14
Jun
14

uruguay

 

Continuar el movimiento

escribe: Pablo Alvarez director de secretaría del MEC

Desde el domingo primero de junio el tema de la renovación cobró vigor en los analistas, en los actores políticos y en la ciudadanía en general que sigue los temas políticos. Es muy positivo que eso suceda, porque entre otras cosas lo que implica un estado de ánimo de ese tipo es animarse a más cosas, a innovar o crear, a salirse un poco más de los esquemas cotidianos para pensar propuestas o soluciones.

Renovar en personas y también en propuestas e ideas. Pero algunas ideas siguen siendo válidas porque aún no han podido superarse; renovarlas sin resolverlas sería un error para la izquierda. Pensemos en las ideas federalistas que hoy podemos traducirlas en la descentralización; o pensemos en las ideas de igualdad y en la necesidad de acabar con un sistema de explotación. Una renovación que no sea por superación es siempre una concesión. La derecha se puede poner muchos trajes según la conveniencia, pero para nosotros no es igual.

Desde el punto de vista “biológico”, puede ser interesante e inevitable por cuanto la política tiene de representación, de factor afectivo y emocional, que hay que saber entender y reconocer.

Pero lo que como militantes de izquierda no debemos aceptar, es pensar la renovación solo por la edad en las estructuras de gobierno. Insistimos en que tenemos que fortalecer la organización política.

La necesidad de avanzar en igualdad nos exige compromisos más fuertes en construir comunidad. Hay que renovar las formas, las prácticas y los “elencos” también dentro de las organizaciones políticas y dentro del Frente Amplio. Debemos trabajar para un reconocimiento, para una valoración social semejante entre los “cargos de gestión de gobierno o parlamentarios” y “las responsabilidades políticas al interior de las organizaciones”.

La derecha se junta por sus intereses más allá de sus banderas y ocasionales divergencias. La necesidad de sus beneficios los reúne fácilmente, sin plataformas ni organizaciones. Por eso como izquierda, sin perder el pulso de la sociedad a la que pertenecemos, debemos seguir pensando en los horizontes estratégicos, y a ellos no se llega por golpes de suerte o buena onda de las clases dominantes, sino por la acción constante y organizada de miles y miles de mujeres y hombres de todas las edades. Hasta el punto en que los miles sumen las grandes mayorías.

Creer que renovación es solo el gastado de la cédula es marketing. Ni lo nuevo ni lo gastado del documento de identidad explican por sí solos las capacidades de una persona para desempeñar responsabilidades. Y siempre, al menos eso parece, a lo largo de la historia los grandes emprendimientos humanos fueron realizados por pocos veteranos y muchos jóvenes frente casi siempre a muchos veteranos y pocos jóvenes.

Hay una ecuación de equilibrio que se debe construir, sobre todo en un país como el que tenemos, donde todos creemos conocernos, y la confianza, fundamental para la tarea política, lleva años construir. Es posible que el manejo cada vez más profesional de las tecnologías de la comunicación permita reducir en parte ese tiempo, pero el fondo es el mismo.

Por eso si la renovación es inevitable, lo más inteligente sería no dejarle al azar el manejo de los tiempos. No se trata de ser más jóvenes, sino de ser más.

La mayoría de nuestros principales dirigentes actuales se han probado desde su juventud en las más duras condiciones, en los pozos de la dictadura, en la minoría electoral insignificante, en las mil batallas y en el éxito de la acumulación política que en 2005 cerró el ciclo de una estrategia.

Ahora otros trayectos permitirán explicar las condiciones necesarias para los liderazgos. Más de la mitad del país nació después del golpe de Estado. Nuestros compañeros y compañeras se acercaron a la política luego de las crisis del socialismo real, durante el apogeo neoliberal económico y cultural de los 90, en las movilizaciones estudiantiles, en la crisis del 2002, y también en los tiempos en que el Frente logra ser mayoría.

Esta es una trayectoria esperable de los compañeros y compañeras de todo nuestro Frente, que estarán dispuestos y en condiciones de asumir las futuras responsabilidades en las diferentes áreas. Exigirles otra cosa es una tontería, porque la moda de la renovación no es olvidar, es seguir siendo conscientes de que nuestras luchas vienen de siglos y tendremos aún mucho tiempo por delante. Que la fila india de la historia no se corte, esa es parte de la responsabilidad.

Anuncios

0 Responses to “uruguay”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


junio 2014
D L M X J V S
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

A %d blogueros les gusta esto: