05
Jun
14

resultado de elecciones …

El más popular de los blancos de Montevideo

 

daniel fernández crespo

Es uno de los grandes olvidados en su partido. Maestro de escuela, Fernández Crespo, iniciado en el herrerismo, fundó su propia agrupación en Montevideo (lista 51), y desde 1931, en que ingresó al Parlamento, su popularidad creció constantemente, En 1954, se rebeló, fundó el MPN, y derrotó a Luis Alberto de Herrera, en la capital. En 1956 encabezó la UBD. En 1958, volvió a ganarle al caudillo, en Montevideo, convirtiéndose en el primer presidente blanco de su Concejo Departamental. Ideario reconstruye su vida.

Nacido en la ciudad de Libertad, San José, en 1901, Daniel Fernández Crespo tenía una fuerte vocación por la educación. Estudió magisterio, se recibió de maestro a los 19 años, empezó como ayudante de clase, y termino dirigiendo una escuela en Montevideo. Era un entusiasta “vareliano”, que se refería con orgullo a nuestra educación laica, y gratuita,
Siendo muy joven, empezó a militar en política. Lo hizo en el herrerismo. En 1928, resultó electo miembro de la Asamblea Representativa de Montevideo (quinto titular de la lista 3). Se caso (Josefina Grela), tuvo una hija (Alice), se vinculó al deporte, llegando a ser vicepresidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), y presidente del Club Aguada.
En 1931, decidió fundar su propia agrupación, que recién en las elecciones de 1938 utilizó el número 51.

En noviembre de 1931, la nómina que encabezaba (lista 127), sacó 1.424 votos, que le permitieron acceder al Parlamento. El 19 de abril de 1932, Fernández Crespo, juró como diputado por Montevideo. Renunció a la docencia, pero mantuvo vínculos muy estrechos (sobre finales de esa década, íntegró el Consejo Honorario de la Caja Escolar).
Quienes lo conocieron, lo recuerdan como un hombre sencillo, de vida austera, en extremo cálido, que recorría los barrios y hablaba con todo el mundo. Se solía definir como “un servidor público. Creó una verdadera “escuela” de militantes políticos (la agrupación lista 51, Sierra 2222), muy organizada, que estaba presente en los momentos claves de todo devenir humano (problemas de trabajo, de salud, trámites en la administración, en los cumpleaños, acompañando a los enfermos, en los sepelios). Entre sus iniciativas legislativas, figuran la ley de accidentes de trabajo, la jubilación de la mujer, la creación del seguro de desempleo.
Fernándrez Crespo fue reelecto en 1934, 1938, 1942, 1946. La 51, cada vez tenía más votos, y conquistaba un mayor número de escaños. Era respaldada por amplios sectores populares (La Teja, Belvedere), y por las importantes clases medias de la capital del país. En el 46, alcanzó los 24.247 votos (cuatro diputados).

Finalmente, en 1950, Herrera lo postuló en quinto lugar en la lista al Senado del nacionalismo. De esta forma, el ex maestro nacido en San José llegó a la Cámara Alta (el herrerismo obtuvo 10 escaños). En esa elección, la poderosa lista 51, llegaba a los 42.061 votos (seis diputados).
Las rivalidades con Ramón Viña, favorito de Herrera, y para muchos, su sucesor, hicieron que en 1954 surgiera un disidente Movimiento Popular Nacionalista (MPN), liderado por Fernández Crespo, Eduardo V Haedo (que después regresó al herrerismo), Salvador Ferrer Serra, entre otros.

En una célebre convención blanca (25/5/1954), se enfrentaron las dos posiciones. En las elecciones de octubre, ambos sectores midieron sus fuerzas: los herreristas alcanzaron los 160.730 votos (2 consejeros, 6 senadores, 22 diputados), pero los rebeldes del MPN, con 112.124 sufragios, ganaron en Montevideo (obtuvieron los 3 cargos de la minoría en su gobierno), una buena bancada propia (4 senadores, 12 diputados), y, lo que es central, Fernández Crespo llegó al Consejo Nacional de Gobierno, por la minoría.

La lista 51, con 46.442 votos conquistó seis bancas por la capital del país (las catorce listas herreristas, sumadas, llegaron a 41.253).
En octubre de 1956, surgió la Unión Blanca Democrática (UBD), presidida por Fernández Crespo. La integraban el MPN, “Reconstrucción Blanca” (Eduardo Rodríguez Larreta, Washington Beltran, la lista 400) y el antiguo Partido Nacional Independiente, que volvía al lema tradicional. La ulterior alianza de Herrera con los ruralistas de Benito Nardone, es atribuida al temor que despertaba el peso electoral de la UBD.
En 1958, los blancos derrotaron a los colorados. Triunfó el herrero-ruralismo (241.939 votos), pero la UBD estuvo muy cerca (230.649), se impuso holgadamente en Montevideo, y por primera vez en la historia, un miembro del Partido Nacional pasó a ocupar la presidencia de su Consejo Departamental (4 blancos, 3 colorados).
Fernández Crespo asumió ese cargo el 15 de febrero de 1959, y renunció el 28 de agosto de 1962, para postularse al gobierno nacional. La 51, en 1958, llegó a los 63.799 votos (ocho diputados).
Herrera murió en abril de 1959. En el ciclo de gobierno del herrero-ruralismo (1959-1963), la crisis económica y social se agudizó. El Partido Nacional era una realidad balkanizada (llegaron a convivir dos directorios: el del Herrerismo, y el de la UBD). En 1962, la UBD hizo una alianza con una de las fracciones del herrerismo (Haedo); “carente de elementos ideológicos comunes y de plataforma política de mínima coherencia”, según Carlos Zubillaga y Romeo Pérez (“Los partidos políticos”, Claeh, 1983).

La lista de candidatos al gobierno, se integró con 4 miembros de la UBD y dos herreristas (Alberto Heber, Washington Guadalupe). La “ubedoxia” (los ubedistas y los herreristas ortodoxos), tal como se denominó este acuerdo, ganó la elección de noviembre de 1962.

La UBD llegó a obtener 228.029 votos, pero la lista de los “herreristas ortodoxos” (que encabezaba Haedo), alcanzó solo 88.477. La UBD reclamó uno de los cargos de Consejero (el de Guadalupe), y eso disparó el primer conflicto entre los vencedores. Finalmente Guadalupe, renunció (14/III), y entró al cuerpo, Héctor Lorenzo y Losada. (ver recuadro).
Fernández Crespo, primer titular en la lista de la “ubedoxia”, asumió la presidencia del Consejo Nacional de Gobierno el 1 de marzo de 1963. El gabinete ministerial, incluyó a figuras relevantes de la UBD, como Salvador Ferrer Serra (Hacienda), y Wilson Ferreira Aldunate (Ganadería y Agricultura).

La nueva administración, impulsó la creación de la CIDE (ver recuadro), y definió el primer presupuesto por programa. Un Fernández Crespo con grandes problemas de salud (gran fumador toda su vida; padecía de enfisema pulmonar), murió el 28 de julio de 1964.

El debate abierto acerca de quien lo sucedería al frente del directorio de la UBD, fue indicativo de la precaria unidad que dominaba en aquel elenco gubernativo. La UBD llegaría después a su final. El Partido Nacional recién tendría autoridades comunes (un solo directorio, reconocido por las diferentes fracciones), en 1970.

Gobernó en una época de crisis generalizada
(el 1 de marzo de 1963) asume la presidencia del Consejo Nacional de Gobierno, Daniel Fernández Crespo (del Partido
Nacional). El cambio de gobierno, revela profundas desinteligencias en el partido triunfante, pues el nuevo Consejo, al jurar “mostró ya sin espanto a la representación diplomática mundial y a la opinión entera del país, que había sólo 8 Consejeros de Gobierno, pues un puesto estaba todavía en litigio entre (el herrerista Washington) Guadalupe y (el ubedista, Héctor) Lorenzo y Losada, según un compromiso político partidario que más parecía entre tahures o hampones, que entre gobernantes de un mismo partido” (“El Uruguay en qué vivimos”, Roque Faraone, Arca)
La discrepancia derivó finalmente (en) una crisis de gabinete. Ofrecieron su renuncia los ministros de Hacienda, Salvador Ferrer Serra, y el de Ganadería y Agricultura, Wilson Ferreira Aldunate. No habían sido censurados por el Senado, pero éste exigió al Poder Ejecutivo la presentación de un plan de acción que definiera (una) política de desarrollo económico, al tiempo que permitiera enfrentar la especulación y el alza del costo de vida. La crisis se prolongó durante todo el mes de agosto, y puso de manifiesto la falta de coherencia política del elenco gobernante.
(…)
El 12 (de setiembre) Ferreira Aldunate presenta un proyecto de reforma agraria que, luego de un periplo por diversas esferas de gobierno, cae en el olvido. Apenas iniciada la gestión del nuevo gobierno, queda al descubierto la enorme deuda externa. Es necesaria una devaluación, dicen los técnicos, y el peso cae de 11 a 16.50 por dólar.

Se establece un doble mercado cambiario, se elevan los recargos a las importaciones, y se crean nuevos impuestos para aquellas que hasta entonces no los soportaban. Sin embargo, ni estas medidas ni otras complementarias, son suficientes para detener el déficit de la balanza de pagos.
Durante ese año, la CIDE (Comisión de Inversiones y Desarrollo Económico), presenta un estudio desarrollista para la organización de la enseñanza y la producción industrial, agrícola y ganadera. La Dirección de Estadística, por su parte, realiza el 16 de octubre, el IV Censo General de Población y II de Vivienda. Se descubrió que éramos menos de lo que pensábamos: 2.592.600 (cifras no corregidas por omisión censal), y que el Uruguay, era mas pequeño de lo que nos enseñaron en la escuela: 177.508 kms 2 .
(fué un año muy movido en el plano sindical, con huelgas y conflictos en diferentes sectores de actividad, tanto estatal como privado). Se reestructura la central de trabajadores; y en julio 17, se inaugura el Congreso de la CTU (Central de Trabajadores del Uruguay, preámbulo de lo que seria años después la Convención Nacional de Trabajadores, CNT), finalizando el 21. De allí surge un programa y una plataforma de reivindicaciones sindicales.
(…)
La crónica periodística registra algunos hechos espectaculares, entre ellos, el robo de armas en la Sociedad de Tiro de Nueva Helvecia.
(…)
En el panorama ciudadano, se anota un cierto auge de las expresiones musicales rioplatenses, en especial el tango, y la red de canales de televisión se amplía con la incorporación del canal oficial 5 del Servicio de Difusión Radioeléctrica (SODRE)”
(Enciclopedia Uruguaya Nº 59, “los blancos al poder. Crónicas contemporáneas I”, de Rosanna Di Segni y Alba Mariani, diciembre de 1969. director general de la obra. Angel Rama).

 

Austero, impulsó leyes populares
–“(Fernández Crespo, fue un) hombre sencillo, de vida austera, (que) supo codearse con las multitudes, sin discursos altisonantes ni alardes demagógicos. Iniciado desde temprana edad en el herrerismo, fue construyendo una trayectoria muy difícil de emular”
(“Grandes figuras blancas (aportación a sus biografías)”, Wilfredo Pérez, 458 páginas, 2001).
–“Fernández Crespo era una persona de bien y muy trabajadora (…) trasmitía un afecto que se sentía a flor de piel (…) Era impulsor de leyes obreras, y tenía su fuerza en barrios como La Teja, Belvedere e incluso el Cerro (…) fue como a él le gustaba decir, un servidor público, que no debaja de atender a nadie”
(Historia de una pasión política”, 366 páginas, Ariel Bolivar Collazo, 2004).“.

Anuncios

0 Responses to “resultado de elecciones …”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


junio 2014
D L M X J V S
« May   Jul »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

A %d blogueros les gusta esto: