26
Oct
16

Graciela Bianchi, derechista de ley

El debate educativo en las cloacas del agravio

 

escribe: Hugo Acevedo / Analista

 

La purulenta andanada de diatribas proferida por la diputada nacionalista Graciela Bianchi durante la interpelación a la ministra de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, abrió un nuevo frente de confrontación entre el gobierno y la oposición.

Fiel a su estilo pendenciero, la parlamentaria la acometió con gruesos epítetos contra la Secretaria de Estado y contra el propio presidente del Codicen, Wilson Netto, demostrando una total falta de respeto a las investiduras, de sensibilidad y de tacto político.

En referencia a Muñoz, la miembro interpelante afirmó que cree tener “patente de corso”. Simultáneamente, acusó a Netto de ser un “mediocre profesor de Física que llegó a su cargo por viveza criolla”.

Masticando rabia biliar como es habitual en ella, la legisladora denostó a diestra y siniestra, en una suerte de guerra privada contra el Frente Amplio que poca o ninguna relación tiene con la calidad de la educación que se imparte en las aulas.

Evidentemente, sigue exhibiendo un discurso de estrado como si estuviera en campaña electoral, como sucedía cuando aun era directora del Liceo “Francisco Bauzá”.

Por entonces, se despachó a gusto y, no satisfecha con criticar las políticas educativas, agravió con total impunidad a las autoridades de la época, usufructuando la libertad que otorgan los gobiernos frenteamplistas y transformándose en una auténtica vedette para los medios de prensa, más reaccionarios y pro-golpistas.

Si asumía esa actitud durante un gobierno de derecha seguramente hubiera sido sumariada y eventualmente destituida, como sucedió con algunos docentes perseguidos por su militancia gremial en plena democracia.

Aunque algunos de los cuestionamientos formulados a la gestión educativa puedan ser procedentes, es evidente que el talante de su discurso es absolutamente destemplado.

Por supuesto, reiteró su visceral aversión por los sindicatos y la representación docente en los Consejos de Educación y su tajante rechazo a la negociación colectiva en el sector inaugurada durante los gobiernos del Frente Amplio. Naturalmente, esa postura es acorde a la idiosincrasia de su partido, que históricamente ha sido radicalmente anti-obrero y, por supuesto, pro-oligárquico.

También fustigó ácidamente la creación de cargos de confianza, pese a que ella misma ocupó uno durante cinco años en el primer gobierno progresista. Realmente, no la recordamos denunciando problemas en la educación durante ese lapso.

El desiderátum en materia de dislates lo perpetró cuando afirmó representar con su Partido Nacional a la mitad de los votantes. O tiene mala memoria o bien carece de conocimientos elementales de aritmética, ya que su fuerza política concitó sólo un 31% de las adhesiones en la primera vuelta de las elecciones de 2014, lo cual equivale a menos de un tercio de las voluntades expresadas en las urnas.

Luego, en el balotaje, el candidato Luis Lacalle Pou logró sumar una buena proporción de los votos colorados, aunque esa alianza no fue suficiente para evitar perder los comicios por demolición.

Bianchi -que pudo desarrollar su intervención gracias a la presencia de diputados del Frente Amplio que sostuvieron el quórum, porque los de su propia bancada abandonaron la sala cansados de tanta monserga- tuvo también el tupé de reivindicar la educación de hace cincuenta años, cuando no más de tres o cuatro de cada diez adolescentes de la clase media accedían a las aulas liceales y el resto era derivado hacia la Universidad del Trabajo del Uruguay que, a diferencia de lo que sucede en el presente, era una mera escuela de oficios que únicamente preparaba a los alumnos para ingresar al mercado laboral.

Para expulsarlos literalmente de los espacios educativos bastaba que los chicos tuvieran la tez oscura, procedieran de hogares humildes o fueran algo conflictivos.

Por eso, las evaluaciones de desempeño -que por entonces eran virtualmente inexistentes- siempre resultaban positivas y las tasas de promoción eran sustantivamente mejores que en el presente.

Con respecto a la supuesta calidad educativa en los últimos gobiernos de derecha de post-dictadura, ese mito fue demolido ya en 1992 por un lapidario informe de la Comisión Económica para América Latina (Cepal), que denunciaba una situación paupérrima precisamente durante el gobierno de su Partido Nacional, encabezado por Luis Alberto Lacalle.

Por entonces, además de los presupuestos de inanición y de los salarios de indigencia que percibían los docentes y el personal administrativo, los ruinosos edificios se caían literalmente a pedazos.

Hoy, salvo excepciones, los más de cien locales nuevos construidos en los últimos diez años ostentan una confortabilidad edilicia incluso superior a la de los colegios privados.

No satisfecha con tanto desatino profirió una reflexión aun más insostenible: “Tal vez antes de 2005 muchos niños comieron pasto, pero por lo menos aprendían más y mejor”.

Cuesta creer que una docente avale el hambre y la miseria, teniendo en cuenta que, según los especialistas, la desnutrición afecta severamente las funciones cognitivas y provoca grave retraso intelectual.

Como se recordará, durante la crisis que eclosionó en 2002 la tasa de desnutrición infantil en algunas regiones del denominado Uruguay profundo trepó a niveles similares a los del continente africano.

Bianchi, quien fue secretaria del extinto ex senador José Germán Araújo, se alió con la misma derecha infame que expulsó del Parlamento al recordado legislador frenteamplista en 1986, por haber denunciado la inmoralidad de la Ley de Impunidad que perdonó los delitos de lesa humanidad durante la dictadura.

Si su Partido Nacional hubiera llegado al gobierno y ella ocupara la presidencia del Codicen como aspiraba, la educación seguramente retrocedía a los tiempos del pachecato, con huelga por tiempo indeterminado, represión y cursos paralelos incluidos.

Anuncios

0 Responses to “Graciela Bianchi, derechista de ley”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


octubre 2016
D L M X J V S
« Sep   Nov »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

A %d blogueros les gusta esto: