11
Nov
16

gobierno de uruguay

Postergar congreso del Frente Amplio sería prudente

 

escribe: Mario Morosini / ANALISTA POLITICO

Me estoy retirando de la vida partidaria y dejo de opinar sobre mi querido Frente Amplio, por lo tanto quisiera realizar una última reflexión.

Vivimos momentos muy complejos en la sociedad uruguaya. No somos además una isla. El mundo está inestable, en lo económico, en lo social y notoriamente en situaciones de violencia que no se adecuan al sentir de la mayoría de los habitantes de la Tierra, quienes aspiramos a vivir en paz. Paralelamente, en la región, especialmente los países que parecían haber tomado un rumbo progresista, rompe los ojos que han retrocedido duramente, como es el caso de Argentina, notoriamente de Brasil, ni que hablar de Paraguay, hay síntomas negativos en Chile y podríamos seguir. Uruguay es casi una excepción. Igual sufre turbulencias.

Tenemos un gobierno que mira el futuro, en contacto con la gente, prueba de ello son los seguidos “Gobierno de Cercanía” donde se suceden encuentros entre ministros y ciudadanos en lugares alejados de la capital, empapándose de sus realidades y necesidades. No obstante nuestro gobierno, padece el hostigamiento de la mayoría de la prensa (de derecha casi toda), y no tiene el suficiente respaldo sólido y necesario de su fuerza política.

Si es necesario discutamos con nuestro gobierno, pero busquemos los prudentes acuerdos.
Un solo ejemplo, reciente, fresquito: el nuevo ajuste a la ley sobre secreto bancario, que apunta contra la corrupción y los delitos económicos, solo un gobierno como el FA puede impulsarla. Además contribuye a una mejora en la distribución de las cargas sociales. ¿Alguien cree que con otro gobierno esto puede ocurrir?

Somos conscientes de que a muchos no les gusta leer estas líneas.

Se nos ocurre que se hace necesario pararse a meditar un instante sobre el momento político que se vive a nivel nacional e internacional. En lo nacional hay dificultades para alcanzar o mantener la mayoría en diputados, todo resulta cuesta arriba. No podemos dejar de discutir lo principal para meternos en algo que bien puede esperar un año, o sea el famoso Congreso.

No estamos afirmando que no sea de trascendencia. Por supuesto que lo es, y por algo somos la única fuerza política en el país que tenemos la posibilidad de discutir de igual a igual con los dirigentes los temas. Felizmente no pertenecemos a una fuerza política, donde lo que dice el “jefe” lo acatamos a manera de rebaño.

Si se llegara a postergar para mediados del año próximo, podríamos tener seis meses para mirar desde la fuerza política lo que pasa en el país y en el mundo, y paralelamente meternos con pies y manos en una discusión profunda de qué queremos hacer con el Frente Amplio.

Excluyo al gobierno, me refiero a la fuerza política como tal.

Hay que definir qué rol jugará. ¿Seguirá en oposición? Porque hay que decirlo con claridad: somos por momentos o parecemos oposición. Puede no gustarle a muchos, pero esos “muchos” que son realmente pocos, están sumidos en la lucha de sus chacritas, de espaldas a la gente. Lo vemos en cada reunión que asistimos. Todos los participantes coincidimos en que se debe cambiar y al final nadie le pone un parate.

Otro ejemplo de lo que amagamos permanentemente a hacer y nunca concretamos es con el tema comunicación. En cada reunión y/o discurso se dice que hay que cambiarla, que hay que profundizar la comunicación. Y luego, terminado el intercambio de opiniones, todo sigue igual. Por lo tanto, es hora de ponernos serios, hacer un balance profundo, discutir a lo largo y ancho del país, dentro de la orgánica y por fuera de ella, viendo cómo ordenamos el barco. De lo contrario, nos puede pasar lo mismo que le está ocurriendo a nuestros hermanos brasileros, argentinos, paraguayos, etc.

La derecha internacional no da ventajas. Y obviamente que en cada país tiene sus referentes. Pues primero debemos poner atención en esta situación que está “reacomodándose” en el Continente y no podemos estar ajenos a esas señales.

Todos los ojos están fijos en el Uruguay. Los buenos ojos, y también los malos ojos. Cualquier compañero que asiste a una reunión internacional es abordado por sus colegas, muchos de ellos progresistas que luego de vivir gobiernos que iban recuperando terreno, volvieron a caer, y los compañeros que asisten a las diferentes reuniones internacionales, nos cuentan que les preguntan cómo hacemos los frenteamplistas para no caer en lo que ellos cayeron.

Por lo tanto estamos a tiempo de recomponer filas. Nos parece que es un momento de balances. Pero no un Congreso.

Mirar la cancha y pensar, intercambiar opiniones. Si nos tomamos seis u ocho meses, para discutir fraternalmente todos los temas que nos están acuciando a los frenteamplistas y por supuesto a los uruguayos, seguramente lo que lograremos sería jerarquizar al Congreso que no puede pasar del año 2017, pero que hoy se hace necesario postergar por las razones expuestas.

Fundamentalmente debemos entender que los temas de la gente no son los que nosotros pretendemos que sean. ¿Alguien leyó el documento realizado con gran esfuerzo por un conjunto de compañeros, sentando las bases para la discusión hacia el Congreso? Seguramente la gran mayoría no. Y no por no tener tiempo. Sencillamente porque esos temas, especialmente algunas valoraciones teóricas, hoy no tienen presentes a los Doña María y Don José.

¿Recuerdan que hace unas décadas hablábamos de los problemas que tenían Doña María y Don José? Los hemos abandonado a esos dos personajes que representan a cientos de miles. Actualmente como fuerza política estamos de espaldas a la gente. Lejos de sus problemas más acuciantes. Sumidos en discusiones internas que a nada conducen.

Y todo esto planteado con respeto, sabiendo que también son muchos los compañeros que están realizando un gran esfuerzo para lograr que sea un Congreso exitoso. Y sin pensar que caemos en una contradicción, tenemos la esperanza que si finalmente se concreta, como así parece, lo lograrán, porque el Frente Amplio tiene en su gente, sus militantes, personas muy inteligentes y sensibles a la problemática de su país. No es eso lo que estamos planteando, sino cuestionamos la oportunidad, estamos convencidos que no es el momento adecuado. Para nosotros, repetimos, postergarlo sería un gesto de prudencia para llegar a un Congreso en el 2017 que tenga aun mayor jerarquía y seguramente más contenido.

Dixit

“Fundamentalmente debemos entender que los temas de la gente no son los que nosotros pretendemos que sean. ¿Alguien leyó el documento realizado con gran esfuerzo por un conjunto de compañeros, sentando las bases para la discusión hacia el Congreso? Seguramente la gran mayoría no. Y no por no tener tiempo. Sencillamente porque esos temas, especialmente algunas valoraciones teóricas, hoy no tienen presentes a los Doña María y Don José”.

Anuncios

0 Responses to “gobierno de uruguay”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


noviembre 2016
D L M X J V S
« Oct   Dic »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

A %d blogueros les gusta esto: