27
Jun
15

uruguay … el día que los fascistas dieron el golpe

A 42 años del golpe

A última hora del 26 de junio de 1973, el decreto firmado por Bordaberry no hizo sino consolidar formalmente una situación de hecho que venía arrastrándose y profundizándose desde hacía algunos años.

Esa situación se caracterizaba por el endurecimiento de la represión como única respuesta a la crisis y al descontento que esa crisis provocaba en los sectores populares. A esta altura parece claro que el golpe de Estado respondió a la necesidad de desarticular el movimiento sindical, acallar la protesta de los sectores populares, neutralizar a la oposición política y contar con instituciones y jerarcas genuflexos de modo de asegurarse de que no hubiera incómodos contralores.

El combate a la insurgencia armada fue el pretexto perfecto para la escalada de violencia desatada desde el gobierno de Pacheco Areco, primero y de Juan María Bordaberry, después. Recordemos que el MLN fue militarmente derrotado en forma definitiva a mediados de 1972, luego de la debacle sufrida por la organización a partir de los sucesos de abril de aquel año. Por eso denunciamos la falsedad del argumento esgrimido por la derecha para justificar o explicar el quiebre institucional.

Los sectores más gorilas sostienen que el golpe fue necesario para que las Fuerzas Conjuntas pudieran combatir eficazmente a la subversión; los más moderados recurren a la teoría de los dos demonios: acusan a la guerrilla tupamara (el demonio uno) de haber iniciado las acciones violentas, con lo que el otro demonio (los golpistas), una vez derrotado el MLN, siguieron de largo y se adueñaron del Estado.

Múltiples circunstancias hicieron posible el quiebre institucional y el advenimiento de la dictadura. En el plano internacional, la plena vigencia de la guerra fría llevó a EEUU a desplegar su estrategia intervencionista; no en vano la CIA estuvo detrás de los golpes de Estado que tuvieron lugar en el cono sur: Brasil primero (1964), Bolivia, Perú, Uruguay, Chile y, finalmente, Argentina (1976). En el plano interno, el Parlamento -dominado por los sectores conservadores- se mostraba incapaz de dar una respuesta adecuada a la crisis, a la protesta y a la represión.

Esto fue minando poco a poco el prestigio del sistema político y los dirigentes cayeron en un descrédito generalizado a los ojos de la población. Por contagio, la democracia empezó a ser percibida de la misma manera, lo que llevó a que las instituciones republicanas fueran vistas como un obstáculo.

Al cabo de 12 años sin democracia, los uruguayos aprendimos, finalmente, a valorarla en toda su dimensión.

Anuncios

0 Responses to “uruguay … el día que los fascistas dieron el golpe”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


junio 2015
D L M X J V S
« May   Jul »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

A %d blogueros les gusta esto: