10
May
15

uruguay

El legítimo derecho a la autogestión obrera

escribe: Hugo Acevedo

Corroborando que no es un mero aliado funcional al gobierno como lo afirma maliciosamente la derecha, el movimiento sindical se encolumnó -bajo las banderas del PIT-CNT- para plantear sus legítimas reivindicaciones.

Por supuesto, resulta absolutamente lógico que la clase obrera tenga una importante afinidad con los gobiernos de izquierda, en tanto estos han velado por mejorar la calidad de vida de los trabajadores, mediante la construcción de un modelo económico y social bastante más inclusivo.

Naturalmente, más allá de esas naturales confluencias, siempre habrá discrepancias porque los sindicatos son depositarios del mandato de sus afiliados y su obligación es bregar incesantemente por sus intereses.

Al margen de eventuales sintonías – que obviamente las hay- la postura de la central quedó claramente explicitada en su plataforma, que -en buena medida- recoge la consigna electoral del propio Frente Amplio: no detenerse en la profundización de los cambios.

Aunque el presente es complejo y el escenario regional y global pueda ser adverso, el insoslayable desafío sigue siendo construir la pública felicidad.

Obviamente, los reclamos del PIT-CNT se centran en elevar los salarios más sumergidos, en el aumento de la inversión en áreas estratégicas como la educación y la salud, en la necesidad de controlar la escalada de precios y en una mayor carga tributaria a las ganancias del gran capital, entre otras demandas pertinentes.

Sin embargo, uno de los mayores núcleos de interés de la plataforma es la inclaudicable defensa del Fondo de Desarrollo (Fondes), como herramienta autogestionaria para generar fuentes laborales y trabajo digno, con el apoyo financiero del Banco República.

Este instrumento, inaugurado durante el pasado gobierno encabezado por José Mujica, constituye un proyecto de vanguardia de impronta socializante.

No en vano ha sido visceralmente atacado por la derecha, que-exacerbada por su odio de clase- no ha dudado en calificarlo como “despilfarro”.

Por supuesto, en los planes de un gobierno conservador jamás estaría incluida una iniciativa de honda raigambre solidaria y humanista, porque favorece los intereses de la clase obrera.

Como otros, este tema reproduce la añeja dicotomía oligarquía vs pueblo, que ha recorrido nuestra historia desde la fundación misma de las primeras organizaciones sindicales, hace más de un siglo.

Es que los trabajadores organizados siempre fueron –desde su génesis misma- la barrera de contención contra los abusos de las patronales, las prácticas inmorales de explotación de la fuerza de trabajo y la mezquina apropiación de la plusvalía.

Nadie niega que muchas de esas experiencias autogestionadas no han resultados exitosas, como cualquier proyecto que asume riesgos para construir felicidad y progreso.

No olvidemos que Uruguay tiene una dolorosa historia de empresas quebradas y fraudes empresariales que no debe ser soslayada, porque es parte de la esencia misma del paradigma de acumulación capitalista. Sin embargo, la derecha jamás cuestionó esas prácticas deleznables que pagamos todos los uruguayos.

Más allá de que las propuestas sean estudiadas para evaluar sus diversas componentes y su viabilidad, el Estado tiene el mandato constitucional y ético de velar por la calidad de vida de su clase trabajadora, que constituye la mayoría de la población.

Anuncios

0 Responses to “uruguay”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


mayo 2015
D L M X J V S
« Abr   Jun »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

A %d blogueros les gusta esto: