13
Oct
15

turquía

La sangre llega a Turquía

La inestabilidad de Oriente Medio hace tiempo que se ha extendido. Desde China a Marruecos y la India, desde el sureste de Europa hasta la República Centroafricana hay violencia que hace pocas décadas se centraba en el conflicto árabe-israelí, ha desbordado fronteras continentales.

El mundo siempre fue un lugar violento. Pero en esta ola,el origen hay que buscarlo en las intervenciones coloniales europeas, sucedidas muchas veces por tiranías herederas y prolongadas por sistemáticas intervenciones en asuntos internos de los estados.

Turquía era el gran imperio musulmán hasta hace un siglo. Su sultán tuvo la mala idea de ingresar en la Primera Guerra Mundial del lado de quienes resultaron vencidos. En una época en que las fuentes del petróleo ya habían atraído la atención. Al finalizar la guerra, Francia e Inglaterra obligaron al monarca a firmar un tratado en Sevres que desmembraba el imperio, la mayor parte quedaba bajo control inglés, francés, italiano, griego o internacional y otras regiones se independizaban, incluyendo una tierra para los kurdos.

El tratado no fue ratificado, porque el ejército turco destituyó al sultán e instaló una república con tutela militar y vocación europeísta: se cambió el alfabeto árabe por el latino. Los demás pueblos, aunque fuera dentro de la URSS, lograron su territorio, pero los kurdos no y luchan con las armas,desde entonces, sus minorías en Turquía, Irán, Irak y Siria.

La tutela militar afectó la vida turca del resto del siglo XX, salpicada de golpes y dictaduras. El país giró en torno a sectores modernizadores y europeístas, demócratas o autoritarios, que representaban a la zona oeste del país. Una mayoría campesina pobre y religiosa apareció en el gobierno cuando eligió a Tayyip Erdogán, de un partido religioso, en 2003.

La nueva administración aplicó una política exterior que sus detractores llamaron “neootomanismo”, que consistía en recuperar un papel dirigente en el mundo musulmán, por su historia, por ser un país grande y porque los turcos son parientes de buena parte de los pueblos turanios de Asia Central, hasta China. Las últimas aventuras fueron una errática intervención en la guerra civil siria, dirigida más bien contra los kurdos marxistas que contra el Califato del ISIS. La semana pasada, puso a la OTAN en alerta nuclear contra Rusia porque este país combate a ISIS, pero apoya al gobierno.

El desgaste y el autoritarismo hicieron resurgir una resistencia de minorías cultas juveniles, oposición que en las últimas elecciones optó por apoyar al partido prokurdo, un partido laico de izquierda. La manifestación que fue bombardeada el sábado era organizada por los sindicatos y el PKK, partido kurdo de orientación marxista. Justamente pedía el fin de la guerra civil. Y si en algo tiene que pensar Turquía ahora es en canalizar un proceso de paz antes de que sea demasiado tarde.

Anuncios

0 Responses to “turquía”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


octubre 2015
D L M X J V S
« Sep   Nov »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

A %d blogueros les gusta esto: