Archivo para 14/04/17

14
Abr
17

uruguay y la izquierda frenteamplista

46 años después…

escribe: Tito Dangiolillo

 

Qué reales nos resultan hoy las estrofas del tema de Pablo Milanés…”el tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos”… Pero, junto a Violeta Parra decimos bien fuerte…”gracias a la vida, que me ha dado tanto”…

No se puede medir con ninguna vara lo vivido en estos 46 años, no podríamos decir…”tanta vida en cuatro versos”… porque los versos serían miles, pero lo que si afirmamos es que es…”lindo haberlo vivido pa’ poderlo contar”… el Sabalero decía cantar pero nosotros, ni el arrorró.

Inauguramos allá por 71 el Comité Comercial I, era la Coordinadora C, que estaba en García esq. Cufré Chico, primero funcionábamos en el Club Armenio ubicado Duvimioso Terra esq. Cagancha, que nos cedían el lugar. Allí sufrimos un atentado a balazos, mucho tiempo antes del golpe de Estado y se decía que por ese entonces no pasaba nada. ¿Cómo se iba a luchar armados contar un gobierno constitucional?

Recuerdo que el profesor Cardozo dijo en el acto de desagravio, que los agujeros en la puerta y las paredes dejados por las balas fascistas serían los ojos nuestros con que los miraríamos toda la vida, y algo así hicimos. Nuestra memoria no puede fallar, y en este aniversario va el saludo a todos los compañeros que quedaron por el camino y pido no olvidarlos jamás.

Después inauguramos el comité en la dirección antedicha y vinieron todos los otros comités de la C, el Comercial II y el III; el Democracia y La Paz, el Kruger y muchos compañeros más.

Hicimos un gran acto de apertura, invitamos a Seregni para que nos hablara, la animación, imaginen quien la hizo, pero conjuntamente con alguien que militó desde el comienzo y que luego se convertiría en un gran artista, el “Bananita” González. Era febrero, Carnaval y habíamos invitado a la “Soberana”, el Pepe Veneno, su director nos había dicho…”quédense tranquilos que vamos cuando terminemos con los tablados”. Por aquellos años la murga tenía cantidad de tablados por día, llegaron a las dos de la mañana, pero cumplieron, mientras tanto el “Bananita” con nosotros como sustento, había entretenido a la gente y no parábamos de reír. Pasaron cosas increíbles, había una persona de gabardina con sombrero aludo parado contra una pared enfrente al comité. El responsable de “seguridad”, Ricardo, vino un montón de veces a decirnos…”che miren que ese de sombrero tiene pinta rara”. Con el tiempo nos enteramos que era el Bebe Sendic, que había ido a escuchar el discurso de Seregni y claro, parecía raro, medio disfrazado, no por el carnaval sino que estaba clandestino ya que “algunos” habían optado por enfrentar el poder despótico del pachequismo, que ya había asesinado a varios compañeros y se valía de medidas de seguridad para intentar ¿gobernar?

El anterior Presidente de la República también andaba en esa “barra”. Quiero en primera persona mencionar compañeros de aquellos momentos: el “Gordo” Di Falco y su compañera Ruth, que cayeron en cana por colaborar con los muchachos, sufriendo toda clase de vejaciones, y con un comportamiento ejemplar continuaron su lucha una vez recobrada su libertad; venían de la 99, gran ejemplo.

Hoy 46 años después nos preguntamos: ¿Podemos seguir pensando en “La admirable alarma”, expresada por Seregni en el discurso inaugural? Queremos creer que sí, a veces lo dudamos, pero por la memoria con todos nuestros mártires -sin distinción de banderas- debemos jurar que sí y luchar para que los más infelices sean realmente los más privilegiados, comprender que la lucha de clases y el imperialismo aún existen y no espantarse con esas palabras, ser honestos, ser autocríticos y profundamente humildes, tener más calle que escritorio, más barro y menos agenda, ser distintos a los políticos tradicionales y no parecernos cada vez más a ellos, no tener que sentir vergüenza ajena por dichos y hechos de algunos compañeros, ser cada vez más artiguistas, no sentirnos edulcorados con las propuestas privatizadoras que aún rondan muchas cabezas de nuestros dirigentes, estar realmente comprometidos con los cambios, no decretar medidas represivas que la gente repudia. Solo con más de todo esto lograremos que la bandera de Otorgués, la roja, azul y blanca continúe flameando bien en alto, nunca bajarla y hacer realidad lo de la “Admirable alarma”.

A 46 años de aquella gesta, no dudamos que con nuestra militancia “habrá patria para todos”. Salud Frente Amplio; salud militancia.




abril 2017
D L M X J V S
« Mar   May »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30