06
Jul
15

ecuador y correa … el progresismo latinoamericano

Fraternidad Uruguay-Ecuador

escribe: Niko Schvarz

El pasado jueves 25 de junio, junto con la presidenta del Frente Amplio, senadora Mónica Xavier, tuvimos el gusto de recibir en la Comisión de Asuntos y Relaciones Internacionales del Frente Amplio (Carifa) a la joven presidenta de la Asamblea Nacional de Ecuador, Gabriela Rivadaneira, integrante de la bancada de Alianza País, la formación política del presidente Rafael Correa, la mayor en el organismo parlamentario unicameral del “país de la mitad del mundo”.

La parlamentaria se entrevistó también con el presidente de la Cámara de Diputados, Alejandro Sánchez, y con el presidente del Senado, Raúl Sendic, y trajo un mensaje del presidente de Ecuador, Rafael Correa, de fortalecer los lazos de su país con Uruguay y de promover la formación de un Parlamento de la Unasur.

Sobre esto último, hizo referencia a dos aspectos: la posibilidad de implantar una ciudadanía regional y la de generar intercambios en materia de legislación comparada “que nos van a servir mucho –señaló- ya que nuestros países han estado impulsando políticas que buscan la justicia social y la redistribución de la riqueza, temas que nos hemos planteado como debate regional”.

Informó que con los presidentes de ambas ramas del Parlamento uruguayo habían acordado analizar un documento que contenga el reglamento y el estatuto constitutivo del futuro parlamento regional de la Unión de Naciones Suramericanas, Unasur.

En la reunión con la Carifa analizó en particular la durísima lucha en que está empeñado el gobierno de Rafael Correa por llevar adelante una serie de medidas progresistas, que están siendo enfrentadas por una oposición desaforada, que ha realizado manifestaciones con alto grado de violencia en varias ciudades de primera importancia, al estilo y con el modelo de lo que acontece en Venezuela.

Estas medidas de justicia social, expresadas en proyectos de ley, son un impuesto a las herencias y un impuesto a la plusvalía, teniendo en cuenta de que en Ecuador el 2% de la población concentra en alto grado la mayor parte de la riqueza, frente al 98% restante.

La Ley Orgáníca para la Redistribución de la Riqueza se propone gravar en forma progresiva el patrimonio heredado, evitando la evasión de los grandes contribuyentes. La Ley de Plusvalía grava las ganancias extraordinarias, fruto básicamente de la especulación inmobiliaria.

Las manifestaciones violentas se efectuaron en los días en que el presidente Correa estaba en Bélgica, participando en una trascendente reunión de la Unasur con la Comunidad Europea, y tuvieron lugar por ejemplo en Guayaquil, que está gobernada por un prominente miembro de la derecha políticay candidato presidencial fracasado, el alcalde Jaime Nebot.

Lo mismo aconteció en la capital, Quito, en la noche del jueves 25 de junio, con participación del alcalde Mauricio Rodas, y en otras ciudades también gobernadas por figuras de la oposición.

En Quito, las fuerzas leales al gobierno, junto al vicepresidente en ejercicio Jorge Glas y el canciller Ricardo Patiño montaron guardia ante el Palacio presidencial de Carondelet para evitar que fuera asaltado por los manifestantes opositores, los cuales procuran el derrocamiento de Correa y el rechazo de los dos proyectos de leyes mencionados.

El peligro que está planteado es, al igual que en Venezuela, el de una restauración conservadora al estilo de la preconizada por Capriles. O, para mencionar los antecedentes ecuatorianos, el golpe de Estado policial y secuestro de Correa del 30 de setiembre de 2010, que fue desbaratado por la movilización masiva del pueblo, la actuación de las fuerzas militares leales y la valentía del propio presidente.

Ahora, Correa defendió sus proyectos evocando las palabras del Papa Francisco, según el cual el problema de la pobreza no se debe a la escasez de recursos, sino a la inequidad. Asimismo, emplazó a la oposición a medirse en las elecciones, fijadas para el 2017, recordando que en las anteriores obtuvo victorias contundentes.

A la vez, Alianza País está reforzando su política de unidad. Gabriela Rivadaneira informó de alianzas con el Partido Comunista y el Partido Socialista y dijo que procuran constituir un “Frente Unido”, con el ejemplo del Frente Amplio uruguayo ( y acotó que otro tanto sucede en Colombia ).

Este es el momento de recordar dos actitudes del presidente Correa. La primera, su acusación contra la multinacional Chevron-Texaco, culpable de la destrucción de grandes extensiones selváticas y de contaminar tierras y ríos de la provincia de Nueva Loja. La segunda, su certera definición, que es bandera de las fuerzas progresistas del continente, de que América Latina vive hoy, no solo una época de cambios, sino un cambio de época.

Anuncios

0 Responses to “ecuador y correa … el progresismo latinoamericano”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


julio 2015
D L M X J V S
« Jun   Ago »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

A %d blogueros les gusta esto: