02
Jun
20

Uruguay, milton Friedman luce y brilla

MENCIONAN a KEYNES pero actúan como MILTON FRIEDMAN:

Del egoísmo a la solidaridad; los embustes del gobierno cívico militar 

El nuevo gobierno nacional ha incorporado en el discurso una serie de nuevos apelativos que no necesariamente eran de prever de acuerdo con los antecedentes de las fuerzas políticas constitutivas de la alianza multicolor.

escribe:  Álvaro Portillo 

La reivindicación del teórico del New Deal en USA, John Maynard Keynes, con su posición intervencionista en la economía, la defensa del Estado en la vida social y en la economía, la amplia participación para la resolución de los problemas nacionales, la transparencia de la gestión, y por encima de todo el compromiso con la solidaridad como valor estructurante de una gestión de gobierno.

Estos posicionamientos fueron radicalmente criticados históricamente por toda la derecha vernácula, especialmente desde los partidos tradicionales.
El individualismo egoísta propiciando la competencia ilimitada, la mercantilización de toda la vida social, la crítica acérrima al Estado señalado como problema, la naturalización de la desigualdad, entre otros, fueron los componentes ideológicos estructurantes del proyecto político de la derecha.

El cambio constatado en la actualidad merece ser destacado y acompañado, fue el discurso y la práctica llevada adelante por el FA en todos sus gobiernos departamentales y nacionales.
El problema es que el «nuevo discurso» del gobierno actual ya comienza a tener contradicciones: defender el Estado pero proponer la privatización de la venta de datos, desafectar campos del Instituto de Colonización para su mercantilización, apoyar escasamente a los sectores más perjudicados por la pandemia (Uruguay es el país de A. L. que ha afectado menores recursos), entre otras cosas. Ya se verá, cuando haya que aprobar el nuevo presupuesto general, cómo se contempla este «nuevo discurso».

En el campo de la vivienda la solidaridad ha sido un factor constante, en particular en la vivienda de interés social de las grandes mayorías nacionales, ya sea dentro de los mecanismos previstos en la Ley General de Vivienda como en los numerosos asentamientos generados autogestionariamente por los excluidos del mercado habitacional.
En particular lo más destacable ha sido la larga trayectoria del cooperativismo de vivienda por ayuda mutua representado por Fucvam. Con altibajos que estuvieron marcados por la represión durante la dictadura, la exclusión por parte de los primeros gobiernos democráticos, y el reconocimiento y apoyo en los gobiernos frenteamplistas, Fucvam, con el cooperativismo, sobrevivió y se desarrolló como en pocos lugares en el mundo.

En la actual coyuntura Fucvam enfrenta algunos desafíos. La sociedad uruguaya ha protagonizado importantes cambios que tienen consecuencias en los requerimientos habitacionales. Uno de ellos tiene que ver con lo ocurrido en lo referido a los hogares.
Es sabido que para calcular los requerimientos habitacionales de una sociedad se deben identificar los hogares para considerar la cantidad de viviendas necesarias de acuerdo a la cantidad de hogares existentes. Lo que ocurrió es que ha variado la estructura de los hogares y su dinámica.

De la prevalencia de la tradicional familia nuclear constituida por ambos cónyuges y sus hijos se ha evolucionado a una multiplicidad de hogares, como los monoparentales, los ensamblados, los unipersonales, los colectivos, entre otros. A su vez la vida de las personas evoluciona en un acelerado cambio de hogares de pertenencia de acuerdo a los distintos y cambiantes momentos de la historia personal.
Esta nueva circunstancia ha llevado a que el requerimiento social de vivienda, a pesar de no crecer cuantitativamente la sociedad, ha crecido en la cantidad de hogares, con lo que se incrementa la demanda habitacional. Esa demanda, incrementada a su vez, se expresa en cantidad de espacio cambiante en función del tipo de hogar que las personas van conformando.

La perspectiva originaria del cooperativismo de vivienda estaba muy ligada al tipo de hogar prevalente, que era el nuclear. La nueva realidad ofrece una demanda diferente y cambiante para lo cual se impone adaptar la forma cooperativa a esa nueva modalidad.
Lo importante a tener presente es que los cambios a tener en cuenta van a tener que seguir teniendo como hilo conductor la solidaridad. Es decir, la concepción de la solución habitacional desde lo colectivo, como es la ayuda mutua en todas sus modalidades.

En Uruguay la producción cooperativa de vivienda por ayuda mutua es la forma más económica de producir vivienda de interés social. Ello ya ha sido estudiado a través de varias investigaciones y es irrebatible.
Ese menor costo tiene varias causas, pero la más determinante es la que refiere a la gestión del proceso de producción. Comparativamente con la producción de vivienda por actores privados mercantiles o con la producción del Estado, ofrece ventajas en calidad y en menor costo. Es esa mayor eficiencia de gestión la que en el presente destaca a la producción cooperativa, en todas sus formas, no solamente a las de ayuda mutua.

Ello aún podría ser mucho mayor en cuanto menores costos, si se consideraran algunas reivindicaciones del cooperativismo que están consistentemente en la agenda de la movilización por vivienda de interés social.
Acceso fluido y a menores costos el suelo urbano debidamente servido con infraestructuras y equipamiento, exenciones fiscales como la eliminación del IVA a las compras en el proceso constructivo, disminución de los intereses de los préstamos hipotecarios.
En definitiva, el apoyo decidido al cooperativismo de vivienda es condición necesaria pero no suficiente para la puesta en práctica de una política que se proponga abatir el déficit habitacional.

Seguirán existiendo otras modalidades como el arrendamiento de vivienda o procesos autoconstructivos que no alcancen la forma cooperativa. Pero en la mayoría de las situaciones el asociativismo permeado por la solidaridad debe ser ineludible para generar intervenciones exitosas.

El «nuevo discurso», ¿será coherente con las medidas a adoptar con el cooperativismo cuando haya que afectar recursos? ¿La intervención anunciada en los asentamientos irregulares va a promover y respetar la organización de la gente? ¿La vivienda será considerada un derecho o simplemente una mercancía?
Estos son algunos de los dilemas de la «nueva normalidad» que permitirán ir revelando el verdadero proyecto de país que se intenta implementar.


0 Responses to “Uruguay, milton Friedman luce y brilla”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


junio 2020
D L M X J V S
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Meses


A %d blogueros les gusta esto: