13
Jul
14

intendencia de canelones

Cuando rendir no es rendirse

escribe: Yamandú Orsi, Secretario General de la Intendencia de Canelones

Entre los temas referidos a las intendencias existen algunos que no suelen generar en la población la expectativa que, a priori, parecería merecer. Algunos compañeros y algunos estudios hechos a partir de encuestas sugieren que lo realmente importante para el ciudadano es que la intendencia y el municipio resuelvan bien los cometidos básicos, la vialidad, el alumbrado y los residuos.

El resto de los temas, a no ser alguna situación que especialmente despierte polémica, no convocan la atención que, quienes estamos directamente relacionados con la gestión, podíamos suponer cuando arrancábamos por el 2005. Algo de esto sucede con las rendiciones de cuentas que año a año hacemos conocer a la Junta, al Tribunal de Cuentas y a la ciudadanía, como corresponde. Incluso cuando se manejan a través de la prensa números, porcentajes y tendencias, aparecen traducciones o interpretaciones totalmente contrapuestas para los mismos datos.

Como a pesar de lo anterior nadie discute la relevancia de estas instancias, cuando damos a conocer a la población el resultado de las cuentas anuales de la Intendencia de Canelones, tenemos que ser bien precisos y claros para que los vecinos sepan a dónde fueron a parar los dineros que vuelcan a través de los tributos que pagan. La clave está en transmitir con pocas palabras el resultado que surge de un informe que tiene miles de páginas y decenas de miles de cuadros, planillas y números. El pasado 30 de junio presentamos nuestra Rendición de Cuentas 2013.

Haciendo un intento para lograr el resultado antes sugerido, empecemos por decir que si para pagar las deudas que Canelones tenía precisábamos la recaudación entera de tres años, allá en el 2005, en el 2013 se resuelve con lo recaudado en ocho meses. La razón de ser de ese pasivo también es muy distinta. Hay un porcentaje de la recaudación comprometida hacia adelante que se integra básicamente por los fideicomisos creados para cumplir con las obligaciones heredadas y para la realización de las obras que hoy se ven en todo Canelones. Y, a diferencia de lo anterior, con intereses pactados y con topes presupuestales preestablecidos. O sea, hoy se puede mostrar claramente el destino de los fondos comprometidos.

Como creemos que un cambio fundamental en el Estado pasa por cumplir con el propio Estado, nos pusimos al día con los entes públicos. Habíamos saldado los compromisos con los actores privados y quedaba sacarnos de arriba la otra parte de esa mochila tan pesada. Establecimos acuerdos de pago con ANTEL, ANCAP, el Correo y, al igual que el resto de las intendencias, solucionamos la deuda con UTE. Es bueno saber que además estamos al día con los consumos corrientes, situación que podría calificarse de inédita. Estos avances influyen positivamente al presentar el estado actual de los números de la Intendencia. Hay más de 400 millones de pesos que, a los efectos contables, redundan en una especie de ganancia para la institución.

Pero además de esa significativa disminución del pasivo, existe en este año que pasó una notoria mejora en la recaudación, o sea que se están incorporando más padrones y más vecinos al circuito de pagos. Sin dudas se sienten los efectos de la patente única. No sólo por bajar las deudas se mejoraron los números. El año 2012 era para nosotros el año “del empate”, en el 2013 superamos ese umbral. A tal punto que hoy podemos hablar de una rendición que arrojó un resultado con superávit. Situación sin precedentes en las últimas cuatro décadas.

Se recauda mejor, se resuelven las obligaciones heredadas (los clavos) y se ajustan los gastos. Esto nos deja un poco más tranquilos, nunca conformes. Por primera vez podemos decir que hay margen seguro para seguir creciendo. Tenemos puertas abiertas para futuros financiamientos de obras. El horizonte aparece despejado, sin que esto signifique permitirnos un minuto de distracción. El próximo año se entregará una administración saneada al gobierno que asuma, no una bolsa de problemas. Y hay espacio para mejorar más aún. Reducir la morosidad, seguir trabajando sobre el tema de las alícuotas en la contribución inmobiliaria, ajustar las tasas.

Lo más importante de acuerdo a lo expresado en el primer párrafo, nada de esto es realmente importante si no se refleja en una mejora en los servicios y obras que la gente necesita. Nada de lo que se está haciendo en el departamento sería una realidad si en la “retaguardia” institucional no tuviéramos estos resultados. Obras que cuestan decenas de millones de dólares, la generalización del uso de los contenedores de residuos, la recuperación de los espacios públicos, los planes sociales y culturales, nada de esto se podría concretar sin una sólida espalda financiera. Una rendición de cuentas con este resultado posibilita estas líneas de acción.

Así que sólo resta dar las gracias. Gracias a los canarios que pagan los impuestos y que tienen la paciencia para esperar una respuesta. Gracias a los trabajadores municipales que son conscientes de su rol de servidores públicos. Gracias a los compañeros de la fuerza política que desde los distintos ámbitos que les toca actuar acompañan la estrategia. Y gracias a aquellos que desde tiendas diferentes a las nuestras comparten alguna puntería que redunda en estas mejoras para nuestra gente.

Anuncios

0 Responses to “intendencia de canelones”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


julio 2014
D L M X J V S
« Jun   Ago »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

A %d blogueros les gusta esto: