17
Jun
15

farc y la paz colombiana

Aporte positivo a la paz en Colombia

escribe: Niko Schvarz

Podemos estar plenamente satisfechos por la contribución en múltiples aspectos de las fuerzas políticas y sociales uruguayas al éxito indudable del II Foro por la Paz en Colombia, que se desarrolló en Montevideo entre el 5 y el 7 de junio, con actividades múltiples (foro parlamentario, 8 mesas redondas y 4 paneles) y con la participación de más de 600 delegados de un centenar de organizaciones de Argentina, Brasil, Paraguay, Venezuela y de la propia Colombia, unidas por el afán humanitario de colaborar en la construcción de una paz estable y duradera con justicia social en la hermana república.

Existe el convencimiento generalizado de que esos objetivos se alcanzaron, gracias a un trabajo denodado y colectivo, cuyos efectos repercuten en la esfera internacional y ya se hacen sentir en la propia Colombia y en la mesa de negociaciones de La Habana, la cual prosigue su labor.

Por una sugestiva coincidencia, el día en que se iniciaba el Foro por la Paz en Montevideo, se daba en cuenta en La Habana de la decisión del gobierno de Juan Manuel Santos y de la guerrilla de las FARC-EP de constituir una “Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición, que será un mecanismo independiente e imparcial de carácter extrajudicial”.

Junto a la presencia de destacadas personalidades como Theotonio dos Santos, el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, los colombianos Jaime Caycedo y Gloria Inés Ramírez, la presidenta del Consejo Mundial de la Paz Socorro Gomes, así como Ricardo Canesse del Frente Guazú paraguayo y del académico colombiano Víctor Manuel Moncayo, lo que logró mayor impacto internacional fue la intervención en la clausura del Foro del ex presidente uruguayo José Pepe Mujica, que dio la tónica del evento.

Mujica señaló que “la paz en Colombia es hoy lo más importante en América Latina” y reveló que habló personalmente del tema con las FARC-EP y con el presidente Santos, en el afán de encontrar soluciones de compromiso en busca de verdad y justicia, en un proceso contradictorio en el cual hay que negociar y acordar, “y esto requiere el apoyo de toda América”. Reiteró que “la patria es nuestra América Latina” y la necesidad de la plena integración: “Ahí se juega el porvenir de todos; si no, somos una hoja al viento”.

Abogó en suma por América Latina como “un continente de paz y justicia social, donde valga la pena nacer”. Alertó asimismo que la guerra abre la peligrosa posibilidad de la intervención extranjera; que “si un país está en guerra, es problema de todos” y que “la causa de la paz en Colombia requiere el apoyo de gobiernos de distinto signo”. En conclusión, reitera que este es el problema más importante hoy en toda América Latina y a la vez, si ello se logra, “daremos pasos de siete leguas para la unidad regional”.

Ideas similares afluyeron en el Foro Parlamentario que acompañó el encuentro, en el que participaron unos 80 parlamentarios de diversos países y una delegación uruguaya encabezada por el presidente de la Cámara de Diputados, Alejandro Sánchez, y el presidente del Senado, Raúl Sendic. Este último manifestó que la guerra en Colombia “es un problema de los latinoamericanos y de la humanidad, que requiere el apoyo de los latinoamericanos para enfrentar intereses poderosos que están detrás de las causas del conflicto”.

A su juicio, la paz comprende no solo el cese del conflicto, sino además “un proceso complejo de justicia, de construcción democrática, educación, producción, trabajo, defensa del medioambiente y conquista de derechos”. Mencionó los esfuerzos desplegados por el gobierno uruguayo por la paz en Colombia, como lo hizo el presidente Tabaré Vázquez en la Cumbre de las Américas en abril en Panamá.

Estos pronunciamientos son tanto más oportunos desde que en las conversaciones de La Habana hay señales contradictorias del gobierno colombiano. Leemos en la última edición del semanario Voz una entrevista con el dirigente de las FARC-EP, comandante Carlos Antonio Lozada, quien señala que llegaron a la mesa de negociación “convencidos de encontrar una salida dialogada a un conflicto de carácter político y socioeconómico pero el gobierno de Santos sigue pensando en una salida militar”.

Insiste en que debe decidirse un cese bilateral del fuego y que esa es “una bandera irrenunciable” del movimiento. Se recogen asimismo otras opiniones (de Timoleón Jiménez, Jairo Ramírez, Pastor Alape y un llamado de 740 organizaciones a la mesa de La Habana) que mencionan las dificultades interpuestas por el gobierno de Santos al proceso de paz. La compartible conclusión es que se debe proseguir por todas las vías con ese empeño.

Anuncios

0 Responses to “farc y la paz colombiana”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


junio 2015
D L M X J V S
« May   Jul »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

A %d blogueros les gusta esto: