claustrofóbicos enmarcados en sistemas antidemocráticos, donde la élite gobernante se cree investida del derecho a invadir todos los ámbitos de la realidad en sus planos físico y virtual e incluso , en nombre de la sacro-santa seguridad del Estado, a eliminar el principio de inviolabilidad (habeas corpus) de las personas,síntomas todos ellos de una posterior deriva totalitaria del sistema.

La deriva totalitaria de EEUU

En los sótanos del establishment, se estaba fraguando un verdadero golpe de Estado virtual que tendría su detonante en el impactante atentado de las Torres Gemelas (conocido como 11-S), atribuido a Al Qaeda quedando desde entonces implementada la lucha contra el Eje del Mal (Irak, Irán y Corea del Norte) como leit motiv de la miopía política del nefasto mandato de George W. Busch y entronizando de paso a Bin Laden como icono del Imperio del Mal. Así, un mes después del atentado del 11-S, el gobierno de George W. Bush decidió secretamente anular una de las principales protecciones constitucionales de este país (habeas corpus) mediante la ley conocida como USA- Patriot Act bajo la justificación de su “lucha contra el “terrorismo”, según documentos oficiales revelados a finales de 2005 en una serie de reportajes en el New York Times y la posterior revelación por dicho periódico de la existencia de un programa de escuchas telefónicas altamente clasificado para vigilar correos electrónicos y llamadas telefónicas en todo el mundo para buscar patrones sospechosos, heredera natural de la unidad de contra-inteligencia creada por Rumsfeld y conocido como Talon.

Asimismo, el citado diario informó de la existencia de la red de espionaje electrónica más sofisticada del mundo, (el llamado programa PRISM o Big Brother), herramienta para monitorizar las comunicaciones de ciudadanos no estadounidenses a través de sus metadatos, verdadero monstruo virtual que habría extendido sus tentáculos hasta los servidores de compañías como Google, Apple, Micros Eloft, AOL, Facebook y Yahoo, programas ambos aprobados por el Congreso de EEUU a instancias de la Administración Bush en el 2.007 pero que por inercia apática continuaron bajo el mandato de Obama. Además, según una investigación del Washington Post,desde el 2002 se estableció la Oficina de Apoyo Estratégico (SSB),que trabajó clandestinamente sin limitaciones legales y bajo las órdenes del secretario de Defensa, Ronald Rumsfeld y entre cuyas acciones estarían los sangrantes episodios de vulneración de los Derechos Humanos en Abu Ghraib y Guantánamo, que pasarán a la Historia como paradigmas distópicos de naturaleza real (no ficticia) del siglo XXI.

Como colofón a esta deriva totalitaria de EEUU, estaría la firma con objeciones por Obama de la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA), que permite a las autoridades militares la detención indiscriminada de ciudadanos estadounidenses en cualquier parte del mundo (sin especificar los cargos que se le imputan ni el tiempo de detención), reservándose Obama la interpretación personal de la sección 1.021 de dicha Ley para según sus palabras ”asegurarse que cualquier detención autorizada se llevará a cabo conforme a la Constitución y a las leyes de guerra”.

El limbo jurídico de Guantánamo

Tras la significativa erosión de la imagen de EEUU en el mundo tras los sangrantes episodios de vulneración de los Derechos Humanos en Abu Ghraib y Guantánamo, una de las primeras decisiones de Obama tras su investidura en el 2009 fue firmar una orden ejecutiva para exigir el cierre de la prisión en la base naval de Guantánamo en el plazo de un año. Sin embargo, en su segundo mandato sus asesores todavía siguen buscando los mecanismos legales para finiquitar el “limbo jurídico” de Guantánamo, un espacio virtual fruto de la ingeniería jurídica del llamado “Comité de Guerra” ( nombre en clave del selecto grupo de juristas y asesores que trabajaron a las órdenes de la Troika formada por Rumsfeld, Hayden y Cheney), verdaderos detentores del Poder durante el nefasto mandato de George W. Bush.

Por su parte, la mayoría republicana en el Congreso continúa su labor entorpecedora en un desesperado intento para evitar el esperado cierre de la prisión. Así, según prensalatina, el Congreso de EEUU, aprobó una enmienda del congresista republicano Jackie Walorski que prohíbe asignar fondos para la transferencia de los 56 detenidos de nacionalidad yemenita a su país, aduciendo” el posible efecto contagio al radicar en Yemen grupos terroristas asociados a Al Qaeda” y continuando con su política obstruccionista, el Congreso rechazó asimismo una enmienda de los demócratas que pretendía eliminar las restricciones de fondos para el traspaso a territorio norteamericano de presos de este limbo virtual, lo que ha favorecido el retraso “sine die “ del esperado cierre de Guantánamo.

¿Hacia la clausura del gulag de Guantánamo?

Obama, en el otoño de su mandato presidencial, estaría pensando seriamente en dejar como legado para la posteridad el finiquito definitivo del estigma impreso por la Administración Bush en los aparatos de poder (establishment). Así, Obama afirmó que “la guerra emprendida por George W. Bush no puede ser eterna” y citó a James Madison al decir que “ninguna nación puede preservar su libertad en medio de una guerra continua” por lo que deberá desinfectar el establishment de los virus patógenos inoculados por los lobbys de presión (lobbys financiero, complejo militar y lobby político judío), siendo una de sus prioridades el finiquito de Guantánamo, deseo quedó refrendado en su reciente discurso desde la Puerta de Brademburgo de la capital alemana donde afirmó que “hemos acabado con las guerras de Irak y Afganistán y Obama Bin Laden ya no está, pero no podemos lograr la paz en una guerra perpetua; tenemos que ir más allá y redoblar los esfuerzos para cerrar Guantánamo”.

Guantánamo ( Gitmo para los norteamericanos), se habría pues convertido en un anacronismo propia de la etapa soviética (gulags), blanco de las críticas de organizaciones defensoras de los Derechos Humanos, como Code Pink, Human Rights Watch (HRW) y Amnistía Internacional (AI), que han denunciado prácticas inaceptables para la dignidad humana (privación del sueño, encierro de los prisioneros desnudos en habitáculos con bajas temperaturas , interrogatorios extenuantes y suicidios) así como un lastre para el contribuyente, pues según el Congreso de EEUU, el coste de su mantenimiento sería de cerca de 1.000 millones de dólares al año para mantener a los 132 presos que están recluidos en la actualidad desde hace más de una década.

Por su parte, el Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló recientemente el estatus de los 132 reclusos del penal de la base naval de Guantánamo (Cuba), tras una petición amparada en la ley de libertad de información (FOIA) y publicada por los diarios The New York Times y Miami Herald. Dicha lista incluye los nombres de los 64 presos de Guantánamo que tienen el visto bueno del Pentágono para ser transferidos a terceros países y eventualmente ser libertados al no existir cargos en su contra así como los nombres de 48 internos que están sujetos a detención indefinida. El estatus de “detenido indefinido” fue establecido por el Congreso de Estados Unidos en 2001 como un tipo de prisionero de guerra kafkiano, pues no pueden ser liberados al suponer según el Pentágono “un serio peligro para la seguridad nacional” ni pueden ser juzgadas, al no existir pruebas suficientes en su contra o estar las evidencias invalidadas tras haber sido obtenidas mediante prácticas inadecuadas, ( léase tortura), quedando tan sólo 10 reclusos con cargos activos en su contra entre los que se encuentra Jalid Sheij Mohamed, autoproclamado cerebro del 11S.

Apoyo de Mujica al plan de Obama para el cierre de Guantánamo

Obama contaría ahora con la inestimable baza del ex-fiscal jefe de la comisión militar de Guantánamo Davis, quien en declaraciones a Change.org recomienda el cierre de dicha prisión, argumentando que “si cualquier otro país estuviera tratando a sus presos como nosotros a los de Guantánamo, lo criticaríamos rotundamente y con razón” además de las afirmaciones del Pentágono que indican que “86 de los actuales recluidos en Guantánamo no representan ningún peligro para la seguridad de EEUU”, por lo que Obama deberá enfrentarse a la maquinaria obstruccionista del Congreso empleando sus atribuciones presidenciales para liberar a 86 detenidos libres de cargos y para designar a un funcionario en la Casa Blanca para que desarrolle un plan para cerrar la prisión. Dicho Plan, incluiría el empleo de Fondos Federales para enviar a territorio extranjero los 86 presos sin cargos activos ( posiblemente Yemen), los 48 que no pueden ser juzgados ni liberados a otros posibles destinos, (6 de ellos han sido enviados a Uruguay) y los 32 restantes con cargos en su contra a una prisión de alta seguridad de EEUU a la espera de juicio ( se baraja la opción de Standish en Michigan, al ser una instalación penitenciaria próxima a su cierre y que podría ser reformada para combinar el sistema penitenciario civil con el militar).

Dicho plan contó con el apoyo explícito del ex-Presidente uruguayo Pepe Mujica, quien se comprometió a aceptar en su país a seis presos de baja peligrosidad de Guantánamo , acuerdo iniciático para otros países que tendría como contrapartida económica la firma de un acuerdo para eliminar los visados que EEUU exige a los uruguayos así como una apertura limitada del mercado estadounidense a ciertos productos uruguayos (carne de cordero y cítricos) y que podría ser el pistoletazo de salida de una carrera contrarreloj para finiquitar Guantánamo antes del final del mando presidencial de Obama. Caso de lograrlo, Obama dejaría como legado para la posteridad el finiquito del lacerante episodio de Guantánamo y se granjearía la enemistad vitalicia del establishment , por lo que asistiríamos a una virulenta campaña de descalificación personal y política de Obama en los medios de comunicación dominantes (mainstream media), no siendo descartable la gestación de una trama endógena que podría terminar por reeditar el Magnicidio de Dallas (Kennedy, 1.963) para lograr que EEUU vuelva a la senda de las seudodemocracias tuteladas por el poder en la sombra ( establishment).

GERMÁN GORRAIZ LÓPEZ-Analista

05
jun
15

batllismo en uruguay

OPINIÓN

Fernando Amado, un ejemplo de honestidad

 diputado Fernando Amado

 

 

escribe: Dari Mendiondo Bidart; FLS, Frente Amplio

Político, escritor, joven legislador del Partido Colorado, en ámbitos literarios o en el escenario político trasciende por la franqueza de sus opiniones.

Me agrada dicha personalidad; lo que más me agrada e impulsa a escribir esta nota es la alegría de que un joven proveniente de un partido tradicional (hijo además de un general del Ejército que ocupó cargos de jerarquía y relevancia en la dictadura) actúe en el mundo cultural y en la arena política con desprendimiento y sinceridad en sus opiniones, que me merecen respeto y, más allá de matices, coincidencia con la forma y el contenido.

Además de hombre de bien, se necesita valentía política para introducirse y moverse en el escenario político, siempre cargado de susceptibilidades, de actos honrosos y de sentimientos enfrentados, donde las grandezas del ser humano adquieren ribetes de heroísmo y donde cohabitan las mezquindades de la envidia, el rencor, el siempre presente e inefable “serrucho”, siempre listo, siempre dispuesto a la acción silenciosa de cortar y cortar, hasta hacer caer el más robusto de los robles.

Una vez, recuerdo, reunidos un grupo de camaradas, el gran compañero que fue el “Canario” Rezzano se calentó y dijo: “lo que pasa es que la política es una mi…”; me brotó la respuesta en el aire y hablé: “pero también es perfume. Sí, es la biblia y el calefón, el mundo de la política, ‘el arte de lo posible’, es cielo e infierno, es gloria, realización personal, construcción de proyectos, materialización de ideales. La contracara es el caudal de sus imperfecciones, que el ser humano revela en su relacionamiento político…”. El que esté libre de culpas que tire la primera piedra.

¡Bienvenido al ruedo taurino! Donde el brioso toro enfrenta el escondido estoque de la capa roja; esa es la política, y la carencia de ella y el desprecio por ella fue lo que determinó la caída de la dictadura y el brutal aislamiento de los militares. Por si eso fuera poco, los engreídos generales fueron derrotados políticamente porque condujeron un proceso que los desprestigió ante la opinión pública, lo demostró el plebiscito del ‘80. 12 años de poder omnímodo, basado en la represión despiadada, en el terror y en lo más grotesco que es la descomposición, enriquecimientos ilícitos, complicidades mutuas para buscar y mantener un botín de guerra. No es el objetivo analizar las terribles consecuencias de la dictadura en las familias uruguayas, en la economía del país, en la educación, etc.

Como ex preso político que sufrió el paso por la tortura de la dictadura, me enorgullezco de la sinceridad de un joven político uruguayo que es capaz de concluir en lo más íntimo de su pensamiento, y hacerlo público: “la película que me dieron no era real, sencillamente y con pudor. No era”. Él está en la otra película; por eso, verlo en la Marcha del Silencio me congratula de ser uruguayo; y ver y sentir que en el pueblo oriental hay muchos Fernando Amado y muchos Carlos Maggi, destituido del Banco Central, acosado y hostigado por ser un libre pensador.

Estuve, como todas las marchas del 20 de mayo, en silencio, solo reclamando verdad y justicia, lejos de revanchismos enfermizos que conducirían a un antimilitarismo vulgar que, lejos de interpretar realidades objetivas, nos lleve a un subjetivismo de infantilismo demagógico, facilongo. En la izquierda no estamos para adular a las masas, estamos para educarlas y hacerlas avanzar a un estadio de conciencia elevada, exigente, realista.

04
jun
15

cuba, eeuu sueña con re colonizarla

¿Vuelve Cuba al capitalismo?

Marxism-Leninism Today
En 2011, las autoridades cubanas adoptaron una nuevas Directrices audaces (lineamientos) para hacer frente a los problemas económicos de Cuba. Modificadas tras el debate púbico y aprobadas por el Parlamento de Cuba, las Directrices tienen ahora fuerza de la ley y se encarnan en reglamentos. En mayo de 2011, después de una visita a Cuba, publicamos un artículo, “¿Hacia dónde va Cuba?” en el que argumentamos que a pesar de ciertas similitudes entre los problemas de Cuba en 2011 y los problemas soviéticos en 1985 y a pesar de ciertas similitudes entre el soluciones perseguidas por Mijail Gorbachov conocidas como perestroika y las reformas cubanas (Actualización), las diferencias en las dos situaciones y los dos conjuntos de reformas eran mucho mayores que las similitudes. Por lo tanto, existía poca razón para suponer que Cuba se dirigía por el camino que finalmente destruyó el socialismo soviético.En febrero de 2014 visitamos Cuba de nuevo. Esta vez entrevistamos a trabajadores, periodistas, dirigentes sindicales, intelectuales y académicos. Estas discusiones, junto con un examen del material escrito no nos han hecho cambiar de idea, sino que han profundizado nuestra apreciación de los problemas que enfrenta Cuba y los desafíos que enfrentan las nuevas reformas y las diferencias con la historia soviética. En este ensayo, vamos a volver a la cuestión de si las reformas señalan un retorno al capitalismo en Cuba y añadir algunos nuevos puntos de vista.

Los Problemas

Mediante la nacionalización de prácticamente toda la propiedad productiva y la regulación de la actividad económica gracias a la planificación centralizada en lugar del mercado, la competencia, la explotación y la búsqueda del beneficio, el socialismo cubano ha logrado victorias monumentales para el pueblo trabajador, incluyendo el crecimiento económico, el pleno empleo, la atención sanitaria y la educación gratuitas, el acceso a la vivienda y la alimentación, y un alto nivel cultural. El socialismo, sin embargo, no crea automáticamente una utopía. La propiedad estatal y la planificación centralizada engendraron sus propios problemas. Sin la temible disciplina del mercado, el socialismo se enfrenta a problemas de motivación, de productividad, eficiencia y calidad de los bienes y servicios. Proporcionar todas las personas un empleo puede conducir al exceso de personal y la ineficiencia. La administración de un Estado de gran tamaño de acuerdo a regulaciones puede conducir a la burocracia, el exceso de papeleo y los retrasos. Garantizar a todas las personas unos mínimos estándares de vida decente puede conducir al racionamiento, colas, y a limitaciones en la calidad y variedad de bienes de consumo. El racionamiento y la escasez pueden conducir a su vez a la corrupción y el mercado negro. La planificación centralizada puede conducir a una falta de iniciativa y responsabilidad en el ámbito local.

Aunque este tipo de problemas pueden ser inherentes a la naturaleza del socialismo, han sido exacerbados por las condiciones de su nacimiento. Nunca una revolución socialista ha tenido el privilegio de desarrollarse libremente en sus propios términos. Ningún país socialista pudo evitar los intentos imperialistas para sofocarla mediante invasión, el aislamiento diplomático, la guerra económica (sanciones, bloqueo, sabotaje, y la presión militar), el terrorismo de los emigrados, el asesinato, la guerra psicológica, y más recientemente el fomento de “los movimientos democráticos”, y el uso de la guerra cibernética y los medios sociales. Los Estados socialistas siempre han tenido que maniobrar en un mundo hostil, un mundo aún más hostil después de la desaparición del campo socialista en la Unión Soviética y Europa del Este.

Al lidiar con sus problemas económicos, Cuba siempre se ha tenido que enfrentar a dos desventajas que no tenían la Unión Soviética o China. En primer lugar, aparte de abundantes tierras de cultivo, hermosas playas, bosques y níquel, Cuba no posee abundantes recursos naturales. Carecen de gas, petróleo, carbón, hierro, estaño, y la mayoría del resto de recursos (Aunque los últimos descubrimientos de reservas de petróleo en alta mar pueden abordar una de estas deficiencias en el futuro.) En segundo lugar, ha tenido que soportar un bloqueo de Estados Unidos durante cincuenta años que privó a Cuba de los mercados de exportación e importación y en gran medida aumentó el coste de las medicinas importadas, los alimentos, los bienes de equipo y de consumo. Según algunas estimaciones en medio siglo el bloqueo ha costado a Cuba 975.000 millones dólares, y sin el bloqueo la calidad de vida cubana bien parecerse a de Europa Occidental. [i]

Ninguno de estos problemas ensombrece las ventajas inequívocas de socialismo para el conjunto del pueblo, y ninguno de ellos condena el proyecto socialista. Sin embargo, crea problemas y se requiere una atención constante así como soluciones creativas. Cuba ha revisado sus modelo socialista varias veces en un intento de hacer frente a sus retos económicos.A veces, los nuevos modelos han tenido que corregir las deficiencias generadas por los anteriores.

1. Primero Modelo, 1960-1970. En el primer período de la revolución, Cuba nacionalizó las grandes empresas extranjeras, distribuyó tierras a los campesinos sin tierra, desarrolló un sistema de planificación, y lidió con el bloqueo de Estados Unidos desarrollando el comercio con los países socialistas. En este período, Cuba destacó los incentivos morales sobre los incentivos materiales y estableció objetivos ambiciosos para una rápida industrialización financiada mediante la producción intensiva de azúcar y su exportación.

2. Un modelo como Europa del Este, 1970-1985. En este periodo Cuba se unió al CAME, el Consejo de Ayuda Mutua Económica, una organización de estados socialistas europeos diseñados para coordinar las actividades económicas y el desarrollo de la cooperación económica, técnica y científica. En este período, Cuba desarrolló su primer Plan Quinquenal que hizo hincapié en la producción de azúcar y que puso más énfasis en los incentivos materiales siguiendo el modelo de los países socialistas de Europa del Este.

3. Rectificación, 1985-1990.En este período, Cuba trata de rectificar los errores de la aplicación acrítica de las recetas económicas soviéticas a la situación cubana. Cuba abandonó algunos mecanismos de mercado que había intentado e intentó mejorar la centralización económica. También trató de diversificar la economía más allá del azúcar mediante la promoción de la biotecnología, los productos farmacéuticos, el turismo y la producción de níquel.

4. El Período Especial, 1991-2010.El colapso de la Unión Soviética y Europa del Este significó la pérdida repentina de más de dos tercios de sus exportaciones y una contracción drástica de toda su economía. La crisis económica se vio agravada por la intensificación del bloqueo de Estados Unidos a través de la Ley Torricelli (1992) y la Ley Helms-Burton (1996). En respuesta, Cuba ideó un nuevo modelo para apretarse el cinturón, conservar divisas, transformar las granjas estatales en cooperativas, permitir de manera limitada que la empresa privada gestione el sector minorista, admitir las remesas de los exiliados cubanos, y, sobretodo, la desarrolló fuertemente el turismo. Para asegurarse que las remesas y el turismo trajesen las ansiadas divisas que tan desesperadamente necesitaban, Cuba instituyó un sistema de doble moneda.

El período especial resultó ser una forma muy ingeniosa de luchar contra la crisis de extrema gravedad que supuso el colapso de la Unión Soviética y el recrudecimiento del bloqueo. Las políticas del Período Especial, junto con la ayuda en forma de préstamos de China y el petróleo de Venezuela, Cuba logró llevar su economía y su nivel de vida de nuevo a los niveles anteriores a la crisis. Mientras tanto, sin embargo, surgieron nuevos problemas económicos. En primer lugar, la recesión económica mundial de 2008 golpeó los mercados de exportación de Cuba, y esto sigue siendo un problema. Además, en 2007-2010, varios huracanes causaron una destrucción generalizada. Además de estos problemas, las políticas Período Especial dieron lugar a algunas consecuencias no deseadas y dañinas, relacionadas con el sistema de doble moneda.

Debido a la diferencia entre la moneda cubana universal (CUC), (que fue utilizada por los turistas y aquellos que envían remesas desde el extranjero) y el peso cubano fue de aproximadamente 1 a 25, Cuba fue capaz de obtener las divisas en que tanto necesita.Pero esta diferencia de valor también hizo el acceso a los CUC muy deseable, dando a sus poseedores ventajas considerables. Por ejemplo, el trabajo en restaurantes, hoteles, taxis, y otras partes de la industria turística con acceso a pago o propinas en CUC se convirtió en muchos casos en algo mucho más atractivo y más lucrativo que el trabajo en las profesiones para las que la gente había sido libremente formada. Hay, pues, una “fuga de cerebros” desmoralizante e ineficiente de la enseñanza y otras profesiones hacia turismo. También contribuyó a la desigualdad, el mercado negro y la corrupción. Por ejemplo, dada la preponderancia de los dos millones de cubanos-americanos que viven en Estados Unidos son cubanos de origen europeo o mestizo, la preponderancia de los miles de millones de dólares de las remesas fue y continúa yendo a sus familiares de antecedentes europeos o mestizos en Cuba. Esto ha exacerbado las diferencias económicas raciales.

La única manera de salir de estas dificultades requiere la eliminación de la dualidad monetaria. Para no causar una tremenda dislocación económica, la doble moneda sólo puede eliminarse gradualmente aumentando los salarios cubanos y reduciendo la necesidad de divisas. Esto a su vez requiere el aumento de la productividad y la eficiencia para hacer productos cubanos más competitivos y reducir la necesidad de la importación de energía y materias primas. También requiere el aumento de la autosuficiencia en especial en los alimentos, ya que Cuba gasta cerca de mil millones de dólares al año en la compra de alimentos en el extranjero. Del mismo modo, recuperar los mercados de exportación perdidos con la crisis de 2008 requiere aumentar la productividad y la eficiencia.

Todas estas consideraciones – abordar algunos de los problemas endémicos del socialismo y combatir contra los problemas causados por la crisis de 2008, así como los generados por el Período Especial – proporcionan el impulso a las reformas de “actualización” inauguradas en 2011. Otra circunstancia que fomenta las reformas es la incertidumbre de la situación internacional. Gracias a China, la Revolución Bolivariana de Venezuela, y los gobiernos progresistas socialdemócratas de Brasil, Bolivia y otros países, Cuba ahora tiene más amigos y cuenta con más apoyo en el extranjero que en el pasado reciente, pero ninguno de ellos tiene garantías para durar. El apoyo de China a los paises socialistas hermanos ha vacilado antes.La Revolución Bolivariana no se consolida. Y los gobiernos socialdemócratas van y vienen.

Tanto Fidel Castro como Raúl Castro han puesto de relieve la urgencia de la reforma. Fidel dijo: “el modelo cubano ya no funciona ni para nosotros.” [ii] En diciembre de 2010, Raúl Castro afirmó “O rectificamos las cosas, o nos quedamos sin tiempo para continuar bordeando el abismo [y] nos hundimos.” [iii]

La comprensión de la naturaleza y gravedad de los problemas que enfrenta Cuba es un componente importante a la hora de hacer una evaluación política de las reformas cubanas. La esencia del oportunismo según la definición de Lenin no está en hacer compromisos o concesiones con el enemigo de clase sino en hacer compromisos y concesiones innecesarias. En nuestra opinión, el quid de la cuestión de la perestroika y la glasnost de Gorbachov era que implicaban concesiones innecesarias al imperialismo norteamericano y compromisos con la ideología y las prácticas capitalistas. Las políticas de Gorbachov fueron menos una exigencia de la situación objetiva que de los intereses de clase de un sector pequeño burgués que se habían desarrollado en la sociedad soviética arraigada tras años de crecimiento de la segunda economía.

Aunque el sistema soviético tenía problemas que necesitan ser abordados.Las políticas de Gorbachov implicaron 5 políticas innecesarias de corte oportunista:

* La liquidación del Partido Comunista de la Unión Soviética,

* La entrega de los medios de comunicación a las fuerzas antisocialistas,

* El desencadenamiento del separatismo nacionalista y

* La rendición ante el imperialismo estadounidense,

* La privatización al por mayor y la mercantilización de la economía socialista.

Aunque los primeros 4 procesos no están sucediendo en Cuba, se está produciendo una cierta reducción del papel del Estado y un cierto aumento de la actividad económica privada y del mercado.

Aunque las reformas cubanas actuales pueden ser alentadas por quienes están conectados con la segunda economía cubana y por aquellos que desean socavar el socialismo, son una respuesta a problemas muy reales que si no se tratan amenazan el futuro del socialismo cubano. En la medida en que las reformas son compromisos con el mercado y las ideas capitalistas, son compromisos necesarios. La meta a corto plazo es eliminar el déficit de balanza de pagos, mejorar los flujos de ingresos externos, sustituir importanciones con productos nacionales y aumentar la eficiencia económica, la motivación en el trabajo y los ingresos. El objetivo a largo plazo es conseguir la autosuficiencia alimentaria y energética, el uso eficiente de los recursos humanos, una mayor competitividad y las nuevas formas de producción. [iv]

Las Políticas de Actualizacion

Sin embargo, surge la pregunta: incluso si son más necesarias las reformas cubanas de hoy que las reformas de Gorbachov de finales de 1980, ¿no son los movimientos cubanos semejantes en muchos aspectos a las de Gorbachov y no plantean el mismo peligro para el socialismo?

Muchas de las directrices parecen tener un aire a las políticas de Gorbachov, y estas han tenido más publicidad. Sin duda, muchas de las directrices tienen por objeto aumentar el papel del mercado, la empresa privada y la autonomía local, y por lo tanto reducir el papel de la planificación estatal, el empleo estatal y los subsidios estatales. Un camino que aumenta el tamaño de los intereses de la pequeña burguesía y crea peligros. Invariablemente, surgirán voces que quieran llevar las cosas más rápido y más lejos, hacia el capitalismo. En el prólogo de la traducción en español de nuestro libro, Socialismo traicionado , Ramón Labañino, uno de los Cinco cubanos encarcelados, habla de la necesidad en este momento de “estar alerta y vigilantea para evitar errores y debilidades que nos podrían llevar al fracaso“.

El que a la hora de enfrentar riesgos en el manejo de la actualización, hombres como Labañino sean conscientes de la historia soviética, da confianza de que Cuba puede evitar las trampas que condenaron el socialismo soviético.

Lo más importante, en la adopción del Proyecto de Orientaciones Generales de Política Económica y Social del Partido Comunista de Cuba, es que el Sexto Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC) reafirmó el compromiso del gobierno con el socialismo y con la preservación del medio de vida, la seguridad y el nivel de vida del pueblo cubano. En palabras del PCC, el gobierno va a “seguir preservando los logros de la Revolución, como el acceso a la atención médica, la educación, la cultura, el deporte, la recreación, las pensiones y la seguridad social para aquellos que lo necesitan.”

También, de crucial importancia, es la formulación y aplicación de las directrices ocurrieron y ocurren en un proceso que difiere ampliamente de lo que ocurrió en la Unión Soviética. La “actualización” cubana surgió de un proceso altamente democrático y el grado de participación de masas y de cuadros comunistas y obreros.En Cuba, el desarrollo de las directrices de hasta su aplicación en 2014 incluyó la consulta popular y el debate y la construcción de consensos enormes. El proceso se inició en diciembre de 2010 hasta febrero de 2011, con discusiones de todo el pueblo, seguidas de discusiones en el Partido en todas las provincias y, a continuación, por debates en el VI Congreso del PCC en abril. En total tuvieron lugar 163.079 reuniones en las que participaron 8.913.838 personas. Estos debates modificaron o incorporaron el 68% de los 291 lineamientos originales, modificaron otros 181, y crearon 36 nuevas directrices. La discusión de las directrices también se produjo en cartas al director de Granma, llamadas radiofónicas, blogs de Internet, y los sindicatos. Un observador señaló: “Un punto clave aquí es que la redacción de la nueva ley de empleo implica un proceso de consulta con la CTC (la Confederación Central de Sindicatos), de manera tan detallada y extensa que los sindicatos tienen de facto el derecho al veto” [v]

Debido a esta participación masiva, el pueblo cubano está unido y confiado en la dirección de la actualización. La cuestión de si Cuba va a volver al capitalismo es más prevalente fuera de Cuba que dentro. Nadie con quien hablamos expresó el menor temor de que la actualización le haría daño a los intereses de los trabajadores o amenazaría el futuro del socialismo.

La “actualización” de Cuba es un esfuerzo multifacético y radical que implica 291 directrices que tocan casi todos los rincones de la vida económica. En otra de las diferencias con el enfoque de Gorbachov, las reformas cubanas están orientados casi exclusivamente a los cambios económicos, y no a cambios en la política, la ideología, los medios de comunicación o la política exterior. Por otra parte, muchas de las directrices están orientadas a condiciones peculiares de Cuba y no tienen ningún parecido con la perestroika de Gorbachov. Por ejemplo, algunas de las directrices tienen que ver con el fomento del cultivo de tierras actualmente sin uso y desarrollo de las zonas rurales, dando las tierras agrícolas del estado sin uso en usufructo a aquellos que pueden producir alimentos para el consumo nacional. Algunas de las directrices tienen que ver con una vuelta al principio socialista de distribución – “de cada cual según su capacidad, a cada cual según su trabajo” – es decir, a premiar a los trabajadores por su productividad, un principio del que se habían alejado los cubanos durante el Período Especial.

Para aumentar la productividad y la eficiencia, se devolverá a las provincias y municipios la responsabilidad de varias empresas estatales. Estos niveles inferiores tendrán el control sobre sus ingresos y se espera que operen sobre la base de la rentabilidad financiera. En la industria del azúcar, por ejemplo, se reducirá el número de personal y cada molino se convertirá en una empresa independiente. La descentralización implica un alejamiento de la planificación central, y esto puede causar complicaciones a lo que queda de planificación centralizada, y también puede introducir desigualdades dado que algunas localidades gozan de condiciones más favorables que otras. Aún así, la descentralización no implica la modificación de los fundamentos de la propiedad socialista y la provisión de las necesidades sociales.T odos los países socialistas han experimentado con diversas formas de centralización y descentralización.

El estado planea reducir otra actividades que abarcan casi a un millón de puestos de trabajo. El estado también eliminará las cafeterías de trabajadores con comidas subvencionadas que se transformarán en restaurantes comerciales. El Estado va a limitar el número de meses de elegibilidad y el tamaño de las prestaciones por desempleo. El estado también planea eliminar la libreta de racionamiento subsidiada a aquellos que pueden permitirse el lujo de comprar alimentos. La idea es hacer estos cambios de una manera gradual y sistemática, a fin de que quienes pierden el puesto de trabajo estatal pueda encontrar empleo en el fortalecido sector privado.

Aunque las reformas implican una expansión de la empresa privada y las relaciones del modo de producción capitalista, la expansión está muy regulada. Según una estimación, desde de 2014, 450.000 cubanos trabajan en el sector privado en las granjas, cooperativas y pequeñas empresas. [vi] En diciembre de 2013, el 78 % de la fuerza laboral estaba en el sector público y 22 % en el sector privado. El objetivo de la actualización es que el sector público cuente con el 60% y el privado con el 40%. [vii] El sector privado y cooperativo abarcará casi la mitad de la fuerza de trabajo para el año 2015. En este proceso, el Estado va a arrendar a particulares empresas como los restaurantes particulares (paladares), panaderías, peluquerías, salones de belleza, tiendas de reparación de relojes, bicicletas y automóviles. El estado está aumentando el número de clientes permitidos en los restaurantes particulares de 12 a 50 y eximinedo del pago de impuestos durante un año a aquellos paladares que empleen a más de 5 personas.

Las relaciones de mercado se están expandiendo. Las personas con acceso a las divisas podrán utilizar las instalaciones turísticas y comprar teléfonos móviles y computadoras. La gente podrá comprar y vender automóviles, casas y apartamentos y construir viviendas particulares y contratar equipos de construcción privados.

Las directrices tratan de manejar los aspectos más discutidos, tales como la privatización y la inversión extranjera de manera que garanticen la calidad de vida de los trabajadores y el futuro del socialismo. Por ejemplo, la expansión de los cuentapropistas (trabajadores por cuenta propia o autónomos) se está haciendo no sólo para absorber a quienes pierden el empleo estatal, sino también para alentar a los trabajadores de la segunda economía ilegal a formar parte de la economía legal. Un dirigente sindical nos contó la historia de un pariente que había trabajado como taxista ilegal, donde era frecuentemente arrestado, no pagaba impuestos y no tenía beneficios sociales. Ahora como cuentapropista conduce un taxi legalmente, paga impuestos, y recibe beneficios sociales, incluyendo una pensión llegado el momento. [viii] Por otra parte, todos los cuentapropistas pueden afiliarse a sindicatos. Los sindicatos están ideando estrategias para reclutarlos y para compensar el pensamiento pequeño burgués que podrían surgir con la expansión del trabajo por cuenta propia.

La actualización busca ampliar la inversión extranjera, más allá de lo que estaba permitido por una ley de 1997.bYa hay planes para un nuevo puerto de contenedores Mariel financiado por Brasil. Al mismo tiempo, la actualización busca minimizar las consecuencias potencialmente perjudiciales de la inversión extranjera. Por ejemplo, la ley crea incentivos para las empresas mixtas. Excluye la inversión de los exiliados cubanos. Exigen empresas conjuntas y otras formas de empresa para contratar mano de obra a través de las agencias estatales cubanas.Se obliga a los inversores extranjeros a seguir el Código de Trabajo en materia de medio ambiente, salud y protección de seguridad laboral y social.Con la excepción de la gestión de alto nivel, las empresas deben emplear a ciudadanos y residentes cubanos en todas las posiciones.

Aunque todos estos cambios son impresionantes en su amplitud y aspiraciones, Raúl Castro y el PCC los están implementando con cautela con miras a frustrar consecuencias no deseadas.En el VI Congreso del CPP, dijo Castro, “El desafío es claro: el aumento de producción en la producción material, por volumen y eficiencia son esenciales, pero tienen que hacerse en el contexto de relaciones socialistas de producción, relaciones socialistas de propiedad. [ix] En la concesión de licencias a las cooperativas, según Castro, “No podemos ir deprisa en la aprobación constante de estas cooperativas. Vamos a ir a un ritmo adecuado.” En 2013, Castro emitió una severa advertencia a los empresarios a la hora de lanzarse de cabeza a incumplir las directrices. [x]

En una línea similar, el partido ha advertido que no se espere que la actualización conduzca a la privatización de la economía.En 2010 el PCC declaró: “En las nuevas formas de gestión no estatal, no se permitirá la concentración de la propiedad en personas jurídicas o naturales [xi]

En julio de 2013, Marino Murillo, un funcionario de alto nivel económico del gobierno cubano, reforzó esta idea ante la Asamblea Nacional del Poder Popular: “No es correcto decir que en Cuba hoy está ocurriendo una transformación de la propiedad estatal en privada. La actualización del modelo económico cubano presupone, ante todo, la propiedad social sobre los medios fundamentales de producción. Actualizar el modelo no cambia la base estructural de la propiedad sobre los medios fundamentales de producción.” [xii]

Lo que se está transfiriendo a manos privadas no es propiedad, sino la gestión de los bienes de propiedad social. [xiii]

Claramente, el camino por delante tiene peligros. Refiriéndose a la Comuna de París, Karl Marx dijo “Desde luego, sería muy cómodo hacer la historia universal si la lucha se pudiese emprender sólo en condiciones infaliblemente favorables.” [xiv] Lo mismo sucede con la actualización cubana. Los cubanos están emprendiendo un camino con ciertos riesgos y sin posibilidades infaliblemente favorables, pero lo están haciendo poco a poco y con cuidado con los ojos bien abiertos y con toda la población involucrada. Es un curso que es contradictorio, pero es necesario. Están haciéndolo con el convencimiento de que, como dijo Raúl Castro, no hacer nada implica el riesgo de caer en el abismo.

Los que están en los Estados Unidos y están observando los acontecimientos cubanos con gran interés y una esperanza sin límites, podrían ayudar de manera concreta al proceso de actualización cubana redoblando los esfuerzos para liberar a todos los Cinco y poner fin al criminal bloqueo de Estados Unidos.


[i] Entrevista con Manuel Yepe, La Habana, Cuba, 18 de febrero de 2014. Yepe es un ex diplomático y ahora periodista.De joven fue asistente al Che Guevara.Ver también: Cuba vs Bloqueo: Informe de Cuba sobre la resolución 65/6 de la Asamblea General de las Naciones Unidas titulado “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba” (julio de 2011), 54.

[ii] Citado por Anton L. Allahar y Nelson P. Valdés: //cuba-1blogspot.com/2014_05_01archive.html#6955777, 36.

[iii] www.economist.com/sites/default/files/20120324_Cuba.pdf 24 de marzo de 2012.

[iv] Allahar y Valdés, 41.

[v] Steve Ludlam, “Estrategia de desarrollo socialista de Cuba,” Ciencia y Sociedad 76, no.1 (enero de 2012), 2.

[vi] The Economist, 15 de febrero 2014

[vii] Entrevista a Marta Núñez, La Habana, Cuba 18 de febrero de 2014.

[viii] Entrevista del Lic.Anibal Melo Infante, Departamento de Relaciones Internacionales, Centro de Trabajadores de Cuba, (CTC) Feb.17, 2014.

[ix] Raúl Castro, en el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba.

[x] “Cuba: Raúl Castro Cuestiones Advertencia para Emprendedores”, Associated Press (21 de diciembre de 2013).

[xi] Citado por Allahar y Valdés, 41.

[xii] http://www.cubadebate.cu/especiales/2013/10/15/marino-murillo-el-modelo-cubano-es-socialista/ .

[xiii] Carta, Marce Cameron, verde Left Weekly, 1 de julio de 2012. Marce Cameron ha producido un blog útil, “Renovación Socialista de Cuba.”

[xiv] Marx a L. Kugelmann 17 de abril de 1871 https://www.marxists.org/espanol/m-e/cartas/m17-4-71.htm

Orginal: http://mltoday.com/is-cuba-turning-back-to-capitalism

01
jun
15

el papa y el monseñor A. Romero

Jon Sobrino: ‘Hace tiempo nos pusimos en guardia para que no beatifiquen a un monseñor Romero aguado’

 

escribe: Alver Metalli
Tierras de América

 

En el Centro Monseñor Romero, plantado en el corazón de la Universidad Católica, Jon Sobrino se mueve como si danzara. Lo fundó después de la masacre de sus hermanos jesuitas –”no terminé como ellos sólo porque estaba en Tailandia”, recuerda- y a él se dedica como si fuera la última misión de su vida, que ya llega a los 77 años. Un promedio de unos veinte años más de lo que vivieron Ignacio Ellacuria y sus compañeros, derribados por balas asesinas el 16 de noviembre de 1989. Jon Sobrino conoce muy bien las resistencias, las acusaciones de izquierdista y filoguerrillero que llovían contra Romero en El Salvador y que recibían oídos condescendientes en Roma. Por eso no puede dejar de alegrarse por la beatificación. Pero no es así. O por lo menos tiene que puntualizar muchas cosas al respecto.

Le preguntamos si hace unos años hubiera imaginado que llegaría un día como hoy, como el sábado 23 de mayo, para ser exactos. En la sala principal del mausoleo de los “mártires de la UCA”, agita el cuerpo delgado y suelta un provocatorio “Nunca me interesó”. Vuelve a repetirlo, para que quede bien claro. “En serio… lo digo en serio: nunca me interesó la beatificación de Romero”.

Esperamos la aclaración. Debe haber una, lo que acaba de decir no pueden ser sus últimas palabras. “Cuando lo mataron, la gente de aquí –no los italianos y mucho menos el Vaticano- los salvadoreños, nuestros pobres, dijeron inmediatamente: “¡Es santo!”. Pedro Casaldáliga cuatro días después escribió un gran poema: «¡San Romero de América, pastor y mártir nuestro!»”. Recuerda que también Ignacio Ellacuría, abatido a pocos metros del lugar donde nos encontramos, “tres días después del asesinato de Romero celebró misa en un aula de la UCA y en la homilía dijo: “«Con monseñor Romero Dios ha pasado por El Salvador»”.

Respira hondo como si le faltara el aire. “Eso sí. Nunca hubiera imaginado que alguien pudiera decir algo así. Que lo beatifiquen está bien; tardaron 35 años, pero no es lo más importante”. Se asegura de que el interlocutor haya recibido el golpe. “¿Entiendes lo que te estoy diciendo?”, exclama dibujando una sonrisa indulgente en sus labios finos.

Por toda respuesta recibe otro pedido de explicación. “Se entiende que no lo convence algo de lo que está ocurriendo…”. Cerca de nosotros están descargando los paquetes con el último número de Carta a las Iglesias, la revista que él dirige. “Está bien que lo beatifiquen, no digo que no, pero me hubiera gustado que fuera de otra manera… y todavía no sé lo que va a decir el cardenal Angelo Amato pasado mañana; no sé, no sé si sus palabras me van a convencer o no”.

 

Pero Sobrino no podrá escuchar la homilía del Prefecto que viene de Roma, o no quiere escucharla. “Sabemos que se va, que ha programado un viaje y que el sábado no estará en la plaza junto con todos. ¿Lo hizo a propósito?”.

Demora en responder, como si se estuviera preguntando cómo se supo. Después llega la aclaración: “Voy a Brasil, porque en Río de Janeiro se celebran los 50 años de la revista Concilium. He trabajado en esa revista los últimos 16 años. Debo dar un discurso y me retiro de la revista. La beatificación coincide con este encuentro. No es que me vaya, veré por televisión la ceremonia de beatificación y un poco antes del mediodía iré al aeropuerto”.

Dieciséis años en Concilium y Sobrino que se retira el día de la beatificación de Romero. Esto también es una noticia.

En la pared que tenemos delante, los “Padres de la Iglesia latinoamericana” escuchan muy serios. La galería comienza con monseñor Gerardi, asesinado en Guatemala en 1998, y prosigue con el colombiano Gerardo Valente Cano, el argentino Enrique Angelelli asesinado en 1976, Hélder Pessoa Câmara, brasileño en olor de santidad, el mexicano Sergio Méndel Arceo con otro compatriota al lado, Samuel Ruiz, y el ecuatoriano Leónidas Proano, seguidos por monseñor Roberto Joaquín Ramos (El Salvador 1938-1993) y el padre Manuel Larrain, chileno y fundador del CELAM, para terminar con el sucesor de Romero, el salesiano Arturo Rivera y Damas, figura clave en la historia de Romero e injustamente ignorado en las celebraciones de estos días.

 

El sábado al mediodía, según el programa que difundió el Cominé para la beatificación, se debería leer el decreto que incluirá formalmente al siervo de Dios Óscar Arnulfo Romero y Galdámez entre los beatos de la Iglesia Católica. Probablemente Jon Sobrino no tendrá tiempo de escucharlo. Pero no le preocupa. Explica en cierta forma sus razones presentando el material de Carta a las Iglesias año XXXIII, número 661, que lleva en la tapa un mural que representa a Romero llevando de la mano a la hija de un campesino que acaba de cortar con una hoz un racimo de bananas.

“Dos artículos son críticos. El padre Manuel Acosta critica la actuación de la comisión oficial de preparación de la beatificación. Luis Van de Velde es más crítico con la jerarquía. Se pregunta si monseñor Romero se reconocería el día de su beatificación. Hace tiempo que pusimos en guardia para que no beatifiquen a un monseñor Romero aguado. Existe ese riesgo; esperemos que beatifiquen a un Romero vivo, más cortante que una espada de doble filo, justo y compasivo”.

 

La ropa que vestían los jesuitas amigos y colegas suyos el último día de su vida se exhibe colgada en una vitrina de la sala contigua, como si estuviera en un armario. La sotana marrón de Ellacuría, un albornoz, un par de calzoncillos un poco amarillentos, todos perforados por los proyectiles que los militares no se molestaron en ahorrar. Resuta natural pensar en ellos y en el proceso de su beatificación que empezó hace poco.

“Eso tampoco me preocupa”, exclama Sobrino. “Estaba en Tailandia ese día y por eso no me mataron. He visto correr la sangre de mucha gente en El Salvador, no me interesan las beatificaciones, espero que mis palabras ayuden a conocer más y mejor a Ellalcuría, tratamos de seguir su camino. Éso es lo que me interesa”.

¿Ni siquiera una señal de reconocimiento para el Papa argentino que impulsó la causa de Romero? “No, no me interesa aplaudir, y si aplaudo no es por el hecho de que el Papa sea argentino o jesuita, sino por lo que dice, por la manera como se comportó en Lampedusa, por ejemplo. Lo que me interesa es que haya alguien que diga que el fondo del Mediterráneo está lleno de cadáveres. Yo no aplaudo la resurrección de Jesús. Aplaudir no es lo mío”.

 

La atención se dirige ahora a pasado mañana. “He visto horrores que nunca se denunciaron, como los denunciaba monseñor Romero. Veremos si el sábado resuenan sus palabras”. Para estar seguro de que no lo malinterpreten, Jon Sobrino las recita de memoria: “En nombre de Dios y en nombre de este pueblo sufriente, les pido, les ruego, les ordeno en nombre de Dios que termine la represión”. Ésto se lo escuché a él y me quedó grabado en la cabeza”.

 

El resto de su pensamiento sobre Romero, un Romero “no edulcorado”, el Romero “real”, se encuentra en el artículo que escribió para la Revista latinoamericana de Teología de la Universidad Católica, en cuyo comité de dirección figuran entre otros Leonardo Boff, Enrique Dussel y el chileno Comblin.

“Muestro lo que monseñor Romero sintió y dijo en el último retiro espiritual que predicó un mes antes de ser asesinado; después ofrezco tres puntos de reflexión que considero importantes. Recuerdo que un campesino dijo:

“Monseñor Romero nos defendió a los pobres; no solo nos ayudó, no solo hizo la opción por los pobres, que eso ya es un eslógan. Salió a defendernos a los pobres. Y si uno viene a defender es porque alguien necesita que lo defiendan, y necesita defensa el que es atacado. Por eso –dijo con segura certeza este campesino- lo mataron. Madre Teresa que era buena y no molestaba a nadie, recibió el premio Nobel; monseñor Romero que dio fastidio, no recibió ningún premio Nobel”.

 

30
may
15

uruguay

Un mundo de lobos

Scribe: Víctor Corcoba Herrero

Hemos convertido el planeta en una selva de lobos. Se degüellan vidas humanas por doquier rincón. Se quema vivos a seres inocentes, desvalidos. Se arrojan a las tinieblas de la indiferencia a ciudadanos como si fueran un objeto.

Se asesina por tener un determinado culto. Algunos mares se han convertido en auténticos cementerios. Nos hemos deshumanizado hasta el extremo de practicar la liturgia de la pasividad. Nada nos conmueve.

El ser humano tendrá que mostrar otro talante más solidario y los líderes políticos deberán redoblar los esfuerzos para asistir a esta abandonada ciudadanía. Sabemos que la cuestión no es fácil, máxime cuando en esta sociedad, en lugar de propiciar la cultura de la acogida, se ha activado la cultura de la exclusión.

Por eso, más que fijar cuotas debemos favorecer la cooperación entre países, con criterios homogéneos e integradores entre naciones, con gestiones unitarias en las fronteras, sobre todo de mano tendida y de apertura.

No olvidemos que muchos huyen a países vecinos por la violencia que estalló en su propio país. En consecuencia, también es vital permitir que la gente se mueva con libertad, manteniendo abierto cualquier linde que nos humanice.

Hoy, quizás más que nunca, es el momento para fomentar la solidaridad. Necesitamos acoger y albergar a esos ciudadanos que van de acá para allá. No podemos ser lobos de nuestros semejantes.

Este estado salvaje es inconcebible. Además, súmele la progresiva delincuencia planetaria que viene poniendo en riesgo permanente cualquier sistema armónico, aparte de obstaculizar el desarrollo y de violar los derechos humanos. Ha llegado, pues, el tiempo de la acción fraterna.

La esperada adopción en setiembre de la nueva agenda de desarrollo sostenible 2015 nos alienta un poco a la esperanza, puesto que debe ser crucial para la seguridad, el desarrollo y los derechos humanos, los tres pilares de las Naciones Unidas. Desde luego, con urgencia, tenemos que poner fin a este mundo de chacales que aprisiona la dignidad humana hasta límites inconcebibles.

Resultan verdaderamente dolorosos los trágicos acontecimientos que buena parte de los seres humanos soportan, obligando a la comunidad internacional a actuaciones contundentes. Mirar para otro lado ante tantos horrores nos hace más bestias.

A mi juicio, sin contemplaciones tenemos que hacer todo lo posible y, hasta lo imposible, por detener y prevenir estos atropellos sistemáticos contra vidas humanas, minorías étnicas y religiosas, culturas y razas.

En este sentido, es necesario plantar cara a esa lógica del poder que todo lo disgrega, produciendo privilegios para algunos e injusticas para otros. Hay que fraternizar. Somos únicos, universales e indivisibles. Indudablemente, el ser humano no puede actuar contra sí mismo, no somos islas, somos comunidad. Y en la comunidad hay que asociarse desde el respeto y la tolerancia.

La ayuda, por parte del Papa Francisco, de acercamiento de Cuba y Estados Unidos, sin duda constituye un blindaje moral y político de primer nivel. Esta es la línea a seguir. Hay que desatar todos los nudos. Esta es una buena noticia. Extiéndase el ejemplo.

Sin embargo, en el mundo, lejos de hermanarse, se activan todo tipo de artilugios, inclusive las armas químicas. Algunos países parecen concentrar todos sus esfuerzos en sus capacidades para la guerra informática, en paralelo al desarrollo de sus programas nucleares y de misiles. Algo que hemos de parar con el coraje que precise. Menos actos de guerra y más actos de concordia.

Evidentemente, no podemos soportar más amenazas sabiendo que los artefactos de la muerte, lejos de desaparecer, están más presentes que nunca. Deberíamos poner orden en esto y no actuar con blanduras. La tarea educativa es la gran asignatura pendiente.

Hemos de reforzarla, si en verdad queremos llevar a los moradores de este planeta a una verdadera comunión, no de intereses, sino de vidas compartidas, haciendo que se sientan una sola familia, en la que la mayor atención se ponga en los más débiles.

Pienso, por consiguiente, que debemos reforzar la convicción de que la familia ha de ser el lugar idóneo para avanzar, pues a través de ella el ser humano, aparte de sentirse querido, se abre a la propia existencia, y a esa exigencia natural de relacionarse y de convivir.

Quizás, deberíamos excavar mucho más en esa conciencia social para adentrarnos en la raíz del mal. Hemos cerrado los ojos a tantas controversias, que además aún no han pasado, que ahora debemos concentrar todas nuestras fuerzas en restablecer las relaciones ciudadanas que median entre el derecho natural y el amor hacia nuestro mismo linaje.

No existe otro remedio que el retorno de la humanidad a su propio auxilio. Todos necesitamos de todos. Nuestra específica historia nos pone al descubierto tanto los errores cometidos como aquellos proyectos conducentes a mejorar la empresa universal del bien colectivo, donde en absoluto cabe un estado irracional opresor e inhumano.

En el campo, pues, de este nuevo orden mundial, fundado sobre los principios humanos y morales, no cabe contemplación alguna, sobre todo para aquellos que lesionan dignidades y libertades humanas. Para empezar, debemos limitar los desequilibrios y las desigualdades. Los cimientos de la razón y de la justicia no pueden tambalear.

Hoy seguimos sometiendo, bajo una falsa libertad, la voluntad humana al poder público. Uno no tiene que someterse a nadie, y en todo caso, únicamente a la ciudadanía con el respeto necesario y preciso. Por ello, no podemos olvidar el sustento moral frente a los diversos puntos de vista.

Cuidado con los que dicen servir a la ciudadanía en este mundo de lobos que ellos mismos han generado, sometiendo el propio Estado de derecho a su antojo, para repartirse la presa del bien común. Borran de la memoria que este trofeo es de la colectividad y de nadie en particular.

Nadie me negará que, en el mundo actual, prolifera demasiado partidismo, demasiado poder sin escrúpulos, demasiado fanático atrapado por el egoísmo, demasiado pastel para unos pocos mientras otros ni pueden acercarse.

Levantan muros, crean fronteras, se sienten dueños y señores en esta selva donde nadie se sensibiliza por nadie, salvo cuando obtiene beneficios para sí y los suyos. Al fin y al cabo, el egoísta solo se ama a él, y no admite contrincantes. Le importa nada los que sufren.

Salgamos de la contradicción y hagamos familia desprendiéndonos hasta de nosotros mismos. Esta es la auténtica patria humanitaria. Lo demás es abecedario estúpido, puesto que los gobernantes anteponen su éxito personal (de caudales) a su responsabilidad social (de reparto y transparencia). Sálvese el que pueda.




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.