02
Nov
16

uruguay … la memoria

Soy rebelde porque tengo memoria

escribe: Dr. Ismael Blanco, analista

 

Ayer caí en la cuenta, cuando terminaba una reunión en Flor de Maroñas por asuntos que para nada me desvelan como es el caso de una eventual reforma constitucional, que en los últimos 7 meses éste ha sido el pretexto que me ha permitido intercambiar con los más auténticos e imprescindibles militantes del Frente Amplio abordando la más importantes preocupaciones que están mucho más allá o acá de una discusión sobre normas, textos o relativas complejidades que suponen los debates jurídicos.

La inmediatez humana que se produce en estos fraternos intercambios me afianza en una visión optimista sobre nuestras vidas y me convenzo de que sí es posible seguir transformando las adversas circunstancias.
Puede parecer una tontería para los superficiales de la política, pero en lo personal me llenan de satisfacción y de confianza saber que los sueños están intactos y que una vez más es en los barrios donde lo compruebo.

Si existe alguna parte buena del culto a la personalidad es la que me propongo hacer a las mujeres y hombres que en todos estos años, con victorias pero mucho más con derrotas, a cambio de nada, sin afectaciones, asumen el protagonismo de los sencillos, son los que enarbolando bien alta nuestra bandera parecen estar inmunizados a las contriciones de cualquier tipo, los derrumbamientos y los fútiles estados de ánimo.

Algunos podrán suponer que se trata de personas que no caen en depresiones políticas, en el desencanto o el desánimo porque son seres imbuidos de algún pensamiento dogmático y ortodoxo, o influidos por cierto fervor absurdo, y créanlo o no esto no es así. Hace rato que descubrí que a la más compleja pregunta hay que buscarle la más simple de las respuestas.

Ellos son los que auténticamente siguen convencidos de un proyecto, siguen compartiendo los mismos sueños e ideales por los que han entregado una vida entera. Son los que valoran en la justa medida los logros y que tienen claro más que cualquiera cuál es la cuenta de los pendientes, porque seguro es que entre esos pendientes están ellos. Son los que no tienen berretines, caprichos o aires de suficiencia. Son los que le dan sentido a la palabra “compañero”.
Ellos son los que la mayoría de las veces no son mencionados si se mueren. Ni poseen honoríficos o fatuos homenajes, nunca se les ofrece laudatorios ni consideraciones en primera plana, tampoco son objetos de ceremonias que posibilitan purificaciones post mortem. Son los que cuando se mueren, las banderas no ondean a media asta en señal de respeto ya que suelen irse como vinieron, sin decir nada igual que el viento.

Concluyo que ellos son los auténticos, los que andan por la vida despojados de atavíos y pomposidades. Son nuestra conciencia, los que sin etiquetas y llenos de humanidad me hacen ratificar una vez más de que todo valió la pena.

Cada cierto tiempo retornan a mí los asuntos de la Memoria. Algunas veces porque ex profeso la convoco, sobre todo cuando percibo que empezamos a perder la autoestima o porque un puñado de cínicos parece que tienen la capacidad de cuestionárnoslo todo y nosotros en lugar de plantar pelea vociferamos para adentro, mascullamos bronca y pegamos un portazo.

El pensamiento agudo y autocrítico siempre ha sido considerado como una virtud. La práctica cuestionadora de no resignarse a que las cosas son tal como son o como pretenden presentárnosla, salva ideas y como consecuencia de este hecho termina salvando vidas, en primer lugar la propia.
Uno a lo largo del tiempo va asumiendo que esta actividad hay que llevarla a cuenta y riesgo de su propia suerte ya que muchas veces colide con la prudencia o con la tibieza del confort y la tranquilidad.

Es de suponer que generalmente vivir resulta menos complicado si uno a cada vida le saca el lastre de volver a considerarla en ciertos aspectos. La Memoria, y en particular la memoria histórica implica asumir la existencia de monstruos y de acciones monstruosas, con la particularidad de que por no tratarse de una simple pesadilla donde uno más allá de despertarse angustiado, no tendrá graves lesiones y se tranquilizará concluyendo de que se trata de una mala jugada del inconsciente.

Me lo he preguntado de manera bastante reiterada por qué siempre vuelvo a escribir sobre la Memoria, por qué volver a transitar por ella, traerla al presente, volver a considerarla, traer al ahora circunstancias, hechos, vivencias y personas.
Es probable que exista más de una razón. Lo natural es que los humanos solemos fácilmente enterrar el pasado muchas veces hasta por un instinto de supervivencia, algunos hasta para evitar suicidarse, para no desenterrar muertos humanos o muertas ideas.

A veces la memoria es provocada, de pronto surgen y asoman cabeza criaturas del Mesozoico, que evidentemente no se terminaron de extinguir, son los fascistas, los esperpentos de la historia, que se nutren de odio, el excremento de la política que va quedando al parecer en su reducido hábitat de la Avenida Libertador al 1546.

Por estos días y antes de que el gorila del coronel Silva dijera lo que dijo, Osmar me recordaba que se le partía el alma de dolor al ver entre las rendijas de la venda a dos muchachitas de la UJC desnudas, de plantón y soportando abominables abusos en el “infierno chico”.
Supongo que la justicia nada tiene que ver con este tema. Será que estas cosas al fin de cuentas van quedando en el ámbito de los particulares, de sus acciones y deseos. Uno no se contenta con esperar tranquilo a que el coronel con todo su fascismo y sus fascistas desaparezcan de este mundo por muerte natural y se conviertan en un fósil ordinario y arcaico.
Concluyo que sólo cuento con la paciencia y la Memoria. La dos son cuestiones de tiempo. Una más inmediata y la otra sin duda nuestro desquite y reparación. Por ello la Memoria es un acto de rebeldía y por tanto deberíamos decir: tengo Memoria porque soy rebelde.

Anuncios

0 Responses to “uruguay … la memoria”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


noviembre 2016
D L M X J V S
« Oct   Dic »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

A %d blogueros les gusta esto: