31
May
16

ddhh condena en argentina

Primeras condenas en Argentina por crímenes en operación Cóndor

Stella Calloni / La Jornada

El tribunal oral federal uno de Argentina condenó este viernes a 20 y 25 años de prisión, respectivamente, a los ex comandantes Reynaldo Bignone y Santiago Omar Riveros por crímenes de lesa humanidad cometidos en el contexto de la llamada operación Cóndor, coordinación criminal de las dictaduras del Cono Sur en los años 70 y principios de los 80.

La causa investigó el complot de las dictaduras latinoamericanas para secuestrar, trasladar de un país a otro ilegalmente, asesinar a opositores en el exilio o importantes dirigentes políticos y ex guerrilleros. Los jueces Adrián Federico Grünberg, Óscar Ricardo Amirante y Pablo Gustavo Laufer, además del juez sustituto Ricardo Ángel Basílico, comenzaron en 2003 el juicio oral, en el cual había 32 acusados, de los cuales sólo 17 llegaron vivos a la lectura del veredicto.

El general Bignone fue el último presidente de facto de la dictadura militar que gobernó el país entre 1976 y 1983, que dejó saldo de unos 30 mil desaparecidos, miles de muertos y sobrevivientes que fueron sometidos a torturas y vejaciones en el contexto del terrorismo de Estado impuesto en el país, que utilizó como metodología sistemática el robo de niños nacidos en cautiverio o detenidos con sus padres y luego desaparecidos.

Decenas de familiares y algunos sobrevivientes, así como organismos defensores de los derechos humanos e hijos de desaparecidos dentro del esquema Cóndor, esperaron en una sala expectante y cargada de emoción, separados por una pared del estrado, donde un magistrado leyó la sentencia y la lista de los nombres de las víctimas.

Fue el primer juicio sobre la operación Cóndor en el país y la región de este acuerdo criminal de las dictaduras de Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Chile y Bolivia.

En esta causa también se investigó parte de lo que fue el expediente del juicio que se realizó sobre el centro clandestino de detención Automotores Orletti, adonde fueron llevadas la mayoría de las víctimas. Hubo mayor cantidad de uruguayos refugiados en Argentina, detenidos y entregados a las fuerzas militares uruguayas que actuaban dentro de la operación Cóndor, como fue el caso de la joven María Claudia García de Gelman, esposa de Marcelo Gelman, hijo del reconocido poeta Juan Gelman, quien pudo recuperar a su nieta Macarena, después de años de búsqueda.

Macarena, nacida en un centro clandestino de Uruguay y entregada a un policía y su esposa, con su madre desaparecida en ese país y su padre asesinado en Argentina, se encontraba por la tarde cargada de emociones, pero también de esperanza en la justicia.

También estaba Sara Méndez, uruguaya detenida en Orletti y llevada con otros compañeros a Uruguay después de que le fue arrebatado 20 días su bebé, mismo que fue encontrado posteriormente en Buenos Aires en el hogar de un comisario.

Muchos de los que sobrevivieron en Orletti fueron testigos invaluables del infierno vivido esos años. También condenaron a los que tuvieron responsabilidad en el secuestro, tortura, asesinato y desaparición de dos jóvenes diplomáticos cubanos, Jesús Cejas Arias y Crescencio Nicomedes Galañena Hernández, cuyo restos, como los de Marcelo Gelman, los encontraron en tambos de aceite con cemento, los cuales fueron arrojados a una río y hallados muchos años después.

La mayoría de los acusados en este juicio, iniciado en 2013 en Buenos Aires, fueron condenados por«asociación ilícita», con sentencias que van de 8, 12, 20 y 25 años, dependiendo de los casos probados a cada uno. La mayoría estaban sentenciados en otras causas como responsables de centenares de crímenes de lesa humanidad durante la pasada dictadura militar.

La pena de 25 años de prisión fue para Santiago Omar Riveros y el agente de inteligencia Miguel Ángel Furci, quienes se robaron a una hija de desaparecidos en el contexto de la operación Cóndor. En este caso, implicado en los tormentos contra víctimas en Orletti. Asimismo, el coronel retirado del ejército uruguayo Manuel Cordero Piacentini.

Reynaldo Bignone y Rodolfo Feroglio recibieron penas de 20 años. De 88 años, Bignone fue condenado por ser autor “penalmente responsable de integrar una asociación ilícita en el marco del denominado plan Cóndor”, aseveró el juez Amirante al leer el veredicto.

Cordero, a su vez, fue sentenciado por ser «partícipe necesario, responsable penalmente de privación de la libertad en 11 casos». Entre éstos, ya probados, está el de María Claudia de Gelman. Algunos de los principales responsables, como el ex dictador Jorge Rafael Videla, ya murieron. Otros fueron apartados de la causa por razones de salud.

En los primeros años de la investigación, en 2001, se pidió la extradición de los dictadores Alfredo Stroessner (Paraguay), Augusto Pinochet (Chile) y Hugo Bánzer (Bolivia), pero la justicia no dio curso en seguida y luego fallecieron todos.

«Se trata de un juicio único por sus características. Es el primero en Latinoamérica que logra llegar a la sentencia de un proceso cuya existencia se conoce desde hace décadas», expresó el joven fiscal Pablo Ouviña.

El mismo día en que la justicia dictó sentencia en el primer juicio sobre la operación Cóndor, organismos humanitarios manifestaron su enorme preocupación por la decisión del gobierno del presidente derechista Mauricio Macri por una iniciativa de acuerdos de seguridad, la cual comienza con la iniciación de un seminario dictado por especialistas en inteligencia y antiterrorismo de Israel.

«Es una iniciativa llamada a tener una fuerte gravitación en la orientación de las decisiones geopolíticas del Estado argentino con las consecuencias que esto ocasionaría (…) esto confirma el riesgo, que fue adelantado por la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, de que la región y nuestro país sean llevados a involucrarse en el escenario de conflictos que se desarrollan en otras partes del mundo y que terminaron desatando verdaderas tragedias humanitarias», aseveró el legislador Leopoldo Moreau con base en lo publicado por el diario Clarín, el cual agregó que participarán 16 empresas israelíes que vendrían a proveer a las fuerzas de seguridad locales de elementos tecnológicos de inteligencia.

Se advierte que está prevista una conferencia del general de brigada Royi Elcabets, israelí, quien disertará sobre cómo sus compatriotas «combaten las acciones de terrorismo».

Moreau, experto en el tema, señaló: «No podemos dejar de preguntarnos qué tiene que ver esa problemática con nuestra realidad local, sin dejar de lado también la interrogante de si la definición de terrorismo que tiene el Estado argentino es similar o, por el contrario, difiere con la que tiene el Estado de Israel».

Fuente original: http://www.jornada.unam.mx/2016/05/28/mundo/017n1mun
Anuncios

0 Responses to “ddhh condena en argentina”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


mayo 2016
D L M X J V S
« Abr   Jun »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

A %d blogueros les gusta esto: