26
Sep
16

julio ma. sanguinetti

Los agravios de un consecuente reaccionario

 

escribe: Hugo Acevedo

Luego de haber contribuido a devastar al país durante su segunda presidencia y legarle a Jorge Batlle la herencia maldita que eclosionó en la dramática crisis económica y social de 2002, el ex dirigente colorado Julio María Sanguinetti sigue destilando visceral odio contra la izquierda.

Por supuesto, se trata de un mero espécimen anclado en los tiempos de la Guerra Fría, quien integró dos gobiernos de neto cuño autoritario que precedieron a la dictadura liberticida que asoló a nuestro Uruguay durante casi doce años.

A sus longevos ochenta años de edad y embolsando puntualmente su privilegiada jubilación, esta suerte de dinosaurio de la política nacional sigue sin ceder a la tentación de lanzar permanentes invectivas desde su columna de opinión en el semanario digital Correo de los Viernes.

Aunque goza del favor del periodismo obsecuente porque es uno de los personajes referentes de la historia contemporánea de la derecha uruguaya, como tiene vocación periodística no pierde la oportunidad de contaminar la escena política con sus agravios e improperios desde ese medio partidario.

En un reciente editorial titulado “No son demócratas”, Sanguinetti la emprendió nuevamente contra el Frente Amplio, acusándolo de no comulgar con los ideales democráticos.

Aunque su discurso está sustentado en la cercanía entre el FA y los gobiernos de Cuba y Venezuela, el columnista no pierde oportunidad de retroceder en el tiempo a la época de la hegemonía de la Unión Soviética y del denominado socialismo real.

En sus reflexiones, Sanguinetti afirma que el Frente Amplio no ha cambiado con el tiempo, poniendo en tela de juicio la historia de una fuerza política que luchó denodadamente por la restauración democrática, tanto desde la clandestinidad como desde el exilio.

Obviamente, durante los tres gobiernos de izquierda la población ha gozado de libertades públicas y derechos ciudadanos como no registra la memoria colectiva.

Por supuesto, sus expresiones son las mismas burdas falacias a las que nos tiene acostumbrados el ex primer mandatario, que en cambio sí integró dos gobiernos que arrasaron con todas las libertades y le allanaron el camino a la tiranía de génesis golpista.

Como se recordará, hace casi cincuenta años, Julio María Sanguinetti integró el gabinete, en calidad de ministro de Industria y Comercio, del por entonces presidente Jorge Pacheco Areco, quien encabezó un gobierno represivo pautado por las medidas prontas de seguridad, el encarcelamiento de sindicalistas y opositores, la tortura, el asesinato de estudiantes y la censura y cierre de decenas de medios de prensa.

También ocupó efímeramente la titularidad del Ministerio de Educación y Cultura del también prepotente gobierno del luego dictador Juan María Bordaberry, pergeñando la intervencionista e inconstitucional Ley de Educación, que vulneró grotescamente la autonomía de la enseñanza.

Como si no fuera suficiente, durante su primera presidencia, a la cual accedió en elecciones rengas por la ilegal proscripción de centenares de dirigentes políticos prohibidos por la dictadura, entre ellos el caudillo blanco Wilson Ferreira Aldunate y el general Líber Seregni -pactó con los militares la impunidad de los delitos de lesa humanidad.

Obviamente, aunque fue uno de los parteros del oprobioso engendro jurídico de la Ley de Caducidad, que viola groseramente la Constitución y las normas del derecho internacional, no tuvo ni la valentía de cumplir con los artículos que establecen la obligatoriedad de investigar las desapariciones durante el gobierno autoritario.

Por su oscuro pasado -que no debe ser olvidado Julio María Sanguinetti no tiene credenciales como para cuestionar las convicciones democráticas de nadie.

Como si fuera poco, en el presente convalidó el inmoral golpe de Estado parlamentario que culminó con la destitución de la presidenta constitucional de Brasil Dilma Rousseff, ratificando su alineamiento con las fuerzas más reaccionarias del continente.

Esa actitud es consecuente con sus posturas históricas, que lo han situado siempre en el lado opuesto de los intereses populares, acorde con su rancia ideología conservadora.

Anuncios

0 Responses to “julio ma. sanguinetti”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


septiembre 2016
D L M X J V S
« Ago   Oct »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

A %d blogueros les gusta esto: