23
May
14

frente amplio uruguay

Entre la carne y el alma

Esteban Valenti (*) Periodista, escritor, director de UYPRESS y BITACORA. Uruguay

Históricamente en la izquierda, incluso en la izquierda materialista dialéctica y todas sus variantes y aproximaciones, el alma, el espíritu o como quiera llamarse prevaleció sobre los temas materiales.

Uno de nuestros rasgos distintivos que exhibíamos con orgullo es que nuestros proyectos de sociedad partían de valores y principios relacionados con un ser humano más bueno, más generoso, más altruista y solidario, más sensible ante los sufrimientos de los demás.

Llegamos a bautizarlo el hombre nuevo .
Y esos valores de un ser humano mejor se forjaron en la izquierda bajo el surgimiento del capitalismo, su sistema de producción, sus relaciones sociales y su cultura y valores dominantes.
Aún en la concepción de que el mundo material, objetivo era determinante en sus relaciones sociales, en sus formas de producción en la conciencia colectiva y en la cultura dominante, nuestra rebelión se basaba a no resignarse ante las injusticias materiales y la alienaciones impuestas por esas injusticias que sintetizábamos en la horrenda figura del hombre como lobo del hombre . Sin tener por cierto muy en cuenta ni siquiera la zoología El hombre es el único animal histórico y que ha vivido explotando y asesinando a sus congéneres durante milenios.

Había la teoría y la épica de una cierta superioridad de la izquierda en su defensa y promoción de la espiritualidad, uniéndola a los factores de la vida en sociedad, de la libertad más amplia, incluso de la libertad de las necesidades. Aquí en la Tierra.
Competíamos con las religiones, precisamente por esa disputa cultural sobre el escenario donde debían y podían construirse las mejores virtudes humanas, aquí, entre nosotros con los pies en la Tierra o en los diversos paraísos.
Las primeras batallas ideales de las ideas del progreso, de las ideas de la izquierda fueron batallas para ganar los espíritus, las almas que son algo más complejo que la fisiología del cerebro humano. ¿Hemos cambiado?

Me voy a referir al Uruguay. Asistimos a una paradoja, la izquierda uruguaya ha ganado y está ganando ampliamente la batalla material, por la carne, el pan y el vino y muchas otras cosas más actuales y modernas en la vida de la gente, pero estamos muy lejos de ganar o de lograr avances significativos en la espiritualidad y los valores de la sociedad uruguaya.

La paradoja de que la economía vaya muy bien, comparada con nuestro pasado, con todo nuestro pasado, con registros históricos en la mayoría de los rubros y que la derecha balbucee explicaciones o justificaciones sobre estos temas, pero estamos muy lejos de mostrar resultados parecidos en los temas del alma.

El único indicador positivo que podemos exhibir es que los uruguayos retomamos la confianza en nuestro país y en nosotros mismos, ya no nos vamos, regresamos, invertimos, arriesgamos, trabajamos y soñamos con otro plafón.
En la violencia estamos mal, y con una mala tendencia. Ataques a maestras y a médicos, violencia en el fútbol y en el básquet, violencia doméstica, en las fiestas y el delito que desborda de violencia por los cuatro costados. Y una violencia palpable en muchos ámbitos de la sociedad, en la calle, en las casas. ¿Qué nos está pasando?

Nuestra relación con el trabajo está llena de tensiones, el nivel de responsabilidad, de faltas, de bajo rendimiento es elevado y a veces es organizadamente elevado y en el Estado es muy alto. Lo sabemos todos. Y esto luego de los 9 años en que los salarios crecieron un 46% en su capacidad de compra. Es un tema que está presente no solo en los pasillos de la sociedad sino en los discursos del 1 de mayo y en las declaraciones del Presidente.
Hay muchos uruguayos que realizan tareas solidarias, practican diversas formas de solidaridad o de caridad, pero la inmensa mayoría no lo hacemos, no se percibe un cambio societario de mayor generosidad y sensibilidad.

Una de las más graves y profundas crisis del alma es la falta de militancia política. No es la misma la situación en Montevideo que en el Interior, pero de todas maneras es notorio, basta ver las cifras comparadas de las dos últimas elecciones internas en el FA y la caída en la participación en los Comités de Base o en los actos, incluso más allá del propio FA en el acto del 1 de mayo del PIT-CNT para comprobar que esa noble tarea de dedicarle horas, esfuerzo, ideas e pasión a la militancia está en crisis. Y no alcanza con explicarlo como fenómeno mundial.

En estos días vi una campaña del BPS promoviendo una llamada, una simple llamada de sus hijos y nietos a los mayores que están solos. ¿Cuántos son, cuan solos están? ¿Cómo pesa la soledad hoy en la sociedad uruguaya?
No hay indicador de consumo que no haya superado todos los record históricos, autos nuevos, motos, electrodomésticos, equipos electrónicos, teléfonos celulares, turismo dentro y fuera de frontera, consumos básicos y suntuarios, bebidas, productos de belleza, vestimenta. Espero que en venta de libros estemos también subiendo

Asumamos también que hay fracturas todavía visibles y dolorosas. ¿Pero la pérdida de valores, de formas de convivencia, amistad y fraternidad se da solo de un lado de esa línea de fractura? Es obvio que del lado de la pobreza todo se ve de otro color y con prioridades diversas, pero no reduzcamos todo nuevamente a lo material.

¿Es el consumo o el consumismo el responsable de ese estancamiento o retroceso espiritual de nuestra nación? No lo creo, de lo contrario tendríamos que explicarnos todo por una visión de espacios vacíos y ocupados, donde entra un televisor,  un auto o un par de championes y salen los valores.

Nunca olvidemos que venimos de años y años de crisis, de miedos, temores, desconfianzas y asechanzas materiales sobre los empleos, los sueldos, las jubilaciones, el techo, la salud, el futuro, es comprensible que la gente trate de aferrar un cacho de prosperidad e integrarla a su vida, a esa categoría tan controversial, la cotidianidad.

La izquierda, desde que yo tengo memoria, y es bastante larga consideró que para ser libres en todo el amplio sentido de la palabra, debíamos ser cultos, educados y luego le agregamos, informados. Nuestro análisis de la educación pública, laica y gratuita hace tiempo que viaja por los rieles del debate político, institucional y sobre todo de los recursos presupuestales y cada día menos por el de los valores, el de las nuevas formas pedagógicas, de los nuevos y necesarios temas liberatorios, como los derechos, como la ética de la ciencia y la tecnología, como las formas de convivencia y tolerancia con la diversidad. Creo que incluso hemos modificado nuestra propia visión de lo que es hoy una sociedad culta.

Aunque debe ser mucho más difícil que medirnos en términos del PBI, de desocupación, de abajo o arriba de la línea de pobreza, incluso de los resultados de las pruebas Pisa, tenemos a nivel de la política y de la academia elaborar medidores culturales y espirituales más complejos, utilizando herramientas más sofisticadas.

Voy a tomar otro ejemplo concreto de nuestro retroceso cultural y nuestra insensibilidad. Los uruguayos teníamos una prensa, sobre todo escrita, que durante muchas décadas le dedicó amplio espacio, el más amplio espacio de toda la región a los temas internacionales. Tuvimos y tenemos buenos escritores y artistas nacionales, pero siempre fuimos grandes consumidores de literatura de todo el mundo. La izquierda en particular se preciaba de que uno de sus rasgos genéticos era el internacionalismo, la sensibilidad por la suerte de otros pueblos, próximos o lejanos. ¡Cuánto ha cambiado!

Lo admito, puede ser una simple sensación personal. No lo creo, lo hemos conversado con amigos, compañeros y conocidos y he tenido una clara confirmación de ese cambio. Nos siguen entusiasmando y gustando apasionadamente los viajes. Es bueno.

No tengo propuestas ni fáciles ni difíciles, es una simple reflexión en un mundo donde esa misma pérdida de valores se puede comprobar en muchas latitudes. Tengo un privilegio puedo compartir mis preocupaciones, mis interrogantes, mis flaquezas con todos ustedes.

Anuncios

0 Responses to “frente amplio uruguay”



  1. Dejar un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


mayo 2014
D L M X J V S
« Abr   Jun »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

A %d blogueros les gusta esto: