29
Oct
14

ébola …

El ALBA en la lucha contra el ébola

 

escribe: Niko Schvarz / periodista

 

Reviste una enorme significación la reunión cumbre extraordinaria efectuada el 20 de octubre en La Habana por los países del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) a los efectos de coordinar la lucha contra la epidemia del ébola.

En la reunión se adoptaron medidas para reforzar la seguridad en las fronteras y elaborar un plan de acción para impedir la propagación de la epidemia en la región; se acordó proponer a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), actualmente presidida por Costa Rica, la puesta en marcha de acciones contra la epidemia que abarquen a la totalidad de la región; a la vez, se resolvió continuar colaborando con los países de África occidental principalmente afectados, esfuerzos en que se destaca Cuba, que ya ha enviado médicos y enfermeros en número considerable y proyecta nuevos envíos de personal sanitario, contrastando con la actitud de los países desarrollados, que no realizan ninguna actividad solidaria. Mientras tanto la enfermedad, que ya ha matado a 4.877 personas, principalmente en tres países de África Occidental: Liberia, Sierra Leona y Guinea, se extienda a otros países, ya ha llegado a la ciudad de Nueva York (en el caso de un médico, que es el cuarto afectado en Estados Unidos), y también a Malí, en África, a la vez que amenaza a Costa de Marfil.

En la cumbre de La Habana, el presidente cubano Raúl Castro destacó que la epidemia del ébola ”constituye un inmenso reto para toda la humanidad”. Señaló que Cuba está dispuesta a trabajar  codo con codo con todos los países, incluso con EEUU, ”evitando toda politización que nos desvíe del objetivo fundamental, que es la ayuda al enfrentamiento de ese grave problema en África y en la prevención en otras regiones”.  Y agregó: ”Tengo la convicción  de que si esta grave amenaza no se frena y resuelve en África Occidental con una respuesta internacional inmediata, eficiente y con recursos suficientes, puede convertirse en una de las pandemias más graves de la historia de la humanidad, en una crisis humanitaria de impredecibles consecuencias”.

Uniendo la acción a las palabras,  Cuba envió 165 médicos y enfermeros a Sierra Leona el 1º de octubre, acogiendo con prontitud  un llamado urgente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon. Y ya ha cumplido una parte de otro compromiso ulterior, que consiste en el envío de 461 médicos y enfermeros  a Sierra Leona, Liberia y Guinea, las tres naciones más afectadas. El 21 de octubre envió otros 83 integrantes de personal sanitario (49 a Liberia y 34 a Guinea). Ahora hay en total 256 integrantes del personal médico cubano. El director general adjunto de la OMS, el doctor Keiji Fukuda, valoró altamente esta contribución cubana y señaló que ”es sumamente difícil encontrar personal para venir a luchar contra el ébola”, lo que constituye un desafío mayor para frenar su propagación, que ya está alcanzando prácticamente el umbral de los 10 mil casos (9.936), con 4.877 casos fatales  según la última contabilidad practicada el 19 de octubre. El trágico balance hasta esa fecha en los tres principales países afectados, es el siguiente: en Liberia, 4.665 casos, entre ellos 2.705 mortales; en Sierra Leona, 3.706 casos de los cuales 1.259 mortales; en Guinea, donde comenzó la epidemia en diciembre del año pasado, 1.540 afectados y 904 casos mortales. De los países inicialmente afectados, Senegal y Nigeria están hoy considerados libres del virus. Se agregaron a la lista España y Estados Unidos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha señalado la especial incidencia de la afección entre el personal médico: registró un total de 443 casos, de ellos 244 mortales. Estas cifras miden la magnitud de la catástrofe y los peligros que de ella se derivan, no solamente en los países directamente concernidos, sino por las posibilidades de su propagación.

Los integrantes del personal sanitario cubano tienen todos ellos más de 15 años de experiencia profesional  y muchos han cumplido misiones internacionalistas con anterioridad, en dos o más ocasiones. Se los ha descrito como dotados de ”mucha madurez, mucha disciplina y mucho conocimiento científico”. Fidel Castro ha destacado que ”es dura la tarea de los que marchan al combate contra el ébola y por la supervivencia de otros seres humanos, aún al riesgo de su propia vida”. No son palabras al viento.

En la mencionada Cumbre del ALBA se acordó realizar los días 29 y 30 de octubre, también en La Habana, una reunión técnica de especialistas de la salud de los países integrantes del bloque, con la finalidad de intercambiar experiencias y proponer estrategias. En la misma habrán de participar los ministros de Salud de Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Antigua y Barbuda, Dominica, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Haití, Granada y San Cristóbal y Nevis. En el marco de la reunión inicial del 20 de octubre, Venezuela anunció un aporte de cinco millones de dólares a un fondo de Naciones Unidas destinado a la lucha contra el ébola, y el presidente Evo Morales sumó a Bolivia con un aporte de un millón de dólares.

El último caso de ébola registrado corresponde a la ciudad de Nueva York. Se trata de un médico de esa ciudad, de 33 años, llegado el 17 de octubre desde Guinea, donde trabajó para la institución Médicos sin Fronteras (MSF) con enfermos de ébola, y que dio positivo en los análisis. Es el primer afectado en esa ciudad, según informó el 24 de octubre el alcalde de esa ciudad, Bill de Blasio,  y el cuarto en los Estados Unidos.  Hay otros enfermos en España, donde una trabajadora sanitaria afectada ha mejorado su estado de salud. Simultáneamente en Malí se ha registrado el primer caso de ébola, de una niña de dos años llegada también de Guinea. En Freetown, capital de Sierra Leona, la presidenta de la Unión Africana (UA), Nkosazana Diamini-Zuma, anunció que la República Democrática del Congo  se había comprometido al envío de un millar de asistentes sanitarios a los países afectados.

A la reunión inicial del ALBA antes mencionada llegó un mensaje del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, según el cual la respuesta de Cuba ante la epidemia de ébola es extraordinaria y más importante que la enviada por todos los demás países juntos. El mensaje, leído en la sesión inaugural por el enviado especial del secretario general, el británico David Nabarro, destacaba la solidaridad cubana con las naciones en desarrollo, así como la disposición del gobierno de la isla a colaborar con todos los países. El mensaje expresa que el envío de personal cubano de salud a África occidental supera la contribución de otras naciones como Estados Unidos y el Reino Unido, así como la de la propia organización Médicos Sin Fronteras.  ”Esto habla una vez más de la solidaridad a largo plazo de Cuba”, acotó el dirigente, que instó a todos los países de la región y del mundo a seguir este ejemplo, a la vez que agradeció la donación de Venezuela a la ONU para el combate a la mortal epidemia. Su conclusión es que ”el ébola es un gran problema global, que exige una solución global e inmediata”

Esta conclusión coincide plenamente con el análisis de la Organización Mundial de la Salud. Tras la tercera reunión de su Comité de Urgencia, que congrega a los mejores expertos del mundo en la materia, la OMS declaró que el ébola sigue constituyendo ”una emergencia  sanitaria mundial”, como ya lo había manifestado en el mes de agosto. Desde entonces la enfermedad progresó de manera drástica. La OMS se muestra especialmente preocupada por la situación en Liberia, Sierra Leona y Guinea y subraya que su prioridad es detener la trasmisión del ébola en esos tres países, a fin de evitar su propagación internacional. La OMS expuso además la importancia de realizar un seguimiento particular de la situación de los trabajadores sanitarios, que se encuentran en primera línea de la lucha contra la enfermedad y que en muchos casos han pagado con su vida estos denodados esfuerzos.

En estos días varios medios de comunicación de alcance mundial destacaron el significado de la acción de Cuba de enviar a sus profesionales de la salud a combatir la epidemia del ébola en África. Entre estas voces mediáticas sobresale la del columnista Adam Taylor, de The Washington Post, para quien la pequeña isla de sólo 11 millones de personas se ha convertido en un ”proveedor crucial” de la participación médica en la zona del mundo golpeada por esa enfermedad, que ya ha provocado miles de muertos y ha comenzado a tocar las puertas de Europa y de EEUU. Taylor expresa que Cuba, a pesar de no ser un país rico, puede realizar esta ”exportación” de atención sanitaria porque mantiene un sistema universal de salud, público y gratuito, refrendado en su propia Constitución. Señala que más de 50 mil médicos cubanos permanecen en 66 países apoyando sus sistemas de salud, sobre todo en atención médica primaria, muchas veces en comunidades de difícil acceso y muy poca cobertura médica. ”Con o sin dinero mediante, no es la primera vez que personal médico cubano se expone en misiones verdaderamente peligrosas, al contacto no sólo con virus y bacterias de alto poder letal, sino también a condiciones de hábitat muy poco confortables y también riesgosas, como la pobreza más fiera, la insalubridad, la afectación psicológica postraumática que sufren los individuos tras terremotos, huracanas o epidemias. Si en esos espacios no fuera necesaria la mano amiga, la inteligencia y el corazón de un médico que salva y cura, no hubiera ocurrido nunca que cubanos de varias generaciones participaran durante décadas como protagonistas en estas formas de asistir a tantas vidas humanas”.

Incluso la cadena televisiva CNN ha dado cuenta de estos esfuerzos de los cubanos en la lucha contra el ébola y expone el proceso intenso de preparación que el personal médico realiza en Cuba antes de partir en su misión. Señala que todos son voluntarios y que por lo menos durante seis meses tratarán pacientes infectados. El Dr. José Luis Di Fabio,  de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), declara: ”Esperamos que el ejemplo de Cuba ayude a eliminar el miedo que hay detrás de ir a trabajar en África Occidental. Quizá si la gente tuviera menos miedo aceptaría el reto e iría a brindar asistencia a la población africana”. Por su parte, el periódico británico The Guardian describió los hechos en estos términos: ”La pequeña fuerza médica en la línea de vanguardia contra el ébola ha sido una pequeña isla, Cuba. Mientras, las grandes potencias siguen enfrascadas sólo en detener su diseminación   con agentes-barrera en sus fronteras”.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, declaró que en esta materia ”necesitamos una movilización 20 veces mayor: movilización de asistencia, consistente en laboratorios móviles, vehículos, helicópteros,  equipos de protección, capacidades de evacuación médica y personal médico capacitado”. La conclusión general es que ”el ébola debe ser detenido y revertido en África, junto a la pobreza brutal que padecen sus poblaciones, antes de que sea demasiado tarde  para un número impensable de personas en todo el mundo”.

Anuncios

0 Responses to “ébola …”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


octubre 2014
D L M X J V S
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

A %d blogueros les gusta esto: