22
Ago
14

danilo astori vice presidente de uruguay

Política económica y social: ¿Más de lo mismo?

escribe: Danilo Astori (*)

En el marco del lanzamiento de la campaña del Frente Liber Seregni y del apoyo a la fórmula Tabaré Vázquez – Raúl Sendic, realizado en el Salón Azul de la Intendencia Municipal el pasado 22 de julio, el Vicepresidente de la República, Cr. Danilo Astori, realizó una presentación.

El acto fue convocado con una pregunta: 2015-2020 política económica y social ¿Más de lo mismo? Brindamos una amplia versión del discurso.

NUESTRA IDENTIDAD, ESPÍRITU FRENTEAMPLISTA
Somos Frente, porque aprendimos de esa fantástica síntesis que es el Frente Amplio,  que el camino es el de la acumulación de fuerzas. Nos llamamos Liber Seregni, no para adoptar un ropaje lujoso que es el que entraña este nombre gloriosos que hemos adoptado, sino porque nos identificamos con su conducta política, porque hemos aprendido mucho de él, porque hemos aprendido especialmente la lección de responsabilidad que nos ha dejado durante el transcurso de su trayectoria, porque hemos admirado su rectitud de procedimientos su ética, su generosidad, su desprendimiento, su sacrificio al servicio del Uruguay, y del Frente Amplio.

Por eso nos llamamos, Liber Seregni , y por eso, nos encontramos aquí para hacer política, porque se hace política no sólo cuando se deciden acciones que se ponen en práctica, sino que también se hace política cuando se reflexiona, cuando intercambiamos opiniones cuando pensamos colectivamente. Es más, a veces se hace mucho más política cuando se habla y cuando se escribe, que cuando se toman acciones en la práctica, porque lo primero fue fundamental para llegar a lo segundo y por eso sentimos que estamos haciendo política en esta etapa fundamental del ciclo electoral que los uruguayos  estamos iniciando.

Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas nos habían cambiado todas las preguntas
Esta es una instancia de dar respuestas,  en primer lugar nosotros a la gente, obviamente no a las preguntas que nosotros  quisiéramos que nos formularan sino a las verdaderas preguntas de la gente, a las inquietudes. Es  como dice aquel recordado grafiti; Cuando creíamos que teníamos todas las respuestas nos habían cambiado todas las preguntas

Hay que insistir en responder a la gente acerca de las auténticas preocupaciones que tienen sobre el Uruguay de hoy. Y también habrá respuestas para que las compañeras y los compañeros, comiencen a elegir el destino del país, el destino del gobierno por el que opte, y el énfasis, los matices, las visiones, los enfoques que el pueblo uruguayo deseará que el nuevo gobierno contemple.

UN TRIUNFO DE LA OPOSICIÓN ES RETROCEDER
Nosotros podemos comenzar por decir algo que hemos venido repitiendo en las etapas precedentes. Un triunfo de la oposición sería un enorme retroceso en la historia del país.

No están tan lejanos los tiempos, a pesar de que hay muchos jóvenes que se están incorporando, que quizá no han vivido las peores circunstancias a las que estoy haciendo referencia, no hace tanto tiempo que se vieron las consecuencias de un largo proceso de deterioro en el Uruguay. Consecuencias, que condujeron al país a una profunda crisis en todos los ámbitos fundamentales de la sociedad. Un país con conductas muy mediocres en los campos del crecimiento, de la inversión, del empleo, de los ingresos de las familias y de los pasivos.

Un país que incrementó notablemente la pobreza, la indigencia, deterioró la calidad de vida de mucha gente, tuvo crisis financiera, siempre resuelta  por los gobiernos que impedían que los banqueros quebraran, aunque sí quebraban las instituciones. Un país que tuvo el triste honor de llegar a ser el segundo deudor más importante con el Fondo Monetario Internacional (FMI), en todo el mundo en relación a su tamaño , a su producción y a su propia participación en el FMI.

No hace tanto que pasó esto en el país, pero a los más jóvenes tendremos que construirles el relato y avivar la memoria porque esto es lo que significaría para el Uruguay un retorno de la oposición.  Una oposición en  que triunfó la derecha.
perdió el wilsonismo en el partido nacional, y perdió el batllismo en el partido colorado. Es la derecha la que encabeza las propuestas de los partidos tradicionales, y esa derecha, a la que al desembarazarse del pasado, porque no habla del pasado, porque no asumen la responsabilidad, porque no se hacen cargo porque no se hacen la más  mínima autocrítica de lo que pasó durante tanto tiempo y hasta hace poco, que no nos habla de transformaciones posibles, salvo  para eliminar alguna de las que hicimos nosotros, y junto con esos silencios y esas omisiones, no hay en todos sus discursos una agenda de derechos para nuestros compatriotas como parte de sus programa de trabajo en el futuro.

La actitud además, parece que está dejando de ser por la positiva, porque el otro día leí que algunos temas concentrarán la acción proselitista de los partidos tradicionales, en esta etapa que se inicia, y ahí se mencionan; los problemas de ANCAP, los problemas del sistema de responsabilidad penal adolescente, los problemas de PLUNA, y ahora por si fuera poco, también se suman los  que todos conocemos  en el campo de la salud pública.

La campaña por la positiva sospecho que se va a asentar fundamentalmente en estos temas e imaginarán ustedes con qué grado de virulencia. Pero esto, es lo que representa hoy la oposición en el país, y es por eso que tenemos que dejar hasta el último de nuestros esfuerzos en esta etapa que se inicia ahora, etapa decisiva para lograr un nuevo triunfo del Frente Amplio, un tercer gobierno frenteamplista, otro gobierno del frente amplio.

MÁS TRANSFORMACIÓN, MÁS EQUIDAD Y MÁS EXCELENCIA
Un nuevo gobierno  del Frente Amplio, tiene que representar más y mejores transformaciones profundas, que las que hemos hecho hasta ahora, tiene que representar más y mejor calidad en la gestión política, tiene que abordar temas que todavía no hemos abordado o acerca de los cuales tenemos que seguir avanzando significativamente. Por eso decimos que no es más de lo mismo, por eso decimos, que un tercer gobierno del Frente Amplio, tiene que tener novedad. Por supuesto que no estoy proponiendo  ignorar lo hecho hasta ahora, sin ello no podríamos hacer política proponiendo más mejores y profundas transformaciones en el país.

Hay que evitar caer en una trampa, y utilizo esta palabra porque es la que se utiliza crecientemente en otros países para analizar el momento en que muchos de nosotros en América Latina estamos viviendo hoy. Momento en el que se crece mucho menos que antes, donde hay carencias de oportunidades comerciales que antes existían, momento en la que hay incertidumbre en las políticas económicas que utilizan algunos de los países desarrollados, momento en el que  estamos disfrutamos de niveles de crecimiento que ya alcanzamos y de niveles de vida de muchos compatriotas que antes no existía, que a su vez se traducen en nuevas exigencias sociales.

Este panorama, concebido en su conjunto puede conducir a una tentación muy peligrosa, que es la de poner el piloto automático y seguir navegando más o menos con lo que se viene haciendo hasta ahora, con los mismos instrumentos, cuidando los equilibrios y no haciendo demasiada intervención para cambiar ese rumbo.

Seguir navegando con la convicción de que, todo lo que se logró hasta ahora se mantiene. Esto sería un profundo error político porque la única manera de superar esta verdadera trampa, que así se llama en mucho de los análisis que se hacen al respecto, es la de hacer más y mejores transformaciones que sigan a lo que  ya hemos hecho en estos dos períodos de gobierno, y nos permitan dar un nuevo salto hacia el desarrollo económico y social del país para seguir construyendo un país de vanguardia.
Tenemos que ir a la vanguardia y ser ambiciosos, ser audaces, porque se gobierna arriesgando y es así como se logran esas transformaciones que estamos necesitando en el Uruguay. Esa es la única manera de evitar esta trampa, responder con más cambios que los que hemos hecho hasta ahora.

MÁS INCLUSIÓN PROSPERIDAD Y CALIDAD
Nuestro foco tiene que estar en lo que siempre hemos llamado en la izquierda, el mundo del trabajo. Ese foco se asienta en tres pilares: prosperidad, equidad, calidad y excelencia.
Prosperidad, por apostar al crecimiento sostenido  y recobrar niveles que el país puede alcanzar en el futuro. Equidad es en la izquierda como la otra cara inseparable de esa misma moneda, y junto con la prosperidad y la equidad la inclusión de nuestros compatriotas sobre todo de los núcleos más vulnerables. La excelencia es la apuesta a dejar lo mejor de nuestros esfuerzos en pos de los mejores resultados que debemos y podemos obtener, eso es el mundo del trabajo. Es prosperidad, es equidad, es excelencia, pero no diríamos todo lo que pensamos al respecto si no decimos también, que el mundo del trabajo es la obligación ética de pelear por más derechos pero también, de asumir obligaciones  y responsabilidades. Ser cada vez mejores  significa ser cada vez mejores en el mundo del trabajo. Es creer y asumir la conciencia clara, de que el éxito solo puede ser hijo del esfuerzo y que asumimos obligaciones y responsabilidades, y cuando fallamos a esto, le estamos fallando a nuestros compatriotas. El que sufre es el país entero y como parte de país entero los que más sufren son los más débiles.

Siempre hemos dicho en el FLS, que queremos trabajar con toda la sociedad, con quienes brindan todo su esfuerzo para construir el país desde el trabajo, los que arriesgan, lo que innovan, los que crean oportunidades de empleo para sus compatriotas, los sectores más humildes por supuesto. A ellos nos debemos, los llamados sectores medios, que operan como factor de regulación y equilibrio en una sociedad. Pero quiero referirme a dos grupos en particular y que han sido los más vulnerables, las mujeres de todas las edades y los jóvenes de ambos sexos, son sectores, grupo de la sociedad que han venido pagando precios muy altos  por el propio proceso económico, social y político que ha tenido el país, sigue siendo muy alto el desempleo en jóvenes de menos de 25 años sobre todo en relación al promedio de toda la sociedad. Antes llegó a triplicarlo, ahora lo está duplicando, hemos logrado acortar las distancias pero no hemos logrado eliminar las diferencias. Por eso es fundamental, que un próximo gobierno del Frente Amplio aprovechando incluso las herramientas de las que se disponen en la actualidad como la ley de empleo juvenil, genere estímulos especiales para aquellos que crean oportunidades de empleo sobre todo para las más jóvenes o aquellos que están en proceso de acceso laboral, y obviamente tratando de que haya contrapartidas importantes a ese apoyo, a esos premios que tenemos que dar para que logren plasmar en la práctica estas iniciativas, sean los que crean las oportunidades de trabajo o sean los que la aprovechan. El mensaje que hoy necesita la sociedad uruguaya es que, esa contrapartida tiene que ser trabajo y más trabajo, trabajo de calidad, derechos sí, pero responsabilidades y obligaciones. La gente no quiere ver asistencialismo, quiere ver a un gobierno que genera políticas públicas, y que establece obligaciones para los beneficiarios de las mismas, y por eso considero que deberíamos trabajar con los jóvenes en materia laboral.

Y qué decir de las mujeres, no hemos logrado hasta  ahora impedir que a igual responsabilidad e igual trabajo, la retribución media de las mujeres supere los dos tercios de las que percibe un hombre, y eso en la izquierda no lo podemos aceptar, es una discriminación muy grave y para eliminarla tenemos que trabajar generando condiciones para que a igual responsabilidad y a igual función una mujer gane lo mismo que un hombre.
Y qué decir de la política, como nos cuesta a los hombres ceder cuotas de poder a las mujeres. Observemos las fórmulas presidenciales de todos los partidos, sin comentarios. Uruguay ocupa el último lugar en Sudamérica de mujeres que ocupan un lugar en el gabinete del poder ejecutivo. Y si hablamos del parlamento en la actualidad al menos quienes integran las dos cámaras  solo un 13% son mujeres. El promedio de los países árabes, y con todo respeto lo elijo a propósito, es de 17% y el promedio mundial según la Unión Interparlamentaria Mundial, es de un 22%, nosotros estamos en 13%. Entonces cuánto hay que trabajar para que las mujeres recuperen o consigan en el terreno político o conquisten lo que han logrado en otros ámbitos de la sociedad. Ahora tenemos la cuota, yo solo digo cuidado con la trampa, porque hay maneras de trampear la intención de la cuota. Yo quisiera ver si en el próximo período habrán diez senadoras, tengo mis dudas.

CONSTRUIR CIUDADANÍA PROMOVIENDO LA DIGNIDAD E IDENTIDDAD COLECTIVA
Queremos, como parte de ese sentido integral, reconocernos todos recíprocamente más allá de nuestras diferencias y de nuestra diversidad que tenemos que aceptar como miembros de esta sociedad, promover la dignidad construir ciudadanía, vivir el libertad, en democracia con participación. Pelear por la equidad en el terreno del género es la tarea de las generaciones, librar nuestra batalla diaria contra todo tipo de discriminación y al mismo tiempo construir identidad colectiva entre todos. Esto es el mundo del trabajo y por supuesto sus características, sus rasgos más esenciales, el foco de esa apuesta audaz a más y mejores transformaciones en el Uruguay.

CAPITAL HUMANO Y CAPACIDAD FÍSICA
Cuando hablamos de capacidad física obviamente  estamos refiriéndonos a la infraestructura de la que dispone nuestro país y con la que tenemos que trabajar, y hemos referido siempre a las grandes áreas de esa infraestructura a los transportes, a las comunicaciones, a los puertos y sus servicios y al mismo tiempo a la energía. Hemos avanzado en diversas velocidades en estas áreas y todas ellas serán en el próximo período de gobierno objeto de transformaciones muy profundas. El país las necesita, y desde ya sabemos que necesitamos una inversión extraordinariamente importante para atacar este tema neurálgico del Uruguay que viene.

Inversión pública, privada, nacional, inversión del exterior. Estamos hablando de los mayores volúmenes en la historia del Uruguay por eso es importante, un tema que es absolutamente estratégico para los próximos años, que es la inserción internacional del Uruguay  porque ese esfuerzo descomunal de inversión que va a tener que hacer Uruguay no lo podrá hacer sin prestar especial atención a su inserción internacional. Y lo digo especialmente en tiempos en que más de una región importante del mundo se ha dado cuenta del error histórico de haber ignorado a América Latina durante décadas. Y hoy convencidos de ese error están acercándose a nuestros países y proponiendo oportunidades que Uruguay no puede desaprovechar, no se puede dar el lujo de subestimar o desconocer y por eso  no vacilo en señalar que los pasos que el país pueda dar para aprovechar estas ocasiones son absolutamente fundamentales para modificar  nuestra capacidad física hacia el futuro. Sin mayor capacidad física no vamos a poder cumplir con ese programa de más y mejores transformaciones. De la misma manera tenemos que actuar en el campo de la capacidad humana, y a mí me gustaría recordar hoy cuatro áreas fundamentales con las que hemos venido trabajando con el FLS que son; la educación la promoción del conocimiento científico y tecnológico de lo que puede sintetizarse diría yo en capacidad humana.

Sobre educación, en el FLS, hemos venido trabajando con compañeros y compañeras especializados en el tema que han  elaborando la propuesta, acerca de un sistema que complementa factores que tiene conducción nacional y que establece roles y complementariedades a la luz de nuestro proyecto nacional, abarcando temas que van desde la infraestructura física del proceso educativo,  hasta la formación de educadores, pasando desde luego por nuevos contenidos que sean coherentes con nuestro proyecto nacional. Junto con los progresos en materia educativa el país tiene que hacer enormes esfuerzos en la promoción del conocimiento científico y tecnológico, porque nosotros necesitamos apostar a la modernización institucional a la creación de agencias especializadas , a la creación de parques tecnológicos que nos permitan acumular fuerza entre quienes están comprometidos con el progreso tecnológico, nuevas reglas de juego, con nuevos estatutos, propiedad intelectual protegida, son algunos de los aspectos en los que Uruguay deberá seguir trabajando para promover su conocimiento científico y tecnológico.

SISTEMA NACIONAL DE CUIDADOS
En materia de cuidados, destacamos tres pilares fundamentales. Por un lado, el ejercicio del derecho del cuidado de los grupos vulnerables, en segundo lugar, el derecho y las responsabilidades de los que cuidan y las que cuidan, y por supuesto una cultura de corresponsabilidad entre; estado, mercado, familia, comunidad y por supuesto varones y mujeres. A partir de estas características fundamentales, para concebir un sistema, nosotros queremos un país que cuide a sus niños y a sus niñas y por eso manejaremos instrumentos como las licencias por maternidad y por paternidad , instalaremos centros de cuidados en instituciones educativas, iremos progresivamente con mucha cautela incorporando colectivos, entre los niños de dos y tres años en una primera instancia, y luego de un año provenientes de contextos críticos. Naturalmente queremos también, un país en que se incremente la autonomía de las personas dependientes por razones de capacidades y apoyo a sus familias. Por eso trabajaremos con el instituto de los asistentes personales y los servicios de tele asistencia en el hogar cuando así sea necesario. Queremos un país en las que las personas adultas no estén solas sobre todo cuando tienen dependencias críticas muy importantes y por eso también promoveremos instrumentos especiales como la asistencia a aquellas personas que tienen una dependencia muy severa y están en soledad, y junto con ese instrumento la instalación de centros regionales de larga estadía en el interior del país como una primera experiencia para responder también a esta situación.

MEJOR INFRAETSRUCTURA Y MÁS TECNOLOGÍA PARA LA SEGURIDAD PÚBLICA
La seguridad pública, es también uno de los factores fundamentales de la creación de capacidades humanas. No podemos decir que estamos creando mayor capacidad humana sin seguir progresando en el terreno de la seguridad pública. Trabajaremos sobre un enfoque integral de seguridad pública que establece la atención y el análisis de los contextos en que surge el delito, en segundo lugar, la prevención y la represión del mismo y luego la recuperación de aquellos que han incurrido en alguna conducta desviada. Novedades en nuevos aportes de tecnología en materia de prevención y represión como los que Ya han comenzado a producirse en el país y por supuesto más y mejor infraestructura para la recuperación, para la re inclusión en la sociedad de los que se equivocaron. Increíblemente, aún no hemos podido lograr  en el marco de una experiencia que es   la coparticipación pública y privada para financiar y llevar adelante proyectos de inversión, la primera gran oportunidad que tenemos es en esta materia, la de construir un proceso que está en marcha, un gran y moderno centro de recuperación como parte de este enfoque integral. Capacidad humana es todo esto.

EN ECONOMÍA DEBE HABER COMPLEMENTACIÓN ENTRE PROSPERIDAD Y EQUIDAD
En esta campaña electoral vamos a tener que hablar de economía, porque la oposición no habla de economía,  o cuando habla dice cosas tremendas, como por ejemplo, que va a eliminar algunas conquistas importantes que lograron los gobiernos del Frente Amplio, o lo que es peor, que pensamos todo lo mismo porque queremos que haya crecimiento que no haya inflación y buen resultado fiscal, por lo tanto no hay diferencias en la política económica. Omitiendo el pequeño detalle de que para llegar a combatir la inflación crecer sostenidamente y al mismo tiempo tratar de tener un buen resultado fiscal  hay caminos que son muy diferentes a los caminos de la derecha, por eso vamos a tener que hablar de  política económica comenzando por decir lo que ha sido la cédula de identidad en materia de política económica de los gobiernos del Frente Amplio, que es la complementación permanente entre prosperidad y equidad. No existe una sin la otra. Esa ha sido nuestra identidad en materia de política económica en nuestros dos gobiernos del Frente Amplio. El país nunca había tenido una correspondencia tan intensa entre las dos características como cuando empezó a gobernar el Frente Amplio. En el pasado hubo algunos períodos de crecimiento importante pero a costa de la equidad y además ese crecimiento fue efímero, duró muy poco. También ocurrió lo contrario, hubo mejoras en la distribución en los frutos del crecimiento pero a costa de la duración del crecimiento. Lo que la derecha no entiende ni jamás entenderá es que esta es nuestra cédula de identidad, la que nos diferencia de toda otra propuesta en materia de política económica. Este es el camino propio, el rumbo propio, el que ningún partido ha tenido, el que siguen sin tenerlo es lo que nos va a permitir seguir adelante manteniendo esta complementación tan intensa entre estas dos características. Para seguir adelante con esta identidad fundamental, el Frente amplio, tiene un programa y es el programa de todos, nadie tiene jurisdicción sobre este programa, es el programa que hemos elaborado entre todos teniendo discusiones intensas, hoy es el programa de todos y será el programa del próximo gobierno. En el Frente Amplio nos hemos acostumbrado a tener diferencias, diversidad interna y a mantener la unidad  para gobernar y así fue como logramos los cambios que se realizaron. No podemos ignorar que hay compañeros que ven las cosas  distintas, por eso es que surge esa expresión que hemos escuchado tantas veces; un giro a la izquierda, y que realmente no sabemos muy bien lo que significa porque consideramos que el gobierno del Frente Amplio, es un gobierno de izquierda que no necesita giros a la izquierda, sobre todo si no explicamos en qué consisten,  y sobre todo si no tenemos en cuenta el impacto que eso puede tener sobre el equilibrio entre prosperidad y equidad, que es una relación absolutamente fundamental de la política económica, de los resultados y sobre todo de la calidad de vida de la gente. Piensen que es en el terreno fiscal donde se diferencia más la izquierda de la derecha, porque estamos hablando de las políticas de ingreso y gastos públicos, de dónde se obtienen los recursos y en qué se gastan, estas son las preguntas y las respuestas a tener en cuenta sobre este tema. Si uno se pone a analizar en el marco del programa del Frente Amplio, los ingresos y los gastos públicos, veremos que hay un ancho espacio para pensar diferente, no tenemos que negarlo.

Tomen el sistema tributario que se propuso inicialmente; la equidad, la eficiencia y el estímulo a la inversión productiva y que además se presentó anunciando con el primer gobierno del Frente Amplio, esta no es la versión definitiva del sistema, lo iremos mejorando en beneficio del contribuyente. Ahora bien cómo se aplica esto en la práctica  acá ya no estamos hablando del programa de hechos comprometidos, de acciones políticas que se pusieron en práctica. En qué momento modificamos el sistema, cómo lo hacemos manteniendo los objetivos dentro de este sistema, cómo manejamos los tiempos, pues bien como decíamos anteriormente. Entonces hay más de una respuesta que se puede dar a esto. Si tomamos el gasto público es igual en el programa del Frente Amplio hay gastos públicos que están expresados en porcentajes y otros no, y cómo se vinculan los porcentajes en el gasto de la educación con aquellos gastos igualmente necesarios que no están expresados en porcentajes Cómo se manejan esas relaciones, en qué tiempo, criterio y factor fundamental de la política como se hace política, el manejo de los tiempos. Hay más de una postura al respecto, lo tenemos que admitir y no esconder esa posibilidad porque lo único que vamos a lograr es el debate que nos debemos entre todos y sobre todo no apostar  al mejor de los resultados posibles que es admitir esta diversidad y apostar a la unidad para hacer todas las transformaciones  que tenemos que hacer.

FORTALECIMIENTO DE LA  GESTIÓN PÚBLICA
Yo quiero hacer alusión a otro tema que refieren al conjunto de procedimientos de gobierno que van, desde el diseño de una política pública hasta su puesta en práctica. Eso que solemos llamar gestión. Tenemos que tener una gestión de mejor calidad pensando en el futuro. Tenemos que tener una gestión que nos permita superar todas aquellas dificultades u obstáculos que desmerecen la calidad de esa gestión tanto sea por la disponibilidad de recursos humanos, como la disponibilidad de tecnología, que es tan importante cuando se hace gestión como la trayectoria institucional que va desde que se diseña una política hasta que se pone en práctica. Eso es gestión y eso es lo que tenemos que mejorar. Tenemos que lograr que no operar en base a avances,  retrocesos, contradicciones y mucho menos a disputas. No podemos tener un gobierno basado en disputas. Tiene que haber un solo gobierno y es por eso que un primer paso es reconocer los márgenes legítimos de discrepancia que podemos tener los frenteamplistas, legítimos, y al mismo tiempo beneficiosos y positivos siempre. No hay que ver en esto una realidad peligrosa, hay que ver una realidad constructiva, una realidad generadora de ideas. Esto tiene que ver con los criterios con los que cuya base convoquemos a nuestros compañeros  en el marco de un gobierno.

Tenemos que apostar a la solvencia y a la capacidad  de esos compañeros y compañeras e ir desterrando lo más rápido que podamos la cuotificación  político partidaria y sectorial. Este no es un problema técnico ni tecnocrático, es un problema político de la más alta importancia política. No podemos seguir dándonos el lujo de entorpecer la gestión  por no tener el coraje de apostar a los que estén mejor preparados para afrontar la responsabilidad que queremos enfrentar. Cuando llegamos al gobierno no estábamos preparados para esto pero diez años después, y sobre todo con cinco por delante, en los que aspiramos a seguir gobernando el Uruguay, tiene que ser posible apostar a la capacidad de nuestros compañeros y compañeras resalto estas últimas especialmente. Quiero decirles que no se puede llamar tecnocrática esta propuesta porque la capacidad no se agota simplemente en el conocimiento o la erudición sobre una especialidad de gobierno, también es capacidad la que se tiene desde el punto de vista político. Es un análisis integral de los compañeros  a los que estemos convocando el que tenemos que hacer, para llegar a esta selección y acá empieza la buena gestión, no tengamos la más mínima duda. Factor absolutamente decisivo para mejorar la gestión que todos los frenteamplistas queremos y  todos los uruguayos esperan.

Es en este mismo sentido, que importará mucho todos los esfuerzos que hagamos y que no hemos lograr implementar hasta ahora en lo que refiere a la formación sistemática  de los recursos humanos en el sector público. Formación sistemática, no cursillos esporádicos ni que se dicten circunstancialmente a propósito de la preparación para una determinada actividad. Formación continua, permanente de los recursos humanos, que son aquellos responsables de que sigamos avanzando en la transformación del  sector público.
Reforma, cambio estructural fundamental que la izquierda uruguaya, el Frente Amplio no puede ignorar.

La verdadera labor de un gobierno de izquierda es convertir esa latencia  en acción decida y firme en la construcción de una sociedad distinta

Quiero convocarlos a trabajar con la gente, cerca de la gente a estar muy intensamente comunicados con nuestros compatriotas en todos los rincones del país, en los sectores urbanos, en las áreas rurales para dar estas respuestas. Respuestas a preguntas inquietudes y temores que la gente pueda tener, esa comunicación es fundamental en esta etapa que estamos iniciando y por eso los convoco a encontrarnos con esas grandes mayorías nacionales , de trabajadores de la ciudad y el campo, de propietarios , de productores de profesionales, de innovadores, de gente de la cultura y el arte que son los que han construido este país . Si nosotros como gobierno nos atribuyéramos los posibles méritos que puedan estar encerrados en los resultados obtenidos, no seríamos de izquierda. No son de izquierda los gobiernos que se atribuyen la parte buena de los resultados y las consecuencias. La labor de los gobiernos es otra. Es despertar esa potencialidad latente en la sociedad, es levantar esa energía que a veces puede estar dormida porque no es consciente de la fuerza que puede despertar cuando actúa colectivamente,  cuando está latente. La verdadera labor de un gobierno de izquierda es convertir esa latencia  en acción decida y firme en la construcción de una sociedad distinta, con esa gente hay que trabajar.
(*) Vicepresidente de la República. Máximo dirigente del Frente Liber Seregni, Frente Amplio. Uruguay

Anuncios

0 Responses to “danilo astori vice presidente de uruguay”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


agosto 2014
D L M X J V S
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

A %d blogueros les gusta esto: