01
Nov
14

balotage en uruguay

BALOTAGE 2014

¿ES “POR LA POSITIVA”?, QUE LACALLE POU PIDA A LA GENTE QUE, POR LA NEGATIVA, LE OBSTRUYAN LA MAYORÍA PARLAMENTARIA AL FA …

Escribe: Víctor BAGNUOLI / director del blog e integrante de la comunidad universitaria y de la salud pública del Uruguay

BREVE ANÁLISIS DEL CONTEXTO POLÍTICO: La silenciosa expresión democrática del pueblo el pasado 26 de octubre, demostró su nobleza y sabiduría. Otorgó un contundente apoyo real al FRENTE AMPLIO. Ello legitima la gestión de dos gobiernos progresistas anteriores y nos lleva hacia el tercer gobierno, inédito y alentador en los últimos 44 años.

A pesar de no alcanzar la mayoría constitucional exigida (y exigente) en cifras redondas: el 48 % de los ciudadanos -es decir, casi 5 de cada 10- dio su primer veredicto. Ahora, sin triunfalismos, consolidar éste proceso electoral en segunda vuelta (domingo 30/noviembre) y pasar de inmediato a ocuparnos de los problemas del país y la región, dando continuidad a los cambios y construyendo para la gente la mayor felicidad posible.

 En tanto la derecha social y sus caudillos y caudillitos, intentaba hacer germinar un capullo de viejas y marchitas raíces con el señorito Lacalle Pou. Se había envalentonado la oposición dado que durante los pasados cinco años, estuvo pegando sin ton ni son a todo lo que decía, hacía y proyectaba el gobierno del pepe Mujica y sus legisladores. Para coronar ese estado de ánimo, las encuestas -de la peor época-, parecían generar opinión política sobre la gente, y apañar a favor de la ideología dominante el resultado diametralmente opuesto al que arrojó el 26/octubre. Eso no obedece a un análisis metodológicamente científico que deberían instrumentar y sin embargo, con sesudos comentarios, recrearon sin cesar un aire exitista que contrastó con el resultado de las urnas. Una subestimación desafiante de la opinión de las grandes masas.

RAZONES PARA OTORGAR MAYORÍA PARLAMENTARIA AL FRENTE AMPLIO: La posibilidad real de confirmarse en segunda vuelta, la mayoría absoluta para el Frente Amplio en Diputados y en Senado, abre un escenario absolutamente nuevo en la historia reciente del país.

Solamente Luis Batlle Berres y el partido Colorado, obtuvo mayorías absolutas dos veces consecutivas. Por tanto resulta raro que las corrientes radical-conservadoras como el bordaberrismo, lacallismo y acólitos, repitan a coro que sería una catástrofe, la posibilidad de que sean tres gobiernos con mayoría parlamentaria. Señores, ¿y aquello de vox populi vox dei?, la voz del pueblo la voz de dios: … ¿ se avasallará y se hostigará a la gente para que cambie su parecer ya dado.

VOTO DE CONFIANZA: Algunas razones para una nueva mayoría y un tercer gobierno del FA con Tabaré Vázquez, podría definirse como un ligero cambio de identidad cultural de la gente, sin hegemonía ideológica política en el partido de gobierno, pero que afianza la idea y el proyecto progresista con su confianza.

 Una explicación facilista pero que tiene sustento real es que, dicha confianza se basa en que el FA, ha proyectado con éxito la distribución social de la evolución de la economía. Hemos vivido un ciclo de crecimiento excepcional: Ha crecido el salario real, ha bajado el desempleo a tasas históricas y se ha multiplicado un aumento formidable del consumo.

Cuando la ciudadanía siente esas mejoras en su vida cotidiana, difícilmente quieran cambiar de rumbo de gobierno por otro “positivo”.

Otra explicación puede entenderse como que, el retorno de Tabaré Vázquez entrega certezas (y vaya que eso es cierto). Y finalmente -sin dar por acabado éste análisis- el triunfo territorialmente más amplio de la izquierda con respecto a 2009 (solo perdió en cinco departamentos esta vez) responde a esa confianza en el FA y sus candidatos. Por mucha renovación y excelente “marketineo” que pudiera hacer su principal adversario desde el Partido Nacional, siempre se supo que Vázquez era el favorito.

Muy a pesar de que hay clarísimos signos (1 millón de votos) que se muestran muy críticos con la seguridad ciudadana, y también con el estado de la educación pública por ejemplo. Y aunque es sabido que el ejercicio del poder desgasta, los partidos de la derecha opositora no recibieron en conjunto mayor apoyo que en 2009.

Lo que hubo en realidad y hay que saber que es relativo, fue un corrimiento ciudadano consciente hacia la izquierda del espectro político: 1 diputado de Unidad Popular, 50 del FA, y 3 del Partido Independiente (que tuvo 2 escaños en 2009). En esta interpretación, se eligieron más diputados de izquierda en 2014 que en 2004. Dicho de otra manera: habrá menos diputados blancos y colorados en febrero de 2015 que cuando empezó el ciclo frenteamplista en el poder. Lo que deja a la derecha social – el bloque conservador- con poquísimo margen operativo parlamentario para trabar el proyecto de progreso del Uruguay.

 La explicación no está pues solamente en la economía o en el candidato. Hay algo más profundo y duradero que permite mantener en el tiempo semejantes mayorías. Se trata de la hegemonía cultural en disputa; la generación de un relato, de una identidad, de un deber ser, de un universo simbólico que, todos juntos, producen sentido común ciudadano y aseguran los cimientos para mayorías de izquierda sólidas.

 Hay que entender que la inmensa mayoría de las decisiones de voto en nuestro país no se definen faltando pocos meses o semanas para las elecciones. Aquí hay cultura política de larga duración. Y ella está afirmada en una socialización cultural y ciudadana que legitima las opciones de izquierda, y en particular al Frente Amplio.

 Bien lo resumió Tabaré al final de su campaña: no pidió un apoyo de agradecimiento por el pasado, que hubiera permitido hacer hincapié en la explicación del voto por las mejoras económicas de estos años. Pidió otra cosa: un voto de confianza a futuro: que se afirma entonces en la valoración social y moral del representante a elegir.

 Igualmente no es propio de un análisis dialectico, explicárselo por una mono causa, la mayoría política hacia el tercer gobierno del FA. Como tampoco lo es creer que solo como hay más plata los uruguayos se hicieron, tres veces, de izquierda

La gente antes que nada, quiere sentirse parte de un proyecto común que le permita soñar y le reafirme su autoestima; quiere ser parte de un relato que interpreta valores colectivos y le asegura dignidad moral. En esta definición pesan las identidades forjadas desde la educación y la cultura histórica que como paradigma, proyectó el FA: El ideario artiguista, el pensamiento del viejo Batlle, las tradiciones wilsonistas, la resistencia al fascismo y el embate revolucionario de los 60`, ello como algunos de los factores –no todos, puesto que es más complejo y hondo- lo que primó en la izquierda nacional.

El ciclo electoral no terminó. Pasamos a segunda vuelta el domingo 30 de noviembre próximo. La derecha social no escatimará esfuerzo, dinero ni vilipendios contra la izquierda y su fórmula. Puesto que mantienen una representación parlamentaria importante y una ligera esperanza de alzarse con el gobierno. Por tanto uruguayas y uruguayos … alerta y a votar sin dudas por las certezas: TABARÉ SENDIC.

Anuncios

0 Responses to “balotage en uruguay”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


noviembre 2014
D L M X J V S
« Oct   Dic »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

A %d blogueros les gusta esto: