08
May
16

brasil

“EEUU ve con buenos ojos el impeachment”

 


Recientemente visitó Uruguay Emir Sader; sociólogo y politólogo brasileño de extracción marxista.

Es autor de una decena de libros sobre la realidad latinoamericana; catedrático de la Universidad de San Pablo e investigador del Centro de Estudios Socio Económicos de la Universidad de Chile. Sader escribe en varias publicaciones de Brasil e internacionales y es miembro del consejo editorial de la revista británica New Left Review.

 

¿Es usted un latinoamericanista o un politólogo brasileño que observa la situación del continente?

Soy un latinoamericanista y no por haber nacido acá. En algún otro momento supe estar muy contra de lo que estaban viviendo los países de América Latina. Hoy la situación es totalmente diferente. Estoy muy orgulloso de lo que pasa en algunos países del continente como en Uruguay, que lucha contra la exclusión social, la pobreza, la desigualdad y logra metas a contramano de lo que ocurre en le resto del mundo.

En algunas de sus columnas y en determinadas entrevistas que le han hecho últimamente usted no adopta el término de “restauración” cuando se quiere aludir a las intenciones de algunas corrientes políticas de volver al poder; usted habla de “revanchismo” cuando menciona a los partidos de la derecha que pretenden hacerse del gobierno.

Hablo de revanchismo porque no es solo la restauración de un modelo sino la expropiación de los derechos conquistados por la población. Entonces está claro que se trata de revanchismo. En Brasil los que están prontos para acceder al gobierno ya dijeron que van a mantener la bolsa-familia (un subsidio alimenticio básico) solo para un 5% más pobre de la población. Estamos diciendo que 40 millones de personas que reciben muy poco hoy, dejarán de percibir ese beneficio. Eso da la idea de expropiar derechos adquiridos por los pobres. En Argentina este fenómeno se está dando de una manera muy clara, también.

Los gobiernos latinoamericanos de los últimos años ¿representan fielmente a los partidos políticos por los cuales los líderes llegaron a ese gobierno?

Los partidos hoy están limitados incluso en aquellos países donde están en el gobierno no se puede decir que funcione bien la relación partido-gobierno. Mucho más importante es el gobierno de Bolivia que el MAS, mucho más importante es el gobierno de Ecuador que el movimiento Alianza País. En Uruguay, sin embargo, se da un caso muy particular. Este país tiene una formación política de muchísimos años pero digamos que los gobiernos son mucho más importante que los propios partidos.

¿Y en Brasil como se da esa relación?

En Brasil los gobiernos surgen por políticas de alianzas y entonces los partidos, si bien tienen una posición determinada, eso no quiere decir que es la que asume el gobierno porque son gobiernos de alianzas que implica directamente una serie de concesiones.

¿Qué lectura hace hoy de la realidad política en Latinoamérica?; se habla de una crisis política en la región.

Le quiero hablar de los seis países que han tenido gobierno anti neoliberales. De los otros no como por ejemplo de México o de Perú, que siempre han estado en crisis, de ellos prefiero no hablar.

No me nombró Chile o Colombia
Yo no incluiría a Chile en esos ejemplos. Chile tiene un Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos y por ende es distinto a los escenarios que se han vivido en Argentina, Venezuela, Uruguay, Brasil, Ecuador o Bolivia. Claramente estos países tienen problemas y es en parte porque se revertió la situación internacional y porque hay problemas internos donde el monopolio privado de los medios de comunicación es el elemento común.

Estos medios, justamente, vienen desplegando desde hace mucho tiempo una serie de campañas de terrorismo económico con denuncias personales que terminan generando un clima negativo.

¿Usted no advierte una crisis de los modelos de izquierda en América Latina?

Creo que no. Justamente lo mejor que ha tenido Latinoamérica es exactamente eso: desarrollo económico y distribución de la renta. Eso posibilitó que nuestros gobiernos tuvieran la más grande estabilidad política en nuestra historia probablemente y además, con un apoyo popular muy fuerte. Me parece que hay que retomar eso, solo que las condiciones internacionales la hacen muy difícil. Hoy hay que penalizar algún sector económico para retomar esa senda. Hay que penalizar el capital financiero, el especulativo que vive gracias al endeudamiento. El sistema bancario no está financiando la producción sino que vive de la compra y venta de papeles de la deuda. Es un capital predatorio y negativo y por ende hay que terminar con esa hegemonía que hoy tienen tanto a escala mundial como en nuestros países para retomar un modelo de desarrollo.

Si bien la izquierda llegó a conquistar el gobierno, ¿usted cree que también llegó a ostentar el poder?

No hay que decir poder en toda su extensión pero tampoco se puede decir que no conquistó ciertas parcelas del poder porque si no no hubiera podido cambiar el modelo económico. El modelo económico prevaleciente antes era priorizando el ajuste fiscal y hoy se basa en políticas sociales. La izquierda no tiene el poder de fondo porque la estructura profunda, la de base de la sociedad como el capital financiero o la propiedad de la tierra, sigue vigente en otras manos como el de los medios de comunicación por ejemplo. Esto tampoco quiere decir que no haya cambiado la relación de poder. En algunos países se dio de manera muy profunda como en Bolivia o en Ecuador.

¿Falta liderazgo en América Latina?

(piensa) Puede que se haya perdido algún cuadro importante como Hugo Chávez o Néstor Kirchner pero aún así hay liderazgos importantes actualmente como Lula, Evo Morales, Rafael Correa, Cristina Kirchner o Pepe Mujica.

Quiero que me hable de su país. ¿Por qué llega ahora la separación del cargo del presidente de la cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha? Dicen que por estas horas su figura estaba molestando a los intereses de los que han impulsado el impeachment contra Dilma Rousseff.

Lo usaron porque era determinante en esa bancada parlamentaria de los cuales unos 200 son reos del Supremo Tribunal Federal. Él era indispensable para el impeachment pero, claro, ahora era un personaje molesto porque el mismo Cunha podría llegar a tener la banda presidencial si (el vicepresidente Miguel) Temer asume la presidencia y en algún momento se viera en la necesidad de viajar al exterior. Eso sería una vergüenza internacional porque es unánime que es el político más corrupto que haya tenido la historia política de Brasil. Fíjese que un reo como Cunha podría llegar a ser el presidente. Hoy molestaba por su misma imagen y claramente Temer no quisiera sacarlo porque él es un bandido sino porque seguramente el iba a generar mucho daño a la unidad de sus fuerzas.

Pero la sentencia contra Cunha se conocía desde diciembre pasado. ¿Por qué ahora llega a concretarse su separación?
Si, él no se ha vuelto malo desde el 17 de abril. Lo que pasa es que lo dejaron hacer el trabajo sucio y resolvieron sacarlo ahora porque incomodaba.

¿En Brasil se percibe la solidaridad o la preocupación internacional por la situación política que está transitando?

Al inicio de toda esta historia la prensa internacional se limitaba a reproducir lo que decían los medios locales y sin embargo estaban multiplicando por el mundo una versión totalmente deformada de la realidad. Cuando la crisis política en el país se agravó, mandaron corresponsales permanentes para tomar en directo lo que estaba ocurriendo y ahí la cosa cambió. Nunca hubo un consenso internacional tan fuerte de condena al golpe que se gestó en contra del gobierno de Dilma Rousseff porque las evidencias de quienes estaban de un lado y del otro, quedaron claras.

Cunha es el Rasputín de esta situación

Usted comparó la relación del vicepresidente Miguel Temer y del ahora ex presidente de la cámara de Diputados Eduardo Cunha con la que tuvieron los peruanos Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos y dijo que eran similares de tenebrosas.

Claro. Cunha es el Rasputín de esta situación pero en este caso con elementos de corrupción muy fuerte que supo tener a mano a una bancada parlamentaria muy fuerte para llevar a cabo sus intereses políticos. Hoy (por el pasado viernes) un periodista del diario O Globo dijo que sin Cunha, el impeachment no hubiera sido posible. El fue el coordinador que llevó adelante un plan de chantaje político lleno de hechos que corrompieron el sistema.

El Congreso de Brasil,
una vergüenza nacional

Usted apuntó recientemente que le llamaba la atención el silencio de países poderosos como Estados Unidos por la situación política que se vive en Brasil. Decía que ni el presidente Barack Obama o la hoy candidata demócrata Hillary Clinton han dicho nada de lo que ocurre en torno al gobierno de Rousseff.

Ellos han tenido relaciones muy estrechas en lo personal con Luis Inácio Lula da Silva o con Dilma Rousseff. Con Dilma fueron estas relaciones algo conflictivas por las escuchas telefónicas que fueron develadas y que llevaba adelante la administración de Obama. Por otro lado, la misma Hillary Clinton fue a Brasil a aprender y conocer las políticas sociales porque carecía de una dimensión social y, sin embargo ahora, hay un silencio total y absoluto de parte de ellos. Yo creo que eso significa que están conformes o contentos pero no lo quieren expresar, que el eje Brasil – Argentina que era el eje de la integración de América Latina deje de existir y pase a prevalecer otro núcleo con un signo neoliberal.

¿La estrategia del grupo de países que conforman la Alianza del Pacífico tiene algo que ver con esto?

No tanto pero por lo menos como modelo sí. Estados Unidos nunca ha estado tan ajeno de América Latina como en este siglo.

¿Usted cree que Estados Unidos apoya este escenario político en Brasil?

Creo que sí. Por lo menos están conformes. Fíjese la alegría con la que vino a regocijarse con el presidente argentino Mauricio Macri.

¿Qué le parecieron los argumentos de los diputados de su país el día en que en el congreso votaron el juicio político contra la presidenta Rousseff?

Una vergüenza. ¿Usted vio que hubo una mujer legisladora que hizo la apología de su marido y a las 24 horas su esposo fue preso? En otros casos aparecieron las amantes de algunos legisladores que públicamente protestaron porque el diputado únicamente mencionó a la esposa en su exposición. Una vergüenza nacional todo, pero sirvió para que la gente conociera cómo es el congreso nacional de Brasil.

¿Ese es el reflejo de Brasil?

Este es el último congreso elegido con financiamiento privado y espero que en ese aspecto mejore. Hoy hay solamente tres trabajadores rurales en el Congreso y la mayoría son integrantes de un lobby de agro negocios que parecería que son ellos los que trabajan la tierra. Todo está invertido y en lugar de ser el Congreso un espejo de la sociedad es todo lo inverso.

Anuncios

0 Responses to “brasil”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




mayo 2016
D L M X J V S
« Abr   Jun »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

A %d blogueros les gusta esto: