Archivo para 3/09/17

03
Sep
17

reforma laboral brasileña

Los aires de familia de la reforma laboral brasileña

escribe: Hugo Barretto Ghione

El parlamentario Le Chapelier habría votado esta reforma complacido si hubiese sido brasileño y contemporáneo, pero era francés e integraba la Asamblea Constituyente de 1791 cuando elaboró el proyecto que se convirtió en ley y pasó a identificarse con su nombre como el paradigma del liberalismo a ultranza aplicado a las relaciones entre patronos y trabajadores. En el artículo 4°, por ejemplo, prescribe que “si contra los principios de la libertad y la constitución algunos ciudadanos […] tomasen deliberaciones […] tendientes a rechazar concertadamente o a no aceptar la prestación de su industria sino a un precio determinado […] dichas deliberaciones son declaradas […] atentatorias contra la libertad y carentes de todo efecto”. La cadencia misma del texto, que despoja a la idea de libertad de toda consideración a las condiciones materiales de los trabajadores, tiene un aire de familia con la ley recientemente aprobada en el país vecino.

El propósito de flexibilizar la legislación laboral acude a dos recursos conocidos y ya experimentados en el decenio de los años 90 del siglo pasado, que no impidieron crisis alguna y que impactaron negativamente en la protección social.

Por un lado, se habilita la disposición del tiempo de trabajo íntegramente en favor del interés del empleador mediante un reforzamiento de su posición contractual, en tanto se permite la negociación de las condiciones de trabajo por acuerdo individual con el trabajador. Esa apertura a la “libertad” del intercambio entre desiguales puede dar lugar, por ejemplo, al corrimiento del límite diario de duración del trabajo hasta 12 horas sin pago de horas extras, a la legitimidad del trabajo intermitente (ruptura de la continuidad de la prestación laboral para quedar por períodos de hasta meses a la espera de la convocatoria para acudir al trabajo), y aun a la eliminación de toda demarcación temporal como el caso del teletrabajo y del trabajo autónomo, que quedan absolutamente desregulados.

El otro paradigma del pensamiento laboral en clave neoliberal (con lo relativo que es el prefijo “neo” aplicado a ideas amasadas en el siglo XVIII) incluido en la ley brasileña es el fomento a la representación del personal por fuera de las estructuras sindicales para “promover el entendimiento directo con los empleadores” (artículo 510-A) o el caso de la “prevalencia” del convenio colectivo sobre la ley, previsto para generar nuevas oportunidades de abatimiento de los límites en materia de horario, remuneración, descansos, etcétera, sin necesidad de contrapartidas y privilegiando el acuerdo de empresa por sobre el de actividad (artículo 620).

Algunos voceros empresariales locales, encandilados por la eficacia de sus pares en Brasil, proponen invitar a los ideólogos de la reforma para que vengan a decir y enseñarnos cómo se hacen las cosas. Desconfío de que puedan aportar algo significativo; seguramente no sea necesario entrar en agasajos costosos y gastos de pasajes, viáticos y honorarios, en tanto no hay novedad alguna en la reforma, sino la vulgata liberal y la vieja monserga de siempre. En una nota editorial de la semana pasada, el diario argentino La Nación no disimula y subtitula: “Los cambios hechos en la legislación se proponen dar más competitividad al país vecino”. Sustitúyase el término “competitividad” por “empleo”, por “modernidad” o por “innovación” y el resultado será el mismo: travestidos de una u otra manera, el resultado es el sometimiento del trabajo a las solas exigencias de la producción.

Ese bamboleo del trabajo y su abandono a las fuerzas del mercado no se parece en nada al otro discurso empresarial y de algunos gobiernos en la Organización Internacional del Trabajo, que propugnan el concepto de “empresa sostenible”, como aquella que cumple con los estándares del desarrollo económico con el desarrollo social y el cuidado ambiental. Para hacer creíble ese discurso –y no meramente una búsqueda marketinera, como muchos sospechan–, una reforma laboral no debería sesgarse atribuyendo todos los problemas de la competitividad empresarial a los derechos de las personas que trabajan. Si el gozo del ciempiés es la encrucijada, como observaba un escritor hace años, significando así la pluralidad de rumbos posibles, la multiplicidad de instrumentos de política económica se reducen siembre en la cosmovisión neoliberal y empresarial a la única opción, consistente en desmontar el derecho del trabajo, casualmente la disciplina jurídica dirigida a limitar su poder y su deriva arbitraria.

En el caso uruguayo, se ha querido ver en el cierre de una fábrica de pinturas un efecto de la reforma laboral brasileña, en lo que parece un enfoque efectista dirigido a demostrar la necesidad de ir a una mayor flexibilidad laboral. Lo artificial del argumento se desvela cuando consideramos que la ley brasileña entra en vigor dentro de 120 días, lo que no amerita urgencia alguna en cerrar emprendimientos de un día para otro. El doctor Lacalle (h) no ha podido tampoco disimular su entusiasmo y ha dicho que el Estado no puede “ser juez y parte” en la negociación, lo que es un inequívoco mensaje de terminar con los Consejos de Salarios e ir a una negociación por empresa o individual, al estilo que impuso su homónimo en los años 90 del siglo pasado. Aires de familia.

La obstinación neoliberal obligará nuevamente a recordar que la legislación uruguaya es de por sí flexible, ya que, por ejemplo, la indemnización por despido es la más barata de todo el continente y no requiere preavisos ni autorizaciones; que la negociación colectiva es libre, puesto que nada impide que se desarrolle por empresa y aun que se sitúe por debajo de los mínimos del Consejo de Salarios merced al mecanismo del “descuelgue”; que el fraccionamiento de la licencia, una de las “conquistas” de la liberal reforma brasileña, lo tenemos en nuestra legislación desde 1958.

Ciertamente, una especie de déjà vu, pero no habrá más remedio que hacerlo.

03
Sep
17

sendic …

Fassano: “Yo acuso al vicepresidente de la República Raúl Sendic”

escribe: Federico Fasano Mertens
Periodista y director de medios, experto en comunicación social de la Unesco, escritor.

Yo acuso al vicepresidente de la República de no rendir cuentas en su gestión pública, gastos por 14 dólares mensuales, unos $399 por mes. El Tribunal de Conducta Política del Frente Amplio, que él mismo convocó, así lo certificó y por lo tanto queda comprobado que se enriqueció ilícitamente al olvidar rendir cuentas por valor de casi $400 mensuales durante sus 9 años de gestión al frente de la empresa estatal más poderosa del Estado uruguayo. Su sospechosa omisión de no haber encontrado tiempo en sus tareas de Presidente de ANCAP, para detectar que faltaban declarar 399 pesos mensuales, enriquecieron ilícitamente su fortuna personal en la suma de U$S 1.548 durante sus 9 años de gestión, si sumamos todos los años donde se olvidó rendir cuentas de 172 dólares cada uno de esos años, descontados los reembolsos que realizó. Su castigo debe ser ejemplar: la destitución forzada o su dimisión inmediata a la vicepresidencia de la República, función que le fuera encomendada por 1.200.000 ciudadanos.

“Si Catón, el Viejo, viviera, lo escucharíamos decir, una y otra vez, “delenda Sendic est”, Sendic debe ser destruido.“

No estamos hablando de Alicia en el país de las maravillas, ni de la República de Parva Domus que opera imaginariamente en nuestra Punta Carretas. Esta desmesura está ocurriendo hoy, con dramático realismo, en la República Oriental del Uruguay, donde gobierna desde hace más de una docena de años, una izquierda que es orgullo de América Latina.

Es la primera vez en la historia de nuestro continente que la izquierda en el poder arriesga a perder a su vicepresidente, atraída por una demagogia punitiva, creada de la nada por comunicadores viscosos y sibilinos escribas, que montaron este dislate ético, que infecta hoy el alma de la principal fuerza política del país.

La oposición conservadora, los escribas que se venden sin que los compren, y un sector de nuestra izquierda nacional, cayó en las redes de una lógica implacable inoculada en una opinión pública tan incrédula de todo como dispuesta a creer las mayores desmesuras.

Si Catón, el Viejo, viviera, lo escucharíamos decir, una y otra vez, “delenda Sendic est”, Sendic debe ser destruido.

Nunca vi en mis 58 años de periodista un linchamiento mediático de tamañas características, ni por la vacuidad del inexistente crimen, ni por la importancia del cargo detentado, ni por el aval moral de una vida honesta dedicada al servicio de las mejores causas populares.

“La estética del maltrato se impuso a la ética de las conductas“

Opositores y calumniadores seriales que buscan detener este proceso histórico de cambios en el país, se lanzaron como mastines sobre la honra de nuestro vicepresidente instalando un miserable circo mediático, pletórico de maledicencia.

Y ante una izquierda, con la fraternidad herida y la inteligencia escorada, los seguidores de Lynch están obteniendo los fines propuestos. La estética del maltrato se impuso a la ética de las conductas. Parece que hoy está de moda vomitar inclemente sobre todo lo que diga o haga nuestro vicepresidente. La razón, la evaluación de los hechos, la sensatez, la mesura, han sido derrotadas por la instalación del prejuicio. Y sabemos con Einstein que es más fácil desintegrar el átomo que deshacer un prejuicio.

Y no cometo el error de poner en la misma bolsa a la oposición antifrentista y a sus mercenarios, que a los que piden la cabeza de nuestro vicepresidente para salvar al Frente Amplio. Tengo más amigos entre estos detractores de izquierda que entre los que defienden a Sendic. Y sé que el enemigo principal de la amistad es la política, como decía una y otra vez, el genio de Cicerón, que en aras de su ejercicio, perdió no solo a los amigos, sino también su vida.

“Cuando Sendic militaba en el 26 de Marzo, me brindó el elogio de su odio, por los ataques que yo comandaba contra el infantilismo de izquierda, encarnado por esa patrulla extraviada del seispuntismo”

Pero no puedo seguir callándome ante tamaña desmesura, injusticia y linchamiento de un compañero, que como todo ser humano, se ha equivocado en numerosas oportunidades, pero ha exhibido una vida de idealismo y compromiso popular, sin ceder nunca a la tentación de la corrupción.

Nada me une personalmente a Sendic, salvo la pertenencia a la misma utopía de ciudadanos iguales, que desde hace una docena de años viene abriéndose paso en nuestra comarca.

No voté a su grupo político, no lo quise de vicepresidente, no creí que portara el alma necesaria para encarnar la renovación etaria del Frente Amplio cuando Tabaré y Mújica lo presentaban como el Leónidas o el Temístocles del socialismo uruguayo. Más bien me sentía lejano a su destino.

“Siempre estuve y estaré al lado de los “perdedores”, en el sentido ético del término. Y por eso salgo hoy a condenar una injusticia.”

Cuando Sendic militaba en el 26 de Marzo, me brindó el elogio de su odio, por los ataques que yo comandaba contra el infantilismo de izquierda, encarnado por esa patrulla extraviada del seispuntismo. Nunca saldamos esos agravios. Podría quedarme callado y esperar sentado como espectador del show mediático, viendo como reducen a escombros a un dirigente de izquierda, y como se lesiona la horma humana que forjó al Frente Amplio.

Me ahorraría la pérdida de amigos, de aliados, me ahorraría el aluvión de injurias y las vendettas miserables que a los cuestionadores del cómodo “no te metás” les aplican como correctivo disuasorio.

No sería yo mismo. Lo consideraría una traición a mi conciencia. Siempre estuve y estaré al lado de los “perdedores”, en el sentido ético del término. Y por eso salgo hoy a condenar una injusticia.

Todo comenzó con el rápido, imparable y sorpresivo ascenso de Sendic a la cúspide del poder.

La investigadora no pudo encontrar un solo hecho delictivo y la oposición decepcionada pasó a la Justicia todos los hechos recabados, con la esperanza de poder encontrar hoy la aguja en el pajar que oculte al elefante en el bazar que ellos mismos dejaron antaño

De la nada, con la bendición de los dos grandes capitanes del Frente, gana las internas, funda un grupo dentro del FA y obtiene lo que ninguna formación política iniciática había conseguido hasta entonces: 2 senadores y 5 diputados y de yapa, un senador más, la Presidencia de la Çámara de Senadores y la Asamblea General, como el vice titular del Poder Ejecutivo. Ocho bancas de un solo golpe. Eso en Uruguay, activa las ondas del sexto pecado capital.

Ya en el siglo 17, Friedrich Habbel alertaba: “no tejáis a nadie una corona de laurel demasiado grande o le caerá en torno al cuello como un cepo”.

El cepo empezaron a gestarlo las enormes redes capilares de la corrupción que en los períodos prefrentistas se adueñaron de ANCAP y de los resortes del Estado.

Los mismos que dejaron en ruinas a la principal empresa pública uruguaya, que tuvieron que malvender en un solo dólar simbólico las insólitas inversiones en Argentina, lo acusaron de invertir 1.200 millones de dólares y contraer un obvio déficit mercantil. Fue el propio Sendic quien contra el parecer de muchos de sus compañeros apoyó la formación de una investigadora sobre su gestión, tan convencido estaba de la ausencia de ilicitud en su gestión. La investigadora no pudo encontrar un solo hecho delictivo y la oposición decepcionada pasó a la Justicia todos los hechos recabados, con la esperanza de poder encontrar hoy la aguja en el pajar que oculte al elefante en el bazar que ellos mismos dejaron antaño. Y la aguja no apareció y el elefante sigue tan campante.

Presidente de la República en ejercicio, Raúl Sendic, en Escuela Sustentable de Jaureguiberry. (Foto de Presidencia)
Presidente de la República en ejercicio, Raúl Sendic, en Escuela Sustentable de Jaureguiberry. (Foto de Presidencia)

Los denunciantes, actúan como el carterista que huye, al grito de “al ladrón, al ladrón” para ocultar su propio robo. Y posiblemente Sendic cometió errores en su gestión. Solo no se equivocan los que optan por la tranquilidad de la rutina y la falta de imaginación.

Pero me pregunto, ¿el error de esas inversiones cuantiosas, no estarán incidiendo hoy, de alguna manera, en los superávits comprobados de nuestro ente petrolero? Y si no fuera así, si se trató de una opción gestora errónea, carente de ilicitud y corrupción, avalada tanto por el oficialismo como por la oposición representada en el Directorio, consentida de hecho por las máximas autoridades ejecutivas, les parecería ético lanzar esta campaña de envilecimiento de la función pública, tal como la orquestaron al comprobarse el esperado déficit.

Relacionado

Sendic explica dónde están los 800 millones de dólares de ANCAP

En el día de la Independencia Nacional y del Comité de Base, el vicepresidente de la República, Raúl Sendic, explicó dónde están los 800 millones de dólares de ANCAP y criticó “todas…

¿Quién puede negarle a Sendic su formación académica? No es un impostor. Fue elegido entre los mejores estudiantes de Medicina de Cuba

Después vino el sainete de la licenciatura. Ataque por encargo, fuera de todo contexto, ignorando la esencia, aprovechando las formas, exhibiendo los truhanes de la política toda su carga de mendicidad ética.

¿Quién puede negarle a Sendic su formación académica? No es un impostor. Fue elegido entre los mejores estudiantes de Medicina de Cuba (la isla de la excelencia sanitaria), para iniciar el primer curso de genética de la isla. Completó la totalidad del curso de la nueva disciplina, los dos años, con excelentes notas, curso que le otorgaba una licencia o autorización para dar clases de genética, investigar ese campo científico e incluso ejercerlo. ¿Es una licenciatura? No lo es porque no existía tal título. Era una licencia para investigar y dar clases y ejercer. En términos reales es esencialmente lo mismo, en términos formales no encontraremos el vocablo licenciatura en ese documento. Lucía Topolanski no se equivocó al decir que vio el título. Vio el certificado o licencia que lo habilitaba a esas actividades. Pero además Sendic cursó, también con las mejores notas, 4 años en la Facultad de Medicina de La Habana y además revalidó todas esas materias en la Universidad de la República de nuestro país. Esa licencia, más los 4 años de medicina, son más que una licenciatura.

“Ya estaba la cruz emplazada, los clavos en la carne, faltaba el lanzazo final: la tarjeta corporativa.“

Pero es cierto, se equivocó. No debió permitir el vocablo “Lic.” en la curricula que le imprimieron cuando asumió la vicepresidencia de la República. Es verdad que nunca se presentó ante la gente como el Licenciado Sendic y que nunca ejerció esa función. Pero permitió, en el fárrago de sus responsabilidades ejecutivas, que su apellido fuera adornado por el polémico “Lic.”. Porque, en su conciencia, él creía que había completado los estudios de genética, como efectivamente lo hizo en Cuba. Fue un error. Pero no hubo dolo, ni mala fe. La pregunta es si ese error ingenuo, que nada le aportaba, legitimaba la deshonra que los sibilinos escribas tejieron en su corona de espinas, dejando la verdad colgando. La verdad que realmente importaba: su formación académica.

“Inventaron la compra de un colchón. Nunca existió tal colchón y cuando se comprobó la mendacidad, nadie salió a desmentirla. “

Ya estaba la cruz emplazada, los clavos en la carne, faltaba el lanzazo final: la tarjeta corporativa.

Primero, violaron el principio de igualdad. La ley pareja. Solo pidieron los gastos de Sendic. Se olvidaron de los gastos de todos los centenares de portadores de tarjetas corporativas. Y sobre todo, las de los gobiernos conservadores. Estos no eran objeto de caza.

Después en busca del sarcasmo, inventaron la compra de un colchón. Nunca existió tal colchón y cuando se comprobó la mendacidad, nadie salió a desmentirla. El invento del colchón es una de las perlas de los detritus de esta historia.

Si el colchón no funcionó había que buscar por otro lado: Eureka, descubrimos que Sendic se compró un traje de baño para retozar en las olas de La Paloma. La verdad otra vez quedaba colgando. Sendic estaba en Rocha, con 5 ingenieros extranjeros que trabajaban en Alur, en Bella Unión. Los invitó a comer, pagó el restaurant de su bolsillo, con dinero propio, sin usar la tarjeta corporativa, derecho autorizado que no ejerció.

“Enriquecimiento ilícito por un short al ingeniero extranjero”

Los técnicos fueron a la playa, pero uno de ellos no había llevado su traje de baño. Lo llevó a una tienda y cuando fue a pagar no le alcanzaba el efectivo que había gastado en el restaurant. Le entregó el short al ingeniero, pagándolo con la tarjeta corporativa. Enriquecimiento ilícito por un short al ingeniero extranjero. Los que refocilaron con la noticia, no tuvieron tiempo de contextualizarla.

Es asombroso que tengamos que estar hablando de estos temas “cruciales para la Nación”, sobre el vicepresidente de la República. Es un ejemplo más de la estulticia que rodea esta increíble historia.

“Mentimos más de la cuenta, por falta de fantasía, también la verdad se inventa”

Busquemos más se dijeron: Hasta pantalones y corbatas se compró Sendic para completar su vestuario. “Mentimos más de la cuenta, por falta de fantasía, también la verdad se inventa”. Los versos de Antonio Machado se ajustan con precisión en los intersticios de este desvarío. Lo cierto es que Sendic fue a Texas a recorrer plantaciones de sorgo para la producción de alcohol y la embajada uruguaya armó una presentación en el Centro de Petroleros de Houston sobre la exploración de hidrocarburos. Sendic había ido con ropa para recorrer las plantaciones y no había llevado ropa formal para dirigirse en una presentación ante un grupo de petroleros. El pantalón podía pasar, pero la camisa y la ausencia de corbata no era aceptable para la ocasión.

“Si queremos ser seguidores de Licurgo, trato hecho, pero la ley, es ley para todos“

Compró una camisa y una corbata con la tarjeta corporativa, para hacer la presentación, enriqueciendo ilícitamente de esta manera su fortuna textil. Si hubiera comprado también el pantalón, exceso que no perpetró, el enriquecimiento ilícito hubiera desbordado sus arcas.

Y así podríamos seguir hasta aburrir al prójimo. Lo cierto es que la pena capital es dictada, como dijimos al principio, por no haber rendido cuentas por un valor total de U$S 1.548, en un total de 9 años de gestión. Enriquecimiento ilícito o malversación de fondos del Presidente de ANCAP, por valor de 14 dólares mensuales.

Qué talento, el de los manipuladores de los acontecimientos, presentados de forma tal que la opinión pública narcotice su entendimiento y crea cualquier cosa.

¿Habrá por lo menos 2 ó 3 portadores de esas tarjetas, entre los centenares que la usufructúan, que no se les haya olvidado rendir cuentas de alguno de sus gastos por cifras tan ridículas?

“Creen, ilusos ellos, que la defenestración de nada menos que el vicepresidente de la República, exhibirá a un Frente Amplio, como un dechado de virtud ciudadana”

Dirán que basta la no explicación sobre el destino de solo 10 pesos uruguayos en el gasto público, para que la falta quede constatada y la dimisión deba ser presentada. Enfatizarán en que no importa el monto, sino la falta. Si queremos ser seguidores de Licurgo, trato hecho, pero la ley, es ley para todos. Que se investiguen todas las declaraciones desde que existe la tarjeta corporativa y se sancione a todos por igual. Pero ensañarse solo con uno de los usuarios, por las ridículas razones comentadas, eso sí, es una falta de ética.

Pero vayamos a las razones políticas, que esgrimen los partidarios de la renuncia. Personas valiosas con muchas de las cuales mantengo una fraterna relación.

Creen, ilusos ellos, que la defenestración de nada menos que el vicepresidente de la República, exhibirá a un Frente Amplio, como un dechado de virtud ciudadana, sin parangón en la historia de nuestro país. Ninguna otra fuerza política se animaría a tamaña sanción.

Es cierto, ningún otro partido político uruguayo, pese a las gravísimas acusaciones comprobadas de corrupción y latrocinio, cuenta entre sus bajas a un vicepresidente.
Ese mérito, lo dejará la oposición, solo para el Frente Amplio, si éste opta por la renuncia. Y vaya si la oposición utilizará esa renuncia cuando llegue la hora de la verdad electoral.

Vicepresidente Raúl Sendic, con representantes de la Cámara de Comercio e Industria de Dubái. (Foto de Presidencia).
Vicepresidente Raúl Sendic, con representantes de la Cámara de Comercio e Industria de Dubái. (Foto de Presidencia).

Y además, donde queda el espíritu de equidad, de racionalidad, de ponderación, de equilibrio, y sobre todo de conciencia de lo justo y lo injusto. Condenar a un inocente es también una falta de ética. Y entregar a la turba adversaria para su ejecución política, a un compañero de toda una vida de lucha por los ideales compartidos, solo por los hechos relatados, eso sí, me parece un acto de traición. Si Sendic hubiera actuado dolosamente, si fuera autor de actos de corrupción, si hubiera traicionado los ideales del Frente Amplio, si hubiera pactado con el enemigo a espaldas de la organización, yo sería el primero, una vez comprobada su traición, en pedir su renuncia y la expulsión. No es el caso.

“Los dirigentes de izquierda que hoy reclaman la renuncia de Sendic, me recuerdan al Urúboro, ese personaje mitológico, una serpiente que se devoraba a sí mismo”

Qué cometió errores, ni Sendic lo duda y los ha hecho públicos. Pero dolo y corrupción no existieron. Es mi opinión. Y a los puristas que se desgarran las vestiduras, les recuerdo el principio evangélico: “el que esté libre de culpa, que tire la primera piedra”. No serían pocos los que esconderían, avergonzados, la piedra que portaban en su mano, prestos a la lapidación.

Lo peor de este rifirrafe es el daño a la organización que conduce los anhelos de la mayoría del pueblo uruguayo. Los dirigentes de izquierda que hoy reclaman la renuncia de Sendic, me recuerdan al Urúboro, ese personaje mitológico, una serpiente que se devoraba a sí mismo, comiéndose la cola. Quieren apagar el incendio y actúan más como pirómanos que como bomberos. ¿No creen acaso que al vencedor de esta confrontación solo le pertenecerán los despojos?

¡Bajen la pelota con Sendic!

Militante frenteamplista youtuber: “El problema acá no es la oposición, son los propios compañeros, y para mí los compañeros son sagrados. Les pido a los compañeros si nos podemos callar un…

Una palabra sobre el Tribunal de Conducta Política: fueron elegidos por el Frente Amplio. Son compañeros respetables y respetados, y también seres de carne y hueso. Al parecer no hubo unanimidad en su fallo.

“Hay que respetar al Tribunal. Pero no es un tribunal de la Inquisición donde sus fallos eran inapelables y ejecutados de inmediato”

Juzgaron al único de los directores oficialistas de los entes que se presentó, por propia voluntad, sin obligación alguna, para que su conducta fuera investigada, seguro estaba de su inocencia para dar tal paso. De acuerdo a los trascendidos el Tribunal reconoce que Sendic no justificó en sus 9 años de gestión la suma de $399 mensuales, contando los reembolsos que hiciera en su oportunidad. Si no cuenta los reembolsos, que sí debe contarlos, la suma no superaría según el Tribunal, los $600 mensuales. Si califica ese olvido, como un enriquecimiento ilícito o malversación de fondos, habría que adoptar dos actitudes: una pasar al TCP a todos los portadores de las rutilantes tarjetas y la otra iniciar el proceso de psiquiatrización del Frente Amplio. Hay que respetar al Tribunal. Pero no es un tribunal de la Inquisición donde sus fallos eran inapelables y ejecutados de inmediato. Es la opinión no unánime, de algunos compañeros frentistas, que habrá que escuchar con respeto, analizando sus argumentos, las pruebas presentadas y el consejo que brindarán a la fuerza política. Ese consejo no es institucionalmente vinculante, pero más allá de la norma, creo que debe seguirse si los argumentos son convincentes, si las pruebas son irrefutables, si la pena que proponen es acorde a los hechos denunciados, si no es discriminatoria y si el contexto lo amerita.

Si el Tribunal no convence con sus argumentos, su opinión tiene tanto valor como la de cualquier dirigente o militante honesto que haya estudiado con espíritu de equidad la querella planteada. Posee, sí, el Tribunal, el mérito agregado de haber sido elegido para esa tarea. Es una opinión importante a tener en cuenta.

“Justicia para Sendic, pero apoyo incondicional al Frente Amplio, único instrumento político con que cuenta nuestro pueblo.“

Si el Plenario no es convencido por los argumentos del Tribunal, el colectivo tiene la obligación de refutarlo y resolver democráticamente por mayoría, cuál es su decisión. Independiente de las mayorías especialísimas que dicta el reglamento, lo que importa es qué opina la mayoría del Frente Amplio sobre el caso. El Tribunal cumplió con su deber. Si se equivocó o no, será opinable. Pero la institución no debe ser mancillada. La seriedad de su trabajo quedará o no demostrada al conocerse su tarea. Justicia para Sendic, pero apoyo incondicional al Frente Amplio, único instrumento político con que cuenta nuestro pueblo. No inventemos otro campo de batalla para lastimarnos.

Ya entregadas estas reflexiones para su publicación me entero de las nuevas acusaciones formuladas este jueves por el semanario Búsqueda, corazón y pulmón de la ingeniería mediática contra el vicepresidente.

“El intelectual orgánico del partido thermidoriano, al darse cuenta que la montaña parió un ratón, abandona su flanco de lucha y abre otro frente: los viajes y los viáticos de Sendic“

Al pulverizar el propio Tribunal de Conducta Política los U$S 43.067 denunciados por Búsqueda, de uso irregular de la tarjeta corporativa, que quedó reducido a un montón de escombros, solo U$S 1.548 dólares sin justificar en 9 años de gestión, el intelectual orgánico del partido thermidoriano, al darse cuenta que la montaña parió un ratón, abandona su flanco de lucha y abre otro frente: los viajes y los viáticos de Sendic. Afirma que de los 120 viajes en los 9 años, solo realizó reembolsos en 13 oportunidades. Ignoro si rindió cuentas en solo 13 viajes, si no tenía reembolsos que hacer en los restantes y tantos elementos más para formular una acusación de inconducta. El semanario interpreta la información sin prueba alguna, con errores, con el olvido conciente o inconciente de que los viáticos son aportados solo para gastos en el exterior y no para gastos locales y el hecho de que haya gastos locales en dólares no significa que hayan sido realizados en el exterior.

Búsqueda confunde, no sé si deliberadamente o no, toda esta información. Es un manotón de ahogado ante el fracaso de su primer frente. Si queremos hablar de viajes y viáticos de jerarcas, el semanario debe actuar con seriedad. Que inicie una investigación sobre todos los viajes y viáticos gastados en el exterior, de todos los jerarcas desde la recuperación democrática hasta nuestros días. Que instale la ley pareja para todos y cese su unidireccionalidad que le resta crédito a su profesión. Y además que aporte pruebas, no solo declaraciones y títulos rimbombantes sin soporte técnico alguno.

“Hoy más que nunca se necesita una nueva Epifanía para el Frente Amplio”

Tampoco este nuevo flanco se sostiene. Pronto abrirán un tercero. Los frentistas deben saberlo.

Hoy más que nunca se necesita una nueva Epifanía para el Frente Amplio. A esa tarea deberían dedicarse estos compañeros, cerrando filas con fraternidad e inteligencia, ante el embate coordinado y unido del adversario histórico, que viene actuando con eficiencia en su rol de quintacolumna del movimiento popular.

Si no terminamos con las vendettas ruines de unos contra otros, prefiero decirles con Castelli, que si ven al futuro, díganle que no venga.

03
Sep
17

farc colombia

COLOMBIA

Las FARC lanzaron su partido político con nuevo nombre y logo

“Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común” es el nombre del partido político de la ex guerrilla colombiana que fue lanzado este viernes en Bogotá. El movimiento adoptó como logo una rosa roja con una estrella en el centro.

Este viernes se realizó el lanzamiento oficial del partido político de las FARC en Colombia con un evento multitudinario en la Plaza Bolivar de Bogotá.

La ahora ex guerrilla decidió mantener la sigla que le dio nombre durante todos estos años y pasó a llamarse Fuerza Alternativa y Revolucionaria del Común, en lugar de su nombre de origen Fuerzas Armadas y Revolucionarias de Colombia. Como logo eligieron una rosa roja, asociada mundialmente a la Internacional Socialista.

Iván Márquez, el jefe de negociador de las FARC en La Habana defendió el nuevo símbolo y expresó “queríamos buscar un signo que fuera conocido, que se encontrara por todas partes, y queremos que lo asocien con nosotros cuando vean una rosa, porque la rosa también tiene una visión positiva”.

Sobre el nuevo nombre y el mantener la sigla había expresado anteriormente “no queremos romper los vínculos con nuestro pasado. Hemos sido y seguiremos siendo una organización revolucionaria”.

El desarme del grupo guerrillero y su nacimiento como partido politico quedo establecido en el Acuerdo de Paz firmado las FARC y el Gobierno colombiano el año pasado que puso fin al más de 50 años conflicto interno.

El Acuerdo establece también que para las próximas dos legislaturas en Colombia, es decir, desde el 2018 hasta el 2026, las FARC tendrán garantizadas una representación de 10 escaños en el Congreso, cinco en el Senado y cinco en la Cámara de Representantes, luego pasarán a disputarse los lugares a través del voto popular como el resto de los partidos.

El nacimiento de las FARC como partido político se concreto en el primer Congreso sin armas de la fuerza que se llevó a cabo en Bogotá durante toda la semana con la participación de 1.200 delegados que perfilaron los lemas claves que utilizarán en las próximas campañas electorales: la lucha contra la corrupción y cumplimiento de los acuerdos de paz para beneficiar a “la gente del común indignada”. En ese marco también se definió el nombre del partido y quienes serán los candidatos para las elecciones de 2018.




septiembre 2017
D L M X J V S
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Meses