23
Jul
14

uruguay … renovación politica

La nueva generación neoliberal, de la derecha y camuflada

escribe: Ec. G. cultelli y senador H. Tajan FRENTE AMPLIO de Uruguay

En la última campaña hacia las internas y aún desde antes, hemos tenido que aguantar que los recalcitrantes de siempre vengan a mostrarse como “renovadores”. Se trata de partidos de derecha que ni siquiera los apellidos cambian, en representación de una oligarquía también de doble apellido, que se resiste a perder el más mínimo tanto de poder. Corresponde plantearse la pregunta: ¿ser renovador significa cambiar un padre ya viejo por un hijo de mediana edad? La respuesta es NO y cae de maduro.

Con los gobiernos del Frente Amplio, hubo un vuelco totalmente diferenciado de la política económica. El otrora modelo neoliberal que venía implantándose con la dictadura y se consolidara con los gobiernos colorados y blancos de los años 90, cayó estrepitosamente en la crisis del 2002 y lo despedimos con encono en el 2005.

Es que a partir del 2005, comenzó a desarrollarse poco a poco un nuevo modelo económico, aunque aún le queda mucho por hacer. A este nuevo modelo podríamos denominarlo “Incluyente, Productivo e Innovador”, dadas sus renovadoras características y los resultados obtenidos, totalmente diferentes a la debacle de una década atrás.

 

UN FRENTE RENOVADOR
La renovación frenteamplista significó para el Uruguay, en primer lugar, la búsqueda constante (y por encima de todo) de la inclusión de nuestra gente. Así fue como varió la política económica tras los cambios en las formas de tributación y de ingresos del Estado. En la reforma tributaria, el antiguo IRP que los trabajadores pagábamos sin deducibles y con saltos franjeados, que provocaban una importante subida si nos pasábamos de franja aunque sea por un solo peso; fue sustituido por el IRPF que comienza a pagarse a partir de los 20 mil pesos y que cuenta con deducibles adicionales como la cantidad de menores a cargo, el pago de la vivienda, etc. Además es progresivo, o sea se imputa más solo por la cuota parte que supera cada franja. Al mismo tiempo y entre otras cosas, fueron sustituidos impuestos indirectos, esos que pagamos todos por igual sea cual sea nuestro ingreso. Antes el IVA máximo+COFIS llegaban casi al 27%; ahora eliminado el COFIS, el IVA bajó al 22% con próximas rebajas de acuerdo a la ley de inclusión financiera ya aprobada.

Los cambios en la política económica se manifestaron en los gastos públicos, priorizándose los gastos sociales salud, vivienda y muy especialmente educación que dejó el magro 2-3% del PBI acostumbrado en épocas de blancos y colorados, llegando al 4,7% y apunta a llegar en el próximo quinquenio al 6%.

En este marco, no se podía continuar desangrando al país con la vieja política de endeudamiento externo y dependencia acérrima de los organismos de crédito internacional (sobretodo el FMI). Se impulsó entonces el conocido reperfilamiento de deuda, no solo diciéndole adiós al FMI, sino cambiando los plazos de vencimiento y por tanto el peso de los intereses a pagar.

Decían a su vez, que el mercado interno era insignificante, y resulta que se convirtió en un importante sostén de ciertas producciones, recreándose también la exportación en muchos rubros. En ello tuvo sin duda que ver nuestra política económica de diversificación de mercados y apunte real a la región MERCOSUR y latinoamericana, que ya nada tiene que ver con aquel 4+1 que lo engendrara, y más lejos aún estamos del ALCA, propuesta que quedara por el camino prácticamente olvidada.

El nuevo modelo atrajo inversiones, impulsó la producción interna que ya no está al servicio del sistema financiero trastocando su antiguo rol. Ocasionó cambios estructurales asociados al desarrollo de nuestras empresas públicas, hoy de propiedad más social que nunca, a pesar de que quede aún mucho trecho por andar. El desarrollo de las telecomunicaciones desde ANTEL dio ya otro rostro al país. Requiere mencionarse la diversificación y ampliación de la matriz energética desde UTE, sin lo cual hubiese sido imposible incluso el crecimiento actual; así como el desarrollo de ANCAP y aquel sueño sucroalcoholero hecho realidad, entre otros muchos ejemplos que podríamos dar.

Al viejo Modelo neoliberal de base e impulso financiero, sin duda le cambiamos algo más que el nombre y la pisada. Eso sí es cambio, eso sí es renovación, más cuando a nivel superestructural nos acompañó el comienzo de toda una revolución de derechos reflejada en la ley de salud sexual y reproductiva, el matrimonio igualitario, etc.

 

RENOVACIÓN & RESTAURACIÓN
Aún hay mucho por hacer para un desarrollo inclusivo, y sólo puede hacerlo el FA. Basta decir que aún quedan 400 mil pobres, aunque hayamos sacado de la pobreza a 800 mil uruguayos, y que si bien la indigencia no llega a 20 mil personas habiéndola disminuido en más de 100 mil, aún existe en el país. Mencionar que la revolución de derechos recién comienza. Pero sobretodo para fortalecer los cambios pues nuestra estructura productiva es aún vulnerable y dependiente, porque tantos años de dominio oligárquico no se barren de un plumazo.

La distribución de la riqueza continúa en nuestra mira, el impulso a nuevas formas de propiedad, gestión y por tanto de producción no solo visto desde el fuerte desarrollo de nuestras empresas públicas, sino desde las empresas de autogestión obrera; incluido en ello la necesidad de reparto de tierras mayor desde el INC, y el impulso a la diversificación industrial. Esperan aún los derechos de las uruguayas y los uruguayos a vivir en equitativas condiciones no solo económicas (de clase), sino también de todas aquellas estructuras sociales asociadas a ellas (discriminación de género, raza-etnia, orientación sexual, etc.). El nuevo Uruguay está naciendo con su gente como principales actores, se requiere incluso pasos fuertes en el sistema educativo y cultural, buscando la conformación de un ser colectivo diferente, donde la solidaridad vuelva a ser punta de lanza.

De esto se trata en el Uruguay de hoy, renovar, pero renovar en serio, o restaurar con caras menos arrugadas los viejos nombres y poderes de ayer.

Anuncios

0 Responses to “uruguay … renovación politica”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


julio 2014
D L M X J V S
« Jun   Ago »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

A %d blogueros les gusta esto: