18
Sep
14

lacalle pou …

 

LA ELECCIÓN DE HORAS DOCENTES

El último disparate de Lacalle

 
 

Cuando creía que ya nada me sorprendería del candidato del Partido Nacional, fui sacudido por su última propuesta.

No pocas veces he elogiado su marketing personal; su habilidad para decir a su gente lo que su gente quiere oír o para hablar mucho sin decir nada, su ingenio para generar noticias, su viveza para dar una imagen de renovación cuando en realidad es ejemplo de conservadurismo, y su increíble dualidad para mostrarse serio aún cuando el sentido común es en él el menos común de los sentidos. Hay que reconocer que ha logrado cautivar a buena parte del electorado, no con sus ideas, sino con su carisma. Increíblemente, su gran triunfo en las internas, que pulverizó a las encuestas y a un dormido Larrañaga, se debió en buena medida a una fotografía en blanco y negro de su rostro, colocada en gigantografías por todo el país a un costo millonario.

Sin embargo, a medida que habla, comienza a cavar su propia fosa. Ya es sabido que el candidato “por la positiva” evita hablar de Economía, sobre todo luego de la paliza verbal que le propinó en público una joven estudiante universitaria, dejando al desnudo la falta de seriedad de sus propuestas. Sabido es también que se opuso a la Ley del trabajador rural, lo cual es lógico, ya que debe defender sus intereses de clase. Hasta que el Frente llegó al gobierno, los peones eran explotados. La ley de ocho horas y otros beneficios golpean el bolsillo de la oligarquía rural. Era esperable que el candidato en que se invirtió tanto dinero se opusiera a este avance histórico así como a la Ley de Responsabilidad Empresarial -que busca disminuir las muertes de los trabajadores- y quiera minimizar los Consejos de Salarios.

No me extrañó que se opusiera a la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo ni a la de Matrimonio Igualitario y, debido a la apasionada defensa que hizo su partido de los criminales de la dictadura, tampoco me sorprendió que planteara frenar la búsqueda de los desaparecidos. Incluso el silencio y falta de festejo de su partido ante la reciente aparición en Argentina de Ignacio, nieto de Estela Carlotto e hijo de una muchacha asesinada luego de dar a luz en cautiverio, era esperable de los autores de la más vergonzosa ley de toda nuestra historia. Jamás los vi rompiéndose el alma para rastrear a los niños uruguayos secuestrados en aquella época.

No me extraña que como integrante del sector político más neoliberal -el mismo que pretendió vender sin éxito nuestras empresas públicas- proponga privatizar la compra de las ceibalitas.

Representando a un partido que busca eliminar la delincuencia sin destruir sus causas, no me extrañó que apoyara la baja de la edad de imputabilidad, aunque como bien señala el Dr. Ismael Blanco, si bien recogió firmas, ya no hace campaña porque no le resulta redituable políticamente, ya que la propuesta pierde adeptos día a día.

Sin embargo, su última iniciativa me ha hecho recordar al peculiar Domingo Tortorelli (1902-1990), quien provocaba hilaridad con propuestas como poner canillas de leche en las esquinas, jornadas laborales de 15 minutos o carreteras en bajada para ahorrar combustible. Nunca sacó más de cincuenta votos; pero fue muy popular. El problema con la propuesta de Lacalle es que no provocará risas en el ámbito educativo, sino espanto. ¿Qué fue lo que dijo? “Queremos modificar la elección de horas…aparte de generar conflictos…son los docentes eligiendo instituto. Nosotros queremos cambiar eso, queremos modificar, que sean los directores eligiendo docentes”. Está filmado.

La elección de horas está pautada por el escalafón y es un derecho ganado, no regalado. ¿Se imaginan el poder personal que adquiriría un director si estuviera en sus manos la contratación de los docentes? ¿Quién osaría contradecir alguna de las medidas de este devenido señor feudal si con eso peligra su recontratación? Los chupamedias estarían de fiesta. Los directores con tendencia política y semejante poder aprovecharían para contratar a sus camaradas y se sacarían de encima a cuanto gremialista pudieran. Quedaría sobreentendido que el director estaría haciendo un favor al docente y campearían la corrupción y el amiguismo.

Lo grave es que durante su discurso estaba flanqueado y avalado por el especialista en educación, Pablo Da Silveira. ¿Qué dirá la ex directora del Bauzá, Graciela Bianchi? No veo la hora de oír la respuesta de los gremios docentes ante semejante planteo.

En octubre el país tendrá que optar entre la memoria y la restauración, entre las propuestas y el marketing, entre resultados indiscutibles del Frente y las promesas sin base del Partido Nacional y, sobre todo, entre los que están haciendo mucho por la educación, como mejorar los salarios docentes, y los que hicieron poco y nada cuando tuvieron la oportunidad.

Es normal que las personas tengamos ideas diferentes; pero alguien tendría que explicarle a este muchacho que con la educación no se juega.

Nota de diario: La República / Uruguay

Anuncios

0 Responses to “lacalle pou …”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


septiembre 2014
D L M X J V S
« Ago   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

A %d blogueros les gusta esto: