21
Oct
16

uruguay el FA y la derecha

“Es hora de la autocrítica y de reorganizar la esperanza”

 

escribe: Lilián Galán, Diputada MPP

Los sucesos políticos de los últimos meses en América Latina han generado numerosos análisis tratando de explicar por qué parece revertirse procesos que durante los últimos diez o quince años han implicado mejoras sociales, económicas y la conquista de más derechos para la ciudadanía. Se tiene una sensación térmica de retroceso en los logros alcanzados, y las explicaciones van desde las acusaciones a un “otro” (la derecha con la cual confrontamos) hasta la autocrítica a nuestros propios procesos como izquierda.

Cuando la crítica se dirige hacia afuera, decimos que la derecha ha retomado la iniciativa. Que Estados Unidos ha vuelto otra vez su mirada hacia el”patio trasero” luego de varios años en que pareció estar más concentrado en las guerras en Medio Oriente y en su propia crisis económica interna. O que las oligarquías locales no van a ceder ni un ápice de sus ingresos ahora que los precios internacionales de nuestros productos han bajado. O, que los “grandes” medios de comunicación son fieles representantes de las elites locales y mundiales y juegan para ellas construyendo el relato dominante, que nos dice cada mañana qué creer, cuál es el tema de discusión más importante del día y hasta cuáles serán nuestros anhelos en la vida.

También surgen las autocríticas, muy bien ejemplificadas en Brasil: el PT cedió en exceso a los requerimientos de sus aliados electorales, con tal de lograr gobernabilidad, hasta que esos aliados los traicionaron con el resultado conocido.

En nuestro país las últimas declaraciones de dirigentes del Partido Nacional diciendo que el Frente Amplio va a necesitar ayuda para culminar el período de gobierno, hacen parte de una operación política para trasmitir una sensación de caos. ¿Pero basada en qué? ¿La gente muere de hambre, y hay un 20% de desempleo como en 2002? ¿Más de 100% de inflación como en el gobierno de Lacalle?

Nada de eso, pero casi que da igual, el mensaje de que “todo está mal”queda instalado.

A lo largo de la historia hemos vivido períodos de auge y retroceso de las ideas progresistas y socializantes.Tal parece que nos encontramos al inicio de un período de retroceso, los sucesivos golpes de Estado en Honduras, Paraguay, Brasil, la derrota electoral del progresismo en Argentina, el reciente fracaso en las urnas del respaldo al acuerdo de paz alcanzado en Colombia entre las FARC y el gobierno, indican que rápidamente debemos rearmar nuestra estrategia.

La derecha juega.Y no podemos esperar que la moderación de objetivos logre que la derecha se calme. No importa qué tan bien nos cierren las cuentas macroeconómicas, o qué tanto elevemos la inflación en la penalización de delitos. Siempre estarán prontos para confundir inversión con gasto, y causas con consecuencias. Hacen su juego y no tiene que sorprendernos.

Por lo tanto somos partidarios de seguir torciendo el rumbo a la izquierda y ser tozudos en la aplicación del Programa del FA: incremento del gasto social, profundización de la reforma tributaria para que “pague más el que mayor poder contributivo tiene”, inserción internacional con y desde la región.

Pero no es suficiente, no es sólo el qué se hace sino cómo. La obtención de objetivos siempre será insuficiente y llegará más tarde de lo preciso. Seguimos inmersos en el capitalismo y el capitalismo genera desigualdad y violencia, no siempre va a ser posible hacer lo necesario. Pero es imprescindible que seamos capaces de echar el resto en tratar de lograrlo, que discutamos codo a codo con la gente los caminos posibles para hacerlo, y en suma, cuando no sea posible avanzar en mejores políticas o más logros, tener la franqueza de analizar en conjunto, cuáles son las limitaciones y cómo seguiremos dando la batalla.

Hoy nuestros países vecinos son una escuela permanente de lo que puede pasar si vuelve a gobernar la derecha, pero además demuestran qué tan rápidamente puede destruirse lo poco o mucho que los gobiernos progresistas lograron construir en estos años, son un espejo de los errores que no podemos cometer. Tenemos que condenar la política del miedo, la mentira y la manipulación mediática una y mil veces.

Como corolario entonces, quiero compartir esta nota de Frei Betto “Brasil: Nos equivocamos”: “En 13 años no promovimos la alfabetización política de la población. No tratamos de organizar las bases populares. No valoramos los medios de comunicación que apoyaban al gobierno ni tuvimos iniciativas eficaces para democratizar los medios.

No adoptamos una política económica orientada hacia el mercado interno. (…) No realizamos ninguna reforma estructural, como la agraria, la fiscal y la previsional. Ahora somos víctimas de la omisión en cuanto a la reforma política. Ganar elecciones se volvió más importante que promover cambios a través de la movilización de los movimientos sociales. Engañados, acatamos una concepción burguesa del Estado, como si él no pudiera ser una herramienta en manos de las fuerzas populares (…) Pero dejemos el pesimismo para días mejores. Es la hora de hacer autocrítica en la práctica y de reorganizar la esperanza”.

 

Anuncios

0 Responses to “uruguay el FA y la derecha”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


octubre 2016
D L M X J V S
« Sep   Nov »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

A %d blogueros les gusta esto: