21
May
16

trabajo y capital

Reducción de la jornada laboral

 

escribe: Gustavo González, analista

La reducción de la jornada laboral es un reclamo que la Central obrera lo hace a partir de la última plataforma del pasado 1º de Mayo. Independientemente que en otras oportunidades había estado planteado.

El reclamo que seguramente preocupará al gran capital, es un planteo más que justificado e inminente en la época actual. Hay que reparar en que la misma debe de producirse sin rebaja salarial. Desde algunas tiendas solo se coloca esta reivindicación desde la perspectiva que puede generar más fuentes de trabajo, esto es correcto, por no debe de quedarse solo allí.

Con los avances tecnológicos la producción capitalista no solamente que recorta fuentes laborales sino que los trabajadores ocupados en la gran industria producen más, es ella una verdad irrefutable. Por lo tanto dichos avances no solamente tienen que beneficiar a la clase capitalista sino también a quienes efectivamente producen la riqueza, los trabajadores.
El reclamo de las 8 horas laborales es ya un planteo que desde el siglo IXX vienen planteando los trabajadores, por tanto a más de un siglo de ello es justo el menor número de horas laborales. El cuento de que la vida se hizo “para trabajar”, es la vieja treta que el capital encontró en la historia para sacar mejor provecho de ello.

La vida es en esencia para gozarla, para poder tener mejor recreación, más tiempo para leer, para desarrollar la inteligencia del ser humano, para gozar de sus hijos, no para vivir alienado detrás de una máquina.

Se trata entonces de hacer una gran labor pedagógica desde las organizaciones obreras para la mejor explicación de un reclamo esencial como este. Ello porque hay dos factores que no se pueden dejar de lado, ligados a este reclamo.

Ello debe de ir acompañado del reclamo de aumento salarial que permita vivir dignamente y además se debe de poner en la agenda la mayor explotación de las mujeres, las cuales realizan en su inmensa mayoría un trabajo invisibilizado por el conjunto de la sociedad y son las labores domésticas. Nadie paga esto y es un sostén fundamental de la sociedad toda.
Nada se ganaría si hay recorte de la jornada laboral, pero debemos de ir al doble empleo porque el salario no alcanza y nuestras mujeres siguen sin ser contempladas en el reclamo antes mencionado.

Esto coloca nuevamente a la clase trabajadora, como la única capaz de generar los verdaderos cambios y para ello hay que prepararse cada día más.

No alcanzará con enunciarlo se debe de plantear un plan de movilizaciones que apunte a lograr los reclamos planteados. El viejo discurso de la importancia de la inversión privada y el darle condiciones a la misma para que invierta y genere empleo, está agotado. La inversión privada invierte si hay mano de obra barata y a ello nos debemos oponer. Frente a la ofensiva desatada por la derecha política en los últimos tiempos hay que oponerle un plan de acción consecuente que priorice a las grandes mayorías que producen la riqueza.

Anuncios

0 Responses to “trabajo y capital”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


mayo 2016
D L M X J V S
« Abr   Jun »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

A %d blogueros les gusta esto: