17
Jun
16

el progresismo uruguayo

El progresismo en bajada

 

escribe: Ugo Codevilla

La semana pasada expusimos en este mismo espacio lo siguiente: “Resulta confuso el doble estándar de la administración Vázquez con respecto a dos conflictos que afectan al subcontinente. En Brasil el accionar parlamentario resulta golpe blando y en Venezuela, democracia pura. Es sencillamente desdichada tanta falta de perspectiva histórica”. Quienes defienden la inexistencia de ese doble estándar en razón de no haber tomado posición con respecto al “golpe blando”, acusan una especial miopía.Este gobierno tiene posición tomada en ambos casos y en lo referido a Brasil, es sencillamente incuestionable que de continuar Michel Temer en Planalto, el Mercosur ingresará al crematorio provocándole a Uruguay, un grave conflicto en cuanto exportaciones. En rigor, la tendencia del actual gobierno de Brasil a reestructurar su economía para sincronizarla con la de EEUU, es atentatoria del comercio regional. Adiós BRICS y también, adiós Mercosur. La ausencia de manifestación gubernamental, solamente obliga a otras instanciasque lo hagan en “sustitución práctica”. Por ejemplo, el FA (con algunas excepciones) es un buen instrumento para acusar a LuisAlmagro de traidor, pero hace chitón con respecto a la proclividad provocadora de Nin Novoa. Acusar a Almagro no pisa callos, tampoco sirve demucho.Aparentemente, tampoco despotricar en contra de Maduro. En […]

La semana pasada expusimos en este mismo espacio lo siguiente: “Resulta confuso el doble estándar de la administración Vázquez con respecto a dos conflictos que afectan al subcontinente. En Brasil el accionar parlamentario resulta golpe blando y en Venezuela, democracia pura. Es sencillamente desdichada tanta falta de perspectiva histórica”.

Quienes defienden la inexistencia de ese doble estándar en razón de no haber tomado posición con respecto al “golpe blando”, acusan una especial miopía.Este gobierno tiene posición tomada en ambos casos y en lo referido a Brasil, es sencillamente incuestionable que de continuar Michel Temer en Planalto, el Mercosur ingresará al crematorio provocándole a Uruguay, un grave conflicto en cuanto exportaciones. En rigor, la tendencia del actual gobierno de Brasil a reestructurar su economía para sincronizarla con la de EEUU, es atentatoria del comercio regional. Adiós BRICS y también, adiós Mercosur.

La ausencia de manifestación gubernamental, solamente obliga a otras instanciasque lo hagan en “sustitución práctica”. Por ejemplo, el FA (con algunas excepciones) es un buen instrumento para acusar a LuisAlmagro de traidor, pero hace chitón con respecto a la proclividad provocadora de Nin Novoa. Acusar a Almagro no pisa callos, tampoco sirve demucho.Aparentemente, tampoco despotricar en contra de Maduro. En Uruguay algunos frenteamplistas lo llamaron dictador, Stalin y últimamente, loco.

En cuanto a Brasilse sigue insistiendo en el golpe blando, cuando en verdad fue la reversión de una política equivocada de alianzas de Dilma Rousseff. El verdadero golpe, bastante duro por cierto, fue retornar en shock al neoliberalismo.

Este mismo desatino se vivió en Argentina con el viraje de derecha de Mauricio Macri. Mucho peorcuando una buena parte de la bancada kirchnerista votó tales medidas con total desparpajo. Terminado el día nos preguntamos: Fuera de la retórica, ¿qué significa ser lulista y kirchnerista?

El retorno de Estados Unidos a la condición dominante en Latinoamérica, se dio sobre el cuerpo tendido de un progresismo extenuado. Mucho antes que Dilma fuera impugnada, su gobierno había dejado de ser popular. Y en Argentina, los comicios demostraron un hecho incontrovertible, es más fuerte la figura de Cristina queaquello organizado bajo el rótulo de kirchnerismo.

Dicho sin ambages, lo experimentado en América Latina es algo ya comentado, una suerte de grandes líderes en etapa declinatoria. Así se apagará también Correa en Ecuador y Evo Morales en Bolivia. Puede haber muchos votos para ellos, pero pocos para sus sucesores.

Lo central de ese fenómeno, es que el liderazgo deja poca estructura ideológica y por tanto, la continuidad se convierte en unescarpado cuesta arriba. A la salida de Cristina, Scioli no pudo derrotar a un candidato de perfil cuestionable. En efecto, en pocos meses Macri se ha ganado a pulso el repudio de su propio electorado.

La “mano de oro” se impuso a los partidos políticos, bastante difusos y venales. En todo caso, impera el caudillo moderno-destacado comunicador- y sus tribus dedicadas a promoverlo.

A pesar de este extraño péndulo, no se puede descartar que,como en Chile, la autonominada izquierda recupere el poder político, en ese caso, alentada por los empresarios. ¿Qué lo determina? La buena voluntad de Washington. Para dar un ejemplo, si el socialismo chileno o francés es vehículo adecuado para el gran capitalserá apoyado por quienes regresaron luego del puntapié recibido en la IV Cubre de las Américas ocurrida en Mar del Plata en 2005. Hoy, hasta Tabaré Vázquez (quien participó en ese evento) está dispuesto a firmar cuanto tratado le proponga EEUU.

El famoso progresismo pro capitalista está en plena retirada. En su lugar, la derecha consigue apoyo de una ciudadanía harta de corruptelas, dando cuenta de quelos votos desideologizados son tan volátilescomo manipulados. Una extraña virtud de una izquierda quese olvidó de las basesaparentemente cautivas, evidenciando su cometido real, impeler el mercado en plena globalización. Con más o menos asistencialismo, más o menos pragmatismo, lo que queda de sus años dorados es la falsa sensación de haber encarnado una ¿alternativa?

No obstante, ese constructo fue preámbulo de un nuevo periodo de capitalismo salvaje. Lo estamos verificando en América Latina, hoy mismo en Perú, donde Keiko Fujimori perdió la presidencia por un pelo y su partido es mayoría en el Congreso. Más fuerte aún en Europa y en Estados Unidos, donde dos representantes del 1 por ciento se disputarán la Casa Blanca y desde allí, prometen realzar el imperio a cualquier precio. El derrape de los BRICS, resulta apenas un indicio de lo que vendrá.

Anuncios

0 Responses to “el progresismo uruguayo”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


junio 2016
D L M X J V S
« May   Jul »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

A %d blogueros les gusta esto: