12
Dic
17

argentina y la crisis macrista

Blues circunstancial

escribe: Eduardo Sanguinetti / filósofo

 

“En el territorio más rico de la tierra vive un Pueblo pobre, mal nutrido y con salarios de hambre. Hasta que los argentinos no recuperemos para la Nación y el Pueblo el dominio de nuestras riquezas, no seremos una Nación soberana ni un Pueblo feliz” Arturo Jauretche… A modo de testimonio escrito, replico estas palabras de un prohombre de la Argentina, nutridas de estremecimiento: un ‘acto de vida’, en desfavor ‘del montaje de la historia’ que configura un pasado perentorio, oportunista, innecesario, falaz y sobre todo simulado hasta el hartazgo, por los intentos de dar legitimidad a la ficcionalización de la historia, de ‘nuestra historia’, muy incómoda quizás, fraguada en el fogón de los discursos reduccionistas, de las ideologías de ocasión, presentes en los autodenominados historiadores rentados por el poder omnímodo, conformado por un grupo de funcionarios que intentan, sin pudor ni resistencia de un pueblo anestesiado, inmortalizar acontecimientos que jamás ocurrieron.

Escribo este editorial, cual “Blues Circunstancial”, impregnado de aires libertarios y en pleno conocimiento del atroz tiempo por el que atraviesa esta tierra… pues desde el momento de despertarse por la mañana, hasta el momento de acostarnos, no se ignora que todo es una farsa, una estafa, una vergüenza. Lo intuimos, lo sabemos, lo experimentamos, sin embargo, la gran mayoría de habitantes de este suelo, colabora con la perpetuación del fraude, asimilados a los modos de esclavitud y explotación de un sistema criminal.

Estos modos de producir espectros, provocan una crisis ecológica multiforme, que no deja de afectar a ninguno de los sectores vitales, que resisten a pesar de las amenazas concretas y repugnantes de los gobiernos psicopáticos, que sojuzgan, reprimen y roban a diestra y siniestra… confrontan día a día, con una comunidad temerosa, esperando una réplica que no llega.

Intento escapar a los lugares comunes y a la política marcada por las corporaciones de todo tipo, que rigen y dictan, tan afectas a desvirtuar el destino de todas las naciones de Latinoamérica, con su patrimonio cultural degradado. Solo el mercantilismo impuso criterios siniestros para la vida en relación de los pueblos, sometidos a las tendencias anquilosadas, vetustas y consumistas de importación de lo peor.

Es evidente que los pueblos se niegan a modificar las reglas de juego de este sistema de castas donde los ricachones manipulan a gobernantes del planeta. ¿Qué ocurre? ¿Tienen temor a la represalia de estas lacras?, ¿les agrada la esclavitud a la que están sometidos?, ¿aceptan al dios dinero como deidad suprema?

Nada por encima de nuestra libertad, nada por encima de la verdad que debe imponerse a cualquier costo. Basta de farsa, basta de elecciones fraguadas en los hornos de las redacciones de los medios, basta de exclusión promocionando a cobardes, mezquinos, parásitos, incapaces, bocones…

La libertad se eleva por encima de todos los pactos celebrados en secreto, a espaldas del pueblo por presidentes traidores, estafadores, mentirosos, en desmedro de nuestra autonomía. Aun a riesgo de nuestras vidas, debemos elevarnos más allá del común denominador del yo y ser libres; el resto para cobardes, no hay espacio para tibios, ¡ya no!

No olvidemos que aún queda tiempo para asistir al entierro de los muertos recientes, mañana no habrá tiempo, puesto que los muertos serán dejados allí mismo donde caen y peor para aquel que derrame alguna lágrima… pareciera que toda nuestra vida se extiende en una ininterrumpida mañana, que arranca de la nada cada día… hasta en las redes sociales se siente cansancio, tristeza y entrega, no lo neguemos.

En mi poético y patético exilio interior, denuncio la pudibunda plutocracia neoliberal “new age” camuflada tras la hipocresía de un humanitarismo ‘prudente’, propio a desviar las miradas de la ignominia cotidiana, llevada a cabo por gobiernos obedientes al denominado “Nuevo Orden Mundial”, donde todo es conformismo y conveniencia, finanzas y especulación con la vida de miles de millones de seres, condenados a una esclavitud de por vida.

Es cierto, puedo molestar y mucho a la derecha fascista, camuflada de progresista en su levedad y cobardía, en su petrificación y marcado grado de ignorancia hacia todo lo que tiene de fantástica la aventura de vivir en libertad y verdad… sin temor a ser irrecuperable para las derechas o izquierdas mercenarias conservadoras, cuando ya no hay demasiado que conservar, salvo la dignidad, me declaro insolvente de bienes materiales y de ser funcional a nada que no lleve a ser autodeterminantes y valientes, en el tránsito por esta existencia.

No es casual que me silencie el poder y sus acólitos mediáticos, mercenarios rentados por unos pesos o una sonrisa a tiempo… responde a un accionar propio de cobardes y alcahuetes, que han existido a lo largo de la historia, los que la hicieron y eliminaron, dando espacio a lo que quizás jamás ha acontecido.

Los caracteres de un hombre libre y los de sus escritos tienen una implacable simetría, cuando de un hombre libre hablamos… y me pregunto, no está agotado el lenguaje ante los actos de vida que ya no pueden ser relatados, ni leídos por lectores espectrales o distraídos. Y ¿qué decir de los libros escritos por encargo, de la obligación de crear frases y palabras que combinen con las imágenes en 4D para que conformen un mundo apócrifo?… deviene preguntarse de inmediato ¿Hay algo más inútil y con mayor pérdida de tiempo y de energía que escribir una tesis universitaria hoy?

Las transformaciones de toda índole que son ahora precisas y urgentes no serán cosecha de los grandes poderes sino de las semillas sembradas una a una, día a día, por los ciudadanos que se dan cuenta, por fin, de que ahora sí, el destino está en sus manos. Cada amanecer es ocasión personal para un nuevo comienzo…

En el preámbulo de la Carta de la Tierra se lee: “Estamos en un momento crítico de la Tierra, en el cual la humanidad debe elegir su futuro…”. Así empieza. Y así termina: “Como nunca antes en la historia, el destino común nos hace un llamamiento a buscar un nuevo comienzo”. La Carta de la Tierra se basa en el respeto y cuidado de la comunidad de la vida; en la integridad; en la justicia social y económica; en la no violencia y la paz… y, al final, señala los pasos más importantes del camino hacia adelante: un nuevo sistema de “Síntesis Minimalista”, donde el consumo devenga en lo básico e indispensable para todos… el tan ansiado giro de 180º.

Anuncios

0 Responses to “argentina y la crisis macrista”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


diciembre 2017
D L M X J V S
« Nov   Ene »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

A %d blogueros les gusta esto: